Page 1

Marzo 2014

NUESTRAS VOCES BPW Business and Professional Women Asociaci贸n de Mujeres de Negocios y Profesionales Mar del Plata issuu.com/BPW_MdP


NUESTRAS VOCES

Algunas palabras para comenzar

MARZO 2014

ÍNDICE DE CONTENIDOS

1 mujer 5 preguntas: ARLETTE NEYENS ______ 3 Nuestra Voz: CASI NORMALES _____________ 4 Ella: MICHELLE BACHELET ________________ 6 Importante ______________________________ 7 Interesante: Mujeres en Números ____________ 8

Desde BPW Mar del Plata buscamos crecer y hacer crecer a nuestras mujeres en todo sentido. NUESTRAS VOCES es muestra de ello, ya que pretendemos mostrar quiénes son nuestras socias, cómo contribuyen a la sociedad y qué piensan respecto de temas de interés general.

Las jóvenes son, hoy, nuestro mayor aporte, nuestra fortaleza mayor, quienes tienen las energías y el conocimiento para generar herramientas en nuestra Asociación. Nosotras, las mujeres más experimentadas las acompañamos en cada paso que dan. Así generamos vínculos beneficiosos para las personas miembro y para la Institución que tanto necesita de nosotras.

Esperamos que esta edición sea de gran interés, y que sepan que nuestras puertas están abiertas para todas las mujeres que deseen sumarse. Florinda D’Antonio Presidente COMISIÓN DIRECTIVA Coordinación NUESTRAS VOCES Lic Natalia Ficicchia

Presidente Florinda D‟Antonio

Relaciones Públicas e Institucionales BPWjoven.mardelplata@gmail.com

Vice Presidentes Adriana Narinski Marta Groisman Secretaria Noemí Cicareli


1 MUJER 5 PREGUNTAS

ARLETTE NEYENS Presidente BPW Argentina

1- SER MUJER, ¿BENDICIÓN O MALDICIÓN? Una bendición en lo más profundo del alma. La sutileza de la sensibilidad y la intuición son dones maravillosos que están más desarrollados por las mujeres. En cuanto a las desventajas, la posición de la mujer en la sociedad está en lucha permanente. Consideremos que las mujeres en la actualidad se están empoderando. Es decir el varón vé invadidos sus campos de dominios exclusivos y va perdiendo poder. La conquista de la libertad siempre fue dura y la más de las veces sangrienta.

2- ¿TE CONSIDERAS UNA MUJER AFORTUNADA O QUE GENERA SU PROPIA FORTUNA? He generado siempre mis propios bienes. Aun que debo decir que recibí muy buena educación que me permitió salir adelante y la ayuda de un mínimo de herencia.

3-¿IGUALDAD DE GÉNERO O EQUIDAD DE GÉNERO? Digo “equidad” porque la igualdad presupone que somos iguales y de hecho somos diferentes somos mujeres y varones. En cambio sí todos, varones y mujeres, podemos pensar y hacer las mismas cosas. Y lo justo es que seamos equitativos entre nosotros. Si no fuéramos equitativos seríamos (y lamentablemente lo somos) discriminadores. Por eso el los niños, los ancianos, los minusválidos necesitan equidad y no igualdad. Por supuesto es una opinión opinable.

4- ¿LOS ROLES DE GÉNERO DISCRIMINAN A LAS MUJERES Y A LOS HOMBRES? ¿Qué roles de género? La maternidad es un hecho biológico como la paternidad. Pero maternalidad y paternalidad involucran un sentimiento profundo de amor y ternura. Todos los demás quehaceres pueden ser realizados tanto por varones como por mujeres. Ya sea cocinar, lavar platos, cambiar pañales, curar heridas, poner vacunas, llenar la heladera, tanto como hacer una mesa de madera, coser un botón, limpiar el piso, cambiar bombitas y resolver ecuaciones matemáticas, como volar aviones, manejar topadoras, camiones o trenes es son actividades que cualquier género puede realizarlo. Los roles y la división del trabajo son convenciones de usos y costumbres. No está escrito en ningún lado que las mujeres son menos aptas para unas cosas y otras no, y tampoco está escrito que ellas deben cuidar la casa, cocinar, limpiar etc. etc. y los varones hacer los puentes y los edificios.

5- ¿QUÉ ES LO QUE MÁS TE ENORGULLECE EN TU VIDA? Mi sentimiento profundo de compasión hacia los que más necesitan. Mi coraje para luchar por los principios de justicia y libertad, y por sobre todo cumplir con mi palabra.


NUESTRA VOZ

CASI NORMALES Lic. Miriam Esquivel Hublich, Psicóloga clínica

“Darwin nos informó que somos primos de los monos, no de los ángeles. Después supimos que veníamos de la selva africana y que ninguna cigüeña nos había traído desde París. Y no hace mucho nos enteramos de que nuestros genes son casi igualitos a los genes de los ratones. Ya no sabemos si somos obras maestras de dios o chistes malos del diablo.” (Galeano, 2008, p.211) Cotidianamente, circulan ciertos discursos que parecen tener estatuto de verdad: operan como tal y no se suele cuestionar su veracidad. Se naturalizan situaciones; concretamente, se naturalizan las palabras y su procedencia. Michel Foucault1, en su obra “Las palabras y las cosas” (1966) ahonda sobre cómo en todos los periodos de la historia ciertas condiciones fundamentales de verdad constituyen lo que es aceptable o no. El conocimiento y la verdad están configurados por el lugar y la época a la que pertenecen: es decir, presentan un carácter histórico. De esta manera, tanto el saber como la verdad son elaborados y producidos en relación a un contexto histórico, del que forman parte los seres humanos, siendo inexistente “La Verdad” como única y originaria. Si tomamos lo anteriormente dicho, y lo aplicamos a ciertas categorías de clasificación, por ejemplo normal / anormal, cabría preguntarse: entonces, el “ser normal” ¿podría pensarse como una construcción sociohistórica? Desarrollemos un poco de historia: hacia el Siglo XVIII surge un nuevo orden político, económico y social. Este cambio de paradigma, impulsado por la burguesía, conlleva nuevas formas de gobierno así como nuevas formas de ejercer el poder. Se produce el nacimiento, por un lado, de técnicas disciplinarias centradas en el cuerpo; y por el otro, de una tecnología centrada en la vida (biopolítica). Desde que somos pequeños, se nos enseña a ser obedientes, controlar el llanto, limitar los excesos de alegría. La disciplina nos adiestra. Sabemos qué aspectos son “socialmente penados”: la impuntualidad, la flojera, la distracción, la rebeldía, entre otras. Estos aspectos son “castigados”, y se evita recaer en ellos para no quedar pegado a una „mala imagen‟. Asimismo, determinados aspectos son exaltados como virtudes y se nos empuja a desarrollarlos: el niño prolijo y buen alumno; la niña bella con futuro en el modelaje; el joven extrovertido y hábil para los negocios, etc. Mucho de lo que acontece a nuestro alrededor pasa demasiado rápido como para llevarlo al plano de la reflexión, o al menos cuestionarlo: “[…] Estos son los cuerpos (y las mentes) útiles y dóciles que se complace en producir la sociedad disciplinaria […]” (Gil, 2009). Las ciencias humanas, no escapan a este disciplinamiento y, en consecuencia, proponen y disponen ciertos discursos en relación a cómo debe ser el hombre moderno. Así, volviendo a la pregunta planteada sobre “el ser normal”, la ciencia nos dice qué y cómo estar sano; qué criterios se deben tener en cuenta para diagnosticar tal o cual patología, síndrome o ataque; qué métodos pueden ser considerados y cuáles desestimados al momento de recurrir a una solución. Pedagogía, economía hasta la mismísima institución familiar son parte del disciplinamiento. En palabras de Martha Gil (op, cit.), “la nuestra es una 1

Historiador, psicólogo, filósofo, teórico social francés.


sociedad disciplinaria en la que una red invisible y difusa de poder lo atraviesa todo, produce y reproduce nuestros hábitos, nuestras costumbres, nuestros pensamientos […] y, en definitiva, regula nuestras conductas”. Esta red invisible y difusa ejerce un control sobre nuestro cuerpo: ritos, ritmos, hábitos, comportamientos e instituciones representan un régimen de control y tienen efectos en nuestra conducta. No es necesario experimentar situaciones para tener alguna idea sobre ellas. Por ejemplo, el encierro – representado en la figura del neuropsiquiátrico y la cárcel, entre otras – simboliza la exclusión. El que no forma parte de la norma, está excluido. Socialmente, se compara, se diferencia, se jerarquiza, se homogeneiza, y se excluye. Es decir, se normaliza. Aquello que puede ubicarse en lo semejante, conforme al canon, está del lado de la normalidad; en contrapartida, pertenece al campo de la anormalidad, lo raro, lo diferente, la anomalía que – en lo posible – debe ser eliminada, excluida o modificada. La exclusión es producto de la misma lógica del sistema: sólo protege a aquellos que se ajustan a un modo determinado de vida y quien “no quiere o no puede acceder a ese modo de vida se encuentra marginado por el juego mismo de las instituciones” (Foucault, 1975; 1983). Pero, no todo es negativo en relación al poder. Éste también puede adoptar una figura positiva produciendo realidad, produciendo sujetos e identidades. El poder incita a realizar determinadas acciones, a tener determinados valores. Aunque siempre estará presente el riesgo de hacer coincidir ciertos aspectos productivos o positivos, con el modelo en boga. Parafraseando la canción de Marilina Ross, aunque no lo veamos el poder siempre está. Se extiende por todo el tejido social, ya que en toda relación humana existe una relación de poder. No podemos estar fuera del poder porque éste atraviesa conciencias, cuerpos, relaciones sociales, circula a través de los individuos. Pero, ¿qué queda para la subjetividad si todo pareciera estar regulado desde una esfera superior? Así como el poder es múltiple en sus formas, también hay múltiples maneras de oponerse a él. Los sujetos no son pasivos ante el poder disciplinario y el saber de las ciencias humanas; estos aspectos nos transitan transversalmente y, por ello, podemos cambiar su rumbo. Queda, entonces, la posibilidad de reflexión al respecto, de desmitificación de ciertas palabras, ciertos conceptos, ciertas referencias en relación al ser y al hacer. Queda la opción de desnaturalizar aquellos rótulos que de tan arraigados, a veces, pueden transformarse en pre-juicios y hacernos actuar en función de ellos. Haciendo un juego de palabras, en este rompecabezas previamente encastrado, todavía, quedan líneas de fuga2.

Bibliografía Foucault, M (1963) Las palabras y las cosas. Siglo XXI, Madrid, 1999. Foucault, M. (1975) Vigilar y castigar. Círculo de lectores, Barcelona,1999. Foucault, M. (1983) Saber y Verdad. Genealogía del Poder, La Piqueta, 1985. Galeano, E. (2008) Espejos: una historia casi universal. Siglo XXI Editores, 2008. Gil, M. (2009) Poder, verdad y normalidad: genealogía del hombre moderno a través de la lectura de Michel Foucault. Obtenido de: http//:www.filosofia.net/materiales/articulos/a_28.html

2

Desde la filosofía deleuziana, se establece a la “línea de fuga” como un intento de liberar y desterritorializar el pensamiento.


ELLA

MICHELLE BACHELET Nace el 29 de septiembre de 1951, en Santiago. Es hija del General de Brigada Aérea Alberto Bachelet y la antropóloga Ángela Jeria; es madre de Sebastián, Francisca y Sofía. En 1970, ingresa a la Escuela de Medicina de la Universidad de Chile e inicia su militancia en la Juventud Socialista. Luego del golpe de Estado, en 1975, ella y su madre son expulsadas del país. Vivió el exilio en Australia y Alemania, donde continuó sus estudios de medicina y se casó con el arquitecto chileno Jorge Dávalos. En 1979 regresa a Chile donde obtuvo el título de Médico Cirujano. Se desempeño en diversas instituciones y Organizaciones No Gubernamentales en temáticas de Salud. En marzo de 2000 asume como Ministra de Salud en el gobierno de Ricardo Lagos Escobar, encabezando un importante proceso de mejoramiento para reducir los tiempos de espera en la atención y sentando las bases para el inicio de la reforma a la salud chilena. En 2002, asume como Ministra de Defensa, convirtiéndose en la primera mujer en ocupar ese cargo en la historia de Chile y Latinoamérica. En marzo de 2006, luego de obtener un amplio apoyo en las elecciones del año anterior, se convierte en la primera chilena en asumir la Presidencia de la República, dando inicio a un período de gobierno centrado en el logro de mayor equidad e inclusión social en el país. El 14 de septiembre de 2010 el Secretario General de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, anunció la designación de Michelle Bachelet como la primera Directora de la recién creada agencia ONU Mujeres, entidad llamada a luchar por los derechos de las mujeres y niñas en el mundo, hasta marzo de 2013

El 27 de Marzo de 2013, Michelle Bachelet regresó a Chile y expresó su decisión de ser nuevamente candidata a la Presidencia de la República, reafirmando su compromiso con el servicio público y con las y los chilenos que ven en ella el liderazgo que el país necesita. El 15 de diciembre de 2013 Michelle Bachelet gana las elecciones para llevar a cabo un segundo período de gobierno comenzando en marzo del corriente año. (fuente de texto e imagen: http://michellebachelet.cl/)


Importante:

HOMENAJE A LAS MUJERES EN SU DÍA En el día de la Mujer, la Municipalidad del Partido de Gral Pueyrredón, el Ente Municipal de Turismo y la Secretaría de Cultura han homenajeado a Mujeres de la ciudad. Entre las distinguidas, la Sra. Florinda D‟Antonio, nuestra presidenta.

(foto: página de facebook de la Municipalidad)

CAMINATA DE MENTOREO En nuestra próxima edición, veremos los resultados de nuestro Primer CAMINANDO HACIA EL FUTURO, donde mentoras y mentadas caminan para fortalecerse mutuamente aprendiendo de la experiencia y generando vínculos estrechos que empoderan a las mujeres de la ciudad.

MEJORES GRADUADOS Próximamente llevaremos a cabo nuestra distinción a los Mejores Graduados de las cinco Universidades de Mar del Plata.


Interesante:

MUJERES EN NÚMEROS Lo que dicen del trabajo Hace 10 años, el 53% de las mujeres creía que el éxito en el trabajo estaba dado por un salario alto.

Hoy, para el 63% de las mujeres, el éxito significa realizar un trabajo que les guste y que les permita un buen balance entre vida personal y laboral.

Al 65% de las mujeres les gustaría un ambiente laboral más flexible.

53%

63%

65%

El 78% de las mujeres cree que su apariencia afecta su trabajo. Principales países en los que se cree que siguen siendo un obstáculo: Estados Unidos, Canadá, Singapur, Alemania.

78% Según las mujeres, los mayores obstáculos que enfrentan en el trabajo son: Desigualdad en salarios, Ausencia de plan de carrera y Falta de inversión de la empresa en desarrollo profesional.

En Gran Bretaña hay 2.4 millones de mujeres que no trabajan y querrían hacerlo.

2.4m

En la actualidad, apenas el 25% de las mujeres elegirían limitarse a ser amas de casa. (fuente: Estudio de linkedin y Women’s Business Council)

25%


Para difundir tu emprendimiento / empresa, escribinos a BPWjoven.mardelplata@gmail.com y ayudanos a seguir creciendo!!

Nuestras voces marzo 2014  

una publicación digital bimestral, hecha por MUJERES BPW