Page 1

ISSN: 2683-8354

Sociedades de Socorros Mutuos en tiempos de la Confederación Argentina Bernardo Sander / Entrevista exclusiva

Un bar argentino en Podgorica

Año I, N° 2 verano 2019-2020

Entre Ríos de buenos vinos Historia de la bombacha criolla

Catalina Favre / Maestra artesana de la colonia


mostrador Historia de la bombacha criolla 4

Las desventuras de un izquierdista sin rumbo 23

Un bar argentino en Podgorica 7

Paraná ¿capital de la Argentina? 25

Sociedades de Socorros Mutuos de la Provincia de Entre Ríos, en tiempos de la Confederación Argentina 9

Entre Ríos de buenos vinos 26 Entrevista al Comandante “Pombo” el amigo del “Ché” 29

El Primer Congreso de la Nación Argentina en Paraná 13

Una entrevista a Ángela Artigas 30

Entre la soja y los zapallos 15 Bichos cantores / Jorge Enrique Martí

La desertificación educativa

31

17 "Una campesina y maestra artesana que debió luchar y conseguir sus objetivos transgrediendo los parámetros establecidos...” 20

Vitrina

Imagen de tapa: Plegaria indígena, réplica de la original creada por el doctor Juan Carlos Ualde que se encuentra emplazada en Merinos República Oriental del Uruguay. La réplica fue realizada por el metalúrgico sanducero Ricardo Gómez, con el propósito de obsequiarla a la vecina provincia de Entre Ríos. La pieza se encuentra emplazada en el acceso sur de la ciudad de Villaguay. (Foto: Ramos Generales)

32

Colaboran en este número Ricardo César Bazán Walter David Maidana Julio Oscar Blanche Carlos J. Cánepa Juana A. Gariboglio Elena P. de Giunta Sara del Rosario Mentasti RAMOS GENERALES 2


palenque

Identidad para vencer las dificultades l segundo número de Ramos Generales sale en un momento de profundos cambios en la región, de los cuales no puede estar ajena nuestra reflexión por la repercusión sobre la cultura y la historia que se va a escribir en las próximas décadas. En este diciembre, en la República Argentina, como en las provincias que la componen se producen los cambios institucionales tras el proceso electoral llevado a cabo a lo largo de 2019. Lo mismo sucederá en la hermana República Oriental del Uruguay. No tan auspiciosas son las novedades de otros países de la región como lo que están padeciendo Bolivia, Ecuador, Chile, Colombia y la, desde hace un tiempo instalada, crisis institucional de Venezuela. Pero, ante las dificultades, siempre hay que poner el remedio adecuado, y saber que “de todo laberinto se sale por arriba”, como enseñaba el maestro Leopoldo Marechal. Y saldremos por arriba si sobrevolamos la inmediatez de los problemas para pensar en lo trascendente, en lo que nos hace parte de una comunidad que se salva como tal y no con el sálvese quien pueda individualista. Debemos reafirmar lo que nos identifica

como comunidad, nuestra cultura que son los modos de vivir, de reír, de luchar... En consonancia con esta línea de pensamiento, en la provincia de Entre Ríos y la región una serie de acontecimientos que en 2020 y 2021 cumplen los dos siglos, son la oportunidad para volver sobre el pasado, que es como reconocer las raíces de lo que fuimos siendo como comunidad. Porque una comunidad no es el hoy hacia el futuro, sino la construcción desde el pasado hasta el hoy. Para poner nuevamente en valor el pasado regional, en la provincia litoraleña se constituyó un comisión encabezada por el que fuera tres veces gobernador de Entre Ríos, Dr. Jorge Pedro Busti, para realizar una serie de acciones que reivindiquen acontecimientos como la batalla de Cepeda, el Tratado del Pilar y la creación de la República de Entre Ríos, entre otros, que tuvieron como protagonista al caudillo Francisco Ramírez. Congresos, charlas, publicación de bibliografía, producción de contenidos digitales constituyen parte de lo proyectado para renovar el legado que nos dejaron nuestros antepasados.

RAMOS GENERALES

Selección de artículos publicados en La solapa entrerriana y en otros medios digitales y gráficos. Textos originales y Publicación digital ISSN: 2683-8354 colaboraciones. Se aceptan aportes para cada una de las Año I, N° 2 secciones. Los artículos firmados son responsabilidad de los Paraná, 1 de diciembre autores. de 2019 Edición y diseño: Rubén I. Bourlot

edicioneslasolapa

els *

*

*

*

Contactos: edicioneslasolapa@gmail.com| facebook: La Solapa Entrerriana |blog: lasolapaentrerriana.blogspot.com | instagram: bourlotruben | twitter: @BourlotRuben Dirección: El Curupí 3147 (3100) Paraná, Entre Ríos, Argentina RAMOS GENERALES 3


delayer De las prendas gauchas, la bombacha, es la que sobresale enla vestimenta del hombre de campo. Principalmente en las provincias del litoral argentino, donde el pantalón era una prenda extraña, solo la usaban los “puebleros” o algún “gringo” todavía no “asimilado” al vestir del paisano.

Historia de la bombacha criolla Por Julio Oscar Blanche

E

En los tiempos de mi niñez, la bombacha, según su confección, marcaba el nivel económico de quién la usaba. El estanciero, el mayordomo, el comisario o el gaucho que quería sobresalir en las fiestas patrias o baile social, usaban bombachas de 3 paños (así le decían) eran tableadas desde la pretina, abriéndose las tabla, sobre la amplitud abombada de las piernas, esa amplitud que al terminar, descansaban sobre las botas que casi siempre, eran carrugadas (acordionadas), cubriendo cada manga la mitad de las mismas. El peón de campo, el cosechero, el hombre común, usaba una bombacha más simple, sin tablas; más barata, acorde a sus tareas y a su economía, denominada de 2 paños. Lo que denominamos bombacha criolla, curiosamente, no es de origen argentino. Esta prenda proviene de la vestimenta de los pueblos árabes, llamada en español, “pantalón bombacho o bombachudo”. Si bien en el territorio del Río de La Plata y después de la Confederación Argentina, hubo siempre algún emigrante árabe que usó bombacho, nunca fue éste, prenda del gaucho,

pues su vestimenta era el calzoncillo y el chiripá. Tampoco la bombacha la introdujeron los maragatos que se instalaron al sur del país, Carmen de Patagones, en el año 1778, como he escuchado decir, el pantalón bombacho del maragato es hasta la rodilla, después la complementa con botas de caña alta. La prueba es que el gaucho del sur, nunca usó bombacha. El gaucho adoptó la bombacha como prenda criolla después de la guerra de la Tripe Alianza o Guerra del Paraguay. Ya veremos la causa y motivo: En el año 1853, Francia, el Reino Unido, el Reino de Cerdeña y el Imperio Otomano, entran en guerra c o n t ra e l ex p a n s i o n i s t a Imperio Ruso. Esta cruenta guerra duró tres años. Sobresalió en los sangrientos combates, el ejército zuavo, este regimiento de infantería fue creado por el estado francés, al principio del año 1830, fue antecesora de la Legión Extranjera. Esta unidad estaba compuesta en casi su totalidad de soldados de origen

Teniente Manuel J. Campos, oficial del legendario 6 de Línea, batallón cuyas cargas a bayonetas fueron famosas. Viste la bombacha de zuavo. Las chaquetas de los oficiales la mandaban adquirir a Buenos Aires, según el gusto y el poder económico, hasta que Mitre les obligó unificarlas al uniforme correspondiente argelino, reclutados por “enganche” y

Julio Oscar Blanche es historiador, autor de Birrinchín, tiempos del Coronel Berón y El Coronel Antonio Exequiel Berón, Luces y Sombras del caudillo, entre otros. RAMOS GENERALES 4


un buen sueldo. Su ferocidad en el combate era proverbial, comparable hoy con los Gurkas del ejército inglés.Su vestimenta consistía en pantalón bombacha llamado saurouel, chaquetilla sin manga y sin cuello y con bordados (puede ser antecesora de la corralera bordada del gaucho), botas de caña cortas, polainas de tela y faja de lana negra de más de 3 metros de largo. Al numerar la vestimenta del zuavo, parece, que describo las prendas del gaucho, en mis años de infante. Aclaro que las polainas, el zuavo, las usaba para evitar la entrada de arena en el calzado, pues las luchas casi siempre se desarrollaban en eldesierto. El regimiento de zuavo se dividía en tres compañías y cada compañía usaba distintos color de bombachos para distinguirse. Finalizada la guerra de Crimea, 1856, los almacenes de suministro franceses quedaron atiborrados de uniformes de soldados, estos uniformes fueron fabricados en Inglaterra, en sus modernos telares, de la revolución industrial. Francia necesitaba venderlos para recuperar sus gastos de guerra.Por eso los comisionados franceses para esa función, abundaban en los países con conflictos internos.

contingente de esos pobres gauchos. El presidente, con el arca nacional casi vacía, recurrió a la compra de una partida de uniformes zuavo, que fue enviada rápidamente a ese destino. No he encontrado datos sobre la aceptación, o no, de los gauchos soldados. También los uruguayo conocían la bombacha, el general Rivera al parecer había adquirido para su ejército.Hay una carta enviada a su señora, Bernardina Fragoso de Rivera, el 31 de enero de 1842, la cual dice […mándame unos calsones de merino mordorevonbacha o como generalmente ce dice a lo chino, el Gen. Medina me a metido en esto…] (Sic) El general Medina es Anacleto Medina, el famosojefe guaraní que

numerosos correspondían a la Guardia Nacional, que eran los ejércitos de cada provincias. No contaba con armas ni uniformes necesarios. Hasta ese momento al ejército se le proveía de ropa por pequeños talleres locales de mala confección y peor costuras. Igualmente pasó con las armas. Algunas unidades de infantería del ejército de la provincia de Buenos Aires fueron provistos de fusiles a pistón, o sea, de retrocarga (carga por atrás) sistema usado hoy. Los demás ejércitos de provincias, como modernos tenían fusiles a fulminantes, los demás, el viejo y pesado fusil de chispa, del tiempo de la Independencia, con ánima lisa y bala esférica.

luchó al lado de Artigas, Francisco Ramirezy Urquiza. “Chino” se les decía a los gauchos con rasgos indígenas.

Cuando se produzco el desbande del ejército entrerriano en Basualdo, la otra parte del ejército argentino a cargo del general uruguayo Wenceslao Paunero avanzó por la costa del río Paraná, en laprovincia de Corrientes. Por la costa del río Uruguay, avanzó el otro general uruguayo, Venancio Flores, Ahí comenzó la lucha que duró cinco años, también las dificultades en el vestuario de los soldados. Primero, la diversidad de sus uniformes la obstinación de los soldados de infantería, usar el chiripá tradicional en las largas caminatas de hasta 50 Km por día.

La bombacha en el uniforme del soldado argentino En el año 1854, Urquiza asume como presidente de la Confederación Argentina, en 1856, el representante diplomático francés ante el gobierno de Paraná, Charles Lefebvre de Bécour, informó que su país estaba en condiciones de vender a un precio muy conveniente 100.000 bombachas. El Ejército de Línea (único ejército nacional), los soldados que cubrían los fortines en la frontera con los indios, se encontraban harapientos y hasta en grado de desnudez.Fruto del abandono. Ya que eran levantados en las levas, con las ropas que estaban vestidos en ese momento. Condenados a cuatro o seis años de servicio, no se loshabía provisto de uniformes. El clima frio del sur, provocaba numerosas bajas en el

La guerra contra el Paraguay El 8 de abril de 1865, el general Bartolomé Mitre, presidente de la Nación, recién anuncia al pueblo, la declaración de guerra de Solano López, emitida el 29 demarzo, Pero Mitre queda mal parado, porque no había tomado ninguna prevención, ni preparación, para afrontarla. No formó un ejército nacional, solo contaba el ejército de línea, los más

RAMOS GENERALES 5


Segundo, la incomodidad de esa ropa para pelear en un medio no apto por su naturaleza, temperaturas altas, bañados, ríos y arroyos, en la provincia de Corrientes. Agravándose al pasar al territorio paraguayo. El vicepresidente de la Nación, Dr. Marco Paz, en función de presidente, ya que Mitre comandaba la guerra, no encontraba recursos para solventar la logística del frente de guerra. La solución vino de los promotores franceses que con avidez ofertaron aquellos uniformes de zuavos. Al fin

Soldados zuavos

del año 1865, se recibieron en el frente de combate, las primeras remesas de bombachas. En algunos cuerpos de infantería, principalmente los porteños, se resistieron a usarlas. Pero las tropas litoraleñas la aceptaron con satisfacción, como así también las p o l a i n a s . L o s c o l o re s d e l a s bombachas eran cuatro, como le correspondería a cada compañía de zuavos, si hubiera seguido la guerra de Crimea. Rojomordoré (mezcla de rojo y dorado), crema o cáñamo, blanco con puntos negros (ojo de perdiz) y b l a n c o c o n c u a d r i t o s n e g ro s (bataraza). Dice el historiador Julio Mario LuquiLagleyze: [… La tropa de infantería vestía chaqueta corta, pantalones bombachos, de estilo zuavo, sobre los cuales se colocaban polainas de lona blanca y encima de ellas, unas pantorrilleras de cuero denominadas getras…] El general Mitre le escribe a su vicepresidente felicitándolo por su decisión de enviar las bombachas a pesar de la oposición de ministro de guerra,Gelly y Obes. Que si faltara bombachas, le envié pantalones bien anchos El 30 de noviembre de 1865, le contesta Marco Paz […En cuanto al

vestuario del ejército, le encuentro mucha razón, La bombacha ha debido hacerse para la tropa de línea…]. Mientras transcurrían las batallas entre estero, bañados y ríos, los franceses les vendían uniformes a los uruguayos y brasileros que sufrían los mismos problemas de vestimentas que los argentinos. Marcos Paz también acertó en el envío de alpargatas, que Mitre agradeció con el comentario […aunque no sirven para combatir son muy útiles para los soldados en el descanso, después de una caminata de tantos kilómetros…]. Los brasileros compraron uniformes zuavos para vestir tropas riograndenses, hoy los gaúchos de Rio Grande do Sul, visten como ropa tradicional, la bombacha. El 3 de febrero de 1870, el presidente Sarmiento, el día aniversario de la batalla de Caseros, visita al general Urquiza en su palacio San José, el día anterior Urquiza lo recibe en el puerto de Concepción del Uruguay, con una parada de soldados formados en fila. Cumpliendo una promesa anterior al general entrerriano, Sarmiento, hace descender del vapor “Pavón” a los últimos soldados veteranos de los dos batallones entrerrianos, infantes que lucharon en elfrente de batalla, en la guerra del Paraguay. El público, con asombro vio bajar por la escalera del barco, aquellos soldados vestidos con bombachas bataraza, polaina y kepis a la argelina. Por mucho tiempo, los entrerrianos vieron aquellos soldados transitar con orgullo, luciendo aquellas bombachas que usaron en las trincheras defendiendo a la Patria. At e n t o s a s u c o n d i c i ó n d e co m e rc i a nte s , l o s d u e ñ o s d e almacenes de ramos generales, tiendas y pulperías, adquirieron bombachas para satisfacer el pedido de sus clientes, pues eran más prácticas para montar y realizar las faenas del campo. Con el tiempo, las costureras fueron modificando la originaria bombacha en su estética, acorde al pedido del cliente. Mis amigos: Graciela Bascouleguy, anterior Directora del Archivo General de Entre Ríos y el actual Director Juan Damián Capdevila, juntos han

publicado un libro titulado “La vestimenta en Entre Ríos, 1810-1820” La primera parte, publica las testamentarias e inventarios de tiendas, almacenes de ramos generales y de personas fallecidas. Entre tantos paños para chiripá o calzoncillos cribao, recién en el año 1875, entre los bienes de una persona fallecida, se halla una bombacha criolla. Luego de esa fecha, páginas tras páginas, se van incrementando la cantidad de bombachas en los inventarios de vestimentas usadas en aquel tiempo. Según el historiador Miguel Ángel de Marco, debido que el ejército argentino que luchó en el Paraguay, estaba compuesto en mayoría por contingentes de la Guardia Nacional (ejércitos de las provincias) sus componentes eran reacios a usar otro uniforme que no fuera el tradicional de su provincia, no aceptaron la bombacha. Fue uno de los motivos de que el uso de la bombacha no se expandió por todas las provincias, solo las litoraleñas. Otra causa fue, que terminada la guerra, se vendía a muy bajo precio, bombachas que habían quedado en los depósitos pertenecientes a la Intendencia de Guerra de la Nación, ubicados a lo largo del litoral. Hoy, a través de los medios visuales, he visto, en las fiestas tradicionales, el uso de bombachas a representantes de otras provincias, como las cuyanas y patagónicas, aunque con algunas diferencias, de las que yo conocí, en mis años de gurí. Bibliografía: Archivo del General Mitre, varios tomos. Miguel Ángel De Marco. La guerra del Paraguay Julio Mario LuquiLangleyze. Los cuerpos Militares en la Historia Argentina . Coronel Juan Beverina. La guerra del Paraguay. Andrés M. Carretero. El Gaucho Argentino, pasado y presente. Graciela Bascourleguy/Juan Damián Capdevila. La vestimenta en Entre Ríos. Wikipedia.

RAMOS GENERALES 6


primerapersona Trotamundos, buscavida, con su apellido de origen alemán, bien argentino, Bernardo Sander, un día partió rumbo a los Balcanes, y en un naciente país de la posguerra, Montenegro, está echando nuevas raíces.

Trotamundos

Un bar argentino en Podgorica

B

ernardo Sander un día partió rumbo a Europa y se internó en el laberinto de países que fueron surgiendo tras la cruenta guerra de los Balcanes que masacró a esos pueblos en la última década del siglo XX. En una entrevista exclusiva relata en primera persona el derrotero de su vida para llegar con su nuevo proyecto en tierras lejanas: instalar el bar Sur, con acento argentino, en una calle “sin nombre”, en Podgorica, la capital de Montenegro. “Nací en Capital Federal, me crié en zona norte, ciudad de Munro, allí cursé mis primeros años en una escuela alemana de Villa Adelina - cuenta desde la distancia -. A mis siete años nos mudamos a Don Torcuato, también en zona norte, donde me enviaron a otro colegio alemán Hölters Schule- ahí terminé mi primaria y mi primer año de secundaria.

“Estoy armando un bar con lo que conozco (el gusto argentino)” “Como siempre tuve una inclinación por el campo y sus actividades, comencé otra vez desde nuevamente primer año mi formación agraria en la Escuela Nacional Agrotécnica de la ciudad de Colón en Entre Ríos, fue un año mágico. Allí no solo dí mis primeros pasos en lo que sería esta carrera, sino también hice allí al que considero mi mejor amigo desde

entonces, oriundo de Concordia. A partir de ahí conservamos un fuerte vínculo. Luego de ese año terminé mi ciclo básico en una escuela de la ciudad de Olivos en Buenos Aires y por fin terminé mi formación agraria en la Escuela Nacional Agrotécnica de Olavarría. “Terminados mis estudios me fui a vivir y trabajar a la ciudad de San Carlos de Bariloche, en Río Negro, lugar que siempre amé. Obviamente mi trabajo en esa ciudad estaba vinculado a la hotelería. Dejaba un amor por otro. Pero eso no duró demasiado, tenía que encontrar la manera de fusionar mis gustos y fue

Bern Sander con el Adriático de fondo

así que terminé por comprarme con mis padres una chacra en El Bolsón. En ese lugar encontré mis dos amores, el campo y las montañas tapizadas de bosques de Cipreses y Coihues. Viví varios años en esa zona, donde además me casé y nacieron mis dos hijas. “Después llegó la crisis económica, teníamos democracia pero la economía me obligó a volver a Capital Federal. Allí después de algunos cambios de trabajo recalé en un diario donde encontré la estabilidad para criar medianamente a mis hijas. Pero claro, la economía nos volvió a golpear y esta vez se llevó no sólo mi trabajo,

RAMOS GENERALES 7


búsqueda de trabajo. “Pasados dos años surgió una nueva oportunidad, esta vez en lo que llaman Europa del Este, más precisamente en Montenegro, el segundo país más nuevo del mundo. Integró la ex Yugoslavia, hasta la conocida Guerra de Los Balcanes. Concluida se independizó y hoy es un país con mucho para ofrecer y hacer. “A s í q u e a q u í e s t o y armando un bar con lo que conozco (el gusto argentino). Trabajo en el armado ya que conseguir un local listo para abrir es casi imposible en Podgorica, la capital, que es donde estoy. Se estila dejar las obras sin concluir y eso es lo que se termina por a l q u i l a r. . . S i n o s a b e s arreglártelas pagarás muchos Euros para que te la terminen. Yo gracias a mis trabajos en la construcción en Argentina me las voy En plena tares de construir el bar arreglando bastante bien. rebusqué como pude y siempre salí “Podgorica es una pequeña adelante.Obviamente, y como todos ciudad de unos 200.000 habitantes, los argentinos, viví los avatares por parte bastante quedada en el económicos y políticos. Las justicias e tiempo y por parte muy moderna. injusticias me fueron socavando los Tiene vida nocturna, por lo que la ánimos y mis creencias, así que un gastronomía es un relativo buen buen día decidí probar suerte en otro negocio. lado, fue así que me embarqué rumbo a España. Luego de un mes de sino también a la familia, me separé y desde entonces los cambios fueron rutina en mi vida. “Hice de todo, trabajé en construcción, trabajé y me asocie en restaurantes, bares, otra vez construcción, además de periodos de desempleo. Nunca quise y aunque pude, cobrar plan alguno; me las

“Cuando menciono mi nacionalidad todos sonríen y dicen Maradona, Messi...”

“Por otro lado, un gran escollo es el idioma - creo que no lograré hablarlo nunca -, es una lengua eslava, algo así como el ruso. La gente es muy cordial y tranquila. Muchos aquí son muy religiosos y hay varias iglesias bastante antiguas; varias datan del año mil aproximadamente, obviamente, como en casi toda Europa del Este, son Ortodoxos. La ciudad no ofrece puntos turísticos dignos de mencionar, pero este es un país muy pequeño. En un par de horas Bellos paisajes de Montenegro se lo atraviesa de punta a punta, pero búsqueda decidí volver. Otra vez a la

está rodeada de un paisaje bellísimo, conserva los magníficos bosques originales de Europa, muchos y bellos lagos y montañas. También cuenta con el Mar Adriático (Costa Dálmata) con hermosas playas y un mar transparente y de un azul fantástico. Afortunadamente no estoy aquí solo,

La calle del futuro bar argentino

tengo un sobrino que se casó con una chica de aquí. Ellos me ayudan mucho, especialmente con el idioma. Mis bellas hijas quedaron en Argentina y por suerte están en condiciones de poderme visitar. “Hacer los trámites de la radicación fue verdaderamente sencillo, por alguna razón a los argentinos aquí nos quieren. Cuando menciono mi nacionalidad todos sonríen y dicen Maradona, Messi... ¡gracias muchachos! Parece tonto pero nos hicieron famosos. “No quiero despedirme sin comentar que en la zona de nuestro Chaco viven muchos montenegrinos que emigraron a nuestro país.” Esperanzado, y con un dejo de nostalgia, se despide con un: “Bueno Amigos, para cuando lean esta historia yo ya tendré mi bar abierto en Podgorica, Montenegro y si alguno viene por estos lados aquí los estaré esperando con algo de nuestras costumbres.”

RAMOS GENERALES 8


delayer

Sociedades de Socorros Mutuos de la Provincia de Entre Ríos, en tiempos de la Confederación Argentina Por Carlos J. Cánepa y Juana A. Gariboglio

La historia del Mutualismo en Entre Ríos, cuenta en estas tierras con una trascendental presencia. Sus registros institucionales bajo la forma de Sociedades de Socorros Mutuos se remontan, al menos, al siglo XIX. Como es sabido, las Asociaciones Mutuales aparecieron en Europa, promovidas por las clases obreras y populares ante las apremiantes necesidades sociales desencadenadas por la Revolución Industrial capitalista. Las instituciones sociales de este tipo estimularon al mutualismo moderno, un sector representativo de la llamada Economía Social. Los autores son licenciados en Cooperativismo y Mutualismo RAMOS GENERALES 9


E

l primer sábado del mes de octubre se conmemora en todo el país el “Día del M u t u a l i s m o ”. L a formalización de su celebración fue dispuesta por el Decreto Nº 22.946 PEN, del 25 de Septiembre de 1945, firmado por el entonces Presidente Edelmiro J. Farrel y en acuerdo de los Ministros Juan D. Perón, J.H. Quijano, A. Teisaire, Amaro Avalos, A. J. Benítez. Es oportuno entonces, recordar un poco de la historia del Mutualismo en Entre Ríos, movimiento que cuenta en estas tierras con una trascendental presencia. Sus registros institucionales bajo la forma de Sociedades de Socorros Mutuos se remontan, al menos, al siglo XIX. Estableciéndose por sus nobles valores y virtudes como uno de los elementos más sobresalientes de la actuación colectiva. Pero, observamos que su historia y desenvolvimiento en la provincia son temas muy poco difundidos.1

El impulso garantizado desde la sanción de la Constitución de la Confederación Argentina (1853), apoyando las iniciativas asociativas provenientes desde la sociedad civil, dieron como resultado en aquellos años la conformación de diversas formas de instituciones como el Club del Orden en Santa Fe (1853), y en Paraná el Club Socialista (1853.) Como es sabido, las Asociaciones Mutuales aparecieron en Europa, promovidas por las clases obreras y populares ante las apremiantes necesidades sociales desencadenadas por la Revolución Industrial capitalista. Las instituciones sociales de este tipo estimularon al mutualismo moderno, un sector representativo de la llamada Economía Social. Estas ideas asociativas se consolidaron en el país con la llegada de los inmigrantes, tuvo su gran desarrollo

desde la segunda mitad del siglo XIX hasta las primeras décadas del siglo XX. Surgieron como respuesta a las difíciles condiciones de vida que debían afrontar. En este texto, veamos sucintamente en esta provincia, las incipientes Sociedades de Socorros Mutuos, experiencias conocidas en tiempos de la Confederación Argentina (abarcamos el período 1853-1861). Es meritorio destacar que en la actualidad algunas de ellas siguen existiendo, adaptadas a la legislación en la materia, lo que nos da una idea sobre los beneficios de practicar en conjunto el sistema mutual. Para ir entrando en el tema, primeramente digamos, que el impulso garantizado desde la sanción de la Constitución de la Confederación Argentina (1853), apoyando las iniciativas asociativas provenientes desde la sociedad civil para alcanzar el bien común a través de organizaciones como las de ayuda mutua y de cultura, dieron como resultado en aquellos años la conformación de diversas formas de instituciones similares a las de Buenos Aires: como el Club del Orden en Santa Fe (1853), en Paraná el Club Socialista (1853) la primer asociación civil de la capital orientada al fomento de la sociabilidad, la cultura y también con las mujeres de las familias de los socios desarrolla la beneficencia para socorrer a los menesterosos de la ciudad. Entre ellas aparecen las primeras Sociedades de Socorros Mutuos, este tipo asociativo en Entre Ríos al igual que en otras provincias, luego de mediados de siglo XIX se expandió considerablemente, fortalecido con el trabajo de las corrientes migratorias que en gran número arribaron al país. Así los grupos sociales menos favorecidos, priorizaron la acción conjunta, solidaria y democrática, para resolver muchos de los problemas que los afectaban, siendo el principal y más numeroso movimiento de la economía social de la época. Los registros documentales y bibliográficos, indican en este lapso de tiempo la existencia en el territorio federalizado entrerriano (delimitamos al período 1854-1861) de las siguientes entidades, entre los primeros datos, al

momento se encuentran: En el año 1855, en la ciudad de Gualeguaychú se fundó la Sociedad de Socorros Mutuos; así se denominaba. La autora local Dra. Elsa Bachini (en su conferencia pronunciada en la Alianza Francesa de Gualeguaychú el 25 de agosto de 1966), expone que su fundación fue a iniciativa del inmigrante francés José Lefevre, de profesión hojalatero y también periodista, indicó que: «(…), empezó a funcionar el día 1º de julio de 1855. Sus asociados debían ser industriales o artesanos. Su organización era idéntica a las actuales: mediante una cuota mensual de $1, los socios tenían derecho a asistencia médica y farmacéutica, además de un seguro para caso de fallecimiento. Además de Lefevre formaron parte de la primera comisión directiva: Fernando de Lavergne, Juan Goyeneche, Augusto Poitevin, Bautista Retoy, Alejandro Gibelli, Nicolás Gressonini, José Barceló, don Juan Cinto era depositario de los fondos y don Santiago Sauberan encargado de la recaudación. Formaban parte de la misma: Santiago Naudet, Amadeo Gras, Luis Rauschert, Paulino Duprat y Francisco Roustand».2

En el año 1855, en la ciudad de Gualeguaychú se fundó la Sociedad de Socorros Mutuos; así se denominaba, a iniciativa del inmigrante francés José Lefevre, de profesión hojalatero y también periodista. Recuperamos de viejos periódicos algunos avisos de mediados del siglo XIX, por ejemplo, el Eco del Litoral de Gualeguaychú en su edición Nº 406 del día miércoles 21 de noviembre de 1855, publicó: «Sociedad de Socorros Mútuos. El mal tiempo y la ausencia del Vicepresidente no ha permitido que tuviera lugar la reunión general hasta ahora. Tendrá lugar el domingo 25 del corriente. Por los mismos motivos la Junta Administrativa no pudo nombrar el Médico y el Boticario de la Sociedad. Los Socios enfermos podrán llamar el Médico de su gusto. La Botica del Globo es hasta nueva orden la de la Sociedad. RAMOS GENERALES 10


El Sr. Sauberan está encargado del cobro de las cuotas mensuales. El Administrador L.F.» 3 Luego de alcanzar gran éxito, en el año 1871 dejó de funcionar.

En el año 1856, se instituye en la ciudad de Concepción del Uruguay, la Sociedad Cosmopolita de Socorros Mutuos. En el año 1856, se instituye una iniciativa muy interesante que adquirió notoriedad en el tiempo casi hasta nuestros días, nace en la ciudad de Concepción del Uruguay, la Sociedad Cosmopolita de Socorros Mutuos. Fue impulsada a iniciativa del célebre francés Alejo Peyret, que junto a otros visionarios arraigados en la localidad dejaron sentada su memorable acta de instalación, que permitió a esta sociedad cumplir por más de un siglo y medio con fidelidad absoluta su preclaro espíritu y fines mutualistas heredados de sus conspicuos fundadores. Es considerada una de las primeras instituciones de ese género “Cosmopolita y/o de todos” que se fundó en la provincia, y en el país, en razón de que sus propósitos eran albergar a muchos individuos sin distinción de razas, religiones o ideas políticas. El cooperativista Dr. Carlos Gatti (1957) transcribe, dice, del acta constitutiva: «En la ciudad de Concepción del Uruguay, a 31 de agosto de 1856, reunidos 76 miembros de la Sociedad de Socorros Mutuos, presididos por el señor Alejo Peyret, se dio cuenta de conformidad con lo acordado en la última sesión, del reglamento presentado por la comisión que para este efecto había sido nombrada. Dicho reglamento fue discutido en detalle y adoptado con algunas modificaciones. En seguida se nombró la junta administradora para el primer semestre y fueron electos por unanimidad: presidente, don Alejo Peyret; tesorero administrador, don Juan Chilotegui; secretario, Ant. López Piñon; comisarios, don Fidel Sagastume, etc.».4 Como vemos, el

primer presidente fue Alejo Peyret, un verdadero promotor de la economía social. Advertimos, que, después de casi 160 años de reconocida existencia, la entidad lamentablemente ha dejado de funcionar. En el mismo período histórico, nacieron las mutuales que agrupaban a las colectividades de inmigrantes y sus descendientes en la provincia. En la ciudad de Paraná, por entonces capital provisoria de la Confederación

hicieron que se integraran rápidamente a nuestra sociedad que los recibió como en su propia casa, con ayuda, sin dudas del idioma, la religión y las raíces comunes. De la mano de su primer Presidente, Canónigo Don José María Velazco y en terrenos que no son los actuales, comenzó su actividad incorporando una mayoría de españoles residentes, para el logro de beneficios comunes como la atención médica y farmacéutica y, muchas

Ex Cine Rex, de la Sociedad Cosmopolita de C. del Uruguay

Argentina, fueron fundadas al menos dos con esas características, una de españoles y la otra de franceses: En el año 1859 fue instituida la Sociedad Española de Socorros Mutuos y Beneficencia del Paraná. Un breve repaso por los comienzos de su Historia: «El 1º de mayo de 1859, un núcleo de españoles animados por el noble afán de constituir una entidad que fuera el hogar común de todos los residentes en Paraná, donde se cultivara el recuerdo y el amor a la tierra lejana, junto al amor de la tierra que los recibía, haciéndolos sentir en su propio terruño, echaban las bases de la Sociedad Española de Socorros Mutuos y Beneficencia. Los denodados esfuerzos de hombres y mujeres laboriosos, que trajeron consigo nuevos conocimientos a una ciudad que, en aquella época, mostraba pujanza creciente -uno de los motivos por lo que eligieron estas tierras-

veces ayuda pecuniaria directa. Practicaban ya el mutualismo, filosofía naciente en esos tiempos (…)».5 Esta asociación mutual, se encuentra inscripta en el Registro Nacional de Mutualidades con la Matrícula Nº 44 ER; ininterrumpidamente desde su creación, ¡hace 160 años!, continúa con su vida institucional, consagrando su existencia al servicio de sus asociados, destinando su acervo histórico y cultural a la comunidad en su conjunto.

En el año 1859 fue instituida la Sociedad Española de Socorros Mutuos y Beneficencia del Paraná. Unos años después, el 1º de enero de 1861 se constituyó por parte de un grupo de franceses afincados en la ciudad la Société Française Secours RAMOS GENERALES 11


Mutuels. De su acta constitutiva el dirigente mutualista Miguel Rodríguez Prieto (1953) indica que sus miembros se «obligan a más de justificar su título por la práctica de las humanitarias virtudes de solidaridad y de mutua

fraternidad; no deberán perder de vista que la fuerza y el progreso de una asociación depende de la unión de los que la componen (…)».6 Su primer Presidente fue el Baron de Viel Caztel, le sucedieron otras distinguidos vecinos del medio que intervinieron con acierto en la administración de la mutual, que llenaría en el período una necesidad muy humana como era la de

aliviar entre sus asociados las falencias de un duro vivir, entre ellos la publicación de Alfeo Zanini (1926), dice: Juan Guinle, Martín Berduc, M. Ducasse, A. Paradié, M. Irigoyen, L. Zoubirous, S. Pouchan, L. Molezun, B.

Sociedad Española de Paraná

Chaffre, J. Pomés, J. Begué, A. Gras, Clément Converset, I. Garron, Emilio Giqueaux, Carlos Levrey, Juan M. Nux, Paul Boniver, F. Celestin Métairie, y Aminthe Geoffroy.7 Podemos agregar que, tanto la Sociedad Cosmopolita de Socorros Mutuos de Concepción del Uruguay (Matrícula Nº 30) como la Sociedad Francesa de Socorros Mutuos de

Paraná (Matrícula Nº 35), aún mantienen su habilitación para funcionar en el registro nacional de mutualidades del INAES. Pero, observamos que ambas entidades están expuestamente sin actividades institucionales. Confiamos en que sus asociados unidos al movimiento mutualista y a las autoridades competentes, breguen por preservar estas señeras mutuales. Sin lugar a dudas, su historia y logar su continuidad contribuyen al patrimonio cultural y al acervo histórico del mutualismo en Entre Ríos. Seguramente, de esta etapa de la C o n fe d e ra c i ó n A rge nt i n a y l a conformación de las asociaciones mutuales en Entre Ríos, permanecen m u c h o s o t ro s a ntec ed entes y realizadores de la mutualidad para seguir re-descubriendo.

Bibliografía y citas 1- Para elaborar este texto seguimos los lineamientos y registros, extraídos de nuestras obras:- Cánepa, Carlos y Garibolio, Juana. “Apuntes de Economía Social, Mutualismo y Cooperativismo”. Ed. Fundación La Hendija. Paraná, 2016. 2- Cánepa, Carlos y Garibolio, Juana. “Una mirada al mutualismo entrerriano”. Ed. Autor. Paraná, 2017. 2- Bachini, Elsa Beatriz. “Conferencias. Aporte a la Historia de Gualeguaychú”. (Trabajo póstumo) 2º Ed. Imprenta Gutemberg. Gualeguaychú, 1975; pp. 60-61. 3- Artículo: “Sociedad de Socorros Mútuos”. Eco del Litoral, Gualeguaychú, Nº 406 de fecha 21/11/1855. 4- Gatti, Carlos J. “El director de la colonia San José, don Alejo Peyret”; en Ministerio de Agricultura y Ganadería de la Nación. Conferencia que pronunció en la Asociación Entrerriana Gral. Urquiza. Buenos Aires. Año 1957, p. 9. 5- Documento aportado por el Consejo Directivo de la “Sociedad Española de Socorros Mutuos y Beneficencia de Paraná. 1859-2000”. 6- Rodríguez Prieto, Miguel: “Mutualismo. De su concepto y Desarrollo Histórico”. Ed. Nueva Impresora. Paraná, 1953, p.42. 7- Zanini, Alfeo. “Páginas de Oro de la Ciudad de Paraná 1826-1926”. Ed. Caracciolo y Plantié. Buenos Aires, 1926, p. 233.

RAMOS GENERALES 12


delayer

El Primer Congreso de la Nación Argentina en Paraná Por Elena P. de Giunta y Sara del Rosario Mentasti

A partir de la Sanción de nuestra Constitución Nacional en Santa Fe en el año 1853, y con motivo de la separación de Buenos Aires de la Confederación Argentina, el primer gobierno constitucional se instaló en la ciudad de Paraná, luego de federalizarse la provincia de Entre Ríos. El primer Presidente constitucional elegido fue Justo José de Urquiza, y su vicepresidente Salvador María del Carril, el 5 de marzo de 1854. La primera sesión de apertura del Congreso, reunido en Asamblea, tuvo lugar el día 22 de octubre de 1854, en el Templo Matriz. RAMOS GENERALES 13


A

partir de la Sanción de nuestra Constitución Nacional en Santa Fe en el año 1853, y con motivo de la separación de Buenos Aires de la Confederación Argentina, el primer gobierno constitucional se instaló en la ciudad de Paraná, luego de federalizarse la provincia de Entre Ríos. El primer Presidente constitucional elegido fue Justo José de Urquiza, y su vicepresidente Salvador María del Carril, el 5 de marzo de 1854. La primera sesión de apertura del Congreso, reunido en Asamblea, tuvo lugar el día 22 de octubre de 1854, a las 11 horas, en el Templo Matriz de Paraná, luego que entre los días 17 y 21 de ese mes y año se habían reunido ambas cámaras en sesiones preparatorias. En las del Senado se discutió si la sesión inaugural de la Asamblea legislativa debía o no hacerse en el Iglesia Matriz. En esa oportunidad el senador Facundo Zuviría dijo que “se oponía a que la instalación del Congreso se hiciere en el templo, apoyado en la atribución 11ª del Capítulo III de la Constitución, que señala la sala de Senado para aquel acto”, a ello contestó el senador Manuel Leiva con estas palabras: “(...)no veía que se faltase o que se infringiese la Constitución, verificando la instalación en el templo; por cuanto el Senado no tenía casa, puesto que no había disposición ninguna que hubiere señalado el local en que sesionaban por sala del Senado, siéndolo provisoriamente ínter se terminaba la que se construía actualmente destinada para la Cámara de Diputados, debiendo pasar el Senado a la que aquella desocupase. Que podía el Senado haber iniciado sus sesiones bajo una tienda de campaña, y que no por eso había de verificarse la instalación allí”. Finalmente pidió que esta parte de la discusión no sea consignada en el acta. Pero el secretario, el senador José Vicente Saravia, adujó que él, como senador, opinaba que se debía consignar en acta dicha discusión, y, “como secretario, no podría dejar de hacerlo, a menos que la Sala no me lo ordene por medio de una votación.” La proposición fue

votada, luego, se decidió que la instalación solemne del primer Congreso debía ser en el templo por 12 votos contra 2. A dicha sesión inaugural asistieron 14 senadores y 20 diputados, los senadores presentes fueron: por Entre Ríos, José L. Acevedo y José M. Galán; por Corrientes, Facundo Zuviría y José M. Saravia; por Santa Fe, Vicente del Castillo y Manuel Leiva; por Córdoba, Severo González; por Santiago del Estero, Hilario Carol; por San Luis, José M. Figueroa y Estanislao Rodríguez; por Mendoza, Jerónimo Espejo; por Catamarca, Pedro Ferrer; por Tucumán, Marcos Paz; por Jujuy, José B. Bárcenas, no hubo representantes de La Rioja, Salta y San Juan. La Asamblea la presidió Del Carril, vicepresidente de la Confederación –como antes de la reforma de 1860 la Constitución denominaba a la Nacióny presidente del Senado, el que fue acompañado por José Benito Graña, presidente de la Cámara de Diputados, actuando como secretarios: por el Senado Carlos María Saravia, y por Diputados Felipe Contreras. En dicha sesión estuvo presente el presidente Urquiza, y la lectura de su mensaje la hizo el ministro del interior José Benjamín Gorostiaga, quién concluyó expresando de pie: “Quedan abierta las sesiones del primer Congreso Federativo Federal”.

La primera sesión ordinaria de ambas cámaras tuvo lugar el día 24 de octubre de 1854 y la primera ley se sancionó el 8 de noviembre. La primera sesión ordinaria de ambas cámaras tuvo lugar el día 24 de octubre de 1854 y la primera ley se sancionó el 8 de noviembre. Las sesiones del año 1854, fueron declaradas extraordinarias por ley de 11 de noviembre, ya que habían ocurrido en fecha posterior al período de sesiones ordinarias que establecía la Constitución – 1º de mayo al 30 de setiembre- y duraron hasta el 3 de diciembre, dictándose en ese período

21 leyes. Entre 1854 y 1861 el Congreso, con sede en Paraná, sancionó 292 leyes, y las cámaras sesionaban en forma alternada en el local de la calle Representantes, que lindaba con la casa de Gobierno y con la cual se comunicaba. Dicho ámbito se encuentra en el solar que ocupa actualmente el edificio de la Escuela Normal Superior “José María Torres”, sobre calle Corrientes. En 1858 comenzó la construcción del edificio del Senado al lado del Templo de la Matriz, y la calle Urquiza, a escasos metros de la Cámara de Diputados y sobre la misma arteria, que en aquella cambiaba de nombre y se la denomina Pronunciamiento. La nueva sede se inauguró en 1859. El primer debate que estremeció el recinto de ambas cámaras fue sobre el proyecto de ley del Ejecutivo sobre “derechos diferenciales”, llamado a desviar la importación del puerto de Buenos Aires hacia el de Rosario. En Diputados la votación fue dos veces empatada, por lo que su presidente, M ate o J o s é L u q u e , t u vo q u e desempatar. Urquiza , que a pesar de interesarle la ley mantuvo durante el debate total prescindencia, al día siguiente de su sanción, invitó a comer a los diputados opositores de la misma -Guillermo Rawson, Saturnino M. Laspiur, Vicente G. Quezada y Ruperto Godoy- y en el transcurso de la comida Urquiza declaró a sus comensales “que la libertad del Congreso era su gloria más preciosa y que la mantendría como la base del Gobierno constitucional.”Pocos recuerdan que en la actual Catedral se reunió en Asamblea, por primera vez hace 165 años, el Congreso; la institución más importante de la República, a la que la Constitución vigente le dedica 43 (un tercio) de sus 129 artículos, y que durante el siglo XX estuvo clausurado durante 23 años, 2 meses y 18 días después los 6 golpes de estado que impusieron gobiernos de facto; y que el primer debate del Senado fue, si era posible hacerla, en una iglesia. Fuentes: - www.huertoparana.edu.ar -Gentile, Jorge Horacio, A 160 años de la primera sesión del Congreso www.parlamentario.com/noticia-76794.html, Córdoba, octubre de 2014.Córdoba, octubre de 2014.

RAMOS GENERALES 14


mesadedebates En nuestro país la siembra directa, que contribuye notablemente a la conservación de los suelos, está atada al uso de productos químicos para combatir plagas y malezas. Lo que parece una panacea no lo es tanto. No todo lo que brilla es oro, o no todo lo que es verde es naturaleza.

Entre la soja y los zapallos Por R. I B.

D

esde hace décadas se viene produciendo una explosión productiva de cereales y oleaginosas para alimentar a un mundo cada vez más poblado. Los adelantos en la tecnología de cultivos, la genética y la ampliación de las fronteras territoriales dedicadas al laboreo, en detrimento de la ganadería y la forestación natural, lo hacen posible. En nuestro país la siembra directa, que contribuye notablemente a la conservación de los suelos, está atada al uso de productos químicos para combatir plagas y malezas. Lo que parece una panacea no lo es tanto. No todo lo que brilla es oro, o no todo lo que es verde es naturaleza. En primer término, la siembra directa no hace milagros si solo se practica con el objetivo de incrementar la producción de monocultivos como la soja, trigo o maíz, que en pocas temporadas agotan los nutrientes del suelo y alteran su estructura. El gran obstáculo es el método de producción llevado a cabo por arrendatarios, contratistas o inversores que cultivan grandes extensiones motivados por la obtención de ganancias rápidas, luego

de lo cual abandonan los campos agotados. Ya no es más el chacarero que cultiva el campo propio y lo cuida porque es la herencia que le va a dejar a sus hijos. Por otro lado, el consecuente uso de grandes cantidades de agroquímicos, fitosanitarios o agrotóxicos (denominaciones que varías según desde el lado que se lo mire), constituyen otro de los graves problemas para el ecosistema natural y humano. Los avances científicos han logrado producir una batería de productos como herbicidas, insecticidas, fungicidas y fertilizantes que complementan la siembra directa. Y a los efectos de poder aplicar con mayor eficacia los herbicidas para combatir las “malezas” la genética contribuye a producir organismos genéticamente modificados (OGM) también llamados transgénicos que sortean airosamente los efectos de productos como el glifosato. Escuelas “fumigadas” En estos tiempos hay una intensa campaña contra la aplicación del herbicida glifosato (originalmente producido por la compañía multinacional Monsanto bajo la

denominación Rundup) que lo condena por sus efectos colaterales cuando alcanza a impactar sobre los seres humanos. En nuestra región los estados se encuentran involucrados en una polémica que atraviesa los productores, grupos ambientalistas y los estrados judiciales. Varios fallos han puesto límites a la aplicación del producto, considerado excesivo por los agricultores. En Argentina, particularmente el reclamo se centra en el impacto de la deriva de las pulverizaciones sobre edificios escolares rurales y los ejidos urbanos. No es tan visible la preocupación cuando se trata las viviendas particulares de la población rural. Los estudios científicos están demostrando que los efectos sobre la salud de las personas y animales son comprobables, al menos cuando las aplicaciones no respetan las proporciones recomendadas y no se tienen en cuenta las llamadas buenas prácticas agrícolas (BPA). Esto último está condicionado por la buena fe de los productores y aplicadores, el control que debe llevar a delante el estado y las propias organizaciones de productores. Está de sobra probada la falta de compromiso al respecto. RAMOS GENERALES 15


Zapallos en fuga Uno de los efectos colaterales negativos de la aplicación de herbicidas, que no tiene una condena social tan visible, es la que puede provocar sobre cultivos no modificados genéticamente, es decir no RR (resistentes al Rundup), y sobre la vegetación natural. No se necesitan estudios con una metodología científica para concluir que si una pulverización con herbicidas de amplio espectro alcanza una plantación de zapallos, batatas o mandioca tienen la suerte echada. Lo mismo sucederá con las praderas y montes naturales de la zona. Esto trae como consecuencia que cualquier intento por implantar huertas o cultivos que no sean OGM puedan prosperar. La cuestión social aquí es evidente. El desierto verde de los cultivos genéticamente modificados aleja la posibilidad de radicación de explotaciones que favorecen el poblamiento rural, la agroecología y la conservación de la ya diezmada vegetación natural. Efectos colaterales Un estudio llevado a cabo en la provincia argentina de Formosa sobre los efectos de la contaminación por deriva en las aplicaciones de glifosato y 2-4 D (ácido 2,4 diclorofenoxiacético) sobre el algodón, batata, mandioca y plantas silvestres, demostró los graves efectos sobre los mismos. Respecto de un lote cultivado con algodón que sufrió los efectos de la aplicación de 2-4 D, “inmediatamente d e s p u é s d e l a p u l v e r i za c i ó n , aparecieron los síntomas típicos en la parte superior de las plantas, con hojas deformadas y con las nervaduras marcadas y salientes. Este síntoma se conoce como 'hoja pata de rana'. Las plantas no murieron, pero a partir de ese momento, el crecimiento se detuvo. Hubo incluso una nueva brotación, con hojas completamente ahiladas”, reza el informe. Sobre un cultivo de mandioca se observa “la deformación en el ápice, con el tallo torcido y las hojas encrespadas y deformadas. Sin lugar a

dudas, estos síntomas corresponden a la acción de un producto hormonal, en este caso 2,4 D. “También se notó de inmediato, una necrosis generalizada con defoliación (caída de hojas), en las hojas maduras, con la característica típica de la quemadura producida por herbicidas. Estas hojas, no mostraban alteración

y deformación de hojas nuevas. “Igualmente, se observaron estos síntomas en malezas de hoja ancha d istrib u id as en las ch acras y alrededores de las viviendas. En estas plantas se observa una reacción característica a los herbicidas del tipo clorofenoxi, llamada “epinastia", que consiste en una inclinación

Efectos del 2,4 D sobre la mandioca

alguna en su forma, razón por la cual podría ser un efecto del glifosato.” Efectos similares se observó sobre un lote de batatas. También se observaron los efectos de la deriva sobre la vegetación natural. “ I n m e d i ata m e n t e después de la pulverización, se n o t a r o n síntomas provocados por el 2,4 D, en especies como burrito, tilo, sarandí, m a m ó n , paraíso, etc. En todos los casos, los síntomas fueron los m i s m o s : arrugamiento

descendente del tallo.” 1 Luis Castellan, Contaminación por deriva con Glifosato y 2-4 D, Loma Senes, Pirané, Formosa, 2003

RAMOS GENERALES 16


La escuela argentina se encuentra en un proceso de crisis por su inadaptación a los cambios producidos en la sociedad actual. Nuevas tecnologías, nuevos requerimientos en materia laboral, los intereses de los jóvenes y la falta de interés en valorar a la educación como uno de los pilares de la construcción de una comunidad organizada moderna podrían ser los motivos de los desajustes de un sistema pensado para el mundo europeo del siglo XIX.

Por R. I B.

Antigua escuela de primeras letras de Colonia San Anselmo, Entre Ríos, Argentina. Foto de 1970.

RAMOS GENERALES 17


n la Argentina, que fue pionera en materia educativa en toda América, a lo largo de más de un siglo el sistema estuvo regido por la ley 1420 (sancionada en 1884). Esta norma cumplió con su cometido de alfabetizar a l o s a r g e n t i n o s , i n t e g ra r l o s socialmente, cohesionar a una p o b l a c i ó n h e t e ro g é n e a c o m o consecuencia de las oleadas inmigratorias de diverso origen y prepararlos para la vida ciudadana. “Educar al soberano” era la consigna sarmientina no exenta de prejuicios para con los sectores sociales más desposeídos del interior. También tuvo una misión “civilizadora” con la incorporación de contenidos europeizantes, que constituían el ideal del régimen político y de los intelectuales de la segunda mitad del siglo XIX.

180 días de clases, el porcentaje mínimo de asistencia del alumno y los correspondientes exámenes demasiado formales para convalidar un aprendizaje real se otorgan títulos. Pero la realidad es muy otra. Lo que se promociona como “inclusión” en el sistema termina siendo la futura exclusión del mundo del trabajo y de la universidad por la magra preparación recibida.

La educación técnica continúa siendo un ejemplo de aprendizaje a partir del hacer

esfuerzan y superan ampliamente las expectativas, establecimientos educativos que llevan adelante proyectos innovadores y exitosos. Los resultados que observamos en las ferias de ciencias, en los olimpíadas de las distintas disciplinas donde estudiantes de instituciones de todo el país, y de sectores sociales vulnerables, compiten con solvencia. Lo preocupante en la media, los estudiantes que no pueden avanzar dentro del sistema y los que, como se menciona más arriba, acreditan formalmente. ¿Por qué no hacer un estudio de los modelos que lograron superar los fracasos y generalizarlos? Este

La degradación del sistema Con el tiempo la eficiencia del sistema educativo se fue deteriorando. La escuela no a co m p a ñ ó l o s ca m b i o s económicos y sociales. Se intentaron reformas y parches pero con escasa efectividad. Finalmente, y luego de prolongados debates se logró cambiar la ley 1420 por dos proyectos aprobados en pocos años – 1993 y 2006 –. La denominada Ley Federal de Educación, sancionada al calor del veranito neoliberal, resultó un rotundo fracaso. La actual ley de educación, sancionada en 2006, no termina de consolidarse. Es un proyecto a medias que no ataca los problemas de fondo. Enmarañada entre las novedades tecnológicas, las actualizaciones terminan siendo saltos en el vacío. Poner al día el sistema no consiste en incorporar material sin objetivos concretos, sin capacitación del personal docente y con serios baches en la conectividad. El nivel secundario, en particular, termina siendo un sistema de acreditación de cursado que no certifica la apropiación de saberes. Con

Como la tierra que se cultiva y no se fertiliza, nuestro sistema educativo se fue degradando y convirtiéndose en un terreno cada vez más árido con el riesgo de convertirse en un desierto.

Es hora de pensar en una nueva escuela con un criterio innovador y audaz, como lo hicieron quienes crearon la Ley 1420. Por cierto, no todo es fracaso. Hay docentes capacitados y con gran co mp ro mis o, a lu mn o s q u e s e

c o n o c i- m i e n t o empírico puede ser mucho más valioso que todas las teorías sobre innovación educativa. Es hora de pensar en una nueva escuela con un criterio innovador y audaz, como lo hicieron quienes crearon la Ley 1420. La educación debe ser prioridad absoluta y por ello no se deben escatimar esfuerzos presupuestarios, con la convicción de que se trata de una inversión con resultados inmediatos y futuros.

Teoría y práctica Uno de los modelos que merecen ser estudiados con detenimiento, es el de la educación técnica, que en la ArgentiRAMOS GENERALES 18


na comenzó a implementarse en los primeros años del siglo XX (después del fallido intento del Ministro de Instrucción Pública Osvaldo Magnasco), que es socialmente bien valorado. A pesar del descalabro que sufrió la educación técnica a partir de la derogada Ley Federal de Educación (1993), desarticulada por motivos ideológicos y económicos, continúa siendo, luego de su recuperación en la primera década del siglo XXI, un ejemplo de aprendizaje a partir del hacer. La fusión de lo teórico con lo práctico tiene más que probada efectividad.

las cargas horarias de cada espacio curricular. Y progresivamente se podrá suplantar el sistema graduada por una estructura de seis o siete niveles, en vez de los años lectivos, que el alumno

E

Con la generalización de la jornada extendida o doble jornada, además del aprendizaje teóricopráctico, tendremos a la juventud ocupada en actividades útiles y socialmente valiosas. ¿Por qué no tomar el modelo y extrapolarlo a todo el nivel? Un secundario, o como se le llame, donde el aula y el taller interactúen con horarios extendidos. No nos referimos aquí a las conocidas “prácticas laborales” o de ambientación, sino de auténticos talleres curriculares para todas las modalidades, como sucede con la educación técnica. Otra de las modificaciones que hay que llevar a cabo es uniformar la duración del ciclo en seis o siete años. Hoy, el hecho que en las escuelas técnicas se cursos una año más no deja de ser una excusa más para que los jóvenes prefieran otras orientaciones. Así, con la generalización de la jornada extendida o doble jornada, además del aprendizaje teórico-práctico, tendremos a la juventud ocupada en actividades útiles y socialmente valiosas. En el futuro, sumado a estas modificaciones, se debería implementar la modificación del régimen laboral: docentes por cargo en lugar de las horas cátedra, con dedicaciones según

irá superando a medida que logre objetivos, independiente del tiempo. También sustituir los bimestres o trimestres por módulos de aprendizaje. De esta manera se respeta el ritmo de aprendizaje de cada persona y se eliminan los hoy denominados recuperatorios, los exámenes previos y la repitencia. Un modelo alternativo, adecuado a nuestra realidad y al siglo XIX. Se dirá que se incrementarán los costos. Sí, pero como una antigua publicidad de televisores: caro pero el mejor.

Aprender haciendo. Alumnos de la Escuela Agrotécnica de Colón, Entre Ríos, cultivando la tierra.

RAMOS GENERALES 19


vidayobra

Catalina Favre

"Una campesina y maestra artesana que debió luchar y conseguir sus objetivos transgrediendo los parámetros establecidos...” Por Walter David Maidana* ESBOZOS… Al enterarme que “La mujer en la colonia” era el tema convocante en la 34º Fiesta Nacional de la Colonización de San José (Entre Ríos), me pereció que debía estar presente para contar esta particular historia de una mujer que fuera muy polémica en su momento, pero también decidida a tomar las riendas de su vida y llevarlas a buen puerto a pesar de las adversidades que se les presentaron. Para ubicarnos cronológicamente en el tiempo debo decir que ella, Catalina Enriqueta Favre nació el 26 de junio de 1907 en el domicilio de sus padres: José Alejo Favre y María Claudina Berthet, en el centro mismo de la Colonia San José; y murió el 13 de mayo de 1992. Ahora, en pequeños trazos, vamos a contar muy rápidamente su trayecto por esta vida, y un análisis en su aspecto como mujer en la colonia, como adelanto de un trabajo de investigación mayor, previo a publicarse. Lo que se pretende al exponer sobre Catalina, es valorar sus actividades, pero sobre todo con una particularidad que quizás la engrandece aún más, dadas las limitaciones físicas que tenía en sus manos, pies, y parte de su cuerpo, producto de una accidente doméstico sufrido cuando era pequeña.

*Walter David Maidana es profesor de Historia e investigador. RAMOS GENERALES 20


C

uando Catalina Favre llegaba al mundo en 1907, esta Colonia agrícola, pionera en la provincia, estaba a muy pocos días de cumplir sus jóvenes 50 años, presta a celebrar este acontecimiento en el epicentro mismo de las convocatorias sociales, donde se encontraban las principales instituciones, que los pioneros dieron por nombre “La Place” (el lugar). Entre ellas, frente a la iglesia, habían levantado un galpón con techo de paja, similar al que podemos ver desde el año pasado como una réplicaen esta Fiesta de la Colonización. “…ellos mismos -a falta de escuela y de maestros- educaban a sus hijos. Era para uso múltiple…” “… El sentido social y los valores resplandecieron en este exitoso mojón histórico de la Colonia agrícola San José…”, nos recordaba el querido Héctor “Tito” Guionet(“Hacedores de un tiempo para la historia” – GuionetHéctor Norberto -p.p. 63/64)

Saboya. Aunque Catalina solo conoció su abuela materna, de sus abuelos heredará muchas cualidades, sobre todo lo atinente a la tarea rural, las artesanías y labores manuales. Más su búsqueda y pasión por el pasado seguramente lo adquiere de la documentación que dejara su abuelo paterno: Jean Pierre Favre, con el condimento de haber sido uno de los forjadores destacados de la Colonia San José, y quien se encuentra entre los 4 personalidades fundadoras del Primer Tiro Federal de la Argentina (1859). También es importante destacar que nuestro personaje: Catalina, vivió sus primeros años en la colonia, en las inmediaciones del hoy conocido Molino Forclaz. Más precisamente en una concesión vecina a la Casa de Administración y otras tierras que también poseía el administrador Alejo

campesina, artesana y también como una admiradora de la Historia de los abuelos colonos, una mujer con excelente memoria, que la ayudó mucho en estas cuestiones del pasado. Pero no solo eso: Fue una Mujer de Avanzada, trabajadora e independiente, de fuerte carácter.

Siendo una campesina con muy pocos estudios, también debió romper las estructuras establecidas, y pudo asumir roles en instituciones significativas A pesar de sus limitaciones físicas, salió adelante ante los infortuniosque le impuso la vida. Se atrevió hacer valer sus derechos, sin mirar a quienes enfrentaba, ni su orden de jerarquía

Sin importarle el “qué dirán”bregó por el bienestar de su familia, de su grupo de artesanos, o campesinos en la adversidad Catalina Enriqueta Favre fue la novena hija de los 10 descendientes que crió aquel matrimonio. Sus hermanos fueron: Félix María, José Alejo, Claudina, Juan Francisco, María Adelina, Luisa María, Matilde Cecilia, Josefa Emilia, y María Paulina Selveria, fallecida a los 12 días de nacer; lo cual ubicó a Catalina como la hija menor. Los abuelos, paternos Josefa Amelia Rosset y Jean Pierre Favre, eran oriundos de Suiza. Habían arribado a estas tierras de la naciente Colonia San José en el año 1859, procedentes de S e m b r a n c h e r, C a n t ó n d e Valais.Mientras que sus abuelos maternos María Curtinaz y Francisco Berthet, eran de origen francés, quienes habían llegado en 1860 desde La Chapelle-d'Abondance, Alta

Peyret. Podemos citar algunos de los vecinos lindantes como: Follonier, Girard, Quarroz, Forclaz, Brelaz, Blanc, entre otros. Recién cumplidos los 50 años se muda con su madre a la propia ciudad de San José, distante una cuadra de la Plaza principal,ubicada en la manzana en diagonal con el Colegio Niño Jesús.

Con coraje para atreverse Si tenemos que dar algunas características que la definan, es imprescindible citarla como:

Catalina. La mujer en las tareas rurales

social. Sin importarle el “qué dirán”bregó por el bienestar de su familia, de su grupo de artesanos, o campesinos en la adversidad. Fue pionera en muchos aspectos. Tenía renovadas ideas, y muchas de ellas pudo plasmar: desde jovencita realizando trabajos de artesanías, aunque fue durante las décadas del '40, '50 y '60 cuando logra ser reconocida por una parte del mundo artístico y cultural de Buenos Aires. RAMOS GENERALES 21


Es bien cierto que prácticamente todos en la colonia sabían realizar trabajos artesanales, al igual que la labor en la tierra, pero ella encontró un modo diferente de comercializarlo, de darle valor, adelantándose a una moda que se iría imponiendo muchos años más tarde, inclusive de la mano del turismo en la región. Hoy llamamos Patrimonio Intangible aquellas tradiciones.

Retrato de una mujer valiente Su innovación también fue en la

colocación de la piedra fundamental en el terreno baldío donde se encuentra el actual Museo. En el mismo Libro de Oro pueden rescatarse varios relatos de su autoría, y también anécdotas, algunas ya muy conocidas, como la del gringo Decombard que llegó por primera vez estas tierras y los colonos pícaros ya afincados a las tradiciones del lugar, le cebaron un mate y lo dejaron solo para ver que hacía con él: “…lo de adentro me lo comí, la cáscara la tiré, y el canuto me lo guardé en el bolsillo…”

turismo, sería embrionario de la Fiesta de la Artesanía. Valoradas sus habilidades y sumado al carácter enérgico, muchas veces polémico, la instaló como un sello propio, una marca registrada. Eso le dará la posibilidad de ser reconocida por distintos medios nacionales y provinciales (TV, diarios, y radios) consagrándola como la “Maestra Artesana del Telar.” Fue una de las primeras en viajar a Suiza, a la tierra de su abuelo Jean Pierre Favre, en busca de sus descendientes, de los orígenes, de las tradiciones que habían dejado tras el mar y los años.

¿”Feminista” o transgresora?: Una luchadora de la vida

El autor de la nota disertando sobre Catalina Favre en la Fiesta de la Colonización 2019

cultura, quizás sin saberlo, dedicándose a difundir parte de nuestra historia regional desde la década del `40 en adelante en publicaciones de Buenos Aires, y con el tiempo en nuestra región. También participó activamente en el Centenario de la Colonia San José en el año 1957, constituyéndose además como uno de los miembros directivos en la SubComisión del Museo. Esto lo podemos ver reflejado en el histórico y conocido “Libro de Oro Centenario de la Colonia San José1857-1957”, donde se detallan los integrantes de estas comisiones de trabajos y se ilustra además con fotografías, entre otras, el evento de aquella celebración en la Plaza, y la

Siendo una campesina con muy pocos estudios, también debió romper las estructuras establecidas, y pudo asu mir ro les en in stitu cio n es significativas, ganándose un lugar destacado gracias a sus conocimientos sobre los pioneros; algo que ella siempre destacaba: su pasión por la Historia: “A mi juego me llamaron…” decía orgullosa.

Emprendedora y auténtica Participó en diferentes ferias artesanalesorganizadas en la zona, en nuestra Entre Ríos y provincias vecinas, logrando importantespremios. Formó una Cooperativa en defensa de los artesanos de la Colonia San José; lo que más tarde, junto al auge del

El desafío de la sociedad y los que escribimos la historia es pretender analizar si sus actividades se pueden enmarcan dentro de un feminismo local, si fue transgresora o no, si verdaderamente marcó una época o simplemente, aunque no es poca cosa, se destacó sobre el resto de los colonos. Si miramos con ojos actuales, vemos con asombro un nuevo suceso social que marca el rumbo de las mujeres hoy en día, pero indudablemente para los años que le toco vivir a nuestra Catalina, pretender tener iguales condiciones entre los hombres y las mujeres, resultaba una cosa impensada o muy osada. Aunque por su condición de mujer, y por ver un maltrato bastante usual hacia sus pares, la veremos aguerridamente oponiéndose a todo tipo de opresión, y echando por tierra, cada vez que podía, esos valores patriarcales tan arraigados en el seno social. Una mujer luchadora de la vida, emprendedora en cada nuevo desafío que se imponía. Su acertado temple de mujer con fuertes convicciones, le sirvió para escalar siempre un peldaño más. En cierto modo fue una adelantada a su época.

RAMOS GENERALES 22


mesadedebates Con motivo de los sucesos recientes ocurrido en Bolivia, reproducimos un artículo escrito en 1968 por Jorge Abelardo Ramos, que hace referencia a la aparición del libro El Presidente colgado, a principios de ese año, y que dio lugar a una polémica en la que participaron el autor de dicha obra, don Augusto Céspedes, Guillermo Lora, Luis Antezana E, y el propio Ramos.

A propósito de Bolivia

Las desventuras de un izquierdista sin rumbo Por Jorge Abelardo Ramos*

Jorge Abelardo Ramos y Luis Antezana E. defienden la posición consecuente con el pueblo boliviano de Augusto Céspedes y denuncian la conducta reaccionaria de G. Lora, generalmente, ésta última, encubierta por rimbombantes frases y abundante folletería “revolucionaria”, que contradicen con sus hechos en todo sentido. Con relación a este “izquierdista”, de las palabras de Ramos y Antezana sólo surge como conclusión una frase célebre de Marx, con respecto a los caricaturistas del marxismo y que pinta a G. Lora de cuerpo entero y que dice: «He sembrado dientes de dragón, pero he cosechado pulgas». Cabe aclarar que el libro El Presidente colgado está inspirado en la violenta muerte del presidente nacionalista de Bolivia, Gualberto Villarroel, por turbas enfurecidas que irrumpieron en el Palacio Quemado en 1946. *Jorge Abelardo Ramos, político, escritor, historiador argentino (1921-1994) RAMOS GENERALES 23


L

a publicación del libro de Augusto Céspedes «El Presidente Colgado», cuya verdad histórica y la prosa epigramática del autor están demás ponderar, ha dado lugar a un duelo literario asaz desparejo. El señor Guillermo Lora, que dragonea desde hace años como «trotskysta» en Bolivia, se ha permitido mencionar mi nombre en el debate; y Céspedes lo ha zarandeado con su habitual maestría, formulando hacia mi persona un elogio

que me ha dejado perplejo. ¡El trotskysta Lora me ataca y el nacionalista Céspedes me defiende! ¡Como para entender la política latinoamericana con la ayuda de la clasificación de izquierda y derecha impuesta por los ujieres de la Revolución Francesa! Lora debería saber que esta antinomia —izquierda y derecha— tiene antecesores europeos y que difícilmente pueden comprenderse con ella los problemas de los países coloniales y semicoloniales. Es perfectamente natural, por lo demás, que Lora no entienda la observación anterior. Ejerce la ignorancia con respecto al marxismo viviente desde hace tantos años, que aún dormido es capaz de elegir el

camino equivocado. Recuerdo a este respecto que cuando en 1947, pocos meses después de la caída de Villarroel—golpe imperialista en que Lora participó como «izquierdista»—, visité Bolivia, perdí muchas horas discutiendo con el Comité Central del POR en La Paz sobre el significado de los acontecimientos del 21 de julio. Me esforcé en señalar que el aspecto más importante del pensamiento marxista para los latinoamericanos residía en el estudio de la cuestión nacional. Que no todo Marx ni todo Lenín eran aplicables a la especificidad latinoamericana y que, en definitiva, no disponíamos de citas omniscientes de los maestros del socialismo para responder a la peculiaridad de América Latina, a cada problema, a cada libro, a cada plato picante y a cada proceso político que se ofreciese a nuestra contemplación. Que, en fin, no había más remedio que pensar con nuestra propia cabeza y redescubrir una interpretación marxista de la realidad sin otra ayuda que el intelecto. Pero como este precioso producto está injustamente repartido en el mundo (tanto en el desarrollado como en el subdesarrollado) Lora permaneció indiferente ante estos razonamientos. Gozaba a la sazón de una banca de diputado, a título de gratificación por sus buenos oficios en derribar a V i l l a r ro e l . L o s m o v i m i e nt i sta s derivaron sus votos hacia este intrépido izquierdista, pues el MNR estaba proscripto. El nacionalismo estaba en la ilegalidad, pero el gobierno imperialista de Monje Gutiérrez toleraba en cambio a un «trotskysta» en el Parlamento. Este hecho curioso habría sumido en hondos cavilaciones a políticos serios. Pero Lora se abrazó a la banca con el corazón alegre. Y publicó en el semanario «Lucha Obrera», órgano del POR, un artículo titulado: «El mito del villarroelismo en las minas» donde vilipendiaba al Presidente mártir, tanto como a los movimientistas que lo habían votado. Esta obstinación era tanto más sorprendente, por cuanto pocos días antes yo había insistido en La Paz ante el Comité Central del POR y ante Lora personalmente, en que el deber imperioso del POR consistía en adoptar el nombre de Villarroel como la

bandera gloriosa de ese partido, así como ya lo era para todo el pueblo boliviano y para toda América Latina. Pero por alguna extraña razón, el licenciado Lora creía que el militar Villarroel, como todos los militares, era sustancialmente un reaccionario. Sustituía así todo el método marxista por un criterio de sastrería: el civilismo era bueno y todo militarismo era malo. En esto no coincidían los mineros de Llallagua. Pues yo viajé poco después de aparecido dicho artículo a los distritos mineros en compañía del malogrado compañero Fernando Bravo, con quien asistí a una reunión de dirigentes mineros de ese dis¬trito. Al comentar el artículo infortunado de Lora, un dirigente dijo lo siguiente: «Hemos hecho diputado a Guillermo y cuando venga a Llallagua lo colgaremos».

Esta antinomia —izquierda y derecha— tiene antecesores europeos y que difícilmente pueden comprenderse con ella los problemas de los países coloniales y semicoloniales Ese minero no conocía a Marx, pero su lógica era irreprochable. Lora era flexible, sin embargo: pues cuando se trataba de derribar a un presidente nacionalista, hasta ciertos militares le resultaban aceptables. Tales son las razones que me respaldan para poner en duda las afirmaciones de Lora como «experto en Trotsky». Trotsky» era maestro de revolucionarios, no de contrarrevolucionarios. Trotsky apoyó al General Cárdenas; no participó en cambio en ninguna conspiración imperialista para derribarlo. Trotsky dijo que aún cuando rechazaba el régimen de Vargas, estaba dispuesto a apoyar al Brasil de Vargas si entraba en una guerra contra la Inglaterra democrática. Pero Trotsky no hubiera jamás considerado, siguiendo en esto a Lenín, que en Bolivia la contradicción fundamental se da como una «colisión entre el proletario y el imperialismo. RAMOS GENERALES 24


Todas las otras contradicciones son secundarias», (G. Lora, en «Presencia», 21 de enero de 1968). Esta rutilante gema podría ingresar sin dificultades a un Museo de las Ideologías Raras. Pues hasta un niño sabe que en Bolivia el proletariado, sea minero o fabril, y como es propio de todos los países semicoloniales, se compone de un reducido sector (unos 50.000 o a lo sumo 60.000 obreros). en una población que supera holgadamente los 4 millones de habitantes. En tales condiciones, el proletariado no puede decidir por sí mismo las cuestiones fundamentales de la revolución. Las restantes clases no proletarias de la sociedad boliviana, oprimidas y explotadas por el imperialismo, participan en la revolución, con sus propias ilusiones, que son menos fantásticas sin duda que las del Sr. Lora. Esas clases medias (en Bolivia, en Cuba, en Argelia) integran un vasto frente, en el que participa también el proletariado, aunque no sus

intérpretes autoelegidos como Lora, y ocupan la escena política del conflicto que Lenín definía de manera diferente a la de Lora: pues en efecto, como Lenín no era un doctorcito altoperuano sino un revolucionario auténtico, no sostenía como Lora que en los países semicoloniales la lucha se desenvolvía entre «el proletariado y él imperialismo» sino que se trataba en el mundo moderno del enfrentamiento entre «naciones opresoras y naciones oprimidas». Suena distinto ¿verdad? En cuanto a las limitaciones del MNR, como dice Lora y a la «degeneración y traiciones de sus dirigentes… que son parte inherente a su condición pequeñoburguesa», de esto habría mucho que hablar. Con estos clisés que Lora lleva incrustados en su delicado cráneo no se puede avanzar mucho en la comprensión de la política c o n t e m p o r á n e a . Ta m b i é n l o s revolucionarios cubanos, con Fidel Castro, comenzaron como pequeños burgueses. Pero al parecer ni

degeneraron, ni traicionaron. En cambio, en la Unión Soviética, muchos antiguos obreros terminaron en verdugos y degeneraron en burócratas. Para no hablar de Bolivia. Lora no sabe muy bien de qué habla. Pero su participación en el suplemento literario de «Presencia» presta a esa hoja cierto encanto juvenil. Su polémica con Augusto Céspedes me ha permitido, al menos, meditar sobre los ancestros políticos de Lora. Creo que no son justamente Marx, ni Lenín, ni Trotsky. Su remoto maestro es otro doctorcito, Casimiro Olañeta, el que traicionó a su tío el Mariscal, a Sucre y a Santa Cruz. Buenos Aires, marzo 7 de 1968.

Extractado de http://www.abelardoramos.com.ar/polem ica-entre-jorge-abelardo-ramos-augustocespedes-guillermo-lora-y-antezana-e/

Paraná ¿capital de la Argentina? Una noticia que ocupó la tapa de los diarios entrerrianos en 1972 fue el anuncio acerca del traslado de la Capital Federal a Paraná. Paraná, entre 1854 y 1861, fue capital de la Confederación Argentina, debido a la separación de Buenos Aires, que se escindió del resto de las provincias. Tras el combate de Pavón donde fueron derrotadas las fuerzas de la Confederación, Buenos Aires accedió a se sede del gobierno federal. No obstante, recién en 1880, tras una dura batalla, se federalizó Buenos Aires para convertirla en capital del país. Posteriormente, en el transcurso del siguiente siglo surgieron diversos proyectos para el traslado de la capital a otro lugar como una forma de reafirmar el federalismo. En 1972, la noticia de los diarios daban cuenta de que el gobierno nacional de facto había declarado mediante el decreto ley Nº 19.610 “la necesidad de determinar la conveniencia, oportunidad y factibilidad” del traslado de la Capital Federal. Y tomando la posta el gobierno de Entre Ríos, cuyo titular de facto era el brigadier Ricardo Favre, presentó un proyecto de traslado de la Capital Federal a la ciudad de Paraná, para evitar “la concentración monopólica del capital, las finanzas y la

industria en el reducido ámbito del puerto de buenos Aires”. Entre las consideraciones del proyecto se sostenía que “Paraná reúne los mejores antecedentes para ser designada nueva sede el Poder Ejecutivo Nacional, y razones de entorno físico, ubicación geográfica, infraestructura y comunicaciones también avalan la proposición que efectuamos”. También se valoraba la ex i ste n c i a d e l Túnel subfluvial como medio de comunicación con Santa Fe, que se proponía como sede del Poder Legislativo y también Córdoba como sede del Poder Judicial. En definitiva la propuesta era la instalación en Paraná del Poder Ejecutivo.

RAMOS GENERALES 25


libretadealmacén Entre Ríos supo tener viñedos y abundante vino hasta mediados de la década de 1930, cuando el gobierno dispuso la zonificación de la producción vitivinícola y la provincia quedó fuera del reparto. En 1993 se deroga la prohibición comienzan a renacer viñedos y bodegas.

Entre Ríos de buenos vinos Por R. I B.

Viñas en los patios del Palacio San José, residencia de Justo José de Urquiza RAMOS GENERALES 26


L

a provincia argentina de Entre Ríos fue tierra donde crecieron las viñas y fermentó el buen vino. Tal vez con el tiempo hubiera podido competir de igual a igual con las provincias cordilleranas que hoy son zonas de floreciente vitivinicultura. A mediados del siglo XIX, con la afluencia de colonos europeos, se esparcieron las primeras viñas que crecieron junto con los olivos, los paraísos y el trigo. Suizos, saboyanos, piamonteses trajeron la tradición de convertir la uva en la espirituosa bebida que acompañaba todas las comidas. Es cierto que el cultivo de la uva no era desconocido en estos lares. El general Justo José de Urquiza en su residencia de San José plantó vides, las muy conocidas viñas, de unas veinte cepas distintas, que aún hoy ornamentan los patios del palacio. Escribe Susana de Domínguez Soler, en un completo estudio sobre el tema, q u e l o s p r i m e ro s s a r m i e n t o s cultivados en la colonia San José, fundada en 1857, fueron enviados desde la Residencia de San José por el propio Urquiza. Eran de la variedad “Filadelfia” introducida desde los Estados Unidos.

A mediados del siglo XIX, con la afluencia de colonos europeos, se esparcieron las primeras viñas que crecieron junto con los olivos, los paraísos y el trigo. Además de las viñas del Palacio, Urquiza elaboraba vinos en el Saladero Santa Cándida. Eran “vinos de pasas” obtenidos con pasas de uva frescas y aguardiente adquirido en Buenos Aires. La materia prima se procesaba en alambiques de cobre. “La adquisición de una partida de 5.000 corchos de 'buena calidad' dan cuenta de la producción”, escribe Domínguez Soler. No obstante este entusiasmo de

Urquiza por la explotación, los colonos de San José, bajo la administración de Alejo Peyret, chocaron inicialmente con una disposición del contrato que establecía la prohibición “a los colonos (para) vender licores, vinos y bebidas e s p i r i t u o s a s e n l a c o l o n i a ”, seguramente con la intención de prevenir los excesos en el consumo de alcohol. Esta disposición impedía el desarrollo de la incipiente industria p o r l o q u e rápidamente los i n m i g r a n t e s solicitaron la derogación del artículo N° 19 del contrato, lo que fue aceptado por el propio Urquiza. Así se incorporó la producción de vinos como una más de las múltiples actividades de las colonias. Los excedentes se vendían inicialmente entre los vecinos, a los saladeros de la zona y pronto ganaron mercados fuera de la provincia y llegaron a Buenos Aires.

Para 1880 Entre Ríos era la cuarta provincia en producción de vinos que se vendían en toda la Mesopotamia, Buenos Aires y con posibilidades de comercializarlos en el Río Grande del Sur, Brasil. En 1886 el colono Ferdinand Costantín escribía a sus primos de S u i za s o b re l a p l a nta c i ó n d e “quinientas toesas de viñas (alrededor de cinco mil metros). Espero que en pocos años podré agarrarme unas hermosas borracheras como tan a menudo lo hacía en Arbaz…” Años después, en 1894 solicitaba a sus familiares de Europa: “… puede usted enviarme el Manual del viñatero del Valais que ha salido este año? Aquí

todo el mundo trabaja su viña…”

Entre viñas y langostas Pero no todas eran buenas en la explotación. “Las pequeñas langostas que han crecido en otra parte han vuelto para devorar el maíz y la viña”, escribía el agricultor citado, en 1887 y

Viñedos Robinson de Concordia

años después otra carta daba cuenta que “si no hubiéramos tenido las desgraciadas langostas, seríamos muy felices. Este año llegaron el día de San Miguel y han hecho una gran destrucción.” Hacia 1890, solamente en el departamento Colón existían 600 hectáreas de viñedos en plena producción con 9 bodegas que elaboraban 1.148 hectolitros de vino. Además la actividad se había expandido por toda la provincia, principalmente Concordia, Uruguay, Victoria y Paraná. En la hoy capital del citrus, se constituyó en 1886 un sociedad denominada “La Industrial Entrerriana” que tenía entre otros accionistas a Justo José de Urquiza (hijo), Eduardo Racedo, Benito Cook, Lucilo López, Miguel Laurencena y José V. Morán. Un informe presentado en un congreso, en Buenos Aires, por el ingeniero José Alazraqui, contratado para estudiar la producción de la zona, dejaba constancia que “he probado en Concordia un vino rosado de 6 años que no temo compararlo con un Szmorodal de Hungría y un tinto de Cariñena, de igual color a la Pelure d'oignon (se refiere a un color de vino),


se vendían en toda la Mesopotamia, Buenos Aires y con posibilidades de comercializarlos en el Río Grande del Sur, Brasil. En 1887 los vinos producidos en el departamento Victoria también ganaban premios por su calidad en la Primera Exposición de Entre Ríos, mereciendo la región la denominación de “Champagne entrerriana”. “Es inútil decir que se trata de vino puro de uva y no de los brebajes que nos mandan de Europa, con etiquetas llevando pomposos nombres que son engaños y nada más”, reza un comentario sobre los vinos victorienses premiados en la citada exposición.

La extirpación Además de la voraz langosta, otros oscuros nubarrones amenazaban la actividad en los albores del siglo XX. Para subsanar la crisis por sobre producción se tomaron medidas totalmente contraproducentes para la provincia que terminaron desalentando a los productores. En la década de 30', envuelto en la crisis económica mundial, el gobierno conservador dispuso la creación de una Junta Reguladora de Vinos para controlar la producción, y fue Entre Ríos la que cayó en la volteada. La misma estaba radicada en Buenos Aires con delegaciones en Mendoza,

vitivinicultores de la colonia San José escenas que hieren sus sentimientos más profundos cuando pasaban los inspectores perforando toneles de vino, destruyendo alambiques, arrancando las vides de la tierra con el fin de regular la producción de vino…” Lo que pudo haber sido una actividad que diera a la provincia una identidad de tierra de bueno vino a la par de las cuyanas, desapareció de un p l u m a zo y r e c i é n medio siglo más tarde una ley nacional dispuso la liberación de la actividad en todo el Bodega recuperada en el departamento Colón, Entre Ríos territorio nacional y en descendiente de los primeros colonos, Entre Ríos resurgió el entusiasmo de testimonia que “todo era viñales en los pioneros. esta casa, después vino la ley que En la colonia San Cipriano, frente a la reguló la economía y entonces se casa de Omar Gallay hoy se puede prohibió…” observar un parral de las denominadas uvas “chinche”, que cada año produce Entre los cargos de la junta las racimos que este descendiente de colonos saboyanos convierte en un figuraba el temible “Jefe vino tinto, dulzón y sustancioso. Así en de extirpación” que tenía toda la región, pesar de las como misión la regulaciones y prohibiciones, no se perdió esta tradición que hoy está eliminación de viñedos. renaciendo. “La actuación de la Junta Reguladora de Vinos entre 1935 – 1943 representó Fuentes: -Domínguez de Soler, Susana de, Entre Ríos, para los entrerrianos un periodo muy viñas y vinos,, Instituto Urquiza de Estudios triste de la vitivinicultura – escribe Históricos, Bs. As. 2000. Domínguez Soler. -Malaurie, Alfredo y Gazzano, Juan M. La industria argentina y la exposición del Paraná, “Con dolor recuerdan los San Juan y Río Negro. Entre Ríos no figuraba y así le fue. Entre los cargos de la junta figuraba el temible “Jefe de extirpación” que tenía como misión la eliminación de viñedos. Pa sto r C etto u r, u n

Juan M. Gazzano y Cía, Bs. As., 1888.

Renacen las viñas “La prohibición de cultivo de uva para vinificar se mantuvo para Entre Ríos hasta 1993, cuando por iniciativa del senador Augusto Alasino, se aprobó la ley 24.037 que estableció la liberación territorial para la plantación de viñedos. De ahí en adelante, fue posible producir y comercializar vino en toda la Argentina. Actualmente, la provincia cuenta con tres bodegas industriales: Vulliez Sermet, BordeRío y Los Aromitos Los Vulliez Sermet fueron los pioneros de esta segunda etapa. Incentivados por los relatos del abuelo Carlos Miguel, quien vivió aquellos años de prohibición, se lanzaron a la tarea de revivir el trabajo en la viña. Ellos, son una de las tantas familias que durante cuatro generaciones habían vivido en Entre Ríos de la pequeña bodega, en su

caso fundada por Michel Vulliez Sermet, un poco después de su llegada a Colonia San José hacia 1860.El nuevo inicio se forjó con plantines traídos de Cafayate. En 2002 adquirieron una bodega de 1874 que perteneció a la familia Favre, en Colón, con 6 hectáreas, donde hoy cultivan Chardonnay, Merlot, Malbec, Cabernet Sauvignon, Syrah y Tannat. Con estas cepas producen vinos y espumantes que llevan el nombre del linaje familiar. Además de la visita a la bodega, ofrecen varias cabañas para los viajeros que quieran disfrutar la experiencia completa.” Fuente: Gabriela Pomponio, “Entre Ríos vuelve a producir vino después de 60 años de prohibición”, (3 de noviembre de 2019), Diario La Nación, Bs. As. RAMOS GENERALES 28


primerapersona Entrevista al Comandante “Pombo” el amigo del “Ché” Por Ricardo César Bazán Harry Antonio Villegas Tamayo nació en 1940 en Yara, Sierra Maestra, Cuba, es un militar Cubano que lucho a las órdenes del “Che Guevara” en la Revolución Cubana, El Congo y Bolivia donde fue uno de los tres cubanos sobrevivientes. Alcanzo el grado de General de Brigada del Ejército Cubano y fue condecorado como “Héroe de la Revolución”. En 1996 escribió el libro “Pombo, un hombre de la guerrilla del Che”. Imagen:http://www.resumenlatinoamericano.org

En 2008 estuvo en la Ciudad de Paraná donde tuve la oportunidad de conocerlo y realizarle una breve entrevista. - Estamos con el Comandante Po m b o, c u á l e s t u n o m b re verdadero - Mi nombre verdadero es Harry Villegas Tamayo - Cuándo naciste y en dónde - El 10 de mayo de 1940 en Yara. - ¿Fuiste amigo personal del Ché Guevara? ¿cómo lo conociste? - Bueno fui compañero de lucha del Che, estuve mucho tiempo con él en la escolta y le acompañe por casi todos los países en que lucho y de una forma personal nos fuimos

identificando y creo que era parte de su familia - Lo conociste cuando tenías 15 años hasta cuando estuvo en Bolivia hasta el final. - Sí lo conocí en la Sierra Maestra, en la lucha, cuando me incorporé a la lucha contra la tiranía de

Batista y estuve bueno… hasta el último combate en el cual él cayoó y fue hecho prisionero, y después asesinado. - ¿Cuál es el pensamiento que tenía del hombre nuevo el Che Guevara? - Bueno, la concepción del hombre nuevo que tenía él “Che” era de un hombre altruista, de un hombre sano, de un hombre capaz de subordinar a sus intereses personales a los intereses del colectivo y de un hombre que fuera capaz de tener una cultura amplia que lo hiciera más pleno y que al hacerlo más pleno lo hiciera más consecuente más revolucionario y más íntegro. RAMOS GENERALES 29


lecturas

Una entrevista a Ángela Artigas l coche paró delante de una casita humilde, rodeada por un jardincito algo descuidado en la calle Congreso de Tucumán. La casita no lleva número. Nos recibió una morochita algo bizca, rebosante de salud, atareada en sujetar a un chico más vivo que el diablo. - ¿A quién buscan? ¿Vive siempre acá doña Ángela?... - ¿Abuelita? Sí, señor… Por qué, ¿desea hablarla? - Eso es… Le dice que está Barral… Apareció en esto una viejita sonriente, bondadosa, fuerte todavía, que nos hizo entrar y nos ofreció sillas debajo de un corredorcito al lado de la cocina. - Van a disculpar… Casa de pobres… - Está bien, señora, está bien… ¿Así que usted es nieta de Artigas? - Sí señor… somos dos hermanas que vivimos todavía, nietas de Artigas: yo Ángela Artigas de Amada y Matilde Artigas de Corrales que vive en La Unión, República Oriental… Yo tuve un hijo, José, que fue empleado de policía aquí, en Uruguay, y se murió ahogado por salvar a un chico que se había caído al agua… El gobierno me pasa una pensión de 30 pesos mensuales y con eso me arreglo para vivir… - ¿Qué edad tiene, señora? - He nacido el 2 de octubre de 1835… Voy a cumplir 83… He sabido por los diarios que el gobierno uruguayo me acordó una pensión; pero hasta la fecha no he visto nada y ya van unos meses que tendría que recibir mi dinero… A mi edad no es el caso de esperar con paciencia… - Lleva muy bien sus años… - Somos de familia bastante resistente… Mi bisabuela,

doña Ana Nievas de Borda, llegó a los 180 años… - ¿No será mucho, señora? - No son muchos, son los que tenía… Y mire que fenómeno raro: cuando mi bisabuela entró en los 180 volvió a salirle de nuevo el pelo y los dientes… Le parece increíble ¿verdad? Pues le voy a dar este detalle. Cuando se supo lo que pasaba a mi bisabuela, Oribe fue a rendirle homenaje con su escolta y todo… ¡Ya ve!... Pero no disfrutó por mucho tiempo de los nuevos dientes y de la cabellera… Murió poco después. - Pues, señora… Quédese usted sin renovar nada por igual tiempo, por lo menos, porque si la renovación da lugar a que uno se vaya de este mundo, mejor es comer como se pueda y gastar peluca… - Eso sí. ¿El señor es periodista, dice? ¿Por qué no me hace la caridad de escribir algo para que no se olviden de mí y me paguen la pensión que me han otorgado?... - Con mucho gusto… -¿No gusta servirse de un matecito?... Se lo va a cebar mi nietecita… - Sería doblemente agradable, pero estamos muy apurados… ¡Adiós, doña Ángela!... Y la nieta de Artigas, del que organizó la vecina república, nos saludó amablemente la pobrecita, y volvió a entrar con pasos cansados dentro de su casita que, si la ampara de las intemperies, no alcanza a proporcionarle lo suficiente para vivir con aquellas comodidades que su edad y si rango requieren. Pero la gratitud es una cualidad desarrollada en alto grado solamente entre los perros. Los hombres no saben imitarlos… Dr. A. Vaccari. Concepción del Uruguay, 1918 Extractado de Caras y caretas, (16 de noviembre de 1918), Buenos Aires, N° 1.050.

En el cementerio de Concepción del Uruguay se encuentra la tumba de Ángela Artigas Peyrallo de Amado, nacida en Porongos (R.O.U) el día 2 de octubre de 1836 y fallecida el 16 de mayo 1922. Nieta del Gral. José Gervasio Artigas, contrae matrimonio con el Sr. Amado, con quien tiene dos hijos, Vicenta Amado y José Amado Artigas. Era hija de Roberto Artigas y de Francisca Peyrallo y nieta de José Artigas y Maria Matilda Borda. RAMOS GENERALES 30


lecturas

Jorge Enrique Martí

Bichos cantores

ay dos bichitos queridos que llevo en el corazón: la chicharra del trombón y el grillito violinero. Canta el macho y nadie duda como Lugones lo dijo, porque la chicharra es muda pese al sexo femenino. Los élitros son las cuerdas que les sujetan las alas y con estrépito suenan y hasta vuelan a sus anchas. En las siestas del verano en los árboles se instala con su mensaje entrerriano la orquesta de las chicharras. Y en cuanto al grillo, se escucha su melódico violín escondido en los rincones con su cantito feliz. Como el grillo es solitario no se lo puede juntar al ruidoso campanario de la chicharra estival. De “Gurisada”, Ediciones del Clé, Nogoyá, 2016

RAMOS GENERALES 31


vitrina Discrepancias y armonías

Viaje al País de los guantes

De Pedro Godoy P., Centro de Estudios Chilenos (CEDECH), Santiago de Chile, 2019, 209 páginas.

De Carlos Sablodelli, del autor, Paraná, Entre Ríos, 2019 El escritor y abogado paranaense nos deja esta interesante obra sobre el particular mundo del boxeo. “En este libro - sintetiza en la contratapa - conviven al menos dos universos circundantes a su contenido. Por un lado las historias de boxeadores de todos los tiempos, sus peripecias en el sendero que los haya conducido a los objetivos deportivos o en algunos casos a los declives o a los éxitos. Una tenue explicación del deseo, un ejercicio de la contradicción y hasta el ansia inmune a las superficialidades al punto tal de transformarse en logro. Hasta cierto punto de melancolía en expresiones de técnicas deportivas sumidas en el pasado ya, en formas de boxeo casi perimidas por el paso del tiempo y la progresión natural de los deportistas. Abundaría decir que no se trata de registraciones ni tampoco de la sucesión de marcas individuales. Son otra cosa: historias de destiempos, de oportunidades infructuosas, de penurias que afloran con el sesgo ineludible de la fatalidad. Cada campeón, cada emergente, cada uno de los boxeadores que haya pisado un ring tiene una indeleble individualidad que de alguna manera contribuye a la historia esencial del boxeo. Como si fuera una página de un imaginario libro universal, en ella va inserta cada gesto, toda las virtudes y la acentuación de las deficiencias técnicas de las que (es bien seguro) muchos habrán de abrevar.

Pedro Godoy P., nos entrega un nuevo trabajo en la línea del pensamiento de la Patria Grande suramericana, como prefiere nombrar a nuestra América. El historiador y educador advierte que “no hay lugar para la confusión. Se puede estar de acuerdo con el autor o discrepar, pero nadie podrá sostener que la obra sea ilegible.” El libro está compuesto por una serie de artículos sobre diversas temáticas de Chile y el continente, agrupados en 7 capítulos: Episodios del ayer patrio, Allende y la UP, Apuntes sobre la patria grande, Frases criollas con historia, Unidad y separatismo, Biografías y una compilación de trabajos que no le temen a la polémica como El bolivarismo: ¿sueño o proyecto?, Cultura y liberación, Eso de "izquierda" y "derecha", ¿Machismo o hembrismo?, Los que mandan. Y sostiene en uno los artículos que “nuestros docentes no son renovadores de la enseñanza de la Historia de Chile. Apenas reproducen añejos estereotipos”, para anticiparnos del tenor de la entrega. Entre sus obras publicadas se encuentran "La ciudad enseña CCSS", "7 ensayos sudamericanos", "Chile versus Bolivia", "Libro negro de nuestra educación”, "Perón en Chile", "Nacionalidad y educación" y "Socialismo del siglo XXI y otras páginas"

RAMOS GENERALES 32


vitrina La otra butaca Revista de artes escénicas, de distribución gratuita, producida en Entre Ríos, Argentina. Oro Verde, Entre Ríos, Argentina. Director: Guillermo Meresman Editora: Mónica Borgogno Desde 2011 circula en Paraná, Argentina, y zona la revista semestral La otra butaca, editada originalmente en Paraná y ahora en Oro Verde, por Guillermo Meresman (director) y Mónica Borgogno. Es caja de resonancia para la actividad teatral de la región, el país y el mundo. Hasta hace poco con ediciones en papel y digital, y en el presente solo en la versión electrónica. Y como siempre, de distribución gratuita. Se puede acceder a todos los contenidos en http://labutacaotra.blogspot.com/

Revista del Centro de Genealogía de Entre Ríos N° XVII, Buenos Aires, 2019 El Centro de Genealogía de Entre Ríos que preside Susana T. P. de Domínguez Soler presentó un nuevo número de la tradicional Revista de Entre Ríos con estudios de varias familias que tuvieron actuación en la provincia, una serie de notas y artículos de interés histórico. En el contenido de la publicación se cuentan estudios genealógicos de los apellidos Antelo, Magnasco y Gilbert, entre otros.

Pace De Domínguez Soler. Dujovne. Una Familia Judía en Entre Ríos, por Ricardo Marcó Muñoa. Sección Rioplatense El Primer Argentino, por Gustavo Miguel Sorg Sección Iconográfica Fotógrafos en Entre Ríos y de Entre Ríos, por Luis Alberto Salvarezza.

Estudios genealógicos Antelo. Familias Antelo, Díaz, Etienot y Camps, por María Marta Quinodoz. Los Magnasco. Familia del Dr. Osvaldo Magnasco, por Gustavo Eduardo Artucio Bigot. Gilbert, por María Carmen Aramburú Sección Notas Breves Biografías de Profesores del Colegio del Uruguay (1849) al Iniciarse el Año 1900, por Luis Alberto Salvarezza. La Verdadera Historia de la Fundación de Urdinarrain, por Humberto Brumatti. Inmigración en Entre Ríos 1853-1900, por Susana Tota Ideas y pensamientos“ La mejora de la enseñanza por medio de la investigación y desarrollo del currículum se produce gracias a la mejora del arte del profesor, no por los intentos de mejorar los resultados de aprendizaje pretendidos de antemano” Lawrence Stenhouse, pedagogo (1926-1982) “Somos un país porque no pudimos integrar una nación y fuimos argentinos porque fracasamos en ser americanos. Aquí se encierra todo nuestro drama...” Jorge Abelardo Ramos, político, historiador argentino (1921-1994) RAMOS GENERALES 33


cuentitosdeboliche La pedrada El avicultor siempre “alambrando” cada vez que amenazaba una pedrada. Los galpones de pollos con techos de chapas asfálticas, esas de marca “ondalit”, se convertían en un colador si le caía el granizo. Por esos tiempos andaban los del seguro ofreciendo cobertura por un módico precio. Si la piedra le agujerea el techo se lo pagamos completo, le prometían. No lo pensó mucho el hombre, a quién le decían el Chueco. Las chapas estaban viejas y tenía que cambiarlas, así que no vendría mal que se las rompiera el granizo y se las pagara el seguro. Ahí nomás contrató la póliza. La primavera venía inestable: lluvias, tormentas y amenazas de granizada. Un día el cielo se puso gris, cambió a oscuro y cada vez más negro. Las vacas y caballos nerviosos indicaban que se venía algo feo. ¡Deben ser piedras! - gritó una vecina que corría arreando las gallinas para el galpón. Otro vecino, hacha en mano, comenzó con los rituales secretos para “cortar” la tormenta. El vierto viró del Oeste y empezó a empujar el nubarrón. Sopló cada vez más intenso mientras los eucaliptos se inclinaban peligrosamente. Y se vino la pedrea nomás. Un minuto, dos, tres que parecían interminables, y luego el chaparrón. Por poco nomás los galpones del Chueco se salvaron. La manga pasó a un costado. En el boliche todos comentaban los daños que había provocado el fenómeno. - ¡Dejó el tendal!, comentó un vecino. Un maizal por allá machucado, los zapallos con cicatrices que llevarían hasta su maduración, y los

galpones con sus chapas hechas trizas. El Chueco escuchaba nomás. Evitó que le preguntaran por los daños de sus galpones. Escuchaba que varios vecinos iban a reclamar al seguro. Al día siguiente, bien temprano, se subió a la chata (la Chevrolet modelo 28) y partió al pueblo. Casi se empantana al pasar por una alcantarilla pero zafó. Llegó hasta el seguro y explicó lo que le había pasado a su galpón. - ¡Todo agujereado! les dice con insistencia. - Va a tener que esperar que mandemos al inspector. Tenemos cientos de galpones dañados - le responde el empleado. Ansioso el hombre estuvo esperando la inspección. Un día, dos, tres. Al fin vino el señor del seguro. - ¡Mire como quedó, como si hubiera venido una guerra! - le explica el Chueco acompañando sus palabra con ademanes vehementes. El inspector recorre, observa por arriba, entra y mira hacia el techo salpicado como un cielo nocturno estrellado. - Raro, todo muy raro, masculla. - ¿Qué es raro? - pregunta el avicultor. - Raro el rumbo del granizo ¿cómo pudo haber provocado esos agujeros? - ¡Es que había un viento bárbaro! - Tan bárbaro que desafió la ley de la gravedad – responde el inspector irónico. El Chueco recordó lo que le había dicho su mujer: Tenés que subirte al techo para hacer los agujeros. El granizo siempre “cae para abajo”

humordeyapa

RAMOS GENERALES 34


charlasdeboliche Como en los antiguos almacenes, invitamos a los parroquianos lectores de RAMOS GENERALES a entablar una amable charla para expresar sus comentarios, opiniones y aportes. Con alegría celebro la aparición de Ramos Generales, fuente de nuestra historia donde podemos beber los que la amamos. (Julio Blanche, La Paz, Entre Ríos)

Creo que "El Patroncito" de Quirós se encuentra en el Museo Rosa Galisteo de Santa Fe. (Clotilde Gianello, Santa Fe)

Gracias Rubén por compartir conmigo buena lectura! Iré leyendo y te haré mis comentarios. Te agradezco y te mando un abrazo Balcánico. (Bernd Sander, Podgorica, Montenegro)

Mis felicitaciones!!!! Desde Villa Paranacito el sur del sur, cariñosamente. (Silvia Mahl de Sosa) Muchas gracias por el envío, ¡hermosa revista! Empecé a leer el artículo sobre el Pancho y es necesario! (Mónica Borgogno, Oro Verde, Entre Ríos) Muchas gracias por el envío. La leeré con detenimiento porque hay muchos trabajos que me interesan.

contribuir con la cultura siempre. (Jaquelín Barrera, La Rioja)

Muchas gracias por el envío Revista. Me gustó mucho el diseño y presentación. Felicitaciones por el emprendimiento. (Mario Ramírez, Neuquén)

Una joven lectora de la revista

Muy buena iniciativa. FELICITACIONES!!! (César Baudino, Paraná, Entre Ríos) Felicitaciones Gracias por

la solapa a la hora de la siesta

Los lunes a las 14.50, micro de Mientras tanto radio por 100.3 Radio UNER Paraná y por internet en https://siruner.uner.edu.ar/

Regale un libro

$ 400

El presente que perdura RAMOS GENERALES 35


milpalabras Feetlot, Entre RĂ­os, Argentina

Profile for bourlotruben

Ramos Generales N° 2 - Verano 2019  

Revista digital, de aparición trimestral, publica contenidos de interés permanente sobre diversos aspectos de la realidad de Entre Ríos, la...

Ramos Generales N° 2 - Verano 2019  

Revista digital, de aparición trimestral, publica contenidos de interés permanente sobre diversos aspectos de la realidad de Entre Ríos, la...

Advertisement