Page 24

Desierto de Arizona A mi tío

Esta es la historia de un inmigrante para quien el sueño americano se

convirtió en pesadilla. Es la historia de mi tío y de mis primos, quienes tenían la ilusión de venir a Estados Unidos a ganar billetes verdes, como decían ellos.

Pasó en el año de 1970 en el desierto de Arizona, cuando mi tío y sus

tres sobrinos cruzaron por este desierto. Los rancheros de ese lugar ponían trampas para los animales. En una de esas trampas cayó mi tío. Mis primos no hallaban como sacarlo y como pudieron entre los tres le quitaron la trampa. El pie de mi tío quedó sangrando. Apenas podía caminar, pero tenían que seguir avanzando. Entre los tres le ayudaron y así llegaron al primer rancho. Había trabajo sólo para una persona. Mi tío tuvo que hacer mucho esfuerzo para que no le notaran nada. Le dieron el trabajo, y así mi tío se quedó trabajando ahí porque ya no podía seguir caminando. Mis primos le dijeron que en ocho días volverían por él, que se iban a conseguir un trabajo en el siguiente rancho. Así fue, pasaron ocho días y volvieron. Ya no lo encontraron. El ranchero que lo contrató dijo que mi tío se había ido al otro día y que eso era todo lo que sabía. Mis primos lo buscaron durante un mes en los ranchos cercanos. No lo encontraron. Tuvieron que volver al pueblo en donde nacieron a darnos la triste noticia. Sobre todo fue difícil decirles a la esposa y a los hijos. Hubo mucho llanto. Mis otros tíos no podían hacer nada porque no tenían pasaporte para venir a Estados Unidos a buscarlo. Fueron a diferentes estaciones de radio para que les ayudaran. Fueron al canal 5, que era el único que se veía en mi pueblo y llevaron fotos para mostrarlas al público.

En ese tiempo estaban encontrando muchos cadáveres semienterrados

en el desierto de Arizona. No sabemos si mi tío fue uno de ellos. Nunca se pudieron identificar. Han pasado 35 años y no hemos vuelto a saber nada de él. Mi tía y sus hijos todavía sueñan con el día en que han de volver a verlo. OLIVIA CHACÓN

23

Memorias del Silencio  

Vol. 1 Brought to you by: BorderSenses.com