Issuu on Google+

Clases de aditivos de morteros

Los aditivos para hormigón son productos, distintos del agua, los cuales se añaden a la mezcla de hormigón fresco antes o a lo largo de su amasado con la intención de cambiar ciertas de sus propiedades, características o comportamiento. La proporción de aditivos no debe superar el 5 por ciento en peso del cemento y su designación estará de acuerdo con lo indicado en la norma UNE EN 934-2:98, según EHE. Aparte del cemento, los áridos y el agua, los aditivos representan compuestos básicos del hormigón fresco. Adicionando pequeñas cantidades de aditivos superplastificantes (en cantidades inferiores al 1% en masa de cemento), al agua de amasado del hormigón, se pueden lograr cualidades mejoradas sobre los morteros y concretos, hasta tal punto que el empleo de estos aditivos, ha cambiado la tecnología del hormigón fundamentalmente en dos direcciones: en términos de la reducción de la relación agua/cemento la cual lleva consigo una mejora de las resistencias y durabilidad; en términos de manejabilidad y mejoras en las propiedades reológicas de los concretos. Los aditivos pueden ser pulverulentos, en pasta o bien líquidos y pueden variar el comportamiento a largo plazo del hormigón o su tiempo de fraguado. Los aditivos no deben contener cloruros, sulfitos, sulfuros u otros químicos los cuales puedan ocasionar o bien favorecer la corrosión de las armaduras. Los aditivos para hormigón fresco pueden ser de varias naturalezas reductores de agua (plastificantes), reductores de agua de alto efecto, retardadores del fraguado y aceleradores del fraguado. La norma ASTM 494 establece una clasificación de los aditivos para el hormigón según sean su función o bien funciones. Los aditivos son utilizados del mismo modo en productos de inyección adherentes, los cuales están constituidos por lechadas o bien morteros de cemento, con el propósito de incrementar la facilidad de su puesta en obra, minimizar la tendencia a la decantación, servir como aireante o bien con el fin de ocasionar una expansión controlada de la lechada. El fabricante ha de facilitar el certificado para avalar que el aditivo suministrado, añadido a la mezcla en las proporciones y circunstancias previstas, produzca los efectos deseados sin afectar al resto de propiedades del concreto ni represente ningún peligro para las armaduras, prestando atención a los aditivos que incluyen ión cloro, cuyo contenido está limitado en las distintas normativas. Los aditivos serán transportados y almacenados de manera que se huya de cualquier clase de contaminación, heladas, evaporación o deterioro que pueda afectar a sus características.


Los aditivos pulverulentos son almacenados en las mismas condiciones que los cementos mientras que, por su parte, los aditivos líquidos y los pulverulentos diluidos en agua se deben almacenar en depósitos aislados de las heladas y que dispongan de elementos agitadores para mantener los sólidos en suspensión. Los dosificadores para aditivos de las instalaciones de dosificación estarán diseñados y marcados de manera que se pueda medir con claridad la cantidad de aditivo que corresponde a 50 kilos de cemento. En Venezuela, los aditivos para hormigón han de cumplir con las normas Venezolanas COVENIN 356 y COVENIN 357, probados previamente en las condiciones reales de trabajo. Los aditivos incorporadores de aire necesitan ensayos antes de la construcción con el objetivo de determinar el contenido de aire, y ensayos de rutina durante la obra, para propósitos de control. Clases de aditivos para concreto y mortero, Clases de aditivos de hormigón


Clases de aditivos de morteros