Amor en una caja de cartón

Page 1




A mi padre que me ha regalado el buen humor, la mejor herramienta para ir por la vida P.S.B.

Para Pedro D. S. L.

© Textos: Pilar Serrano Burgos © Ilustraciones: David Sierra Listón © de esta edición: bookolia

Colección: Ilustrados 1.a edición: septiembre de 2018 ISBN: 9788494636264 Depósito legal: M-25265-2018 Impreso en UE Todos los derechos reservados Reserva de derechos de libros

Cualquier forma de reproducción, distribución, comunicación pública o transformación de esta obra solo puede ser realizada con la autorización de sus titulares, salvo excepción prevista por la ley. Diríjase a CEDRO (Centro Español de Derechos Reprográficos) si necesita fotocopiar o escanear algún fragmento de esta obra (www.conlicencia.com; 91 702 19 70 / 93 272 04 45).


Pilar Serrano Burgos David Sierra Listรณn



Una maĂąana un perro ladraba a un gato. Una maĂąana un gato maullaba a un perro.


Una maĂąana una mujer miraba mal al gato del vecino. Una maĂąana un hombre miraba mal al perro de la vecina.




Una maĂąana el vecino miraba mal a la vecina y la vecina al vecino. Una maĂąana el perro miraba mal al gato y el gato al perro. Y entonces... empezĂł a soplar el viento.


Una caja se elevรณ por los aires, subiรณ y bajรณ varias veces hasta que chocรณ contra el perro y lo atrapรณ. El perro ladraba.


La caja volaba. Cruzó la valla, se revolvió por el césped y atrapó al gato. El perro ladraba y el gato maullaba. La vecina seguía la caja por el jardín de su vecino.


La caja volaba y tragaba todo lo que encontraba. En la calle del Chocolate engullĂł a la abuela RosalĂ­a.


to a, a g l ritab e , ba ela g cino a r d u l ve a b l a ro , la a y e r e Ă­ El p ullaba corr ma ecina . a la v seguĂ­ les



e d o t s pue ba, n u Ăł ull ulla l g a n e m ollo , el gato ecĂ­a y e h C l le de ladraba na enloqu l a c En la El perro , la veci a s. flore ela gritab a. b u la ab la auxilia o vecin


En la calle de la China engullĂł un circo ambulante con trapecistas, payasos y algĂşn elefante. El perro ladraba, el gato maullaba, la abuela gritaba, el elefante barritaba, payasos y trapecistas reĂ­an. El vecino se desmayaba y la vecina lo socorrĂ­a.



En la calle Chirimoya engullĂł a malabaristas, mĂşsicos y un limpiabotas.


El perro ladraba, el gato maullaba, la abuela gritaba, el elefante barritaba, payasos y trapecistas reĂ­an, los mĂşsicos tocaban, los malabaristas tropezaban y el limpiabotas no entendĂ­a nada. La vecina sostenĂ­a al vecino que a emergencias llamaba.


El viento soplaba y la caja tragaba. A Matagacha y Bonache los pillĂł pasando un bache junto al kiosko de prensa, un vendedor de paĂąuelos y un bebĂŠ sin consuelo.


Lo que ocurría dentro de la caja ya nadie lo sabía. Y entonces... el viento cesó.