Issuu on Google+

BONPLANDIA Revista del Instituto de Botánica del Nordeste Tomo XIX

Número 1

2010

CONTENIDO The position of the African Wissadula rostrata in the predominantly Neotropical genus Wissadula. P. A. Fryxell.......................................... Plantas colorantes utilizadas por los Guaraníes de Misiones, Argentina. H. A. Keller.................................................................................... Phytolacca thyrsiflora (Phytolaccaceae) en la Argentina. H.A. Keller...... Nuevas especies de Pavonia sección Malvaviscoides (Malvaceae) de Minas Gerais, Brasil. A. Krapovickas................................................. Novelties in Grindelia (Asteraceae: Astereae) from South America. L. P. Deble & A. S. de Oliveira-Deble.................................................... Una nueva especie de Monvillea de la Argentina y la validez del género Monvillea (Cactaceae). R. Kiesling............................................... Oncidium hians (Orchidaceae), nueva especie para la flora de Argentina. M. Valebella & M. Sager............................................................... La naturalización del «níspero», Eriobotrya japonica (Rosaceae, Maloideae), en la Argentina. G. Delucchi & H.A. Keller........................ Malvaceae varia. A. Krapovickas...............................................................

5 11 27 31 47 59 65 71 79

NOTAS Las ilustraciones de la «Historia General y Natural de las Indias, Islas y Tierrafirme del mar Océano de Gonzalo Fernández de Oviedo y Valdéz». A. Krapovickas............................................................... Bonplandia: 50º Aniversario. S. Vázquez..................................................

91 97

INSTRUCCIONES PARA LOS AUTORES ............................................

101

Corrientes República Argentina


UNIVERSIDAD NACIONAL DEL NORDESTE Rector: Dr. Adolfo D. Torres FACULTAD DE CIENCIAS AGRARIAS Decana: Ing. Agr. MSc. Sara Vázquez CONSEJO NACIONAL DE INVESTIGACIONES CIENTÍFICAS Y TÉCNICAS Presidente: Dra. Marta Graciela Rovira INSTITUTO DE BOTÁNICA DEL NORDESTE UNNE-CONICET Director: Ing. Agr. Luis A. Mroginski

BONPLANDIA Bonplandia, es una publicación del Instituto de Botánica del Nordeste (UNNE-CONICET), abierta a artículos originales sobre taxonomía, anatomía, morfología, palinología, florística y otras áreas de la biología vegetal, referidos a todos los grupos de plantas y organismos relacionados (cianobacterias, algas, hongos y liquenes), tanto actuales como fósiles. Se edita un volumen anual con dos estregas semestrales, una en julio y otra en diciembre. Los manuscritos son sometidos a sistema de arbitraje antes de ser aceptados, mediante dos revisores externos. Las instrucciones a los autores se encuentran al final de cada número. Bonplandia es citado por: Academic Abstracts (EBSCO), Agricola (National Agricultural Library, USA), Directory of Open Access Journals (DOAJ), Fuente Académica (EBSCO), Index to American Botanical Literature, Latindex, Periódica, Plant Micromorphological Bibliographic Database (PMBD), Ulrich´s Periodicals Directory y The Kew Record for Taxonomic Literature. Los contenidos completos de la revista se encuentran disponibles en la página del instituto (http://ibone.unne.edu.ar) y en Fuente Académica (EBSCO). La correspondencia relacionada con asuntos editoriales debe ser enviada al Director: Instituto de Botánica del Nordeste, Casilla de Correo 209, 3400 Corrientes, Argentina. Correo electrónico: mdematteis@agr.unne.edu.ar

Instituto de Botánica del Nordeste Sargento Cabral 2131 3400 Corrientes - Rep. Argentina Tel.: (54 3783) 422006 / 427589 Fax: (54 3783) 427131


BONPLANDIA COMITÉ EDITORIAL Director Massimiliano Dematteis (Instituto de Botánica del Nordeste) Editores Asociados María Silvia Ferrucci (Instituto de Botánica del Nordeste) Lidia I. Ferraro (Instituto de Botánica del Nordeste) Yolanda Zalocar (Centro de Ecología Aplicada del Litoral) Comité de Asesores Editoriales Pastor Arenas, Etnobotánica (Centro de Estudios Farmacológicos y Botánicos, Buenos Aires, Argentina) Gabriel Bernardello, Biología Reproductiva (Instituto Multidisciplinario de Biología Vegetal, Córdoba, Argentina) Ortrud Monika Barth Schatzmayr, Palinología (Instituto Oswaldo Cruz, Rio de Janeiro, Brasil) Stephan G. Beck, Vegetación, Ecología (Herbario Nacional de Bolivia, La Paz, Bolivia) Paul A. Fryxell, Plantas Vasculates (University of Texas, Texas, U.S.A.) Beatriz G. Galati, Morfología, Anatomía (Universidad de Buenos Aires, Buenos Aires, Argentina) Roberto Kiesling, Plantas Vasculares (Instituto Argentino de Investigaciones de las Zonas Áridas, Mendoza, Argentina) Leslie Landrum, Plantas Vasculares (Arizona State University, Arizona, U.S.A.) Nora I. Maidana, Ficología (Universidad de Buenos Aires, Buenos Aires, Argentina) Sara Maldonado, Histología, Embriología (Universidad de Buenos Aires, Buenos Aires, Argentina) Marta Morbelli, Paleobotánica, Palinología (Universidad Nacional de La Plata, La Plata, Argentina) José Rubens Pirani, Plantas Vasculares (Universidad de São Paulo, São Paulo, Brasil) Mónica Ponce, Pteridología (Instituto de Botánica Darwinion, San Isidro, Argentina) Raúl Pozner, Embriología, Anatomía (Instituto de Botánica Darwinion, San Isidro, Argentina) Darién Prado, Ecología (Universidad Nacional de Rosario, Santa Fé, Argentina) Ghillean T. Prance, Ecología, Conservación (Darwin Initiative, United Kingdom) Mario Rajchenberg, Micología (Centro de Investigación y Extensión Forestal Andino Patagónica, Chubut, Argentina) Joel Shore, Genética, Evolución (York University, Toronto, Canada) Roberto Tortosa, Plantas Vasculares (Universidad de Buenos Aires, Buenos Aires, Argentina) Fernando Zuloaga, Plantas Vasculares (Instituto de Botánica Darwinion, San Isidro, Argentina) Editor Asistente María Cecilia Puigbó Instituto de Botánica del Nordeste Distribución y Suscripción Ilene E. Wichmann (Instituto de Botánica del Nordeste) Matías Nicolás Acuña (Instituto de Botánica del Nordeste)

ISSN 0524-0476


Composición y armado de la presente entrega María Cecilia Puigbó


BONPLANDIA 19(1): 5-10. 2010

THE POSITION OF THE AFRICAN WISSADULA ROSTRATA IN THE PREDOMINANTLY NEOTROPICAL GENUS WISSADULA PAUL A. FRYXELL1

Resumen. Fryxell, P. A. 2010. La posición de la especie africana Wissadula rostrata en el género predominantemente neotropical Wissadula. Bonplandia 19(1): 5-10. ISSN: 0524-0476. La especie africana Wissadula rostrata (Schumach. & Thonn.) Pl. ex Hook. a veces se reconoce en rango específico y a veces en rango de variedad adentro de W. amplissima (L.) R.E. Fr. o de W. hernandioides (L’Hér.) Garcke, ambas especies americanas. Aquí se señala que W. rostrata tiene más afinidad con W. parviflora (A.St.-Hil.) R.E.Fr. de Sudamérica, y se concluye que merece reconocimiento en rango específico. Palabras clave: Malvaceae, identidad, posición taxonómica. Abstract. Fryxell, P. A. 2010. The position of the African Wissadula rostrata in the predominantly Neotropical genus Wissadula. Bonplandia 19(1): 5-10. ISSN: 0524-0476. The African species Wissadula rostrata (Schumach. & Thonn.) Pl. ex Hook. has sometimes been recognized in specific rank and sometimes in varietal rank within either W. amplissima (L.) R.E. Fr. or W. hernandioides (L’Hér.) Garcke, both from the Americas. It is here noted that W. rostrata has greater affinity with the South American W. parviflora (A.St.-Hil.) R.E.Fr., and it is concluded that it merits recognition in specific rank. Key-words: Malvaceae, identity, taxonomic position.

The genus Wissadula Medik. is predominantly Neotropical but has a few representatives in the Old World. The Old World representatives include two neotropical species (Borssum Waalkes, 1966) that are generally found sporadically in botanical gardens or as escapes from cultivation [W. contracta (Link) R.E. Fr. and W. periplocifolia (L.) Presl ex Thwaites] and one species [W. rostrata (Schumach. & Thonn.) Pl. ex Hook.] that is widely distributed in and indigenous to Africa and Madagascar. There has been little general agreement on how to interpret this African species. Some have treated it as a distinct species (e.g., Masters, 1868; Exell, 1961; Hauman, 1963; Merxmüller, 1964; Krapovickas, 1996). Others have treated it as a variety of 1

W. amplissima (L.) R.E. Fr. (e.g., Fries, 1908; Exell & Mendonça, 1937; Andrews, 1952) or of W. hernandioides (L’Hér.) Garcke (Ulbrich & Fries, 1914). Still others have considered it synonymous with one or both of these two Neotropical species (e.g., Garcke, 1890; Baker, 1893; Standley & Steyermark, 1949; Hochreutiner, 1955; Fryxell, 1988). Moreover, Fries (1908) confounded the identity and distributions of the two American species W. amplissima and W. hernandioides, as a result of which they have been confused in much of the subsequent literature. This confusion was cleared up by a careful comparison of types by Krapovickas (1996), who incidentally recognized W. rostrata as distinct from other species.

Rancho Santa Ana Botanic Garden, 1500 N. College Avenue, Claremont, California 91711, U.S.A. E-mail: pfryxell@mail.utexas.edu

5


BONPLANDIA 19(1). 2010

Baker (1893) presented a list of synonyms of Wissadula rostrata, many of which are unlike that species, but including Abutilon parviflorum A.St.-Hil. [= Wissadula parviflora (A.St.-Hil.) R.E. Fr.] from South America. Baker’s suggestion has not been noted by other students of Wissadula, but it apparently indicates an alliance between W. rostrata and W. parviflora. As its name suggests, W. rostrata is notable and different from most other species of Wissadula in having a prominent rostrum or spine at the apex of each mericarp of the fruit (This spine becomes two spines per mericarp as a result of dehiscence of the mature mericarp). Similar spines are found in W. parviflora from South America, whereas the mericarps of W. hernandioides and W. amplissima are better described as apiculate (see Fig. 1). The key provided by Krapovickas (1996) to compare and distinguish among several species of Wissadula, did not include W. parviflora in the comparison. The purpose of the present study is to compare these species to discover how similar or dissimilar they are and to draw appropriate conclusions concerning their taxonomic relationships. The two species principally under discussion here may be cited as follows. The information presented in Table 1 on these two

species is based on the specimens cited in Appendix I. Wissadula parviflora (A.St.-Hil.) R.E.Fr. Fries, R. E., Kongl. Svenska Vetensk. Acad. Handl. 43 (4): 46. 1908. Abutilon parviflorum A.St.-Hil., Fl. Bras. Merid. 1: 201. 1827.

Wissadula rostrata (Schumach. & Thonn.) Planch. Planchon, J. E., in Hook., Niger Fl. 229. 1849. Sida rostrata Schumach. & Thonn., Beskr. Guin. Pl. 306. 1827. Wissadula amplissima (L.) R.E. Fries var. rostrata (Schumach. & Thonn.) R.E.Fr., Kongl. Svenska Vetensk. Acad. Handl. 43 (4): 51. 1908. Wissadula hernandioides (L’Hér.) Garcke var. rostrata (Schumach. & Thonn.) R.E.Fr., Wiss. Erg. Schwed. Rhod.-Kongo Exped. 1: 143. 1914. Discussion

It is evident from a comparison of the fruits of the four species in Fig. 1 that Wissadula rostrata has greater affinity with W. parviflora than with either W. amplissima or W. her-

Table 1. Comparison of four species of Wissadula.

Character

W. hernandioides

W. amplissima

W. rostrata

W. parviflora

Pubescence of stems

minutely stellate

long-pilose

minutely stellate minutely stellate

Mericarp length (mm)

6-8

7-9

9-11

12-15

Spine length of frt. (mm) 0.5-1 1-1.5 Pubescence of distal end of stipitate-stellate hairs long-pilose, petioles hairs 1-2 mm

1.5-2 3-4 densely densely pubescent, hairs pubescent, hairs 0.5-1 mm less than 0.5 mm

Calyx length (mm)

3-4

2-3

3-5

2-3

Midrib of calyx lobes

obscure

obscure

prominent

obscure

Distribution

United States, West Indies, Mexico, West Indies, Central and Central and South South America America

Africa, Madagascar

Brazil, Argentina




P. A. Fryxell, The position of the African Wissadula rostrata

Fig. 1. Mature fruits of four species of Wissadula. W. hernandioides (Harris 11949), W. amplissima (Atha & Zanoni 795), W. parviflora (Hatschbach 24070), W. rostrata (Reekmans 10553).

nandioides. To reduce W. rostrata to varietal rank under either of the latter two species is therefore misleading concerning its affinities within the genus. That leaves two alternatives as to its position:

nonymy within W. rostrata (Baker, 1893), his choice favors priority for W. rostrata and must be followed according to the International Code of Botanical Nomenclature. No one has ever suggested reducing W. parviflora to infraspecific rank within W. rostrata, so far as I am aware, and I do not suggest it now. Rather, I believe the two species are sufficiently distinct to recognize in specific rank. They differ in various morphological characters, as seen in Table 1. The amount of this difference is consonant with the differences

(1) Wissadula rostrata and W. parviflora could be recognized as distinct species, or, (2) W. parviflora could be reduced to infraspecific rank within W. rostrata.

Since both names have basionyms dating from 1827, neither has priority, but since Baker reduced Abutilon parviflorum to sy-




BONPLANDIA 19(1). 2010

generally recognized in specific rank among other species of Wissadula. The two species are completely allopatric (occurring on different continents), with W. rostrata found widely in Africa and in Madagascar, and W. parviflora found exclusively in South America, in Brazil (Minas Gerais, Paraná, Rio Grande do Sul, São Paulo) and Argentina (Misiones).

FRIES, R. E. 1908. Entwurf einer Monographie der Gattungen Wissadula und Pseudabutilon. Kongl. Svenska Vetensk. Acad. Handl. 43 (4): 1-114 + 10 plates. FRYXELL, P. A. 1988. Malvaceae of Mexico. Syst. Bot. Monogr. 25: 1-522. GARCKE, A. 1890. Wie viel Arten von Wissadula gibt es? Zeitschr. Naturwiss. 63: 113-124. HOCHREUTINER, B. P. G. 1955. Famille 129e Malvacees. Flore de Madagascar et des Comores. Paris. KRAPOVICKAS, A. 1996. La identidad de Wissadula amplissima (Malvaceae). Bonplandia (Corrientes) 9: 89-94. MASTERS, M. 1868. Malvaceae. In: D. Oliver, Flora of tropical Africa 1: 175-212. MERXMÜLLER, H. 1969. Malvaceae. In: Prodromus einer Flora von Südwestafrika 82: 1-32. STANDLEY, P. C. & J. A. STEYERMARK. 1949. Malvaceae. Flora of Guatemala. Fieldiana, Bot. Ser. 24(6): 324-386. ULBRICH, E. & R. E. FRIES. 1914. Malvaceae. In: Wissenschaftliche Ergebnisse der Schwedische Rhodesia-Kongo Expedition 1: 143-146.

Bibliography ANDREWS, F. W. 1952. Malvaceae. In: The flowering plants of the Anglo-Egyptian Sudan. 2: 10-43. BAKER, E. G. 1893. Wissadula. In: Synopsis of species and genera of Malveae. J. Bot. (London) 31: 69-71. BORSSUM WAALKES, J. VAN. 1966. Malesian Malvaceae revised. Blumea 14: 1-213. EXELL, A. W. 1961. Wissadula. In: A.W. Exell & H. Wild. 1961. Flora Zambesiaca 1 (2): 499-501. —— & F. A. MENDONÇA. 1937. Malvaceae. In: L. W. Carrisso. Conspectus Florae Angolensis 1: 146-184.

Original recibido el 30 de octubre de 2009; aceptado el 3 de diciembre de 2009.




P. A. Fryxell, The position of the African Wissadula rostrata

Appendix I

gui-Bangoran, 8°30’N, 21°20’E, 640 m, 15 Oct 1989, D.J. Harris & al. 2066 (MO). Congo. Prov. Leopoldville, Terr. Seko-Banza, Kimwanda, 13 Apr 1960, P. Compère 1965 (S). ETHIOPIA. Gamu-Gofa Region: Arba Minch, 6°3’N, 37°37’E, 1250 m, 30 Aug 1975, M.G. Gilbert & al. 290 (MO); Arba-Minch, 1000—1500 ft, 14 Apr 1972, J.W. Ash 1614 (MO). FRENCH GUINEA. Nzerekere, 11 Oct 1957, J.T. Baldwin, Jr. 9738 (MO). Gabon. Ca. 25 km S of Doussala, 2°30’S, 10°37’E, 17 Apr 1987, J.M. Rietsma & al. 3308 (MO, NY, RSA). GHANA. Anumele village, Achimnolta, 12 Mar 1954, S.K. Bada 25403 (K). GOLD COAST. 4 mi from Gonokrom, 24 Dec 1954, C.D. Adams 2992 (K); Cadbury Hall, Kuman, 18 Nov 1950, K.O. Darko 637 (MO). IVORY COAST. Beuna Natl. Park, 50 km S of Ounge –Fitini, 28 Jan 1964, R.A.A. Oldeman 890 (K). KENYA. Distr. West Pokot: Kainak, 1°46’N, 35°29’E, 832 m, 12 Sep 2005, J.M. Mussya & al. 52005023 (K). MALAWI. No. Humphi Distr.: Lura escarpment, 29 mi S of Chillumba, 700 m, 27 Apr 1975, J. Pawek 9602 (K, MO, UC). Mozambique. Mossurise Distr., Manica & Sofala Prov., 1700 ft., 16 Aug 1961, N.C. Chase 7517 (NY, S); Murrupa, Luwire, 12°13.93’S, 38°0.64’E, 300 m, 16 Jun 2003, J.S. Golding & al. 107 (K). NIGERIA. Benin: Distr. Iyekasela Ughoten village, 20 Jan 1961, B.O. Daramola& J.A. Emwieybon 32780 (K). NORTHERN NIGERIA. Kontagora, 1 Dec 1905, J.N. Dalziel 123 (K). Matgoro, Oct 1930, A.S. Thornwill 122 (K). NORTHERN RHODESIA. Broken Hill, 16 Aug 1964, J.M. Mutimushi 923 (K); Maala: 20 Mi E of Namwala, 3300 ft, 24 Apr 1954 E.A. Robinson 733 (K). Nubia. Ad pagum Cordofanum, 4 Dec 1839, Kotschy 286 (S). SENEGAL. Sine Saloum: Delta de Saloum Natl. Park, 13°40’ _, 16°30’W, 40 m, 10-21 Oct 1991, A. M. Lykke & al. 700 (NY). Tambacounda, Parc National du Niokoba, 13°4’N, 12°43’W, 80 m, 21 Oct 1993, J.E. Madsen & S. Taore 2617 (AAU, MO).

Specimens examined of Wissadula parviflora (A.St.-Hil.) R.E.Fr.: ARGENTINA. Misiones: Posadas Bonpland, 6 Jan 1908, E.L. Ekman 159 (MO, NY, S); Dep. Eldorado, T.M. Pedersen 15790 (CTES, S), S. Tressens & al. 4914 (CTES); Dept. Iguazú, 25°41’S, 54°12’W, 120 m, 22 Apr 1997, O. Morrone & al. 2015 (MO, SI). BRAZIL. Minas Gerais: Caldas 1845, J. F. Widgren 521 (S-4), Caldas, 1845, J. F. Widgren 522 (S-2), Caldas, 1845, J. F. Widgren 524 (S), Caldas, May 1854, C. A. Lindberg 296a (S), Caldas, [various dates], A.F. Regnell I-22 (S-4), Caldas, 20 Oct 1873, H. Mosén 411 (S), Caldas, Pedra Branca, 24 Jan 1980, A. Krapovickas & C. L. Cristóbal 35471 (CTES, NY). Paraná: Porto Vitória, 8 Jan 1985, A. Krapovickas & C.L. Cristóbal 39593 (CTES, NY); Castro. Rio Pitangui, 12 Apr 1966, G. Hatschbach 14217 (CTES, NY); Capão Grande, 1 Mar 1904, P. Dusén 3955 (S-2); Capão Bonito, 15 May 1914, P. Dusén 15041 (S); Ponta Grossa, 6 Mar 1910, P. Dusén 9507 (S); Jaguarahyva, 15 May 1914, G. Jönsson 355a (S); Mun. Rio Branco do Sul, Quebrada Funda, 31 Mar 1970, G. Hatschbach 24070 (NY, S); Parque Iguazú, Oliveira 248 (CTES, NY). Rio Grande do Sul: Palmeira, 12 Feb 1951, B. Rambo 49994 (S). São Paulo: inter Rio Jaguaty et Laguna de Caracol, 25 Mar 1874, H. Mosén 1120 (S). Mun. de Campinas, Faz. Santa Genebra, 9 Sep 1982, M. Sazima 14186 (NY). Specimens examined of Wissadula rostrata (Schum. & Thonn.) Pl. in Hook.: ANGOLA. Distr. N. Riquimba: Mashi River, 3400 ft, 12 Aug 1952, L.E. Codd 7541 (K). Burkina Faso. Reg. Boulgou, SE of Tenkodogo, 11°44’N, 0°19’W, 300 m, 28 Sep 1996, J.E. Madsen 5879 (NY, MO, S). Burundi. Ruyigi: Kabanga (Mosso), 3°40’S, 30°25’E, 1150 m, 6 Jun 1981, M. Reekmans 10553 (MO, S). Bubanza: Plaine Rusizi, 3°10’S, 29°18’W, 850 m, 12 May 1982, M. Reekmans 11169 (MO, S). Cameroon. Yaunde Station, 800 m, 18901894, Zenker & Staudt 551 (S-2); Soulédé, 800 m, 18 Oct 1955, A. Saxer 532 (G, K). CENTRALl AFRICAN REPUBLIC. Bamin


BONPLANDIA 19(1). 2010

SIERRA LEONE. Port Jokal, 1 Dec 1914, N.W. Thomas 5852 (K). SOUTHERN RHODESIA. Karibe Distr.: Karibe, 2500 ft, May 1960, B. Goldsmnith 120/60 (MO). Nuanetsu Distr.: near Malipata, 2 May 1961, R.B. Drummond& R. Rutherford-Smith 7681 (K). SUDAN. Darfur: between Gukda and Nyuringya, 1550’1600 m, 3 Jan 1934, J.E. Dandy 69 (BM, MO). Tanzania. Mwanza: coiast of Lake Victoria, 4000 ft, 30 May 1937, B.D. Burtt 6544 (K). Kigoma: Kakombe, 8 Jul 1959, J. Newbould & R.M. Harley 4238 (K, MO). Lindi: Kilwa Distr. 7 km NE of Litwi Village, ca. 2.5 km E of Mpamanda Ridge, 9°4’18"S, 39°9’45"E, 100 m, 16 Nov 2005, C.J. Kayombo & al. 5240 (MO, TEX); Bezirk Lindi, 460 m, 20 May1934, H.J. Schlieben 5494 (S); Bezirk Mahenge, Sali, 900 m, 7 Jun 1932, H.J. Schlieben 2266 (S); Rukwa, Mpanda Distr., 6°55’33"S, 31°13’32"E, 910 m, 24 Apr 2002, N.A. Mwangulango 807 (S). Morogoro: Milawilila

Forest Reserve, 6°59’S, 37°45’E, 250 m, 21 Aug 2000, B. Mhoro 383 (K, MO). TOGO. Dapaong: 30 km N Dapaong, 8 Sep 1976, H. Ern & al. 324 (B, K); Östlich Atakpamé nach Atchinedji, 20 Sep 1973, P. Hiepko& W. Schultze 314 (B, MO). Regione Maritime: LoméCacaveli, 4 Oct 1977, H. Ern & al. 1074 (B, K). TRANSVAAL. Zoutpangsberg, Kruger Natl. Park, 4 mi NW of Punda Maria, 1600 ft, 15 Aug 1949, L.E. Codd 5343 (K). UGANDA. Q. Elizabeth Park, Ntungwe River, 2995 ft, 11 May 1961, Y.E. Symes 683 (K); Kibanda Masindi, 1°40’N, 32°5’E, 1050 m, 15 Oct 2002, P.K. Rwaburindore 5359 (MO). UPPER VOLTA. W of Banfora, 10°40’N, 5°0’W, 4 Oct 1967, C. Geerling & J. Bokdam 1154 (MO, WAG). ZAMBIA. Mpika Distr.: Luangwa Game Reserve, 1 May 1965, B.L. Mitchell 2762 (K); Copperbelt, Ndola Rural Distr., 13°29’50"S, 27°55’27"E, 1230 m, 1 May 1994, D.K. Harder & H.H. Schmidt 3014 (MO).

10


BONPLANDIA 19(1): 11-25. 2010

PLANTAS COLORANTES UTILIZADAS POR LOS GUARANÍES DE MISIONES, ARGENTINA HÉCTOR A. KELLER1

Summary: Keller, H. A. 2010. Colorant plants used by Guaranis of Misiones, Argentina. Bonplandia 19(1): 11-25. ISSN: 0524-0476. A study about natural resources used by Guaranis of Misiones Province as colorants is presented here. These resources are considered according to different aims of applications and classified in handicraft colorants, corporal dyes and tints for cloths. Several kinds of plants applications registered here at present are unusual. Techniques of acquire colorants and species employed are detailed, moreover some common designers used for body paint and baskets are described. Key words: pigments, plant species, Ethnobotany, Mbya, Ava Chiripa.

Resumen: Keller, H. A. 2010. Plantas colorantes utilizadas por los Guaraníes de Misiones, Argentina. Bonplandia 19(1): 11-25. ISSN: 0524-0476. Se presenta un estudio de los recursos vegetales colorantes utilizados por los guaraníes de Misiones, estos se abordan de acuerdo a los diferentes ámbitos de aplicación clasificándolos en colorantes para artesanías, pinturas corporales y tinturas para telas. Muchas de las aplicaciones que se registran aquí ya nos son usuales en la actualidad. Además de detallar las técnicas de obtención y las especies empleadas, se describen algunos de los diseños básicos empleados en pinturas corporales y cestería. Palabras clave: pigmentos, especies vegetales, Etnobotánica, Mbya, Ava Chiripa.

pos prehistóricos hasta la mitad del siglo XIX, el teñido fue hecho con colorantes naturales (Lock Sing de Ugaz, 1997). Con el paso de los años la tradición ancestral de teñir y colorear se ha debilitado. No sólo se ha perdido el uso de algunos recursos naturales con propiedades colorantes, sino también las técnicas o procedimientos de tinción (Flores & Ling, 1990). En la actualidad los colorantes sintéticos han remplazado a la mayor parte de los naturales; sin embargo, se avizoran iniciativas que tienden de revalorizar los tintes tradicionales,

Introducción

El hombre desde sus inicios utilizó tinturas vegetales para colorear diversas partes de su cuerpo, y tan pronto como se vistió, fue inevitable que tratara de aliviar la monotonía de su aspecto decorando la ropa con algún color (Baker, 1968). Asimismo, los colores han trascendido la esfera del esteticismo corporal y en la cultura oral de muchas sociedades se pone de relieve la importancia simbólica de los mismos (Classen, 1993). Desde los tiem1

Facultad de Ciencias Forestales, Universidad Nacional de Misiones. Instituto de Botánica del Nordeste, Casilla de Correo 209, 3400 Corrientes, Argentina.

11


BONPLANDIA 19(1). 2010

como es el caso de un grupo de artesanas de Los Toldos, provincia de Salta (Fabbio, Hilgert & Lambaré, 2009). En algunos sitios de Europa se ha tomado la iniciativa de utilizar nuevamente tinturas tradicionales, debido a altos niveles de polución ambiental que causan los colorantes sintéticos (Lewington, 2003). Entre los pigmentos que la naturaleza ha ofrecido a las diferentes culturas del planeta, las plantas han ocupado y ocupan un lugar destacado, ofreciendo una gran diversidad de especies colorantes. El catálogo de plantas vasculares de Misiones (www.darwin.edu.ar), permite estimar que la flora vascular de la provincia sobrepasa las 3000 especies. Muchos de estos taxones constituyen recursos que son o que podrían ser útiles para sus habitantes. La recolección de ejemplares de herbario en la actualidad incorpora a esta lista especies nuevas y nuevos registros para la flora local, los que gradualmente amplían el potencial de utilización de la vegetación, más aun considerando que muchos de estos registros refieren a plantas con usos múltiples (Keller, 2009a; Keller & Tressens, 2007, 2008; Rodríguez & al., 2009). Los guaraníes habitan la provincia desde hace al menos 1200 años (Poujade, 1995), y han aprendido a utilizar los recursos florísticos que ofrecen los ecosistemas presentes en ella, selvas, humedales y campos naturales. Las parcialidades Mbya y Ava Chiripá, habitan gran parte de la región oriental del Paraguay, la provincia de Misiones en Argentina y el Sureste de Brasil, concordando con el área de distribución del Bosque Atlántico del Alto Paraná. Al igual que la mayor parte de los grupos pertenecientes al tronco lingüístico TupíGuaraní, estas parcialidades han desarrollado modos de subsistencia vinculados a la agricultura de roza y quema, cultivando una amplia diversidad de especies. En tiempos pretéritos, el complemento de proteínas se obtenía en su mayor parte de la caza y la pesca, pero actualmente la fauna ya no es tan abundante como para abastecer a las comunidades. La opresión causada por la sociedad global los ha obligado a adoptar otras modalidades de obtención de recursos, entre ellas el empleo transitorio, la comerciali­zación de manufacturas artesanales y plantas ornamentales y la filiación a progra-

mas ó proyectos de desarrollo. Los recursos aplicados en el ámbito de las actividades tradicionales, incluyendo el uso de colorantes han menguado debido al abandono de ciertas prácticas e indumentarias, pero algunas técnicas se han mantenido y han recobrado vigor mediante las nuevas estrategias de subsistencia, tales como la confección de artesanías. El uso de especies vegetales por parte de estos grupos constituye un tema que ha sido tratado específicamente en varias publicaciones relativas a la Etnobotánica (Crivos et al., 2002; Gorosito Kramer, 1993; Keller, 2007, 2008a, 2009b, Keller & Prance, 2008; Martinez Crovetto, 1968a, 1968b, 1980; Pochetino, 2007). En la presente contribución se aborda la categoría de uso relativa a las plantas capaces de brindar sustancias colorantes, las cuales han sido y son aprovechadas por ellos para llevar a cabo sus estrategias de subsistencia, constituyendo asimismo recursos también necesarios para desarrollar sus manifestaciones culturales tradicionales. Material y Métodos

El trabajo de campo que ha permitido obtener información sobre esta y otras categorías de importancia de las plantas que conocen los guaraníes de la provincia de Misiones, se ha iniciado en el año 1998 y continúa en el presente. Se han efectuado visitas de duración variable a una veintena de comunidades localizadas en los departamentos Eldorado, Montecarlo, San Pedro, Guaraní, Lib. Gral. San Martín, San Ignacio y Concepción. En todos los casos se han efectuado visitas previas para explicar a los representantes de cada una de ellas, los objetivos del trabajo de campo, y en lo posible, establecer sinergias con proyectos o programas con los que ellos eventualmente se encuentren involucrados. Se han entrevistado a alrededor de cien informantes, de ambos sexos, diferentes edades, ocupaciones y posiciones dentro de la estructura comunitaria. El largo tiempo invertido en las campañas ha permitido aplicar diversas técnicas inherentes a los abordajes etnográficos, entrevistas estructuradas, semiestructuradas, observación participante y trabajos grupales. Al tratarse de 12


H. A. Keller, Plantas colorantes utilizadas por los Guaraníes

una categoría de uso que se ha erosionado intensamente bajo la presión que ejercen los materiales que se adquieren del mercado, se han efectuado numerosas consultas a los ancianos, se han propiciado charlas retrospectivas sobre las especies empleadas y se han llevado a cabo actividades prácticas demostrativas con el fin de recrear algunas de las técnicas que han quedado en el pasado. Se han recolectado ejemplares de herbario de las especies mencionadas, los mismos se hallan depositados en el herbario CTES, perteneciente al Instituto de Botánica del Nordeste (UNNE-CONICET) y el número de cada material de referencia se explicita en el apéndice.

de uso de plantas colorantes en las tres subcategorías que se tratan a continuación. Colorantes corporales A lo largo del trabajo de campo se han recolectado evidencias que permitieron determinar cuatro razones por las cuales los guaraníes de ambas parcialidades se pintan, o en el pasado se han pintado partes del cuerpo; estas son: cosmética empleada para atraer al sexo opuesto o poner en evidencia interés por el mismo, protección espiritual durante determinadas etapas del ciclo vital, procedimientos mágicos y aplicaciones terapéuticas medicinales. De acuerdo con testimonios recogidos en las comunidades, el uso de colorantes faciales de colores vivos, usados para atraer al sexo opuesto, pareciera haber sido patrimonio exclusivo de las mujeres, sin embargo en lo referente al tratamiento del cabello se han deslizado algunos comentarios sobre una aplicación actual que incluye a ambos sexos. La maceración de los brotes del bambú Merostachys clausseni Munro, en pocos minutos se ennegrece transformándose en una solución obscura. Esta es utilizada como enjuague capilar por los guaraníes que desean contrarrestar la decoloración causada por el paso del tiempo o por la exposición prolongada a los rayos solares. En la actualidad, la adquisición a bajo precio de tinturas para el pelo ha devenido en la proliferación de niños y jóvenes guaraníes ornamentados con mechones de cabello de colores vivos. En el pasado las mujeres se pintaban los pómulos para denotar su condición de soltera en edad reproductiva. Aunque esta práctica denominada «ojegua» en la actualidad ya casi se ha extinguido, ha sido posible registrar una gran diversidad de recursos naturales que han sido empleados. Los colores destinados a tal fin son variados, y el modo de obtención más frecuente consiste en masticar ó restregar entre los dedos el material pigmentante impregnado con saliva, a veces con el agregado de extractivos tales como cenizas de madera. Las anteras de la gramínea Paspalum regnellii Mez. (Fig. 1A) recolectadas en cantidad suficiente, ofrecen un color morado, similar al de los frutos

Resultados y Discusión

La lengua guaraní es escasa en lo que respecta a la clasificación cromática, sin embargo ellos reconocen una gran diversidad de recursos naturales capaces de ofrecer pigmentos destinados a múltiples propósitos. En el apéndice se listan un total de 69 especies vegetales relacionadas al objetivo de esta contribución, muchas de las mismas son proveedoras de pigmentos, en cambio otras conforman los ingredientes necesarios para la obtención de productos colorantes. En la actualidad los guaraníes emplean pigmentos naturales para pintarse el cuerpo en ocasiones especiales, pero es más frecuente el uso de los mismos para ornamentar manufacturas artesanales. La penetración de productos europeos eliminó tempranamente la producción autóctona del tejido y también de la cerámica, lo cual, como es de esperar, ha erosionado también las técnicas propias de la tintorería y de la ornamentación de cántaros. Sin embargo, ciertas prendas (adornos cefálicos y taparrabos) utilizadas hace no mucho tiempo por algunos líderes religiosos en ciertas ceremonias, ha permitido que se conserve en algunas personas el conocimiento sobre especies tintóreas usadas para colorear estos atuendos. La amplitud de aplicaciones de las especies mencionadas permite clasificar a la categoría 13


BONPLANDIA 19(1). 2010

Fig. 1. Plantas colorantes. A: anteras de Paspalum regnellii Mez (Poaceae). B: frutos de Phytolacca thyrsiflora Fenzl ex J. A. Schmidt (Phytolaccaceae). C: niña mbya con pintura facial de protección. D: frutos de Solanum americanum Mill. (Solanaceae). E: joven guaraní con hojas secas de Arrabidaea chica (Humb. & Bonpl.) Verl. (Bignoniaceae). F: tallos de bambú recién pintados. G: diseños que ornamentan las artesanías: «yarara» (I), «mbói chini» (II), «ñacanina» (III), «piraju ra)» (IV),∼ «tape pepo» (V), «tanambi pepo» (VI) «cadena» (VII) y «zanello» (VIII).

14


H. A. Keller, Plantas colorantes utilizadas por los Guaraníes

de la palmera Euterpe edulis Mart. Ciertas fitolacáceas con frutos jugosos ofrecen tintes de rápida aplicación, dos especies de Phytolacca L. (Fig. 1B) permiten colorear pómulos de rojo-violáceo, en tanto los frutos de Rivina humilis L. dan un color anaranjado similar a la tintura de yodo que se obtiene en el comercio como antiséptico. Los rojizos talos del liquen Cryptothecia rubrocincta (Ehrenb. Fr.) Thor (Arthoniaceae), liberan un color azul intenso luego de unos minutos de ser masticados. Las hojas de Hyptis althaefolia Pohl ex Benth. (Lamiaceae) y de Eupatorium caaguazuense Hieron. (Asteraceae), luego de unos instantes de esmerada fricción manual liberan una sustancia de color amarronada. En algunas aldeas se cultivan ejemplares de Morus alba L. (Moraceae) para dar sombra a los patios, las niñas guaraníes para divertirse suelen a veces pintarse las manos y el rostro con sus frutos morados. Los guaraníes emplean una gran cantidad de plantas como talismanes amorosos ó que forman parte de procedimientos mágicos para atraer al sexo opuesto (Martínez Crovetto, 1980). Se ha observado que la mayoría de las especies que se usan para este fin contienen sustancias aromáticas y/o colorantes. Por esta razón, aunque actualmente no todos los procedimientos de su aplicación aprovechen estas cualidades, es viable conjeturar que el uso de plantas para enamorar quizá se haya desarrollado a partir de una intención primigenia más vinculada a la cosmética y la perfumería que a los supuestos poderes mágicos de las especies. Como ejemplo se puede mencionar el testimonio de un joven informante quien ha referido el empleo de ramitas de Solanum hirtellum (Spreng.) Hassl. (Solanaceae) para atraer a las mujeres a su vivienda, el procedimiento que él recomienda consiste en colocar dicho material sobre un receptor de radio mientras se escucha música a todo volumen. Por otra parte y en referencia al uso de esta misma especie para enamorar a los hombres, una anciana expuso un procedimiento consistente en desmenuzar sus pequeños frutos para pintarse los pómulos, esta acción además de ofrecer un color morado libera una intensa fragancia. Informantes masculinos, sin saber dar detalles procedimentales explicaron el uso de ciertas especies de Pavo-

nia Cav. (Malvaceae) por parte de las mujeres que desean enamorar a sus pretendidos. Más tarde se pudo obtener información sobre este asunto, en la que se detalla el uso como colorante facial de los pétalos de estas plantas, los que restregados intensamente liberan un color amarillo. Un caso similar se presenta con las raíces anaranjadas o rojizas, o los frutos azules de especies de rubiáceas, que hoy en día se emplean en diversos procedimientos mágicos de seducción, muchas veces alejados de su función colorante original. Además del solvente acuoso que implica el empleo de la saliva, un anciano mencionó el uso del látex obtenido de ciertas especies de plantas trepadoras, el cual mezclado con aserrín de la madera colorida de ciertos árboles, permitía a las mujeres de piel más oscura obtener coloretes que contrastaban mejor con su tez. Entre estos árboles se ha mencionado a Cabralea canjerana (Vell.) Mart. (Meliaceae) con leño rojo obscuro; Maclura tinctoria (L.) Steud (Moraceae) con madera de color amarillo intenso; especies del género Prunus L. (Rosaceae) de color anaranjado. Martínez Crovetto (1968c) menciona el cultivo del árbol con frutos colorantes Bixa orellana L. (Bixaceae) en comunidades guaraníes de Misiones. Si bien esto no se ha observado en la actualidad, varios ancianos recuerdan esta especie, y en reiteradas ocasiones han solicitado la adquisición de semillas o plantas para cultivarlas nuevamente y poder ornamentar el rostro de los niños que se presentan a eventos sociales en los cuales despliegan sus canciones tradicionales. Algunos guaraníes inmigrantes que provienen del Paraguay, mencionan el empleo como colorante facial azul de los frutos de Genipa americana L. (Rubiaceae), no obstante en Misiones sólo se han hallado ejemplares cultivados. En las comunidades guaraníes más conservadoras, es aún frecuente observar niños con trazos oscuros pintados en el rostro, esta circunstancia se presenta cuando en el núcleo familiar de los mismos hay niños recién nacidos. Al mismo tiempo la madre se pinta líneas negras en los codos y las rodillas y el padre los tobillos. Estas pinturas negras son también usadas durante la etapa de iniciación de los jóvenes y están relacionadas con la protección 15


BONPLANDIA 19(1). 2010

del individuo ante el acecho de entidades sobrenaturales (por ejemplo espíritus de jaguares y duendes lascivos). Durante estas etapas del ciclo vital se toman además una gran cantidad de recaudos, tales como, la prohibición de la ingesta de carne, el enjuague diario con maceraciones aromáticas y la reclusión temporal. Es muy probable que estas prácticas preventivas hayan tenido su origen en tiempos pretéritos, cuando las circunstancias obligaban a ocultar a los más indefensos, tratar de hacerlos pasar desapercibidos ante los predadores naturales o las hordas acechantes de otras etnias. En estas ocasiones, la pintura corporal obscura pudo haber cumplido una función pragmática de camuflaje o encubrimiento, función que en la actualidad se halla asignada a prácticas más inherentes al plano espiritual. Las pinturas de protección se elaboran con propóleo de una especie de melipónido denominado «jate’i», mezclado con hojas carbonizadas y pulverizadas del bambú Chusquea ramosissima Lindm. El resultado es un pequeño cilindro de textura similar a la cerámica cruda llamado «ychy». Antes de ser usado se entibia un extremo del mismo aproximándolo al fuego hasta que se funde parcialmente, permitiendo de esta manera el trazado de figuras que se consolidan al instante, cuando el fluido obscuro se enfría y se solidifica, permitiendo una duración de varias semanas. Se han documentado diversos diseños de pinturas faciales entre los guaraníes, casi siempre asociándolos a la simple ornamentación (Ambrosetti, 1895; Hanke, 1995). En las aldeas visitadas, se han observado trazos simples en los pómulos (Fig. 1C), pero también los informantes han referido a otros diseños como «akuchi rai» (dientes del roedor agutí) consistente en dos líneas paralelas en cada pómulo que se aplicaban los hombres solteros. ∼ Se denomina «ojegua piriri» (ornamento punteado) a un diseño con cinco puntos dispuestos de manera circular. Las mujeres solteras enunciaban su condición mediante el diseño «araku pycha» (dedos del ave saracura) consiste en tres líneas radiales (similares a una huella de ave) ubicadas en cada pómulo más una cruz situada en la frente. El diseño «urukure’a» (una especie de búho), consiste en pintarse trazos semicirculares debajo de los ojos, a

modo de ojeras. Un círculo lleno entre los ojos es un diseño usado tradicionalmente por hombres que recibía la denominación de «uru repochy» (estiércol del ave uru). Ambrosetti (1895) menciona el hecho de que los diseños pintados en un pómulo siempre se replican en el otro; sin embargo un informante explicó que los hombres y mujeres casados, con el fin de manifestar su condición conyugal se pintaban solamente un lado de la cara. Las pinturas corporales también tienen diseños con fines terapéuticos, el mismo marcador «ychy» usado para la protección espiritual, también es empleado para extraer espinas incrustadas bajo la piel o para tratar el reumatismo o las afecciones articulares en general. Para tratar el sarampión, los guaraníes se valen de frutos de colores violáceos con cuyos epicarpios tiñen las erupciones de la piel que se suscitan durante esta enfermedad. Entre las especies proveedoras de estos frutos se ha mencionado a Ilex paraguariensis A.St.-Hil. (Aquifoliaceae); Sambucus australis Cham. & Schltdl. (Caprifoliaceae) y Solanum americanum Mill. (Solanaceae) (Fig. 1D). El empleo de sustancias colorantes también se aplica a procedimientos mágicos. Como ejemplo se puede citar el uso de frutos de especies del género Rubus (Rosaceae) con los cuales guaraníes se pintan los brazos antes de una jornada de caza, con el objetivo de ser más certeros en el lanzamiento de proyectiles (flechas, municiones, piedras, etc). Estas especies son denominadas «temby’aja» (dueño del acierto) por los Mbya, y «juka katu» (para matar) por los Ava Chiripa. Colorantes de artesanías y otras manufacturas Los guaraníes elaboran artesanías que ofrecen a la venta en las ciudades o en puestos de venta situados en las márgenes de rutas asfaltadas. Estas artesanías consisten en cestos, tapices, collares y tallas en madera. Un modo frecuente de colorear la cestería o los tapices consiste en alternar las bandas de las bambúseas usadas en el entretejido con cintas de corteza de las raíces de Philodendron bipinnatifidum Schott. ex Endl. (Araceae), que ofrecen un color pardo rojizo. Otras veces se 16


H. A. Keller, Plantas colorantes utilizadas por los Guaraníes

deja la capa superficial fotosintética de las bandas de bambú que se van a entretejer, para obtener diseños verde-pálidos sobre un fondo más claro. Sin embargo es más frecuente el empleo de una pintura rojiza elaborada fundamentalmente con corteza de Trichilia catigua A. Juss. (Meliaceae), la cual mediante raspado con machete es obtenida en forma de viruta. Estas astillas laminares se hierven utilizando cenizas de ciertas especies arbóreas, que permiten una mayor extracción del color y espesan la solución. El agregado del parénquima mucilaginoso de los tallos de ciertas especies de cactáceas, permite aglutinar el fluido y tornarlo más adherente. Algunos informantes refieren el empleo de cenizas de diferentes especies de árboles para que este colorante adquiera matices y tonalidades diferentes, las cenizas de especies de Prunus (Rosaceae) lo tornan amarillo, las de Vitex megapotamica (Spreng.) Moldenke (Verbenaceae) marrón obscuro. Se usan también cortezas de otras especies como sucedáneas o para obtener colores alternativos, la de Plinia rivularis (Cambess.) Rotman (Myrtaceae) y la de Fagara naranjillo (Griseb.) Engl., brindan una coloración verde oliva; la de Patagonula americana L. (Boraginaceae) dan un color marrón. Con las hojas de la trepadora Arrabidaea chica (Humb. & Bonpl.) Verl. (Bignoniaceae) disecadas al sol (Fig. 1E), es posible elaborar un colorante rojo-vinoso. Cuando desean ornamentar la cestería con diseños negros los guaraníes utilizan marcadores del propóleo de un melipónido, mezcladas con tallos u hojas carbonizadas de distintas especies, especialmente bambúes y especies leñosas de madera blanda como ser Nectandra megapotamica (Spreng.) Mez (Lauraceae); Sapium glandulosum (L.) Morong (Euphorbiaceae); Trema micrantha (L.) Blume (Celtidaceae); entre otras. El material de bambú que se va a colorear es raspado para eliminar una capa superficial fotosintética y áspera al tacto, luego es expuesto al aire por unos días hasta que se seque y entonces es pincelado con el fluido colorante. Muchas veces este procedimiento es llevado a cabo antes de la separación de las bandas que se van a entretejer, como puede apreciarse en la Fig. 1F.

Las figuras que decoran la cestería conforman diferentes diseños, algunos de los cuales en el pasado seguramente han adornado los cántaros y los atuendos tradicionales. En general las denominaciones de los diseños hacen referencia a su semejanza con elementos de la naturaleza. Entre los más comunes cabe mencionar los siguientes que se ilustran en la Fig. 1G: «yarara» (serpiente del género Bothrops); «mbói chini» (serpiente de cascabel); «ñacanina» (una culebra del género Mastigodryas); «piraju rai» (dientes del pez dorado); «tape pepo» (alas del milano tijereta); «tanambi pepo» (alas de mariposa). También han incorporado representaciones nuevas a partir de la observación de elementos∼ foráneos a su cul∼ tura; irónicamente estos diseños están vinculados a la explotación de la selva por parte de propietarios y compañías, los cual ha llevado a su hábitat natural casi al borde del exterminio. Estos diseños son «cadena» (usadas en las maquinarias forestales para arrastrar troncos) y «zanello» (una marca de moto-arrastradora forestal articulada). Los guaraníes labran figuras de animales y otras representaciones en maderas duras y blandas de diferentes especies arbóreas. Por lo general el modo de colorear estas artesanías consiste en quemar la superficie del leño empleando una varilla de hierro o un cuchillo al rojo vivo. Ocasionalmente labran los nudos cónicos presentes en la inserción de las ramas laterales de Araucaria angustifolia (Bertol.) Kuntze (Araucariaceae), este material leñoso contiene una resina de color rojo que fluye de la superficie que se calienta al fuego, lo que permite en pocos segundos barnizar de rojo traslúcido una pieza ya labrada. Tintorería Salvo muy raras excepciones relativas a aplicaciones ceremoniales, los guaraníes de Misiones ya no confeccionan géneros de ningún tipo. Hasta hace un par de décadas, líderes religiosos y políticos aún lucían bandas cefálicas, e inclusive taparrabos en ceremonias y reuniones entre comunidades. Las bandas cefálicas de los Ava Chiripá se elaboran con una tira de corteza de un árbol de la familia de las rutáceas, esta se tiñe con un extracto del 17


BONPLANDIA 19(1). 2010

liquen Cryptothecia rubrocincta (Ehrenb. Fr.) Thor (Arthoniaceae); y se adorna con plumas de tucanes y otras aves. Para teñir los atuendos los ancianos afirman que empleaban muchos de los colorantes mencionados para las pinturas corporales y para la cestería; destacan la combinación de cortezas y el agregado de cenizas que permitía obtener variaciones de matices. También se menciona el uso de pigmentos obtenidos a partir de frutos, coincidiendo estos con los de las especies antes mencionadas y también otros de especies de la familia Myrtaceae. En cuanto a la durabilidad del color de la tintura para telas, varios informantes coincidieron en que el que más resiste al desgaste es el obtenido de las hojas de Arrabidaea chica (Humb. & Bonpl.) Verl. (Bignoniaceae). Aunque no es frecuente en la actualidad, el transporte de pertenencias en bolsas de pieles ha sido documentado para los guaraníes (Metraux, 1948). Martínez Crovetto, en sus notas de campo inéditas registró para los Mbya de Misiones el uso de Maclura tinctoria (L.) Steud. (Moraceae) para colorear cueros de rojo y amarillo. Se ha entrevistado en Misiones a inmigrantes del Paraguay, mestizos entre criollos y guaraníes, ellos mencionan al «ysypo ju» (apoyante amarilla), como una hierba palustre cuyas raíces anaranjadas han sido utilizadas para colorear manufacturas textiles de amarillo obscuro y también para pigmentar la grasa bovina fundida. La literatura de Paraguay menciona bajo esta denominación a Escobedia grandiflora (L. f.) Kuntze (Scrophulariaceae) (Gonzáles Torres, 1991). La presencia de esta especie en Misiones, Argentina, no ha sido del todo confirmada debido a la inexactitud geográfica de las leyendas en los rótulos de colección de material de herbario (Rossow, 1983).

les que entre los guaraníes se ha erosionado tempranamente dentro de ciertas aplicaciones específicas (cosmética, tinturas para telas) y se ha adaptado, desarrollado y estabilizado para otras (artesanías, protección espiritual). Asimismo, se sugiere aquí que el uso pretérito de plantas en la cosmética amorosa de los guaraníes, pervive en la aplicación de las mismas especies como talismanes para atraer al sexo opuesto, aunque los procedimientos actuales no siempre involucren el usufructo de sus cualidades colorantes o aromatizantes. En trabajos precedentes se asocia la intención de las pinturas faciales guaraníes sólo a la ornamentación, en cambio los resultados expuestos en el acápite de colorantes corporales amplían las categorías de su empleo y permiten reflexionar sobre dos objetivos contrapuestos, el ocultamiento y la exhibición, en los cuales los colores empleados alcanzan una notoriedad simbólica muy definida y asociada a la actitud de una presa ante el predador. Los colores obscuros, asociados a la noche, son empleados para ocultar a las personas susceptibles al acecho de espíritus salvajes tales como jaguares y duendes lascivos; en cambio los colores vivos como el rojo y el morado, asociados a la carne y a la sangre, son usados para atraer. Otro hecho notable es la incorporación de los diseños nuevos en la ornamentación de artesanías, algunos de los cuales están asociados a las maquinarias que usan los «blancos» para efectuar la explotación comercial de la selva. Esto pone de manifiesto la capacidad de usufructuar circunstancias desfavorables. Finalmente cabe destacar que el intenso y prolongado trabajo de investigación en campo ha permitido documentar una gran diversidad de plantas y formas de uso para esta categoría, sin embargo muchos de los colorantes naturales y de las técnicas de coloración que se mencionan en la presente contribución son actualmente conocidas sólo por unos pocos ancianos. Ello permite reafirmar que la labor Etnobotánica cumple un rol importante contribuyendo a la preservación del conocimiento de los recursos naturales autóctonos.

Conclusiones

Los resultados obtenidos permiten visualizar que las plantas colorantes conforman una categoría de utilización de recursos natura-

18


H. A. Keller, Plantas colorantes utilizadas por los Guaraníes viviendas y templos guaraníes en Misiones, Argentina. Bonplandia 17(1-2): 65-81. ——. 2009a. La presencia en Argentina de Berberis laurina Billb. (Berberidaceae), una especie de uso múltiple. Kurtziana 34(1): 1-5. ——. 2009b. Plantas textiles de los guaraníes de Misiones (Argentina). Bonplandia 18(1): 29-37. —— & G. T. PRANCE. 2008. Plants associated with fish by Guaraníes of Misiones, Argentina. Ethnobotany 20:1-8. —— & S.G. TRESSENS. 2008. Primer registro para la Argentina de dos especies de uso medicinal. Bol. Soc. Argent. Bot. 43 (1-2): 171-178. ——. 2007. La presencia en Argentina de dos especies de uso múltiple. Acca sellowiana (Myrtaceae) y Casearia lasiophylla (Flacourtiaceae). Darwiniana 45(2): 204-212. LEWINGTON, A. 2003. Plants for People. Eden Project Books, Cornwal, U.K. 304 pp. LOCK SING DE UGAZ, O. 1997. Colorantes naturales. Fondo Editorial Pontificia Universidad Católica del Perú, Lima. 274 p. MARTÍNEZ CROVETTO, R. N. 1968a. La alimentación entre los indios guaraníes de Misiones. Etnobiológica 4: 1-24. ——. 1968b. Juegos y deportes de los indios guaraníes de Misiones. Etnobiológica.6:1-30. ——. 1968c. Notas sobre la agricultura de los indios guaraníes de Misiones. Etnobiológica 10: 1-11. ——. 1980. Plantas mágicas de los indios guaraníes de Misiones (República Argentina). La Antropología Americanista en la Actualidad, 2: 455-463 METRAUX, A. 1948. The Guaraní. In Handbook of South American Indians, III. Washington. POCHETTINO, M. L. 2007. Recolección y comercialización de plantas silvestres en dos comunidades Mbya-Guaraní (Misiones, Argentina). Kurtziana 33 (1): 27-38. POUJADE, R.A. 1995. Mapa arqueológico de la provincia de Misiones (Cartilla explicativa). Artes gráficas Zamphirópolos S.A., Asunción. p. 7-8. ROSSOW, R. A. 1983. Notas sobre Scrophulariaceae. Parodiana 2: 117-130. RODRÍGUEZ, M. E.; A. E. CARDOZO; E. R. KRAUCZUK; J. L. FONTANA & D. IRIART. 2009. Calophyllum brasiliense (Clusiaceae), nuevo registro para la flora argentina. Bol. Soc. Argent. Bot. 44 (3-4): 361-366.

Agradecimientos

A los miembros de las comunidades guaraníes visitadas. A Antonio Krapovickas y Teresa de Arguelles de Andrés pos su asesoramiento bibliográfico. A los especialistas del Instituto de Botánica del Nordeste (UNNE-CONICET) que han colaborado con la identificación del material de herbario. Bibliografía AMBROSETTI, J. B. 1895. Los indios Cainguá del Alto Paraná. Bol. Inst. Geográf. 15: 661-744. BAKER, H. G. 1968. Las plantas y la civilización. Serie Fundamentos de Botánica. Ed. Herrero Hermanos Sucesores S.A., México, 193 pp. CRIVOS, M., M. R. MARTÍNEZ & M. L. POCHETTINO. 2002. El aporte etnográfico en estudios interdisciplinarios acerca de la relación hombre-entorno natural (comunidades Mbyá-Guaraní, provincia de Misiones, Argentina). Etnobiología 2: 76-89. FABBIO, F. A.; N. I. HILGERT & D. A. LAMBARÉ. 2009. Los tintes naturales de Los Toldos y alrededores. 1º Ed. CYTED-RISAPRET, San Salvador de Jujuy, 90 pp. FLORES, L. & F. LING. 1990. Artesanía en Talamanca: El Sémko y los Colorantes Naturales. CATIE. Turrialba, CR. 7 pp. GONZALES TORRES, D. 1991. Cultura Guaraní. Ed. Instituto Superior de Lenguas. Facultad de Filosofía, Universidad de Asunción, Asunción, 269 pp. GOROSITO KRAMER, A. M. 1993. Clasificaciones y prácticas aborígenes. Proyecto Plantas medicinales, Área Guaraní. Informe de Investigación, VII Jornadas Técnicas: «Ecosistemas forestales nativos». I.S.I.F. UNAM, Eldorado: 330–361. HANKE, W. 1995. Dos años entre los Cainguá. Ed. Centro Argentino de Etnología Americana. Buenos Aires, 101 pp. KELLER, H. A. 2007. Notas sobre medicina y magia entre los guaraníes de Misiones, Argentina, un enfoque etnobotánico. Suplemento Antropológico de la Universidad Católica de Asunción 42 (2): 345-384. ——. 2008. Las plantas usadas en la construcción de

Original recibido el 11 de febrero de 2010; aceptado el 19 de abril de 2010.

19


BONPLANDIA 19(1). 2010 Apéndice: Lista de especies empleadas o relacionadas a la obtención de colorantes de los guaraníes: se detalla el nombre guaraní, el uso, la parte usada y un ejemplar testigo del herbario CTES recolectado por Keller ó Keller & al.; Departamentos: C: Concepción; E: Eldorado; G: Guaraní; I: Iguazú¸ L: Libertador General San Martín; M: Montecarlo; MB: Gral. Manuel Belgrano; S: San Pedro y SI: San Ignacio.

ESPECIE

NOMBRE

USO

PARTE

TESTIGO

SPERMATOPHYTAANGIOSPERMAE MONOCOTYLEDONEAE Araceae Philodendron bipinnatifidum Schott. ex Endl.

guembe

Motivo de cestería

Corteza de la raíz aérea

1432 (M)

Arecastrum romanzoffianum (Cham.)Becc.

pindo

Hospedante de liquen tintóreo

Estípite

1482 (L)

Euterpe edulis Mart.

jejy

Colorante facial (morado). Tintura para tela

Frutos

621 (M)

Catasetum fimbriatum (C. Morr.) Lindl. Ex Paxton

∼ mbaraka poa kuña

Aglutinante para pinturas y barnices

Pseudobulbos

1433 (S)

Cyrtopodium palmifrons Rchb. f. et Warm.

mbaraka poa ava

Aglutinante para pinturas y barnices

Pseudobulbos

3385 (G)

Chusquea ramosissima Lindm.

takuarembo (mb) ene kyche (ch)

Colorante corporal (negro) con fines terapéuticos y de protección espiritual. Colorante de cestería (negro)

Tallos y hojas carbonizadas

711 (S)

Merostachys clausseni Munro

takuapi ñanderopy ova

Colorante para teñir el cabello. Colorante de cestería (negro).

Yemas apicales. Hojas carbonizadas

317 (L)

Arecaceae

Orchidaceae

Poaceae

20


H. A. Keller, Plantas colorantes utilizadas por los Guaraníes

ESPECIE

NOMBRE

USO

PARTE

TESTIGO

Asteraceae Eupatorium caaguazuense Hieron.

pirincho ka'a

Colorante facial (marrón)

Hojas

8277 (SI)

Condylocarpon isthmicum (Vell.) A.DC.

ychypo kamby

Base para pintura facial femenina

Látex

1064 (G)

Forsteronia glabrescens Müll. Arg.

ychypo kamby

Base para pintura facial femenina

Látex

7551 (SI)

Peltastes peltatus (Vell.) Woodson

ychypo kamby

Base para pintura facial femenina

Látex

1414 (E)

ychypo pytã u

Colorante de cestería (rojo vinoso)

Hojas

448 (E)

uruku

Colorante facial (rojo)

Frutos (apocarotenoide, bixina)

8279 (E)

Colorante facial (negro). Colorante de cestería (marrón).

Leño pulverizado. Corteza

7694 (SI)

Apocynaceae

Bignoniaceae Arrabidaea chica (Humb. & Bonpl.) Verl. Bixaceae Bixa orellana L.

Boraginaceae Patagonula americana L.

guajayvi

Cactaceae

Cereus stenogonus K. Schum.

jakare ruguái rã (ch) y'i apipe (ch)

Aglutinante de pinturas para cestería

Mucílago

3020 (G)

Opuntia arechavalatae Speg.

tuna

Aglutinante de pinturas para cestería

Mucílago

2003 (G)

21


BONPLANDIA 19(1). 2010

ESPECIE

NOMBRE

USO

PARTE

TESTIGO

Lonchocarpus campestris Mart. ex Benth.

yvyra kachi

Colorante facial (marrón). Espesante de pintura para cestería

Leño pulverizado. Cenizas del leño

7742 (SI)

Pelthophorum dubium (Spreng.) Taub.

yvyra pytã

Espesante de pintura para cestería

Cenizas del leño

7769 (SI)

chirka

Colorante facial (amarillo-rojizo)

Hojas

6047 (C)

aju'y pytã (ch), aju'y u (mb)

Colorante de cestería (negro)

Leño carbonizado

8293 (MB)

Pavonia communis A. St.Hil.

kuña manje'a

Colorante facial (amarillo)

Pétalos

6428 (S)

Pavonia sepium A. St.-Hil.

mbutuk a'a

Colorante facial (amarillo)

Pétalos

191 (MB)

Pavonia subrotunda A. St.Hil. & Maudin

ka'avo chiripa

Colorante facial (amarillo)

Pétalos

5802 (SI)

Cabralea canjarana (Vell.) Mart.

poã ruvicha, yvyra ruvicha

Colorante facial (rojo)

Leño pulverizado

1886 (S)

Trichilia catigua A. Juss.

kachygua

Colorante de cestería. Tintura para tela (rojizo)

Corteza

272 (S)

Trichilia clauseni C.DC.

yvyra chanto

Colorante de cestería (rojizo)

Corteza

6488 (G)

Lamiaceae Hyptis althaefolia Pohl ex Benth

Lauraceae Nectandra megapotamica (Spreng.) Mez Malvaceae

Meliaceae

Moraceae

22


H. A. Keller, Plantas colorantes utilizadas por los Guaraníes

ESPECIE

NOMBRE

USO

PARTE

TESTIGO

Eugenia uniflora L.

ñangapiri

Tintura para tela (roja)

Frutos

Plinia rivularis (Cambess.) Rotman

guaporaity

Colorante de cestería (verde oliva). Tintura para tela (morada)

Corteza. Frutos

273 (S)

Plinia trunciflora (O. Berg.) Kausel

yvapuru

Tintura para tela (morada)

Frutos

3378 (G)

Phytolaccaceae

Phytolacca bogotensis H.B.K.

arao(mb) ombu miri(ch)

Colorante facial. Colorante de cestería. Tintura para tela (rojo-violáceo)

Frutos

2090 (S)

Phytolacca thyrsiflora Fenzl ex J. A. Schmidt

arao (mb)

Colorante facial (rojovioláceo)

Frutos

8287 (MB)

Rivina humilis L.

yvyra apyta

Colorante facial (rojizo). Tintura para tela

Frutos

342 (M)

Prunus chamissoana L.

yvaro

Colorante facial (anaranjado).Tornar más amarilla a pintura de cestería

Leño pulverizado. Cenizas del leño

1930 (G)

Prunus subcoriacea (Chodat & Hassl.) Koehne

yvaro

Colorante facial (anaranjado).Tornar más amarilla a pintura de cestería

Leño pulverizado. Cenizas del leño

2077 (S)

Rubus rosifolius Baker

temby'aja (mb)

Pintura corporal (roja)usada en procedimiento de magia

Frutos

2132 (E)

Rubus schotti Pohl ex Focke

juka katu (ch) temby'aja (mb)

Pintura corporal (roja) usada en procedimiento de magia

Frutos

913 (E)

Rubus sellowii Cham. & Schltdl.

juka katu (ch) temby'aja (mb)

Pintura corporal (roja)usada en procedimiento de magia

Fruto

1880 (S)

Rosaceae

23


BONPLANDIA 19(1). 2010

ESPECIE

NOMBRE

USO

PARTE

TESTIGO

Galium megapotamicum Spreng.

anguja ka'a

Colorante facial (anaranjado)

Raíces

5605 (C)

Galium nigroramosum (Ehrend.) Dempster

memejo

Colorante facial (anaranjado)

Raíces

223 (G)

Galium richardianum (Gillies ex Hook. & Arn.) Endl. ex Walp.

anguja ka'a

Colorante facial (anaranjado)

Raíces

2173 (E)

Galium hypocarpium (L.) Endl. ex Griseb.

anguja ka'a

Colorante facial (anaranjado)

Raíces

1270 (SI)

Psychotria leiocarpa Cham. et Schltdl.

tapichi ka'a

Colorante facial (azul)

Frutos

1856 (S)

Schenckia blumenaviensis K. Schum.

apoju

Colorante facial (anaranjado)

Raíces

2404 (G)

yryvu retyma (mb), tembetary vuchu (ch)

Colorante de cestería (verde oliva)

Corteza

2587 (E)

Cupania vernalis Cambess

yvata'y (ava)

Espesante de pintura para cestería. Tintura para tela (marrón-rojiza)

Cenizas del leño. Corteza

2529 (E)

Matayba elaeagnoides Radlk.

yvata'y (kuña)

Espesante de pintura para cestería. Tintura para tela (marrón-rojiza)

Cenizas del leño. Corteza

2512 (E)

ysypo ju

Colorante para telas y para grasa bovina fundida (amarillo)

Raíces

-----

Rutaceae Fagara naranjillo (Griseb.) Engl.

Sapindaceae

Scrophulariaceae Escobedia grandiflora (L. f.) Kuntze

Solanaceae

24


H. A. Keller, Plantas colorantes utilizadas por los Guaraníes

ESPECIE

NOMBRE

USO

PARTE

TESTIGO

Verbenaceae Vitex megapotamica (Spreng.) Moldenke

taruma

Colorante de cestería (marrón). Tornar más oscuro a tintura para tela y cestería.

Corteza. Cenizas de la corteza y leño

8308 (SI)

kurí

Barniz para tallas en madera (rojizo)

Resina de los nudos presentes en la inserción de ramas

5467 (G)

SPERMATOPHYTAGIMNOSPERMAE Araucariaceae Araucaria angustifolia (Bertol.) Kuntze

LICHEN

25


BONPLANDIA 19(1). 2010

26


BONPLANDIA 19(1): 27-30. 2009

PHYTOLACCA THYRSIFLORA (PHYTOLACCACEAE) EN LA ARGENTINA HÉCTOR A. KELLER1

Summary: Keller H.A. 2010. Phytolacca thyrsiflora (Phytolaccaceae) in Argentina. Bonplandia 19(1): 27-30. ISSN: 0524-0476. By mean specimens found in Misiones, Province, Phytolacca thyrsiflora Fenzl ex J. A. Schmidt (Phytolaccaceae) is mentioned for the first time for the Argentinean flora. This species has been mentioned as useful for a lot of purposes. The text is illustrated by photographies. Key words: flora, useful species, new record, Misiones Province.

Resumen: Keller H.A. 2010. Phytolacca thyrsiflora (Phytolaccaceae) en la Argentina. Bonplandia 19(1): 27-30. ISSN: 0524-0476. Sobre la base de ejemplares hallados en la provincia de Misiones, se cita por primera vez para la flora argentina Phytolacca thyrsiflora Fenzl ex J. A. Schmidt (Phytolaccaceae), una especie para la que se han mencionado múltiples usos. Se ilustra el trabajo mediante fotografías. Palabras clave: flora, especie útil, nuevo registro, Misiones.

La revisión de material de herbario de especies reputadas como colorantes por parte de integrantes de comunidades indígenas de Misiones, permitió identificar un ejemplar cuyas características coinciden con la descripción de Phytolacca thyrsiflora Fenzl ex J. A. Schmidt (Phytolaccaceae) efectuada por Schmidt (1872) y otras posteriores (Marchioretto & Siqueira, 1993; Nowicke, 1969; Santos & Flaster, 1967). Esta especie aún no cuenta con registros para la Argentina, lo cual motiva el propósito de la presente contribución.

Hierbas hasta de 3 m de altura, erectas cuando crecen aisladas, apoyantes cuando crecen entre vegetación densa, cubiertas de punteaduras blanquecinas. Ramas glabras con médula tabicada. Hojas simples, alternas; pecíolos glabros,1,5- 5,5 cm long., con costillas decurrentes; láminas de 7,5-20 cm long. x 3-10 cm lat., ovadas, lanceoladas a elípticolanceoladas, glabras, ápice agudo a acuminado, base aguda a decurrente, borde entero, ondulado; membranáceas, fláccidas y reflexas en días calurosos. Tirsos de 9-32 cm long., terminales y pseudo-laterales, erectos a recurvados, ejes rojizos, angulosos y levemente pubescentes. Flores hermafroditas, blancas, rojizas o rosadas; pedicelos pubescentes, angulosos, 2-7 mm long.; bráctea lanceolada, 1,5-8 mm long., bracteólas 2, lanceoladas, 1-2,5 mm long.; tépalos 5, elípti-

Phytolacca thyrsiflora Fenzl ex J. A. Schmidt Fig. 1. Schmidt, J.A., Fl. bras. 14(2): 343, t. 80, 1872. 1

Facultad de Ciencias Forestales, Universidad Nacional de Misiones. Instituto de Botánica del Nordeste, Casilla de Correo 209, 3400 Corrientes, Argentina.

27


BONPLANDIA 19(1). 2010

Fig. 1. A: ambiente. B: ejemplar. C: porción del tallo donde se observa la médula tabicada y los pecíolos con costillas decurrentes. D: inflorescencia. E: flores y botones. F: base del tirso con frutos y flores. Escalas: B=20 cm; C=1 cm; D=4 cm; E=0,3 cm y F=1 cm (B, D-F, Keller 3939; C, Keller & Paredes 8287). 28


H. A. Keller, Phytolacca thyrsiflora (Phytolaccaceae)

boscosas degradadas por el fuego (Martins & al., 2002; Rosot & al., 2007). Sus nombres vulgares frutas de pomba (fruta de paloma), caruru de pomba (alimento de paloma), erva pombinha (hierba palomita), sugieren que sus frutos son dispersados por palomas. Algunas especies de estas aves están relacionadas a ambientes antrópicos (Frisch & Frisch, 2005), lo cual explicaría la frecuencia de P. thyrsiflora en ámbitos rurales y domésticos.

cos, glabros, cóncavos, 2,4-4 mm long. x 1,52,5 mm lat. Androceo en dos series, la externa abortada o con cuatro estambres, la interna con 8-10 estambres menores que los tépalos, insertos en un disco sub-hipógino; filamentos 1,5-2,5 mm long., anteras blancas, elípticas 05-1mm long. Ovario con 7-9 carpelos unidos en la base, estilos cilíndricos recurvados. Fruto baya violácea a negra, 5-8 mm diám. Semillas casi reniformes, negras, brillantes, 2,5-3 mm long. x 2-2,5 cm lat.

Usos: los guaraníes de Misiones dicen que esta especie ha sido utilizada tradicionalmente como colorante facial, con antigua aplicación en la cosmética femenina (Keller, inéd.). En Brasil se han mencionado los siguientes usos: la planta es considerada medicinal; las hojas comestibles, los frutos verdes purgantes y los maduros tintóreos (Santos & Flaster, 1967). Respecto a su posible uso como recurso alimenticio, puesto que ha sido reportada como especie tóxica (Andrade, 1969), es posible que sea confundida con especies comestibles del género Amaranthus L. (Amarantaceae), tradicionalmente denominadas «carurú» en lengua Tupí-Guaraní. En un ensayo de vegetales testeados para tratar la virosis del tabaco, los mejores resultados fueron obtenidos a partir del extracto foliar de la hoja de esta especie mezclado con extractos de dos nictagináceas cultivadas (Duarte & Alexandre, 2009). A partir de sus raíces se aislaron saponinas que podrían utilizarse como moluscicidas (Haraguchi & al., 1988).

Obs.: En la provincia de Misiones, crecen además otras dos especies del género; Phytolacca dioica L. árbol dioico que alcanza gran tamaño y P. bogotensis H. B. K. que se diferencia por poseer racimos simples y densos. Distribución geográfica: la especie ha sido mencionada para México, República Dominicana, Guayana Francesa, Perú, Brasil y Paraguay (Rzedowski & Calderón de Rzedowski, 2000). En Argentina crece en Campinas de América, Departamento Gral. M. Belgrano, Provincia de Misiones, a unos 40 km de una localidad citada para Santa Catarina, Brasil, por Santos & Flaster (1967). Nombres vulgares: ara’o (mbya guaraní); ombu mir ĩ (ava chiripa); bredo bravo, bredo de veado, caruru, caruru açu, caruru assu, caruru brabo, caruru de cacho, caruru de pomba, caruru salvagem, erva pombínha, frutas de pomba, marando (Brasil). Ecología: El sitio en que fueron hallados los ejemplares en Argentina corresponde al punto de mayor altitud de la provincia de Misiones (805 msm), se trata de un pastizal degradado (Fig. 1A), que cuenta como casi único elemento arbóreo a Araucaria angustifolia (Bertol.) Kuntze (Araucariaceae). También fueron hallados ejemplares cercanos a este punto, creciendo en borde de bañado, dentro de un campo de pastoreo. En Brasil es mencionada como un elemento de la selva primaria, bosques en galería y escarpas rocosas (Cervi & al., 2007; Felfili & al., 2007; Martins & al., 2007), pero más frecuentemente como especie ruderal, arvense (Santos & Flaster, 1967) y pionera en la sucesión secundaria de distintas formaciones

Material examinado: ARGENTINA. Misiones: Dep. Gral Manuel Belgrano. Campinas de América, alrededores del predio del cementerio, 13-I-2007, Keller 3939 (CTES); ídem., 26º 16' 26,5'’ S - 53º 42' 02'’ W, 06-II-2010, Keller & Paredes 8287 (CTES). BRASIL. São Paulo: São Paulo. Reserva Biológica do Parque Estadual das fontes do Ipiranga, 02-IV1974, Correa 7 (CTES); Paraná: Ponta Grossa, 09I-1987, Krapovickas & Cristóbal 40715 (CTES).

Agradecimientos

A miembros de la comunidad guaraní Teko’a arandu, a Fabián E. Gatti y Nancy G. 29


BONPLANDIA 19(1). 2010

Paredes, por su asistencia durante las campañas de recolección.

MARCHIORETTO, M. S. & J. C. SIQUEIRA. 1993. O gênero Phytolacca L. (Phytolaccaceae) no Brasil. Pesquisas, Bot. 44: 5-40. MARTINS, S. E., L. ROSSI1, P. DE S. P. SAMPAIO & M. A. G. MAGENTA. 2007. Caracterização florística de comunidades vegetais de restinga em Bertioga, SP, Brasil. Acta Bot. Bras. 22(1): 249-274.

Bibliografía

MARTINS, S. V., G. A. RIBEIRO, W. M. DA SILVA JUNIOR & M. E. NAPPO.2002. Regeneração pósfogo em um fragmento de floresta estacional semidecidual no Município de Viçosa, MG. Ciência Florestal 12(1): 11-19.

ANDRADE, S. de O. 1969. Efeitos tóxicos da Phytolacca thyrsiflora, (caruru bravo). O Biológico 35(3): 60-63. CERVI, A. C., L. VON LINSINGEN, G. HATSCHBACH & O. S. RIBAS. 2007. A Vegetação do Parque Estadual de Vila Velha, Município de Ponta Grossa, Paraná, Brasil. Bol. Mus. Bot. Mun., Curitiba 69. 01-52.

NOWICKE, J. W. 1969. Palynotaxonomic study of the Phytolaccaceae. Ann. Missouri Bot. Gard. 55(3): 294-363. ROSOT, N. C., F. L. DLUGOSZ, M. A. DOETZER ROSOT, G. KURASZ & Y. M. M. DE OLIVEIRA. 2007. Ações de recuperação em área degradada por fogo em Floresta Ombrófila Mista: resultados parciais. Pesq. Flor. Bras. 55: 23-30.

DUARTE, L. M. L. & M. A. ALEXANDRE. 2009. Divulgação Técnica. Extratos vegetais utilizados no controle de fitoviroses. Biológico (71)1: 33-35. FELFILI, J. M., M. C. SILVA-JUNIOR, R. C. MEDONÇA, C. W. FAGG, T. S. FILGUEIRAS & V. MECENAS. 2007. Composição florística da Estação Ecológica de Águas Emendadas no Distrito Federal. Heringeriana 1(2): 25-86.

RZEDOWSKI, J. & G. CALDERÓN DE RZEDOWSKI. 2000. Notas sobre el género Phytolacca (Phytolaccaceae) en México. Acta Bot. Mex. 53: 4966.

FRISCH, J. D. & C. D. FRISCH. 2005. Aves brasileiras, e plantas que as atraem. 3º Edicão. Dalgas EcoltecEcología técnica limitada. São Paulo. 480 pp.

SANTOS, E. & B. FLASTER. 1967. Fitolacáceas en R. Reitz (ed.). Fl. Ilustr. Catarinense, FITO: 1-37. 9 fig. y 7 mapas.

HARAGUCHI, M., M. MOTIDOME & O. R. GOTTLIEB. 1988. Estudo químico das saponinas da Phytolacca thyrsiflora. Acta Amazon. 18 (1-2): 443-447.

SCHMIDT, J. A. 1872. Phytolaccaceae in Mart., Fl. bras. 14(2): 325-344.

Original recibido el 24 de febrero de 2010; aceptado el 5 de abril de 2010.

30


BONPLANDIA 19(1): 31-45. 2010

NUEVAS ESPECIES DE PAVONIA SECCIÓN MALVAVISCOIDES (MALVACEAE) DE MINAS GERAIS, BRASIL. ANTONIO KRAPOVICKAS1

Abstract: Krapovickas, A. 2010. New species of Pavonia section Malvaviscoides (Malvaceae) fron Minas Gerais, Brazil. Bonplandia 19(1): 31-45. ISSN: 0524-0476. Four new species are described: P. cabraliana, P. cristaliana, P. graomogoliana and P. Occhionii and the new name, P. velvetiana, is proposed for P. viscosa var. velutina from Minas Gerais, Brazil. A key for the species of the section Malvaviscoides from Minas Gerais is also included. Key words: Pavonia, Malvaviscoides, Minas Gerais.

Resumen: Krapovickas, A. 2010. Nuevas especies de Pavonia sección Malvaviscoides (Malvaceae) de Minas Gerais, Brasil. Bonplandia 19(1): 31-45. ISSN: 0524-0476. Se describen cuatro especies nuevas. Pavonia cabraliana, P. cristaliana, P. graomogoliana y P. Occhionii y se propone el nuevo nombre P.velvetiana para P. viscosa var. velutina, que habitan en las serranías de Minas Gerais, Brasil. Se incluye una clave para distinguir las especies de la sección Malvaviscoides que viven en el estado de Minas gerais Palabras clave: Pavonia, Malvaviscoides, Minas Gerais.

la secc. Malvaviscoides con la secc. Lopimia (Mart.) Endl. sin indicar las razones. En 1999, Fryxell acepta la sección Malvaviscoides, reconoce en ésta 12 especies y sinonimiza el género Codonochlamys Ulbrich. Describe esta sección como «arbustos, hojas elípticas a ovadas, no lobadas, bractéolas 4-14, a veces gamófilas, a veces rojizas o rosadas; cáliz tubular, corto-lobado, lóbulos más cortos que el tubo». Crecen fuera de M. Gerais: P. decora Fryxell (Bahia), P. Glazioviana Gürke (Bahia, Ceará, Pernambuco, Piaui) y P. paraënsis Fryxell (Pará). Crecen en Bahia y Minas Gerais: P. erythrolema y P. Zehntneri.

La sección Malvaviscoides, cuyo nombre significa parecido al género Malvaviscus, fué descripta por Saint-Hilaire (1827), definiéndola por sus flores con genitalia exserta e incluye 6 especies, 5 de las cuales (excepto P. malvaviscoides) pertenecen a la seccción Goetheoides Gürke. Gürke (1892) redefine a la sección Malvaviscoides señalando como carácter diferencial el cáliz tubuliforme con lóbulos 1/31/5 mas cortos que el tubo. De las 6 especies tratadas por Saint-Hilaire (1827), retiene solamente a P. malvaviscoides. Este concepto fué seguido por Ulbrich (1921), Kearney (1958) y Fryxell (1999). Recientemente Esteves (1998) sinonimiza 1

Instituto de Botánica del Nordeste, Casilla de Correo 209, 3400 Corrientes, Argentina.

31


BONPLANDIA 19(1). 2010

Clave para identificar las especies de Minas Gerais

A. Bractéolas del calículo soldadas formando un tubo (Codonochlamys Ulbrich). B. Hojas tomentosas. Calículo y cáliz velutinos. Pétalos 2,5-3 cm long., erectos formando una corola tubular. Pedicelos 3-7 mm long. P. tillifolia (Ulbrich) Fryxell B’. Hojas escabrosas. Calículo y cáliz escabrosos. Pétalos 3-3,5 cm long., corola abierta. Pedicelos hasta 35 mm long. P. Glaziovii (Ulbrich) Fryxell A’ Bractéolas del calículo libres entre sí. C. Bractéolas del calículo 4-7, ovales a orbiculares. D. Pelos en su mayoría estrellados. Bractélas 1,5-3 cm lat., margen no ciliado. P. serrana G.L.Esteves D’.Pelos en su mayoría glandulares. Bractéolas 0,9-2,1 cm lat., margen ciliado. P. Grazielae Krapov. C’. Bractéolas del calículo 8-14, filiformes, lineares o elípticas. E. Hojas elípticas, 3-5 palmatinervadas. Bractéolas 8-10. Bahia y Minas Gerais. P. erythrolema Ulbrich E’.Hojas ovado-cordadas, 7-9 palmatinervadas. F. Hojas adultas trilobadas. P. Zehntneri Ulbrich F’. Hojas todas ovadas. G. Epifilo con pelos simples y pelos glandulares punctiformes. Hoja no discolor. Bractéolas 12-14. 5. P. montana Garcke ex Gürke G’.Epifilo con pelos estrellados y/o glandulares. H. Epifilo con pelos glandulares. I. Hoja apenas discolor. Bratéolas con el margen ciliado. Tallo liso. J. Hipofilo con pelos estrellados que dejan ver la epidermis. Bractéolas 11-17, elípticas, margen ciliado. Tubo estaminal torcido. K. Tallo con pelos glandulares. Pétalos con pelos estrellados y simples en la cara externa. Bractéolas 12-14. 8. P.viscosa A.St.-Hil. K’. Tallo velutino. Pétalos con pelos glandulares y sólo pelos estrellados en la base. Bractéolas 14-17. 6. P. Occhionii Krapov. J’.Hipofilo con pelos glandulares y pelos simples sólo en los nervios. Bractéolas 8-10, margen ciliado. Tallo con pelos glandulares rojizos. Tubo estaminal recto. 2. P. cristaliana Krapov. I’. Hojas netamente discolores, hipofilo velutino con pelos estrellados diminutos que no dejan ver la epidermis. Bractéolas 8-11, linear-subuladas, velutinas, margen no ciliado. Tallo velutino, con costillas longitudinales. 4. P. malvaviscoides A.St.Hil. 32


A. Krapovickas, Nuevas especies de Pavonia de Minas Gerais, Brasil

H’. Epifilo con pelos estrellados. L. Epifilo con pelos estrellados con ramas 0,5 mm long., no adpresos. Bracteolas 12-15, ciliadas. Tubo estaminal recto. 1. P. cabraliana Krapov. L’. Epifilo con pelos estrellados pequeños y glandulares. Tubo estaminal torcido. M. Tallo,pecíolo, pedúnculo sólo con pelos glandulares. Bractéolas 12, ciliadas 7. P. velvetiana Krapov. M’.Tallo, pecíolo, pedúnculo velutino y con pelos glandulares. Bractéolas 11, no ciliadas. 3. P. graomogoliana Krapov.

Especies de los campos rupestres

malvaviscoides 12-14(-15): P. cabraliana, P. montana, P. velvetiana, P. viscosa 14-18: P. Occhionii, ciliadas: P. cabraliana, P. cristaliana, P. montana, P. Occhionii, P. velvetiana, P. viscosa no ciliadas: P. graomogoliana, P. malvaviscoides filiformes: P. cabraliana, P. graomogoliana, P. malvaviscoides, P. montana, P. velvetiana, anchas (1-4 mm): P. cristaliana, P. Occhionii, P. viscosa

Las especies aquí enumeradas son exclusivas de los campos rupestres de la Serra do Espinhaço, de la Serra do Cabral y de Grão Mogol. Todas ellas crecen en afloramientos rocosos y constituyen un grupo homogéneo dentro de la sección Malvaviscoides. Análisis de caracteres

Pétalos Tallo pelos estrellados: P. cabraliana, P. malvaviscoides, P. montana, P. velvetiana pelos glandulares: P. graomogoliana, P. Occhionii, P. viscosa glabros: P. cristaliana

pelos glandulares: P. cristaliana, P. velvetianna pelos glandulares y simples: P. viscosa pelos velutinos: P. cabraliana, P. malvaviscoides, P. Occhionii pelos velutinos y glandulares: P.graomogoliana

Tubo estaminal Lámina foliar epifilo con pelos glandulares: P. cristaliana, P. malvaviscoides, P. Occhionii, P. velvetiana, P. viscosa epifilo con pelos simples: P.montana epifilo con pelos estrellados: P.cabraliana, P.graomogoliana hipofilo con pelos estrellados, densos: P.cabraliana, P.graomogoliana, P. malvaviscoides, P. velvetiana hipofilo con pelos glandulares: P. cristaliana, P. Occhionii, P. velvetiana, P. viscosa

espiralado: P. graomogoliana P. malvaviscoides, P. montana, P. Occhionii, P. velvetiana, P. viscosa recto: P. cabraliana, P. cristaliana

1. Pavonia cabraliana Krapov. sp. nov. Figs. 1, 2. Frutex 2 m altus. Caulis superne velutinis, inferne glabris. Foliis 7-11 nervis, ovatis, acutis, dentatocrenatis, basi cordatis, supra et infra pilIs stellatis, subtus pallidioribus. Floribus solitariis. Involucro

Bractéolas 8-12: P. cristaliana, P. graomogoliana, P. 33


BONPLANDIA 19(1). 2010

Fig. 1. Distribución geográfica de especies de campos rupestres. z Pavonia malvaviscoides, ‹ P. cabraliana, „ P. cristaliana,  P. granmogoliana,  P. Occhionii, U P. velvetiana, ™ P. montana.

34


A. Krapovickas, Nuevas especies de Pavonia de Minas Gerais, Brasil

Fig. 2. Pavonia cabraliana Krapov. A: rama. B: estĂ­pulas. C: trozo de tallo. D: flor. E: tubo estaminal y pĂŠtalo. F: pelos de la cara dorsal del pĂŠtalo (A-F, Hatschbach 72058).

35


BONPLANDIA 19(1). 2010

12-15 phyllo, phyllis linearibus, margine ciliato. Calyx 16 mm longo, lobuli 5 mm longi. Petala rubra, 40 mm longa et 6-8 mm lata, extus pili stellati et pili glandulari. Tubo stamineo recto, pubescens.

cabraliana es afín a P. velvetiana y a P. graomogoliana, pero se distingue de ambas por sus bractéolas no ciliadas.

Typus: Brasil. Minas Gerais: Mun. Joaquim Felício, Serra do Cabral, 950-1000 m. Arbusto 2 m, flor vermelha. Campo rupestre, afloramentos rochosos, 15-V-2001, G. Hatschbach, M. Hatschbach & E. Barbosa 72058 (holotypus MBM, isotypus CTES).

2. Pavonia cristaliana Krapov. sp. nov. Figs. 1, 3. Frutex 3 m altus. Caulis glandular et pilis stellatis punctiformis. Folis 7-9-nervis, ovatis, margine subintegris, acutis, basi cordatis, supra et infra glandularis. Floribus solitariis. Involucro, 8-10 phyllo, phyllis 10-12 mm longi et 2 mm lati. Calyx 16 mm longo, lobuli 5 mm longi. Petala 35 mm longa, extus glandularis. Tubus stemineus 25 mm longus, rectus, glaber, inferne pilosis.

Arbusto 2 m alt. Tallo glabro, negruzco, en las partes jóvenes velutino, grisáceo, con pelos estrellados muy pequeños, densos y con algunos pelos simples 1-1,5 mm long. Estípulas 3-5 mm long., filiformes, velutinas, caducas. Pecíolo 2-3,5 cm long., velutino, con pelos estrellados y glandulares muy pequeños. Lámina discolora, oval, base acorazonada, ápice agudo, 5-6,5 cm long. x 3,5-5 cm lat., con 7-11 nervaduras, márgen crenado-dentado, ambas caras con pelos estrellados, mayores, más claros y más densos los de la cara inferior. Flores solitarias, agrupadas en el ápice de las ramas. Pedúnculo 4-5 cm long., velutino, cubierto de pelos estrellados y glandulares muy pequeños y con algunos pelos simples hacia el ápice, articulado 1 cm por debajo de la flor. Calículo de 12-15 bractéolas lineares, 20 mm long. x 1 mm lat., rosadas, con pelos glandulares en la cara superior y en la cara inferior y el márgen ciliados. Cáliz 16 mm long., lóbulos triangulares 5 mm long. x 3 mm lat. tubo hirsuto, con pelos 2 mm long., rígidos, lóbulos con pelos estrellados blandos más cortos, pelos glandulares presentes. Corola roja, pétalos 4 cm long. x 6-8 mm lat., cara externa con pelos estrellados y glandulares. Genitalia exserta, 6-8 mm. Tubo estaminal recto, con pelos simples y glandulares.

Typus: Brasil. Minas Gerais: Cristália, Morro do Chapéu [16º44’S, 42º50’W], alt. ca. 1400 m. Arbusto ca. 3 m alt. entre rochas. Pétalas amarelas com estrias cor-de-vinho na face adaxial. Filetes amarelos. Anteras cor-de-vinho. Estigmas vermelhos, 14-VI-1991, R. Mello-Silva 483, M. L. F.Salatino, A. Salatino & P. Affonso (holotypus SPF, isotypus CTES).

Arbusto 3 m alt. Tallo cubierto de pelos glandulares rojizos y pelos estrellados punctiformes. Estípulas filiformes, caducas. Pecíolo hasta 6 cm long., cubierto de pelos glandulares rojizos y una línea de pelos estrellados blanquecinos, pequeños, en el dorso. Lámina ovada, acorazonada, aguda, 7-9palmatinervada, hasta 8 cm long. x 6 cm lat., margen subentero, apenas ondulado; epifilo con pelos glandulares rojizos abundantes y pocos pelos simples 0,5-1 mm long., adpresos, sobre los nervios principales: hipofilo algo más claro, con pelos glandulares rosados en toda la superficie y algunos pelos simples 0,5-1 mm long., sobre los nervios. Flores solitarias agrupadas en el ápice de las ramas. Pedúnculo 2-3 cm long. cubierto de pelos glandulares. Calículo de 8-10 bractéolas elípticas, 10-12 mm long. x 2 mm lat., algo más cortas que el cáliz, cubiertas de pelos glandulares y con algunas cerdas en el margen. Cáliz 16 mm long., lóbulos 5 mm long. x 5 mm lat., cubierto de pelos glandulares rojizos. Corola 35 mm long., pétalos ama-

Distribución geográfica: Conocida hasta ahora de la Serra do Cabral, en el centro de Minas Gerais. Etimología: El nombre cabraliana proviene de Serra do Cabral, donde fué coleccionada. Obs.: Por el epifilo con pelos estrellados P. 36


A. Krapovickas, Nuevas especies de Pavonia de Minas Gerais, Brasil

Fig. 3. Pavonia cristaliana Krapov. A: rama. B: tallo y estĂ­pula. C: indumento del tallo. D: indumento del hipofilo. E: indumento del epifilo. F: flor. G: indumento de la cara externa de los pĂŠtalos. H: tubo estaminal (A-H, Mello-Silva 483).

37


BONPLANDIA 19(1). 2010

velutino y con pelos glandulares algo sobresalientes. Lámina discolor, oval, acorazonada, aguda, 5-7-palmatinervada, hasta 7,5 cm long. x 5,5 cm lat., margen crenado; epifilo completamente cubierto de pelos estrellados muy pequeños y pelos glandulares esparcidos; hipofilo velutino, completamente cubierto de pelos estrellados diminutos, blanquecinos y pelos glandulares esparcidos. Flores solitarias. Pedúnculo 2-3 cm long., velutino. Bractéolas 11, lineares, 15 mm long., velutinas y con abundantes pelos glandulares, sobresalientes, no ciliadas. Cáliz 15 mm long., lóbulos 4 mm long. x 4 mm lat. , con 3 nervios longitudinales marcados, velutino y con abundantes pelos glandulares sobresalientes. Corola 3 cm long. Pétalos amarillopálido con estrías color de vino, con pelos glandulares punctiformes esparcidos y con pelos estrellados en la base y hacia el ápice. Genitalia no exserta. Tubo estaminal glabro, espiralado, con los estambres agrupados en el ápice. Pistilo sobresale 4 mm sobre las anteras.

rillos con estrías color de vino, cara externa con pelos glandulares muy pequeños. Tubo estaminal recto, glabro y con pelos en la base, 25 mm long. con los estambres agrupados en el ápice. Pistilo apenas exserto, con 10 estigmas. Distribución geográfica: Conocida sólo de la localidad tipo, Morro do Chapéu, en el estado de Minas Gerais. Vive entre piedras a una altura de 1400 m. Etimología: El nombre deriva de la localidad tipo: Cristália. Obs.: Esta especie ya llamó la atención a Fryxell (1999: 76), quién menciona el ejemplar Mello-Silva 483 como P. viscosa, pero señalando que tiene 8 bractéolas en lugar de 12-14, que es lo común en P.viscosa. Se diferencia además por el hipofilo con pelos glandulares, el tubo estaminal recto y por crecer en ub sistema montañoso alejado de la Serra do Espinhaço.

Distribución geográfica: Conocida hasta ahora de Grão Mogol, en la extremidad norte de la Serra da Bocaína, en el nordeste de Minas Gerais. Crece entre rocas.

3. Pavonia graomogoliana Krapov. sp. nov. Figs. 1, 4.

Etimología: El nombre deriva de la localidad Grão Mogol donde se coleccionó el ejemplar tipo.

Arbor parva 4 m alto. Caulibus velutinus. Folia 5-7- nervia, ovata, marginibus crenatus, acuta, basi cordata, supra et infra pilis stellatis et glandularis. Floribus solitariis. Involucro 11 phyllo, phyllis 15 mm longis, velutinis. Calyx 15 mm longis, lobuli 4 mm longi. Petala 30 mm longa, extus pilis stellatis. Tubo stamineo 20 mm longo, spiraliter striatus.

Obs.: Por los pelos estrellados en el epifilo P. graomogoliana es afín a P. cabraliana y a P. velvetiana. De la primera se diferencia por el tubo estaminal torcido y glabro y por sus brctéolas no ciliadas; de P. velvetiana se diferencia por su tallo velutino y por sus bractéolas no ciliadas.

Typus: Brasil. Minas Gerais: Grão Mogol, extremidade norte da Serra da Bocaina, na rodovia BR 251, nacente do río Ventania [ca. 15º15’S,42º50’W], 12-VI-1991, R. Mello-Silva 445, M. L. F. Salatino, A. Salatino & P. Alfonso (holotypus SPF, isotypus CTES).

4. Pavonia malvaviscoides A.St.-Hil. Fig. 1.

Pequeño árbol ca. 4 m alt. Tallo velutino, cubierto totalmente de pelos estrellados muy pequeños, pelos glandulares y raros pelos simples 1,5 mm long. Estípulas lineares, 5 mm long., caducas. Pecíolo 3-6 cm long.,

Saint-Hilaire, A., Fl. Bras. mer. 1: 237-238, 1827. Typus: Minas Gerais, Serra da Candonga prope vicum Tapanhuacanga. Saint Hilaire s.n. [430] (holotypus P, foto F 35479!). 38


A. Krapovickas, Nuevas especies de Pavonia de Minas Gerais, Brasil

Fig. 4. Pavonia graomogoliana Krapov. A: rama. B: estípulas. C: indumento del tallo. D: indumento del hipofilo. E: indumento del epifilo. F: flor. G: indumento del cáliz. H: pétalo y androceo. I: indumento del pétalo (A-I, G. L. Esteves, 2001).

39


BONPLANDIA 19(1). 2010

Gerais: Santa Rita Durao, 28 km N de Mariana, camino a Santa Barbara, 20º08’S 43º23’W, 960 M, 13-V-1990. Arbo & al. 4020 (CTES, SPF), Ouro Preto, Parque Estadual do Itacolomi, 1375 m, 20º25’S 43º29’W, 12-X-2003, Bovini 2401 & al. (CTES, RB).

Distribución geográfica: Especie exclusiva de la Serra do Espinhazo, donde vive entre las localidades de Couto de Magalhaes (18ºS) y Santana do Riacho (19º10’S). Material estudiado. BRASIL. Minas Gerais: Serra do Cipó, km 140, 20-VI-1964, Duarte 8148 (CTES, HB, RB); id., km 132 (ca. 153 km N of Belo Horizonte), 16-II-1968, Irwin & al. 20317 (CTES, NY); id., km 134, 1250 m, 21-IV-1950, Duarte 2587 (CTES, RB); Mun. Couto Magalhaes, Chapada do Couto, 17-VII-1984, Furlan & al. CFCR 4642 (CTES, SPF); Mun. Santana do Riacho, km 133, rodov. Belo Horizonte-Conceição do Mato Dentro, 31-VII-1982, Pinheiros & Esteves CFSC 8571 p.p. (CTES); id., km 128, 3-V-1986, Giuletti & al. CFSC 9762 (CTES, SPF); id, km 124, 3-VI-1980, Furlan & Pirani CFSC 6224 (CTES, SPF); Santana do Riacho, 1300 m, 20-I-1998, Vasconcelos s.n. (CTES, BHCB 40111); Mun. S.Antonio do Itambé, Pico Itambé, 9-VIII-1972, Hatschbach 30131 (CTES, MBM); Mun. Serro, Rod. MG-2, entre Serro e Datas, 19-I-1972, Hatschbach 28915 (CTES, MBM); Rod. BR-259, 5-10 km de Serro, 27-XI1985, Hatschbach 50219 (CTES, MBM).

6. Pavonia Occhionii Krapov. sp. nov. Figs. 1, 5 Frutex 1,50- 2 m alt. Caulibus velutinus. Folia 5-7 nervia, ovata, margine crenato-serratis, acuta, basi cordata, supra et infra pilis glandularis punctiformis, infra nervis pilosis. Floribus solitariis. Involucro 14-18 phyllo, phyllis usque ad 20 mm long. et 1,5-3 mm lat. ciliatae. Calyx 22 mm long., lobi 7 mm long. Petala 45 mm longa, extus pilis glandularis. Tubo stamineo 25 long. pilosus, spiraliter striatus. Carpidia 5 mm long. et 3 mm lat, reticulata, pilosa. Semina glabra. Typus: Brasil. Minas Gerais: Estr. DiamantinaConselheiro Mata, sobre afloramento de quartzito. Arbusto de 3 a 4 m de alt., flor roseas, 7-VI-1973, P. Occhioni 5485 (holotypus RFA, isotypus CTES).

Obs.: Esta especie se distingue por sus tallos velutinos con costillas longitudinales, más notables en las partes jóvenes. 5. Pavonia montana Garcke Fig. 1

Arbusto 1,50-4 m alt. Tallo velutino, con pelos estrellados diminutos densos y con pelos glandulares pequeños. Estípulas filiformes, 10 mm long., no ciliadas. Pecíolo hasta 7 cm long. velutino. Lámina oval, hasta 8 cm long x 6 cm lat., 5-7 palmatinervada, base acorazonada con seno 1-2 cm de profundidad, ápice agudo, margen levemente crenado-aserado; haz oscuro, con pelos glandulares punctiformes esparcidos. envés verde mas claro, subglabro, con pelos glandulares muy pequeños y nervaduras velutinas. Flores solitarias, agrupadas en el ápice de las ramas. Pedúnculo hasta 7 cm long. Calículo de 14-18 bractéolas libres entre sí; bractéolas lanceoladas, hasta 20 mm long. x 1,5-3 mm lat., cara externa cubierta de pelos glandulares y margen ciliado. Cáliz 22 mm long., lóbulos triangulares, 7 mm long. x 6 mm lat., con pelos glandulares punctiformes y pelos sim-

Garcke, C. A. F., ex Gürke in Martius, Fl. Bras. 12: 522-523, 1892, citando Martius ex Garcke, Jahrb. Bot. Gart. Mus. Berlin 1: 222, 1881, nom.nud. Lectotypus (Fryxell, 1999: 73): Brazil, 1836, Sellow [1426] (lectotypus NY, isolectotypi B (foto F-9455), BR!, NY, US). P. viscosa var. montana A.St.-Hil. & Naudin, Ann. Sci. Nat. Bot. ser.2, 18: 41, 1842. Typus: Brasil. Minas Gerais, Martius Herbar. Florae Brasil 103 (holotypus P!).

Distribución geográfica: Vive en un área reducida en los alrededores de Mariana y de Ouro Preto. Material estudiado. BRASIL. Minas 40


A. Krapovickas, Nuevas especies de Pavonia de Minas Gerais, Brasil

Fig. 5. Pavonia Occhionii Krapov. A: rama. B: estípulas. C: flor. D: indumento del cáliz. E: pétalo y androceo. F-G: mericarpos. H: semilla (A-H, Occhioni 5485).

41


BONPLANDIA 19(1). 2010

ples muy abundantes hacia la base. Pétalos 45 mm long., amarillos, haz con venas y ápice rojos, cara externa con pelos glandulares. Genitalia apenas excede a la corola. Tubo estaminal espiralado, con pelos simples. Mericarpos 5 mm long. x 3 mm lat, redondeados, reticulados, pilosos. Semilla 4 mm long. x 2 mm lat., lisa, glabra.

Typus: Brasil. Minas Gerais: Serra da Caraça, Lamotte 288 (holotypus P!, isotipo G, foto F 23712!). Non P. velutina A.St.-Hil. 1827 [= P. malacophylla (Link & Otto) Garcke].

Distribución geográfica: Vive en la Serra do Espinhaço entre el municipio de Santana do Riacho (19º22’S) y la Serra do Caraça (19º55’S). La serra da Caraça no figura en los mapas actuales, se encuentra al E de Belo Horizonte, ca. 43º30’W y 19º55’S

Distribución geográfica: Vive en la Serra do Espinhaço, en los municipios colindantes de Diamantina y Gouvea, en campos rupestres, en afloramientos rocosos.

Material estudiado: BRASIL. Minas Gerais: Serra do Espinhaço, 9 km W of Barão de Cocais, at base of Serra da Caraça, 1400 m, 24-I-1971, Irwin, Harley & Onishi 28982 (CTES, NY); Sta. Bárbara. Serra da Caraça. Trilha p/Capelina-Gruta de Lourdes-Beiço do Diabo. 7-III-1982, Hensold, Kawasaki & Da Silva, CFCR 2912 (CTES, SPF); Caminho p/Gruta do Pde. Caio, Caraça, 24-V1987, Trindade 63 (BHCB, CTES); Caraça, 1750 m, 20-VII-1972, Emygdio 3507 (CTES); Santa Bárbara, Serra do Caraça, 20º5’S, 43º28’W, 30VIII-1997, Stehmann 2269 (BHCB, CTES). Mun. Santana do Riacho, Serra do Cipó, Base da Cachoeira da Farofa. 19º22’S 40º34’W. 1010 m, 6-VII-2001. Souza & al. 25251 (CTES, ESA); km 133 rodov. Belo Horizonte-Conceição do Mato Dentro, 31-VII-1982, Pinheiros & Esteves CFSC 8571 p.p. (CTES).

Paratypi: BRASIL. Minas Gerais: Mun. Diamantina, estrada para Conselheiro Mata, 8 km da rodovia BR 259, 18-VIII-1990, Mello-Silva & al. 326 (CTES, SPF); 9 km de Diamantina em direção a Curvelo, 6-VII-1996, Souza & al. 12019 (CTES, ESA); 20-26 km WSW de Diamantina, camino a Conselheiro Mata, MG-220, 18-V-1990, Arbo & al. 4342 (CTES, SPF); Rod. GuindaCons.Mata, km 10, 21-V-1989, Hatschbach 53024 (CTES, MBM); Mun. Gouveia, Serra do Espinhaço, 1200 m, 6-IX-1971, Hatschbach 27295 (CTES, MBM).

Etimología: Especie dedicada al botánico Paulo Occhioni (1915-2000) quién fué director del Herbario del Instituto de Biología de la Universidad Federal de Rio de Janeiro y que coleccionara el ejemplar tipo. Obs.: Por sus bractéolas anchas, no filiformes P. Occhionii es afín a P. viscosa y a P. cristaliana. De la primera se separa por su tallo velutino, por tener de 14 a 18 bractéolas y por los pétalos con pelos glandulares en su cara externa. De P. cristaliana se separa por el epifilo con pelos glandulares, por tener mayor número de bractéola y por el tubo estaminal torcido y piloso.

8. Pavonia viscosa A.St.-Hil. Fig. 6 Saint-Hilaire, A., Fl.Bras. mer. 1: 236-237. Lectotypus (Fryxell, 1999: 75): Brasil. Minas Gerais, Serra do Caminho da Tapeira, SaintHilaire s. n. (P).

Distribución geográfica: De las ocho especies tratadas, P. viscosa es la especie de mayor área. Crece en dos sistemas montañosos separados, en el de la Serra do Espinhaço y en el de la Serra do Cabral Su área está delineada por las localidades Joaquim Felicio (ca. 17º 50’S, 44º15’W), Pedra Menina (18º 10’S, 43º 5’W) y Tiradentes (21º 10’S, 44º 10’W). Vive en campos ruprestes entre 860 y 1500 m s.m.

7. Pavonia velvetiana Krapov. nom. et stat. nov. Fig. 1 Pavonia viscosa var. velutina A.St.-Hil. & Naudin, Ann. Sci. Nat. Bot., ser. 2, 18: 41. 1842. 42


A. Krapovickas, Nuevas especies de Pavonia de Minas Gerais, Brasil

Fig. 6. Distribuci贸n geogr谩fica de Pavonia viscosa A.St.-Hil. (z).

43


BONPLANDIA 19(1). 2010

Bibliografía

Material estudiado: BRASIL. Minas Gerais: between Diamantina & Gouveia, 12-VIII-1060, Maguire & al. 49160 (CTES, NY); Rio Vermelho, Pedra Menina, Morro do Ambrosio, 14-VII-1984, Giuleletti & al. CFCR 4445 (CTES, SPF); 3 km N of Mariana, 1500 m, 2-II-1971, Irwin & al. 29670 (CTES, NY); Barão de Cocais, Serra Dois Irmaos, 17-VI-2000, Texeira BHCB 53505 (CTES); Serra do Cural, Belo Horizonte, 23-VI-1996, Vasconcelos BHCB 33789 (CTES); Serra do Caraça, Badini 19970 (CTES); Serra do Espinhaço at Lapinha, 18 km N of Serro, 1200 m, 23II-1968, Irwin & al. 20693 (CTES, NY); Serra do Cipó. km 126, 7-IV-1957, Pereira 2923, Pabst 3759 (CTES, HB); Serra do Cipó, km 118 (ca. 153 km N of Belo Horizonte), 1300 m, 20-II-1968, Irwin & al. 20603 (CTES, NY); Serra do Cipó, km 117, 1VI-1969, Duarte 11662 (CTES); Serra do Cipó, Santana do Riacho, 1300 m, 27-VI-1991, Pereira 795 & al. (CTES); Serra do Cipó, Santana do Riacho, 19-V-1990, Vignoli Cordeiro 18186 (BHCB, CTES); S. Cabeça de Boi, 5 km de Itambé, 13-I-1982, Hensold & al. CFCR 2841 (CTES, SPF); P.E. do Ibitipoca, 25-VI-1987, Souza 15317 (BHCB, CTES); Mun. Alvorada de Minas, Itapanhoacanga, 860 m, 17-V-1990, Arbo & al. 4311 (CTES, SPF); id., 13-VI-1996, Pires 546 & Nobre (CTES, CESJ); Mun. Buenópolis, Ligação da BR-135 a Curimataí, entre km 25-30, 19-VIII-2002, Hatschbach & al. 73611 (CTES, MBM); Mun. Diamantina, estrada para Conselheiro Mata, km 185, 1500 m, 25-IX-1990, Esteves 2307 (CTES, SPF); id., 18-VII-1980, Menezes CFCR 122 (CTES, SPF); Mun. Joaquim Felício, Serra do Cabral, entre os rios Embaiassaia e Rio Preto, 18VIII-2002, Hatschbach & al. 73504 (CTES, MBM); id. 7-VI-2004, Hatschbach 77512 (CTES, MBM); Mun. Lima Duarte, Parque Estadual do Ibitipoca.1319 m, 21º42’S, 43º53’W, 8-V-2002, Giordano 2467 & al. (CTES, RB); Mun. Santana do Riacho, km 116 (rodovia Belo-Horizonte-Conceição do Mato Dentro), Córrego 2 pontinhas, 18-VII-1985, Zappi CFSC 9327 (CTES, SPF); Santana do Riacho, Serra do Cipó, 19º17’S 43º20’W, 1100-1200 m, 11-VII-1998, Stehmann 2362 (BHCB, CTES); Mun. Tiradentes, próximo a cidade, 6XII-1983, Leitão Filho & al. 15168 (CTES).

ESTEVES, G. L. 1998. Delimitação, classificação infragenérica e novos táxons de Pavonia Cav, (Malvaceae). Bol. Bot. Univ. São Paulo 17: 39-46. ——. 2000. Taxonomic characters of the staminal tube and epicalyx in Brazilian Pavonia (Malvaceae). Brittonia 52 (3): 256-264. ——. 2001. O gênero Pavonia Cav. (Malvaceae) na região sudeste do Brazil. Bol. Inst. Bot. (São Paulo) 15: 125-194. FRYXELL, P.A. 1999. Pavonia Cavanilles (Malvaceae). Flora Neotropica Monographs 76: 1284. The New York Botanical Garden Press, New York. GÜRKE, M. 1892. Malvacae II. En C. Martius (ed.), Flora brasiliensis 12(3): 457-624. KEARNEY, T. H. 1958. A tentative key to the South American species of Pavonia Cav. Leafl. W. Bot. 8: 225-246. SAINT-HILAIRE, A. 1827. Malvaceae-Malveae. Fl. Bras. Mer. 1: 173-257. ULBRICH, E. 1920-21. Monographie der afrikanischen Pavonia-Arten nebst Übersicht über die ganze Gattung. Bot. Jahrb. Syst. 57-184.

Indice de coleccionistas

Arbo, M.M. 4020 (5), 4311 (8), 4342 (6) Badini, J. 19970 (8) Bovini, M.G. 2401 (5) Duarte, A.P. 2587 (4), 7820 (4), 8148, (4), 11662 (8) Emygdio, L. 3507 (7) Esteves, G.L. 2307 (8) Furlan, A. CFCR 4642 (4) Furlan, A. & J.R. Pirani CFSC 6224 (4) Giordano, L.C. 2467 (8) Giulietti, A.M. CFCR 4445 (8), CFSC 9762 (4) Hatschbach, G. 27295 (6), 28915 (4), 30131 (4), 50219 (4), 53024 (6), 72058 (1), 73504 (8); 73611 (8), 77512 (8) Hensold, N. CFCR 2841 (8), CFCR 2912 (7) Irwin, H.S. 20317 (4), 20603 (8), 20693 (8), 28982 (7), 29670 (8) Lamotte, 288 (7) Leitão Filho, H.F. 15168 (8) Maguire, B. 49160 (8) Martius Herb.Florae Brasil 103 (5)

Agradecimientos

A Mirta Liliana Gómez por las ilustraciones de las especies, en especial por los detalles de las mismas. 44


A. Krapovickas, Nuevas especies de Pavonia de Minas Gerais, Brasil

Mello-Silva, R. 326 (6), 445 (3), 483 (2) Menezes, N.L. CFCR 122 (8) Occhioni, P. 5485 (6) Pabst, G. 3759 (8) Pereira, E. 2923 (8) Pereira, M. 795 (8) Pinheiro, I.D.P. & G.L. Esteves CFSC 8571 p.p. (7), CFSC 8571 p.p. (4) Pires, F.R.S 546 (8) Saint-Hilaire, A. [430] (4)

Sello, F. [1426] (5) Sousa, H.C. de, 15317 (8) Souza, V.C. 12019 (6) Stehmann, J.R. 2269 (7), 2362 (8) Texeira, W.A. BHCB 53505 (8) Trindade, J.A. 63 (7) Vasconcelos, M.F. BHCB 33789 (8), BHCB 40111 (4) Vignoli Cordeiro, S. 18186 (8) Zappi, D.C. CFSC9327 (8)

Original recibido el 15 de marzo de 2010; aceptado el 10 de mayo de 2010.

45


BONPLANDIA 19(1). 2010

46


BONPLANDIA 19(1): 47-57. 2010

NOVELTIES IN GRINDELIA (ASTERACEAE: ASTEREAE) FROM SOUTH AMERICA LEONARDO PAZ DEBLE1 & ANABELA S. DE OLIVEIRA-DEBLE2

Summary: Deble, L. P. & A. S. de Oliveira-Deble. 2010. Novelties in Grindelia (Asteraceae: Astereae) from South America. Bonplandia 19(1): 47-57. 2010. ISSN: 0524-0476. Three new species of Grindelia Willd. are described and illustrated: G. argentina, G. gaucha and G. atlantica. The first two are related to G. buphthalmoides DC., and the last is allied with G. orientalis Bartoli, Tortosa & G. Rua. A key to separate the species of Grindelia buphthalmoides group is given and comments about this species, including a new synonym are also furnished. Key words: taxonomy, new species, new synonym.

Resumen: Deble, L. P. & A. S. de Oliveira-Deble. 2010. Novedades en Grindelia (Asteraceae: Astereae) para la América del Sur. Bonplandia 19(1): 47-57. 2010. ISSN: 0524-0476. Se describen e ilustran tres nuevas especies de Grindelia Willd.: G. argentina, G. gaucha and G. atlantica. Las primeras están relacionadas a G. buphthalmoides DC., mientras la última es afín a G. orientalis Bartoli, Tortosa & G. Rua. Una clave para separar las especies del grupo Grindelia buphthalmoides es proporcionada, así como también comentarios sobre estas especies, incluyendo una nueva sinonimia. Palabras clave: taxonomía, nuevas especies, nueva sinonimia.

During review of exsiccates, attention was drawn to several unusual specimens of Grindelia. Examination of herbarium material (including types) and using the last revision of the genus from South America (Bartoli & Tortosa, 1999) led us to recognize three new species and a new synonym. Bartoli & Tortosa (1999) recognized twenty five species and two varieties in the last revision of the genus from South America, subsequent the authors described a new species from Patagonia (Bartoli & Tortosa, 2003). With the addition of these

Introduction

Grindelia Willd. is a genus of approximately 70 species, occurring within the neotropical, with disjunct distribution in xerophytic or halophytic areas in center-west of United States and south of Mexico in North America and in south of Peru, Bolivia, Chile, Uruguay, Paraguay, Argentina and south of Brazil, in South America (Cabrera, 1931; Steyermark, 1934; Bartoli & Tortosa, 1999).

1 Departamento de Ciências Florestais, Universidade Federal de Santa Maria/RS, Brazil. deble.biol@gmail.com 2 Departamento de Ciências Florestais, Universidade Federal de Santa Maria/RS, Brazil. anabela.biol@gmail.com

47


BONPLANDIA 19(1). 2010

three new species and a new synonym, the genus now comprises twenty eight species in South America.

Grindelia buphthalmoides auct. non DC. in Bartoli & Tortosa, Kurtziana 27 (2): 337. 1999. Grindeliae buphthalmoidi DC. capitula sessilia, magna, setae pappi circa 15 affinis sed capitulis perquam saepis foliis superne caulinis, bracteis involucri externis foliaceis, late lanceolatis, apice attenuatis non reflectis (vs. non foliaceis, linear-lanceolatis, apice longe attenuatis, reflectis), flores disci permulta (250300 vs. 130-150) et cypselis flores disci alatis, compressis, 6.3-7.5 mm longis (vs. cypselis angulatis, non alatis, 3.5-5.2 mm longis), differt.

Results

1. A new Argentinean species segregated of Grindelia buphthalmoides Grindelia buphthalmoides DC. is characterized by glabrescent, narrowly obovate to obovate leaves, sessile or almost sessile capitula and pappus with circa 15 awns. This species was described by Candolle (1836) from Rio Grande do Sul state. Baker (1882) illustrated and cited additional collections from Uruguay. Cabrera (1931) and Bartoli & Tortosa (1999) recognized G. buphthalmoides from Argentina, but both works only cite the collection type ÂŤGaudichaud 1.027Âť out of the Argentinean territory; however, this specimen have a few capitula and immature cypselas. Fortunately, additional Brazilian specimens are represented in herbaria including capitula with mature cypselas and a comparison of the Argentinean, Uruguayan and Brazilian exsiccates shows the necessity of deepen the knowledge about this group. The material determined as G. buphthalmoides from Argentina shows many unusual morphologic characteristics includes apical leaves involving the capitula as a second involucre, herbaceous, broadly lanceolate outermost bracts and dimorphic cypselas (slightly flattened not winged in ray flowers and obovate to elliptic, strongly flattened, winged in disk flowers). The type and additional collections comparisons from Uruguay and Brazil clears the status of Argentinean species as new, being described below.

Typus: Argentina. Buenos Aires, Part. Tornquist, Sierra de la Ventana, 09-XI-1907, C. M. Hicken 614 (holotypus SI!).

Shrub 0.8-2 m tall; stems erect, sparsely pubescent, branching sympodial, with 2-5 short branches in distal portion, up the apex dense leaf and bearing mostly solitary terminal and sessile capitula, appearing in clusters, a corymbiform capitulescence. Leaves oblong to obovate, 3.8-9.4 cm long, 1.8-4 cm wide, alternate, sessile, pinnately veined, concolorous, margin not revolute, with numerous, spinulose and curved teeth, apex obtuse to rounded, basally narrowed, frequently amplexicaul; leaf blades chartaceous, light brown, minutely glandular and sparsely capitate trichomes; upper leaves ovate to ovate-lanceolate, 1.3-2.5 cm long, 0.7-1.3 cm wide, margins with numerous or few, spinulose and curved teeth, apex acute to obtuse, base cordate and involving the capitula. Capitula sessile, with 26-41 ray flowers and 250-300 disk flowers, 5-6.5 cm diameter (including ray flowers). Involucre 13-16.5 mm long, 19-33 mm wide. Involucral bracts chartaceous and light brown, arranged in 6-7 series; herbaceous, pinnately veined, minutely trichomes in margins and sparsely trichomes glandular in outermost; darker and 4-10 parallel veined, trichomes glandular in the distal third in innermost. Outer bracts broadly lanceolate, 13-16.5 mm long, 4-6 mm wide. Median bracts lanceolate 12.5-14 mm long, 2.5-3.5 mm wide. Inner bracts ellipticlanceolate to linear-lanceolate, 12-15 mm long, 1.5-3 mm wide. Clinanthium slightly

Grindelia argentina Deble & OliveiraDeble, sp. nov. Fig. 1 Grindelia buphthalmoides auct. non DC. in Cabrera, A. L. Revista Mus. La Plata, secc. Bot. 33: 222. 1931. 48


Deble, L. P. & A. S. de Oliveira-Deble, Novelties in Grindelia (Asteraceae: Astereae) from South America

Fig. 1. Grindelia argentina Deble & Oliveira-Deble. A: branch. B: leaf. C: distal leaf. D: involucrum. E-G: involucral bracts. E: outer. F: median. G: inner. H: ray flower. I: disk flower. J: cypsela of disk flower. K: cypsela of ray flower. L: style of disk flower. M: style of ray flower. N: awns of pappus (A-N, Hicken 614 holotypus SI).

49


BONPLANDIA 19(1). 2010

flowers (vs. 250-300 disk flowers) and by cypselas 3.5-5 mm long, subquadrangular, not winged in female and ray flowers (vs. 6.3-7.5 mm long, strongly flattened, winged in disk flowers).

convex, alveolate. Ray flowers pistillate, fertile, yellow. Corolla 21-28.5 mm long, apically ligulate; ligula oblong, 15-21 mm long, 2.5-3.5 mm wide, apex slightly acute to obtuse; tube tubular, 5.3-7.2 mm long, 0.4-0.5 mm wide. Style not or slightly exceeding the tube, 5.5-7.5 mm long; branches 1.5-1.8 mm long, apex obtuse. Cypsela prismatic, 4.1-5.5 mm long, slightly flattened, not winged, darkbrown, glabrous. Disk flowers perfect, yellowish. Corolla tubular, 6-7.3 mm long; lobes 0.8-1 mm long. Style slightly exceeding the corolla, 6.5-7.8 mm long; branches 1.82.1 mm, with sweeping trichomes distinctly longer in the distal third, apex obtuse. Anthers 2.6-2.8 mm long. Cypsela strongly flattened, winged, obovate or broadly elliptic, 6.3-7.5 mm long. Pappus of ray and disk flowers 4.5-7 mm long; awns 13-18.

Obs. II: Two unusual collections made in Sierra El Volcán (Hunziker 10.132 SI!) and Sierra Bachicha (Grondona 7.604 BAB!) were interpreted by Bartoli & Tortosa (1999) as G. buphthalmoides; however, both exsiccates display considerable variations in leaf size and shape, as well as very small capitula on short peduncles. These specimens essentially agree with G. argentina, but the populations are isolated approximately 300 km, and further study may prove them to be worthy of specific rank. Obs. III: Grindelia argentina is sympatric with G. pulchella Dunal var. discoidea (Hook. & Arn.) Bartoli & Tortosa and G. ventanensis Bartoli & Tortosa; the last shows strongly flattened, winged, obovate or broadly elliptic cypselas; however is easy distinguished of G. argentina by prostrate habit and capitula supported by peduncle.

Distribution and habitat: Grindelia argentina occurs only in complex «Sierra Ventana» in south of Buenos Aires Province (Argentina) on upper stony grasslands and stone. Materials with flowers are collected between October-December, with fruits until April. Conservation: Grindelia argentina is found in approximately 1,000 km2 ; the populations are restrict to upper of mountains and probably shows fragmented. Due to the restrict geographic distribution, and observed threats, it seems prudent to include G. argentina in the Vulnerable category of the IUCN Red List of endangered plant species according to the following criteria (IUCN, 2001): VU B1a, 2a, c(i,iii) + D1, 2.

Paratypi: ARGENTINA, Buenos Aires, Part. Coronel Pringles, pie del cerro Bonete, 05-XI-1938, A. L. Cabrera 4.658 (SI); Part. Saavedra: Pigüé, cerros de Curumalán [Curumalal], 10-XI-1932, A. Burkart 4.734 (SI); Sierra Curumalal, Ea. Las Grutas, 13-X-1979, O. Boelcke 9.120 (SI); Sierra Curumalal, Ea. La Sofia, 17-XII-1981, Villamil 1.956 (SI); Part. Tornquist, Sierra de La Ventana, Spegazzini 1881 (SI); Sierra de la Ventana, 10-XI-1907, C. M. Hicken 614b (SI); Sierra de la Ventana, 12-X-1937, Rentzell 1.066 (SI); Sierra de la Ventana, 10-XI-1938, A. L. Cabrera 4.749 (SI); Sierra de la Ventana, 06-X1939, A. L. Cabrera 5.303 (SI); valley south of pico de la Ventana, fr., 21-IV-1943, H. H. Bartlett 20.051 (SI); Sierra de la Ventana, 06-XII-1964, S. Crespo & N. M. Bacigalupo (SI 25.827); Sierra de la Ventana, hostería, 06-XII-1964, O. Boelcke & al. (SI).

Obs. I: Grindelia argentina is characterized by 4-8 apical leaves involving the capitula as a second involucre, by herbaceous outermost involucral bracts and by dimorphic cypselas, the last morphologic characteristic not occur in any other South America species. The allopatric species Grindelia buphthalmoides is probably most closely related to G. argentina, but differs by distal leaves not involving the capitula as a second involucre (vs. involving as a second involucre), by outermost involucral bracts not herbaceous (vs. herbaceous), with 1.2-1.8 mm wide (vs. 4-6 mm wide), by 130-150 disk

2. A new species from Brazil related with G. buphthalmoides Recently, Oliveira & al. (2005) cited 50


Deble, L. P. & A. S. de Oliveira-Deble, Novelties in Grindelia (Asteraceae: Astereae) from South America

(including ray flowers). Involucre 6-9 mm long, 10-24 mm wide. Involucral bracts arranged in 6-8 series; chartaceous and greenish-brown, darker and densely punctuate glandular in the distal third, apex acute to acuminate, reflexed. Outer bracts linear to linear-lanceolate, 6-7.2 mm long, 0.51 mm wide. Median bracts linear-lanceolate to lanceolate 7-8.2 mm long, 1.2-2 mm wide. Inner bracts oblong-elliptic to elliptic, 7.5-9 mm long, 2-2.5 mm wide. Clinanthium slightly convex, alveolate. Ray flowers pistillate, fertile, yellow. Corolla 14-17.5 mm long, apically ligulate; ligula obovate-oblong, 10-13.5 mm long, 2.9-3.8 mm wide, apex obtuse to rounded; tube tubular, 3.5-4.5 mm long, 0.5-0.6 mm wide. Style not or slightly exceeding the tube, 4-5 mm long; branches ca. 1 mm long, apex obtuse. Disk flowers perfect, yellowish. Corolla tubular, 4.5-5.8 mm long; lobes 0.8-1 mm long. Style slightly exceeding the corolla, 5-6.3 mm long; branches ca. 1.5 mm, with sweeping trichomes distinctly longer in the distal third, apex obtuse. Anthers 2-2.2 mm long. Cypsela of ray and disk flowers subquadrangular, brownish, 3.5-4.5 mm long. Pappus of ray and disk flowers 3.5-5 mm long; awns 12-18.

Grindelia rupestris from Brazil; however the analyses of additional collections was possible to recognize that the Brazilian material differs of the G. rupestris type, by smaller capitula supported by peduncle at maturity and outermost involucral bracts linear to linear-lanceolate, with 0.5-1 mm wide. We consider this species as new, being presently described. Grindelia gaucha Deble & Oliveira-Deble, sp. nov. Fig. 2 Grindeliae buphthalmoidi DC., foliis obovatis vel obovato oblongis, setae pappi circa 15 affinis sed capitulis minoribus, brevi pedunculatis ad pedunculatis, bracteis involucri externis 0.5-1 mm latis (vs. 1.2-1.8 mm latis), differt. A Grindeliae pulchellae Dunal, valde proxima, bracteis involucri pluriseriati (6-8-seriatis vs. 4-5seriatis), pappi setis numerosi (12-18 vs. 3-6), optime distincta. Typus: Brazil. Rio Grande do Sul: São Leopoldo, «in summo», monte das Cabras, «in rupestribus dumetosis», B. Rambo s.n., 31.10.1934 (holotypus PACA 1.748!).

Distribution and habitat: Grindelia gaucha occurs on arenilitic stone and adjacent stony grasslands in São Leopoldo, Gravataí and Taquara cities, in northeast of Rio Grande do Sul state. Material with flowers and fruits are collected between October-December.

Shrub 0.5-1.5 m tall; stems erect, sparsely pubescent, branching sympodial, sometimes with 2-3 short branches in distal portion; young stems sparsely to dense capitate trichomes. Leaves linear-oblong to oblanceolate, 1.4-3.8 cm long, 0.3-1 cm wide, alternate, sessile, pinnately veined, concolorous, margin not revolute, with numerous, spinulose and curved teeth, apex obtuse to acute, basally narrowed, sometimes amplexicaul; leaf blades chartaceous, greenish-brown to olive-brown minutely glandular and sparsely capitate trichomes; upper leaves lanceolate, 0.6-1.5 cm long, 0.20.5 cm wide, margins with numerous or few, spinulose and curved teeth, apex acute base narrowed, frequently amplexicaul; young leaves dense capitate trichomes. Capitula (short) pedunculate, with 17-23 ray flowers and ca. 100 disk flowers, 2.6-4 cm diameter

Conservation: Grindelia gaucha is found only in approximately 400 km2; the populations are fragmented and with few individuals. Due to the rarity, fragmentation of populations, and observed threats, it seems prudent to include G. gaucha in the Endangered category of the IUCN Red List of endangered plant species according to the following criteria (IUCN, 2001): EN B1a,b (i,ii,iii,iv), 2a,b (i,ii,iv) + D. Etymology: The specific epithet is derived from the vernacular term ‘‘gaúcho’’, which in Brazil designates the natives from the Rio Grande do Sul state. 51


BONPLANDIA 19(1). 2010

Fig. 2. Grindelia gaucha Deble & Oliveira-Deble. A: branch. B: capitulum. C: leaves. D: involucrum. E-G: involucral bracts. E: outer. F: median. G: inner. H: ray flower. I: disk flower. J: cypsela. K: style of ray flower. L: style of disk flower. M: awns of pappus. N: capitate trichomes (A, B, D, J, N, Knob & Bordignon 6.537 paratypus UNILASALLE; C, E-I, K-M, Rambo s.n. holotypus PACA).

52


Deble, L. P. & A. S. de Oliveira-Deble, Novelties in Grindelia (Asteraceae: Astereae) from South America

Obs.: The allopatric species Grindelia buphthalmoides is most closely related to G. gaucha, but differs by capitula with 4-5 cm diameter (vs. 2.6-4 cm diameter), sessile or almost sessile (vs. supported by a peduncle at maturity), by involucre with 10-12 mm long (vs. 6-9 mm long), and by outermost involucral bracts with 1.2-1.8 mm (vs. 0.5-1 mm wide). Another similar species is the allopatric Grindelia pulchella Dunal, but this species shows involucral bracts arranged in 45 series (vs. 6-8 series) and 3-6 awns pappus (vs.12-18 awns pappus).

Distribution and habitat: Grindelia buphthalmoides occurs only upper of mountains on stone. The geographic distribution includes the Rio Grande do Sul state in Brazil and the Treinta y Tres department in Uruguay; in Rio Grande do Sul this species is restricted to «Serra do Sudeste», having few collections known. In Uruguay, Baker (1882) cites two collections «King» and «Sellow 3.140». The first, from Maldonado (King, not seen), probably is Grindelia orientalis Bartoli, Tortosa & G. H. Rua. The last is from «Montevideo» and the designation «Montevideo» at that time is usual for all Uruguayan territory so much that Grindelia buphthalmoides possibly occurs only in Treinta y Tres department in northeast of Uruguay.

Paratypi: BRAZIL. Rio Grande do Sul: Gravataí, morro Itacolomi, arbusto, 1-1.5 m alt., campo pedregoso, no topo do tabuleiro, X-1986, M. Sobral 5.219 (ICN); São Leopoldo, «in summo», monte das Cabras, «in rupestribus dumetosis», 07-XII-1948, B. Rambo s.n. (PACA 38.614); Taquara, Pega-Fogo, campo sujo, sobre morro arenítico, 0,5 m de alt., 31-X-2000, A. Knob 6.537 & Bordignon (CTES, UNILASALLE).

Conservation: The original geographic distribution of Grindelia buphthalmoides included approximately 15,000 km 2; unfortunately new collections are unknown, although a great effort was made in search of species. Due to the rarity, missing populations, and observed threats, it seems prudent to include G. buphthalmoides in the Critically Endangered category of the IUCN Red List of endangered plant species according to the following criteria (IUCN, 2001): CR A1a,c + B2a, b(i,ii,iv,v) + C2a(ii).

3. Geographic distribution comments and conservation to Grindelia buphthalmoides In this treatment, Grindelia buphthalmoides is characterized by sessile or almost sessile capitula, homomorphic, prismatic and angulated cypselas. The capitula is not involved by distal leaves as a second involucre, having only one or two smaller leaves partially involving the capitula, but the involucral bracts are completely visible. Comments about G. buphthalmoides, including geographic distribution and synonym are presently furnished. Grindelia buphthalmoides DC.

Obs.: The type of Grindelia rupestris shows smaller leaves and more numerous pappus awns when compared with the type of G. buphthalmoides, but the analysis of exsiccates if observe a gradate variation and we believe that is impossible the distinction of the two taxa.

De Candolle, A. P., Prodromus 5: 316. 1836. Typus: Brazil, "prov. de Rio-Grande" [Rio Grande do Sul], "v. s. in h. Mus. Reg. Par. à Mus. Imp. Bras. sub. n. 1027 miss" Sellow s. n. [=M.I.B. 1027] (holotypus P not seen, photo SI! LP! isotypus R!) . Grindelia rupestris Bartoli, Tortosa & Marchesi, Brittonia 48 (1): 77. 1996. Typus: Uruguay, Departamento de Treinta y Tres, Quebrada de los Cuervos, 24-IX-1993, D. Bayce, G. Speroni & I. Grela (holotypus MVFA!). syn. nov.

Additional specimens examined. BRAZIL. Rio Grande do Sul: Gaudichaud 1027 (R). Capão do Leão, Pedreira, s.d., I. Edésio (PEL). Santana da Boa Vista, Cerro do Diogo, 04-IX-1985, Irgang & al. s.n. (ICN 81.191); em vassoural sobre pedras na encosta do cerro, capítulos amarelos, IX-1985, Sobral & al. 4.276 (ICN). URUGUAY. s.l. Sellow 3.140 (R). Treinta y Tres: Quebrada de Los Cuervos, 24-IX-1993, D. Bayce, G. Speroni & I. Grela s.n. (MVFA 22.288). 53


BONPLANDIA 19(1). 2010

4. Key to species of Grindelia allied to G. buphthalmoides

1a. Capitula 5-6.5 cm diameter; involved by 4-8 apical leaves, appearing a foliose second involucre. Involucre 13-16 mm high. Outer bracts herbaceous, broadly lanceolate not reflexes in apex. Disc flowers, 250-300. Cypselas dimorphic; disk flowers cypselas strongly flattened, winged, obovate to elliptic, 6.3-7.5 mm. Grindelia argentina Deble & Oliveira-Deble 1b. Capitula 2.6-5 cm diameter, rarely partially involved by 1-2 apical leaves. Involucre 6-12 mm high. Outer bracts not herbaceous, linear-lanceolate to lanceolate, long attenuate and reflexes in apex. Disc flowers 100-150. Cypselas homomorphic, subquadrangular 3.5-5.2 mm long. 2a. Leaves, including the vegetative branches, up to 8 cm long. Capitula sessile or almost sessile, 4-5 cm diameter. Involucre 10-12 mm high. Outermost involucral bracts 1.2-1.8 mm wide. Grindelia buphthalmoides DC. 2b. Leaves, including the vegetative branches, up to 3.8 cm long. Capitula short pedunculate to pedunculate, 2.6-4 cm diameter. Involucre 6-9 mm high. Outermost involucral bracts 0.5-1 mm wide. Grindelia gaucha Deble & Oliveira-Deble

5. A new Grindelia from coast of Rio Grande do Sul state

Typus: Brazil. Rio Grande do Sul: Pelotas, praias do Barro Duro e Laranjal, subarbusto muito ramificado, prostrado, 0.1-0.2 m de altura, fl., L. P. Deble & Oliveira-Deble 9.555, 31-X-2007 (holotypus CTES!, isotypi SI! MBM!).

Recently was analyzed by us an unusual collection made in «praia do Barro Duro», Pelotas city (Jarenkow 1.101); in exsiccate this material is similar with Grindelia gaucha, however mean «prostrate habit» in etiquette. We found the populations and was proved the prostrate habit and clears the relationships with G. orientalis; however the leaves are oblanceolate and the outermost involucral bracts linear to linear-lanceolate (vs. lanceolate). We consider this species as new, being presently described.

Shrub 0.1-0.3 m tall; stems 40-100 cm long, prostrate, radicant, sparsely pubescent, branching sympodial, sometimes with 3-5 short branches in distal portion. Leaves linear-oblanceolate to oblanceolate, 2.1-6.3 cm long, 0.3-1.2 cm wide, alternate, sessile, pinnately veined, concolorous, margin not revolute, with numerous, spinulose and curved teeth, apex acute, basally narrowed; leaf blades chartaceous, greenish-brown to yellowish-brown, densely glandular and sparsely capitate trichomes; upper leaves lanceolate, 1.5-2 cm long, 0.4-0.5 cm wide, margins with numerous or few, spinulose and curved teeth, apex acute base obtuse. Capitula pedunculate, with 21-33 ray flowers and ca. 130 disk flowers, 4-5 cm diameter (including ray flowers). Involucre 10-14 mm long, 15-28 mm wide. Involucral bracts arranged in 6-7 series; chartaceous and greenish-brown, darker and densely punctuate glandular in the distal third, apex acute to acuminate, reflexed, margin glandular. Outer bracts linear-filiform to linear-lanceolate, 7.8-9.2 mm long, 0.6-1 mm wide. Median bracts linear-lanceolate

Grindelia atlantica Deble & OliveiraDeble, sp. nov. Fig. 3 Grindeliae orientali Bartoli, Tortosa et G. Rua, habitus prostratus, setae pappi circa 5-10 affinis sed follis linear-oblanceolatis ad oblanceolatis (vs. obovatis ad spathulatis), 2.1-6.3 cm longis, 0.3-1.2 cm latis (vs. 1.8-3.5 cm longis, 0.5-1.5 cm latis), bracteis involucri externis linear-filiformis ad linear-lanceolatis (vs. lanceolatis ad ellipticolanceolatis), 7.8-9.2 mm longis, 0.6-1 mm latis (vs. 6-7 mm longis, 1-1.2 mm latis), differt. 54


Deble, L. P. & A. S. de Oliveira-Deble, Novelties in Grindelia (Asteraceae: Astereae) from South America

Fig. 3. Grindelia atlantica Deble & Oliveira-Deble. A: branch. B: leaves. C: involucrum. D-F: involucral bracts. D: outer. E: median. F: inner. G: ray flower. H: disk flower. I: cypsela. J: awns of pappus. K: style of ray flower. L: style of disk flower (A-L, Deble & Oliveira-Deble 9.555 holotypus CTES).

55


BONPLANDIA 19(1). 2010

orientalis are isolated more than 400 km of G. atlantica; both species are entirely related, although G. orientalis shows obovate to spathulate leaves (vs. linear-oblanceolate to oblanceolate leaves), with 1.8-3.5 cm long, 0.5-1.5 cm wide (vs. 2.1-6.3 cm long, 0.3-1.2 cm wide) and outermost involucral bracts lanceolate to elliptic-lanceolate (vs. linearfiliform to linear-lanceolate), with 6-7 mm long, 1-1.2 mm wide (vs. 7.8-9.2 mm long, 0.6-1 mm wide).

7.5-9 mm long, 1-1.5 mm wide. Inner bracts elliptic-lanceolate, 7.2-8.5 mm long, 1.8-2.2 mm wide. Clinanthium slightly convex, alveolate. Ray flowers pistillate, fertile, yellow. Corolla 16-19 mm long, apically ligulate; ligula obovate-oblong, 11.5-14.5 mm long, 2.8-4.5 mm wide, apex obtuse to rounded; tube tubular, 4-4.5 mm long, 0.5-0.6 mm wide. Style not or slightly exceeding the tube, 4.5-6 mm long; branches 1.4-1.9 mm long, apex obtuse. Disk flowers perfect, yellowish. Corolla tubular, 4.8-5.5 mm long; lobes 0.8-1 mm long. Style (slightly) exceeding the corolla, 5-7.3 mm long; branches ca. 1.5-1.8 mm, with sweeping trichomes distinctly longer in the distal third, apex obtuse. Anthers 2 mm long. Cypsela of ray and disk flowers subquadrangular, brownish, 4-5 mm long. Pappus of ray and disk flowers 3-5 mm long; awns 5-10.

Obs. II: Grindelia atlantica is sympatric with G. puberula Hook. & Arn., both species form dense populations in «Praia do Barro Duro» and «Laranjal»; no hybrids were observed. Paratypi: BRAZIL. Rio Grande do Sul: Pelotas, praias do Barro Duro e Laranjal, subarbusto muito ramificado, prostrado, 0.2 m de altura, fl., L. P. Deble & Oliveira-Deble 9.556, 31-X-2007 (CTES); idem, subarbusto prostrado, fl., fr., L. P. Deble & Oliveira-Deble 10.054, 20-II-2008 (CTES); idem, erva prostrada, em restinga, capítulos amarelos, Jarenkow 1.101, 19-XII-1988 (PEL); Tramandaí, em dunas próximo ao mar, fl., fr., L. P. Deble & Oliveira-Deble 9.557, 22-XI2007 (CTES).

Distribution and habitat: Grindelia atlantica occurs on sand soils and dunes in Pelotas and Tramandaí cities in coast of Rio Grande do Sul state. In Pelotas this species is frequent in «Praia do Barro Duro» and «Laranjal» near to «Laguna dos Patos», while in Tramandaí G. atlantica occurs on dunes, near to Atlantic ocean; G. atlantica flower intensely during the spring, material with flowers and fruits may be collected between October-February.

Acknowledgements

Conservation: Grindelia atlantica is found in approximately 400 km2, the populations are vigorous, with many individuals and occurring inclusive in antropic areas; however since its area of occurrence is smaller than 5,000 km2, its area of occupancy is smaller than 500 km2 it seems prudent to include G. atlantica in the Endangered category of the IUCN Red List of endangered plant species according to the following criteria (IUCN, 2001): EN B1a,c(i), 2a,b(iii,iv), c(iii).

We would like to thanks the curators of herbaria ICN, LP, MVFA, PACA, PEL, R and SI for making specimens available for study. Bibliography

BAKER, J. 1882. Compositae III. Asteroidae. XLII. Grindelia Willd. In: Martius. Flora Bras. 6 (3): 3-6. BARTOLI, A. & R. D. TORTOSA. 1999. Revisión de las especies sudamericanas de Grindelia (Asteraceae: Astereae). Kurtziana 27: 327-359. BARTOLI, A. & R. D. TORTOSA. 2003. A new species of Grindelia (Asteraceae, Astereae) from the Meseta del Somuncura (Patagonia), Argentina. Brittonia 55 (2): 146-149. CABRERA, A. L. 1931. Revisión de las espécies sud-

Etymology: The specific epithet refers to Atlantic coast, place where grows the species. Obs. I: The populations of Grindelia 56


Deble, L. P. & A. S. de Oliveira-Deble, Novelties in Grindelia (Asteraceae: Astereae) from South America

and Cambridge, United Kingdom, 31 p. OLIVEIRA, A. S de, L. P. DEBLE & J. N. C. MARCHIORI. 2005. Grindelia rupestris A. Bartoli, Tortosa & Marchesi (Asteraceae-Astereae), nova citação para o Rio Grande do Sul. Balduinia 2: 1-3. STEYERMARK, J. A. 1934. Studies in Grindelia II. A monograph of the North American species of genus Grindelia. Ann Missouri Bot. Gard. 21: 433-608.

americanas del gênero Grindelia. Rev. Mus. La Plata. Secc. Bot. 33: 207-249. CANDOLLE, A. P. de 1936. CLXXI Grindelia Willd. Prodr. 6: 314-316. INTERNATIONAL UNION FOR CONSERVATION OF NATURE AND NATURAL RESOURCES (IUCN). 2001. IUCN Red List Categories and Criteria Version 3.1. Prepared by the IUCN Species Survival Commission, IUCN Gland, Switzerland,

Original recibido el 1 de diciembre de 2009; aceptado el 15 de marzo de 2010.

57


BONPLANDIA 19(1). 2010

58


BONPLANDIA 19(1): 59-64. 2010

UNA NUEVA ESPECIE DE MONVILLEA DE LA ARGENTINA Y LA VALIDEZ DEL GÉNERO MONVILLEA (CACTACEAE) ROBERTO KIESLING

Resumen: Kiesling, R. 2010. Una nueva especie de Monvillea de la Argentina y la validez del género Monvillea (Cactaceae). Bonplandia 19(1): 59-64. ISSN: 0524-0476. Se describe una nueva especie de Monvillea (Cactaceae, Cactoideae) para el límite norte de la Argentina, en el Chaco Húmedo u Occidental. Es muy posible que la misma especie crezca también en el Paraguay. Se provee una clave para diferenciar las especies de la Argentina. Se agrega una detallada aclaración acerca de la validez del género Monvillea. Palabras clave: Monvillea, Cactaceae, Cactoideae, nueva especie.

Abstract: Kiesling, R. 2010. A new species of Monvillea from Argentina and the validity of the genus Monvillea (Cactaceae). Bonplandia 19(1): 59-64. ISSN: 0524-0476. A new species of Monvillea (Cactaceae, Cactoideae) is described for the North border of Argentina, at the Humid East Chaco. It is highly possible this species exist also in Paraguay. A key to differentiate the Argentinean species is provided. It is added a detailed note about the validity of the genus Monvillea. Key words: Monvillea, Cactaceae, Cactoideae, new species.

cavendishii (Monv.) Britton & Rose, de ambientes chaqueños, mientras que M. euchlora (K. Schum.) Backeb., la cual es común en los claros de la selva del Paraguay y Sur de Brasil, se conoce solo de una localidad en Misiones. Una tercer especie, M. spegazzinii (F.A.C. Weber) Britton & Rose, crece esporádicamente en el norte del Chaco argentino, en el Paraguay y en el este de Bolivia. Aquí se describe Monvillea krapovickiana, la cual es afín a M. cavendishii, de la que se diferencia por sus tallos más delgados, las espinas uniformes y más pequeñas y por las flores de mayor tamaño, pero posiblemente la característica más importante sea la tendencia a ser voluble, enroscándose laxamente en

Introducción

El género Monvillea se caracteriza por sus tallos cilíndricos, relativamente delgados, con costillas bajas y obtusas, flores grandes, efímeras, nocturnas, con pocas escamas sobre el receptáculo, inermes o esporádicamente con alguna espina pequeña; frutos más o menos ovoides a piriformes, dehiscentes por una rajadura longitudinal, con semillas relativamente pequeñas, brillantes. Su distribución comprende toda Sudamérica, al este de los Andes, pero es escaso o ausente en la foresta amazónica. La especie más frecuente en la Argentina es M. 1

Instituto Argentino de Investigaciones de las Zonas Áridas (CONICET), Casilla de Correo 507, 5500 Mendoza, Argentina. E-mail: rkiesling@mendoza-conicet.gov.ar

59


BONPLANDIA 19(1). 2010

nectarial de 3,5-4,5 cm long. Estambres en una serie espiralada, en la parte mas ancha del tubo, filamentos de 1-1,5 cm long. Frutos más o menos ovales, rojo-púrpura, de ca. 4,5 cm long. x 3,3 cm diám., con pocas escamas esparcidas. Semillas negras, brillantes, apenas punteadas, de 2,1 mm long., 1,2 mm lat. y 1 mm espesor, con el hilo oblicuo.

otras plantas, característica no conocida en especies de este género ni de otros afines. Monvillea krapovickiana R. Kiesling, sp. nov. Fig. 1. Haec species Monvillea cavendischii (Monv.) Britton & Rose similis sed caulibus postratis vel volubilis, angustioribus, espinis brevioribus, aequilongibus et floribus longioribus differt.

Paratypi: ARGENTINA. Formosa: Dep. Pilcomayo, Parque Nacional Pilcomayo, cultivado por R. Kiesling (Kiesling 8726), flor 1-II-1995, R. Fortunato s.n. (SI); Parque Nacional Pilcomayo, 19XI-1996, Guardaparque D. Martín s.n. (semillas, SI).

Holotypus: Argentina. Formosa: Dep. Pilcomayo, Parque Nacional Pilcomayo, alrededores de Laguna Blanca, hacia el E de El Palmar, tallo cilíndrico, flor blanca, fruto rojo, semilla negra, 14-XII-1988, R. E. Guaglianone & M. E. Múlgura 2227 (SI).

Distribución y hábitat: Hasta ahora se encontró solamente en el Parque Nacional Pilcomayo, al norte de Formosa. Es sumamente probable que también exista en zonas cercanas del Paraguay.

Tallos rastreros o subtrepadores, subcilíndricos, verdes, hasta de 1 m long. y 11,5 cm diám., los adultos llamativamente leñosos, con unas 7 costillas apenas marcadas, rectas, o algo espiraladas cuando las ramas son volubles. Areolas separadas ca. 0,8 mm; espinas radiales 6, de 2-4 mm long. y una central de 6 mm, apenas diferenciada de las radiales. Flores 6,5-11 cm long. cuando cerradas; 5-7 cm long. y 5,5-9 cm diám. cuando abiertas, cercanas al ápice, efímeras, nocturnas, infundibuliformes. Receptáculo con la zona del pericarpelo con unas 6 escamas triangulares de más o menos 2 mm long. y el tubo floral subcilíndrico, más o menos arqueado, de 3,5-5,5 cm long. y 4-7 (-15) mm diám., verde, con ca. 8-10 escamas similares a las del pericarpelo. Tépalos externos verdosos, internos blancos, todos delgados, gráciles, de 2-3 cm long. y 0,4-0,8 cm lat. Cavidad ovárica globosa o apenas ovoide, de 0,5 mm diám. Estilo cilíndrico, de 4,5-7 cm long., blanco, estigma ca. 10-lobulado, con lóbulos cilíndricos de 1 cm long. Cámara

Obs. 1: Los ejemplares de esta especie tienen las espinas más o menos uniformes, mientras que las de M. cavendishii son muy desiguales y sus tallos generalmente de mayor diámetro; solo los tallos muy jóvenes de M. cavendishii podrían confundirse -por su diámetro-, con los adultos de M. krapovickiana. Como se menciona en la descripción, los tallos presentan gran desarrollo del tejido leñoso, mientras los tejidos suculentos son relativamente reducidos. Etimología: El epíteto específico es en homenaje al Ing. Agr. Antonio Krapovickas, botánico destacado por su tarea científica, por la formación de numerosos discípulos, por la exhaustiva exploración botánica del NE de la Argentina, Paraguay, Bolivia y parte de Brasil, quien, siempre en colaboración con su esposa, Carmen Cristóbal, dieron un impulso superlativo al desarrollo de las investigaciones en plantas, tanto teóricas como aplicadas.

Clave para identificar las especies de Monvillea de la Argentina A. Tallos de sección circular, con costillas bajas y más numerosas que en A’. Epidermis verde oscuro, sin vetas. Tallos y espinas similares en tallos jóvenes y adultos. B. Plantas arbóreas, con tronco definido y ramas erectas de 3 cm diám. Flores de ca. 8 cm long., con tépalos obtusos, redondeados. M. euchlora 60


R. Kiesling, Una nueva especie y la validez del género Monvillea (Cactaceae)

B’. Plantas arbustivas, sin tronco definido, ramas ascendentes o apoyantes hasta de 1-3,5 cm diám. Flores mayores: hasta 12 cm long., con tépalos acuminados. C. Tallos ascendentes o apoyantes, de 2-3,5 cm diám., costillas rectas. M. cavendishii C’. Tallos rastreros, con tendencia a trepadores (volúbles), de 1-1,5 cm diám., costillas rectas o algo espiraladas. M. krapovickiana A’. Tallos de sección subcuadrada o pentagonal (bordes, o costillas, 4-5). Epidermis glauca con vetas blanquecinas. Tallos jóvenes delgados: 1 cm/lado, de bordes agudos; espinas adpresas (3/areola), negras; los adultos de 2-3,5 cm lat., de borde obtuso, con 4-6 espinas radiantes. M. spegazzinii

Fig. 1. Monvillea krapovickiana. A: parte del tallo con flor. B: areola, mostrando las espinas pequeñas y uniformes. C: corte longitudinal de la flor. D: escama de la parte media del receptáculo. E: escama del sector superior del receptáculo. F: fruto. G: semilla (A-E, Fortunato s.n = Kiesling 8726; F-G, D. Martín s.n.). El dibujante fue Vladimiro Dudas.

61


BONPLANDIA 19(1). 2010

llas pequeñas y brillantes (lisas); con todas las especies Sudamericanas; algunas de ellas con número de costillas sensiblemente menor (4-6). En 1988 David Hunt, rescatando un comentario de F. Ritter (1979, quien a su vez lo tomo de Weingart, 1914), menciona que posiblemente la descripción de esta especie corresponda a una especie (indeterminada) de Acanthocereus. Las plantas de Acanthocereus tienen –por lo menos en esa área– pocas costillas (3-4), agudas (a veces mencionadas como de «tallos alados»); aunque es frecuente en cactáceas que las formas juveniles posean mayor número de costillas y espinas y de diferente forma y cantidad. La afirmación de Hunt (1988) fue en potencial («If, as seems very probable…») y no documentada por material de herbario ni realizó la tipificación del nombre Cereus cavendishii. En cambio, en la misma nota continuó argumentando acerca de esa dificultad nomenclatural para no utilizar este nombre a nivel de subgénero, al ser incluidas sus especies en Cereus. A uno de los subgéneros – Ebneria– lo transfiere a subgénero de Cereus, considerando en éste (de acuerdo a su sinonímia) a todas las especies entonces incluidas en Monvillea. En cambio, Hunt no menciona la gran contradicción entre la forma obtusa de las costillas en la descripcion original de Cereus cavendischii, con las costillas agudas de Acanthocereus. Pocos años después, Heath (1992) retoma el tema y publica en la revista Taxon una nota sobre esta especie, demostrando la coincidencia entre la descripción original y la planta a la que siempre se aplicó ese nombre y efectuando su tipificación con una ilustración relativamente antigua. Esta lámina (Hooker, 1899) representa a una planta denominada Cereus paxtonianus Monv. ex Salm Dyck, pero lleva como sinónimo el nombre Cereus cavendishii, el cual tiene prioridad por haber sido publicado 10 años antes. Heat también señala que el numero de costillas de la descripción original (3-6), es algo bajo para Monvillea cavendishii, pero demasiado alto para ningún Acanthocereus. Debe destacarse que en la descripcion de Salm-Dyck de C. paxtonianus ya se menciona como posible va-

Validez del género Monvillea

Monvillea es un género creado en la obra de Britton & Rose, The Cactaceae (1920), para un grupo de especies antes incluidas en Cereus, pero con tallos de menor diámetro, costillas en mayor número y menos profundas, obtusas; flores con varias escamas sobre el receptáculo y semillas pequeñas, lisas. El género Cereus, que en un principio comprendía todas las cactáceas con tallos cilíndricos, mayormente costados, fue gradualmente desmembrado al conocerse las estructuras florales y de los frutos, semillas, etc. Estas segregaciones se produjeron principalmente en los principios del siglo XX, y varias de ellas en la mencionada obra de Britton & Rose. De acuerdo a los nuevos conceptos, Cereus quedó restringido a plantas mayormente de gran tamaño, con costillas profundas y en menor número, y podemos agregar que tiene semillas grandes muy rugosas, ornamentadas, muy características. Como especie tipo de Monvillea, estos autores designaron a Cereus cavendishii Monv., una especie descripta para Cartagena (Colombia), pero que no se encuentra en esa zona. En cambio en practicamene toda la bibliografía desde su descripción (1840) hasta 1988 se consideró bajo ese nombre una especie común en la zona chaqueña de Argentina, Paraguay y Bolivia, y también mencionada para Brasil. La diagnosis de Cereus cavendishii se ajusta a las características de esta especie y la mayor objeción es el lugar de origen, que pude deberse a un error, frecuente para plantas llevadas vivas y cultivadas por años en Europa, o, como a mencionó Heath (1992), el puerto de embarque hacia Europa. La única objeción morfológica seria la poca coincidencia en el número de costillas mencionado (36), ya que la especie a la que se aplica ese nombre tiene de 6 a 9. Después de la creación del género por Britton & Rose, se agregaron otras especies. En 1960, Backeberg reconoce tres subgéneros, diferenciados por caracteres de flor y fruto, pero teniendo en común su carácter arbustivo, muchas veces ascendente, sus flores con escamas y especialmente sus semi62


R. Kiesling, Una nueva especie y la validez del género Monvillea (Cactaceae)

riedad de C. cavendischii y que en su descripción de esta última especie, el numero de costillas ya se da como 5-6. Salm-Dyck y Monville fueron contemporaneos y sin duda mantuvieron cierta relación. Con la designación del tipo por Heath, la validez nomenclatural y el sentido original de Monvillea no puede ya discutirse. Si bien su actividad nomenclatural es controversial, en este caso sus argumentos son sólidos. En 1997, N. Taylor publica -en una revista privada editada por D. Hunt- una nota de 3 páginas donde realiza 38 nuevas combinaciones. Entre ellas transfiere Cereus euchlorus F. A. Web. -comprendiendo cuatro subespecies-, a Praecereus Buxbaum; como también a Cereus saxicola Morong, un nombre que siempre fue considerado sinónimo de Cereus cavendishii. En esta publicación se cumple con los requerimientos del Código Internacional de Nomenclatura Botánica vigente en ese momento, pero no existe ninguna explicación a los cambios realizados. En una obra reciente que comprende todas las cactáceas conocidas (Hunt & al., 2006) se reconoce a Praecereus, compuesto por las dos especies combinadas por N. Taylor, pero mantiene en Cereus a otras que habían sido consideradas anteriormente como Monvillea (ej. por Backeberg, 1960). Esto no se entiende, ya que las diferencias de caracteres entre las especies de Cereus en sentido estricto y estas nuevas inclusiones (por ejemplo Monvillea spegazzinii Web.) son mayores que entre estas especies y las incluidas en Praecereus. Para mayor claridad sobre el concepto aquí usado acerca de Monvillea cavendishii se ofrece una lista de los principales sinónimos:

Praecereus saxicola (Morong) N. Taylor, Cactus Succulents Initiatives 3: 10. 1997.

Nota: Por todo lo anterior,considero que el nombre Cereus cavendishii corresponde a la especie del N de la Argentina, Paraguay, E de Bolivia y posiblemente alguna zona de Brasil, tal como ha sido considerada tradicionalmente en la bibliografía, y tipificada de acuerdo a ese concepto. Como consecuencia, el género Monvillea mantiene su validez nomenclatural. Por otro lado, su inclusión total o parcial en Cereus es un tema taxonómico, opinable. El género Paraecereus queda entonces como sinónimo de Monvillea, por ser su especie tipo uno de los sinónimos de Cereus cavendischii. Agradecimientos

Agradezco a las personas que contribuyeron a esta publicación; Renée Fortunato quien me proveyó de ejemplares vivos que pude cultivar por años en mi domicilio; y al Guardaparque D. Martín quien envió amablemente un fruto de esta planta, a Vladimiro Dudas, el realizador de la ilustración que aquí se acompaña, al CONICET y al Instituto Darwinion, donde básicamente se confeccionó este trabajo, ahora completado en el IADIZA, como también a un revisor anónimo que advirtió la diferencia de criterio con publicaciones recientes donde no reconocen el género Monvillea, lo cual dio oportunidad a la extensa aclaración de los motivos que justifican mantener este género.

Monvillea cavendishii (Monv.) Britton & Rose

Bibliografía

Britton N. L. & J. N. Rose. 1920. The Cactaceae 2: 1241. Backeberg, C. 1960. Die Cactaceae 4: 1927-2629. Heath, P. V. 1992. The type of Monvillea Britton & Rose. Taxon 41: 85-87. Hooker. J. D. 1899. Cereus paxtonianus. Bot. Mag. 125: t. 7648. Hunt, D. 1988. New and unfamiliar names names for use

Britton N. L. & J. N Rose, The Cactaceae 3: 21. 1920. Cereus cavendishii Monv., Hort. Univ. 1: 219. 1840. Cereus paxtonianus Monv. ex Salm Dick, Cact. Hort. Dick. 1849: 214. 1850. Cereus saxicola Morong, Anals. N.Y. Acad. Sci. 7: 121. 1893. Monvillea saxicola (Morong) Berger, Kakteen: 343. 1929. 63


BONPLANDIA 19(1). 2010

in the European Garden Flora: addenda and corrigenda. Bradleya 6: 100. Ritter, F. 1979. Kakteen in S端damerica 1: 1-374. Ritter

Velag, Spangenberg. Weingart, W. 1914. Cereus cavendischii und Cereus paxtonianus. Monatsschr. Kakteenk. 24: 42-45, 49-51.

Original recibido el 9 de noviembre de 2009; aceptado el 17 de mayo de 2010.

64


BONPLANDIA 19(1): 65-69. 2010

ONCIDIUM HIANS (ORCHIDACEAE), NUEVA ESPECIE PARA LA FLORA DE ARGENTINA MIRIAM VALEBELLA1 & MAXIMILIANO SAGER2

Sumary: Valebella, M. & M. Sager. 2010. Oncidium hians (Orchidaceae), new species for the Argentinian flora. Bonplandia 19(1): 65-69. ISSN: 0524-0476. Oncidium hians Lindl. is described for the first time for the Argentinean flora. Some synonyms, ecological observations and the key to differentiate from related specie are included. Key words: Oncidium, Orchidaceae, flora, Argentina.

Resumen: Valebella, M. & M. Sager. 2010. Oncidium hians (Orchidaceae), nueva especie para la flora de Argentina. Bonplandia 19(1): 65-69. ISSN: 0524-0476. Se describe a Oncidium hians Lindl. por primera vez para la flora argentina. Se incluyen algunas observaciones ecológicas y una clave para diferenciarla de entidades afines. Palabras clave: Oncidium, Orchidaceae, flora, Argentina.

pulvinatum Lindl. bajo la sinonimia de O. divaricatum Lindl. y O. verrucosissimum Cogn. bajo O. brienianum Rchb. f. (Govaerts, 2003). Con este nuevo hallazgo, en el presente se elevan a 16 las especies de Oncidium citadas para nuestro país.

El género Oncidium Sw. pertenece a la subfamilia Epidendroideae (Dressler, 1983, 1993; Szlachetko, 1995), tribu Cymbidieae (Chase & al., 2003), subtribu Oncidiinae (Bentham, 1881). Comprende cerca de 600 especies distribuidas en regiones tropicales y subtropicales de América, desde el Sur de Florida, en Estados Unidos de Norteamérica, hasta el partido de Magdalena, en la provincia de Buenos Aires, Argentina (Cellini & al., 2009), con hábito mayoritariamente epífito y en algunos casos rupícola o terrestre (Dressler, 1993). Hasta el presente se han registrado 18 especies (Correa, 1996). Tres de ellas: O. cebolleta (Jacq.) Sw., O. jonesianum Rchb.f. y O. pumilum Lindl. han sido transferidas al género Trichocentrum Poepp. & Endl. (Chase & Williams, 2001) y 2 fueron reclasificadas: O. 1 2

Oncidium hians Lindl. Fig. 1-3. Lindley, J., Edwards´s Bot. Reg. 24 (Misc.): 65. 1838. Oncidium quadricorne Klotz., Allg. Gartenzeitung 20: 249. 1852. O. leucostomum Hoffmanns. ex Lindl., Fol. Orchid. 6: 36. 1855.

Investigadora independiente, Resistencia-Chaco, Argentina. E-mail: miriamorchid@yahoo.com Romang-Santa Fe, Argentina. E-mail: maxsag2004@yahoo.com.ar

65


Fig. 1. Oncidium hians. A: planta. B: flor, vista anterior con polinios expuestos. C: ginostemo, callo y labelo. D: flor, vista posterior. E: flor desplegada: a) pĂŠtalos, b) sĂŠpalo dorsal, c) sĂŠpalos laterales. F: callo. G: polinios (A-G, Valebella 080-212, CTES).

66


M. Valebella & M. Sager. Oncidium hians (Orchidaceae), nueva especie para Argentina

jando dedos erectos bilobados, carnosos, levemente papilosos, sutilmente moteados de rosado; ausencia de elaióforos tricomáticos en el callo central. Ginostemo blanco, corto y grueso, rostrado, ± 2 mm long., incurvado formando ángulo de 90º con el labelo, alas triangulares levemente ascendentes que no cubren los lóbulos laterales del labelo. Antera apical, bordes lisos, glabra. Polínios 2, de igual tamaño, ovoideos, amarillos. Estigma orbicular, verde. Ovario 8-12 mm long. x 1,8 mm lat., pronunciadamente arqueado.

O. maxilligerum Lem., Ill. Hort. 3 (Misc.): 43. 1856. Grandiphillum hians (Lindl.) Docha Neto & Campacci, Colet. Orquídeas Brasil. 3: 75. 2006. Aurinocidium hians (Lindl.) Romowicz & Szlach., Polish Bot. J. 51: 44. 2006.

Epífita, simpodial, sub-cespitosa de aspecto compacto. Raíces blanquecinas, alargadas, ± rígidas de 1-1,5 mm de diámetro. Rizoma muy abreviado, leñoso, ascendente, reptante y ramificado. Pseudobulbos lenticulares apretadamente distribuidos sobre el rizoma, verdes a verde-cenicientos, elípticos a circulares, lisos y opacos, unifoliados, de 1,3-1,7 cm long. x 1 cm lat., los viejos algo rugosos. Vainas del pseudobulbo 2, conduplicadas, escariosas, fibrosas, acuminadas. Hoja apical sésil, coriácea, oblonga a linear-oblonga, bordes lisos, levemente conduplicada, erguida o ligeramente arqueada, acuminada, verde a verdeceniciento opaco de 10 cm long. x 1,2 cm lat. Inflorescencia basal emergente de pseudobulbo maduro, erecta o levemente arqueada, pauciflora, (4-6 flores), generalmente racemosa, algunas veces paniculada, con 2-3 coflorecencias, 8-12-flora. Escapo pardo-rojizo, leñoso, de 1,2-2,5 mm de diámetro x 1825 cm long., nodado. Flores de 13-15 mm long., ringentes, distribuidas sobre 1/2-1/3 apical del raquis, resupinadas en relación a la orientación de la inflorescencia. Brácteas florales breves, ovado-triangulares, estrechas, mucho más cortas que el pedicelo. Pétalos y sépalos amarillentos con tintes amarronadorojizos irregulares en el centro, similares en tamaño, 5 mm long. x 3 mm lat., extendidos, ápices redondeados levemente apiculados, sutilmente trinervados. Sépalo dorsal obovado, incurvado; los laterales algo menores, obovado-oblongos, libres, retroflexos ascendentes y ligeramente ondulados. Pétalos obovados, levemente alargados, base atenuada. Labelo adnato en la base de la columna, subplano, blanco a blanco amarillento con maculatura rosado-fucsia irregular en la base, 8 mm long., 3-lobulado; lóbulos laterales membranáceos, semicirculares, incurvados, bordes amarillentos; lóbulo apical 4,5 mm long. x 4 mm lat., cuadrangular, 5-7 nervado levemente ramoso, emarginado, con máculas rosadas; callo del labelo 4-digitiforme seme-

Material estudiado: ARGENTINA. Misiones: Dpto. General Manuel Belgrano, cercanías de la localidad de San Antonio, 14-VIII-2009, Valebella 080-212 (CTES). Material adicional estudiado: BRASIL. Paraná: Tibagi. 14-III-1953, G. Hatschbach 2988 (HB). Minas Gerais: Poços de Caldas, 5 km, A. Docha Neto, Slide Collection 191051, www.orchid.unibas.ch «Swiss Orchid Foundation at the Herbarium Jany Renz»; Poços de Caldas, A. Docha Neto, Grandiphyllum hians (Lindl.) Docha Neto, Orchidstudium Project, Photostudy, www.orchidstudium.com.

Distribución geográfica y hábitat: La especie ha sido citada para el sureste y sur de Brasil, para los estados de Espirito Santo, Rio de Janeiro, São Paulo, Minas Gerais, Paraná, Santa Catarina y Rio Grande do Sul (Docha Neto & al., 2006). En este último estado se ha encontrado localizada en el litoral norte, donde existe una flora epifítica más tropical (J. L. Waechter, com. pers.). Citada también para Perú (Schweinfurth, 1961). El hallazgo de ejemplares de la especie en la provincia de Misiones permite ampliar su distribución geográfica. Situada entre 500 y 600 m de altitud y en vegetación estacional semidecidua, se presenta como ejemplares discretos que crecen principalmente sobre ramas y troncos de árboles a 2–2,5 m de altura, en regiones sin estación seca, días cálidos, noches frescas y hábitat húmedos más o menos umbríos. Aunque sólo se ha encontrado en inmediaciones de la ciudad de San Antonio, 26º 3´S 53º 43´W, limítrofe con el estado de Paraná (Brasil), no se descarta que pudiera hallarse en 67


BONPLANDIA 19(1). 2010

ecosistemas con similar vegetación del NE de la provincia (Fig. 2).

Fenología: Florece desde enero a marzo no habiéndose determinado su período de fructificación. Nota: Se encuentra incluida en CITES Appendix II –Ref. Checklist CITES p. 315. Obs.: La morfología es similar a la de O. edwallii Cogn. con el que suele confundirse y del que puede diferenciarse porque éste tiene un porte algo mayor, su época de floración se extiende de octubre a diciembre, el área de dispersión se halla limitada a la zona litoral costera (Serra do Mar) comprendida entre los estados de Río de Janeiro a Santa Catarina (Docha Neto com. pers.) y, como diferencia más notoria, presenta pulvínulo de elaióforos tricomáticos en el callo central del labelo. Por otra parte, este hecho presumiría la búsqueda de aceites como recompensa para los agentes polinizadores. Si bien en el presente estudio dichos agentes no han sido identificados, dada la diferencia de las conformaciones de los callos centrales de ambas especies, los vectores podrían ser diferentes.

Fig. 2. Distribución geográfica. S lugar de colección, U posible lugar de localización.

Fig. 3. Fotografía de Oncidium hians. A: flor. B: detalle del callo del labelo (fotos de M. Sager).

68


M. Valebella & M. Sager. Oncidium hians (Orchidaceae), nueva especie para Argentina

A continuación se presenta una clave que permite diferenciar a O. hians de taxones afines, que poseen semejanza morfológica y viven en similares áreas de distribución.

——. 1993. Phylogeny and classification of the Orchid family. Dioscorides Press, Portland, Oregon. 314 pp. DOCHA NETO, A. & D. H. BAPTISTA. 2006. Grandiphyllum Docha Neto: revisão taxonômica, proposta de novas alianças e sinônimos em Orchidaceae. Orchidstudium 1(3): 17-23. ——, D. H. BAPTISTA & M. A. CAMPACCI. 2006. Coletânea de orquídeas brasileiras 3. Novos gêneros baseados nos Oncidium. Brasil Orquídeas, São Paulo. 95 pp. GOVAERTS, R. 2003. World checklist of Monocotyledons database. In ACCESS: 1-71827. The Board of Trustees of the Royal Botanic Gardens, Kew. GARAY, L. 1970. A reappraisal of the genus Oncidium Sw. Taxon 19: 443-467. —— & J. E. STACY. 1974. Synopsis of the genus Oncidium. Bradea 1(40): 383- 428. PABST, G. F. J. 1972. Estudos no gênero Oncidium Sw. (Orchidaceae). Bradea 1(15): 137-143. —— & F. DUNGS. 1977. Orchidaceae brasilienses, Band II. Hildesheim Brücke-Verlag, Germany. 418 pp. SCHWEINFURTH, C. 1961. Orchids of Peru. Fieldiana, Bot. 30(4): 879-880. SZLACHETKO, D. L. 1995. Systema Orchidalium. Frag. Florist. Geobot., Suppl. 3: 1-152. VALEBELLA, M. & M. SAGER. 2009. Un nuevo Oncidium (Orchidaceae) para la flora argentina. XXXII Jornadas Argentinas de Botánica, Huerta Grande, Córdoba, 5 al 8 de Octubre 2009. p. 208. WAECHTER, J. L. 1998. Orquídeas epífitas nos subtrópicos orientais da América do Sul. 15ª Conferência Mundial de Orquídeas, Turriers, France. Naturalia Publications. pp. 332-341.

1. Labelo con callosidades conquiformes. O. auricula (Vell.) Pabst 1´. Labelo con callosidades digitiformes. 2. Callo central con pulvínulo de elaióforos tricomáticos. O. edwalli Cogn. 2´. Callo central sin elaióforos tricomáticos. O. hians Lindl.

Bibliografía BENTHAM, G. 1881. Notes on Orchideae. Bot. J. Linn. Soc. 18: 281-360. CELLINI, J. M., L. SALOMÓN, R. GARCÍA, L. CELLINI & M. I. SÁNCHEZ. 2009. Límite Sur del Área de Distribución de Oncidium bifolium Sims. (Orchidaceae). XXXII Jornadas Argentinas de Botánica, Huerta Grande, Córdoba, 5 al 8 de Octubre 2009, p. 83. CHASE, M. W., K. N. CAMERON, L. BARRETT & J. V. FREUDENSTEIN. 2003. DNA data and Orchidaceae Systematics: a new phylogenetic classification. In Dixon, K. M., S. P. Kell, R. L. Barrett & P. J. Cribb (eds.), Orchid conservation. Kota Kinabalu, Sabah: Natural History Publications, pp. 69-89. CHASE, M. W. & N. H. WILLIAMS. 2001. Molecular systematic of the Oncidiinae based on evidence from four DNA sequence regions: expanded circunscriptions of Cyrtochilum, Ericina, Otoglossum and Trichocentrum. Lindleyana 16: 137-138. COGNEAUX, C. A. 1905. Orchidaceae. In Martius, C. F. P. (ed.), Flora Brasilensis III (4-6). Eichler & Urban. CORREA, M. N. 1996. Orchidaceae. In Zuloaga, F. O. & O. Morrone (eds.). Catálogo de las Plantas Vasculares de la República Argentina I. Monogr. Syst. Bot. Missouri Bot. Gard. 60: 242-271. DRESSLER, R. L. 1983. Classification of the Orchidaceae and their probable origin. Telopea 2(4): 413-424.

Agradecimientos

A Americo Docha Neto, Darly Machado de Campos y Jorge Luiz Waechter por referencias o material aportados y amabilidad de compartir critérios. Al Instituto de Botánica del Nordeste (IBONE) por permitir efectuar en él los trabajos de investigación necesarios para la determinación de la especie. A María Silvia Ferrucci por las correcciones efectuadas al manuscrito. A Laura Simón por las ilustraciones que acompañan este texto.

Original recibido el 9 de noviembre de 2009; aceptado el 20 de junio de 2010.

69


BONPLANDIA 19(1). 2010

70


BONPLANDIA 19(1): 71-77. 2010

LA NATURALIZACIÓN DEL «NÍSPERO», ERIOBOTRYA JAPONICA (ROSACEAE, MALOIDEAE), EN LA ARGENTINA GUSTAVO DELUCCHI1 & HÉCTOR A. KELLER2

Summary: Delucchi, G. & H. A. Keller. 2010. The naturalization of «loquat», Eriobotrya japonica (Rosaceae, Maloideae) in Argentina. Bonplandia 19(1): 71-77. ISSN: 0524-0476. Based on herbarium specimens collected in our country, Eriobotrya japonica (Thunb.) Lindl. (Rosaceae) is mentioned for the first time as naturalized plant in Argentina. Ecological observations and information about various local uses are included. The species is described and illustrated. Key words: Argentinean flora, Rosaceae, Eriobotrya, fruit tree, exotic plants, naturalized species.

Resumen: Delucchi, G. & H. A. Keller. 2010. La naturalización del «níspero», Eriobotrya japonica (Rosaceae, Maloideae), en la Argentina. Bonplandia 19(1): 71-77. ISSN: 0524-0476. Sobre la base de ejemplares de herbario recolectados en nuestro país, se cita por primera vez a Eriobotrya japonica (Thunb.) Lindl. (Rosaceae) como especie naturalizada en la Argentina. Se incluyen observaciones ecológicas y también se brinda información acerca de los diversos usos locales. La especie es descripta e ilustrada. Palabras clave: Flora argentina, Rosaceae, Eriobotrya, árbol frutal, plantas exóticas, especies naturalizadas.

namentales o árboles frutales, las cuales a menudo se escapan de cultivo y se llegan a naturalizar. La subfamilia Maloideae se encuentra representada en la Argentina por 6 géneros (Delucchi & al., 2009). El objetivo del presente trabajo es dar a conocer la naturalización del «níspero japonés», Eriobotrya japonica (Thunb.) Lindl. en las provincias de Buenos Aires, Entre Ríos y Misiones, así como en la Capital Federal. Esta especie pertenece al género Eriobotrya Lindl., el cual presenta cerca de 30 especies distribuidas en

Introducción

La Familia Rosaceae incluye unos 85-111 géneros y entre 3000-3500 especies (Mabberley, 2008; Takhtajan, 2009), posee una distribución subcosmopolita, presentando la mayor diversidad en zonas templadas del mundo. En la Argentina se encuentra representada por 22 géneros y 91 especies (Marticorena, 2008; Delucchi & al., 2009). Muchas de sus especies se cultivan como or1

Facultad de Ciencias Naturales y Museo, Universidad Nacional de La Plata, Paseo del Bosque s.n., 1900 La Plata, Argentina. E-mail: delucchi@fcnym.unlp.edu.ar 2 Facultad de Ciencias Forestales, Universidad Nacional de Misiones - Instituto de Botánica del Nordeste, Casilla de Correo 209, 3400 Corrientes, Argentina. E-mail: hakeller2000@yahoo.com.ar

71


BONPLANDIA 19(1). 2010

apical, 5-locular, 2 óvulos por lóculo; estilos 5, libres. Fruto pomo piriforme, elipsoideooblongo a subgloboso, 3-6 x 1,5-5 cm, tomentoso a glabrescente, epicarpo glabro o piloso, amarillo o anaranjado, a veces rojizo; pulpa suculenta de sabor dulce, ácido o subácido, blanca, amarilla o anaranjada; pedicelo fructífero 3-8 mm long., inicialmente tomentoso, luego glabro. Semillas 1-3 (5), pardas. 2n=34.

el Himalaya, N y NE de la India, Bangladesh, Indochina, Malasia, China central y meridional, Taiwán, S. de Japón, E Borneo y SE de Sumatra (Vidal, 1965; Gu & Spongberg, 2003). La especie se describe e ilustra, se indican material de referencia y observaciones acerca de sus usos y de su proceso de naturalización. Eriobotrya japonica (Thunb.) Lindl. Figs. 1 y 2

Nombre vulgar: «níspero japonés». Fenología: Florece en otoño o a comienzos del invierno, y los frutos maduran a finales del invierno y principio de la primavera.

Lindley, J., Trans. Linn. Soc. London (Bot.) 13: 102. 1821. Mespilus japonica Thunb., Nova Acta Regiae Soc. Sci. Upsal. 3: 208. 1780. Crataegus bibas Lour., Fl. Cochinch.: 319. 1790.

Distribución geográfica y hábitat: Especie nativa del SE de China (Chongqin, Hubei), introducida tempranamente en Japón y el sudeste asiático; ampliamente cultivada en todas partes del mundo (Vidal, 1965; Gu & Spongberg, 2003). Cultivada como árbol frutal y asilvestrada en Europa: Azores, Península Ibérica y Creta (Ball, 1968; Navarro & Muñoz Garmendia, 1998) y Nueva Zelandia (Webb & al., 1988), generalmente cerca de las aglomeraciones (Vidal, 1965). Frecuente en Brasil como subespontánea en los estados de Pará, Paraiba, Bahia, Alagoas, Goiás, Minas Gerais, Espíritu Santo, São Pablo, Rio de Janeiro, Paraná, Santa Catarina y Rio Grande do Sul (Bianchini, 2010). En la Argentina se escapa de cultivo en la Capital Federal y provincia de Buenos Aires, llegándose a naturalizar en los bosques ribereños de Punta Indio, provincia de Buenos Aires. En las provincias de Entre Ríos y Misiones, suele aparecer en selvas marginales degradadas, bordes de selva primaria, selvas secundarias, capueras y sotobosque de forestaciones.

Árbol o arbusto de 3-10 m de altura. Copa redondeada, cilíndrica a anchamente cónica. Tronco bien desarrollado; tallos primarios erectos, secundarios conformando ramas extendidas; tallos juveniles incano-tomentosos, adultos castaño-verdosos con cicatrices foliares prominentes. Hojas simples, alternas, persistentes; pecíolo 6-15 mm long., a veces ausente; lámina oblanceolada, lanceolada, obovada o elíptico-oblonga, 15-40 x 7,5-13 cm, coriácea, más o menos rugosa, verde intenso en la cara superior, incano- o castañotomentosa en la inferior (muchas hojas jóvenes castaño-tomentosas), base cuneada a levemente auriculada, ápice agudo o acuminado, margen aserrado en la mitad distal, venas promínulas en el hipofilo, impresas en el epifilo; estípulas triangulares, más o menos atenuadas, pilosas. Inflorescencias en panículas multifloras, de 10-19 cm long., pedicelos 5-8 mm long., castaño-tomentosos. Flores muy perfumadas, 1,2-2 cm diám.; hipanto cupular, densamente tomentoso; sépalos triangular-ovados, soldados en su mayor longitud, libres en la porción apical conformando lóbulos de 2-4 mm long.; castañotomentosos, persistentes; pétalos blancos, libres, oblongos a ovados 5-9 x 4 mm, ápice obtuso o emarginado; estambres numerosos, ca. 20; ovario ínfero, pubescente en su parte

Usos: Especie sumamente difundida como ornamental y frutal (Valla & al., 1999). La madera es utilizada para la fabricación de instrumentos musicales (Vidal, 1965). Los frutos se consumen frescos, en almíbar, desecados, confitados, en jaleas, mermeladas, dulces, tartas y budines. A partir del jugo fermentado y destilado se elabora un aguardiente con sabor a almendras. Los nísperos se 72


G. Delucchi & H. A. Keller, La naturalización del «níspero», Eriobotrya japonica en la Argentina

Fig. 1. A: rama con frutos. B: detalle de indumento de la cara inferior de la hoja. C: rama florífera. D: flor vista de arriba. E: flor en vista lateral. F: frutos (A, Burgueño 127; B-E, Delucchi 3216).

73


BONPLANDIA 19(1). 2010

Fig. 2. A: ejemplares en capuera de Misiones. B: abeja asentándose sobre el androceo. C: abeja alcanzando el néctar.

catarral (Martínez Crovetto, 1981). En Misiones constituye una de las primeras especies que se plantan en los patios de las viviendas rurales y periurbanas recién erigidas, ya que es atractivo como ornamental, brinda una excelente sombra todo el año y ofrece fruta para el consumo en fresco y mermeladas. Quienes se dedican a la actividad apícola y a la

emplean en medicina tradicional china contra los resfríos, dolor de garganta, como expectorante, antiinflamatorio, astringente, digestivo y sedativo. Las hojas son analgésicas, antitusivas, hipoglucemiantes, diuréticas y antitumorales (Hurrell, com. pers.). En Corrientes se ha mencionado el uso de las hojas quemadas para tratar la tos 74


G. Delucchi & H. A. Keller, La naturalización del «níspero», Eriobotrya japonica en la Argentina

de esta especie. En Turquía (Albayrak & al., 2008) la especie Rousettus aegyptiacus, ha sido mencionada como consumidora de frutos de níspero. Recientemente en el estado de Paraná (Brasil), Zanon & dos Reis (2007) señalan el consumo de frutos de E. japonica por la especie Arctibeus lituratus donde constituye el 10% de su dieta. De acuerdo con Chebez (1996), este murciélago habita también en la provincia de Misiones, por lo que no se lo puede descartar como consumidor de los frutos del níspero.

meliponicultura privilegian a esta especie de floración otoñal para la producción de mieles monoflorales. La madera es considerada muy buena para leña. En ciertas áreas rurales de la provincia las hojas se emplean en la medicina hogareña como antitusivo (Amat & Yajía, 1998), para regular la presión arterial y como tranquilizante (Keller & Romero, 2006). Al comparar distintos ejemplares adultos de níspero, los lugareños distinguen variaciones en cuanto al tamaño, forma, color y sabor de los frutos, por esta razón, cuando se desea transplantar un ejemplar comúnmente se extraen los renuevos que germinan naturalmente debajo de las plantas seleccionadas sobre la base de dichas cualidades. La especie tolera la poda de ramas leñosas, por lo que el ejemplar cultivado se conduce eliminando las ramificaciones basales hasta que su fisionomía se aproxima a la forma aparasolada deseable para los árboles de sombra. El cultivo de E. japonica ha desplazado al de Mespilus germanica L., «níspero europeo», de Europa, oeste y centro de Asia., siendo prácticamente el único «níspero» cultivado a nivel mundial. De acuerdo con Troncoso (1987: 440) es raramente cultivado el país, aunque podría aparecer en forma subespontánea.

Proceso de naturalización: La primera mención de la posible presencia de esta especie en Argentina como subespontánea fue formulada por Troncoso (1987: 441), en base a apuntes del Ing. Agr. A. Burkart. Lamentablemente no hay ejemplares de referencia para la confirmación de la cita. A principios de la década de 1990 se lo vio espontáneo y abundante en la Reserva Ecológica Costanera Sur de la ciudad de Buenos Aires, asimismo muchos ejemplares juveniles y renovales fueron encontrados en ambientes peridomiciliarios de las provincias de Misiones y Buenos Aires. En los últimos años E. japonica se ha expandido, invadiendo distintos ambientes de Buenos Aires, Entre Ríos y Misiones tales como bosques de talas, capueras (Fig. 2 A), selvas marginales y bosques secundarios. El «níspero» suele aparecer inicialmente como individuos aislados en ambientes seminaturales tales como baldíos, cercos, huertas, o bajo árboles cultivados. Posteriormente conforma bosques compactos en sucesiones secundarias posteriores al abandono de viviendas rurales; en este caso se comporta como ergasiofigófito (Thellung, 1912), es decir como especie escapada de cultivo que vive muchos años en forma espontánea. También se puede considerar ergasiolipófito (Thellung, 1912), cuando los ejemplares, originariamente cultivados, se mantienen luego del abandono de los cultivos. Usualmente los parches son asiduamente visitados por niños, aves y mamíferos, que dispersan la especie, por lo que su regeneración natural paulatinamente se extiende a formaciones naturales inmediatas, llegándose a considerar, en ese caso, como completamente naturalizada en el país. De tal forma esta es-

Polinización: Debido a la fragancia y gran producción de néctar y polen Eriobotrya japonica suele ser muy visitada por insectos polinizadores; se ha observado una notable abundancia y diversidad de insectos que incluyen abejas, melipónidos, mariposas, moscas, avispas, hormigas. Para alcanzar el néctar las abejas (Apis mellifera) se asientan inicialmente sobre el androceo (Fig. 2 B) y luego atraviesan la barrera que conforman los estambres incurvos y las anteras introrsas, las cuales quedan aplicadas contra el cuerpo de la misma (Fig. 2 C). Dispersión: es típicamente zoocórica (aves, murciélagos), sin descartar a las comunidades locales como un agente dispersor de la misma. La caída de los frutos cerca de la planta madre (barocoria) es muy frecuente en esta especie. No se podría descartar a los murciélagos frugívoros como agentes dispersores 75


BONPLANDIA 19(1). 2010

pecie es un buen ejemplo del proceso mencionado por Richardson & al. (2000), donde se ve a la misma ocupando ambientes altamente antropizados e invadiendo ambientes naturales y seminaturales.

y ayo. Cuñá Pirú, 26º 56’ 09,5’’ S – 55º 09’ 02,9’’ W, 13-V-2010, Keller 8718 (CTES, LP). Dpto. Eldorado, ciudad de Eldorado, avda. El Fundador, ca. intersección calle Córdoba, 13-V-2010, Keller 8720 (CTES, LP), Dpto. San Pedro, Ruta prov. 20, aldea guaraní Alecrín, 26-VI-2010, Keller 8721 (CTES). Entre Ríos: Dpto. Colón, Parque Nacional «El Palmar», camino a La Calera, 3-XI-2008, Delucchi 3376 (LP); área del vivero, 4-XI-2008, Delucchi 3419 (LP). Capital Federal: Costanera Sur, 13-III-1994, Burgueño 127 (LP); 8-XII-2007, Delucchi 3197 (LP); 9-V-2008, Delucchi 3217, 3218 (LP), 3219 (BAA); borde de camino, 9-IV2009, Hurrell & al. 6866 (LP). Buenos Aires: Pdo. La Plata: Gonnet, 4-V-2008, Delucchi 3216 (LP). Pdo. Punta Indio: Punta Indio, 12-X-2002, Delucchi 2580 (LP).

Material examinado: ARGENTINA. Misiones: Dpto Iguazú: Parque Nacional Iguazú, área Cataratas, 28-V-2006, Delucchi 3033 (LP). Dpto. Candelaria, Ruta Nac. 12, 100 m sur de puente sobre arroyo Yebebiry, 24-IV-2010, Keller 8708 (CTES). Dpto. San Ignacio, Ruta Nac. 12, 1 km sur de acceso hacia Teyú Cuaré, 24-IV-2010, Keller 8711 (CTES, LP). Dpto. Montecarlo, Colonia Guatambú, 26º 35’ 27’’ S – 54º 40’ 49,1’’ W, 02-V-2010, Keller 8716 (CTES); ídem., Keller & Paredes 8716 (CTES, LP). Dpto. Lib. Gral. San Martín, ruta nac. 12, entre ayo. Tabay

Clave para reconocer los géneros de Maloideae de Argentina

1. Paredes carpelares leñosas u óseas a la madurez de los frutos (el endocarpo está formado por uno varios huesos de paredes más o menos esclerificadas). 2. Arbustos no espinosos; hojas de margen entero, envés en general tomentoso, raro subglabro. Cotoneaster 2’. Árboles o arbustos espinosos, hojas de margen dentado, crenado o crenado-dentado, a veces subentero, muy rara vez entero, envés en general glabro o subglabro, raro tomentoso. 3. Estípulas diminutas y caducas; hojas con el limbo dentado o crenado y envés glabro o subglabro, raro subentero y de envés más o menos cubierto por un tomento blanquecino. Pyracantha 3’. Estípulas de las hojas de los macroblastos muy aparentes; hojas con el limbo crenado-dentado o subentero con 1-2(3) lóbulos o dientes apicales, muy rara vez entero, envés glabro; pirenos 13(4). Crataegus 1’. Paredes carpelares no esclerificadas (membranáceas, cartilaginosas o coriáceas). 4. Hojas persistentes, coriáceas, con nervaduras muy marcadas. Eriobotrya 4’. Hojas caducas, cartáceas, con nervaduras no tan marcadas. 5. Mesocarpo y receptáculo con células coloreadas; pétalos estrechamente obovados 5,5x 2,5 mm, rojos o rosados, o blancos y orbiculares y de mayor tamaño. Lámina foliar con el envés cubierto de tomento blanquecino; pomo rojizo. Sorbus 5’. Mesocarpo y receptáculo sin células coloreadas; pétalos obovados o suborbiculares (5) 7 x (3,5) 5 mm, blancos a veces rosados. Lámina foliar con el envés nunca cubierto por un tomento blanquecino; pomo en general amarillento, verdoso o parduzco, raro rojizo. 6. Estilos libres, no concrescentes lateralmente con el receptáculo, fruto globoso a piriforme; no 76


G. Delucchi & H. A. Keller, La naturalización del «níspero», Eriobotrya japonica en la Argentina

umbilicado en la base, mesocarpo y receptáculo con numerosos grupos irregulares de esclereidas, anteras púrpuras. Pyrus 6’. Estilos soldados en la base, concrescentes lateralmente con el receptáculo; fruto globoso, más o menos umbilicado en la base, mesocarpo y receptáculo con esclereidas solo en el interior del corazón, rodeado a las semillas; antera amarillentas. Malus Agradecimientos

MABBERLEY, D. J. 2008. The plant book. Third edition.1021 pp. Cambridge University Press, Cambridge. MARTICORENA, A. 2008. Rosaceae. En: F. O. Zuloaga, O. Morrone & M. J. Belgrano. Catálogo de las Plantas Vasculares del Cono Sur (Argentina, sur de Brasil, Chile, Paraguay y Uruguay). Monogr. Syst. Bot. Missouri Bot. Gard. 107: 28522871. MARTÍNEZ CROVETTO, R. N. 1981. Las plantas usadas en medicina popular en el Noroeste de Corrientes. Fundación Miguel Lillo. Miscelánea 69: 1-169. NAVARRO, C. & F. MUÑOZ GARMENDIA. 1998. Eriobotrya. En: S. Castroviejo, F. Muñoz Garmendia & C. Navarro (eds.). Flora Ibérica 6: 389-391. RICHARDSON, D. M., P. PYSEK, M. REJMÁNEK, M. G. BARBOUR, F. D. PANETTA & C. J. WEST. 2000. Naturalization and invasion of alien plants: concepts and definitions. Diversity Distrib. 6: 93107. TAKHTAJAN, A. 2009. Flowering plants. 871 pp. Springer. THELLUNG, A. 1912. La flore adventice de Montpellier. Mém. Soc. Sci. Nat. Cherbourg 38: 55-728. TRONCOSO, N. S. 1987. Rosaceae. En: A. Burkart (ed.). Flora ilustrada de Entre Ríos. Col. Cient. INTA 6 (3): 430-442. VALLA, J. J, L. JANKOWSKI, D. BAZZANO & A. J. HERNÁNDEZ. 1999. Árboles Urbanos, en H. B. Lahitte & J. A. Hurrell (eds.). Biota Rioplatense 4. LOLA, Buenos Aires. VIDAL, J. E. 1965. Notes sur quelques Rosacées asiatiques (III). Révision du genre Eriobotrya (Pomoideae). Adansonia 5 (4): 537-580. WEBB, C. J., W. R. SYKES & P. J. GARNOCKJONES. 1988. Flora of New Zealand: naturalised pteridophytes, gymnosperms, dicotyledons 4, 1365 pp. Botany Division, D.S.I.R., Christchurch, New Zealand. ZANON, C. M. & N. R. DOS REIS. 2007. Bats (Mammalia: Chiroptera) in the Ponta Grossa region, Campos Gerais, Paraná, Brazil. Rev. Bras. Zool. 24 (2): 327-332.

Agradecemos a los curadores de los herbarios CTES y LP por el acceso a sus colecciones. A las autoridades de Parque Nacionales por permitirnos coleccionar en sus áreas naturales protegidas. Bibliografía ALBAYRAK, I., N. ASAN & T. YORULMAZ. 2008. The natural history of the egyptian fruit bat, Rousettus aegyptiacus, in Turkey (Mammalia: Chiroptera). Turk. J. Zool. 32: 11-18. AMAT, A. G. & M. E. YAJÍA. 1998. Plantas populares utilizadas en la fitoterapia popular de la provincia de Misiones (Argentina). In: A. G. Amat (Coord.): Farmacobotánica y Farmacognosia en Argentina, 1980-1998. pp. 205-230. Ediciones Científicas Americanas, La Plata. BALL, P. W. 1968. Eriobotrya. En: T. G. Tutin, V. H. Heywood, N. A. Burgess, D. M. Moore, D. H. Valentine, S. M. Walters & D. A. Webb (eds.). Flora Europaea 2: 71. BIANCHINI, R.S. 2010. Rosaceae. En: Lista de espécies da Flora do Brasil. Jardim Botânico do Rio de Janeiro. <http://floradobrasil.jbrj.gov.br/2010/ FB087434>. [Consulta: junio 2010]. CHEBEZ, J. C. 1996. Fauna Misionera. Catálogo sistemático y zoogeográfico de los vertebrados de la provincia de Misiones (Argentina). LOLA, Buenos Aires, 188 pp. DELUCCHI, G., E. FARINA & S. S. TORRES ROBLES. 2009. Presencia de Pyrus communis (Rosaceae, Maloideae) en la República Argentina. Bol Soc. Argent. Bot. 44 (1-2): 171-174. GU, C. & S. A. SPONGBERG. 2003. Eriobotrya. En: Z. Y. Wu, P. H. Raven & Y. Hong (eds.). Flora of China 9: 138-141. KELLER, H. A. & H. F. ROMERO. 2006. Plantas medicinales utilizadas por campesinos del área de influencia de la Reserva de Biósfera Yabotí (Misiones, Argentina). Bonplandia 15 (3-4): 125-141.

Original recibido el 15 de junio de 2010; aceptado el 2 de julio de 2010.

77


BONPLANDIA 19(1). 2010

78


BONPLANDIA 19(1): 79-89. 2010

MALVACEAE VARIA ANTONIO KRAPOVICKAS

Summary. Krapovickas, A. 2010. Malvaceae varia. Bonplandia 19(1): 79-89. ISSN: 05240476. The new species Acaulimalva pazensis, Pavonia pilifera, Sida Beckii and S. yungasensis are described. The new name Pavonia Arechavaletana is proposed for P.urticifolia Arechav. and Sida planicaulis is mentioned for the first time for Argentina. Key words: Taxonomy, Acaulimalva, Pavonia, Sida. Resumen. Krapovickas, A. 2010. Malvaceae varia. Bonplandia 19(1): 79-89. ISSN: 05240476. Se describen las especies nuevas Acaulimalva pazensis, Pavonia pilifera, Sida Beckii y S. yungasensis, se propone el nuevo nombre Pavonia Arechavaletana para P.urticifolia Arechav. y se cita por primera vez a Sida planicaulis para Argentina. Palabras clave: Taxonomía, Acaulinalva, Pavonia, Sida.

Acaulimalva pazensis Krapov., sp. nov. Fig. 1

Hierba perenne, acaule, arrosetada. Raiz 10 mm de diámetro. Estípulas 6 mm long. x 1-2 mm lat, agudas, castañas, glabras, con el margen ciliado. Pecíolo 10-25 mm long., ambas caras glabras, margen ciliado. Lámina ovada, 20-25 mm long. x 15-20 mm lat., margen crenado-aserrado, ambas caras glabras. Flores solitarias, agrupadas en el centro de la planta. Pedúnculo 5-10 mm long., glabro. Bractéolas 2 mm long. lanceoladas, glabras. Cáliz 9 mm long., glabro, lóbulos triangulares 5 mm long. x 3 mm lat. Corola blanca-rosada. Pétalos 20 mm long. Tubo estaminal mas breve que la corola, con pelos simples hialinos esparcidos. Carpelos 15-20, uniovulados. Mericarpos 2,5 mm long. x 2 mm lat. lisos, dehiscentes, con una pequeña arista apical, cara superior con pelos simples ca. 1 mm long.

Fruticulus depressus, folia rosulata, petiolus marginibus ciliato, lamina ovata, glabra, marginibus crenatis-serratis. Flores singuli, pedunculo 5-10 mm longo. Bracteolae lanceolatae, glabris. Calyx 9 mm longis, glaber, segmentis extra setosus. Corolla albo lilacea, petala 6-8 mm longa, 2 mm lata. Stamina numeerosa, in caput globosum instructa. Styli ca. 8, stigmata capitata. Carpella dorso paullo verrucosa, apice laeve, tomentosa. Typus: Bolivia. La Paz, Prov. Murillo, La Paz Calacoto, 18 km hacia Collana, 3800 m. Laderas altas sobre el valle del río, con chacras, pastizales y arbustos al borde. Perenne, corola blanca-rosada. 3-IV-1988. S.G. Beck 13787 (holotypus LPB, isotypus: CTES). 1

Distribución geográfica: Vive en los cerros al sur de la ciudad de La Paz, en la cuenca del río

Instituto de Botánica del Nordeste, Casilla de Correo 209, 3400 Corrientes, Argentina.

79


BONPLANDIA 19(1). 2010

Fig. 1. Acaulimalva pazensis. A: planta. B: planta vista lateral. C: pecĂ­olo y base de la hoja. D: flor. E: flor y tubo estaminal. F: mericarpo, cara lateral. G: mericarpo, cara dorsal. H: semilla (A-H, Beck 13787).

80


A. Krapovickas, Malvaceae varia

de La Paz, entre 3800 y 4250 m de altutura.

Paratypi: BOLIVIA. La Paz: Prov. Murillo, an der Strasse nach Nunumayumi, linke Talseite des Rio de La Paz, Mecapaca, 3950 m, 29-III-1981, Feuerer 5725 b (LPB, CTES); Cerro Cuñamani, 4250 m, 3-IV-1982, Ruthsatz 1716 (CTES).

Etimología: El nombre específico se debe a que vive en la cuenca del río de La Paz, no lejos al sur de la ciudad de La Paz, capital oficial de la República de Bolivia.

Las especies de Acaulimalva de Bolivia (Krapovickas, 1974) se pueden distinguir por medio de la siguiente clave

A. Lámina de las hojas glabra Cáliz glabro. B. Pedúnculo de la flor 10-40 mm long. Mericarpos dehiscentes en el ápice. Hojas pinatilobadas. C. Mericarpos rugosos en el dorso. Carpelos ca. 20. Pedúnculo 40 mm long. Cochabamba. A. Steinbachii Krapov. C’ Mericarpos lisos. Pedúnculo 10-20 mm long. Carpelos 15. Chuquisaca, Potosí. A. oriastrum (Wedd.) Krapov. B’ Pedúnculo 5-10 mm long. Mericarpos totalmente dehiscentes, lisos. Carpelos 15-20. Hojas enteras, margen crenado. La Paz. A. pazensis Krapov. A’ Hojas pilosas. Mericarpos indehiscentes, con dos costillas dorsales dentadas D. Pedúnculo 20 mm long. Cáliz estrigoso. Carpelos 8-9. Sucre, La Paz. A. dryadifolia (Solms) Krapov. D’ Pedúnculo 10-90 mm, Cáliz glabro. Carpelos 7-13. La Paz, Potosí, Cochabamba. A. nubigena (Walp.) Krapov.

Flores axilares pero con frecuencia agrupadas formando una inflorescencia apical congesta. Pedicelos 0,5-3 cm long. Bractéolas 5-6, lanceoladas, 7 mm long. x <1 mm lat., lanceoladas. Cáliz 5 mm long., ciliado. Pétalos amarillos, 11-20 mm long., cara externa estrellado pubescente. Tubo estaminal 10-11 mm long., glabro. Estigmas 4-5 mm más largos que el tubo estaminal. Mericarpos con 3 esoinas, la central erecta y las laterales divergentes . espinas con pelos retrorsos. Cromosomas 2n=56 (Krapovickas 41933).

Pavonia Arechavaletana Krapov. & Fryxell, nom. nov. Iconografía: Fryxell, 1999: 219, fig. 82. Pavonia urticifolia Arechav., Anal. Mus. Nac. Montevideo 3: 144. 1898. Typus: Uruguay. «Orillas de montes o selvas, en Tacuarembó». Arechavaleta s.n. (holotypus MVM!). (non Pavonia urticifolia C.Presl, 1835). Pavonia ramosissima (Arechav.) Fryxell & Krapov., Fl. Neotrop. 76: 218, figs. 48 & 82. 1999 (excluído el basónimo Pavonia sepium var. ramosissima Arechav. 1898).

Distribución geográfica: Sur de Brasil. NE de Argentina y N de Uruguay. Vive en el borde de bosques y selvas, al contrario de P. sepium que crece exclusivamente en el interior del bosque.

Arbusto 0,5-3 m alt, Tallos densamente estrellado pubescente. Estípulas 5-8 mm long., filiformes. Pecíolo 3-12 mm long. estrellado pubescente. Lámina oval-elíptica, hasta 12 x 5 mm, base truncada, ápice agudo, margen aserrado, ambas caras estrellado pubescentes.

Obs.: Posteriormente a la publicación de Pavonia ramosissima (Fryxell, 1999) tuve 81


BONPLANDIA 19(1). 2010

oportunidad de estudiar en el Museo Nacional de Montevideo los holotipos de Pavonia urticifolia Arechav. y de P. sepium var. ramosissima Arechav., comprobando que nuestra interpretación de las descripciones originales estaba errada. El tipo de Pavonia sepium var. ramosissima tiene hojas con domacios en el hipofilo, es subglabro y tiene flores solitarias, por lo cual es un sinónimo de Pavonia sepium A.St.-Hil. En cambio P. urticifolia carece de dichos domacios, es estrellado-tomentosa y tiene flores solitarias, con frecuencia agrupadas en el ápice de las ramas formando una inflorescencia aglomerada, lo cual la diferencia facilmente de P. sepium.

MBM); Mun. Rio Branco do Sul, Madre, 26-I1961, Hatschbach 7666 (CTES, MBM); Itaperuçú, 14-II-19676, Dombrowski 2447 (CTES, MBM). Rio Grande do Sul: Cruz Altinha, BR 285, Km 130, 29-XI-1980, Krapovickas & Vanni 37049 (CTES, HAS); S. Fco. de Paula, Vila Oliva, 6-I-1946, Rambo 31098 (CTES, LIL); Planalto, 26-III-1987, Bueno 4993 (CTES, HAS); Mun. Caxias do Sul, 30-I-1994, Pedersen 15929 (C, CTES, TEX); Mun. Farroupilha, 28-XII-1977, Aguiar & Martau 5523 (CTES, HAS); Parque dos Pinheiros, 23-V-1978, Bueno 684 (CTES, HAS); Mun. Lagoa Vermelha, BR 285, Km 61, Krapovickas & Cristóbal 41933 (C, CTES, F, G, GH, HAS, MBM, MO, NY). Santa Catarina: Palmares, Campos Novos, 800 m. 31-I-1963, Reitz 6439 (CTES); Taquara Verde, 800 m, Reitz & Klein 11769 (CTES); 16 km de BR-116, camino a Campo Belo do Sul, 14-I-1988, Krapovickas & Cristóbal 41973 (CTES); Fraiburgo, 22-I-1992, Krapovickas & Cristóbal 43972 (CTES); Parque das Pedras Brancas, 10 km SE de Lages, 17-I-1988, Krapovickas & Cristóbal 42079 (CTES); 13 km de Painel, camino a Urupema, 11-I-1988, Krapovickas & Cristóbal 41964 (CTES); Mun. Urubici, 6 km N de Pericó, 25XII-1982, Krapovickas & Schinini 38303 (CTES). URUGUAY. Tacuarembó: Valle Edén, 20-II-1987, Izaguirre & al. 18697 (CTES,MVFA).

Material estudiado. ARGENTINA. Misiones: Dep. Gral. Manuel Belgrano, Bernardo de Irigoyen, 791 m, 20-II-2008, Keller & Prance 5082 (CTES). BRASIL. Paraná: Quatro Barras, 6-IV-1971, Dombrowski 3384 (CTES,MBM); Santa Maria do Oeste, 19-II-2004, Hatgschbach & al. 76843 (CTES,MBM); Mun. Colombo, Bacaitava, 10-II-1961, Hatschbach 7781 (CTES,MBM); Ressaca, 14-II-1975, Kummrow 886 (CTES, MBM); Mun. Paulo Fronin, Vicinal Nove, 28-I-2005, Ribas & al. 6612 (CTES,

Las especies afines con flores amarillas, pertenecientes al subgénero Typhalaea sect. Urenoideae (Fryxell, 1999: 205) se pueden distinguir por medio de la siguiente clave

A. Hojas con domacios (un manojo denso de pelos en las axilas del nervio principal y de los nervios secundarios en el hipofilo). B. Pétalos 8-15 mm long. Espinas laterales de los mericarpos radiadas. 2n=56. S de 20ºS en América del Sur. P. sepium A.St.-Hil. B’. Pétalos 20-28 mm long. Espinas laterales de los mericarpos erectas. Sierras subandinas de Bolivia y NW de Argentina. P. formosa Fryxell A’. Hojas sin domacios. C. Hierba rastreras, radicantes en los nudos, D. Hoja ovada, más larga que ancha. Brazil (MG, SC, RS) y Argentina (Misiones). P. flavispina Miquel D’. Hoja reniforme o suborbicular. Brasil (S.Catarina). P. renifolia Krapov.

82


A. Krapovickas, Malvaceae varia

C’. Arbustos o subarbustos erectos, no radicantes. E. Pedicelos de la flor 1-2 cm long. Cáliz 8-11 mm long. Tubo estaminal 20 mm. Estigmas igual a la corola o exsertos. Antillas, Florida. P. spinifex (L.) Cav. E’. Pedicelos hasta 6 o10 cm. Estigmas más cortos que la corola. Tubo estaminal <11 mm. F. Pedicelos 10 cm. Pétalos 10 x3 mm. Brasil (Paraná, S. Catarina). P. stenopetala Krapov. F’. Pedicelos < 6 cm. Pétalos > 10 mm y más anchos G. Espinas laterales de los mericarpos erectas. Cuencas de los ríos Paraguay y Paraná en Paraguay y Argentina. P. Narcisii Krapov. G’. Espinas laterales radiadas. H. Espinas de los mericarpos subglabras, hacia el ápice presentan pelos retrorsos diminutos. I. Cáliz pentacarinado, más corto que el calículo, con lóbulos angostos, 2 mm lat. y rígidos. Bolivia, W de Santa Cruz. P. ionnthacarpa Krapov. I’. Cáliz liso, más largo que el calículo, lóbulos > 2 mm lat. Brasil, E de S.Catarina. P. horrida Krapov. H’. Espinas de los mericarpos con pelos retrorsos manifiestos. J. Tubo estaminal 10-11 mm long. K. Flores solitarias. 2n=112. Perú y Brasil hasta NE de Argentina y N de Uruguay. P. communis A.St.-Hil. K’. Flores con frecuencia agrupadas en una inflorescencia apical congesta. 2n=56. NE de Argentina, S de Brasil y N de Uruguay. P. Arrechavaletana Krapov. & Fryxell J’. Tubo estaminal < 7 mm L. Hoja angosto-elíptica u oblonga, mas ancha en el medio, relación largo/ancho 2,54. E de México. P. uniflora (Sessè & Mociño) Fryxell L’. Hoja ovado-lanceolada u ovado-elíptica, más ancha por debajo del medio, relación largo/ancho de la hoja ca.2. NW de América del Sur. P. sepioides Fryxell

Pavonia pilifera Krapov., sp. nov. Fig. 2

albis, quam calycis subaequantes. Typus: Brasil. Bahia, Mun. Ibirapitanga, Faz. Palmeiras. Subarbusto de ca. 2 m de altura; caule piloso; estípulas filiformes, pelosas; folhas pilosas, discolores, cartáceas, alternas; flores solitarias, corola blanca, estambres amarelos, látex transparente. Ocasional. Floresta Ombrófila Densa. 17-II-1998, A. S. Conceição 216 (holotypus HRB, isotypus CTES).

Sufrutex ca. 2 m altus. Rami hirsuti, trichomatibus longis , simplicibus vel stellatis 2-3 mm longis. Stipulis linearibus 4-5 cm longis. Laminis foliorum ellipticis, penninervibus, margine crenatus, supra et infra pilis simplicibus 2 mm longis. Pedicellis axilaribus solitariis, 20-25 cm longis. Bracteis involucellorum 7 ovalis, 25 mm x 5-6 mm. Petalis

Subarbusto 2 m alt. Tallo hirsuto, con pe83


BONPLANDIA 19(1). 2010

Fig. 2. Pavonia pilifera. A: rama. B: indumento de la hoja. C: flor. D: indumento de las bractéolas. E: indumento del cáliz. F-G: anteras (A-G, Conceiçao 216).

84


A. Krapovickas, Malvaceae varia

en cambio P. pilifera tiene 7 bractéolas 5-6 mm lat. dispuestas en un solo verticilo (secc. Goetheoides).

los simples o con as ramas,2-3 mm long. Estípulas 3-5 cm long., lineales, pilosas. Pecíolo 6-7 cm long. piloso, con pelos similares a los del tallo. Lámina elíptica, 16-20 cm long. x 5-6 cm lat. ápice agudo, margen levemente crenado; ambas caras con pelos con pelos simples, rígidos, 2 mm long., antrorsos, hipofilo con nervios sobresalientes, pero el central más destacado. Flor solitaria. Pedicelo 20-25 cm long. con pelos simples como los de la lámina foliar. Calículo de 7 bractéolas 25 mm long x 5-6 mm lat. con pelos estrellados diminutos, esparcidos, margen ciliado con pelos simples 1 mm long., cara interna con pelos estrellados diminutos, esparcidos. Cáliz 1012 mm long., cubierto completamente de pelos estrellados amarillentos, lóbulos 9 mm long. x 4 mm lat. Corola blanca, apenas más larga que el cáliz. Estilo sobrepasa 5 mm a la corola, estigmas 9.

Sida Beckii Krapov., sp. nov. Fig. 3 Sufrutex 1 m altus. Foliis breviter petiolatis. Lamina rhombeo-lanceolata, serrata, basim versus integerrima,usque ad 9 cm longa, 3 cm lata, pauci pilis stellatis punctiformis. Floribus solitariis, longe pedunculatis. Calyce nervis 10 basi noduloso-incrassatis, pilis stellatis brevis. Tubus stamineus 2 mm long. pilosus. Carpidiis ca. 10, biaristatis. Typus. Bolivia. Cochabamba, Prov. José Carrasco Torrico. Camino a Villa Tunari. El Sillar, derrumbe grande con pérdida de la plataforma (km 389). 17º04’32"S, 65º40’W. Alt. 800 m. Restos de bosque submontano. Arbusto 1 m, hojas lanceoladas, flores amarillas-anaranjadas. 8-I-2009. S. G. Beck 33051 (holotypus LPB, isotypus CTES).

Distribución geográfica: Conocida hasta ahora sólo de la localidad tipo. Etimología: El nombre específico deriva del latín: pilis = pelo y fere = llevar.

Subarbusto 1 m alt. Tallo con pelos estrellados diminutos, ralos. Estípulas filiformes 5-6 mm long., con pocos pelos estrellados punctiformes. Pecíolo 4-5 mm long., con una pequeña protuberancia apenas dentada en la base, con pocos pelos estrellados punctiformes y una línea densa de pelos estrellados blancos, mayores, en el dorso. Lámina rómbico-lanceolada, hasta 9 cm long. x 2 cm lat., margen liso en los 2 cms basales y el resto aserrado; haz con nervaduras rojizas, con muy pocos pelos estrellados punctiformes, algo más densos sobre las nervaduras; envés con nervaduras verde claro, subglabro. Flores solitarias. Pedúnculo 35-45 mm long., articulado ± 10 mm por debajo del cáliz. Cáliz 5 mm long., con 10 costillas sobresalientes en la base, con pelos estrellados muy pequeños, lóbulos triangulares 3 mm long. x 3 mm lat. Corola amarillo-anaranjada. Tubo estaminal 2 mm long. con pelos estrellados. Mericapos ca. 10, 3 mm long. x 2 mm lat. y 2 aristas 1 mm long., glabros. Semilla glabra.

Obs. 1: Pavonia pilifera pertenece al subgénero Goetheoides (Gürke) Ulbr. por sus hojas elípticas, grandes, no lobadas y con el nervio medio sobresaliente en el hipofilo (Fryxell, 1999, Krapovickas 1982, 1990). Con esta nueva especie se eleva a 28 los integrantes del subgénero Goetheoides. Número bastante elevado por ser este grupo endémico de la mata atlántica en los estados de Pernambuco, Bahia. Espirito Santo y Rio de Janeiro (Fryxell, 1999, 2009). Obs. 2: Son tres las especies de este subgénero con tallo hirsuto, con pelos en su mayoría simples, 2 mm long. De éstas, Pavonia ovaliphylla G.E.Esteves & Krapov. y P. atlantica Fryxell tienen las hojas glabras. En cambio P. ciliata G.L.Esteves & Krapov. tiene el tallo hirsuto y las hojas con pelos simples, antrorsos como en P. pilifera (Esteves & Krapovickas, 1995). Ambas especies se diferencian porque P. ciliata tiene el calículo con 14-16 bractéolas lineares dispuestas en espiral (secc. Tricalycares Gürke),

Distribución geográfica: Vive en la selva 85


BONPLANDIA 19(1). 2010

Fig. 3. Sida Beckii. A: rama. B: estípulas y pecíolo. C: tubo estaminal. D: cáliz. E: indumento del cáliz. F-G: mericarpos. H: semilla (A-H, Beck 33051).

86


A. Krapovickas, Malvaceae varia

húmeda de los Yungas del Chapare, a 800 m s.n.m., en la ladera norte de la cordillera de Cochabamba, en Bolivia.

mm longis indutis. Lamina ovata, acuta, basi cordata, supra et infra stellato-pubescens. Floribus axillaribus solitarii. Pedicellus 5-10 mm longus. Calyx 7 mm longus. Carpidiis 5, rotundatis, glabriis.

Etimología: Nombre dedicado a Stephen G. Beck, quién coleccionó el ejemplar tipo.

Typus: Bolivia, La Paz, Nor Yungas, Coroico, Bajando hacia Vagante sobre el río Santa Bárbara, 16º10’34" S, 67º41’78" W. Alt. 1400 m, 9-VII-2005, Beck 30444 (holotypus LPB, isotypus CTES).

Obs.: Esta especie pertenece a la sección Sida por su hoja con el margen liso en la parte basal y por las costillas sobresalientes en la base del cáliz. Se diferencia de las especies sudamericanas de esta sección por tener ambas caras de la hoja subglabras, con pocos pelos estrellados punctiformes y por los mericarpos completamente glabros (Krapovickas, 2007).

Hierba erecta 70 cm alt. Tallo con una capa no muy densa de pelos estrellados muy pequeños y pelos glandulares y también con abundantes pelos simples, rígidos, 2 mm long. Estípulas 1 mm long., caducas. Pecíolo 5-15 mm long., con indumento similar al del tallo. Lámina ovada, base cordada, ápice agudo, 25 mm long. x 15 mm lat., margen crenado; ambas caras cubiertas totalmente de pelos estrellados muy pequeños, blanquecinos en el envés. Flores solitarias axilares, o en ramas breves. Pedúnculo 5-10 mm long., articulado en el tercio superior, con indumento similar al del tallo. Cáliz 7 mm long., lóbulos triangulares 4 mm long. x 3 mm lat., con indumento de pelos estrellados pequeños, pelos glandulares y setas 2 mm long. sobre los nervios y márgenes de lo lóbulos; margen de los lóbulos algo más oscuro. Corola anaranjada. Carpelos 5. Mericarpos redondos, negros, glabros, 2 mm long. x 1,5 m lat., indehiscentes.

Sida planicaulis Cav. Cavanilles, A. J., Diss. Bot. Sida: 24. 1785.

Sida planicaulis es una especie casi exclusiva de Brasil donde crece «desde Pernambuco hasta Porto Alegre en Rio Grande do Sul, especialmente en zonas bajas a lo largo de la costa atlántica. se ha expandido a los océanos Índico y Pacífico, donde se la ha mencionado repetidas veces». Posteriormente a la publicación de una revisión de Sida sect. Distichifolia (Monteiro) Krapov.(Krapovickas, 2003), S. planicaulis fué coleccionada en el NE de la provincia de Misiones, en Argentina. Las localidades más cercanas en Brasil son Tenente Portela en el NW de Rio Grande do Sul y Ponta Porá en Mato Grosso do Sul.

Distribución geográfica: Conocida sólo de la región selvática de los Yungas de La Paz en Bolivia. Obs.: Por tener 5 carpelos, hojas cordadas, agudas y cáliz con el margen de los lóbulos algo mas oscuro, Sida yungasensis pertenece a la sección Nelavaga Borss.Walk. (Fryxell, 1985, Krapovickas, 2006). Por sus mericarpos múticos, redondos, S. yungasensis es afín S. Luschnatiana, S. Martiana y S. Schininii (Krapovickas 2006).

Material estudiado. ARGENTINA. Misiones: Dep. Guaraní, Colonia Pepirí, 19-X-2006, Keller & Prance 3693 (CTES); Ruta Costera nº 2, acceso a complejo turístico Aldea Yabotí, 12-X 2006, Keller 3684 (CTES).

Sida sección Nelavaga Borss. Waalk. Sida yungasensis Krapov., sp. nov. Fig. 4

Paratypus: BOLIVIA. La Paz: Nor Yungas: Rd. up Río Huarinilla for ca. 3 km (this being 5,4 km SW of Yolosa along rd. towards Chuspipata); 1280 m; ca. 16º12’S, 67º47’W, 6V-1990, Luteyn & Dorr 13513 (CTES, NY).

Herba 70 cm alta. Caulibus velutinus et pilis 2 87


BONPLANDIA 19(1). 2010

Fig. 4. Sida yungasensis. A: rama. B: indumento del tallo. C: cรกliz. D: indumento del cรกliz. E-F: mericarpos, vista dorsal y ventral (A-F, Beck 30444).

88


A. Krapovickas, Malvaceae varia

Estas especies con mercarpos redondos se pueden identificar por medio de la clave siguiente

A. Tallo con pelos estrellados y pocos glandulares y pelos simples 2 mm long. Haz con pelos estrellados. Mericarpos múticos, glabros. Bolivia, Yungas de La Paz. S. yungasensis Krapov. A’. Tallo con pelos glandulares y pelos simples 1-3 mm long. B. Haz con pelos glandulares pequeños. Mericarpos múticos, glabros. Centro de Brasil y Chiquitanía. S. Luschnatiana Steud. B’. Haz con pelos simples C. Haz con pelos 0,5-1 mm long. Mericarpos múticos, con pelos muy pequeños en el ápice. Minas Gerais. S. Martiana A.St.-Hil. C’. Haz con pelos simples menores de 0,2 mm. Mericarpos con aristas 0,2 mm long., dorso y ápice pilosos. Chiquitanía y Mato Grosso do Sud. S. Schininii Krapov. Agradecimientos

the Atlantic coastal forests of eastern Brazil. Phytotaxa 2: 13-18. KRAPOVICKAS, A. 1974. Acaulimalva, nuevo género de Malváceas. Darwiniana 19: 9-39. ——. 1982. Novedades en Pavonia Cav. sect.Goetheoides Gürke (Malvaceae). Anais do XXXII Congresso Nacional de Botânica. Sociedade Botânica do Brasil. Universidade Federal do Piauí, Teresina: 67-84. ——. 1990. Dos especies nuevas de Pavonia Cav, (Malvaceae) de Brasil. Anais do XXXVI Congresso Nacional de Botânica. Sociedade Botânica do Brasil, IBAMA, Brasilia, Brasil: 281-286. ——. 2003. Sida sección Distichifolia (Monteiro) Krapov. comb. nov., stat nov. (MalvaceaeMalveae). Bonplandia 12 (1-4): 83-121. ——. 2006. Las especies argentinas y de países vecinos de Sida secc. Nelavaga (Malvaceae, Malveae). Bonplandia 15(1-2): 5-45. ——. 2007. Novedades en el género Sida (Malvaceae, Malveae). Bonplandia 16(3-4): 193-208.

Deseo expresar mi agradecimiento a Liliana Gómez por las ilustraciones que acompañan este texto. Bibliografía

ESTEVES, G.L. & A. KRAPOVICKAS. 1995. Duas novas espécies de Pavonia Cav. (Malvaceae) do sul da Bahia, Brasil. Hoehnea 22: 41-45. FRYXELL, P.A. 1985. Sidus sidarum V. The North and Central American species of Sida. Sida 11(1): 62-91. ——. 1999. Pavonia Cav. (Malvaceae). Flora Neotropica 76: 1-284. ——. 2009. A new species of Pavonia (Malvaceae) from

Original recibido el 20 de mayo de 2010; aceptado el 1 de julio de 2010.

89


BONPLANDIA 19(1). 2010

90


BONPLANDIA 19(1): 91-96. 2010

LAS ILUSTRACIONES DE LA «HISTORIA GENERAL Y NATURAL DE LAS INDIAS, ISLAS Y TIERRAFIRME DEL MAR OCÉANO» DE GONZALO FERNANDEZ DE OVIEDO Y VALDÉZ ANTONIO KRAPOVICKAS1

Summary: Krapovickas, A. 2010. The illustrations of the «Historia General y Natural de las Indias, Islas y Tierrafirme del Mar Océano» of Gonzalo Fernández de Oviedo y Valdéz. Bonplandia 19(1): 91-96. ISSN: 0524-0476. The Historia General y Natural de las Indias by Oviedo published in 1535 has original illustrations that in the edition realized by Amador de los Ríos in 1851-1855 some of them were changed and other ones incorporated. In some cases the errors are huge like the illustration of a weasel with an Australian kangaroo. These errors disqualify all the changes realized by Amador de los Ríos in the 1851-1855 edition. For this reason, are presented here all the original illustrations of the first edition of the natural history. Key words: natural history, original illustrations.

Resumen: Krapovickas, A. 2010. Las ilustraciones de la «Historia General y Natural de las Indias, Islas y Tierrafirme del mar Océano de Gonzalo Fernández de Oviedo y Valdéz». Bonplandia 19(1): 91-96. ISSN: 0524-0476. La Historia General y Natural de las Indias de Oviedo publicada en 1535 tiene ilustraciones originales que en la edición de Amador de los Ríos de 1851-1855 algunas fueron reemplazadas y se agregaron nuevas. En algunos casos los errores son garrafales como ilustrar a la comadreja con un canguro de Australia. Estos errores descalifican todos los agregados que Amador de los Ríos hizo a la edición de 1851-1855. Por ello, ahora se presentan todas las ilustraciones originales de la primera edición, referentes a la historia natural. Palabras clave: historia natural, ilustraciones primigenias.

guo de la Real Contaduría de dicha ciudad. Cuando muchacho entró a servir como mozo de cámara y compañero de estudios del príncipe heredero don Juan y como tal, estuvo presente en Barcelona cuando Colón, de vuelta de su primer viaje del descubrimiento, presentose ante los reyes católicos con «los primeros indios e algunas muestras de oro e muchos papagayos e otras cosas de las que acá estas gentes usaban». Este episodio deci-

Gonzalo Fernández de Oviedo y Valdéz, con justicia llamado el primer naturalista de América, nació en Madrid en agosto de 1478, cuando los reyes católicos iniciaban su reinado, y murió el 26 de junio de 1557, en Valladolid, según Fernández de Navarrete y José Amador de los Ríos. Varios historiadores de Santo Domingo, afirman que falleció en la ciudad primada de América, donde, aseguran, existe su tumba, según consta en el libro anti1

Instituto de Botánica del Nordeste, Casilla de Correo 209, 3400 Corrientes, Argentina.

91


BONPLANDIA 19(1). 2010

dió su vocación, proponiéndose ser el relator de los nuevos sucesos y de las cosas de las nuevas tierras recién descubiertas. El primer libro de botánica impreso, basado en la observación directa, apareció en 1530, apenas 5 años antes de la publicación de la primera parte de la Historia General y Natural. Su autor fue Brunfels, quién identificó sus plantas de Estrasburgo con las plantas que Dioscórides estudió en Asia Menor en el primer siglo de nuestra era. A este libro de Brunfels siguieron los «herbarios figurados» de Bock en 1539 y de Fuchs en 1542. Los libros de Oviedo que tratan sobre América son dos: el «Sumario» y la «Historia General y Natural». El «Sumario de la Natural y General Historia de las Indias» fue publicado por primera vez en Toledo el 15 de febrero de 1526. El Sumario no es un resumen o compendio de la Historia General, sino una obra diferente, con un plan distinto y escrito en otras circunstancias. Fue redactado durante su segundo viaje a España, a invitación del emperador Carlos V, quién deseaba ser informado sobre el mundo natural de sus nuevos dominios. Escribió esta obra de memoria, pues sus apuntes y notas para la redacción de su obra cumbre estaban en Santo Domingo, lugar de su residencia. No tiene ilustraciones. La «Historia General y Natural de las Indias, Islas y Tierrafirme del Mar Océano» es mucho más importante, es el producto del trabajo de toda su vida. Publicó una primera parte en Sevilla en 1535 y de ésta se hizo una segunda edición en Salamanca, en 1547, con el título de «Coronica de las Indias» y al parecer sin cambios en el texto. Consta esta primera parte de 20 libros, divididos en capítulos de longitud desigual y una epístola dedicatoria, contenidos en 186 folios (de dos carillas cada uno), más los índices o tablas. De estos 20 libros, los siguientes están dedicados a las Ciencias Naturales:

11, el cual tracta de las hiervas e simientes que se truxeron de España a esta Isla Española 12, el cual tracta de los animales que en esta Isla Española se hallaron e quales se truxeron de España; e generalmente se han visto, e de que hay noticia en otras islas e en la Tierra Firme 13, el cual tracta de los animales de agua 14, el cual tracta de las aves 15, el cual tracta de los animales los insectos»

Acompañan al texto algunas ilustraciones de artefactos indígenas, plantas y animales. Una vez publicada la primera edición en 1535, Oviedo se dedicó a ampliar su Historia y ya tenía casi lista para su publicación esta nueva edición aumentada, cuando lo sorprendió la muerte en 1557. Durante un largo lapso se consideraron perdidos los valiosos manuscritos de Oviedo. Por largo tiempo los eruditos conocieron solamente partes fragmentarias de su magna obra. Recién a mediados del XIX, gracias a las diligencias de don José Amador de los Ríos (1813-1878), de la Academia de la Historia de Madrid, se hizo la edición más completa de la Historia General. La hizo Amador de los Ríos sobre la base de la primera edición y a varios códices mutilados, pero que mutuamente se complementaban. Gracias a este trabajo de erudito, La Academia de la Historia de Madrid publicó una voluminosa edición compuesta de 4 grandes volúmenes, aparecidos entre 1851 y 1855, acompañados de un completo estudio sobre la vida y obras de Oviedo. En 1944 se imprimió por segunda vez esta edición de Amador de los Ríos, en Asunción del Paraguay, por la editorial Guarania, en 14 tomos, con prólogo de J. Natalicio González. Hay una gran diferencia en el contenido de estas dos ediciones, la de 1535 y la de 1851. La primera, en lo que respecta a las Ciencias Naturales, es el producto principal de su experiencia, adquirida durante sus viajes y trabajos en Tierra Firme (norte de Colombia y Venezuela, Panamá, algo de Nicaruaga y las Antillas). En cambio preparó la segunda y tercera parte en su cómodo retiro de Santo Domingo donde se dedicó principalmente al estudio de los documentos que llegaban a sus manos

«Libro 7, de la agricultura 8, que tracta de los árboles fructíferos 9, que tracta de los árboles silvestres 10, de los árboles medicinales e de las plantas e de sus propiedades 92


A. Krapovickas, Las ilustraciones de Gonzalo Fernández de Oviedo y Valdéz

parte, pero cambia las ilustraciones. Reproduce las que figuran en la edición de 1535 y agrega algunas nuevas que no están en la primera edición. Amador de los Ríos fue muy cuidadoso con los textos pero con las ilustraciones cometió algunos errores garrafales. Ilustró a la zarigüella o comadreja con un marsupial muy diferente: un canguro de Australia. El búfalo o bisonte con un búfalo de África (Fig. 1). Estas inexactitudes inhabilitan el resto de las figuras que Amador de los Ríos incorpora en la edición de 1851. Por ello creo útil reproducir las ilustraciones auténticas, referidas a la historia natural que aparecieron en la primera edición de 1535. Para ello conté con un ejemplar depositado en la Biblioteca de la Universidad de Harvard (USA).

como Cronista Oficial. Muchas de las cosas que describió en su primera parte las debió conocer por haberlas visto. Aquí es donde reside la grandeza de Oviedo como historiador. Era un naturalista innato y con toda seguridad debía viajar con una libreta de apuntes, pues de otra manera no se explica la exactitud de muchas de sus observaciones. De que era un naturalista instintivo lo podemos ver al correr de las páginas de este libro. Por ejemplo, al hablar de la palta dice: «Estos son unos árboles grandes y la hoja ancha y algo semejante a la del laurel, pero es mayor y más verde». La palta pertenece a la misma familia que el laurel, las Lauráceas y Oviedo hizo la comparación correcta. La edición de 1851 repite toda la primera

Fig. 2. Libro 7, capítulo 2, «del pan de los indios que se llama casabi» (Manihot utilissima).

Fig. 1. Lámina de la edición de 1851 de la «Historia General y Natural de las Indias» de Oviedo donde la comadreja está representada por un canguro de Australia (4) y el búfalo americano por un búfalo africano (7).

Fig. 3, Libro 7, capítulo 13, «de las piñas» (Ananas comosus).

93


BONPLANDIA 19(1). 2010

Fig. 4. Libro 8, capítulo 10 «hay una fruta que llaman plátanos».

Fig. 5. Libro 8, capítulo 4, «del árbol llamado higüero».

Fig. 6. Libro 8, capítulo 13, «del árbol llamado guiabara» (Coccoloba uvifera).

Fig.7. Libro 8, capítulo 14, «del árbol llamdo copey» (Clusia rosea).

Fig. 8. Libro 8, capítulo 17, «del árbol guanábano e su fructa» (Annona muricata).

Fig. 9. Libro 8, capítulo 20, «el mamey» (Mammea americana).

94


A. Krapovickas, Las ilustraciones de Gonzalo Fernández de Oviedo y Valdéz

Fig. 10. Libro 8, capítulo 23, «de los cardones en que nace la fructa que llaman pitahaya» (dibujo realizado por Oviedo) (Harrisia nashii o Hylocereus triangularis).

Fig. 11. Libro 8, capítulo 24, «de unos cardos altos y derechos...a los cuales llaman los cristianos lirios».

Fig. 12. Libro 8, capítulo 24,»de los cardos de las Tunas e su fructa».

Fig. 13. Libro 10, capítulo 1, «del árbol e plancta con que se sueldan las quebraduras o cosas rompidas en la persona del hombre».

Fig. 14. Libro 11, capítulo 4, « de la yerba o plancta que los indios llaman goaconax y los cristianos le llaman bálsamo artificial o como les plaze nombrar este licor».

95


BONPLANDIA 19(1). 2010

Fig. 15. Libro 11, capítulo 5, «de la yerba o plancta llamada perecebenuc»

Fig. 16. Libro 13, capítulo 3, «de la yvana».

Fig. 17. Libro 13, capítulo 10, «del manatí».

96


BONPLANDIA 19(1): 97-98. 2010

BONPLANDIA: 50º ANIVERSARIO SARA VÁZQUEZ1

En este año 2010 se conmemora el bicentenario de la Revolución de Mayo y los 90 años de la creación de nuestra Facultad con el nombre de Facultad de Agricultura, Ganadería y Ciencias Afines. Este año también festejamos los 50 años de la creación de la Revista Bonplandia, que fuera iniciada a pocos años de la creación de la Universidad Nacional del Nordeste en 1957. El primer número de Bonplandia aparece en agosto de 1960 (Fig. 1), momento en el cual era Rector de la Universidad el Dr. Roberto A. Billinghurst y Decano de la Facultad, el Dr. José D. Valenzuela. El primer director de la Revista e ideólogo de su creación fue el Ing. Agr. Aníbal H. Merzari, egresado de la UBA y Profesor de Microbiología en nuestra Facultad. Lo siguió el Ing. Agr. Raúl N. Martínez Crovetto, que condujo la revista durante 21 años. A partir de 1987 y hasta 2001, fue su Directora la Dra. Carmen L. Cristóbal. Desde 2003 al 2009 la Lic. Sara G. Tressens. En la actualidad se desempeña como director el Dr. Massimiliano Dematteis. En su desarrollo contribuyeron, además de la Facultad de Ciencias Agrarias de la UNNE, el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) creado en 1956, y el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) creado en 1958. En su primera etapa la aparición era irregular, pero a partir del año 2000 su frecuencia se regulariza, publicándose un volumen por año. A partir del año 2005, se publica un volumen anual con dos entregas semestrales. El primer volumen estaba dedicado mayormente a Fisiología Vegetal. Desde sus inicios hubo una preponderancia de artículos sobre Fisiología Vegetal, Taxonomía Vegetal y Fitogeografía. Bajo la dirección de Martínez Crovetto se transformó en una revista exclusivamente Botánica. En la actualidad es una revista vinculada al Instituto de Botánica del Nordeste (IBONE) y a la Facultad de Ciencias Agrarias (UNNE), que publica artículos sobre todas las áreas de la biología vegetal. Una de las características que mantiene Bonplandia es que no existen límites a la extensión de un trabajo, salvo su calidad, por lo cual es una de las pocas revistas que publican monografías taxonómicas completas. Varias de ellas a nivel de cobertura mundial, tales como los géneros Arachis, Turnera, Byttneria y Helicteres, entre otros. Otro de sus méritos es su rapidez de publicación; todos los trabajos recibidos se publican dentro del año calendario. La revista se encuentra indizada en el nivel 1 de Latindex y es citada por numerosos sistemas de indización internacionales. La versión impresa es distribuida a más de 300 instituciones de todos los continentes. La versión electrónica de la revista se encuentra disponible libremente en Fuente Académica (EBSCO) y en la página del Instituto de Botánica del Nordeste. En la misma se pueden consultar los números recientes de la revista y a partir de este año también todos los números anteriores desde su fundación. Bonplandia constituye la publicación periódica de temas científicos más antigua del nordeste argentino. Resaltar su trayectoria constituye para mi un honor. 1

Decana Facultad de Ciencias Agrarias, Universidad Nacional del Nordeste, Sargento Cabral 2131, 3400 Corrientes, Argentina.

97


BONPLANDIA 19(1). 2010

Fig. 1. Primer nĂşmero de Bonplandia publicado en agosto de 1960.

98


BONPLANDIA 19(1): 99. 2010

FE DE ERRATA Por un error involuntario, en la página 33 del volumen 15(1-2) se incluyó la lámina perteneciente a Sida Schumanniana Krapov., que corresponde en realidad a S. Waltoniana Krapov. A continuación se presenta la ilustración correcta de S. Schumanniana.

Fig. 6. Sida Schumanniana. A: rama. B: tallo. C: cáliz. D: androceo y gineceo. E: mericarpo (A-D, Krapovickas & Legname 4509. E, Solomon & Nee 14297).

99


BONPLANDIA 19(1). 2010

100


Bonplandia 19(1)