Page 58

S A I C N E V I V

casa, entregar la parroquia donde uno ha vivido largos años en el trabajo ministerial, alejarse de las amistades y el afecto de las personas que uno ha evangelizado es -sin duda- una prueba muy dura. Pero los frailes de la Provincia esperan con serenidad -cuando llegue- ese momento. Se habló mucho de la edad avanzada de muchos miembros de la Provincia. Lo sabíamos y lo vimos más claro en el "Informe Demográfico de los dominicos de la Provincia de España, 2009", presentado por el P. José Parra. Pudo habernos sorprendido el elevado número de frailes de edad avanzada y los poquitos jóvenes en formación, creando en nosotros sentimientos de desánimo al lanzar la mirada al futuro de la Provincia. Pero, no; en este momento difícil sentimos que la Provincia tiene futuro; brota en nosotros la esperanza, alentada por el Espíritu. La Provincia tiene futuro. Un grupo de frailes en plenitud de vida, bien preparados, dinámicos, entregados al trabajo, amantes de la Orden, dialogantes, abiertos a los cambios y preocupaciones de un mundo intercultural y secularizado, guiarán la Provincia y animarán a vivir el lema de la Orden: orar, estudiar, predicar en presencias significativas. Y los frailes de edad avanzada trabajaremos, donde sea, mientras el Señor nos de salud. Quizás, para los que vivimos en América el tema de la interprovincialidad era algo novedoso. Lo vimos como necesario, impuesto por las circunstancias en nuestra Provincia y en las otras Provincias de España y la de Portugal. Unidas las fuerzas, se facilitará el trabajo en "presencias significativas". Me llenó de gozo el interés del Capítulo por las misiones que atiende la Provincia: Vicariato del Perú, Vicariato de República Dominicana y fundación en Malabo (Guinea Ecuatorial). Fue un reconocimiento caluroso a la labor de los misioneros algo que se consideró una riqueza de la Provincia- y disposición para apoyar los puestos de misión, el Seminario del Vicariato Apostólico de Puerto Maldonado y el Centro de Teología Santo Domingo de Guzmán de la República Dominicana. Otra realidad de la Provincia que se va abriendo camino es la Familia Dominicana. Fue un testimonio precioso la presencia y las palabras de la representante de las monjas, la representante de las religiosas dominicas, la del laicado dominicano y la de un joven representante del Grupo Juvenil. Sin duda, los matices de una predicación comunitaria, en familia, harán más comprensible la Palabra de Dios. El Capítulo Provincial de 2009 puede ser referente para posteriores Capítulos Provinciales o Interprovinciales.

58

Profile for Boletin Misioneros Dominicos

176 2009  

Boletín Misioneros Dominicos, 176 (2009)

176 2009  

Boletín Misioneros Dominicos, 176 (2009)

Advertisement