Page 14

O L

Las Federaciones adolecen de lo mismo: parecen limitarse a esperar quién viene, qué oferta y qué exige, pero no tienen una percepción de lo que precisan las comunidades a las que representan, porque no las visitan y "ojos que no ven, corazón que no siente". También ellos son reclamados, traídos y llevados de acá para allá sin responder para nada a un plan. Seguimos adoleciendo de un Plan de Desarrollo del que mucho se habla, pero nada se concreta. Pero antes las comunidades con sus federaciones deben reflexionar y tener bien claro qué es lo que quieren y luego pedir ayuda a quien crean les puede ayudar desinteresadamente.

A

R

T

Í

C

U

ellos mismos se ofrecen para trabajos en las obras, con colonos asentados en lo que fueron sus tierras. Incluso han levantado carpitas donde viven.

Acabamos de salir de una huelga en defensa de la tierra y los recursos. ¿Y ahora qué? ¿Para quién defendemos la tierra? Hemos manifestado con toda razón que la defendemos para nuestros hijos e hijas. La pregunta ahora es: ¿querrán ellos vivir en su tierra, en su comunidad, si no se ha desarrollado ya un plan que garantice un estilo de vida digno y sin pérdida de su identidad y cultura? ¿Para cuándo tomarse en serio su organización, su coordinación entre federaciones y la exigencia de estos derechos? Mientras tanto, los alcaldes distritales, tanto de Echarati como de Kimbiri y Pichari, se disfrazan de machiguengas con kushma y plumas y dan palmaditas en las espaldas de los paisanos a los que lucen a todo color en sus cada vez más frecuentes reclamos turísticos y publicitarios e invitan a desfilar en sus fiestas, pero no los tienen en cuenta en sus planes ni proyectos. 2. Proyectos. No podemos hablar por desgracia de otros proyectos que los que se derivan de los presupuestos participativos. Exceptuando Koribeni, Korimani, Matoriato, Shimaa, Chakopishiato y Tivoriari, en ninguna otra de las comunidades que visito, se ha invertido ni un centavo del cánon y son ya seis años de chorreo cada vez más millonario. Y escandalosamente, en estas comunidades mencionadas, todos los proyectos se encuentran paralizados desde hace más de medio año y son los únicos, porque en las comunidades colonas, todos siguen avanzando y multiplicándose. Y si repasamos alguno de esos proyectos en CC. machiguengas, nos quedamos atónitos y con vergüenza ajena al ver las irregularidades que se dan. ¿Quién tiene la responsabilidad de investigar cada uno de ellos? ¿Dónde está? El mismísimo Presidente de la República acusa a los gobiernos regionales, provinciales y distritales del vergonzoso uso exclusivo del cánon en las urbes, con total abandono de los nativos. Un solo caso, el de Poyentimari: ni un centavo invertido ni siquiera en una orolla y los niños siguen cruzando a nado el peligroso río para llegar a la escuela. Mientras tanto y muy cerca, en el núcleo poblado de

14

Profile for Boletin Misioneros Dominicos

176 2009  

Boletín Misioneros Dominicos, 176 (2009)

176 2009  

Boletín Misioneros Dominicos, 176 (2009)

Advertisement