Page 21

C O M E N T A R I O

El cambio del concepto de indígena obliga a las personas e instituciones interesadas en el desarrollo del Bajo Urubamba y de las sociedades nativas, a aceptar la nueva realidad y a cambiar de paradigma. Los indígenas nativos, como todas las instituciones y grupos de interés del Bajo Urubamba deben aceptar que ya no pueden ser tratadas como personas de tercera categoría ni tampoco ser consideradas como no integradas a la nación con todos los derechos ciudadanos. Para realizar cualquier obra, sea de educación, evangelización, promoción humana con los indígenas nativos del Bajo Urubamba, por el hecho de ser declarado el Estado peruano como plurilingüe y pluricultural, deben partir de la Declaración Universal de la ONU sobre los Derechos Indígenas. Esta Declaración obliga a tomar conciencia de que se ha cambiado de paradigma y se ha pasado de un indígena, al cual no se le consideraba integrado, a un indígena al cual las leyes y la Nación consideran integrado. Este nuevo trato constituye una revolución, que obliga a revisar desde el etnocentrismo y racismo hasta el sistema educativo, de promoción y evangelización. FUTURO DE LAS SOCIEDADES INDÍGENAS El día 20 de marzo, en la reunión promovida por el Banco BID, ante unas cien personas pertenecientes a diversas instituciones interesadas en el desarrollo del Bajo Urubamba, Bancos, compañías petroleras, ONg, antropólogos, indígenas, misioneros, se preguntó por el futuro de las sociedades nativas. El tema fue expuesto de la siguiente manera: La presencia de las compañías petroleras está avanzando y llegando a su fin; durante su estancia en el Bajo Urubamba los indígenas nativos han recibido muchas compensaciones, de toda índole, principalmente económicas, encaminadas a un desarrollo sostenible, pero no se ven los frutos que les aseguren un futuro sostenible. Se concluía que, al final, habrá que decir que los indígenas no han sabido aprovechar la oportunidad y seguirán siendo pobres como siempre. Por el silencio en la asamblea daba la impresión de que todos estaban de acuerdo con la propuesta y con la conclusión. Yo no podía aceptar esta lógica, pues tenía en la imprenta, próximo a editarse, un libro titulado "SEPAHUA. Viviendo la esperanza", en el cual trataba este mismo tema, afirmando que no son los indígenas nativos los responsables de no definir correctamente su futuro, sino las instituciones que se preocupan de su bienestar, por no conocer quién es el nativo y por no saber a dónde va la ayuda que le prestan, siendo por ello responsables de sus desaciertos. En el fondo es el tema de la pobreza del indígena nativo. ¿DE QUÉ POBREZA HABLAMOS? El pronóstico sobre el futuro de las sociedades nativas del Bajo Urubamba, es pesimista. Estas son consideradas como las más pobres de la nación y, como tales, vulnerables y desprotegidas. Pero ¿de qué pobreza hablamos? Yo recuerdo el año 1952 cuando llegué por primera vez al Bajo Urubamba. Me creí pobre. Al

21

Profile for Boletin Misioneros Dominicos

174 2009  

Boletín Misioneros Dominicos, 174 (2009)

174 2009  

Boletín Misioneros Dominicos, 174 (2009)

Advertisement