Page 9

sobre los que se sustenta su vida debe de partir de la visión de la situación concreta de la comunidad en este momento. Una Comunidad Nativa es una entidad compleja que reúne diferentes clanes o grupos familiares con distintos grados de influencia. La misma comunidad está un tanto idealizada desde fuera, considerada como un todo armónico y homogéneo o una familia amplia, cuando no es así. Ciertamente, aun como ente complejo, la comunidad posee puntos y objetivos comunes que se deben mantener y defender. Precisamente ahí es donde se cifra la actitud ventajosa del misionero. Muchas veces se ha visto al misionero de forma simple y prejuiciosa, como único interés inmediato- el religioso y, además, devaluado. El misionero estudia la integridad de la persona, la familia y el grupo, y es por eso que se involucra tanto en el aspecto social. Nos diferenciamos de las ONGs -que realizan su trabajo dependiendo de presupuestos perfectamente delimitados, con acciones exclusivas que restringen muchas actividades- en adoptar una perspectiva integral: no solamente ayuda y potencia sus derechos sino que también, en contrapartida, trabaja y se compromete en la asunción de sus obligaciones. Mantener este factor dialéctico en equilibrio supone una gran cuota de sacrificio, cifrado en un profundo afecto, que es donde radica la principal veta religiosa, En esta línea se expresó el Dr. Neptalí Canal, con respecto a la visión intercultural en salud -lo que no todo profesional está en condiciones de aportar-, aceptando el mundo cultural y adaptando el aporte científico de la medicina en un plano de respeto mutuo. En mi opinión, creo que se debiera haber abierto la posibilidad de mantener un diálogo al término de cada intervención. Habría servido para destacar aquellos temas que tienen mayor relevancia para la vida de las CC. NN. involucradas en el problema y, al mismo tiempo, resaltar la importancia de otros. Probablemente se hubieran visto las debilidades de algunos programas diseñados en un contexto lejano, así como la necesidad de atenciones prácticas ante problemas inminentes. En cuanto a la mesa redonda, señalar, asimismo, que se llevó a cabo excesivamente fuera de contexto -por falta de tiempo- y sin opción a un diálogo abierto. Se impuso un limite de tiempo que sólo fue excedido por el Catedrático de Antropología, quien expuso una magnífica "clase" aunque, en algunos aspectos, de una validez práctica muy difícil o imposible de sustentar. En cualquier caso, tampoco quisiera quedarme tan sólo con los puntos débiles o carencias. Es mi deseo resaltar, ante todo, el nuevo espíritu de intentar solucionar loS problemas que se presentan junto con el trabajo profesional de quienes han estudiado el Plan de Protección, aun cuando se adopte el enfoque metodológico de observar los problemas desde la distancia de las verdaderas inquietudes de las comunidades.

9

Profile for Boletin Misioneros Dominicos

160 2006  

Boletín Misioneros Dominicos, 160 (2006)

160 2006  

Boletín Misioneros Dominicos, 160 (2006)

Advertisement