Page 8

Por encontrarme cerca del pueblo nahua de Santa Rosa de Serjali, me toca, también, comprometerme con todos sus problemas. No es que me oponga a los puestos de control; es sólo que, en una escala de prioridades, antepondría otras ayudas más perentorias. Sabiendo, además, que ha tenido un presupuesto notable. En este sentido: 1.- Urge concretar servicios de salud. No es que no haya nada, pues existe una atención por parte del Centro de Salud de Sepahua, con mayor valor carismático de lado del personal que proyecto estructural del MINSA. Como se pudo escuchar en la asamblea por medio de la exposición realizada por el MINSA Ucayali-Atalaya, fue de una desatención alarmante. Actualmente, existe un promotor comunitario de salud, quien ha recibido instrucción a través de varios cursos preparatorios por pertenecer al grupo de Promotores y Parteras. Cuentan con un local de posta sanitaria construido por el concejo; una radio de comunicación en la comunidad para, entre otras cosas, exponer los casos de emergencia; unas existencias -aunque limitadas- de medicamentos; un pequeño aeropuerto que ha salvado varias vidas en otras tantas evacuaciones de emergencia, y la Misión de Sepahua ha contraído el compromiso de proporcionarles combustible cada vez que se desplacen hasta nuestra localidad con algún enfermo que requiera mayor atención médica. Creo que estabilizar y mejorar este mismo sistema debería ser prioritario y, sin embargo, no se ha contemplado ninguna ayuda al respecto. 2.- Educación es otro de los proyectos prioritarios que debe tener una atención cualificada. Se ha conseguido una aceptable infraestructura de salones y mobiliario; se ha ido adaptando al profesorado de acuerdo con un conjunto de necesidades que planteaba la educación tanto del grupo de los adultos como de los más pequeños. Hoy día, el nivel Inicial es atendido por una joven miembro de la comunidad y, por tanto, conocedora de su idioma. Pero se necesita un apoyo sostenido y sobre todo incidir en la especialidad bilingüe, algo que excede de lo que el Estado contempla en su presupuesto, entre otras necesidades. 3.- La demarcación y titulación del territorio se antoja urgente en el nivel actual en que se halla situada la comunidad. Los expertos encargados de exponer el proceso legal que debe seguirse lo hicieron de una manera tan complicada e inaccesible para los comuneros nativos que, para empezar, puedo asegurar que no lo entendieron. Algunos de los inconvenientes que se plantean desde el mundo nativo son relativamente fáciles de superar: la superposición de límites, concretamente entre nahuas de Serjali y nantis de Pariría, son territorios delimitados por nacientes de ríos y, además, el sentido de propiedad del terreno no es el que nosotros le damos. Asimismo, en previsión de que aparezcan nuevos grupos o individuos aislados por alguno de los límites, se puede pensar en elaborar un estatuto de acogida. Algo que ya no puede dilatarse más en el tiempo es que exploten sus propios recursos como, por ejemplo, la madera- de forma ilegal, perjudicando con ello la tala nacional y sobre todo barateando su producto. Se hace necesaria la intervención inmediata de los entes adecuados, en especial de INRENA. 4.- Por último, para no extenderme excesivamente, considero igualmente prioritario el que cuenten con un centro de acogida adecuado en Sepahua para sus frecuentes visitas y estancias en esta población. Actualmente, disponen de uno que resulta a todas luces insuficiente para cubrir sus necesidades. Puedo confirmar que el equipo de profesionales que presenta el plan de protección de la reserva ha efectuado un trabajo muy aceptable. Sin embargo, desde mi perspectiva se da una carencia que vicia el resultado. Me estoy refiriendo a la metodología empleada: han llevado a cabo un estudio de laboratorio. Con una visión desde Lima del nativo de la reserva, y, específicamente, de la población de Santa Rosa de Serjali, el objetivo de respetar sus derechos protegiendo su salud y los recursos naturales

8

Profile for Boletin Misioneros Dominicos

160 2006  

Boletín Misioneros Dominicos, 160 (2006)

160 2006  

Boletín Misioneros Dominicos, 160 (2006)

Advertisement