Issuu on Google+


“papel contra bala no puede servir, Canción desarmada no enfrenta a un fusil” En esta primera edición del presente escrito, les contaremos precisamente acerca de este esfuerzo que llamamos Boletín Estudiantil, el cual está compuesto por varios estudiantes de diferentes carreras y universidades, que nos planteamos transformar de raíz las relaciones sociales capitalistas, para construir una realidad distinta y mejor para todos, donde no exista la dominación del hombre por el hombre. En ese sentido, nosotros pensamos que Boletín Estudiantil puede ser un aporte para conseguir ese gran objetivo que es superar las relaciones sociales actuales, para lo cual el presente boletín se transforma en un arma de lucha teórica contra la ideología dominante y a la vez en una herramienta para construir por medio del análisis crítico el camino para lograr la tan anhelada victoria de los populares. Comprendemos este boletín en tres grandes ejes, cuales son los siguientes: primero el de informar y develar los problemas concretos que constituyen la realidad capitalista; segundo masificar y propagar el acontecer de las luchas llevadas a cabo por el pueblo trabajador a lo largo del país en sus diferentes manifestaciones; en tercer lugar enfrentarnos teóricamente a la clase dominante, y demostrando que sus justificaciones para validar las relaciones sociales actuales, no son más que mitos construidos históricamente por la fuerza. Entonces este esfuerzo aquí presente no es más que la necesidad de llevar nuestras ideas y políticas al papel o a la internet, para poder graficar como se desenvuelven las relaciones sociales en las que vivimos y por

sobre todo plantearnos críticamente a estas para manifestar nuestra postura y echar a andar el mundo que proyectamos políticamente ya sea en estas letras, en la calle, en la protesta, en colegios, universidades o en cada rincón donde el pueblo trabajador levanta su lucha. Desde nuestro planteamiento político comprendemos la lucha “teórica”, como el momento intelectual de la acción, por lo cual aquí los artículos no serán parciales ni pretenden hablar desde la intelectualidad, sino que todo lo contrario, pretender disputar la realidad, pues comprendemos que el conocimiento está en pugna y se construye históricamente y en la lucha de clases actual la burguesía ha impuesto el suyo por la fuerza, desde los colegios y universidades declarando que se debe pensar y hacer en la realidad. En este sentido es que comprendemos que “papel contra bala no puede servir, canción desarmada no enfrenta a un fusil” así mismo estas letras no están desarmadas, no son simple papel y tinta, son un ataque directo a los poderosos, pues aquí se manifiestan ganas de vivir.


El movimiento estudiantil se ha transformado en una plataforma política, donde los dirigentes encuentran la oportunidad de hacerse conocidos por la ciudadanía. No hace falta más que prender la televisión y se puede ver en todos los canales la franja presidencial y parlamentaria, donde ciertos rostros se nos hacen conocidos. Los que alguna vez salieron a la calle gritando consignas revolucionarias, hoy creen en la vía institucional de la soluciones del conflicto. ¿Es esta la solución que buscamos? No, el movimiento estudiantil no nace desde los dirigentes, presidente, voceros o cuanto personaje salga por ahí, este se gesto desde la necesidad de miles de estudiantes de luchar por una mejor educación, y es a eso a lo que hay que apuntar, al trabajo cotidiano con nuestros compañeros, que siempre son compañeros de lucha. Existen candidatos presidenciales que hablan de gratuidad de la educación, su debate sobre el financiamiento de esta es superfluo e insignificante, puesto que lo que planteamos es un cambio en la educación, cuyo primer paso es hacer ver que este derecho debe ser sustentado por el estado con el dinero

de todos nosotros, que no se trata de un regalo ni un favor, es lo que nos corresponde. El movimiento estudiantil debe salir de la discusión sobre qué vía es mejor para lograr su objetivo, porque vía para la transformación hay una sola, la transformación no vendrá con un nuevo parlamento o un nuevo presidente, la transformación viene con nosotros, desde nuestra realidad, desde la manera en que pensamos en esta, en nuestro cotidiano, de la sala de clases a la calle, apoderándonos de lo que siempre ha sido nuestro, esa debe ser nuestra fuerza, porque somos un movimiento real. La comunidad en su conjunto la que tiene el derecho y la labor de velar por la educación que quiere para si misma en base a sus necesidades, para lo cual el estado debe cumplir el papel de garante de este derecho, mas no imponer un criterio de educación diferente. Se hace necesario luchar por un cambio real en la educación para lo cual el movimiento estudiantil debe salir de la pelea farandulera acerca de dirigente y partidos y hacer hincapié en la fuerza real de este movimiento.


Para nadie es una novedad que en Chile, el gasto en educación superior recae completamente en las familias de o en los estudiantes mismos de educación superior, lo cual significa que la fuente del financiamiento de esta, es completamente privada: El estado frente a esta situación, tienen una participación de subsidio a la demanda a través de la entrega de becas y el aseguramiento al acceso a créditos universitarios. Sin embargo, en el caso de las becas en mayoría estas están sujetas a criterios de carácter institucional, como es, pertenecer a ciertos grupos de universidades, como las becas asignadas a universidades pertenecientes al CRUCH (Consejo de Rectores de las Universidades de Chile) en el cual participan, no solo instituciones creadas por el estado, sino que universidades de carácter privada con fines corporativos, como lo son, la universidades católicas y la universidad de concepción, entre otras. Sin embargo, el hecho es que en nuestra universidad, el alto costo de aranceles recae mayoritariamente en las familias de los estudiantes y en estos mismo, lo que en lo inmediato significa, en términos generales, un alto endeudamiento de estos, a través de créditos o el pago de altas sumas de dinero, que a nivel mundial son uno de los más altos, incluso más alto que en EE.UU, Australia o Japón. y que a nivel nacional se aleja por mucho a los aranceles promedio de las llamadas universidades del estado o públicas. Lo cierto es que más allá del carácter o de la propiedad de las instituciones de educación superior, sean estas privadas, del estado o tradicionales, en todas ellas, son los estudiantes los que financian estas a través del pago de aranceles y matriculas, lo que significa, que la educación en chile está completamente privatizada, desde el punto de vista de quien asume el financiamiento de esta a lo que cabe añadir, que esto también se traduce en los enfoques formativos y los proyectos educativos de cada institución así como su forma de gestión, la cual se corresponde a ese carácter privativo, sin distinción. Antecedentes Económicos En Chile la relación entre los aranceles de las

instituciones de educación superior y el PIB per cápita asciende a más del 40% (OECD, 2009). Con este número nos adjudicamos los costos relativos más altos del mundo, como se puede apreciar en el gráfico 1. Esta relación quiere decir que las personas gastan poco menos de la mitad de sus ingresos en Educación Superior (ES) lo que claramente influye en el presupuesto familiar. La UNAB representa de alguna forma, la posibilidad de cursar estudios superiores para estudiantes, que al contrario de lo que se cree, pertenecen a sectores de escasos recursos, los cuales ven en la posibilidad de obtener un título profesional, la posibilidad de mejorar su calidad de vida futura, sin embargo, este anhelo se ve truncado por el alto endeudamiento viéndose comprometidos en su mayoría (o sus familias) a asumir los altos costos de la educación. Frente a esta situación es que como estudiantes debemos poner en cuestión el mercado de educación y plantear, desde nuestra perspectiva, la necesidad de avanzar hacia el no pago de matrícula así como la extinción del pago de aranceles, sabiendo que en lo inmediato, esta demanda debe apuntar la UNAB en lo interno, así como, en lo nacional, apuntar hacia la estatización de la educación y por ende de su gratuidad universal. Las exigencias inmediatas a nivel interno de la institución, que se correlacionan con dicho planteamiento es: a) Abolición del pago de matrícula para el 100% de los estudiantes. b) congelamiento y reducción de aranceles, al arancel medio, como exigencia a la UNAB. Para lograr lo anteriormente mencionado debemos entender que la única forma de lograrlo, es organizarnos, , posicionarnos como movimiento estudiantil y plantear la necesidad de avanzar hacia la gratuidad de la educación, entendiendo que debe ser el estado quien asuma dicho gasto, por ende se pone en juego directamente el carácter privado de la institución, en cuanto a su propiedad.


La discusión sobre la educación que queremos, debe ir mucho mas allá de la discusión sobre si la educación es gratuita, con o sin lucro, o estatal, y esas cosas. La discusión sobre la educación que queremos debe ir enmarcada en el proyecto país que queremos, sobre en manos de quienes esta la educación y él para que queremos la educación. Primero que todo partimos diciendo que la educación está en manos y a servicio de la reproducción ideológica del capitalismo, por lo mismo lo primero que debemos hacer es disputar la educación, apoderarnos de este, y usarla como herramienta de transformación social. La educación es una herramienta súper poderosa, si bien no compartimos esa visión de que cambiando la educación cambiamos el mundo, si podemos realizar transformaciones importantes en el desarrollo y creación de conocimiento necesario y disputar ideas. Hoy como hace años, se nos presenta la posibilidad de evolucionar en la discusión sobre la educación que queremos, puesto que el movimiento estudiantil ah adquirido una madurez en su desarrollo político, hoy tenemos en todos los liceos y universidad discutiendo sobre la educación que queremos y el país que queremos. Es por lo mismo que debemos dar luces de este proceso aportando desde diferentes trincheras, por lo mismo la invitación es en primera instancia dejar de ver la educación gratuita como objetivo, ese es una demanda economicista, que no soluciona el problema, el problema es que la educación está en manos de los mismos dueños del país, por lo tanto es tiempo de disputar la propiedad de esta, que en ningún caso es privada, si no social. Hoy la libertad de enseñanza permite que cualquier grupo social, político, económico,

religioso puede levantar un proyecto alternativo de educación, que provoca esto, que en la universidad de los andes se titulen como Opus Day, en la Universidad Alberto hurtado se titulen como jesuitas, que en la Universidad Silva Henríquez se titulen como salesianos, que en la Universidad del desarrollo se titulen como UDI/ Opus Day, que en la Universidad Arcis se titulen como comunistas, que en la Universidad Finis Terra se titulen como Legionarios de Cristo, y en ninguna universidad uno se puede titular como un estudiante que esté capacitado para llevar adelante los cambios que el país necesita, si no solamente responder a un necesidad de un privado en particular. Eso queremos cambiar, por eso queremos comenzar a disputar la educación, hoy poner la educación al servicio de la sociedad y en manos de esta misma. Que sepa resolver las necesidades urgentes y que responda al proyecto país que queramos.


El Subcontrato nace en conjunto al sistema capitalista que se implementaba en Chile, este es un mecanismo que utilizaran para cubrir el área de los trabajadores. De esta manera roban a aquellos la confianza de estar en un trabajo el cual les entregue una estabilidad, además de depender de la institución y/o empresa que los contratará adaptándose siempre a nuevas condiciones las cuales no aseguran los beneficios, generando así la perdida de estos. Un sistema utilizado por empresarios con el fin de enriquecer sus bolsillos a costa de la fuerza de trabajo que aportan en el día a día sus trabajadores, aquella que no es valorada de manera monetaria ni de ninguna otra forma, pagándole mucho menos de la mitad de lo que las empresas dan. Hoy en día en las diversas universidades podemos ver esta realidad, donde en la Universidad tecnológica metropolitana UTEM se estaba ejerciendo un trabajo con la corporativa de Trabajo con las Tías del Aseo, La Corporativa de Trabajo es una instancia de organización de los trabajadores que intenta constituirse de manera formal para poder luchar por las concesiones de todos sus trabajadores. Las condiciones de vida que hoy mantienen en el trabajo son deplorables y como bien se sabe el trabajo en sí es un esfuerzo no menor, debemos considerar que estas personas han estado más de 6 años aguantando humillaciones, malas pagas, entre otras cosas. Y fue ahora que se les abrió la brecha para generar un trabajo orga-

nizativo el cual asegure una mejor estabilidad en sus vidas. Esta misma realidad de los trabajadores Subcontratados la podemos ver en la Universidad Academia de Humanismo Cristiano UAHC, en la Universidad Alberto Hurtado UAH, en la Universidad de Artes y Ciencias sociales ARCIS, en la Universidad Andrés Bello UNAB, entre muchas más, donde no solo son las tías del Aseo las que viven esta situación, sino que tenemos el caso de los guardias que es lo mismo solo que tienen un diferente rol. Ellos regalan sus vidas trabajando para recibir quizás un tercio de lo que reciben las empresas, pero ¿qué opción tienen ellos de decidir dejar este trabajo? No se pueden dar el lujo de abandonar algo que a pesar de todos les ofrece estabilidad en tiempos de desesperación, de tristeza, de pobreza, de miedo. Son madres, son padres, son el soporte para una familia que muchas veces supera el numero sobreestimado para un sueldo mínimo. Lo que nos queda a nosotros es ofrecerles la organización, la seguridad de que si ellos quieren levantar su voz para exigir lo que consideren justo, lo hagan sin la necesidad de sentir miedo pues debemos saber complementarnos y ser firme en la lucha, nuestros padres también son los tíos del aseo, también son los guardias o simplemente también son trabajadores que cambian su vida por un poco de dinero para mantener a sus familias a costa de su dignidad. Queremos que el proyecto de la corporativa de replique en todas las universidades del país, queremos exigir lo que es nuestro y que nadie nos robe la vida, a nosotros ni a nadie.


Los que ampliaron el Canal de Panamá (y fueron clasificados como "silver roll" y no como "gold roll"), los que repararon la flota del Pacífico en las bases de California, los que se pudrieron en la cárceles de Guatemala, México, Honduras, Nicaragua, por ladrones, por contrabandistas, por estafadores, por hambrientos, los siempre sospechosos de todo ("me permito remitirle al interfecto por esquinero sospechoso y con el agravante de ser salvadoreño"), las que llenaron los bares y los burdeles de todos los puertos y las capitales de la zona ("La gruta azul", "El Calzoncito", "Happyland"), los sembradores de maíz en plena selva extranjera, los reyes de la página roja, los que nunca sabe nadie de dónde son, los mejores artesanos del mundo,

los que fueron cosidos a balazos al cruzar la frontera, los que murieron de paludismo o de las picadas del escorpión o de la barba amarilla en el infierno de las bananeras, los que lloraran borrachos por el himno nacional bajo el ciclón del Pacífico o la nieve del norte, los arrimados, los mendigos, los marihuaneros, los guanacos hijos de la gran puta, los que apenitas pudieron regresar, los que tuvieron un poco más de suerte, los eternos indocumentados, los hacelo todo, los véndelo todo, los cómelo todo, los primeros en sacar el cuchillo, los tristes más tristes del mundo, mis compatriotas, mis hermanos.


“Somos libres de inventarnos a nosotros mismos. Somos libres de ser lo que se nos ocurra ser. El destino es un espacio abierto y para llenarlo como se debe hay que pelear a brazo partido contra el quieto mundo de la muerte y la obediencia y las putas prohibiciones.� Eduardo Galeano.


Boletín Estudiantil