Page 4

PÁGINA

4

Ebano

Horizonte de sentido

El horizonte de sentido de esta obra no es otro que nombrar aquello que nos han enseñado a callar, a permitir, a esconder y a olvidar a través de procesos de socialización inequitativos que marcan con hondas cicatrices el cuerpo y la memoria y cuyo máximo fin es la naturalización de las desigualdades, la legitimación del poder que oprime y la invisibilización de la pluralidad que nos distingue. Simbólicamente este libro constituye un lugar de denuncia pública de aquellas cadenas sociales que nos atan a lugares, relaciones, normas, valores, discursos y límites impuestos, para ello habitó la prosa poética como un espacio y como un lenguaje de reconocimiento y expresión que me permite cuestionar y recrear para ser, sentir, estar, hacer y decir con otros/as, para reivindicar la multimensionalidad de lo que somos y la tensión permanente en la que construimos el proceso de hacernos humanos.

Jhoana Alexandra Patiño López Mostrar la fragilidad sutil y poderosa de lo humano a través de un lenguaje de profunda conexión con la vida intima, privada y pública es una de las apuestas de este libro en cuyas páginas se recoge la travesía de la vida, sus matices, sus laberintos, sus silencios, sus quietudes, su inconmensurable potencia, sus tantas preguntas y pocas respuestas, sus dolores, sus pérdidas, sus indignaciones, sus contradicciones y abismos. Como un gritos de esperanza las palabras de este libro, se transforman en acciones que dan cuenta de la vida que compartimos, y en ese sentido intentan derribar los muros que privatizan la existencia y que nos aíslan dejándolos inmóviles ante la histórica, sin posibilidad de resistencia y de transformación.

En una sociedad signada por el miedo, cubierta por la sangre derramada, silenciada por la pobreza y el hambre, secuestrada por la desconfianza, sometida por el individualismo, colonizada por la tiranía y la inequidad, enferma de la memoria, repudiada por su historia y controlada por sus deudas, los ciudadanos y ciudadanas cada día encontramos más armas y menos escuelas, más muertos y menos azucenas, más fabricas y menos praderas, más impuestos y menos derechos, más carros y menos saludos, más normas y menos acuerdos, más trabajo y menos prestaciones sociales, más enemigos y menos compañeros, más miedos y menos alegrías, más tarjetas de crédito y menos justicia, más artefactos de consumo y menos humanidad, más de lo mismo y menos creatividad; en esta sociedad quieren hacernos creer que estamos condenados y que las palabras sobran en un mar de confusión donde todo

Centro de Documentación

Publicación nº2  
Advertisement