Page 1

F

ΦM2

I

N I S T E R R E

N°32 © Tyler Rayburn

Octubre 2017


SEMINARIO DE ESTUDIOS CLÍNICOS 2017 ¿La soledad, un síntoma de la época? A lo largo de la historia innumerables producciones artísticas se han dedicado al tema de la soledad, poetas, escritores, músicos, pintores, escultores han dedicado obras alusivas a este tema.

“Y algunas veces suelo recostar/mi cabeza en el hombro de la luna/y le hablo de esa amante inoportuna/que se llama soledad” , versa Joaquín Sabina en la canción “Que se llama soledad”. Mario Benedetti ha escrito versos como éste: “Tengo una soledad/tan concurrida/tan llena de nostalgias/ y de rostros de vos/de adioses de hace tiempo/y besos bienvenidos/de primeras de cambio/y de último vagón/Tengo una soledad/tan concurrida/que puedo organizarla/como una procesión/por colores/tamaños/y promesas/por época/por tacto/y por sabor” … (fragmento del poema “Rostro de vos” ). En otros versos, escribe: … “a veces no me siento/tan solo/si imagino/mejor dicho si sé/que más allá de mi soledad/y de la tuya/otra vez estas vos/aunque sea preguntándote a solas/que vendrá después/de la soledad” (fragmento del poema “Soledades” ). En una bellísima canción muy conocida Andrés Calamaro canta: “La moneda cayo por el lado de la soledad, otra vez…” ; y Patricio Rey y los redonditos de ricota, expresan: “Ángel de la soledad y de la desolación, preso de tu ilusión vas a bailar, a bailar, bailar” . De esta manera podríamos citar innumerables producciones que versan sobre la soledad. ¿Por qué éste tema resuena una y otra vez en la vida, no solo de artistas sino de todos los seres humanos? ¿Por qué muchas personas buscan tratar su soledad? Resulta interesante que, con dicho significante, “SOLEDAD”, todos nos sentimos identificados al pensar que alguna vez hemos estado solo o nos hemos sentido solos; pero, a la vez, es un sentimiento que se vivencia de un modo particular en cada quien. Y aquí se presenta una paradoja: todos estamos solos con nosotros mismos, a la vez que nadie está totalmente solo al ser seres sociales, del lenguaje, del discurso. Es decir, a partir que nuestra subjetividad se conforma -y valga la redundancia- a partir de un Otro. Oliverio Girondo, con su estilo poético tan particular, expresa: “Cansado,/sobre

todo,/de estar siempre conmigo,/de hallarme cada día,/cuando termina el sueño/ allí, donde me encuentre,/con las mismas narices/y con las mismas piernas” … (fragmento del poema “Cansancio” ). ¿En los tiempos que corren, el estar hiperconectados equivale a no estar solo, o


empuja a que cada uno quede solo ante una pantalla? ¿Las relaciones virtuales son relaciones reales? ¿Estar conectados es estar comunicados? ¿Los sujetos sufrimos de soledad o sufrimos por no poder estar solos? Daniel Molina, un reconocido escritor, refiere que estamos condenados a no estar solos, en el sentido de lo que implica pasar la mayor parte del tiempo de nuestras vidas ante una pantalla (XXIV Jornadas Anuales de la E.O.L. "SOLOS Y SOLAS. Lo que dice y hace el psicoanálisis" ; Bs. As., 28 y 29 de noviembre de 2015). Son preguntas interesantes que no remiten a una respuesta univoca. El uso que cada sujeto hace de los objetos tecnológicos va a marcar la diferencia. Alguien puede aislarse del mundo a través de una pantalla o conectarse con los otros a través de ésta. “La soledad es muy hermosa… cuando se tiene alguien a quien decírselo” , versa Gustavo Adolfo Béquer. Y la soledad, ¿qué decir de la soledad?, ¿tiene estatuto de síntoma social? Ésta pregunta le ha sido formulada al psicoanalista Ernesto Sinatra quien responde: “para empezar, no es fácil estar solo. Para poder estar solo es necesario poder

contar con el vacío, y que eso no te arrastre. Sería para desarrollarlo, es un tema inquietante hoy” . El psicoanalista en su nuevo libro, “L@S NUEV@S ADICT@S” (Editorial Tres Haches, 2013), comenta que “La soledad globalizada es un concepto con el que quiso destacar un síntoma de la época: la soledad entre muchos, el desamparo real de los individuos, más acá y más allá de estar acompañado por otros o incluso- acompañados con sus dispositivos electrónicos de última generación. Se puede estar solo entre muchos, seguir solo en las redes sociales, no dejar de estar solo mientras uno se comunica por el celular o las tabletas electrónicas...con los gadgets, los aparatos electrónicos, se intenta suturar el vacío estructural que afecta a los hablantes” . Un ejemplo más para dar cuenta de las diferentes perspectivas en que se puede hablar de la soledad cito las palabras que expresó una monja de clausura en una entrevista: “la soledad, en su misión de buscar a dios en el silencio, es como un medio para acceder a Dios y orar por la humanidad” (entrevista proyectada en las XXIV Jornadas Anuales de la E.O.L. "SOLOS Y SOLAS. Lo que dice y hace el psicoanálisis" ; Bs. As., 28 y 29 de noviembre de 2015) En fin, ante la falta de una respuesta única y general que contemple la inquietud existencial de todos, la búsqueda de sentido es siempre única y singular. En definitiva, se trata de cómo cada uno de se las arregla con esa palabra, esa sensación tan familiar como ajena llamada soledad… Lic. Natalia Pelizzetti


CRONOGRAMA DE ACTIVIDADES Octubre de 2017 SEMINARIO DE ESTUDIOS CLÍNICOS CLÍNICA DE LA ANGUSTIA Módulo: “Los destinos clínicos de la angustia” – Sábado 07 de Octubre – 10:00 a 13:00 hrs. A cargo de: Lic. Alejandro Daumas (Bs. As.) (Analista Miembro de la Asociación Mundial de Psicoanálisis y de la Escuela de la Orientación Lacaniana; Director del C.I.D. Neuquén y docente del I.O.M.2; Miembro y Docente del Departamento de Estudios sobre el niño “Pequeño Hans”; Miembro de la red CEREDA; Docente de la Universidad de La Plata; Supervisor del Hospital Durand y de la residencia del Hospital Álvarez) Lugar: Campus Universitario – Sector A – Aula 13 – Av. Gregores y Piloto “Lero” Rivera Auspicia: U.N.P.A. - U.A.R.G. - Colegio Profesional de Psicólogos de Santa Cruz – A.B.A.P. ATENEOS CLÍNICOS – Viernes 06 de Octubre – 20.00 hrs. Presenta: Lic. Erica Boglione. Interlocutor Invitado: Alejandro Daumas (Bs. As.) (Actividad ARANCELADA con cupo limitado, dirigido a profesionales de la Salud) Solicitar admisión al número: 02966-15445976 Lugar: Bernardino Rivadavia 177 – 1er. Piso GRUPO DE ESTUDIO Seminario X de Jacques Lacan: La Angustia – Jueves 26 de Octubre – 20.00 hrs. Coordina: Lic. Sandra Guiguet (Capítulo VI). Lugar: Bernardino Rivadavia 177 – 1er. Piso

REUNIÓN DE COMISIÓN – Jueves 05 de Octubre – 20.00 hrs. – Jueves 12 de Octubre – 20.00 hrs. – Jueves 19 de Octubre – 20.00 hrs. Lugar: Bernardino Rivadavia 177 – 1er. Piso

Informes e Inscripción a todas las actividades: (02966) 15466777 – 15307742 – 15690793 E-mail: bapriogallegos@gmail.com


LOS SUICIDAS DEL FIN DEL MUNDO El 19 de mayo de 2006 se organizó una mesa redonda en torno al libro “Los suicidas del fin del mundo” de la escritora Leila Guerriero (Bs.As.; Tusquets, 2005). La actividad fue auspiciada por la Secretaría de Extensión y Biblioteca Malvina Perazo de la Universidad Nacional de la Patagonia Austral, Subsecretaría Cultura y Colegio de Psicólogos de Santa Cruz. La coordinadora de la mesa, Lic. en Psicopedagogía Marcela Flores, manifestó que el interés en presentar el libro radica en la preocupación actual por el fenómeno del suicidio en la región, para lo cual se invitó a panelistas que pudieran dar alguna indicación sobre las variables que inciden y posibles tratamientos. La Lic. Andrea Ezquerro realizó en primer término una breve reseña del libro y de la autora. A continuación, se refirió a los distintos modos de responder frente a la angustia, tales como la inhibición, acting out y pasaje al acto (Guy Trobas, “Tres respuestas del sujeto frente a la angustia” ; 2003, Ed. Gramma; Bs. As). En esta última categoría situó el suicidio, como la imposibilidad radical de la tramitación de la angustia. Posteriormente la Lic. en Psicopedagogía Sandra Guiguet, hizo referencia al suicidio desde “Duelo y Melancolía” de Freud. Allí ubicó a la melancolía como la salida mórbida ante una pérdida, un estado de ánimo doloroso caracterizado por la inhibición del amor propio que puede traducirse en auto reproches, fallando la autoconservación del yo, y señaló que esto puede conducir al suicidio. No obstante, destacó que no puede generalizarse una causa común para los casos presentados en el libro, los que casualmente eran en mayor proporción jóvenes, al parecer confrontados con el sinsentido de la vida y


dificultados para tomar la palabra. Y dejó como interrogante ¿qué pudo haber sido tan doloroso para estos jóvenes que decidieron terminar con sus vidas? Por su parte, la Psiquiatra Gabriela Travaini relató las impresiones que el libro le causó, acentuando la circunstancia de ser una novela y no un relato fiel de los hechos narrados así tampoco se trata de historiales clínicos. La Lic. Eliana Silveti, proveniente de la localidad donde la autora extrajo el material para su libro, relató su experiencia en la comunidad de Las Heras con el abordaje de esta problemática. Mencionó “la importancia de escuchar todo” , ya que según dijo, “ el libro muestra un recorte” . Habló de los fenómenos de contagio, las precauciones para hablar de suicidio. Planteó el trabajo de capacitación que llevaron a cabo y cómo a través de él y de la creación de redes pudieron salir de la inhibición en la que la comunidad también había caído. Las preguntas e intervenciones del público se dirigieron a Silveti respecto de los modos posibles de prevención ya que consideraban que la localidad de Río Gallegos también presenta un alto índice de suicidios. El público interrogó acerca de las causas de los suicidios, vale decir si se trataba de una realidad socioambiental o un síntoma. Integrantes del I.O.M. en el público presente manifestaron que, más allá de las características del libro -ya sea novela o parcialidad- al abrir un espacio para la palabra, la secuencia de suicidios comenzó a ser problematizada en el pueblo lo cual dio lugar a que apareciera como un síntoma y a preguntarse qué hacer con él. De este modo, más que sacar consecuencias o atribuir el suicidio a causas ambientales o culturales, las distintas posiciones de la mesa permitieron pensar, desde el marco del psicoanálisis, porqué estos jóvenes eligieron esta alternativa. El suicidio implica pensar, ya sea, en un acto logrado, en el lugar de cada uno de estos jóvenes en el deseo del Otro, en la cobardía moral; en fin, se trata sin duda de seguir investigando. Lic. Marcela Flores

DELEGACIÓN RÍO GALLEGOS Responsables locales: Lics. Beatriz Cáceres, Cintya González Miembros Docentes: Lics. Mariana Filippo, Ariel San Román, Natalia Pelizzetti, Daniel Blanco, Rocío Cabrera, Erica Boglione y Sandra Guiguet Interlocutora: Lic. Claudia Castillo (Bs. As) E-mail: bapriogallegos@gmail.com Blog: http://iom-riogallegos.blogspot.com Facebook: /iom.riogallegos


MISCELÁNEAS “En realidad, el vacío del budismo chino se refiere a la negatividad de la des-creación (Ent-Schöpfung) y la ausencia . Vacía y deja sin sustancia al ser. El ser (ousía) es la permanencia, que está en la base de todo cambio y transformación como lo mismo . La creencia en la inmutabilidad y permanencia de la sustancia responde a la idea de la subjetividad moral y la objetividad normativa occidentales. En cambio, el pensamiento chino, desde sus comienzos, es deconstructivo, ya que rompe radicalmente con el ser (Sein) y la esencia (Wesen) . También el Tao (que significa “camino”) presenta una contrafigura frente al ser o la esencia . Se ajusta a los cambios, mientras que la esencia se opone a la transformación. La negatividad de las des-creación y de la ausencia vacía al ser desde el comienzo del proceso o del camino infinito. El proceso, son sus transformaciones incesantes, también domina la conciencia china del tiempo y la historia. De ahí que la transformación no esté plagada de acontecimientos ni se desarrolle de un modo eruptivo, sino discreto, imperceptible y continuo. Una creación que remitiera a un punto absoluto y único sería impensable. Una temporalidad llena de acontecimientos se caracteriza por la discontinuidad. El acontecimiento marca una ruptura, abre una brecha en la transformación continua. Las rupturas o revoluciones son, pues, ajenas a la conciencia china. De ahí que el pensamiento chino no tenga acceso a las ruinas. No conoce identidad alguna que remita a un acontecimiento único. En este sentido, no existe la idea del original, puesto que la originalidad presupone un comienzo en sentido estricto. El pensamiento chino no se caracteriza por concebir la creación a partir de un principio absoluto, sino por el proceso continuo sin comienzo ni final, sin nacimiento ni muerte. Por este mismo motivo, el pensamiento del Lejano Oriente no pone énfasis en la muerte, como Heidegger; o en el nacimiento, como Hannah Arendt. El ser se des-sustancializa haciéndose camino”. “El pensamiento chino resulta pragmático en un sentido singular. No rastrea al ser o al origen, sino las constelaciones cambiantes de las cosas (pragmata) . Se trata de reconocer el transcurrir mutable de las cosas, para acceder a él en función de la situación y sacar provecho. El pensamiento chino desconfía profundamente de las esencias inmutables o principios”. “Aquel que es capaz de valerse y aprovechar el potencial de constelación de la situación alcanza el poder. El poder no responde a una subjetividad, sino a una situación. Depende, de hecho, de la coyuntura”. Fragmentos del libro “Shanzai — El arte de la falsificación y de la deconstrucción en China” , de Byung — Chul Han (Caja Negra, 2016).


Boletín Finisterre n°32  

Publicación de la Delegación Río Gallegos perteneciente al Instituto Oscar Masotta 2. En él se encontrarán diversos artículos de divulgación...

Advertisement