Page 1

UNIVERSIDAD DE SAN CARLOS DE GUATEMALA CENTRO UNIVERSITARIO DE ORIENTE ADMINISTRACION DE EMPRESAS BOLETIN ACADEMICO AÑO 6. Volumen 54

Chiquimula, Guatemala Mayo de 2011

MOBBING, UN PROBLEMA DE PRODUCTIVIDAD ¿Qué es el mobbing? De acuerdo con Heinz Leymann, es la "comunicación hostil y desprovista de ética que es administrada de manera sistemática por uno o unos pocos individuos, principalmente contra un único individuo, quien, a consecuencia de esto, es lanzado a una situación de soledad e indefensión prolongada, a base de acciones de hostigamiento frecuentes y persistentes (por lo menos una vez por semana) y a lo largo de un prolongado periodo (al menos durante seis meses)". www.altonivel.com.mx

TEMAS: MOBBING *** AL MK LE FALTA UN TORNILLO *** 5 LEYES DEL INNOVADOR

Así, los demás trabajadores realizan sus actividades con temor, en tanto que evitan a toda costa incurrir en el error que generó la agresión del director. De esta forma se crea un ambiente de incertidumbre laboral, que deriva en desmotivación, incremento de competitividad negativa y producción de una atmósfera de enemistad. De acuerdo con el sitio superar-elmobbing-acoso-laboral.com, existen cuatro fases en el mobbing. Éstas delimitan la evolución e incremento del problema y son:

Entre los efectos que produce este tipo de práctica se pueden encontrar sentimientos de humillación y pérdida de autoestima, estrés, depresión, ansiedad, incremento en los problemas de salud, ausentismo, relaciones 1. Fase de conflicto: ésta ocurre cuando se identifica un conflicto tensas, sentimientos de culpabilidad, en el trabajo que se puede volver disminución de la productividad, falta crónico. No siempre parte de un de mejora profesional, entre varios error, sino de una relación o de otros. actitudes que pueden derivar en Perjuicios del entorno. Sin embarsituaciones de tensión. go, el impacto negativo no sólo es 2. Fase de estigmatización: postepara la persona que recibe la agreriormente al primer evento, se sión directa, sino para las personas produce una campaña de hostique están a su alrededor. Cuando un gamiento, que se extiende y se jefe grita, por ejemplo, el resto de las consolida. personas también pueden a llegar a 3. Fase de intervención desde la presentar los síntomas anteriormente organización: la situación somencionados, debido a la empatía brepasa los límites de la relación y natural que existe entre los seres llega al ámbito organizacional. Se humanos. pueden adoptar tres estrategias:


Página 2

Chiquimula, Guatemala Mayo de 2011

MOBBING, UN PROBLEMA DE PRODUCTIVIDAD -Continuacióna) intentos de solución mediante negociación; b) demonización de la víctima, considerándosele culpable de todos los conflictos; c) intento de resolución activa (se sanciona a los culpables, se abren canales de comunicación y provee de ayuda psicológica). 4. Fase de marginación: en este momento la víctima presenta problemas físicos o emocionales, que lo conducen, irremediablemente al despido, abandono o incapacidad laboral.

generar en una constante rotación de personal. Las personas con mayor talento en la organización pueden preferir abandonar la empresa y buscar empleo en otra donde se les reconozca y fomente.

En la actualidad, las personas prefieren empleos donde la motivación sea un elemento de la gestión y no el miedo. Se ha comprobado que los lazos afectivos son mucho más fuertes para alinear las metas de los empleados con los de la organización, de ahí los innumerables programas de responsabiliEl mobbing puede ser tan fallido como con- dad social empresarial (RSE). traproducente. No hacer sentir a los empleaY tú, ¿has sido víctima de mobbing? dos cómodos en su entorno laboral puede

AL MARKETING LE FALTA UN TORNILLO Una maquinaria funciona por la www.marketing-xxi.com correcta interacción de todos sus componentes. Si tomamos esta verdad y la trasladamos al mundo del marketing, deberíamos sostener que para lograr triunfar en las estrategias comerciales es precisa una absoluta sinergia entre sus protagonistas. Ahora bien, ¿el diseño o, mejor dicho, el diseñador, es considerado relevante para quienes tienen a su cargo el destina de una marca? Es condición de aquellos que ocupan puestos de liderazgo dentro de las compañías conocer mínimamente la función que desempeñará cada integrante de su equipo. Esto es fundamental si se pretende poder mancomunar sus conocimientos y conducirlos con idoneidad hacia resultados exitosos. Si esta es correcta, y si consideramos cómo se manejan actualmente los procesos de diseño, entonces podríamos inferir que el diseñador jamás será visto como una parte importante del grupo, ya que no hay un interés concreto por saber de sus limitaciones técnicas, ni sobre sus necesidades de tiempos creativos, y ni siquiera resulta relevante la opinión que cuestione el encargo concreto. Adrián Pierini

Para que esta situación se revierta, para que los diseñadores obtengan la integración tan deseada y los marketineros sean capaces de ejercer sobre ellos una dirección criteriosa y eficaz, deberán poner énfasis en la capacitación. ¿Aprender a diseñar? No. ¿Comprender lo que subyace al mundo del diseño? Sí. ¿Para qué preocuparse por un simple tornillo si la máquina anda igual?. El inconveniente más grande de esto, es que nadie quiere formarse en aquello que considera irrelevante. Es por ello que en el mundo racional de los negocios, todo lo vinculado a lo estético es tildado muchas veces de superficial. Todos pueden opinar sobre diseño, todos conocen lo que es lindo o feo. Entonces, ¿Para qué saber más? Los estimados de rentabilidad, los análisis de procesos y tantos otros pasos mantienen tan ocupado al profesional del marketing, que opaca y hasta anula cualquier discusión seria vinculada a equilibrios compositivos, paletas cromáticas, capacidad de reproducción, etc. Agrego, que esas discusiones no desaparecen por completo, sino que afloran como opiniones informales entre un selecto grupo de personas y que son conducidas bajo un absoluto desconocimiento técnico y práctico.


Página 3

Chiquimula, Guatemala Mayo de 2011

AL MARKETING LE FALTA UN TORNILLO -Parte ISi bien es cierto que el marketing recurre cada vez más a los diseñadores y expresa una genuina alegría cuando la pieza logra cumplir su objetivo comercial, la realidad es que el método utilizado para alcanzar ese fin es azaroso y puede resultar hasta contraproducente. El escueto diálogo que hoy mantienen gran parte de los mercadólogos con los diseñadores podría sintetizarse, tristemente, en algunas de las siguientes frases: “Pensé verde”, “Sacá la placa”, “Mové el texto”, “Cambiá la letra”, “Juntá el logo de la opción 2 y unilo al de la opción 4”, etc. ¿Surge en esa cantidad de solicitudes un espacio para el intercambio de opiniones? Por supuesto que no. En efecto, al marketing le falta un tornillo y es, en esa ausencia, en esa desconsideración cotidiana, como se desarrollan hoy en día gran parte de los diseños que pretenden conducir a una marca hacia su liderazgo. Solo basta un tornillo dañado o ausente para que todo el equipo falle. Uno solo, ni más ni menos. Si consideramos que el diseño será, en definitiva, la cara visible de la estrategia comercial, entonces podríamos acordar que estamos frente a uno de sus componentes más importantes, cuya falla podría representar un ejemplo de inoperancia desastroso. En otras palabras… ¿cuántos profesionales del marketing estarían capacitados para comprender los riesgos de una fotocromía en una tirada masiva o contarían con el conocimiento suficiente como para exigir que los artes mencionados contengan demasía a la hora de imprimir? Sin dudas muy pocos. Y lo grave de estos ejemplos es que, aunque los conocimientos mencionados parezcan ser simples cuestiones técnicas plausibles de ser ignoradas, en realidad, el desconocimiento de estos “tornillos” podría desencadenar en situaciones lamentables que conduzcan a grandes perjuicios económicos para las grandes compañías.

La importancia de ubicar el tornillo en el lugar correcto. El saber posibilita el control. Pero para que esto sea totalmente realista, es imprescindible que ese conocimiento sea encausado, es decir, que el proceso de diseño se sostenga mediante una metodología organizada basada en pasos concatenados que conduzcan al objetivo final. Este establecimiento de orden del trabajo creativo, debe ser una responsabilidad ineludible del marketing. Un ejemplo de proceso ideal, a mi juicio, podría resumirse del siguiente modo: a) Lectura y análisis del brief; b) Debate entre diseñador y mercadólogo de las propuestas presentadas; c) Exposición de los conceptos y evaluación racional, basada en el nivel de eficacia frente a los objetivos iniciales planteados originalmente; d) Consenso mutuo de las alternativas y avance en el pulido de las mismas; e) Ideas y vueltas en donde el cliente deje clara la razón estratégica de cada cambio solicitado, y el diseñador entienda el enfoque de los mismos; f) Establecimiento de, al menos, una reunión a mitad del proceso que permita hacer un balance de los avances logrados, que cristalice las distintas visiones y que prepare el terreno para que la fase final sea una conclusión lógica y mancomunada, avalada por todos los protagonistas. Saber cómo colocar un tornillo es bueno, pero solo aquel que conozca cuál es el adecuado logrará hacer la auténtica diferencia. Las etapas enunciadas se enriquecerán mucho más cuando las solicitudes, argumentaciones y decisiones expresadas por los profesionales del marketing en sintonía con el saber proyectual. Una política de capacitación puede recuperar los tornillos faltantes. Las empresas van descubriendo que sus equipos de mercadotecnia requieren de una mayor formación para potenciar su capacidad comercial. Deben entender el estrecho vínculo entre marketing y diseño, y mejorar su interacción a través de cursos combinados, idóneos y con visión integradora.


Página 4

Chiquimula, Guatemala Mayo de 2011

LAS CINCO LEYES DEL INNOVADOR Las enumeraciones permiten recordar www.emprendedoresnews.com una serie de consejos para mejorar algún proceso. Las “leyes” o “mandamientos” sirven para eso, recordar. En la innovación presento cinco leyes, las que considero esencial tener en cuenta para crear nuevos productos y empresas: 1. Copiar también puede ser innovar. La imitación tiene mala prensa. Especialmente en el mundo de los innovadores. Sin embargo es uno de los mecanismos fundamentales para crear. La innovación es un concepto relativo. Lo que es estándar en un lugar puede ser una gran innovación en otro. A veces la innovación se trata de relocalizar una idea. 2. Finalmente todo llega. Cuando miramos qué sucede en otros países o mercados, los productos o empresas que son exitosos, tendemos a justificar su éxito en función de las particularidades de esos países o mercados. “Está muy bien para los EEUU, pero aquí…”. Esa es la frase que mata toda posibilidad de innovar por imitación. La verdad es que, tarde o temprano, casi todo lo que es un éxito en un país que marca tendencias o vanguardias termina llegando antes o después al resto de los mercados. 3. Casi siempre hay que adaptar. Las transferencias de ideas de negocio, productos, servicios o modelos, no son automáticas. Requieren adaptación, sintonizar las características culturales y económicas del lugar en el que se van a reproducir. Pensar en imitar una idea de negocio exitosa implica también pensar en cómo adaptarla al nuevo medio. Marcelo Berenstein

4. Las tendencias son una buena forma de seguir la pista de las buenas ideas. Ideas hay muchas, pero ¿cómo detectar las buenas? Si las buenas ideas de negocio son como automóviles, las tendencias socio-económicas son como las autopistas. Las ideas que funcionan se mueven dentro de cursos que son bastante previsibles. Si queremos detectar dónde hay vehículos debemos saber dónde están las autopistas (y en qué dirección apuntan). Conocer tendencias no sólo me ayuda a descubrir buenas ideas de negocio, sino que facilita prever las chances de éxito de esa idea. 5. Hay claves o patrones de innovación que ayudan a repetir el truco. ¿Porqué reinventar la rueda? Existen conceptos de negocio que se repiten sin cesar, una y otra vez, para desarrollar productos o servicios que a primera vista parecen muy diferentes. Sin embargo tienen un concepto o patrón subyacente que es el mismo. Por ejemplo: transformar un mercado tradicional en un mercado digital. Se ha hecho cientos de veces, y se sigue haciendo. El punto es descubrir un mercado tradicional que aún no haya sido “migrado” a la web. Otro ejemplo: contactar grupos o comunidades de necesidades complementarias. Hacer “match making” y crear mercados que antes no existían. Conociendo esas claves o patrones, crear productos o servicios es más sencillo y menos riesgoso. Esto es lo esencial de cada “ley” que puede ponerse en práctica inmediatamente con este conocimiento básico.

“EN LA RAZÓN SOLO ENTRARÁN LAS DUDAS QUE TENGAN LLAVE”. M. BENEDETTI Nuestra misión es informar a la comunidad universitaria y personas interesadas sobre temas que permitan interpretar las condiciones, teorías y avances en áreas de estudio de las ciencias económicas y sociales. Esperamos sus comentarios en: info.economicus@gmail.com Editor general: Carlos Leonel Cerna Ramírez, ADE, MSc

Boletin Mayo 2011  

Edición de Mayo

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you