Issuu on Google+

POLÍTICA

2

Octubre de 2007

LA CORRUPCIÓN QUE NOS CARCOME

Fernando Vázquez Rigada

El lubricante de la maquinaria que mueve al país tiene un nombre preciso: dinero. Las grandes sumas de recursos ilícitos que apalancan el funcionamiento institucional del país son un componente cultural de la nación e inyectan con una lógica clientelar a las relaciones de la sociedad con el poder, dentro del poder, y de la sociedad entre sí. En suma: la corrupción constituye, en buena medida, la lógica del funcionamiento de la vida nacional. ¿Podría sobrevivir México sin el impulso de los fondos fantasmagóricos que son la simiente de otra economía, una que no existe en los libros contables, que no ingresa en el sistema financiero nacional, que no paga contribuciones, que no se registra en ninguna parte, pero que da empleo, genera riqueza y, en buena medida, la distribuye? No es fácil determinar los niveles reales, precisos, de lo que la corrupción cuesta a la República: Transparencia Mexicana los ha calculado en 30 mil millones de dólares anuales. % destinado a la corrupción

Contrataciones gubernamentales

44%

Corresponde a servicios contratados.

25%

Se destina a obras.

31%

A la compra de bienes.

particular de ejercer el poder. En sus orígenes, la nación no es corrupta, pero la teocracia prehispánica ejerce un poder absoluto: tanto, que la propiedad se confunde con las posesiones del Tlatoani. No existe, sin embargo, una vinculación directa entre el pago de compensaciones económicas para ejercer cargos públicos, para liberarse de obligaciones o para hacer que el poder funcione en una dirección específica. Simple y sencillamente, todo lo que existe, incluyendo la vida, pertenece al gobernante en turno. La configuración de un sistema patrimonialista se dibuja claramente tras la conquista. Cortés y sus 500 hombres son movidos por un afán de riqueza. No poseen una motivación fundacional, como los colonos ingleses que arriban a Norteamérica, ni tampoco los mueve una razón de fe, como los misioneros. Cortés quiere encontrar la fortuna que el viejo mundo le ha negado. La consigue, aunque cuando la obtiene ya no le satisface. Es demasiado tarde: el Rey ha detectado su ambición sin medida. Como una cruel paradoja, Cortés se frustra cuando obtiene lo que más desea: un marquesado que se extiende de lo que hoy es Morelos hasta Oaxaca. Como una profecía, el Rey Carlos V le da el señorío con una fecha de terminación precisa: el trece de mayo de 1811. El Marquesado de Cortés 2

Lo cierto es que el río de recursos es enorme, imparable, e implica una forma de vivir, de entender el papel que se juega en la sociedad y que coloca, tristemente, al dinero en el centro de la vida nacional. LOS ORÍGENES

Es muy posible que la corrupción que se enquista en el tuétano de la República provenga de una concepción

� 1,500 km � Cabecera en Santa María Oaxaca � 34 poblados � 1 trapiche � 2 haciendas � Alcaldía mayor de Tuxtla y Cotaxtla. � Cabecera en Santiago Tuxtla. � 51 poblados � Corregimiento de Toluca � Corregimiento de Charo Matlazinco � Corregimiento Jalapa de Matlazinco � Corregimiento de San Miguel Charo


POLÍTICA

3 1

Octubre de 2007

El reino de España permite que en el Nuevo Mundo se configure un sistema patrimonialista, en donde la propiedad privada es pública y la pública, privada. Nada distingue esta frontera. Los cargos de gobierno, incluso, se compran. El poder dispone a voluntad de los dineros. La estructura de riqueza se determina por el parentesco, vía la institución del mayorazgo y, después, con la de la encomienda. Mayorazgo. Institución del antiguo derecho castellano que permitía mantener un conjunto de bienes vinculados entre sí de manera que no pudiera romperse este vínculo. Los bienes así vinculados pasaban al mayor de los hijos, de forma que el patrimonio de una familia no se diseminaba, sino que sólo podía aumentar.

El sistema se incuba en la nación por tres siglos. Cuando llega la independencia, el patrimonialismo, la corrupción, son parte ya del genoma social de México. Nada revela la fragilidad del estado como la incapacidad de diferenciar la esfera pública de la privada. El signo de los gobiernos –si así se les puede llamarde la primera mitad del siglo XIX es el abuso. Todo es un exceso. Lo mismo De Iturbide que Santa Ana, todos, salvo honrosas excepciones –como Guadalupe Victoria- utilizan como propio el erario público. La elite social y el alto clero comparten el jugoso negocio de exprimir al país. Como consecuencia, el Estado quiebra y el país se parte. La mutilación será permanente: una enorme cicatriz, dice Carlos Fuentes, divide a México y a Estados Unidos. Es la cicatriz de un órgano amputado: medio territorio nacional. Hay un breve paréntesis en la época de la Reforma, en donde los

liberales pugnan por un país de leyes, de moderación y de austeridad. El proyecto se parte con Díaz, que lleva sus contradicciones a un extremo insostenible. Si el abuso y la quiebra del país hacen en el siglo XIX que el país se desgaje; la injusticia y la concentración de riqueza, de conocimiento, de poder, con Díaz hace que estalle. La Revolución trae muchos cambios, pero no logra extirpar el tumor de la corrupción. Era el momento justo para lograrlo. La violencia cruel que desata no tiene paralelo. Igual que las inundaciones terribles, la Revolución sólo se equipara a su capacidad de devastación, la fertilidad creadora que le sigue. No arranca de tajo la corrupción porque ni siquiera lo intenta. Pronto, muy pronto, el eje central del grupo Sonora, Álvaro Obregón, crea una máxima letal para el siglo XX mexicano: -No hay general que aguante un cañonazo de 10 mil pesos. La corrupción se convierte, desde entonces, en un molde de gobernabilidad. La revolución que hace justicia es la que permite el enriquecimiento abusivo, ilegal, pero que va generando una enorme red de intereses. Plutarco Elías Calles tiene el genio de convertir a esa red en partido y a ese partido en el Estado mismo. Gabriel Zaid ha descrito con precisión las reglas básicas del funcionamiento del sistema priísta. Nadie llega al poder por las armas. Nadie llega para quedarse. Nadie llega por méritos propios. A cambio de la docilidad, se permite enriquecerse a los límites que la capacidad permita. Pero, si se violan estas reglas, el castigo recae, justamente, en la riqueza inexplicable. Sin embargo, como el estado priísta es también corporativo, las reglas se extienden a todo aquel que quiera vivir en paz y en prosperidad aunque en


POLÍTICA

4

Octubre de 2007

silencio. Las grandes centrales sindicales se crean al amparo del poder, recibiendo dádivas, estímulos. Los medios de comunicación generan una lógica perversa: investigan para callar, porque el silencio, no la publicación, es el negocio. El sistema es lo suficientemente sabio para repartir la riqueza: no sólo da grandes sumas a los dueños de los medios, sino que hacen que el bienestar llegue a reporteros, columnistas, cartonistas. El chayote, recuerda Julio Scherer, espina pero alimenta. Los grandes complejos industriales se generan al amparo de la protección del Estado y, a menudo, de sus subsidios. Además, bajo el amparo de la obra pública, particular aunque no exclusivamente en la primera ola de Percepción de la corrupción industrialización, se generan fortunas 2006 inmensas, sin límite. La segunda ola, la de las privatizaciones, da vida a una nueva Posición País Puntuación* casta de mega empresarios. Los campesinos son controlados también por Finlandia 9.6 grandes centrales afiliadas al PRI que 1 Islandia 9.6 distribuyen recursos de manera discreNueva Zelanda 9.6 cional. La iglesia católica entra en un 4 Dinamarca 9.5 juego de simulación. Todo el país es una 7 Suiza 9,1 maraña de intereses y de corrupción. 22

Estados Unidos

7.3

LA REPÚBLICA DEL CAMBIO

30

Uruguay

6.4

45

Italia

4.9

El modelo se vuelve insostenible cuando a la erosión política se suma la precariedad económica. Llega un momento, al final del periodo de Luis Echeverría en que ya no es posible cooptar a todos, de manera simultánea y por tiempo indefinido. A partir de 1968, comienzan los estertores del sistema que no paran hasta el año 2000, cuando la democracia dobla al viejo régimen de la Revolución. Pero el cambio de gobierno no implica, fatalmente, un cambio de régimen. Con Vicente Fox, la corrupción no

59

Colombia

3.9

75

México

3.3

93

Argentina

2.9

106

Irán

2.7

127

Rusia

2.5

141

Venezuela

2.3

163

Haití

1.8

* Menor puntuación =más corrupto, mayor puntuación = menos corrupto. Fuente: Transparencia Internacional

se extingue: simplemente cambia de manos. La llegada de los privados, reclutados por head hunters, constituye quizá la más descarnada muestra de que la corrupción es un mal endémico del país, que se encuentra enquistado en la cultura nacional. Con Fox, la estela de corrupción crece. Se mide con puntualidad. El país desciende en las mediciones internacionales en plena república del cambio. Bajo el nuevo gobierno, que opera en el viejo régimen, los tentáculos llegan de manera clara, pública, a la casa presidencial. El abuso se evidencia pronto, con el “toalla gate”, pero después crece hasta convertirse en rumor, luego en murmuración y finalmente en escándalo. A los hijastros del presidente se les acusa de articular infinidad de negocios al amparo del poder, inmenso, de su madre. Su nepotismo abarca a todo el gobierno: el INFONAVIT, FOBAPROA, PEMEX, la Secretaría de la Defensa. D e s d e Vam o s M é x i c o , s u fundación, se articula una red de abuso de poder que abarca todo el territorio nacional. Los ranchos del presidente se transforman. Las manchas de corrupción atiborran a gran parte del gobierno foxista. Los Pendientes de Fox 2006

-Investigación “Pasta de Conchos”

Sep

-Investigación sobre ISOSA.

2007

-Investigación al ex secretario de Hacienda,

Ene

Francisco Gil Díaz

Mar

-Irregularidades en Movimientos Sociales y Políticos del Pasado. -Programa Enciclomedia . -Renta de buques de PEMEX

Abr

-Tenencia , presuntamente ilegal, de litorales en el océano Pacífico y en el mar de Cortés. -Megabiblioteca José Vasconcelos. -Aeropuerto de la ciudad de México. -Investigación en aduanas y Comisión Federal de Prevención y Riesgo Sanitario.

Oct

-Enriquecimiento ilícito de Vicente Fox


POLÍTICA

5 1

Octubre de 2007 EL NIVEL DE CORRUPCIÓN

De acuerdo a las más recientes mediciones internacionales, la corrupción es un mal que está engullendo a México. De acuerdo a Barómetro de las Américas, México actualmente es el país más corrupto de América, sólo superado por Haití.

Felipe Calderón es, de acuerdo a una compilación realizada por Mitofsky, el tercer presidente mejor calificado de América, con un sorprendente 66% de aprobación, muy lejos de un raquítico 11% de Nicanor Duarte, un 22% de George Bush o un 26% de Daniel Ortega. Aprobación presidencial en América

Corrupción en Latinoamérica

(países seleccionados)

País

% de la población victimizada por la corrupción.

No.

País

Mandatario

Haití

50.1%

1

Argentina

Néstor Kichner

71%

México

37.1%

2

Colombia

Álvaro Uribe

66%

Bolivia

34.6%

3

México

Felipe Calderón

66%

Jamaica

34.0%

4

Panamá

Martín Torrijos

60%

Ecuador

31.9%

5

Honduras

Manuel Zelaya

57%

Honduras

16.1%

5

Bolivia

Evo Morales

57%

El Salvador

13.4%

6

Ecuador

Rafael Correa

56%

Panamá

11.3%

7

Costa Rica

Óscar Arias

55%

Colombia

9.7%

8

Uruguay

Tabaré Vázquez

51%

Chile

9.4%

9

Venezuela

Hugo Chávez

50%

10

Brasil

Luis Inácio Lula

48%

11

Canadá

Stephen Harper

44%

12

Guatemala

Oscar Berger

42%

13

Chile

Michelle Bachelet

39%

14

Rep. Dom.

Leonel Fernández

38%

15

Perú

Alan García

32%

16

Nicaragua

Daniel Ortega

26%

17

Estados Unidos

George W. Bush

22%

18

Paraguay

Nicanor Duarte

11%

Fuente: Barómetro de las Américas

Para ubicar este fenómeno en su justa dimensión, baste recordar que en la región existen países de gran fragilidad institucional, como Ecuador o Bolivia, que han debido padecer continuos quiebres de sus sistemas presidenciales. Perú ha sido golpeado por una larga y devastadora estela de corrupción que no se ha logrado resolver. Venezuela es un país continuamente señalado por los excesos del poder. Todo ello, sin embargo, no logra equiparar los niveles de descomposición de México por una sencilla aunque triste razón: en el país la corrupción está institucionalizada. Pese a ello, sin embargo, esta certeza de corrupción generalizada no parece afectar el juicio de los ciudadanos sobre el desempeño del gobierno. El de

% de aprob.

Fuente: Consulta Mitofsky

La razón parece ser una de fondo: los mexicanos dan por sentado que viven en un país corrupto, que se trata de un mal necesario y que no tendrá, jamás, remedio.


POLÍTICA

6

Octubre de 2007 LOS TENTÁCULOS EXTENDIDOS

Para Max Weber, un estado es patrimonialista cuando no se distingue frontera entre lo público y lo privado, cuando las reglas reales vencen y sustituyen en la realidad a las reglas formales en la operación estatal. Eso es, precisamente, lo que ocurre en toda la estructura de gobierno del país. Los gobiernos de los estados y los gobiernos municipales se aceitan con los recursos que fluyen de la sociedad. De acuerdo a transparencia mexicana, la mayoría de los estados de la República poseen problemas importantes de corrupción. En una medición bianual, sólo diez entidades mejoraron en su índice de corrupción, mientras que 22 empeoraron. La corrupción por estados

* A menor valor, menor incidencia de corrupción. Fuente: Transparencia Mexicana

Entidad

Pos . 2003

Pos. 2005

Índice 2003

Índice 2005

Querétaro Chiapas Baja California Sur Sonora Guanajuato Zacatecas Nayarit Aguascalientes Coahuila San Luis Potosí Sinaloa Yucatán Tamaulipas Baja California Colima Jalisco Chihuahua Campeche Oaxaca Nuevo León Quintana Roo Tlaxcala Michoacán Veracruz Puebla Morelos Durango Guerrero Hidalgo Estado de México Tabasco Distrito Federal

18 6 1 8 25 13 16 5 7 27 12 10 11 17 3 20 15 14 21 26 2 23 9 19 32 24 29 28 4 30 22 31

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32

6.3 4.0 2.3 4.5 8.9 5.6 5.8 3.9 4.4 10.2 5.5 4.8 5.1 6.0 3.8 6.5 5.7 5.7 6.8 9.9 3.7 7.8 4.8 6.4 18.0 8.3 12.6 12.0 3.9 12.7 6.9 13.2

2.0 2.8 4.8 5.2 5.2 5.3 5.7 6.2 6.5 6.6 6.6 6.7 6.8 6.9 7.0 7.2 7.4 7.8 8.1 9.3 9.4 10.0 10.8 10.8 10.9 11.0 11.1 11.1 11.4 13.3 13.6 19.8

Los estados con mayor peso en la economía –Distrito Federal, Estado de México, Nuevo León, Jalisco, Chihuahua y Veracruz- se ubican en el 50% más corrupto. De ellos, 4, se ubican entre los diez más corruptos y las dos más grandes economías del país, el Distrito Federal y el Estado de México se ubican entre los tres estados con mayor corrupción. No.

PIB (miles de millones de pesos)

Estado

1

Distrito Federal

2

Estado de México

1,520.6 659. 9

3

Nuevo León

517.4

4

Jalisco

439.2

5

Chihuahua

301.5

6

Veracruz

290.4

Fuente: INEGI

Si se toma una medición por el partido político que gobierna esas entidades se obtendrían los siguientes resultados: Partido

Nivel de Corrupción

Total de Baja Media Alta entidades

PAN

4

2

2

8

PRD

3

0

3

6

PRI

3

8

7

18

Total de entidades

10

10

12

32

Más alarmante acaso resulte el siguiente dato. Cuando se pregunta a los mexicanos sobre el tipo de trámites que más inciden sobre la corrupción, se encuentra que éstos involucran a todos los niveles de gobierno, pero también a trámites privados, particularmente servicios bancarios y de telefonía.


POLÍTICA

7 1

Octubre de 2007 Trámites con mayor corrupción

Trámite

Índice 2005

Evitar que un agente de tránsito se lleve su automóvil al corralón /sacar su 60.2 automóvil del corralón.

bienes, la corrupción costaría al país 30 mil millones dólares anuales. PIB de México y la corrupción 9.5%

Estacionar su automóvil en la vía pública en lugares controlados por personas 53.1 que se apropian de ellos. Evitar ser infraccionadoo detenido por un agente de tránsito.

50

Pasar sus cosas en alguna aduana, retén, garita o puerto fronterizo. 31.3 Recuperar su automóvil robado.

28.9

Evitar ser detenido en elMP/realizar una denuncia/ lograr que se le de seguimiento a un caso.

23.6

Fuente: Transparencia Mexicana

EL COSTO DE LA CORRUPCIÓN

¿Cuánto cuesta la corrupción al país? Es una pregunta que se ha intentado responder y solamente es posible llegar a aproximaciones. De acuerdo al índice de la percepción que las empresas tienen de la corrupción elaborado por el ITESM, los dos tipos de corrupción más recurrentes son: a) Captura del estado: 39% de las empresas admitieron pagos para influir en legislaciones o políticas. Los propios empresarios estimaron en 8.5% de sus ingresos los costos para capturar al estado. b) Corrupción burocrática administrativa: 62% de las empresas reconocieron pagos a funcionarios de baja jerarquía para no aplicar o distorsionar la aplicación de la ley. Los empresarios estimaron erogaciones equivalentes al 5.1% de sus ingresos en este rubro. De acuerdo a este estudio, sumando los porcentajes de gastos de gobierno destinados a obra pública, contratación de servicios y compra de

90.5%

PIB

Corrupción

A pesar de ser de vértigo, la cifra es, ciertamente, una subestimación. Resulta imposible medir el volumen de corrupción que se da en mordidas de pequeña escala, pero también de los sobornos que otorga el crimen organizado y que ha permitido que el hampa señoree en todo el territorio nacional. A esto habría que sumar los gastos de corrupción entre privados: pagos ilegales a médicos, ingresos ilegales de medios de comunicación, sobornos para obtención de servicios privados, desvío de cuotas sindicales, y un largo y doloroso etcétera. Ciertamente, al menos, la cifra se duplicaría. Por último, existe otra dimensión de los costos de la corrupción: la dimensión de destrucción del capital social de una nación. Francis Fukuyama, en un libro ya clásico, reflexionó sobre el valor del factor confianza en el funcionamiento de las sociedades. Aquellas naciones que poseen alto grado de compromiso social, de confianza en las instituciones, son las que presentan altos niveles de desarrollo. Cuando Barómetro Internacional preguntó a los latinoamericanos que tanto afectaba la corrupción a su vida personal o familiar, la respuesta de más de la mitad de los mexicanos fue: “de manera muy significativa”.


A POLÍTICA CITÍLOP

18

Octubre de 2007 ¿Cómo afecta la corrupción la vida de los latinoamericanos? País Argentina Bolivia Colombia Costa Rica Rep. Dominicana Guatemala México Panamá Perú

No es Poco Muy Signifi- Signifi- Significativo cativo cativo 14.2% 10.0% 8.8% 13.1% 10.2% 34.7% 9.1% 17.8% 27.5%

21.5% 26.4% 27.3% 22.2% 48.0% 38.6% 39.8% 26.7% 34.6%

64.4% 63.6% 64.0% 64.6% 41.8% 26.7% 51.1% 55.4% 37.9%

Fuente: Barómetro

No cabe duda: el pueblo mexicano es uno que está cercenando sus sueños. LA SALIDA DEL LABERINTO

La corrupción en México no se frenará mientras no exista una política de estado, aunado a un pacto nacional para reducir la corrupción. Una política de estado debería incluir una línea educativa, y la ampliación de las herramientas de fiscalización y transparencia de los gobiernos. Un punto es clave: más burocracia no abate la corrupción. Por el contrario: la estimula. Por lo mismo, se debería fijar un marco nacional, con objetivos e indicadores, para reducir los trámites, y transparentarlos. Un tema adicional es la profesionalización del sector público. Los continuos cambios en las administraciones públicas facilitan la porosidad en las organizaciones y permiten que los gobernantes en turno desechen la experiencia y los conocimientos. El servicio civil de carrera, las reelecciones parlamentarias y de alcaldes pueden ser el inicio de un gran ejercicio de ingeniería legislativa.

Para salir del laberinto de la corrupción, se requiere recurrir al fortalecimiento de las instituciones y a garantizar exponer su actuación a la luz pública. Lo que está a la luz, se oxigena. Menos discrecionalidad implica menos corrupción. El país requiere un fortalecimiento de sus leyes para impedir que el dinero siga decidiendo elecciones. Romper la dependencia del poder público al dinero privado es indispensable para ampliar los márgenes de maniobra que permitan la defensa de la cosa pública y faciliten la liberación del estado de manos de sus captores. Se requiere una poderosa ley de partidos, a efecto de que los dineros con que se financian se conozcan, se rindan cuentas y se supervise su correcta aplicación así como su tasa de retorno. Instituciones más corruptas Institución

Calificación

Policía

4.5

Partidos Políticos

4.4

Poder Legislativo

4.3

Sistema Judicial

4.2

Servicios Médicos

3

Sistema Educativo

3.2

Ejército

3.2

ONG`S

3.2

Entidades Religiosas

3.2

Escala del 1 al 5, donde las calificaciones más altas son para las instituciones más corruptas. Fuente: Barómetro Global de Corrupción, Vanderbilt University

Urge en el país una ley de medios que frene los inmensos ríos de color verde que fluyen de manera desproporcionada, legal e ilegalmente, siempre inmoralmente, hacia dos entidades claves del sistema democrático: el binomio partidos-


POLÍTICA

9 1

Octubre de 2007

medios. El Congreso debería entrar también en este ejercicio. No sólo la reelección, sino la obligación de rendir cuentas, deberían establecerse en el país e incluir la obligatoriedad de abrir sus secretos a la sociedad a través de la Ley de Acceso a la Información. También, la posibilidad de que el Congreso active con mayor facilidad y eficiencia comisiones de investigación. Otro tema clave, central, es la democratización de los sindicatos, en donde los líderes no están sometidos a mecanismos de escrutinio ni a procedimientos libres y democráticos de elección. Pero las herramientas públicas servirán de poco si no se apuesta a generar un gran consenso a favor de una política anticorrupción. La sociedad civil, las ONG´s han demostrado ser un poderoso vigilante –mucho más que los medios de comunicación- para oxigenar los asuntos relacionados con la corrupción en todos los sectores de la vida nacional. EL ORO O LA VIDA

La historia es circular si se le ignora. La noche Triste, Cortés y su ejército salen despavoridos de Tenochtitlan, el ejército Azteca en pie de guerra tras los abusos cometidos por Pedro de Alvarado los acosa. Los soldados españoles deben cruzar las zonas pantanosas de los canales que rodean a la ciudad-estado para guarecerse. Muchos no lo logran. Mueren ahogados: sus caballos son vencidos por el peso excesivo del oro que han conseguido del saqueo. Cuatro siglos después, uno de los lugartenientes de Villa, jefe militar de uno de los dos ejércitos populares de la revolución, Rodolfo Fierro –acaso su seguidor más fiel y más cruel- muere de manera idéntica: ahogado en una laguna, arrastrado hacia la muerte por el peso de la

riqueza que no le corresponde y a la que, sin embargo, prefiere no renunciar. Los mexicanos tienen, para usar la expresión de Gabriel García Márques, una adicción terrible: la adicción al dinero fácil. Por eso, las oportunidades nos rebasan. Cada vez que la historia ha amenazado “¡el dinero o la vida!”, México, fatalmente, ha respondido: -La vida. �


30-octubre