Page 1

POLÍTICA

2

Agosto de 2007

Fernando Vázquez Rigada

México dilapida su recurso natural no renovable más valioso: el tiempo. El reino de la banalidad lo tiene atrapado y más: consume su creatividad, su energía, su potencial. La República es una que se pospone a cada momento y que no logra su genuino despegue. Vive -lleva años haciéndolo- en la promesa del potencial y se rehúsa a entrar en la certeza de la realidad. 4.5

Tasa de desempleo

4.0 3.5 3.0 2.5 2.0

abr-00 ago-00 dic-00 abr-01 ago-01 dic-01 abr-02 ago-02 dic-02 abr-03 ago-03 dic-03 abr-04 ago-04 dic-04 abr-05 ago-05 dic-05 abr-06 ago-06 dic-06 abr-07

LAS BANDERAS ARRIADAS

Fuente: INEGI

Como en un ensayo de Paz, las máscaras ocultan su verdadero rostro. México es una república, pero monárquica, en donde un pequeño grupo de familias ostentan y heredan el país. Controlan lo mismo los hilos del poder, que las cadenas de la producción, que los yunques del sindicalismo. Un grupo de caciques sigue mandando en esta República Monárquica igual que hace cinco siglos, cuando Cortés desembarcó en Veracruz en 1519. Y al cacique, decía Don Carlos Loret de Mola, se le perdona todo, menos perder. México es además, una república federal, pero centralista. En la medida en la que los presupuestos de las entidades federativas dependan en 90% de los recursos provenientes del gobierno central, el proyecto federalista será una quimera pospuesta dos siglos.

Recursos destinados a municipios por el Gobierno Federal (% del presupuesto federal)

1940

1982

2005

10%

1%

4%

La democracia sigue sin cuajar porque los nudos que atan a la vida nacional son poderosos y no quieren transferir el poder. Todas las transiciones del mundo que lograron ser exitosas lo fueron porque abrieron los candados del establishment previo, lo mismo en Chile que en España que en Sudáfrica. En México, los gobierno panistas caen en la temible profecía de Margaret Thatcher: parecerse cada vez a su peor enemigo. Como el poder sigue sin contar con controles efectivos, democráticos, legales, la mejor noticia, la alternancia, la transmisión periódica y pacífica del poder, sigue estando sometida al embrujo de Macbeth. Como en una tragedia shakesperiana, los hombres del poder del México pierden el rumbo cuando las brujas pronuncian la frase maldita: -Tú serás rey. POR UN PROYECTO DE NACIÓN

México ha arriado sus banderas porque no ha sido capaz de tejer un arreglo elemental: encontrar la fórmula para definir qué banderas le son útiles a la nación entera. Las transiciones democráticas exitosas han partido no sólo de la destrucción que se señaló arriba, sino también de un ejercicio de construcción. Definir cuales son los puntos torales del país futuro, aquellos que trascienden la política y el ejercicio del poder, aquellos que no son negociables ni reformables, es una tarea prioritaria que fue fatalmente pospuesta en la alternancia mexicana.


POLÍTICA

3 1

Agosto de 2007

España apostó por el desarrollo, Chile por la estabilidad, Italia por la democracia, Japón por la extirpación del militarismo, Portugal por la inclusión. Todas las transiciones han tenido una definición precisa de lo qué perseguían. México no. Por eso la alternancia asfixió a la transición. La paradoja central del nuevo tiempo mexicano es que la democracia, vehículo para entendernos, terminó por envenenar la vida pública nacional. El síndrome del dos de julio del 2006 es la desconfianza y la construcción de varios monólogos públicos, y se forma por una paradoja que no deja de ser cruel: la convivencia mexicana logró sobrevivir -a veces incluso con armonía, casi siempre con decoro- a la dictadura imperfecta, pero no ha logrado soportar los defectos de la democracia imperfecta. Gasto en publicidad gubernamental 3,500 3,000 2,500

Aguascalientes DIPUTADOS PRESIDENTES MPALES. Abstención 55.30% Abstención 55.30% Partido % Partido % PRI 32.90% PRI 33.40% PAN+PANAL 32.30% PAN+PANAL 30.70% Convergencia 12.70% Convergencia 16.20% PVEM 8.60% PVEM 7.40% PRD 6.90% PRD 6.60% NULOS 3.70% NULOS 3.40% PT 1.50% PT 1.20% PASC 1.10% PASC 0.90% NO REGISTRADOS 0.20% NO REGISTRADOS 0.20%

1,500 1,000 500 2001

2002

2003

2004

2005

2006

Fuente: SCHP

La aparición del EPR, el desafío abierto del crimen organizado, la cerrazón de las izquierdas más radicales, los alarmantes grados de abstención en Oaxaca, el despilfarro en los comicios de Baja California, el escandaloso tráfico de influencias en el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, demuestran que ha llegado el momento de abrir las puertas al talento político y construir una plataforma nacional de diálogo.

Oaxaca DIPUTADOS Abstención 62.90% Partido % PAN 13.00% PANAL 2.60% PASC 1.90% PRD+PT+Convergencia 27.60% PRI+PVEM 47.50% PUP 3.30% NULOS 4.00% NO REGISTRADOS 0.10%

Baja California GOBERNADOR PRESIDENTES MPALES. Abstención 63.10% Abstención 62.60% Partido % Partido % PAN+PES+PANAL 51.40% PAN+PES+PANAL 48.60% PRI+PVEM+PEBC 44.40% PRI+PVEM+PEBC 45.30% PRD 2.40% PRD 2.50% PASC 0.90% NULOS 1.60% Convergencia+PT 0.80% Convergencia+PT 1.00% NULOS 0.00% PASC 0.90% NO REGISTRADOS 0.00% NO REGISTRADOS 0.00% Fuente: Institutos Electorales de los Estados

2,000

0

Resultados Elecciones Locales

México requiere construir un proyecto de nación, un mapa de navegación que le de viabilidad, cierre el tejido social y otorgue generosidad al imaginario colectivo que es México. No se trata de rebasar por la izquierda; tampoco de aventajar por la derecha. Se trata de entender que en México ya no es posible seguir rebasando y, por tanto, dejando atrás a los demás. GENERACIONES Y DEGENERACIONES

Construir un proyecto de nación no es labor de un hombre, sino de una generación. No es patrimonio de un gran talento, sino de una voluntad colectiva. Los tres proyectos de país que ha tenido México nacen de generaciones excepcionales. El proyecto de la


POLÍTICA

4

Agosto de 2007

independencia se nutre de la savia insurgente, de los pensadores que, casi de manera clandestina, se han instruido con los documentos de la ilustración y del enciclopedismo francés. Los liberales son una generación notabilísima de hombres que confían en el poder de la ley y en la constitución de clases medias. Juárez, Ocampo, De la Llave, los hermanos Lerdo, Ignacio Ramírez, todos ellos son producto de un México que se reflexiona a la sombra del bochorno santanista, de los vaivenes aciagos de la política de la discordia. La Revolución abre las puertas creadoras de la juventud. Todos los líderes revolucionarios, salvo Carranza, tienen menos de 40 años, algunos apenas rebasan los 30. Pero la generación que los sustituirá posee un calibre intelectual fuera de serie: México es México durante todo el siglo XX por la estatura de hombres como Vasconcelos, Lombardo, Gómez Morín, o la habilidad de Calles. Proyectos de nación de México. El proyecto independentista.

1811. Los Sentimientos de la Nación.

El proyecto liberal.

1857. La Constitución de 1857 y las Leyes de Reforma.

El proyecto revolucionario.

1917. La Constitución de 1917, los planes revolucionarios, la Convención de Aguascalientes.

Tener un pacto de nación significa, en los hechos, la diferencia entre la prosperidad o la quiebra. La historia así lo indica. EL GENOMA POLÍTICO DE MÉXICO

El primer proyecto de nación del país surgió antes que México mismo. Lo plantea el talento de un grupo de insurgentes encabezados por uno de los héroes nacionales más puros: José María Morelos y Pavón. Su nombre lo dice todo: los Sentimientos de la Nación. Los Sentimientos de la Nación proponen los

cimientos de un país: postula su completa independencia, declara abolida la esclavitud y bosqueja un sistema de división de poderes. La Constitución de Apatzingán muere junto con el caudillo, sus manos carcomidas por el ácido que la inquisición le ha vertido por haber manchado con sus ideas libertarias las Santas Escrituras. El huracán que sigue a la consumación de la independencia sólo será recordado por su capacidad destructiva. México es imperio, República federal, República Central en apenas dos décadas. Por lo mismo, no es nada. Hay 26 presidentes en 33 años. Uno de ellos ocupa once veces la silla presidencial. Bajo su egolatría, México se desgaja. Antonio López de Santa Anna no sólo seduce a la patria: La sojuzga. No hay, en tres décadas, quien sea capaz de cesar la confrontación y detener la espiral destructiva. Un grupo notable de mexicanos lo logra. Crean un proyecto de país. Le dan, en 1857, una constitución. La aplican y, como consecuencia, el país se incendia. Tienen la enorme valentía de enfrentarlo todo: A los grupos conservadores, a la mayor potencia mundial, Francia, y tienen, sobre todo, el coraje de afrontar las consecuencias de la victoria. México es genuinamente soberano cuando Manet pinta el fusilamiento de Maximiliano de Habsburgo en el Cerro de las Campanas. No es casual que bajo los esfuerzos conciliadores, políticos y jurídicos de los liberales surgiera el primer momentum democrático del país. Duró una década, pero fue un periodo rico en exposición de ideas y en experimentalismo institucional. Por ello, el proyecto liberal logró sobrevivir al porfiriato que lo secuestró, lo


POLÍTICA

5 1

Agosto de 2007 Presidentes de 1824-1857 Periodo

Presidente

Periodo2

Presidente3

Periodo4

Presidente5

1824–1829

Guadalupe Victoria

1841–1841

Francisco Javier Echeverría

1847–1847

Pedro María de Anaya

1829–1829

Vicente Guerrero

1841–1842

Antonio López de Santa Anna

1847–1847

Antonio López de Santa Anna

1829–1829

José María Bocanegra

1842–1843

Nicolás Bravo

1847–1847

Manuel de la Peña y Peña

1829–1830

Pedro Vélez, Lucas Alamán y Luis de Quintanar

1843–1843

Antonio López de Santa Anna

1847–1848

Pedro María de Anaya

1830–1832

Anastasio Bustamante

1843–1844

Valentín Canalizo

1848–1848

Manuel de la Peña y Peña

1832–1832

Melchor Múzquiz

1844–1844

Antonio López de Santa Anna

1848–1851

José Joaquín de Herrera

1832–1833

Manuel Gómez Pedraza

1844–1844

José Joaquín de Herrera

1851–1853

Mariano Arista

1833–1834

Valentín Gómez Farías

1844–1844

Valentín Canalizo

1853–1853

Juan Bautista Ceballos

1834–1835

Antonio López de Santa Anna

1844–1845

José Joaquín de Herrera

1853–1853

Manuel María Lombardini

1835–1836

Miguel Barragán

1845–1846

Gabriel Valencia

1853–1855

Antonio López de Santa Anna

1836–1837

José Justo Corro

1846–1846

Mariano Paredes y Arrillaga

1855–1855

Rómulo Díaz de la Vega

1837–1839

Anastasio Bustamante

1846–1846

Nicolás Bravo

1855–1855

Martín Carrera

1839–1839

Antonio López de Santa Anna

1846–1846

José Mariano de Salas

1855–1855

Rómulo Díaz de la Vega

1839–1839

Nicolás Bravo

1846–1847

Valentín Gómez Farías

1855–1856

Juan Álvarez

1839–1841

Anastasio Bustamante

1847–1847

Antonio López de Santa Anna

1856–1857

Ignacio Comonfort

desvirtuó y lo traicionó. Por lo mismo, México se ve en la necesidad de generar un segundo proyecto de país, apenas iniciado el siglo XX, el siglo de la convulsión. La violencia no tendría precedente. Tampoco su capacidad creadora. La Revolución dio origen a un nuevo proyecto de país, distinto pero complementario de aquel de la era liberal. Distinto porque ponía énfasis en la gran masa marginada; porque el fulgor armado une a los extremos del país bajo los ejércitos populares. México ya no sería regiones, sino una idea única y total. Coincidente porque reafirma principios como el laicismo y, al menos en su origen, pretende construir, otra vez, una democracia. México llega a su cita con la construcción nacional, otra vez, lastimado, dividido y asechado desde el exterior.

Por ello, el proyecto de nación de la Revolución Mexicana se centra en dos objetivos fundamentales: Institucionalización y justicia social. Ambos objetivos, en cierta medida, se logran. México se transforma bajo la fuerza del proyecto. Crea un entramado institucional, conecta al país con infraestructura, alfabetiza al 90% de la población, otorga seguridad social, inicia un proceso de industrialización y consolida a la clase media. La alternancia mexicana, coincidente con la llegada del siglo XXI, debió desembocar en la creación de un gran pacto nacional. No se hizo. Las consecuencias, que hoy padecemos, son amargas pero no son concluyentes. La confrontación se puede, aún agravar. El momento de las coincidencias indica que la labor más urgente del país es hacer coincidir al país legal con el país real.


POLÍTICA

6

Agosto de 2007 REYES HEROLES

En diciembre de 1976, México contenía el aliento. La sangre de la plaza de las Tres Culturas estaba aún fresca. También el vuelo siniestro del halcón, una tarde de junio de 1971. Grupos guerrilleros, rurales y urbanos, se habían formado como consecuencia de la cerrazón. La política crujió. El Presidente daba muestras de tener cercado a su sucesor. La oposición ni siquiera se molestó en presentar candidatos a la presidencia. La hermana del presidente electo sufrió un atentado. Al drama social siguió el económico. El vendaval del sistema -Luis Echeverría- devaluó la paridad la víspera de entregar el poder de 12 a 24 pesos por dólar. El país durmió, el 20 de noviembre, bajo la zozobra: un golpe de estado, decía la murmuración, era inminente. El nuevo presidente, José López Portillo, dio un golpe de timón. En su discurso inaugural convocó al reencuentro de los mexicanos; extendió la mano, la palabra y las instituciones. Bajo el talento de un mexicano excepcional, Jesús Reyes Heroles, se construyó una gran plataforma de diálogo que desembocó en la legalización de los extremos: se fundó el partido comunista pero también el sinarquismo, se oxigenó la arena pública y se crearon los diputados de partido para dar voz en el congreso a las minorías. La creatividad venció al rencor. La política superó a la vendetta. La participación política se nutrió mediante nuevas instituciones. Ese es el camino que debemos seguir hoy.

Características de la Reforma de 1977 � Se le denominó Ley de Organizaciones Políticas y Procedimientos Electorales (LOPPE). � Definía y hacía posibles los procedimientos de registro de nuevos partidos políticos. � Amplió la representatividad de la Cámara de Diputados, al pasar los distritos electorales de 196 a 300. � Estableció los diputados por representación proporcional en sustitución de los anteriores diputados de partido, estos serían 100, con lo cual la Cámara quedaría constituida por 400 diputados.

UN PACTO PARA EL FUTURO

Felipe Calderón, por lo pronto, no posee en su gabinete un talento político que pueda fungir como el Reyes Heroles de México o el Adolfo Suárez de España. Esa es una primera preocupación. El presidente deberá ajustar su gabinete a efecto de darle calado, creatividad y altura de miras. El primer gabinete fue de desgaste, por el arranque y por la confrontación con el hampa. Pero la mano dura solo sirve para demoler y termina, tarde o temprano, demoliéndolo todo: incluso a su creador. 70% 65% 60%

Aprobación presidencial 68%

64%

58%

55% 50% 45% 40% 35% 30%

Enero

Abril

Fuente: El Universal

Agosto

Es el presidente el que debe plantear los términos de un nuevo arreglo político para generar un nuevo proyecto de nación que debe basarse en tres ideas fundamentales: Democracia, libre mercado e igualdad.


POLÍTICA

7 1

Agosto de 2007

Para construirlo, se debe realizar una vasta conciliación nacional que admita los rasgos generales esenciales de este proyecto. México no puede posponer más su consolidación democrática. En este sentido se retoma el proyecto revolucionario de institucionalizar al país. La segunda ola de institucionalización debe partir bajo la lógica de una gobernabilidad democrática, transparencia y reglas equitativas.

5.6

5.4

5.8

5.6

6.3

6

6.8

6.7

7

6.9

7.2

7.1

7.4

7.3

7.8

7.4

8.2

8

Universidades Iglesia Ejército Estaciones de radio Com. Nac. de Der. Hum. Cadenas de televisión Medios de com. Periodistas IFE Periódicos Bancos Presidente de la Rep. Sup. Corte de Just. Policía Eempresarios Sindicatos Partidos políticos Senadores Diputados

8.2

Confianza en las Instituciones 10 9 8 7 6 5 4 3 2 1 0

Fuente: Consulta Mitofsky

Las necesidades actuales se centran en ampliar el alcance de las instituciones y ponerlas por encima de los intereses de grupo. Por años, México se movió por proyectos de clase -política, empresarial, social-, más que por proyectos de nación. Las instituciones deben abarcar y definir. Abarcar a una franja de mexicanos que aún se encuentran excluidos de su alcance. Definir con precisión las mejores políticas para consolidar el proyecto de país. Un rasgo esencial es la urgencia de dotar de gobernabilidad democrática al Estado Mexicano. Durante años, correctamente, el Estado Mexicano tuvo como distintivo los amplios márgenes de gobernabilidad que poseía. Era, sin embargo, una gobernabilidad autoritaria. En la medida en que se fueron desmontando instituciones claves del

sistema, se fue reduciendo esa capacidad, al carecer de instituciones democráticas que las sustituyeran con efectividad. Como bien señala Yehezkel Dror, no es la sociedad la que se ha vuelto ingobernable: es el Estado quien ha perdido su capacidad de gobernar. En su dimensión política, pues, el esfuerzo de institucionalización para consolidar un proyecto de país debe caminar en dos sentidos: Desmontar el viejo sistema y generar un nuevo entramado para la democracia. La gobernabilidad democrática parte del diseño de nuevas instituciones que faciliten la incorporación de actores políticos y promuevan la confrontación pública de ideas, hagan accesible la participación política de minorías, transparenten los procesos de toma de decisiones, modernicen la regulación gubernamental y contengan arreglos institucionales para auditar el poder. Pero el entramado institucional no sólo debe responder a una creciente participación política con estabilidad, también debe hacerlo a las necesidades de los actores económicos que serán quienes articulen un genuino desarrollo económico nacional. Los niveles de opacidad deben disminuir y la única forma de hacerlo es a través de la institucionalización de los procesos legales y administrativos que impactan a la actividad económica. Índice de opacidad Corrupción

Sistema legal

Pol. Ec. nociva

Finlandia

3

11

23

17

9

13

Australia

19

16

26

33

10

21

Alemania

28

14

33

17

32

25

España

39

25

32

50

23

34

Brasil

47

48

32

40

35

40

México

65

60

35

33

25

44

India

74

44

49

30

46

48

Indonesia

82

54

90

22

49

59

País

Prácticas de Marco.Reg. Gob. Inadecuadas Ineficiente

Fuente: Price Waterhouse Coopers

Rankin de Opacidad


POLÍTICA

8

Agosto de 2007

Porcentaje de la población que vive con menos de 2 dólares al día. País

%

México

20.4%

Chile

9.6%

Uruguay

5.7%

Corea

1.8%

Panamá

17.1%

Malasia

17.3%

Fuente: World Development Report 2006.

El libre mercado es la mejor forma que conocemos para estimular la creación de riqueza. Es el sistema que permite la creatividad, la innovación, la competencia y la cultura del servicio. El problema es que México tiene mercado, pero no es libre. Si no se liberan las energías productivas del país, la riqueza no se repartirá. Los monopolios implican una camisa de fuerza que impide que llegue el crecimiento, que éste genere desarrollo y que el desarrollo genere igualdad. El mercado no alcanza para todos. Como dice René Villarreal, no es posible pedir al mercado lo que no puede hacer. Y una de las cosas que, por si misma, el mercado no hace, es impulsar la justicia social. De ahí que la prioridad del Estado mexicano, como base toral de un proyecto de nación, sea generar la igualdad entre los mexicanos. Lo hará en la medida en que pueda generar instituciones que funcionen adecuadamente y un entramado legal que facilite la inversión y la construcción de una genuina infraestructura intelectual para el desarrollo, pero, al mismo tiempo, que garantice un desarrollo armónico, integral y multiplique los ganadores. Equilibrar los niveles de desarrollo humano y económico entre los dos Méxicos, el del sur empobrecido y el del norte pujante, es la más alta exigencia moral, política e histórica del siglo XXI. El centro más preocupante de tensión y riesgo para el futuro reside en la dura disparidad entre dos niveles de desarrollo. Es un abismo económico, cultural y social. ¿Puede ser posible un México dividido por una frontera así? No, por supuesto. El proyecto de país que requerimos debe prestar atención a los rostros empobrecidos de la nación, a los lamentos del rezago, a todos aquellos que nacen, día a día, sin la posibilidad de un futuro. El riesgo es real y latente. La

posibilidad de una fractura no es remota. Por ello, la intervención del estado será fundamental y decisiva para intervenir en donde el mercado no baste para construir las oportunidades elementales de dotar a todos los mexicanos de una vida digna, sana, educada, y de un trabajo remunerador. RECTA FINAL

México requiere reencontrarse. La consolidación del futuro de la República depende de la capacidad que se tenga para renovar a una clase dominante agotada. Las dirigencias partidistas sólo velan por sus intereses. La lógica del juego indica que, entre más cara sea la democracia, más jugoso será el negocio. Las utilidades se reparten lo mismo entre los partidos que entre los medios. Los grandes empresarios hacen todos sus esfuerzos posibles por conservar sus monopolios. Los sindicatos son lagunas cuyas aguas estancadas devoran la posibilidad de movilizar los recursos humanos de la nación a favor de la democracia. Los maestros frenan la capacidad creadora de la infancia. Llegó el momento de renovar al establishment mexicano, y eso sólo puede hacerse mediante la apertura del juego democrático y en un marco de legalidad. Hay que abrir la puerta a nuevos jugadores y nuevos talentos, lo mismo en la política, que en las empresas, que en los sindicatos, que en la vida intelectual. La mejor forma de hacer retoñar a la nación es mediante la proliferación de ideas y propuestas. No hay tiempo que perder.�

28-agosto  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you