Issuu on Google+

Enero de 2007

El eclipse

Fernando Vázquez Rigada

Charles de Gaulle decía que, en política, la victoria era como un ave en vuelo: tan pronto extendía sus alas, comenzaba a replegarlas. El momento más importante de la izquierda mexicana se dio el pasado dos de julio. El momento más crítico, el tres. El error más grave, el día 1° de agosto. El dos la izquierda, perdiendo, triunfa. Amplía su estructura de poder a niveles nunca antes vistos. Crece en sus preferencias electorales presidenciales: 112% con respecto a su última elección y 135% en votos. Supera en 8.8 millones de votos la elección histórica más alta: la obtenida en 1994. Votación de la izquierda en elecciones presidenciales 14.7 (millones de votos) 5.9

5.8

6.2

PPS- PARMPMS-PFCRN 1988

PRD

PRD-CONVPT-PAS-PSN 2000

1994

PRD-PTCONV 2006

Más importante, la elección del dos de julio amplió la estructura de poder de las izquierdas y del PRD. Bajo el embrujo del liderazgo de Andrés Manuel López Obrador, las izquierdas ganan en 16 estados de la República, incluidos aquellos de mayor peso: el Distrito Federal, el Estado de México y Veracruz. La coalición por el Bien de Todos en las elecciones presidenciales del 2006

1er lugar 2o lugar 3er lugar

La magnitud de su triunfo es compensada por el tsunami azul en los padrones 4 y 6: Jalisco y Guanajuato. Puebla, quinto padrón del país se inclina también por Calderón, aunque ahí la diferencia es de 104 mil votos. La aplanadora azul en el bajío define la presidencia y acaso por ello se refleje en la composición actual del gabinete. Resultados de las elecciones presidenciales de 2006 en Guanajuato y Jalisco PAN

PRI-PVEM

PRD-PT-CONV

1,435,334

1,155,403 368,789 301,463 GUANAJUATO

705,925

559,266

JALISCO

Grupo Guanajuato

Grupo Jalisco

Eduardo Sojo Garza-Aldape Secretaría de Economía

Francisco Javier Ramírez Acuna Secretaría de Gobernación

José Ángel Córboda Villalobos Secretaría de Salud

Alberto Cárdenas Jiménez Secretaría de Agricultura y Ganadería

Juan Carlos Romero Hicks Consejo Nacional de Ciencia y Tecnolog ía

La maquinaria legislativa del PRD crece de manera sumamente importante: las bancadas de la Coalición adquieren niveles nunca antes vistos. De 97 diputados en la cámara baja, pasa a 127. De 17 escaños en el Senado, asciende a 26. Un largo camino ha antecedido a este logro. Parece lejana la épica elección en la que Porfirio Muñoz Ledo, Ifigenia Martínez, Cristóbal Arias Solís y Roberto Robles Garnica, lograron lo imposible: vencer al PRI en las elecciones al Senado en el DF y en Michoacán y hacer, además, que esa derrota se reconociera. Su acceso a la cámara alta rompió con el monopolio del PRI, que sólo conocía una excepción en la historia: el escaño que ocupó Jorge Cruickshank, líder del PPS, quien en 1976 entró al Senado. El precio de ese asiento fue alto e ignominioso: Alejandro Gastón Mercado había derrotado al PRI en la elección de gobernador de Nayarit un año antes, en 1975. Su partido, el PPS, le traicionó y cambió la gubernatura por un escaño


3

Enero de 2007

para su líder nacional. Criuckshank tejió su acuerdo con el entonces líder del PRI…Porfirio Muñoz Ledo.

Elecciones Gobernador Tabasco 440,237

358,444

Recogiendo las alas El dos, el capital político del PRD es inmenso. Y, como buen nuevo rico, comienza a dilapidarlo al día siguiente: la noche triste del tres. Durante algunas semanas, pese al desconcierto, los dirigentes de la coalición son cimbrados pero logran mantener una línea de comunicación convincente. Siembran la duda razonable con respecto a la elección. Articulan un movimiento de masas y despliegan la defensa jurídica. En ese primer periodo, en algunos momentos, incluso logran marcar la agenda política nacional. Encuesta sobre limpieza de la elección

López Obrador

81% 13%

Madrazo Pintado Calderón Hinojosa

4,099

PAN PRI PRD-PT-CONV Fuente: Instituto Electoral de Tabasco

PVEM

Fuerza y debilidad. El día 1° de agosto López Obrador demuestra su mayor fortaleza: es un indudable líder social. Revela, al mismo tiempo, su mayor debilidad: es un hombre que escucha poco. El discurso más radical de su entorno duro ensordece la voz del ciudadano común. México teme una confrontación y teme a una izquierda radical. Como el mensaje no se registra, las utilidades del dos se dilapidan y terminan, casi, por desaparecer. La vuelta al voto duro

33% 46% 4% 91%

Limpias

29,982

Fraude

Fuente: GEA-ISA

Todo cambia el 1° de agosto. Ese día quedará inscrito en la historia como una paradoja central de la izquierda mexicana: es el día de mayor fuerza de Andrés Manuel López Obrador y es el día en que se revela, simultáneamente, su mayor debilidad. Convoca a un mitin monstruo -el mayor de la historia política de México- y anuncia una decisión terrible: tomar por asalto el Paseo de la Reforma. Ahí, la izquierda pierde la brújula de lo que puede hacer y de lo que debe hacer. El resultado: hace muchas que puede pero no debe hacer. Puede tomar Reforma, pero no debe, y lo hace. Puede, pero no debe, impedir el sexto informe de Vicente Fox. Puede, pero no debe, apostar todo a la elección de Tabasco. Puede, pero no debe, proclamar presidente legítimo a López Obrador. Puede, pero no debe, tratar de reventar la toma de protesta de Felipe Calderón. Puede, pero no debe, respaldar a la APPO y llamar a Flavio Sosa líder social.

Dos fueron los mayores logros de la izquierda en las elecciones. El más importante: puso en el centro de la agenda nacional la desigualdad que nos carcome. México es dos Méxicos, incompatibles entre sí. Por lo mismo, el sur, empobrecido, hambriento y enfermo vota por quien le ofrece igualdad. El norte, próspero, competitivo y conectado a la globalización vota por quien le ofrece apertura, libertad y competitividad. Mucho de la agenda de la Coalición da en el centro de la problemática nacional. Mucho, por tanto, conecta directamente con el sistema nervioso de la nación. La desigualdad en México

Desarrollo alto Desarrollo medio Fuente. Informe sobre Desarrollo Humano 2004 PNUD


4

Enero de 2007

México no tiene una economía de libre mercado. Es de mercado, pero no es libre. No puede serlo porque los monopolios la asfixian. México no ha reventado, no por su capacidad generadora de riqueza, sino por la vecindad: sin Estados Unidos, los diez millones de desempleados en México hubieran generado un estallido social. La corrupción, imparable y creciente, anuda el desarrollo nacional. Hay un mercado, el interno, que está desatendido y que puede fungir como detonador del desarrollo. Corrupción en el sexenio de Vicente Fox. (Posición mundial en corrupción)

2000

2006

59°

70°

Nota: Posición mundial en donde el 1° tiene el menor nivel de corrupción y 163° el más alto. Fuente: Transparencia Internacional

Mensaje central: si no se cierra la brecha de la desigualdad, el país, tarde o temprano, se fracturará. El segundo logro de López Obrador fue llevar diez millones de votos por encima de su voto duro. El PRD era, es, una fuerza partidista media. Su voto duro no rebasa los cinco millones de votos, y sumados los votos duros de sus aliados, éstos apenas rozan los 6.5 millones. Por lo mismo, lo que hizo López Obrador fue una proeza. Ningún candidato, Vicente Fox incluido, había logrado llevar tantos votos por encima del techo de su partido. Voto duro (millones)

sus niveles de popularidad, hoy, sean coincidentes con los simpatizantes del partido del sol azteca. El gran reto de la izquierda sigue siendo mantener esa franja ciudadana, institucionalizarla y penetrar la zona norte del país ahí donde se perdió la elección. Sin equilibrios El eclipse de la izquierda se da en el peor momento. Los operadores de la Coalición han hecho una lectura sumamente parcial de los comicios. Cierto, las elecciones se caracterizaron por una serie de irregularidades que pudieron inclinar, finalmente, la balanza. El Tribunal se pronunció, efectivamente, sobre la validez de la elección, pero no resolvió una pregunta central: si la suma de intervenciones ilegales había volteado un resultado que se redujo a sólo 243 mil voluntades. Pero otra verdad incuestionable es que, más que ganar Calderón, la elección la perdió López Obrador. El peso de sus errores resultó, al final apabullante. Su principal pecado fue la soberbia, en un oficio en que es letal. Además, el tabasqueño pecó de anticipación. Se creyó presidente y era solo candidato. Los pecados capitales de la Coalición

Envidia: Gula: Vanidad: Pereza: Ira: Avaricia:

El dos, López Obrador gana, aún perdiendo la presidencia. No lo ve. Olvida, o la perturbación del golpe no le permite ver, que esos diez millones de votos son sufragios mayoritariamente ciudadanos. Los sin partido votaron mayoritariamente por él y no por Calderón. Pero esa franja del electorado es moderada y desconfía de los partidos. Al partidizar y radicalizar su discurso, López Obrador y la Coalición los pierde. De ahí que

Lujuria:

La chachalaca. Excederse en el número de enemigos. Declinar la ayuda de Elba Esther Gordillo. No asistir al primer debate. El plantón de Reforma. Rehusar la campaña aérea, privilegiar el ataque a ras de piso. Creer su discurso de que estaba 10 puntos por encima de Calderón.

La parcialidad en la lectura de los resultados es que ha pasado por alto el avance sustantivo que tuvo el PAN. Los resultados de la elección fueron, para Calderón, lo que los resultados de la elección intermedia fueron para


5

Enero de 2007 Propuesta de Presupuesto Enviada por el Presidente Calderón (Los que pierden)

George W. Bush. A pesar de que no le brindan la totalidad de los resortes de poder, los resultados si le dan una plataforma de poder importante al nuevo presidente.

Dependencia

Gasto*

La realidad panista.

Energía

32.7

Comunicaciones y Transportes

27.6

Función Pública

1.3

-22.30%

Semarnat

22.4

-21.00%

Gobernación

5.2

Presidencia de la República

1.6

Gana la presidencia de la República por 15,000,284 votos. Gana mayoría en el Congreso. Pasa de 149 a 206 curules. Pasa de 47 a 52 escaños. Gana las gubernaturas de Guanajuato, Jalisco y Morelos. Gana el conflicto poselectoral.

Como resultado, el gabinete se conforma por los sectores más conservadores del PAN. La ubicación ideológica es, incuestionablemente, de centro derecha, con rasgos importantes de dureza en el ejercicio del poder, que se revelan en el hecho no sólo de un discurso pleno de referencias al estado de derecho y a la imposición de la ley, sino también cargado de simbolismos hacia lo castrense y hacia los organismos de seguridad. El hecho de que tres de las cuatro dependencias que recibieron incrementos presupuestales para el próximo año estén vinculados al ala represiva del Estado habla por si misma. Propuesta de Presupuesto Enviada por el Presidente Calderón (Los que ganan) Dependencia

Gasto*

Var. % Anual

Seguridad Pública

15.2

Salud

54.5

Defensa Nacional

32.3

16.10%

11.1

13.90%

Marina Conacyt

9.3

54.80% 24.40%

1.70%

Var. % Anual -62.40% -41.8%

-18.10% -8.80%

En este contexto, el PRD y la Coalición se perdieron en la espiral ascendente de la confrontación. No hay equilibrios reales a las propuestas conservadoras del gabinete, que quiérase o no, recibieron 14.7 millones de votos. El gabinete sombra del legítimo ha perdido fuerza por haber caído en la caricaturización. Las poderosas bancadas de la Coalición no han logrado articular una agenda legislativa propia que refleje que ahí están representados los cerca de quince millones de votos del México preocupado por la igualdad. López Obrador no ha sido capaz de romper la publicidad de la agenda del nuevo gobierno, no necesariamente por el cerco informativo que denuncia, sino porque ha perdido sus dotes de comunicador. Le falta articular una agenda pública atractiva y, mientras tanto, la balanza se inclina hacia el vértice derecho. Lo que vendrá Las izquierdas están por enfrentar su cita con el destino. En marzo, se enfrentarán con su peor enemigo: un espejo. Ese mes, el PRD celebrará su consejo nacional en donde el fantasma de la ruptura emergerá. Las tribus cobrarán sus facturas, no sólo con el ex candidato presidencial, sino entre sí. El hecho es que es muy posible que la dilución de la izquierda continúe o que, incluso se precipite. El escenario más factible gira en torno a una dura confrontación entre los simpatizantes de


6

Enero de 2007 Ubicación ideológica del Nuevo Gobierno Democracia

López Obrador y las corrientes que circundan a Cuauhtémoc Cárdenas y a Jesús Ortega. La confrontación interna Pro López Obrador Frente Político de Izquierda Grupo

Libertad

Igualdad

Autoritarismo

Eje Democracia

§Reforma electoral §Diálogo

Eje Autoritarismo

§Énfasis en el Estado

de Derecho. §Prioridad del gobierno. §Mano firme. §Aumento presupuestal en Seguridad.

Izquierda Democrática Nacional.

Líder(es) Formal: Agustín Guerrero. Reales: René Bejarano y Dolores Padierna.

Izquierda Social.

Martí Batrés.

Alternativa Democrática Nacional.

Héctor Bautista

Movimiento de Bases Insurgentes.

Gerardo Fernández Noroña.

Red Izquierda Revolucionaria.

Camilo Valenzuela.

Amalia García.

Armando Quintero.

Pro Cárdenas Solorzano Grupo Nueva Izquierda

Líder(es) Jesús Ortega y Jesús Zambrano Mario Saucedo

Movimiento por la Democracia

Pablo Gómez

Red de Izquierda Revolucionaria

José Antonio Rueda

Control de los grupos parlamentarios federales.

Eje Igualdad

§Aumento

presupuestal en Salud. §Seguro a recién nacidos. §Extensión del programa Oportunidades. §Disminución a la SEP, SEDESOL y SAGARPA.

Eje Libertad

§Competitividad económica.

§Fundamentos del

modelo económico. §Énfasis en la libertad individual.

Control de la Asamblea de Representantes del DF.

Más que una profunda prospectiva sobre el futuro de la izquierda, una reflexión serena de lo que sucedió el dos de julio y un proyecto de modernización, lo que puede anticiparse es una cruenta facturación. López Obrador es visto por el grupo de Cárdenas como un hombre que se alejó de la agenda del PRD y de la gratitud. Los simpatizantes de López Obrador ven en Cárdenas un personaje respetable pero con rasgos de cacicazgo. Para ellos, el parricidio era el único camino posible para llegar a la presidencia. López Obrador es apoyado, además, por los grupos externos de la Coalición. Su relación con


7

Enero de 2007

el PT y con Convergencia sigue siendo sólida. La posibilidad de integrar plenamente al PT a una nueva expresión política parece factible. A Convergencia, no tanto. Además, tiene un movimiento de masas más o menos articulado que le otorga una plataforma de poder adicional. Los gobiernos estatales de Baja California Sur, Zacatecas y el Distrito Federal, poseen fuertes vínculos con él. También la poderosa estructura del Estado de México. La estructura de las redes ciudadanas es un vaso comunicante con la sociedad en una buena porción de la República. Así, el ex candidato presidencial ha construido un posible camino de salida, que le pertenece. La modernización Cuando Felipe González intuyó que el sucesor de Adolfo Suárez podía ser el PSOE, supo que el curso de acción política imprescindible pasaba por una coordenada: la moderación. Propuso a la Asamblea Nacional eliminar toda referencia al marxismo de sus estatutos y de su lenguaje. El PSOE debía ser, argumentó, un agente de la modernización del país, no su freno. La dirigencia rechazó la propuesta tras encendidos debates. La respuesta de González fue fulminante: renunció. El efecto fue un cisma. Con el marxismo, la izquierda española estaba perdida. Sin Felipe González, también. Francois Miterrand arrancó su gobierno, tras perder dos veces la presidencia del Eliseo, con una agresiva agenda socialista. Nacionalizó diversas industrias y parte de la banca. Como consecuencia, llevó directamente a los linderos de la quiebra a la economía francesa. Pero Miterrand era, sobre todo, un zorro y un realista. Modificó su radicalismo y se corrió al centro. Lo suficiente para gobernar 14 años la Quinta República. Esta historia se repite en todo el mundo. Las izquierdas moderadas ganan el presente. Las radicales plantean un mejor futuro. La izquierda mexicana necesita una agenda de modernización dentro del espectro de igualdad y democracia. No existe otra posibilidad de triunfo, salvo la que se derive de una quiebra institucional. Dentro del marco electoral, las coordenadas de la izquierda deben ser la propuesta de una reforma profunda a las actuales estructuras de mercado para lograr

producir riqueza y llevar servicios, educación y prosperidad a los que menos tienen. Lo importante es el combate decidido a la desigualdad, no sus métodos. Por otra parte, la izquierda deberá entender que en México el juego democrático, los votos y las urnas llegaron, muy posiblemente para quedarse. Y ese juego es dominado no por las estructuras partidistas sino por los ciudadanos posmodernos que no se ocupan de agendas ideológicas, ni se unen a sindicatos y que, además, desconfían profundamente de la política. Son los jóvenes profesionistas que pertenecen al mundo plano: conectados a la red, preocupados por su empleo y su prosperidad inmediata. Ellos no cambiarán. El que debe cambiar es el partido. Pirámide demográfica Edad

Población

80 y más

1,213,284

70-79

2,545,006

60-69

4,580,545

50-59

7,207,721

40-49

11,032,523

30-39

15,046,477

20-29

17,067,987

0-9

20,697,981

10-19

21,061,144

Fuente: INEGI, Conteo 2005

Eso es algo que López Obrador y sus seguidores no entendieron y siguen sin entender. Por esta configuración, los mensajes del miedo, particularmente sobre las crisis económicas y la pérdida de futuro fueron altamente efectivos. La primera generación de misiles mediáticos contra López Obrador -que lo vinculaban con Chávez al agredir al presidente Fox-, a diferencia de los segundos, no inventaron nada: dieron una caja de resonancia su propio discurso, tono, e imagen pública. El camino que conduce a los Pinos está pavimentado en una agenda reformista y co-


8

Enero de 2007

modernizadora: competitividad, competencia, mejora regulatoria, alianzas público-privadas, insertar a México en el mundo, son conceptos que han sacado urticaria a la izquierda mexicana por años. Sin esos conceptos, con todo, no ganarán la elección presidencial. Incorporarlos no excluye quitar la prioridad a su agenda: igualdad, solidaridad, sustentabilidad, tolerancia, integración, cierre de la brecha del desarrollo y del conocimiento, capital humano. Una de las diferencias en el desenlace de la elección de julio fue la penetración del discurso en la base social del adversario. A la audacia de Calderón, López Obrador opuso dogmatismo. Calderón incorporó a su comunicación política una alta dosis de programas sociales, López Obrador no penetró la dura coraza del sector empresarial. Calderón habló del combate a la pobreza, López Obrador no habló de generación acelerada de riqueza. Calderón arriesgó y se metió una y otra vez a las universidades y al México popular. López Obrador rehusó asistir a los foros empresariales donde querían escucharle. Calderón entendió que no podía ganar si no sumaba votos del México del rezago. López Obrador nunca pensó que requería al México emprendedor. Error central: nunca México ha cambiado sin el concurso de las clases medias. Por eso, realizar una profunda revisión de la agenda de las izquierdas es sólo el primer cuadrante de un binomio indisoluble. Falta conseguir un interlocutor, un agente modernizador capaz de entender que los empresarios son útiles, indispensables para el progreso. El agente Una posibilidad es que, dentro del marco de la confrontación que vendrá, López Obrador salga victorioso. No será, con todo, bajo ningún escenario, una victoria total. Más que Cárdenas, Izquierda Unida posee el control de amplias estructuras del partido. Aún así, el peor escenario para el PRD y para las izquierdas podría ser una repetición del fenómeno Cárdenas: López Obrador contendiendo una y otra vez por la presidencia. Dentro del panorama actual, sólo existe un agente modernizador, reformista, oxigenante, que pudiera poner en pie nuevamente a la menguada izquierda nacional: Marcelo Ebrard.

El Jefe de Gobierno es un político astuto, hábil, preparado. Su formación intelectual es más sólida que la de López Obrador. Estudió en el Colegio de México y en la Escuela Nacional de Administración de París: la academia formadora de cuadros administrativos de Francia. Esa experiencia le brinda visión internacional, algo que carece el excandidato presidencial. Igualmente importante: Ebrard posee el control del aparato de poder más importante del PRD, el gobierno de la Capital, lo que le brinda una ventana de proyección nacional de la que carecen otros gobernadores. No obstante, el Jefe de Gobierno no es dueño de la enchilada completa. Su acceso al poder se basó en un arreglo con las fuerzas de René Bejarano y de Martí Batres. Además, está confrontado con la poderosa corriente de Jesús Ortega y de Jesús Zambrano. Ebrard no posee penetración en la estructura del partido. A pesar de que pagó facturas importantes a las corrientes, el nuevo gobernante tuvo buen cuidado de mantener para sí los puntos neurálgicos del gobierno: la Secretaría de Gobierno, la Procuraduría, la Secretaría de Seguridad Pública, la de Finanzas y la Oficialía Mayor responden a su entorno más próximo. Ebrard posee mayor estatura que cualquiera de los liderazgos emergentes del PRD. Zeferino Torreblanca está atrapado en los conflictos internos y en el duro desafío del crimen organizado; Amalia García no creció lo suficiente para poder abanderar una candidatura presidencial triunfante; Juan Sabines se ha acercado demasiado al presidente Calderón. La disputa posible por el relevo estaría, en este orden de ideas, con Lázaro Cárdenas Batel, el heredero de la dinastía del General Michoacano. Con todo, Cárdenas no posee, por lo pronto, las cualidades que le permitan derrotar a Ebrard. Con todo, el riesgo que una fractura interna disloque por completo la posibilidad de crecimiento. La otra, es la confrontación con López Obrador. Partido de hombres fuerte, es posible que en esa pinza se frustre el relevo hacia adentro. No obstante, si logra salir victorioso de este complejo panorama, Ebrard habrá probado que posee los tamaños para crecer y enfrentar a los relevos generacionales del PRI y del PAN.


9

Enero de 2007

Aún adoptando la bandera de una izquierda moderna, el reto de Ebrard sería mayúsculo. Implica, nada menos que, penetrar en el teflón del norte del país y reducir el apabullante poder del PAN en el bajío. No es un asunto menor. Tabasco y Chiapas probaron que las coaliciones electorales contra las izquierdas pueden ser mortíferas en su núcleo duro. El PRD, en cambio, no se ha abierto a la posibilidad de sumar al PRI para derrotar o desafiar al PAN en sus regiones más fuertes. Imaginación, audacia, y una nueva agenda: ese será el reto del nuevo actor. La tercera vía Pero la última posibilidad de resurgimiento proviene, paradójicamente, no del resultado de su

Congreso ni de la redefinición de su agenda. Se nutre, más bien, de factores externos. La creciente dureza del gobierno federal podría llevarlo a cometer errores graves. Una crisis económica, está, por lo pronto, descartada. El problema vendría de una embestida judicial contra la izquierda. El núcleo más duro de Calderón le habla al oído: el estado de derecho es la prioridad. Flavio Sosa, se sabe, tenía más de una decena de órdenes de aprehensión. López Obrador tiene 36 averiguaciones previas abiertas. Las tentaciones de exterminio son grandes en un entorno creciente de utilización de fuerza como palanca -casiexclusiva de poder. Pero cuidado: la historia enseña que en política nadie esta muerto hasta que se muere.n

Alta probabilidad

§El Congreso Nacional del PRD deriva en un conflicto interno. §Las pasiones se desbordan. Se muestra el rostro confrontativo del partido y se magnifica en los medios de comunicación. §La escalada, con todo, se logra contener y se abre un espacio de negociación. §Hay un empate técnico. Con todo, la corriente de López Obrador prevalece sobre la de Cárdenas y Ortega. §La figura del hombre fuerte no desaparece: se sustituye. §López Obrador se perfila para ir en busca de la Presidencia de la República en 2012.

Probabilidad media

§El Congreso Nacional del PRD deriva en un conflicto interno. §Las pasiones se desbordan. Se muestra el rostro confrontativo del partido y se magnifica en los medios de comunicación. §La escalada, con todo, se logra contener y se abre un espacio de negociación. §No predomina ninguna corriente con claridad. §Ortega permanece en el control de la estructura burocrática del partido. §López Obrador se respalda en el movimiento de masas.

Probabilidad media

Escenarios

§El Congreso Nacional del PRD deriva en un conflicto interno. §Las pasiones se desbordan. Se muestra el rostro confrontativo del partido y se magnifica en los medios de comunicación. §La escalada deriva en una espiral fuera de control. §Las corrientes cardenistas y de Jesús Ortega responsabilizan a los grupos de López Obrador de la derrota. Estos no aceptan las impugnaciones. §Se cruzan denuncias de traición. Cárdenas se impone en el debate interno. §Se fractura el PRD. §López Obrador busca articular una nueva fuerza política a partir del Frente Amplio Progresista.


21-enero-el-eclipse