Page 1

E x pe r i e nc i aBa r c e l ona

Bor j aMor ont aAl v a r e z , Gr upoM11


INNOVACIÓN EN @22 Encuadrado en nuestro viaje a Barcelona, visitamos el edificio Media TIC del estudio de arquitectura Cloud-9, dirigido por Enric Ruiz-Geli, el cual lo podemos encontrar en el distrito 22@Barcelona, también llamado Distrito de la Innovación. El edificio se encuentra en un antiguo barrio industrial transformado en un barrio de oficinas, en el que se pueden encontrar edificios muy diversos y con diseños dispares. Allí podemos encontrar desde la torre Agbar, al Museo Can Framis. En una zona con poca vida de “barrio”. La espectacularidad y peculiaridad de sus fachadas, comienza a despertarnos la sensación de encontrarnos ante un edificio diferente, un edificio que destaca a simple vista. Aunque lo primero que nos llama la atención son sus fachadas y su forma completamente cúbica, es sorprendente poder apreciar con toda claridad la estructura fluorescente, completamente visible, y que resalta con respecto del edificio gracias al contraste que supone su pintura luminiscente contra los tonos grisáceos y negros de las fachadas. Resulta interesante comprobar como cada una de esas cuatro fachadas, completamente diferentes entre sí, tiene una intención completamente adaptada con respecto a la orientación. Mientras una de ellas consta de vidrios continuos para favorecer la entrada de la luminosidad, la fachada principal está recubierta de curiosas “colchonetas” de un material llamado ETFE que se llenan de nitrógeno para rebajar las radiaciones que provoca el sol, actuando como cubrimiento externo y de pantalla solar móvil que facilita la entrada de luz y el ahorro térmico en el interior, consiguiendo evitar la emisión a la atmósfera de hasta 114 toneladas de CO2. La fachada suroeste, la que más radiación recibe, tiene el mismo sistema, pero se diferencia de la principal en cuanto a que tras ese tipo de recubrimiento se encuentra una fachada de vidrio continuo, solo interrumpida por los forjados colgados. Así se favorece la entrada de luz calmando la radiación solar. Por último, la fachada trasera resulta espectacular. Consta de múltiples barras de acero que ayudan a sustentar la estructura. Estas barras ofrecen una sensación de libre albedrío que dista mucho de la realidad, puesto que han sido calculadas una por una para que su función sea realizada a la perfección. En cuanto al interior, la entrada resulta impactante. Según pasamos por las puertas, nos encontramos un espacio diáfano de unos 1000m², la sensación de amplitud es


obvia, pero personalmente me resulto un espacio actualmente muy desaprovechado. Bien es cierto que esta destinado a uso público, como exposiciones, etc. Aun así la experiencia que nos ofrece el hall de entrada es de continuidad con el espacio exterior provocando una sensación similar a la de encontrarse “flotando” sin llegar a tocar el suelo. Las plantas superiores que pudimos visitar, provocan la misma sensación de amplitud. Bien es cierto que actualmente muchas de esas plantas se encuentran vacías, pero la capacidad de situarnos en un espacio amplio y continuo está asegurada. Esta amplitud y diafanidad se mantiene en plantas ocupadas, puesto que la ausencia de elementos estructurales abren un amplio abanico de posibilidades en cuanto a distribución. En cuanto a su comportamiento con el medio ambiente, se trata de un edificio excepcional, que se autogestiona energéticamente. El simple hecho de utilizar pintura luminiscente en la estructura visible, implica prescindir completamente de la iluminación artificial. La capacidad para librarse de la radiación a través del innovador recubrimiento de sus fachadas, provoca la sensación de vivir en un “microclima” que mantiene una temperatura adecuada, reduciendo el gasto energético a cantidades poco usuales en edificios similares (hasta un 20% menos). A su vez consigue una iluminación interior excepcional que consigue prescindir, en gran cantidad, a lo largo del día de iluminación artificial. Concluyendo ya, podemos entender que el edificio no tiene una relación muy interactiva con el entorno por su diseño contemporáneo. Pero debemos ser capaces de apreciar su arquitectura, su diseño, su autogestión y la innovadora estructura. Podemos definir el edificio como innovación en sí mismo, puesto que en su desarrollo se patentaron diversos sistemas y detalles constructivos. También debemos tener en cuenta el coste por m² en su construcción, unos 600-800€ menos que edificios destinados a un uso similar, y de unos materiales y unos sistemas de edificación más comunes. Personalmente, simplemente añadir que la visita fue realmente interesante y constructiva.

Borja Moronta Alvarez.


BibliografĂ­a consultada http://www.22barcelona.com/content/view/41/427/lang,es/

Innovación en 22@-Media-TIC  

Articulo del grupo M11 relacionado con Experiencia Barcelona, escrito por Borja Moronta

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you