El libro como objeto de arte

Page 1

S U M A R I O

ENCUADERNACIONES ARTÍSTICAS
INTRODUCCIÓN LAS
EL GRABADO
LAS GUARDAS: PAPELES DECORADOS Y OTROS MATERIALES ANEXO CATÁLOGO
TÉCNICAS LOS SIGNOS DE PROPIEDAD LAS ILUSTRACIONES MARCAS DE IMPRESOR FRONTISPICIOS
ENCUADERNACIONES EXLIBRIS FRONTISPICIOS Y GRABADOS MARCAS TIPOGRÁFICAS GUARDAS INCIPIT

I Ó N

“El libro es la creación más completa del género humano”

Este catálogo se publica con motivo de la exposición del mismo nombre, celebrada en la Biblioteca Municipal de Santa Cruz de Tenerife, en el marco de las actividades organizadas por la celebración del Día de las Bibliotecas, que se conmemora el 24 de octubre de cada año.

Su principal objetivo es poner en valor y difundir los Fondos Patrimoniales Históricos que custodia nuestra biblioteca desde el año 1888. Todos los ejemplares expuestos pertenecen a la Biblioteca Municipal de Santa Cruz de Tenerife, y son una selección del Fondo de la Sociedad Económica de Amigos del País de Santa Cruz de Tenerife, Fondo de raros, Fondos de Manuscritos, Fondo Antiguo Canario y Fondos personales (Andrés Arroyo y González de Chaves, Anselmo J. Benítez, Imeldo Serís y Granier)

A lo largo de las cinco vitrinas que llenan la Sala General, nuestras joyas bibliográficas nos invitan a contemplarlas como un cuadro en el Prado.

Las encuadernaciones los envuelven protegiéndoles del paso del tiempo sin perder la belleza de lo divino, acompañados por grandes frontispicios que vigilan atentamente las marcas de impresor, que nos recuerdan la fama de la industria. Sin olvidarnos de los exlibris y anotaciones manuscritas, huellas del pasado que nos comunican con aquellos que lo leyeron por primera vez. Las marcas del buril penetran el papel entre Iriarte, Victorina, y Viera.

I
N T R O D U C C

A S E N C U A D E R N A C I O

A R T Í S T I C A S

N

E

S

La encuadernación, como todas las artes manuales, se puede considerar bajo dos aspectos muy diferentes, como oficio o como arte: como oficio, la encuadernación consiste en un conjunto de operaciones con el fin de conservar y proteger el libro; como arte, es el resultado de plasmar y desarrollar en sus tapas las ideas y sentimientos del encuadernador, siempre de acuerdo con el espíritu, la época y el país que viste.

Antonio Galván, afamado encuadernador gaditano, un encuadernador artístico debería ser lo que se denominó en el Renacimiento ” uomo universale”, ya que la encuadernación tiene con el dibujo, la pintura, la tipografía, el grabado y la literatura un parentesco muy estrecho.

Según Francisco Beltrán, librero y editor: “La encuadernación sirve para embellecer el libro y conservarlo, pues lo que es bello exteriormente, se luce, se cuida y se guarda con esmero ” .

Manuel Carrión Gútiez estima que “la encuadernación debe garantizar la unidad, permanencia e identidad del libro, prestándole cuerpo, cubierta o protección y presencia. Estar encuadernado pertenece a la esencia del libro en general y a cada libro concreto. Sin la encuadernación el libro no puede desempeñar su papel”.

La formación del libro propiamente dicho, es decir, la reunión de hojas, su cosido y sujeción por medio de

L

cubiertas que lo protejan, tiene lugar con el comienzo del uso del pergamino, es decir, el empleo de pieles de animales debidamente curtidas y preparadas para escribir, simultaneando la encuadernación, realizándose ya las dos operaciones necesarias para la formación de lo que se llama libro: su escritura de la que se encargaban los ‘librari’ y su cosido y encuadernación que realizaban los ‘ligatori’.

Fue a principios de la Era Cristiana, cuando comienza a formarse lo que los romanos llamaban codex, es decir, la unión de varias tablillas enceradas sobre las que escribían con un punzón. También se llamarán así los volúmenes formados por hojas de pergamino cosidas.

Anteriormente los escritos se realizaban sobre cortezas de papyrus, planta que crece a orillas del Rio Nilo, que, debidamente preparada, servía para estos fines dando lugar a la formación de incipientes bibliotecas. La mayor abundancia de los libros y el deseo de conservarlos y preservarlos del natural deterioro, dio origen a la encuadernación, que se realizaba en los talleres donde estaban organizados todos los servicios para la escritura de los manuscritos, cuya producción aumentó.

La función primordial de la encuadernación es la de unir y proteger el contenido de un libro. Para confeccionar una encuadernación se han usado diferentes técnicas y materiales dando origen a distintas tipologías que han variado a lo largo de sus dos milenios de existencia. Independientemente del tipo de encuadernación, del estilo o de los materiales que la forman, la obra bibliográfica está compuesta por distintos elementos básicos cuyo conocimiento es importante para poder describir adecuadamente una encuadernación.

Lo primero que debemos tener en cuenta en la estructura básica de un libro son sus cuatro puntos cardinales: cabeza, pie, lomo y delantera

Cabeza, zona que corresponde al corte superior del libro. Pie, parte inferior del libro opuesto a la cabeza. Lomo, es la zona del libro que corresponde a la parte de la costura Delantera, es la zona opuesta al lomo.

Las primeras encuadernaciones se realizaban sobre libros de especial valor, dotándolos de gran riqueza, como los Salterios, misales, evangeliarios, etc. Estos libros escritos en abadías y monasterios eran encuadernados uniendo sus hojas cosidas a los nervios y sujetándolos a tapas de madera que las protegen; se cubrían con piel de cerdo, cabra y venado, de color castaño principalmente.

Sobre este cuero se estampaban los hierros, con dibujos de todo tipo, figuras, emblemas, tracerías, etc. Estos hierros se aplicaban en caliente sobre la piel, previamente humedecida, mediante presión, siguiendo la técnica denominada gofrado.

Tras la invasión musulmana, aquellos hombres venidos de Oriente traen consigo una brillante civilización, llena de nuevas ideas, artes decorativas y suntuarias de gran importancia. Esto ocurre de manera especial con el libro: al empleo del pergamino unen el uso frecuente del papel fabricado en Játiva, Toledo, Sevilla, etcétera; materia prima para la escritura que conseguían de gran calidad. Al igual que la curtición de los cueros y pieles, que recibían después estampaciones diversas, trazado de varios dibujos, el policromado, el dorado y plateado, repujado, cincelado, pieles dentro de otras formando el mosaico, forraban los libros otorgándoles una encuadernación.

Aparece el oficio de guadamacilero, que era el arte de dorar y estampar.

Con los artistas árabes, junto a los españoles, aparecen las encuadernaciones denominadas mudéjares, al mismo tiempo que las monásticas, realizadas en conventos y monasterios, de ahí su nombre, armonizando perfectamente. Estos códices están protegidos por tapas de haya o nogal, cubiertas de becerrillo, decoradas con rica estampación gótica tipo español; lirios, castillos, águilas, grifos y lacerias, realizadas toscamente en el siglo XIII

Las encuadernaciones mudéjares subsisten a comienzos del siglo XVI en España, y se caracterizan por las lacerías que se desarrollan en toda la tapa; sus huecos se rellenan de pequeños hierros entrelazados y gofrados, apareciendo por por primera vez, puntos dorados.

El rey Felipe II, asesorado por sabios y eruditos, comprendiendo lo útiles que podían ser los escritos árabes para nuestro acervo científico y cultural, cursó las oportunas órdenes a sus embajadores para que, en la caza de manuscritos destinados a la Biblioteca Escurialense, pensaran también en los arábigos. Los primeros libros llegaron de bibliotecas holandesas.

Hay que citar las encuadernaciones renacentistas del Monasterio de El Escorial. En esta época Felipe II mandó encuadernar los nuevos ejemplares y reencuadernar todos aquellos volúmenes antiguos que llegaban a la Corte y que no tuviesen una encuadernación perfecta. La finalidad era proteger al libro y dotarlo de unas nuevas señas de identidad, unidad y uniformidad de estilo y apariencia, pero su mayor defecto fue eliminar todas aquellas encuadernaciones de épocas anteriores Una de sus características generalizadas es el símbolo de la parrilla gofrado sobre la piel de las tapas.

En el Renacimiento veremos cómo se desarrollan distintos estilos y variantes que aportaron elementos destacados al arte de la encuadernación. También es el momento donde van a destacar nombres propios, tanto de encuadernadores como de patrocinadores.

A finales del gótico se empezaron a utilizar nuevas técnicas como la estampación con planchas y la rueda. El aumento en la producción de libros favorecía la utilización de técnicas que aligeraran los procesos de elaboración de las encuadernaciones. La decoración de las generalmente consistía en la estampación de la plancha en el espacio central de la tapa.

En Alemania era muy común la utilización de la piel de cerdo de color blanco para la decoración con planchas Los motivos más utilizados eran figuras de santos, ángeles, pájaros, ramas en flor, conchas, figuras grotescas de animales, armaduras, etc. Bordeando la decoración de la plancha se colocaba una orla realizada con pequeños hierros sueltos

El estilo de las encuadernaciones más propiamente renacentistas surge en la Italia de la segunda mitad del siglo XV y el siglo XVI donde, con la difusión de la imprenta, se produjo un verdadero auge de la encuadernación artística que luego llegaría a otros países. Las primeras encuadernaciones italianas del Renacimiento se realizaron en talleres de Milán, Roma y Venecia. Es el denominado estilo humanista, cuyas principales características son: la utilización de motivos basados en la antigüedad clásica y el uso del oro.

Una figura que va a tener gran relevancia en el mundo del libro por muchos motivos fue Aldo Manuzio, impresor y editor que estableció su imprenta en Venecia en 1488 y, como otros muchos editores, abrió un taller de

encuadernación junto a su imprenta. Además de impresor y editor, creó sus propios motivos tipográficos, los cuales aparecían también como hierros en las encuadernaciones de sus libros. Fundamentalmente hizo tres grandes aportaciones al arte de la encuadernación: la utilización de decoración dorada junto a las tradicionales estampaciones en frio; la introducción de nuevos hierros decorativos para las encuadernaciones, como su famosa hoja y formas geométricas y la utilización de la técnica del cosido alla greca.

En cuanto a los diseños ornamentales, en un primer momento, repitió los motivos típicos de la época. Más tarde, Aldo llegó a crear un estilo personal que tiene dos etapas diferenciadas. Tiene un primer estilo entre 1500 y 1510 en el que combina líneas paralelas con elementos de las esquinas y diseños punteados y cordiformes. Y un segundo estilo hacia 1520 que se caracteriza por elaborados diseños geométricos inspirados en las encuadernaciones persas y árabes y que anuncian el estilo Grolier.

En el siglo XVI el arte de la encuadernación pasó rápidamente desde Italia a Francia, donde probablemente alcanzó su máxima perfección. Francia va a destacar por los estilos de encuadernación personalizados para reyes y nobles.

Pero sin duda, uno de los personajes más importantes del mundo del libro en el siglo XVI fue Jean Grolier de Servieres (1479 1565) conocido como el “príncipe de los bibliófilos”. El rasgo principal del estilo Grolier fue la decoración, ejecutada a base de entrelazos de dos hilos paralelos que formaban figuras geométricas construidas por curvas y rectas, que se entrecruzaban formando diversas tramas alrededor de la tapa del libro

Las encuadernaciones del Barroco (siglos XVII y XVII) son el resultado de la evolución de las encuadernaciones del Renacimiento y donde se da un predominio de las líneas curvas con tapas decoradas por completo con oro denominadas “cuajadas”. También se da una proliferación de las encuadernaciones con superlibris heráldicos.

Al igual que en el Renacimiento, en el Barroco también se van a dar varios estilos, del que destaca el “Estilo de abanicos”, muy difundido en las cortes de España, Francia y Portugal. Su decoración se caracteriza por representar figuras que asemejan varillas desplegadas de abanico en cada uno de los cuatro ángulos de la cubierta, decorados con encajes y punteados dirigiéndose desde los vértices hacia el centro

En el siglo XVIII Europa vive una recuperación y esto se va a notar en las artes del libro. Francia es el país desde el que se irradia un nuevo estilo cortesano conocido como Rococó Se caracteriza por ser fastuoso, exagerando las formas y las tapas contienen decoraciones muy exuberantes. Dentro del estilo rococó destaca el modelo de encajes o a la “dentelle” que en España perdurará hasta los años 1780 1790. El ornamento esencial es la hoja de acanto junto a otros adornos florales como lirios, girasoles o guirnaldas.

El interior podía quedar vacío o incluir un florón de forma ovalada o un escudo. Con esta estructura decorativa se pretendía imitar los encajes bordados.

Del siglo XIX destacaremos el estilo romántico, que en España se conoce como estilo isabelino Aparece entre los años 1835 y 1840 y continúa durante la década de 1850, aunque también se encuentran ejemplares posteriores a esas fechas.

Se caracterizan por un abarrocamiento de las formas y uso de motivos florales en las cuatro esquinas enmarcadas por filetes.

También resurge el uso de las esquineras y cierres metálicos, con incrustaciones también metálicas.

En las tapas de lujo se podía usar terciopelo, moarés y rasos.

En el siglo XIX también prolifera el estilo técnico industrial, que agrupa a un conjunto muy amplio de encuadernaciones análogas que fueron encargadas por los editores y que se fabricaron en serie. También se las conoce como “encuadernación en serie”, “encuadernación comercial”, “encuadernación de editor” o “encuadernación de librero”. Los estilos retrospectivos son una tendencia decorativa que tuvo su mayor apogeo entre los años 1840 y 1880. Consisten en reinterpretar las encuadernaciones antiguas, fundamentalmente las de los siglos XVI al XVIII.

Acabamos este recorrido con otro estilo decimonónico: estilo modernista, que se caracteriza por el empleo de líneas curvas, largas y sinuosas, ornamentadas con motivos vegetales y fantásticos, los dibujos abstractos y las alegorías.

E L G R A B A D O TÉCNICAS

La ilustración de los libros impresos en los primeros tiempos de la imprenta no difería prácticamente de la de los manuscritos, de hecho se seguían reservando espacios para que los iluminadores decorasen e ilustrasen el libro impreso, utilizando incluso técnicas empleadas por los copistas en los manuscritos.

Pronto se usaron los grabados como forma de introducir la información gráfica en los libros. Los procedimientos para la realización de un grabado pueden ser muy diversos, si bien los primeros y más usados son dos: el grabado en madera y el grabado en cobre, según fuera el material en el que se fabrica la plancha o matriz.

La aparición del grabado se ha considerado como un fenómeno de gran trascendencia, ya que supone el abaratamiento del arte y, por tanto, su generalización y democratización. De esta forma la imagen, más difundida, se transforma en un medio de llevar información y transmisión de ideas, hechos políticos, históricos, etc

La decoración mediante xilografías (grabados con matriz de madera) era perfectamente compatible con la impresión con tipos metálicos, tanto visual como técnicamente, de tal forma que la ilustración se realizaba de forma automática, a la par que se imprimía el texto, con lo cual los tipos de madera destinados a producir ilustraciones y letras

c a p i t a l e s o r n a d a s , r e s u l t a r o n i m p r e s c i n d i b l e s p a r a c u a l q u i e r t a l l e r t i p o g r á f i c o y l l e g a r o n a s e r t a n n e c e s a r i o s c o m o l o s d e m e t a l

E n c u a n t o a l a s c a l c o g r a f í a s ( g r a b a d o s c o n m a t r i z d e c o b r e ) , t a m b i é n l l a m a d a g r a b a d o e n h u e c o , t i e n e s u o r i g e n e n l a s t é c n i c a s u t i l i z a d a s p o r o r f e b r e s y f a b r i c a n t e s d e a r m a d u r a s . L a v e n t a j a d e e s t a s m a t r i c e s d e m e t a l , a d e m á s d e s u m a y o r d u r a b i l i d a d e r a e l a u m e n t o d e p o s i b i l i d a d e s t é c n i c a s q u e o f r e c í a , c o n m a y o r p e r f e c c i ó n d e l r e s u l t a d o M u c h a s v e c e s s e c o m b i n a b a c o n l a x i l o g r a f í a .

E r a f r e c u e n t e q u e e l a r t e s a n o q u e g r a b a b a l a p l a n c h a n o f u e s e e l m i s m o q u e h a b í a r e a l i z a d o e l d i b u j o . E l t é c n i c o g r a b a d o r c o p i a b a l a i m a g e n o r i g i n a l d e l a r t i s t a , t a l l á n d o l a s o b r e l a p l a n c h a d e i m p r e s i ó n , d e m o d o q u e e l t r a b a j o d e c o n f e c c i o n a r l a m a t r i z s e d i v i d í a e n t r e e l d i b u j a n t e y e l g r a b a d o r

A f i n a l e s d e l s i g l o X V I a p a r e c i ó l a t é c n i c a d e g r a b a d o d e l a g u a f u e r t e , r e a l i z a d a e n c o b r e , q u e a l c a n z ó s u m á x i m o d e s a r r o l l o e n e l s i g l o X V I I . T a n t o p a r a l a s m a t r i c e s o b t e n i d a s p o r t a l l a d u l c e ( h e n d i d u r a s c o n b u r i l ) c o m o p a r a l a s q u e e r a n r e s u l t a d o d e l a a p l i c a c i ó n d e a g u a f u e r t e ( d i b u j o s o b r e e l b a r n i z q u e r e c u b r e l a p l a n c h a d e m e t a l ) , e l p r o c e s o s i g u i e n t e , q u e e s e l d e l a e s t a m p a c i ó n , e r a i d é n t i c o : p a r a i m p r i m i r s e u t i l i z a b a n u n a s m á q u i n a s , d i f e r e n t e s d e l a s p r e n s a s d e l o s t a l l e r e s t i p o g r á f i c o s , d e n o m i n a d a s t ó r c u l o s .

E l t ó r c u l o b a s a s u m e c a n i s m o e n h a c e r p a s a r l a m a t r i z y e l p a p e l e n t r e d o s r o d i l l o s q u e l o s p r e s i o n a n f u e r t e m e n t e .

SIGNOS DE PROPIEDAD

L o s p r o p i e t a r i o s d e l o s l i b r o s a l o l a r g o d e l t i e m p o h a n u t i l i z a d o d i v e r s o s p r o c e d i m i e n t o s p a r a m a n i f e s t a r e n l a s o b r a s u p r o p i e d a d . D e s d e l a p e r s p e c t i v a b i b l i o g r á f i c a y b i b l i o l ó g i c a e s o s s i g n o s d e p r o p i e d a d t i e n e n l a c a r a c t e r í s t i c a , c o m o l a e n c u a d e r n a c i ó n , d e n o s e r n e c e s a r i a m e n t e c o n t e m p o r á n e o s c o n e l d o c u m e n t o d o n d e s e e n c u e n t r a n y , e n c u a l q u i e r c a s o , s o n s i e m p r e p o s t e r i o r e s a l m o m e n t o d e c o n f e c c i ó n d e l l i b r o p r o p i a m e n t e d i c h o .

E s t a s m a r c a s n a c i e r o n c o n l a f u n c i ó n d e i n d i c a r l a p r o p i e d a d y e v i t a r e l r o b o y l a p é r d i d a d e l l i b r o . S o n d e g r a n i m p o r t a n c i a y a q u e e s t a b l e c e n , s i n l u g a r a d u d a s q u e u n d e t e r m i n a d o e j e m p l a r h a p e r t e n e c i d o a u n a p e r s o n a e n c o n c r e t o . E x i s t e n e s e n c i a l m e n t e t r e s f o r m a s d e m a n i f e s t a r l a p r o p i e d a d d e u n l i b r o : l a a n o t a c i ó n m a n u s c r i t a , e l s u p e r l i b r o s y l o s e x l i b r i s :

A N O T A C I O N E S M A N U S C R I T A S , s o n l a s p r i m e r a s q u e a p a r e c e n y l a s m á s a b u n d a n t e s . M e n c i o n a n a q u i é n p e r t e n e c i ó l a o b r a , p e r o e n o c a s i o n e s i n d i c a n o t r o s m u c h o s f a c t o r e s c o m o f e c h a s , c o s t e d e l l i b r o , l u g a r d e a d q u i s i c i ó n , a c o n t e c i m i e n t o s p o l í t i c o s , p e r s o n a l e s y s o c i a l e s , d e d i c a t o r i a s , p o e s í a s , e t c . L a s e x p r e s i o n e s u t i l i z a d a s s u e l e n s e r : H i c e s t l i b e r … , I s t e l i b e r e s t … , y L i b e r d e …

S U P E R L I B R O S , o s u p e r l i b r i s , e s u n a i n d i c a c i ó n d e p r o p i e d a d q u e s e d e t e r m i a n a l a p a r q u e s e f a b r i c a l a e n c u a d e r n a c i ó n , y a q u e s e t r a t a d e u n a m e n c i ó n d e p r o p i e d a d e n l a e n c u a d e r n a c i ó n , q u e r e s u l t a m á s e v i d e n t e q u e e n s u p a r t e i n t e r i o r . S u e l e n s e r f i g u r a t i v o s y t e x t u a l e s ( f r a s e s c o r t a s q u e s e g r a b a n e n l a s c u b i e r t a s o i n i c i a l e s d e l n o m b r e d e l p r o p i e t a r i o ) . S u e l e n i n c o r p o r a r o e l e m e n t o s d e c a r á c t e r s i m b ó l i c o o m o t i v o s h e r á l d i c o s e n e l c e n t r o d e l a c u b i e r t a y e s t á n r e a l i z a d o s h a b i t u a l m e n t e c o n r e l i e v e s y p a n d e o r o .

L O S E X L I B R I S : s o n m a r c a s e s t a m p a d a s , i m p r e s a s o g r a b a d a s s o b r e u n a e t i q u e t a q u e s e c o l o c a e n l a s g u a r d a s q u e e x p r e s a n l a p r o p i e d a d d e u n l i b r o A p a r e c e n a f i n e s d e l s i g l o X V e n I t a l i a . S o n h e r e d e r o s d e l o s s u p e r l i b r o s y t i e n e n c o m o v e n t a j a f r e n t e a é s t o s q u e l a d e c o r a c i ó n s o b r e p a p e l o f r e c e m a y o r f i n u r a y p r e c i s i ó n q u e l a c o n f e c c i o n a d a s o b r e p i e l o p e r g a m i n o , c o n v i r t i é n d o s e e n p e q u e ñ a s o b r a s d e a r t e .

N o e s t á c l a r o c u a n d o e m p e z a r o n a u t i l i z a r s e l o s e x l i b r i s a d h e r i d o s a l o s l i b r o s , p a r e c e q u e s e u s a r í a n a n t e s l o s s e l l o s d e p r o p i e d a d e s t a m p a d o s c o r r e s p o n d i e n t e s a d e t e r m i n a d a s ó r d e n e s r e l i g i o s a s o a c i e r t o s c o n v e n t o s p a r a e v i t a r l a d i s p e r s i ó n o d e s a p a r i c i ó n d e s u s e j e m p l a r e s .

L o s p r i m e r o s e x l i b r i s f u e r o n x i l o g r á f i c o s y e s p e c i a l m e n t e t i p o g r á f i c o s , c o n a d o r n o s c o n m o t i v o s r e n a c e n t i s t a s . D u r a n t e l o s s i g l o s X V I y X V I I s e i m p u s i e r o n l o s f o r m a d o s p o r o r l a s c o n f e c c i o n a d o s c o n e l e m e n t o s t i p o g r á f i c o s d e n t r o d e l o s c u a l e s s e c o m p o n í a e l n o m b r e d e l p r o p i e t a r i o . P r o n t o a p a r e c i e r o n l o s c o n f e c c i o n a d o s c o n s i s t e m a s c a l c o g r á f i c o s .

L a f o r m a m á s u s u a l e s l a c u a d r a n g u l a r , p e r o t a m b i é n s e p u e d e n e n c o n t r a r d e f o r m a c i r c u l a r y e l í p t i c a . L o s e x l i b r i s a n t i g u o s s e c o m p o n e n d e t r e s e l e m e n t o s : l a p a l a b r a l a t i n a e x l i b r i s q u e s i g n i f i c a “ d e ( e n t r e ) l o s l i b r o s d e ” ; e l n o m b r e d e l p r o p i e t a r i o , e n s u l e n g u a , o s u s i n i c i a l e s ; u n d i b u j o q u e t i e n e r e l a c i ó n c o n e l p r o p i e t a r i o y e n o c a s i o n e s u n a l e y e n d a q u e a c o m p a ñ a a l e l e m e n t o f i g u r a t i v o d e l a c o m p o s i c i ó n , n o r m a l m e n t e d e n t r o d e u n a c a r t e l a . L a s t e m á t i c a s s o n v a r i a d a s : f i l o s ó f i c a s y l i t e r a r i a s e n e l s i g l o X V I I I , h a s t a l a s h e r á l d i c a s ( e c l e s i á s t i c o s y n o b i l i a r i o s ) , q u e p e r d u r a n h a s t a e l s i g l o X I X U n a v a r i a n t e d e l o s s u p e r l i b r o s y l o s e x l i b r i s e s e l e x d o n o , q u e p r o c e d e d e l a l o c u c i ó n l a t i n a e x d o n o y q u e p r e c e d e a l n o m b r e d e l d o n a n t e d e u n a o b r a , g r a b a d o s o b r e l a e n c u a d e r n a c i ó n o u n a e t i q u e t a p e g a d a e n l a g u a r d a .

Los primeros impresores no se propusieron decorar las ediciones que imprimían, sino que dejaron esa tarea de iluminar y decorar cada uno de los ejemplares de la tirada a los talleres que se ocupaban de iluminar y dibujar las rúbricas de los libros manuscritos. Al comienzo de cada libro o capítulo, lo habitual era reservar un espacio en blanco para el iluminador.

Desde mediados del siglo XVIII aumenta la calidad de los libros y su estética: lo primero es reflejo de la mejora de la calidad del papel y la calidad de las tintas, notablemente más brillantes. El motivo de las ilustraciones, en el caso de las portadas, es tan variado como el contenido de los libros y los cambios en la estética.

Además de los frontispicios aparecen en las portadas con mucha frecuencia escudos (Reales, del autor, de la persona a quien se dedica, de un lugar), orlas decorativas muy variadas, pequeñas viñetas, escenas, marcas de impresor, pequeños adornos tipográficos y un largo etcétera que puede comprobarse en los tratados sobre la ilustración del libro.

Las ilustraciones por antonomasia son las que afectan al contenido: se trata de ilustraciones que figuran en el texto, fundamentalmente viñetas que ayudan a la comprensión del mismo, por lo que su función principal es la de informar.

En el mundo del libro impreso la característica propia de los elementos del sistema gráfico decorativo, es que son elementos que se pueden repetir. Esa repetición puede repetirse dentro de la misma obra, o dentro de las producciones bibliográficas de una casa tipográfica o mediante el préstamo, sesión o venta de los recursos

t i p o g r á f i c o s .

L o s e l e m e n t o s q u e c o n s t i t u y e n e l s i s t e m a g r á f i c o d e c o r a t i v o e n e l m u n d o d e l i m p r e s o , p u e d e n s e r d e d i v e r s o t i p o :

a ) M a r c a s d e i d e n t i f i c a c i ó n , e s u n a i m a g e n i n c o n f u n d i b l e y e x c l u s i v a q u e i d e n t i f i c a e l o r i g e n d e l l i b r o . P u e d e n s e r m a r c a s t i p o g r á f i c a s ( i m p r e s o r ) o m a r c a s e d i t o r i a l e s ( e d i t o r ) . b ) C a p i t a l e s o r n a d a s , t i e n e n u n a d o b l e i n t e n c i ó n , d e c o r a t i v a ( t i e n e n s u c u n a e n l a s c a p i t a l e s m i n i a d a s d e l o s m a n u s c r i t o s ) e i n f o r m a t i v a , y a q u e r e p r o d u c e n l a l e t r a q u e i n i c i a l a p r i m e r a p a l a b r a d e u n p á r r a f o .

c ) I l u s t r a c i o n e s , s e t r a t a d e e l e m e n t o s d e c o r a t i v o s q u e s e d i s t r i b u y e n a l o l a r g o d e l a o b r a , c o n u n o b j e t i v o i n f o r m a t i v o u o r n a m e n t a l .

d ) O r n a m e n t o s t i p o g r á f i c o s , d e c a r á c t e r d e c o r a t i v o .

S a b e m o s q u e e s u n e l e m e n t o q u e h a c e a c t o d e p r e s e n c i a m u y p r o n t o e n l a h i s t o r i a d e l l i b r o i m p r e s o : s u f i n a l i d a d e r a l a d e i n d i c a r e n q u é t a l l e r s e h a b í a p r o d u c i d o . E l l u g a r h a b i t u a l d e a p a r i c i ó n d e l a m a r c a d e i m p r e s o r e r a a l f i n a l d e l l i b r o , p e r o d e s d e f i n e s d e l s i g l o X V e m p i e z a a a p a r e c e r c o n m á s f r e c u e n c i a e n l a p o r t a d a d e l a s o b r a s .

L a m a r c a t i p o g r á f i c a y e d i t o r i a l e s e s e n c i a l m e n t e l a m a r c a q u e i d e n t i f i c a a l a c a s a p r o d u c t o r a o e d i t o r i a l d e l l i b r o . S e p i e n s a q u e e n o r i g e n e r a u n a s i m p l e s i g l a q u e t r a z a b a n l o s i m p r e s o r e s s o b r e l a s b a l a s d e l i b r o s q u e r e m i t í a n a s u s c l i e n t e s o a l a s f e r i a s d e s d e s u s i m p r e n t a s P o r t a n t o s u o r i g e n f u e i d e n t i f i c a d o r y p u b l i c i t a r i o .

L a s m a r c a s t i p o g r á f i c a s p o d í a n n o s e r ú n i c a s , d e h e c h o e s f r e c u e n t e q u e l a s c a s a s t i p o g r á f i c a s t u v i e r a n m á s d e u n a m a r c a , a l a s q u e e n o c a s i o n e s s e a ñ a d e n m o n o g r a m a s c o n l a s l e t r a s i n i c i a l e s d e l o s n o m b r e s y a p e l l i d o s d e l i m p r e s o r . A l o l a r g o d e l t i e m p o s e a p r e c i a u n a e v o l u c i ó n t i p o l ó g i c a d e l a s m a r c a s : l a s p r i m e r a s r e p r o d u c í a n e l c í r c u l o y l a c r u z . A l o l a r g o d e l s i g l o X V I s e u t i l i z a n r e p r e s e n t a c i o n e s a l e g ó r i c a s o f i g u r a d a s r e l a t i v a s a l a c i u d a d e n l a q u e v i v í a o h a b í a n a c i d o e l i m p r e s o r . S o n m u y n u m e r o s a s l a s m a r c a s q u e r e p r o d u c e n l a s p r e n s a s y o t r o s m a t e r i a l e s r e l a t i v o s a l a i m p r e n t a .

L a i n d i v i d u a l i z a c i ó n d e l a s m a r c a s e s d e t e r m i n a n t e p a r a l a i d e n t i f i c a c i ó n d e l a c a s a i m p r e s o r a . S e p r e s e n t a n d o s p r o b l e m a s , s i n e m b a r g o : l a c o r r e c t a i d e n t i f i c a c i ó n d e u n a v e r d a d e r a m a r c a f r e n t e a u n a i l u s t r a c i ó n g e n é r i c a y l a c o r r e c t a a d s c r i p c i ó n d e u n a m a r c a a l i m p r e s o r o e d i t o r q u e l a u t i l i z ó .

M A R C A
S D E I M P R E S O R

E n t r e l a s m a r c a s d e i m p r e s o r e s m á s c o n o c i d a s s e e n c u e n t r a n l a s d e A l d o M a n u z i o , l a d e l o s E l z e v i r o E l z e v i r e s y l a d e P l a n t i n o , t o d a s e l l a s f á c i l m e n t e r e c o n o c i b l e s y g a r a n t í a d e c a l i d a d e d i t o r i a l .

E n E s p a ñ a d e s d e l o s a ñ o s 1 4 8 5 a 1 8 5 0 , h a y r e c o p i l a d a s m á s d e 8 0 0 m a r c a s d e i m p r e s o r , d i v i d i d a s e n c u a t r o g r a n d e s g r u p o s :

M a r c a s g e o m é t r i c a s , s e e m p i e z a n a u t i l i z a r e n e l a ñ o 1 4 9 0 M a r c a s o e s c u d o s a l e g ó r i c o s o s i m b ó l i c o s M a r c a s o e s c u d o s d e a d o r n o s t i p o g r á f i c o s M a r c a s c a l i g r á f i c a s

L a p r i n c i p a l a p o r t a c i ó n d e l a t é c n i c a d e l g r a b a d o c a l c o g r á f i c o a l m u n d o d e l l i b r o a n t i g u o f u e e l f r o n t i s p i c i o , e s d e c i r , l a p á g i n a i l u s t r a d a q u e s e c o l o c a b a a l c o m i e n z o d e l l i b r o , a c t u a n d o e n o c a s i o n e s c o m o p o r t a d a , e n o t r a s c o m o c o n t r a p o r t a d a o c o m o a n t e p o r t a d a , c o n t e n i e n d o l o s d a t o s e s e n c i a l e s p a r a l a i d e n t i f i c a c i ó n d e l a o b r a . L o s p r i m e r o s f r o n t i s p i c i o s f u e r o n i n c o r p o r a d o s p o r l o s E l z e v i r a f i n a l e s d e l s i g l o X V I .

D e s d e f i n a l e s d e l s i g l o X V I h a s t a m e d i a d o s d e l X V I I p r e d o m i n a n l o s e l e m e n t o s i l u s t r a t i v o s e n l a s p o r t a d a s m e d i a n t e l o s t a b e r n á c u l o s , f r o n t i s p i c i o s o “ f r o n t i s ” , q u e o c u p a n l a t o t a l i d a d d e l a p á g i n a y d e j a n e s p a c i o s m á s o m e n o s d e s t a c a d o s p a r a l o s d a t o s .

P a r a s u e l a b o r a c i ó n s e e m p l e a b a l a t é c n i c a c a l c o g r á f i c a o d e g r a b a d o d e c o b r e , q u e p r e c i s a d e t r e s o p e r a c i o n e s : e l e s b o z o d e l d i b u j o , q u e p u e d e s e r l l e v a d o a c a b o p o r a r t i s t a s d e r e n o m b r e , c o m o R u b e n s ( s i s e c i t a l a a u t o r í a e n e l g r a b a d o s u e l e a p a r e c e r b a j o e l v e r b o “ i n v e n i t ” ) ; l a r e a l i z a c i ó n c o m p l e t a d e l d i b u j o ( “ d e l i n e a v i t ” ) y , p o r ú l t i m o , s u p a s o a l a p l a n c h a ( “ s c u l p s i t ” ) .

E n e l s i g l o X V I I f u e b a s t a n t e h a b i t u a l l a p r e s e n c i a d e u n a e s t a m p a c a l c o g r á f i c a q u e o c u p a t o d a l a p á g i n a y s e i n c o r p o r a e n l a p r o p i a p l a n c h a . L a t e m á t i c a d e l o s f r o n t i s p i c i o s e s m u y v a r i a d a : a r q u i t e c t ó n i c a , h e r á l d i c a , s i m b ó l i c a , m i t o l ó g i c a , r e t r a t o s e n m e d a l l o n e s , e t c , o c o m b i n a n v a r i o s d e l o s c i t a d o s t e m a s .

F R O N T I S P I C I O S

L A S G U A R D A S . P A P E L E S D E C O R A D O S Y O T R O S

M A T E R I A L E S

Dolores Baldo establece que podemos encontrar tres tipos de papeles decorados en las encuadernaciones de diferentes épocas: estampados (Italia, Alemania, Francia); al engrudo (de uso generalizado) y jaspeados, los más relacionados con la encuadernación.

Los papeles jaspeados o marmoleados, denominados así por su parecido con esa piedra. La técnica tradicional para su elaboración consiste en proyectar colores sobre la superficie de un baño mucilaginoso de colas vegetales. Estas sustancias vertidas quedan en suspensión y sus moléculas se reagrupan formando manchas de colores que no se mezclan entre sí.

El dibujo obtenido es el resultado de mover esas manchas de la superficie. A continuación se posa la hoja de papel sobre este baño y se imprime por contacto Se trata de realizar una transferencia de colores desde una superficie líquida a otra sólida.

En un principio las guardas se ponían en blanco, pero a finales del siglo XVII comenzaron a ponerse guardas jaspeadas, procedimiento reservado para las encuadernaciones de lujo.

En ese siglo surgieron la mayoría de los motivos más populares que conocemos (peines, piedras, espigas, etc ), aunque fue en el siglo XVIII cuando se popularizó su uso. En el siglo XIX no se crea nada nuevo y únicamente se copian y reproducen los motivos tradicionales del jaspeado.

E n E s p a ñ a h a y q u e h a b l a r d e A n t o l í n P a l o m i n o y s u s p a p e l e s j a s p e a d o s “ b a j o e l a g u a ” , t é c n i c a a l a q u e c o n f e s ó h a b e r l l e g a d o p o r a c c i d e n t e y q u e u t i l i z ó e n s u s e n c u a d e r n a c i o n e s y e n l a s d e s u s c o l e g a s c o m o E m i l i o B r u g a l l a .

O t r o s t i p o s d e g u a r d a s q u e p o d e m o s e n c o n t r a r e n l a s e n c u a d e r n a c i o n e s a r t í s t i c a s s o n l a s r e a l i z a d a s c o n m a t e r i a l e s c o m o e l m o a r é , e l r a s o , e t c . , d e p e n d i e n d o d e l g u s t o d e l a é p o c a o d e l d e s t i n a t a r i o o a u t o r d e l a e n c u a d e r n a c i ó n .

Encuadernaciones

En: BONTIER, Pedro, VERNIER, Juan Le. Historia del descubrimiento y conquista de las Canarias. Santa Cruz de Tenerife, Imprenta Isleña, 1847 Sign. 10 4 /44

En: LAFUENTE, Modesto y Valera, Juan. Historia general de España, v. X y XVIII. Barcelona, Montaner y Simón, 1888 1889 Sign. C97 3 18

En: CÁNOVAS DEL CASTILLO, Antonio (dir.). Historia general de España, v. XIII y XIV. Madrid, El Progreso, 1894 Sign. C115 2 /13 14

En: En: The ladys realm, an illustrated monthly magazine, London, Hutchinson and Co., 1896 1897 Sign. C97 3 25

En: ROUSIERS, Pablo La vida en la América del Norte Barcelona : Montaner y Simón, 1899. Sign. C115 4 /1

En: Oevres complettes D’Helvetius, T. I. París, chez Serviere, Libraire, 1795 Sign. 113 4 /1

En: MARÍN, Pascual. Impresiones del alma: poesías. Madrid, Tipografía de Manuel Ginés Hernández, 1887 Sign. Rr. 23

En: MURATORI, Luis Antonio. La pública felicidad objeto de los buenos príncipes. Madrid, Imprenta Real, 1790 Sign. Rr. 16

En: Himnario o Libro de Himnos, con canciones para utilizar en el Servicio Divino (Iglesia protestante). Berlín, 1874 Sign. C97 1 / 55

En: MUDARRA PÁRRAGA, Prudencio. Lecciones de literatura general y literatura española Sevilla : Imp de José Mª Ariza, 1881 Sign. Rr. 12

En: DÍAZ DE LAMARQUE, Antonia. Flores marchitas : baladas y leyendas. Sevilla : Imp. de Gironés y Orduña, 1877 1882.

Sign. Rr. 19

En: CHAS DE LAMOTTE, Benito. Fragmentos é improvisaciones poéticas. Madrid: Imp. y estereotipa del "El Liberal", 1884.

Sign. Rr. 18

En: VICENTE JOSÉ DE SAN MIGUEL. Manual del Orden de Hospitalidad de la Bienaventurada Virgen Maria Señora nuestra de Bethlem. Madrid, Joachin Ibarra, 1780 Sign. C40 1/44

Exlibris

En: CAIRASCO DE FIGUEROA, Bartolomé. Templo Militante triumphos de virtudes… y vidas de Santos. Valladolid, Luis Sánchez, 1602 Sign. Rr. 25

En: RICCIOLI, Giovanni Baptista, (S.I.) (1598 1671)Almagestum novum ... Bolonia, Ex typographia Haeredis Victorii Benatij, 1651 Sign. C40 2/4

En: Diario de las discusiones y actas de las Cortes. Cádiz en la Imprenta Real, 1811 Sign. C40 6/8

En: British poets. Vol. LXXIX. Chiswick, printed by C. Whittingham, 1822

Sign.C110 8/39

En: Dr. Lardner’s Cabinet Library. Memoirs of the life and reign of George the Forth. London, Logman Rees, 1831 Sign. C46 4/11

En: DÍAZ DE LAMARQUE, Antonia. Flores marchitas. Sevilla, Gironés y Orduña, 1882 Sign. Rr. 21

Frontispicios Grabados

En: Des. Erasmi Roterodami, Colloquia. Ludg.Batav. et Roterod, Ex Officina Hackiana, 1664 Sign. C40 6 / 6

En: Constitución Política de la Monarquía española: promulgada en Cádiz a 19 de marzo de 1812. Cádiz, en la Imprenta Real, año de 1812 Sign. C 46 4 /10

En: RICCIOLI, Giovanni Baptista, (S.I.) (1598 1671)Almagestum novum astronomiam veterem novamque complectens ... Bolonia, Ex typographia Haeredis Victorii Benatij, 1651 Sign. C40 2 / 4

En: GAZTAÑETA ITURRIBALZAGA, José Antonio de. Norte de la navegación hallado por el qvadrante de redvcción. Sevilla, Juan de Blas, 1692 Sign. C40 1 / 19

En: Discusión del proyecto de decreto sobre el Tribunal de la Inquisición. Cádiz, en la Imprenta Nacional, 1813 Sign. 112 6/39

En: La Biblia vulgata traducida en español…, T. I, Antiguo Testamento (el Génesis), 1807 Sign. C95 2/123

En: IRIARTE, Tomás de. Colección de obras en verso y prosa, T. I. Madrid: Imprenta de Benito Cano, 1787 Sign. 11 1 / 27

En: IRIARTE, Juan de. Obras sueltas … publicadas en obsequio de la literatura, a expensas de varios caballeros amantes del ingenio y del mérito, T. I. [s.l.]: [s.n.], 1774 Sign. 10 4 /33

En: BRIDOUX Y MAZZINI, Victorina. Lágrimas y flores, producciones literarias. Santa Cruz de Tenerife, Imprenta y Librería de Salvador Vidal, 1863 Sign. 10 4 /49

En: VIERA Y CLAVIJO, José de. Elogio de Felipe V, Rey de España. Madrid, Imprenta de Joachin Ibarra, Impresor de Cámara de S.M. y de la Real Academia, 1779 Sign. 10 3 /49 (1)

En: IRIARTE, Tomás de. La Música: poema. Madrid, Imprenta Real, 1789 Sign. 113 1/18

En: VIERA Y CLAVIJO, José de. Noticias de la historia general de las Islas Canarias, T. I. Madrid, Imprenta de Blas Román, 1772 Sign. 112 7 /7

En: ROJAS JORDÁN DE TORTOSA, Hermenegildo de. Tractatus posthumus de incompatibilitate regnorum… Lyon, Laurent Anisson, 1669 Sign. 40 7/50

En: LATINI, Latino. … Bibliotheca Sacra et Profana … Roma, Pontii Bernardon, 1677 Sign. C40 3/16

Sign 112 7 /7
En: En: Álbum de Anselmo J. Benítez. S. XIX

En: En: Álbum de Anselmo J. Benítez. S. XIX Sign. 112 7 /7

Marcas tipográficas

En: LANG, Joseph. Florilegii magni seu Polyantheae… Lugduni, Ioannis A. Huguetan y Marci Antonii Rauaud, 1659 Sign. 40 7/40

En: SAAVEDRA FAJARDO, Diego. Idea de vn príncipe político christiano … Madrid, Andrés García de la Iglesia, 1666 Sign. C40 5/13

En: LATINI, Latino. … Bibliotheca Sacra et Profana … Roma, Pontii Bernardon, 1677 Sign. C40 3/16

En: CASTILLO, Pedro A. del. Descripción histórica y geográfica de las Islas de Canaria. Santa Cruz de Tenerife, Imprenta Isleña, 1848 Sign. 10 2/41

En: COMENIUS, JOHANN AMOS. Ianua aurea… metodus Latinam, Germanican, Gallicam et Italicam. Lyon, Ex Officina Elseviriorum, 1640 Sign. Rr. 34

En: PAGNINO LUCENCI, Santo. Epitome Thesavri Linguae Sanctae… Lexicon Latino Hebraicum. Leiden (Holanda), Ex Officina Plantiniana, 1599 Sign. C40 1/9

En: SARPI, Paolo. Historia del Concilio Tridentino. Ginebra, Pietro Avberto, 1629 Sign. C40 4 /13

En: Recopilación de leyes de los Reynos de Indias, T.II. Madrid, por Antonio Pérez Soto, Año de 1774 Sign. C41 7/1

En: CAIRASCO DE FIGUEROA, Bartolomé. Templo militante, Flos Sanctorvm, y Triunphos de sus virtvdes. Lisboa, Pedro Crasbeeck, 1613 Sign. Rr.1

En: ROJAS JORDÁN DE TORTOSA, Hermenegildo de. Tractatus posthumus de incompatibilitate regnorum… Lyon, Laurent Anisson, 1669 Sign. 40 7/50

En: Biblia Sacra Vulgatae... Venecia, Nicolás Pezzana, 1742 Sign. C40 7/23

Guardas

En: GUILLE, N. Giulio Cesare: tragedia lírica. Barcelona, Tipografía di Fedele Giró, 1883 Sign. Rr.22

En: Oevres complettes D’Helvetius, T. I. París, chez Serviere, Libraire, 1795 Sign. C113 4/1

En: DÍAZ DE LAMARQUE, Antonia. Flores marchitas. Sevilla, Gironés y Orduña, 1882 Sign. Rr.19

En: BASTARD, George. Lucienne. Paris : E. Dentu, editeur, 1883 Sign. Rr.19

Incipit

En: Sermones Sancti Augustini ad heremitas. Venecia, por Petrum Bergomenses de Quarengüs, 1505 (posincunable

Sig. Rr. 26

Bibliografía

El libro antiguo español (Actas del II Coloquio Internacional). Madrid, Ediciones de la Universidad de Salamanca, Biblioteca Nacional de España y Sociedad Española de Historia del Libro, 1992

El libro como objeto de arte (Actas del Congreso, Cádiz, 2004). Cádiz, Ayuntamiento, 2004

GALVÁN, José. El libro es la creación más completa del género humano. En: Diario de Cádiz , 23 de abril de 2023 [consulta en línea]

MOYANO ANDRÉS, Isabel. El libro antiguo: características, problemas de identificación y descripción. Curso organizado por SEDIC, mayo 2021 [consulta en línea]

PEDRAZA, Manuel J., CLEMENTE, Yolanda y REYES, Fermín de los. El libro antiguo. Editorial Síntesis, 2003

CARRETE PARRONDO, Juan, CHECA CREMADES, Fernando y BOZAL, Valeriano. El grabado en España: siglos XV al XVIII. En: Summa Artis, historia general del libro Espasa Calpe, 1987

VINDEL, Francisco. Escudos y marcas de impresores y libreros en España durante los siglos XV a XIX (1485 1850). Barcelona, Editorial Orbis, 1942

BIBLIOTECA MUNICIPAL S A N T A C R U Z D E T E N E R I F E 1 8 8 8 2 0 2 2