Issuu on Google+

1


Capítulo I SKIPER “EL SALVADOR” HBS

Hace mucho, mucho tiempo, en el bosque encantado vivían animales como conejos, mariposas, lobos, ciervos, elefantes y osos. Todos ellos estaban tristes porque venían cazadores que les mataban para comérselos y vender su piel. Un día apareció un gran león que había parado a descansar de su largo viaje por la selva y cuando los animales le vieron sintieron miedo porque pensaban que se los podía comer.

¡Pero estaban equivocados! El león que se llamaba, Skiper, en realidad se encargaba de proteger a todos los animales de los malvados cazadores. Cuando descubrieron que era un buen león se sintieron tranquilos.

El león organizó una asamblea para reunirlos a todos y decidir cómo iban a defenderse de los cazadores, se formó una pandilla que eran los encargados de ayudar a Skiper, estaba formada por Sandro, el conejo, Pinki, el elefante y Valentín el tigre .

2


Ramiro era el peor de todos los hombres. Desde muy pequeño su papá le había enseñado a matar a los animales y es por ello que todos le trataban como a un jefe.

Una noche Ramiro se adentró en el bosque y fue atacado por una manada de tigres, pero gracias a Valentín no le pasó nada. Valentín decidió ayudar a Ramiro porque quería que se diese cuenta de que los animales son buenos y no hay que matarlos ni cazarlos porque si no, se acabarían extinguiendo. Una vez que le salvó, le llevó a su cueva para explicarle cómo era su vida en la selva. Le enseñó momentos divertidos como cuando jugaban entre todos, cuando se bañaban en el río,… entonces Ramiro se convenció de que no tenía que matar a los tigres porque tenían una vida muy divertida.

3


Capítulo II LEONES Y CAZADORES HBS

Los animales del bosque pensaron que Ramiro se había convencido de que no tenía que matar a ningún animal, pero estaban en un error. Una noche Ramiro fue al bosque e intentó cazar de nuevo a otro león. Consiguió capturarlo, pero al final lo soltó porque recordó lo que había aprendido con Valentín el día anterior. Un día estaba Skiper vigilando el bosque y se encontró a Ramiro y le arañó la cara. Entonces Ramiro se fue corriendo y les dijo a sus compañeros : - ¡ El león me ha arañado la cara ! - y les enseñó la herida que tenía. Sus compañeros cazadores, muy enfadados, decidieron ir a buscar a Skiper y cazarle como venganza por haber arañado a su amigo. Se montaron en sus furgonetas y fueron al bosque pero en un principio no encontraron a Skiper. Lo que menos se imaginaban era que él estaba vigilándoles por detrás y que les iba a atacar por sorpresa.

4


Capítulo III El CASTILLO ENCANTADO HBS

Cuando iba a comenzar el ataque, Skiper pisó una rama. Ese sonido alertó a los cazadores y se dieron la vuelta, pero como Skiper era muy listo, rugió para que sus amigos, los animales, acudiesen en su ayuda. En ese momento empezó una tormenta y los animales no pudieron oír su rugido por el ruido de la lluvia, de los truenos y de los relámpagos. Un cazador disparó pero Skiper saltó y cayó a un hoyo. Skiper intentó salir del hoyo escalando con sus garras pero todo el rato se resbalaba. En una de sus caídas, golpeó tan fuerte la pared del hoyo que se abrió una puerta a un pasadizo. Al ver el pasadizo, Skiper entró con valentía y con cuidado para ver dónde llegaba. Estuvo andando horas y horas hasta que vio una puerta misteriosa, la abrió y apareció en un castillo encantado. En el castillo se encontró con un cazador que era el padre de Ramiro, y que se llamaba Ramón. Skiper le dijo a Ramón que no le iba a hacer nada, que se había perdido y que estaba buscando a sus amigos. Ramón le dijo que le ayudaría a buscar a sus amigos pero que para eso tendría que pasar tres pruebas. Al final de la última prueba le diría donde estaban. 5


Capítulo IV LAS TRES PRUEBAS HBS

La primera prueba era la prueba de la Miel. Ramón le presentaría a sus tres hijas y Skiper tenía que adivinar cuál de las tres había tomado miel por la mañana. Llegó el día de la prueba y Ramón llevó a Skiper a la sala de armas del castillo. Allí estaban sus tres hijas. Al verlas, Skiper supo rápidamente quién había tomado la miel y le dijo a Ramón: - ha sido la mediana porque no se ha lavado las manos y tiene un papel pegado a sus dedos con miel-. Skiper le pidió a la hermana mediana el papel y allí estaba escrita la segunda prueba: “Tendrás que bajar a las bodegas del castillo y allí encontrarás una puerta que te llevará a un

laberinto”. Skiper bajó pero la puerta estaba cerrada. Para abrir la puerta tenía que adivinar un acertijo que decía: “El que lo hace lo vende, el que lo compra no lo utiliza, y el que lo utiliza no lo ve” ¿Qué es?. Skiper estuvo pensando muchísimo tiempo y al final dijo: -¡ya lo tengo!… ¡¡¡ el ataúd!!!Entonces se abrió la puerta y Skiper pasó sigilosamente al laberinto. Durante su camino por el laberinto tuvo muchísimas dificultades: flechas envenenadas, arañas enormes, un minotauro enorme, enredaderas vivientes que le querían atrapar, arenas movedizas…Pero Skiper consiguió superar todas ellas. Cuando llegó al final del laberinto, Ramón le estaba esperando, y le dijo:

6


- has luchado como un valiente, y como he visto que eres un león bueno te perdono la tercera prueba y te llevo con tus amigos-. Ramón y Skiper se fueron al bosque y allí estaban todos los amigos de Skiper. El león les contó lo que había pasado y cómo Ramón le había perdonado la tercera prueba y se habían hecho amigos.

Cuando Ramiro vio que su padre era amigo de Skiper, dejó de cazar y habló con los cazadores para decirles que era mejor ser amigo de los animales que enemigos.

7


8


Capítulo I DIVO Y SU AMIGO FUEGUETÍN HBS

Erase una vez un dragón muy gracioso y divertido. Comía mucho y volaba muy rápido. Vivía en una cueva. Se llamaba Divo y tenía un amigo que se llamaba Fueguetín. Un día se encontró con el hada de los dragones, que le dijo que muy pronto comenzaría una batalla en una pista de hielo. – Tened cuidado, los indios intentarán cazaros – dijo el hada.

Divo y Fueguetín llamaron a todos sus amigos los dragones para combatir. De repente se les ocurrió una idea y planearon una trampa: llenarían toda la pista de aceite para que los indios se resbalaran. Cuando los indios llegaron a la pista de hielo se cayeron y los dragones empezaron a reír.

Los indios estaban arrepentidos y querían hacer las paces. Los dragones les perdonaron y

se

fueron todos juntos a una fiesta. Cada indio se subió en un dragón y fueron volando. Cuando llegaron a la fiesta se comieron un cerdo a la barbacoa.

9


De repente todos empezaron a toser y a estornudar. TenĂ­an muchos mocos, se sentĂ­an mal y no tenĂ­an ganas de hacer nada.

10


Capítulo II EL ENGAÑO DE LOS INDIOS HBS

Los indios y los dragones habían comido demasiado cerdo a la barbacoa, y les había sentado mal, los dragones salieron corriendo al “médico dragón” llamado Risitas, quien tuvo que ponerles una inyección en el culete.

Los indios, sin que se enteraran los dragones, les habían puesto veneno en el cerdo y ellos habían fingido estar enfermos, de esta manera podrían vencer a los dragones. Aprovechando que estaban en el médico, les robaron todo su oro, que tenían guardado en la cueva.

Pero Divo y Fueguetín se dieron cuenta de lo que había sucedido, y juntos fueron a visitar al hada. Esta les contó que los indios les habían engañado y que si querían recuperar el oro, deberían comenzar un largo viaje a través del gran bosque encantado HBS.

11


Divo y Fueguetín, sin miedo alguno, se adentraron en el HBS, donde tendrían que pasar cuatro pruebas de valor y fuerza, si querían recuperar el oro de los dragones.

12


Capítulo III LA PRUEBA DE LECTURA HBS

Cuando los dragones llegaron se encontraron a un gnomo en el bosque HBS. El gnomo les explicó qué tenían que hacer para recuperar su oro. Tendrían que pasar cuatro pruebas. La primera prueba que les explicó el gnomo fue la “prueba de lectura”. Esta prueba consistía en que debían ordenar las letras de una frase y conseguirían la pista para poder continuar.

El libro debían buscarlo bajo tierra y después de una hora buscando sin parar, consiguieron encontrar el escondite del libro. Lo abrieron y descubrieron una puerta mágica para entrar en el mundo de las letras.

Dudaron de si era una trampa que les habían puesto los indios, pero al final, después de mucho pensar, decidieron entrar. Al principio tuvieron miedo, pero fueron valientes y empezaron a buscar las letras para formar la frase. La primera letra que encontraron fue la V (de vaca), después encontraron la C (de conejo). Siguieron buscando y encontraron la O (de oso) y al lado de la O estaba la A (de avión).

13


Los dragones dejaron de buscar porque pensaron que ya tenían todas las letras, pero después de juntarlas de todas las formas posibles, se dieron cuenta de que aún les faltaban más. De repente Divo empezó a unir las letras y dijo - ¡ya lo tengo: vocabulario! - Y pasaron a la siguiente prueba, en la que tendrían que hacer una carrera de relevos por el aire rompiendo ladrillos.

En unos instantes apareció el gnomo y les dijo: - como habéis hecho dos pruebas muy bien, con estos polvos mágicos que os entrego las multiplicaréis por dos- . Entonces preguntó a Fueguetín – ¿Cuánto es dos por dos? - Cuatro – gritó el dragón. Muy bien - respondió el gnomoahora os llevaré hasta la cueva, pero tened cuidado porque es muy peligroso.

14


Capítulo IV LA CUEVA MISTERIOSA HBS

Cuando entraron en la cueva se encontraron con un ogro enorme, que estaba protegiendo la cueva. De repente, Divo vio a lo lejos una planta de formas. Se acercaron con un poco de miedo y detrás de la planta encontraron un cartel que ponía: “Instrucciones de la planta de forma: 1º) Pide por favor en qué quieres que se convierta la planta. 2º) El hechizo sólo durara una hora”. En ese mismo instante Fueguetín le pidió a la planta que se convirtieran en Ogra. Los dragones se escondieron en una roca y la Ogra invitó al Ogro a dar un paseo por el bosque HBS.

En el momento más victorioso, cuando Divo estaba cogiendo el oro, los indios le vieron y le capturaron.

15


FueguetĂ­n, que estaba muy asustado, hizo su llamada especial para llamar a todos los dragones. CogiĂł unas ramas del bosque e hizo fuego con ellas. Cuando sus compaĂąeros recibieron la llamada, fueron volando a ayudarles.

16


Capítulo V EL ACUERDO DE PAZ HBS

Los indios se dieron cuenta de que los dragones se estaban llevando el oro y los dragones al ver que no tenían escapatoria les retaron a un duelo gritando: - hagamos una carrera y a ver quien llega al otro lado del arco iris- . Entonces llegó el gnomo del arco iris y les explicó las normas: 1º) cada uno podía hacer 5 hechizos (para lo que les dio una bolsa con 5 caramelos mágicos), 2º) los dragones no podían volar, 3º) se podían utilizar flechas y fuego. A lo largo de la carrera tendrían que pasar distintas actividades matemáticas, de velocidad, de fuerza, de puntería y de equilibrio. Y la carrera comenzó. En primer lugar, tras la prueba matemática, los dragones iban tomando ventaja. Mientras los indios se preparaban para la siguiente actividad se encontraron con unos leopardos y se montaron en ellos, así ganaron la prueba de velocidad.

Para la actividad de fuerza los dos equipos usaron un caramelo mágico, se hicieron más fuertes y ambos ganaron la prueba. En la prueba de puntería los indios lanzaron una flecha e hirieron justamente a Divo en el ala y Fueguetín usó un caramelo para curarle. Divo orgulloso de Fueguetín se esforzó para ganar la prueba de puntería, pero a pesar de su gran esfuerzo, los indios ganaron la prueba.

17


Entonces llegó la prueba de equilibrio, consistía en pasar por una cuerda muy fina a la pata coja y con los ojos vendados. Mientras los indios iban en trenecito, se resbalaron con un plátano que habían comido los dragones y se cayeron. Entonces los dragones al ver que los indios se caían decidieron salvarles, aunque sabían que perderían el reto. Los dragones estaban muy apenados, pero contentos por haberles salvado. Y en ese momento llegó el gnomo y dijo:

“Por vuestra valentía ganáis el reto del día y os quedáis con el oro que os correspondía” Mientras los dragones se iban satisfechos, los indios les felicitaron por el éxito y les dieron la mano. Como estaban muy contentos por haber ganado se pusieron a dar saltos de camino a casa, se les cayeron muchas monedas al salir del arco iris, intentaron recogerlas pero era imposible. Por eso se dice que hay oro al final del arco iris.

18


Cuento viajero