Issuu on Google+


Índice Dossier: El poder ciudadano • Poder ciudadano en el noveno número de Blogger Cubano, 4 • El Proyecto Varela / Cuba, 5 Colaboradores: • Falun Gong / China, 10 Carlos Alberto Montaner • Free Pussy Riot / Rusia, 13 José Lorenzo Fuentes • Mujeres al Volante / Arabia Alexis Romay Saudita, 17 Diseño Gráfico: • Ni Putes Ni Soumises / Alexandria Library Francia, 20 • Salvemos Togo: Mujeres en Portada huelga marital / Togo, 23 Las Pussy Riot en la • Cubrir la noche: Kony 2012 / Plaza Roja de Moscú Estados Unidos, 25 Coordinación en • No más FARC / Colombia, 27 La Habana: • El Movimiento Estudiantil Héctor Maseda Venezolano / Venezuela, 30 Pedro Luis García • YoSoy132 / México, 33 • Addiopizzo / Italia, 35 Online Contamos con la opinión de • El misterio del secuestro de nuestros lectores. Envíanos tus preguntas, comentarios o Internet en Cuba, 38 sugerencias a: La polémica bloggercubano@gmail.com http://bloggercubano.blogspot.com • Anatomía de un intento de asesinato de mi reputación / Carlos Alberto Montaner, 41 • El arte de las fugas / Alexis Romay, 53 Ficciones • Gato entrometido / José Lorenzo Fuentes, 58

Redacción: Armando Añel Idabell Rosales

1


2


Dossier: El poder ciudadano

3


Poder ciudadano en el noveno número de Blogger Cubano La reciente muerte de Oswaldo Payá Sardiñas, uno de los opositores cubanos de mayor proyección nacional e internacional ―Premio Sajarov 2002 del Parlamento Europeo y principal promotor del célebre Proyecto Varela―, ha significado un duro golpe para la sociedad civil cubana, la oposición y en general todos los hombres y mujeres que dentro y fuera de Cuba apuestan por un futuro de libertad y verdadera independencia para la Isla. En este contexto, Blogger Cubano quiere homenajear al fallecido líder del Movimiento Cristiano Liberación con una aproximación a su proyecto más conocido y determinante, el ya mencionado Varela. El Proyecto Varela, que durante los primeros años de la pasada década puso en jaque a los hermanos Castro, al punto de obligarlos a alterar su propia Constitución y movilizar a cientos de miles de personas a lo largo y ancho de la Isla, probablemente ha sido el movimiento independiente de más calado dentro de Cuba tras la institucionalización del totalitarismo. Se fundamentaba sobre todo en la capacidad de la ciudadanía para hacerse sentir en reclamo de sus derechos, y logró reunir decenas de miles de firmas en base al artículo 88 (g) de la Constitución de 1976, que supuestamente permitía a los cubanos proponer leyes si más de 10.000 electores registrados se pronunciaban por escrito. Por extensión, y también como forma de homenajear a Payá, el Dossier de este noveno número constituye un recuento de aquellos movimientos contemporáneos que de una forma u otra han enfrentado la injusticia y la opresión en varios países y continentes, poniendo en muchas ocasiones contra la pared al régimen establecido. No se trata, claro está, de una guía exhaustiva o una compilación con pretensiones antológicas, sino más bien de una ojeada a los diversos escenarios del poder ciudadano, determinante en este siglo XXI de la revolución de Internet y los grandes movimientos civiles.

4


El Proyecto Varela / Cuba Entre los proyectos y movimientos protagonizados por la oposición pacífica al totalitarismo implantado en Cuba, sin duda el Proyecto Varela destaca por su alcance, dinamismo y popularidad. Fue un proyecto de ley ideado y dirigido por el opositor Oswaldo Payá, líder del Movimiento Cristiano Liberación (http://www.oswaldopaya.org/es/)1, en la segunda mitad de la década de los noventa. Abogaba por reformas políticas a favor de mayores libertades individuales en la Isla, y se sustentaba en el artículo 88 (g) de la Constitución de 1976 (oficialista), que supuestamente permitía a los ciudadanos proponer leyes si más de 10.000 electores registrados presentaban sus firmas a favor. El nombre del proyecto tomó el apellido del padre Félix Varela, un líder religioso de principios del siglo XIX, maestro, escritor, filósofo y político considerado uno de los forjadores de la nación cubana. “Entre 1996 y 1997, redacté el Proyecto Varela, que el Movimiento Cristiano Liberación adoptó como propio”, declaró el propio Payá a la revista mexicana Letras Libres en 2002. “Se basa en un derecho establecido en la Constitución vigente, según el cual los ciudadanos pueden proponer cambios en el orden jurídico, y así se propone que, mediante la consulta popular, el pueblo decida sobre la realización de los cambios y el alcance de los mismos. Este referéndum no es sobre un sistema político, sino sobre algo más primario, los derechos fundamentales, que ni la ley ni la práctica respetan en Cuba. El pueblo decidiría si la ley debe cambiar para que se garanticen esos derechos”. El hecho de que en 2002 Payá presentara personalmente 11.020 firmas ante la llamada “Asamblea Nacional del Poder Popular” cubana, y en 2004 otras 14.000, constituyó una demos1. El Movimiento Cristiano Liberación (MCL), fundado en 1988 por Oswaldo Payá, es una organización de la oposición pacífica con fuerte presencia de católicos seculares, enfocada en defender y proyectar los derechos civiles de los cubanos “a través del marco legal existente y la participación inclusiva”. Sus estatutos apuestan por una “solución pacífica” del diferendo cubano “determinada por el pueblo”. 23 de los 75 disidentes detenidos y encarcelados durante la llamada “Primavera Negra de Cuba”, en 2003, pertenecían al MCL.

5


tración inédita de la oposición pacífica y una prueba de su contacto e interacción con el pueblo, con el ciudadano de a pie. En esas miles de firmas recogidas casa por casa, pueblo por pueblo, venciendo las reticencias de una sociedad atemorizada por el poder totalitario e interponiendo la conciencia del poder ciudadano, radica la trascendencia del Proyecto Varela y el temor que inspiró a los hermanos Castro, al punto de obligarlos a movilizar al régimen y alterar su propia Constitución. “Lo justo es darle la voz al pueblo, a todos los cubanos, pero para que sea a todos tiene que ser mediante la garantía de los derechos civiles y políticos”, apuntaría Payá en junio de 2012, poco antes de morir. En este sentido, el Proyecto Varela pretendía abrir cauces de participación dirigidos, en última instancia, a garantizar esos derechos. Las reformas Las reformas legislativas propuestas por el Proyecto Varela se centraban fundamentalmente en cinco puntos: • Los derechos a la libre expresión y a la libre asociación que garantizarían el pluralismo, abriendo la sociedad cubana al debate político y facilitando una democracia más participativa. • La amnistía de todos aquellos encarcelados por motivos políticos entendida como paso imprescindible para la reconciliación de los cubanos. • El derecho de los cubanos a formar empresas tanto de propiedad individual como cooperativa, armonizando esta participación ciudadana en la economía con la orientación social de la empresa, el respeto al consumidor y los derechos de los trabajadores. • Una nueva ley electoral, que modificara la nominación de los candidatos y el propio sistema de elección de los mismos. La propuesta promovía que los candidatos a delegados a la Asamblea Municipal, los candidatos a delegados a la Asamblea Provincial y los candidatos a Diputados a la Asamblea Nacional fueran propuestos y escogidos directamente por los electores de su circunscripción, pudiendo existir varios candidatos para cada uno de los cargos, y 6


proponía el establecimiento de una serie de garantías para que los candidatos pudieran realizar su campaña electoral. Miradas a un Proyecto “El Proyecto Varela tiene dos dimensiones fundamentales: Podemos hablar primero de una dimensión técnica, que implica una petición ciudadana apoyada en la Constitución donde se piden cambios en las leyes para garantizar derechos que no tienen leyes complementarias o que simplemente no se respetan por las leyes vigentes. EL Proyecto Varela pide derechos que pertenecen al ser humano y que no podemos practicar en Cuba, es decir, pide derechos reconocidos universalmente. Y además, pone en manos del pueblo la decisión de la consulta popular como un ejercicio en un momento de crisis y ante una necesidad vital de cambios para Cuba. También el Proyecto Varela tiene una segunda dimensión liberadora. Y esto es un paso que debe dar cada cubano venciendo el miedo, el escepticismo, participando como protagonista del cambio y luchando contra todo ese ambiente que oprime y que trata de impedir que el ciudadano tenga este gesto liberador” (Oswaldo Payá entrevistado por Alberto Muller en el Diario las Américas, 4 de junio de 2002). “El más insignificante de los disidentes cubanos vio pasar por sus manos una planilla, una copia o resumen de la gama de estrategias que Payá quiso hacer sintonizar para que Cuba fuera diferente. Amén de virtudes, defectos y contradicciones, ahí estaba su grandeza. El régimen cubano tuvo que mover, en un acto de acrobacia para la obediencia, al pueblo para enmendar aquellos artículos que daban un resquicio de libertad y que eran letra muerta en la Constitución hasta que a Oswaldo Payá le dio por agarrarse a ellos. El Proyecto Varela fue una palanca que movió al país” (Luis Felipe Rojas, http://cruzarlasalambradas.wordpress.com/2012/07/23/oswaldo-paya-elacto-de-servir/). “Es grato ver que los artículos 63 y 88 de la Constitución cubana facultan a los ciudadanos para presentar una petición ante la Asamblea Nacional para autorizar un referéndum que cambie las leyes si 10.000 o más ciudadanos la firman. He sido 7


informado que tal esfuerzo, conocido bajo el nombre del Proyecto Varela, ha logrado suficientes firmas y ha presentado una petición de esta naturaleza ante la Asamblea Nacional. Cuando los cubanos ejerzan este derecho para pacíficamente cambiar sus leyes mediante un voto directo, el mundo verá cómo son los cubanos, y no los extranjeros, quienes decidirán el futuro de este país” (expresidente Jimmy Carter, discurso en la Universidad de La Habana en 2002. http://www.cartercenter.org/ news/documents/doc517.html?printerFriendly=true). “Venga el Varela, porque como ninguna otra iniciativa de la oposición, sí ha ayudado a darle el reconocimiento internacional que nuestro movimiento democrático interno necesitaba. Venga el Varela, porque sí ha obligado al régimen a hacer costosas maniobras políticas que lo único que han servido es para acentuar su aislamiento y desacreditarle aún más ante el mundo y el pueblo. Venga el Varela, porque con las miles de firmas que ha recaudado está convirtiendo a los cubanos de la Isla en protagonistas de su historia. Venga el Varela, porque con la oportunidad que nos ofrece de respaldarlo, difundirlo y representarlo en el ámbito internacional también convierte a los desterrados, no importa su ideología, en protagonistas de los cambios necesarios de la Patria” (Carlos Manuel Estefanía en Cuba Nuestra, http://www.angelfire.com/tn/tiempos/mundo/texto48.html ). “La disidencia cubana ha decidido desafiar al gobierno de Raúl Castro impulsando el Proyecto Varela, una iniciativa popular para lograr un referéndum que conduzca a la democratización. El plan, que le valió a su promotor, Oswaldo Payá, el Premio Sajarov del Parlamento Europeo en 2002, sigue al pie de la letra la ley cubana, que exige 10.000 firmas para solicitar a la Asamblea Nacional del Poder Popular la convocatoria de un referéndum. Sin embargo, la respuesta del régimen a las 25.000 firmas presentadas por Payá para pedir una consulta sobre libertades políticas y económicas fue contundente: la oleada represiva en la Primavera Negra llevó a la cárcel a 75 disidentes, entre ellos 42 coordinadores del Proyecto Varela” (Maite Rico en El País, http://elpais.com/diario/2008/10/25/internacional/1224885611_850215.html ). 8


“Inteligente como pocos, y sustentado en la tenacidad de cientos de voluntariosos activistas, el Proyecto Varela logró colarse por los intersticios de la “legalidad” castrista, dándole la vuelta a la tortilla de su Constitución. En respuesta, el régimen movilizó en bloque a cientos de miles de cubanos durante un número indeterminado de días, con las consecuentes pérdidas para una economía al borde del colapso, tachó de “irrevocable” al socialismo y apeló a mecanismos de distracción y envilecimiento para trasladar hacia afuera un problema de adentro (algo conceptualmente grotesco habida cuenta del nacionalismo –artificial– del que siempre se ha servido el castrismo), identificando a la iniciativa con una maniobra imperial” (Armando Añel en Neo Club Press, http://neoclubpress.com/opinion/articulos/3807de-oswaldo-payc3a1-y-el-proyecto-varela.html).

9


Falun Gong / China El 20 de julio de 1999 el Partido Comunista de China, con Jiang Zemin a la cabeza, ordenó la persecución de decenas de millones de ciudadanos chinos. De la noche a la mañana a estas personas se les prohibía practicar su fe, tener libros relativos a ella o protestar contra la prohibición. Pero, ¿por qué estos individuos se habían convertido repentinamente en víctimas del poder totalitario si no pertenecían a la oposición organizada? Sencillamente por ser miembros del movimiento Falun Gong (http://es.falundafa.org/), cuya práctica de ejercicios basada en una tradición milenaria china para mejorar la salud y los valores personales, con los principios de Verdad, Benevolencia y Tolerancia como norte, chocaba frontalmente con el colectivismo excluyente y la doble moral que caracterizan a los sistemas comunistas. Grupos de derechos humanos han informado consistentemente que los practicantes de Falun Gong en China se encuentran sometidos a una amplia gama de abusos civiles, incluso la tortura; se cree que cientos de miles han sido encarcelados extrajudicialmente y los practicantes detenidos son sometidos a trabajos forzados, abuso psiquiátrico y otros métodos coercitivos de “lavado de cerebro”. Dictadura vs espiritualidad El movimiento Falun Gong (en español “Práctica de la Rueda de la Ley”), también llamado Falun Dafa, no es una religión propiamente, sino una práctica espiritual introducida en China en 1992 por Li Hongzhi, un ex guardia de seguridad chino que posteriormente se radicó en Nueva York. Combina la práctica de la meditación y ejercicios con filosofía moral con influencias del budismo y el taoísmo. El concepto de “práctica de cultivación” en Falun Gong hace referencia a la elevación del “xinxing” del practicante (corazón/ naturaleza del pensamiento) a través del abandono de los apegos y la asimilación de uno mismo con la “Verdad-CompasiónTolerancia”, además de la práctica de cinco ejercicios meditativos. La elevación del xinxing (la naturaleza de la mente o el 10


corazón, carácter moral) implica renunciar a los apegos terrenales que impiden el “despertar”. Los apegos serían: celos, competitividad, fama, ostentación, avaricia, ira, lujuria, etcétera. Los libros y materiales demostrativos de ejercicios que utiliza Falun Gong se pueden obtener o descargar sin coste alguno en Internet (http://es.falundafa.org/falun-dafa-books.html), y la enseñanza de los ejercicios se realiza a través de voluntarios de forma totalmente gratuita en más de 114 países. Falun Gong no implica membrecía formal y disfrutó inicialmente del apoyo de la burocracia china, pero a finales de los años 90 su popularidad atemorizó al Partido Comunista, quien consideró que su tamaño, su independencia del Estado y sus enseñanzas espirituales podían suponer un peligro para el poder. La capacidad de movilización de Falun Gong El 25 de abril de 1999, el movimiento congregó a decenas de miles de personas en Pekín para pedir a los jerarcas del régimen chino que se les reconociera legalmente, en lo que fue la segunda movilización civil más importante de la ciudad después de la de Tiananmen en 1989. La movilización superó las 10.000 personas, según varios estimados, y transcurrió de manera estrictamente pacifica y sincronizada, como es costumbre en este movimiento espiritual. Era demasiado para los comunistas, que se dieron a la tarea de demoler Falun Gong. Tres meses después de la manifestación, el dictador Jiang Zemin prohibió el movimiento oficialmente alegando que se trataba de una secta nociva para el Estado y la sociedad. El efecto movilizador del movimiento se extiende por varios países y suele expresarse de diversos modos, fundiéndose con otros movimientos cívicos o en solitario. Por ejemplo, Falun Gong fue uno de los colectivos presentes en la gran protesta a propósito de la cumbre de la OMC en Seattle (noviembre-diciembre de 1999). Anualmente, Washington DC es uno de los sitios escogidos por los seguidores del movimiento, alrededor del 20 de julio ― fecha oficial de la prohibición en China―, para movilizarse en defensa de sus derechos. Las movilizaciones en la capital de Estados Unidos y otras ciudades del mundo tienen un carácter mar11


cadamente informativo: los manifestantes distribuyen impresos, dictan conferencias o exhiben cortometrajes sobre la represión contra Falun Dafa. Las manifestaciones incluyen también desfiles y veladas culturales de denuncia a la luz de las velas. En febrero de 2005 más de mil seguidores de Falun Gong de diversos países asistieron a la movilización “Hacer frente a la violencia y al odio con benevolencia”, en la plaza Unión Square de San Francisco. En Nueva York, el movimiento ha celebrado exposiciones “anti-tortura” como modo de concientizar a la ciudadanía. Así, el asesinato o tortura de uno de sus miembros por el régimen chino es otro de los motivos que usualmente impulsa las movilizaciones de Falun Gong, que convierten el obstáculo de la represión directa en un reto de crecimiento. Es el caso de la joven contable Gao Rongrong, torturada hasta su muerte el 16 de junio de 2005. A raíz de la tragedia, las movilizaciones de denuncia recorrieron el mundo. En lugares tan distantes como Oslo (Noruega), Queensland (Australia) o Pingdong (Taiwán) tuvieron lugar movilizaciones de protesta en recuerdo de la mujer asesinada, básicamente frente a la embajada china. La capacidad de movilización de Falun Gong es una de las señales más visibles de que el movimiento sobrevive y continúa demostrando que los principios de Verdad, Benevolencia y Tolerancia son mucho más atractivos para la emergente sociedad civil china que las retóricas directrices del Partido Comunista, sostenidas por la represión.

12


Free Pussy Riot / Rusia El 21 de febrero de este año 2012, cinco jóvenes mujeres con pasamontañas y vestidos coloridos acudieron a la catedral de Cristo el Salvador, en Moscú, para interpretar la canción protesta “Virgen María, sálvanos de Putin”. Eran miembros del grupo punk feminista Pussy Riot y el espectáculo duró apenas 30 segundos, el tiempo que el personal relacionado con el templo demoró en despejar el sitio. Sin embargo, un vídeo posterior del grupo fue distribuido en Internet. La canción pedía a la Virgen María que se volviera feminista y desterrara a Vladimir Putin. También criticaba la dedicación y el apoyo dados por algunos representantes de la iglesia ortodoxa rusa al autoritario gobernante. Tres de las mujeres, Nadezhda Tolokonnikova, de 23 años, María Alekhina, de 24 años, y Ekaterina Samutsevich, de 29 años ―dos de ellas tienen niños pequeños―, fueron detenidas en marzo y encarceladas, acusadas de “vandalismo por odio religioso”. El acta de acusación refería que las jóvenes actuaron de forma organizada y premeditada e infligieron “grandes sufrimientos” a los creyentes del lugar: hablaba de “blasfemia”, “sacrilegio” y “ataque al carácter sacramental del secreto eclesiástico”, términos que, no obstante, no están tipificados en el código penal de la Federación Rusa, oficialmente un Estado laico. De nada valieron las denuncias internacionales, de Amnistía internacional y otros grupos de derechos humanos. En agosto, la jueza Marina Syrova halló culpables a las tres integrantes del grupo, que fueron condenadas a dos años de prisión cada una. Y es que desde su fundación, en 2011, Pussy Riot ha realizado actuaciones en lugares públicos como el metro de Moscú y la Plaza Roja contra la represión de la libertad de expresión y reunión en Rusia, la falta de transparencia de los procesos políticos y la atribución de falsos delitos a los activistas opositores. Nace un movimiento En julio pasado, ya cerca de 200 prominentes figuras de las artes y la cultura rusa habían firmado una carta expresando su indignación ante el atropello a Pussy Riot, y 42,000 personas 13


más añadieron sus rúbricas. Amnistía Internacional calificó la condena como “un golpe amargo contra la libertad de expresión”, y Human Rights Watch afirmó que “estas mujeres nunca deberían haber sido acusadas de un delito de incitación al odio y deberían ser liberadas inmediatamente”. También numerosas figuras internacionales del espectáculo y la música pop y rock se han sumado al movimiento por la liberación de las tres jóvenes, como Paul McCartney, Madonna, Red Hot Chili Peppers, Sting, Kiss, Peter Gabriel, Faith No More o Björk. El disidente Vladímir Bukovski ha sido ocurrente a la hora de calificar estos apoyos: “Vivimos en un mundo virtual, ellas (Pussy Riot) apelaron a la Virgen y les respondió Madonna”. En carta a una de las integrantes del grupo, Ekaterina Samutsevich, Yoko Ono agradecía así la labor de Pussy Riot: “Gracias. Usted tiene razón. ¡Ha ganado! Ha ganado por todas nosotras, las mujeres de todo el mundo. El poder de cada palabra está creciendo en nosotras”. Precisamente el pasado 21 de septiembre de 2012, en Nueva York, le fue concedido al grupo punk el premio para la paz Lennon-Ono. Creado en 2002 en memoria de la militancia del exintegrante de The Beatles, el reconocimiento es otorgado cada dos años por la viuda de John Lennon a aquellas personas cuya lucha por la paz mundial resulta relevante. Yoko entregó el galardón a Pyotr Verzilov, esposo de la líder de Pussy Riot, Nadezhda Tolokonnikova. Las protestas contra la sentencia de cárcel se suceden en Internet ―principal soporte del movimiento―, y en varias ciudades del mundo. Barcelona, Paris, Copenhague, Londres, Nueva York, Colonia, México D.F. y Madrid son algunas de ellas. Los manifestantes visten pasamontañas de varios colores, similares a los que usaron las Pussy Riot cuando hicieron su protesta en la catedral moscovita. En Kiev tuvo lugar una de las demostraciones más simbólicas contra la complicidad de la Iglesia con el poder ruso, cuando una mujer desnuda, acompañada de otras tres, serruchó con una motosierra una gran cruz de madera. El movimiento de solidaridad con las mujeres condenadas (http://freepussyriot.org/) se ha expresado de diversas formas alrededor del planeta. Estas son algunas de ellas: 14


21 de agosto de 2012. Varios manifestantes ingresaron al templo de la catedral de la ciudad de Colonia, en Alemania, para manifestar su apoyo a la agrupación y exigir que sus integrantes sean liberadas con pancartas que tenían escrito “Free Pussy Riots and all prisoners” (Libertad para Pussy Riot y todos los presos). 25 agosto de 2012. La Red Feminista de Galicia improvisó una manifestación en los balcones de la Catedral de Santiago para pedir a las autoridades rusas que liberen a las tres miembros de la banda punk. En la basílica gallega, seis integrantes de la Red, ataviadas con medias de colores en la cabeza a manera de pasamontañas, desplegaron pancartas en las que podía leerse “Pussy Riot” y “Liberdade”. 4 de septiembre de 2012. El Movimiento de Liberación Homosexual (Movilh) y un grupo de mujeres protestaron antela Embajada de Rusia en Santiago de Chile en favor de la diversidad sexual y por la condena de dos años de cárcel a las integrantes de Pussy Riot. 7 de septiembre de 2012. La organización Ladyfest, la promotora Explosión Musical, la revista Una Buena Barba y la sala Siroco organizaron un concierto tributo en Madrid con las actuaciones de Fundación Robo, Las Jennys de Arroyoculebro, La Sexpeares y Gruppo Paralelo. El objetivo: recaudar fondos para liberar a las Pussy Riot. 7 de septiembre de 2012. Organizado por Amnistía Internacional, se celebró el concierto “Free Pussy Riot! Solidarity Night”, en The Black Box, Hill Street, Belfast, con la participación de las bandas Featuring Katie and the Carnival, Wyldling, Uke Belfast y Morgan MacIntyre, entre otras. Un movimiento de liberación En agosto de este año 2012, en entrevista concedida a la publicación alemana Der Spiegel, Nadezhda Tolokonnikova, definía así su visión libertaria: “Las mujeres rusas están atrapadas en algún punto entre los estereotipos occidental y eslavo. Por desgracia, Rusia está aún dominada por la imagen de siglos de la mujer como cuidadora del hogar, y de las mujeres que crían solas a sus hijos, sin 15


ayuda del hombre. Esa imagen sigue siendo cultivada por la Iglesia Ortodoxa rusa, que convierte a las mujeres en esclavas, y la ideología de Putin de una supuesta democracia soberana sopla en la misma dirección. Las dos rechazan todo lo occidental, incluyendo el feminismo. Pero Rusia, también, tiene la tradición de un movimiento de liberación femenina de estilo occidental, que Stalin aplastó. Espero que vuelva a levantarse… y que nosotras podamos ayudar a que ocurra” (http://www.spiegel. de/international/world/spiegel-interview-with-pussy-riotactivist-nadezhda-tolokonnikova-a-853546.html). Una liberación que también atañe a la sociedad en su conjunto, como bien saben las Pussy Riot y refleja este fragmento de uno de los poemas de María Alekhina ―otra de las integrantes del grupo condenada a tres años de prisión― publicado en The Huffington Post: Si opta por hacer el bien, si decide ayudar pase lo que pase, / sepa esto: Usted ha perdido toda seguridad. Pero ello no significa que usted no tenga que hacerlo. Es importante recordar qué somos. Es importante saber que tu conciencia es lo que importa. Es importante seguir nuestra conciencia. Es importante no sólo cambiar las cosas, sino saber / que usted las está cambiando... http://www.huffingtonpost.com/2012/09/26/pussy-riotpoems-a-punk-prayer-yoko_n_1917820.html

16


Mujeres al Volante / Arabia Saudita La detención en mayo de 2011 de la joven de 32 años Manal Al Sharif, por violar la prohibición de conducir impuesta a las mujeres en Arabia Saudita, constituyó la chispa que encendió el movimiento “Mujeres al Volante” (Women2Drive en inglés), una campaña iniciada en Facebook (http://www.facebook. com/Women2Drive) que invita a las saudíes a ponerse al timón de sus vehículos, incluso de sus propias vidas. Existía, sin embargo, un precedente. El 6 de noviembre de 1990 alrededor de 30 mujeres sauditas, enfundadas en sus acostumbrados mantos negros (abayas) y con sus rostros cubiertos por los tradicionales niqabs, condujeron desafiantes sus vehículos por las calles de Riad, capital del reino. La acción desató un movimiento de reacción fundamentalista, y un clérigo local emitió prontamente una fetua (edicto islámico) tachando de “haram” (prohibido en el sentido religioso) que las mujeres pudieran manejar. Cabe recordar que Arabia Saudita no se rige por una Constitución o leyes escritas, sino por el Corán y la Sunna (la tradición islámica). La campaña Mujeres al Volantes es una campaña pacífica en la cual las mujeres se graban conduciendo y hacen públicas las imágenes en Internet. “Si nos detenemos las autoridades no harán nunca nada por legalizar nuestros derechos”, ha señalado Manal Al Sharif en entrevista concedida al diario El País, y subraya que sus objetivos no se limitan a manejar un auto: “La campaña busca la plena ciudadanía de las mujeres… La gente está cambiando a nuestro alrededor y no podemos limitarnos a hablar. Necesitamos actuar”. Y es que el reino saudí impone una estricta segregación de sexos en la vida pública y su legislación considera a las mujeres poco menos que menores de edad que requieren un tutor masculino de por vida. Las mujeres saudíes están obligadas obtener el permiso de un “guardián” para poder viajar, tener un empleo, cursar estudios superiores o casarse en un país donde la violencia de género es generalizada.

17


Tan es así que en 2011 la más alta autoridad religiosa de Arabia Saudita advirtió lo siguiente sobre el movimiento Women2Drive: “Levantar la prohibición de que las mujeres conduzcan dejaría al país sin vírgenes en el plazo de una década… y causaría un aumento de la prostitución, la pornografía, la homosexualidad y el divorcio”. En septiembre de ese año, una corte de Yedah sentenció a una mujer a recibir diez latigazos por desafiar la prohibición de conducir.

Al Sharif fue encarcelada el 25 de mayo de 2011 por promover el movimiento a través de Facebook y YouTube. Pasó nueve días en la cárcel hasta que la dejaron en libertad bajo fianza, un castigo desproporcionado que motivó la protesta de Amnistía Internacional. Poco después, unas 70 mujeres desafiaron a las autoridades saudíes al recorrer con sus vehículos las calles de la capital en conmemoración del “Día de la Conducción”. Fue un paso temerario, pues previamente, en las redes sociales, numerosos grupos fundamentalistas habían llamado a golpearlas públicamente. “Nosotras, mujeres de Arabia Saudí, de todas las nacionalidades, debemos conducir nuestros propios coches… No estamos aquí para llevarle la contraria a la ley o desafiar a las autoridades. Estamos aquí para reivindicar uno de nuestros de18


rechos más elementales. Tenemos permiso de conducir y respetaremos el código de circulación”, había anunciado la página de Facebook de Mujeres al Volante antes de ser desactivada por las autoridades saudíes. El grupo de la campaña contaba en esos momentos con más de 11.000 seguidores. En un vídeo, Al Sharif ha especificado así las directrices del movimiento: -Sólo participarán las mujeres que tengan un permiso de conducir (obtenido, por supuesto, en el extranjero) -Voluntarias enseñarán a conducir a otras mujeres mientras se espera a que el gobierno ponga en funcionamiento un sistema que le permita a las féminas acceder a un permiso de conducir -Las participantes se grabarán a ellas mismas y difundirán sus vídeos Apoyo internacional y avances locales Al Sharif ha sido incluida entre las 100 personas más influyentes de 2011 de la revista Time, los 100 pensadores más destacados de Foreign Policy y la lista Forbes de mujeres que agitaron el mundo ese mismo año, o como una de las “mujeres sin miedo” de The Daily Beast. También fue galardonada en la primera edición del premio Václav Havel a la disidencia creativa. De momento, la campaña ha servido para “concienciar a la gente”, dice Al Sharif. Y refiere con satisfacción que en 2012 dos de las telenovelas de Ramadán han abordado el derecho de las mujeres a conducir. “El año pasado, uno de los canales más populares lo intentó y fue censurado. Era un tabú y ahora la gente está hablando de ello”, asegura. Aun así reconoce que, a pesar de las promesas de promoción de la mujer hechas por el rey saudí en septiembre de 2011, “los cambios se están produciendo muy despacio” y sólo bajo la presión de la ciudadanía.

19


Ni Putes Ni Soumises / Francia El movimiento Ni Putes Ni Soumises (Ni putas ni sumisas en español) fue creado a partir de la asociación de un grupo de mujeres francesas que reaccionaban ante la violencia de género que sacudía y sacude los suburbios y barrios de inmigrantes de algunas de las principales ciudades de Francia, sobre todo de París. En noviembre de 2002, Sohane, una joven magrebí, fue quemada viva por su novio en el suburbio parisino de Cité Balzac por negarse a ser sumisa, un episodio que marcó el punto de partida del movimiento. Ni Putes Ni Soumises (NPNS) ha conseguido amplio reconocimiento a nivel social y mediático; incluso, ha recibido el respaldo de la Asamblea Nacional francesa. El movimiento no sólo ha logrado poner sobre la mesa política de Francia asuntos tan sensibles como la inmigración, el feminismo, la laicidad, el racismo o el desempleo, sino que contribuyó considerablemente a la promulgación de la llamada “Ley del velo”, lo cual se considera su mayor logro hasta hoy. “La Ley del velo” prevé la prohibición de ostentar llamativos símbolos religiosos en las escuelas públicas francesas y entró en vigor el 2 de septiembre de 2004. Una encuesta de ese año para Agence France-Presse reveló que entre las mujeres musulmanas participantes el 49% apoyaba la ley y el 43% se oponía. Fadela Amara Fadela Amara, fundadora de Ni Putes Ni Soumises, habla sobre las particularidades y concepciones del movimiento en entrevista concedida a la periodista Milagros Belgrano Rawson, y publicada en la web Analítica (http://www.analitica.com/va/ sociedad/articulos/4752484.asp): “Tenemos una sede central en París y comités en 60 ciudades francesas. Recibimos ayuda financiera de dos ministerios, pero la mayor parte de los fondos proviene de donaciones privadas, tanto de fundaciones como de ciudadanos. También tenemos comités en España, Suecia, Italia, Suiza, Bélgica y Holanda. Y estamos trabajando con organizaciones de Marruecos y Argelia. Paradójicamente, y especialmente a causa de nuestra posición 20


sobre el velo islámico, tuvimos más problemas para trabajar en Europa que en los países musulmanes”. Miembros de NPNS han recibido amenazas de grupos integristas, refiere Amara, “pero seguimos sosteniendo esta posición. Personalmente, recibí una educación religiosa pero respetuosa con el otro. Eso también forma parte de la laicidad, uno de los valores de la Constitución que nos protegen contra el fundamentalismo. En los barrios periféricos de Francia, las chicas que usan velo no lo hacen por razones religiosas: son activistas reclutadas por imanes que llegan clandestinamente de Egipto y Pakistán y que pregonan un proyecto de sociedad que nada tiene que ver con los principios republicanos. Y estas organizaciones tienen éxito porque muchos de estos chicos, que son hijos de inmigrantes, se sienten rechazados por la sociedad francesa, a pesar de haber nacido aquí y tener todos los derechos de cualquier ciudadano francés”. Una de las acciones fundamentales llevadas a cabo por el NPNS es de carácter pedagógico. El movimiento suele organizar charlas y debates en Francia y otros países como modo de abrir espacios de concientización a nivel político y social. En 2006 NPNS logró inaugurar en París la “Maison de la Mixité” (Casa de Carácter Mixto), cuya misión consiste en recibir, orientar y estimular a aquellas mujeres, o parejas, necesitadas de ayuda. Para que la voz de las mujeres oprimidas en los suburbios franceses fuera escuchada, Amara puso en marcha el movimiento por toda Francia, con un empuje que llegó a reunir en París a más de 30.000 manifestantes. De ella dice la periodista Ruth Toledano (http://elpais.com/diario/2006/11/24/madrid/1164371063_850215.html): “Frente al relativismo cultural, que apoyan ciertos progresistas, Amara defiende el derecho a la diferencia siempre que no ultraje ni humille, pues recuerda que sólo hay una forma de decir democracia y que libertad, igualdad y fraternidad no son valores sólo para occidentales. Amenazada de muerte por fundamentalistas islámicos, rechaza un velo que considera símbolo de opresión, alerta sobre el peligro del fascismo verde que se extiende en el mundo musulmán, inspirado en un islam oscu21


rantista tras cuya cara religiosa se esconde un proyecto político machista y fascistoide, y advierte de la alianza de cierta izquierda con los integristas de los barrios deprimidos, que encuentran en el techo y las proclamas de los imanes radicales un lugar y una identidad que la marginación les niega”. “Fadela Amara representa el grito de un feminismo de urgencia, popular, cuyo combate es el de la emancipación y la libertad de toda la humanidad. Porque ella no es, no quiere ser, ni puta ni sumisa”.

22


Salvemos Togo: Mujeres en huelga marital / Togo Desde 1963 la república africana de Togo ha sido gobernada con mano de hierro por la familia Gnassingbé. El general Gnassingbé Eyadéma presidió el país desde 1967 hasta su muerte en 2005, fecha en la que lo sucedió en el trono su hijo Faure Gnassingbé. Ambos han dejado un reguero de muertos, heridos y desplazados a su paso por el poder, una situación insostenible a la que ahora se enfrenta el Colectivo de Mujeres “Salvemos Togo”, movimiento que en agosto de 2012 recurrió a una ingeniosa manera de enfrentar la dictadura: La huelga de sexo. “Las mujeres togolesas se declaran en huelga de sexo para tratar de movilizar a sus parejas, para que lleven a cabo más acciones para provocar la salida de Gnassingbé del poder”, explica la responsable del movimiento, Isabelle Ameganvi. La activista llamó a las mujeres togolesas a seguir el ejemplo de las liberianas, que tomaron idénticas medidas para acelerar la llegada de la paz durante la guerra civil vivida en ese país hasta 2003. Y es que, como anotara Javier Brandoli en el diario español El Mundo (http://www.elmundo.es/elmundo/2012/08/31/ internacional/1346430081.html), “Amegavani no ideó este singular parón, sino que se inspiró en una revuelta anterior que lideraron las liberianas, y premios Nobel de la Paz, Ellen Johnson Sirleaf y Leyma Gbowee, en 2003. Entonces, estas dos mujeres convocaron una huelga de sexo que tuvo un importante seguimiento entre las mujeres de un país desangrado por una guerra cruel y eterna. Leyma, de hecho, contestaba hace poco así a la pregunta de si son efectivas las huelgas de sexo: “Son efectivas en el sentido que llaman la atención de las personas. Lo del sexo puede ser algo exótico, pero hace que los hombres piensen. El porcentaje de hombres que viven de la guerra es muy pequeño. Los hombres buenos son más numerosos que los malvados. Nuestra estrategia ayuda a los hombres buenos a que entren en acción”. El ejemplo de Leyma Gbowee. Mujeres por la Paz / Liberia: En 2002, Gbowee era una trabajadora social hastiada de la violencia en Liberia. Organizó entonces el movimiento “Mujeres por la Paz”, cuyas integrantes rezaban y cantaban en los 23


mercados, y desfilaban vestidas de blanco para simbolizar la paz. La huelga marital resultó una de sus armas más contundentes, pues levantó una polvareda mediática que trascendió incluso las fronteras nacionales. El entusiasmo y un ambiente festivo que ha desafiado la rigidez patriarcal propia de los regímenes de fuerza, han sido claves en el éxito de este singular movimiento. Finalmente, Mujeres por la Paz puso fin a la Segunda Guerra Civil liberiana y condujo a la histórica toma de posesión de Ellen Johnson Sirleaf, la primera mujer africana en ser elegida presidente. “A raíz del movimiento, las mujeres liberianas han asumido un papel de mediadoras, reuniéndose regularmente para compartir información sobre los problemas de sus comunidades”, reseña la periodista española Victoria Calderón. “Las reuniones congregan hasta a 200 personas y se han convertido en un importante agente social en su país. Denuncian violaciones, resuelven conflictos étnicos y religiosos, ayudan a la policía para capturar a sospechosos de crímenes de género, y hasta han emprendido programas de alfabetización” (http:// internacional.elpais.com/internacional/2011/10/07/actualidad/1317981027_542283.html). Un precedente invalorable para el Colectivo de Mujeres “Salvemos Togo”, cuya lucha por el futuro apenas comienza. En países de fuerte cultura patriarcal, como es el caso de los africanos, iniciativas del corte de las impulsadas por Leyma Gbowee e Isabelle Ameganvi están poniendo de cabeza el sistema de valores en el que se asientan la exclusión y la discriminación. Adicionalmente, su alcance comunicativo resulta considerablemente mayor que el de otras iniciativas más tradicionales o trilladas, las cuales, sin dejar de ser válidas, rara vez consiguen rebasar el país en el que surgen informativamente hablando. La huelga marital constituye así una inteligente y efectiva manera de denunciar el abuso y luchar por la paz y los derechos civiles, poniendo en el mapa noticioso internacional el esfuerzo de unas mujeres habitualmente ninguneadas, residentes en naciones de tan escasa repercusión mediática como Togo o Liberia.

24


Cubrir la noche: Kony 2012 / Estados Unidos Joseph Kony, líder del Ejército de la Resistencia del Señor (LRA) y encausado por el Tribunal Penal Internacional (TPI) por crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad, entre ellos violaciones, esclavitud sexual y reclutamiento de menores, es uno de los genocidas más notorios de todos los tiempos en África. Escapó de Uganda para ocultarse en las selvas de República Democrática del Congo, República Centroafricana y Sudán del Sur y, hasta ahora, los intentos para localizarlo a él y a su guerrilla, de la que formarían parte entre 200 y 300 personas, han fracasado. No obstante, la búsqueda de Kony se ha intensificado a raíz de la operación “Cubrir la Noche”, parte del movimiento ciudadano Kony 2012 (http://www.kony2012.com/) impulsado por la ONG de San Diego (California) “Invisible Children” (Niños Invisibles) desde abril de este año 2012. La iniciativa incluyó previamente un vídeo visto decenas de millones de veces en YouTube, y reproducido incesantemente en páginas claves como Twitter y Facebook. (Ver el video en: http://www. kony2012.com/watch-the-movie ). El video, dirigido y narrado por Jason Russell, cofundador de Invisible Children, insta a los espectadores a difundir la identidad de Joseph Kony y los crímenes por él cometidos, exhortando al gobierno de los Estados Unidos a asegurar su arresto en el año 2012. Se pide a los espectadores que adquieran un “kit de acción” que contiene pulseras y afiches y se les invita a “cubrir la noche” del 20 de abril (del 2012) colgando esos afiches en sus comunidades, e ir tras las celebridades y legisladores para ayudar a crear conciencia sobre los daños causados por Kony. “Cubrir la noche”, señalan sus organizadores, “es la siguiente etapa de la campaña Kony 2012 para pasar de las redes sociales y la difusión de un video de casi media hora a la acción en las calles en demanda del arresto de Kony, señalado como el criminal de guerra más buscado del mundo” (http://www. pagina24zacatecas.com.mx/index.php?option=com_content& view=article&id=1391&catid=45&Itemid=95). 25


Un movimiento ciudadano que crece desde Internet Cubrir la noche es forzar un amanecer de paz y seguridad para decenas de miles de africanos, entre ellos miles de niños víctimas de la violencia desatada por “el señor de la guerra”. Se estima que Joseph Kony ha secuestrado en los últimos años a decenas de miles de infantes para convertirlos en soldados o “esposas” de sus oficiales. Como parte de la operación de búsqueda y captura, en el plano divulgativo, Invisible Children ha develado murales, elaborado muestras gráficas con miles de fotografías de voluntarios, organizado representaciones artísticas, distribuido camisetas entre los jóvenes con el logo de Kony 2012 y la frase “Cubrir la noche” y preparado reuniones de estudiantes con los senadores que representan a su estado en la cámara alta estadounidense para demandar la detención de Kony, entre otras acciones creativas. El papel de Internet ha sido primordial al haber permitido la difusión viral del video y su llegada a millones de espectadores. El movimiento “Cubrir la Noche” es apoyado también por grandes figuras del espectáculo como Lady Gaga, Justin Bieber, Angelina Jolie y George Clooney. Este último ha asegurado en Twitter: “Me gustaría que un criminal de guerra acusado tenga el mismo nivel de fama que yo, me parece justo”. Como se apunta en el periódico español La Vanguardia, la campaña contra Kony “es un gran ejemplo del buen uso de la Red, ya que no sólo se han logrado los objetivos, sino que se han trascendido los límites de la imaginación de sus creadores, sentando nuevos precedentes para el mundo de la difusión online. No quedan dudas de que la red social sigue creciendo. Su potencial como portavoz de movimientos sociales y campañas de bien público es notable. Los usuarios se sienten invitados a participar y a ser protagonistas en igualdad de condiciones con quienes apoyan sus mismas ideas, se trate de una persona reconocida, un político o un ciudadano común y corriente” (http://www.lavanguardia.com/economia/marketing-publicidad/20120411/54284261617/kony-2012-un-asesino-viral.html)

26


No más FARC / Colombia Internet puede cambiar el mundo. De hecho, ya lo está cambiando. Lo demuestran las decenas, tal vez cientos de movimientos ciudadanos que crecen a su sombra. En este contexto, uno de los ejemplos más destacados de los últimos años es el movimiento “No más FARC” (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia), surgido en enero de 2008 en Facebook (http://www.facebook.com/onemillionvoices). De él han dicho numerosos escritores y analistas que demuestra la enorme influencia de Internet en el mundo de hoy y cómo las nuevas tecnologías constituyen un factor a tener muy en cuenta a la hora de interpretar la política y la sociedad actuales. “No más FARC” (http://www.millonesdevoces.org), también conocido como “Un millón de voces contra las FARC” o “La marcha del 4 de febrero”, constituyó un movimiento de movilizaciones cívicas en distintas ciudades alrededor del mundo, bajo el eslogan “Colombia soy yo”, que se sucedieron en febrero de 2008 contra las acciones de la guerrilla marxista colombiana (atentados con coche-bomba, reclutamiento de niños, siembra de minas antipersonales, desplazamiento forzado, masacres, secuestro de miles de colombianos y extranjeros, etcétera). De hecho, al momento de la movilización mundial, las FARC mantenían secuestrados a más de 750 civiles y militares. El escritor peruano Vargas Llosa relata así el surgimiento de “No más FARC” en artículo publicado en El País (http://elpais. com/diario/2008/02/10/opinion/1202598012_850215.html): “Óscar Morales Guevara, ingeniero colombiano de 33 años, apolítico y residente en Barranquilla, irritado con la iniciativa del presidente venezolano Hugo Chávez de pedir a la Unión Europea que retirara a las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia) de su lista de organizaciones terroristas y las promoviera a la dignidad de guerrillas combatientes, quiso dejar sentada su protesta y se instaló ante su ordenador. Como miembro de Facebook, la más extendida red social de Internet, propuso crear, dentro de este espacio, la comunidad virtual “Un millón de voces contra las FARC”. Para ello diseñó un eslogan (“No más secuestros, no más muertes, no más mentiras, no más 27


FARC”) y un pequeño texto dirigido “a los colombianos y amigos del mundo” explicando la naturaleza criminal de esa organización que por más de 40 años ha traído pobreza y miseria a Colombia con sus secuestros, negocios con el narcotráfico, asesinatos y atentados ciegos contra la población civil. “A las pocas horas varios centenares de personas se habían afiliado a su proyecto y en pocos días los adscritos eran millares. Las incorporaciones a la comunidad recién creada llegaron a alcanzar el ritmo de dos mil por hora. Uno de estos entusiastas, Carlos Andrés Santiago, un joven de 22 años de Bucaramanga, sugirió entonces la idea de la Marcha por la Paz del lunes 4 de febrero”. El alcance de un movimiento El 4 de febrero de 2008 se realizaron marchas de protesta contra las FARC en todo el planeta, en las que se estima participaron más de doce millones de personas. Previamente, el fenómeno de Internet que le dio lugar había logrado unir en apenas tres días a más de 10.000 usuarios (en menos de un mes el grupo de Facebook reunía en torno a 250.000 seguidores). Según el diario colombiano El Tiempo, la marcha “No más FARC” se llevó a cabo en 193 ciudades de Colombia y del mundo. Las concentraciones internacionales más numerosas fueron vistas en Estados Unidos, España y Francia. La concentración de Bogotá superó el millón de participantes. Pero el éxito del movimiento no se limitó a la masividad, sino que desempeñó un importante papel humanitario a nivel práctico. Tras ser liberado por la narcoguerrilla, el ex congresista colombiano Orlando Beltrán aseguró que las FARC no fueron indiferentes a la movilización del 4 de febrero y que ello incidió en su liberación y la de tres de sus compañeros. También, el senador del Polo Democrático Alternativo, Gustavo Petro, dijo por entonces que “las liberaciones unilaterales de secuestrados” de comienzos del año 2009 fueron un resultado de la movilización contra las FARC del 4 de febrero de 2008. Como asegura Vargas Llosa en el artículo ya citado: “No hay precedentes para esta extraordinaria movilización de millones de personas, en cinco continentes, en contra 28


del terror y el embauque políticos encarnados por las FARC. Y, menos, que ella tuviera lugar a partir de un llamamiento de ciudadanos independientes, sin militancia política ni apoyo institucional alguno, guiados sólo por un instinto justiciero y una voluntad pacifista, que consiguió tocar un nervio y sacar de sus casas a gentes de diferentes credos, lenguas, culturas, convicciones, que, protestando contra las FARC, protestaban también contra la miríada de frentes, partidos, iglesias, que, en sus propios países, se arrogan el derecho de asesinar, torturar y cometer las peores violaciones contra los derechos humanos usando como coartada la lucha por la justicia social”.

29


El Movimiento Estudiantil Venezolano / Venezuela El 27 de mayo del año 2007 salió del aire el canal privado de televisión más antiguo de Venezuela, fundado en 1953 y de cobertura nacional: Radio Caracas Televisión (RCTV). Millones de venezolanos contemplaron a medianoche la pantalla ya sin señal del canal televisivo más visto del país, lo que causó un gran revuelo a nivel nacional, multitudinarias marchas y críticas de gobiernos e instituciones alrededor del mundo. El Gobierno del presidente Hugo Chávez había decidido no renovarle su concesión al alegar que se trataba de un medio “golpista”. La decisión constituyó el detonante de las protestas juveniles, que según varios analistas tuvieron un efecto decisivo en el rechazo del referéndum constitucional de Venezuela en 2007, promovido por el oficialismo con el objetivo de perpetuarse en el poder. De allí se derivó el Movimiento Estudiantil Venezolano (MEV), formalmente iniciado en el 2007 y compuesto por líderes estudiantiles de universidades públicas y privadas de toda Venezuela a favor de la democracia y de la reivindicación de los derechos civiles básicos fundamentales. Juan Andrés Mejía, líder y fundador del movimiento, ha señalado: “El 25 de mayo de 2007, dos días antes del cierre de Radio Caracas Televisión, un grupo de estudiantes universitarios decidimos organizar lo que pensamos que sería una pequeña protesta al frente de cada una de nuestras casas de estudio. Media hora fue suficiente para comprender que la resignación de unos pocos, era en realidad la inconformidad de miles. “Las semanas que siguieron al cierre del emblemático canal fueron un proceso de aprendizaje colectivo. Yo en realidad no veo mucha televisión, pero las protestas no eran en contra del cierre de RCTV, eran a favor del derecho a poder elegir nuestro propio destino. Entendimos la inmensa responsabilidad que teníamos no sólo con nosotros mismos sino con todo el país, entendimos que si queríamos un cambio debíamos generarlo nosotros mismos. “El gobierno subestimó la fuerza de los estudiantes, y con el mismo impulso que decretó el cierre de un canal de televisión, decidió convocar un referéndum para reformar la constitución. 30


Así, sin quererlo, nos tocó movilizarnos para enfrentar una elección que pocos creyeron podíamos ganar”. (http://www.noticierodigital.com/forum/viewtopic.php?t=869882) El MEV ha demandado que el gobierno respete el derecho de los estudiantes a manifestarse pacíficamente, el derecho a participar en la cosa pública sin importar la afiliación política y el derecho a la libre expresión. A partir de su fundación, los estudiantes han presentado peticiones a múltiples ramas del gobierno venezolano, incluyendo la Defensoría del Pueblo, la Asamblea Nacional, la Corte Suprema de Justicia, la Oficina del Fiscal General y el Consejo Nacional Electoral. Según ha asegurado el psicólogo social Leoncio Barrios a la agencia AFP, el MEV logró “imprimir un aire de frescura al movimiento opositor, que tenía una huella muy marcada del pasado… en el imaginario de la sociedad, los universitarios representan la esperanza. Por su propia naturaleza, los estudiantes han sido un movimiento de vanguardia y de oposición”. Barrios considera que el MEV “tiene un nuevo tinte pragmático que se activa en momentos coyunturales”. Fue lo que sucedió en febrero de 2011, cuatro años después, cuando varios jóvenes comenzaron en Caracas una huelga de hambre frente a la sede de la Organización de Estados Americanos (OEA) en demanda de la excarcelación de 27 presos políticos y que se permitiera la visita al país del secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, para que evaluara la situación de los derechos humanos y visitara las prisiones. Los estudiantes, que denominaron a su protesta “Operación Libertad”, insistieron en que la comunidad internacional “debe asumir una postura más fuerte frente a las violaciones de los derechos humanos en Venezuela”. “Este movimiento estudiantil incorpora varias esperanzadoras novedades. La primera de las cuales es que es inatacable para el esquema oficial. No tiene pasado; no tiene dirigentes veteranos y, por tanto, frágiles por algún flanco; tiene un lenguaje que va directamente al corazón del asunto cuando demanda libertad de expresión, de manifestación, y, más allá, libertad, sin apellidos; esa que engloba a todas las libertades” (Carlos Blanco en El Universal: http://www.eluniversal.com/2007/06/17/ opi_34919_art_tiempo-de-palabra_323451.shtml). 31


Características del movimiento Como ha expresado Yon Goicoechea, fundador y quien fuera uno de los líderes del movimiento, la naturaleza del MEV es básicamente cívica. “Como Martin Luther King Jr., nosotros no luchamos en contra de un hombre, luchamos por la reivindicación de los derechos civiles y humanos para todos los venezolanos”, asegura. “No es que los jóvenes no tuviésemos sentimientos antes el 28 de mayo de 2007, es que ese 28 de mayo explotó lo mucho que sentíamos”, apunta Goicoechea. “Fue ese día, después del cierre arbitrario de RCTV (el canal de televisión más antiguo de Venezuela) que los jóvenes nos encontramos en la calle sin previa convocatoria, como si fuéramos espejos de lo que sentía nuestra gente. No hubo heroísmo ni genialidad, ni siquiera intereses o propósitos ocultos, hubo sólo corazón y patria, sueños rotos y miedo. Ese día tomamos el control de nosotros mismos y vencimos el peor enemigo: el conformismo”. Una de las características más relevantes del movimiento, de gran valor práctico, ha sido su capacidad para aunar voluntades y organizarse más allá del origen de cada uno. Líderes como Ricardo Sánchez, de la Universidad Central de Venezuela, David Smolansky, de la Universidad Católica Andrés Bello, o el ya citado Juan Andrés Mejía, de la Universidad Simón Bolívar, entre otros, demostraron que se puede formar un frente común desde la diversidad cuando lo que está en peligro es la democracia, la existencia misma de una ciudadanía independiente. El MEV ha organizado decenas de marchas pacíficas, con un promedio de 80.000 personas en cada una. Se trata de uno de los colectivos civiles con más credibilidad en el país (una encuesta de Datanálisis de este año 2012 colocó a los estudiantes venezolanos, con un 75,8%, en primer lugar en estimación nacional, por encima de la Iglesia, la Asamblea Nacional y los sindicatos, entre otras instituciones y colectivos). “La evidencia documental y visual de la lucha estudiantil prolifera en Internet, aumentando el conocimiento de los esfuerzos de los estudiantes—y de las violaciones que ellos critican— a través de América Latina”, señala un informe del Cato Institute. A cinco años del despertar del liderazgo del MEV, éste continúa clamando por la libertad en Venezuela. 32


YoSoy132 / México Surgido poco antes de las elecciones mexicanas de julio pasado, donde resultó ganador el candidato del PRI (Partido Revolucionario Institucional), Enrique Peña Nieto, el movimiento “YoSoy132” (http://www.facebook.com/yosoy132) está conformado en su mayoría por estudiantes universitarios que pidieron en principio la democratización de los medios de comunicación mexicanos y la creación de un tercer debate entre los candidatos presidenciales. El nombre YoSoy132 surge luego de que Peña Nieto asegurara que los jóvenes que le criticaban en un evento universitario no eran más de 20, y pertenecían a algún partido político. Los aludidos producen entonces, el 14 de mayo de 2012, un video en el que 131 de ellos muestran sus credenciales como estudiantes. A partir de este episodio, cientos de jóvenes se movilizan a través de Internet sumándose al movimiento “como el número 132”. Para YoSoy132, en México existe un “duopolio televisivo” que ejercen las cadenas Televisa y TV Azteca, quienes asumen “un papel preponderante en la toma de las decisiones estatales mediante la manipulación de la opinión pública”. Según el movimiento, que no ha dejado de crecer a lo largo de 2012, ambas empresas “han conseguido el poder suficiente para influir de forma indebida en los procesos electorales, políticos, legislativos e incluso judiciales; han manipulado y sesgado la información para construir una realidad parcial que no refleja las distintas situaciones que se viven en el país, que excluye las voces y posiciones que hacen contrapeso a sus opiniones, convirtiéndolas en verdades absolutas para la sociedad”. Las protestas realizadas en contra del ganador de las elecciones federales constituyeron el detonante de una cadena de manifestaciones públicas que han proyectado sistemáticamente al movimiento. Ya el 23 de mayo del 2012, poco más de un mes antes de las elecciones, YoSoy132 se definía así: “Somos un movimiento ajeno a cualquier postura partidista y constituido por ciudadanos. Como tal, no expresamos muestras de apoyo hacía ningún candidato o partido político, pero respetamos la pluralidad y diversidad de los integrantes 33


de este movimiento. Nuestros deseos y exigencias se centran en la defensa de la libertad de expresión y el derecho a la información de los mexicanos, en el entendido de que ambos elementos resultan esenciales para formar una ciudadanía consciente y participativa. Por lo mismo, promovemos un voto informado y reflexionado (…) Somos un movimiento preocupado por la democratización del país y, como tal, pensamos que una condición necesaria para ella involucra la democratización de los medios de comunicación. Esta preocupación se deriva del estado actual de la prensa nacional y de la concentración de los medios de comunicación en pocas manos”. La lucha para impedir el regreso del PRI a la presidencia mexicana es otro de los rasgos distintivos de este movimiento, entre cuyos principales logros figura haber forzado que las cadenas Televisa y Tv Azteca programaran la transmisión de uno de los debates presidenciales en sus canales con mayor cobertura, 2 y 13 respectivamente, consiguiendo que fuera el debate con mayor audiencia en la historia nacional. La comisión de vigilancia ciudadana del movimiento YoSoy132 ha denunciado lo que considera más de mil casos de irregularidades en las elecciones de julio pasado en México. Su programa de seis puntos para el cambio pide: • Democratización y transformación de los medios de comunicación, información y difusión • Cambio en el modelo educativo, científico y tecnológico • Cambio en el modelo económico • Cambio en el modelo de seguridad nacional • Transformación política y vinculación con movimientos sociales • Cambio en el modelo de Salud Pública

34


Addiopizzo / Italia

El “pizzo” es la tasa, o extorsión, que la Cosa Nostra (organización criminal de Sicilia) impone a todos los negocios instalados en su territorio, y que puede llegar a ser hasta del 30% de las ganancias. En el verano de 2004, siete amigos que planeaban abrir un bar en Palermo se plantearon qué harían cuando el mafioso de turno pretendiera exigirles dicho pizzo. La respuesta tuvo lugar sobre el terreno, aunque el bar nunca llegó a abrirse: Los jóvenes llenaron esa ciudad del sur de Italia con pegatinas que rezaban “Un pueblo que paga el pizzo es un pueblo sin dignidad”. Fue el comienzo de un movimiento cívico que inmediatamente se conoció como “Addiopizzo”. Nacía un nuevo sistema de lucha contra el crimen organizado, y en su propia cuna. “Consumo Crítico Addiopizzo”. En Sicilia, la campaña “Contra el pizzo, cambia tus compras” ha estado creando en los últimos años un grupo de consumidores dispuestos a apoyar a los comerciantes que se oponen a la extorsión y que, venciendo al miedo, denuncian a los extorsionadores. Hoy son ya más de 700 los comercios que han declarado abiertamente su renuencia a pagar, y que lucen en sus inmuebles el distintivo del movimiento. A su vez, más de 10.000 clientes han anunciado también, públicamente, su respaldo a la campaña. “La idea fundamental es crear un hilo directo entre los comerciantes que se oponen al impuesto mafioso y los ciudadanos que, sumándose a la iniciativa, hacen la compra en estas tiendas”, señala un artículo en la web del movimiento (www. addiopizzo.org). “La solidaridad y el afecto de muchos ciudadanos, no sólo sicilianos, es la verdadera fuerza de Addiopizzo, que cada día ve incrementarse el número de mensajes de apoyo en el guestbook de su página web. Los mismos comerciantes ya se muestran satisfechos de su adhesión a la campaña no sólo por el aumento de las ventas sino también por el cariño que los ciudadanos les muestran con un simple abrazo”. La intención era y es “crear un circuito de economía limpia y promover las denuncias colectivas, el único modo de no hacerse asesinar”, apuntan los promotores de la iniciativa. Pero, ¿cómo se pusieron de acuerdo, cómo vencieron el miedo, cómo se organizaron cívicamente teniendo en cuenta que lo hacían 35


enfrentando a una organización criminal cuyo historial violento es notorio? Primero las reuniones fueron secretas y las pegatinas se pusieron de noche, furtivamente: el anonimato jugó un papel cohesionador y de crecimiento. Después, tras las primeras reacciones, se conformó el Comité Addiopizzo, que se dirige directamente a los consumidores y reparte información relativa a la campaña, manera de estimular indirectamente a los empresarios Addiopizzo, receptores de la solidaridad pública: el consumo. En Palermo, el Comité recoge y distribuye una lista actualizada de los comerciantes que no pagan a los extorsionadores, además de otra de los usuarios críticos que se solidarizan consumiendo. En el 2005 se empezó a premiar a los empresarios que se rebelaban contra el pizzo como modo de dar visibilidad y proteger a los “rebeldes” organizados cívicamente. El éxito de la feria de la plaza Magione, el 5 de mayo de 2006 ―primera exposición de “Consumo Crítico”―, constituyó un hito altamente estimulante. La inauguración en 2008 del primer supermercado libre del “pizzo” en Sicilia, el “Emporio”, fue otro de ellos. Adicionalmente, y en un gesto no menos determinante, la policía y las instituciones se han comprometido a garantizar la seguridad vigilando discretamente las evoluciones del movimiento. En la segunda mitad de este año 2012, resulta evidente que Addiopizzo constituye una victoria y una manifestación contundente del alcance del poder ciudadano. Y sigue creciendo.

36


Online

37


El misterio del secuestro de Internet en Cuba “Este miércoles llegó a las costas cubanas de Siboney, en la oriental ciudad de Santiago de Cuba, el cable submarino de fibra óptica procedente de Venezuela. Así lo informó a través de Telesur Wilfredo Morales, presidente de la Empresa de Telecomunicaciones Gran Caribe. Morales indicó que este programa llevará la integración social a nuevos niveles sociales, económicos y culturales que permitirán el desarrollo comunicacional en Cuba, nación que desde hace 49 años es víctima de un criminal bloqueo por parte de los Estados Unidos”. Así anunciaba la web oficialista Cubadebate, en febrero de 2011, el arribo a la Isla del cable de fibra óptica que permitiría a los cubanos conectarse decentemente a Internet. Pero, como advirtiera en su momento esta misma revista, el castrismo no iba a dejar alegremente que los cubanos tuvieran acceso a la información vía un medio tan heterogéneo y globalizado como la Red de Redes. Más de un año y medio después de la llegada del famoso cable venezolano, Cuba continúa a oscuras en materia cibernética, y los rumores y especulaciones sobre qué ha pasado con el tendido se suceden sin encontrar respuesta. “Las teorías de por qué no funciona el cable van desde que se lo comieron los tiburones hasta señalar que los involucrados en el proyecto se robaron el dineros y están presos”, señalaba una nota de la Voz de las Américas publicada en mayo pasado, agregando: “Los más serios indican que la capacidad del cable está sobredimensionada, pero de todos modos, también está destinada a prestar servicios a las operaciones de espionaje electrónico chinas en Cuba, específicamente a la Base Titán China, en Bejucal, provincia de La Habana, y al otro centro de escuchas chino localizado en Santiago de Cuba”. Hasta el propio trovador oficialista Silvio Rodríguez se ha quejado amargamente, en su propio blog (que no puede leer la inmensa mayoría de los cubanos), de la desinformación gubernamental a propósito del misterio del secuestro de Internet: “No estoy bien informado ni por mi prensa, que ya se sabe como está, ni por la prensa extranjera, que ya sabemos para 38


dónde tira… Yo lo que estoy es un poco dolido y quizá también un poquito cabrón, porque nadie en mi país hable y dé una explicación satisfactoria”. Una propuesta razonable Grupos del exilio cubano han propuesto al régimen de Raúl Castro que en caso de que no funcione el cable de fibra óptica que Venezuela instaló en febrero de 2011 “permita la instalación de uno de Estados Unidos o de cualquier otro país que tenga la capacidad técnica para ello”. “El Gobierno cubano debe clarificar qué ha pasado con el cable de Venezuela. Hay un secretismo tremendo con eso y da lugar a especulaciones como que si hubo corrupción o si era sólo para el gobierno”, dijo a la agencia EFE, el verano pasado, el activista cubano Ramón Saúl Sánchez. La instalación de un nuevo cable se financiaría, según Sánchez, con la ayuda de instituciones internacionales dispuestas a ayudar al pueblo cubano, o podría “explorarse legalmente si se puede pagar con los fondos congelados de la República de Cuba en Estados Unidos”. Redacción

39


La polémica Por aquí áca roP

40


Anatomía de un intento de asesinato de mi reputación Carlos Alberto Montaner Ignoro si Anna Cherubini existe, o si es el nombre real o el pseudónimo de una comunista italiana que escribe al dictado de los servicios cubanos de inteligencia. Da igual. Lo importante no es la persona, sino lo que ha escrito. Es una muestra perfecta para explicar cómo funcionan las llamadas “medidas activas” contra los demócratas de la oposición desarrolladas por el Departamento Ideológico del Comité Central del Partido Comunista de Cuba dirigido por el coronel Rolando Alfonso Borges, versión caribeña de Joseph Goebbels. El 17 de agosto pasado, en las páginas de TellusFolio, un exitoso site italiano, con motivo de la presentación en Italia de la traducción de mi libro La mujer del coronel, publicado por Edizioni Anordest, una persona que firma como Anna Cherubini me pide que responda un cuestionario (Le domande da fare a Montaner). En realidad no se trataba de una legítima entrevista, sino de lo que los abogados llaman, en español, un intento de “asesinato de la reputación” y en inglés “character assassination”. No obstante, voy a responder extensamente el cuestionario y, al mismo tiempo, me gustaría que la señora Cherubini, o quienquiera que se esconda tras ese nombre, responda, a su vez, las preguntas que deseo hacerle. En todo caso, para entender en qué consiste esta medida activa desarrollada por los servicios de inteligencia, muy utilizada por la Unión Soviética y sus satélites cuando existía el comunismo en Europa (no hay que olvidar que el gobierno de los Castro, y en especial el Ministerio del Interior, fueron modelados por el KGB y la Stasi en la década de los sesenta), a continuación sigue una definición escrita por el Dr. Juan Antonio Blanco, profesor e historiador quien era, hasta hace una década, analista del Comité Central del Partido Comunista de Cuba, y hoy vive exiliado y al frente de un departamento de estudios 41


latinoamericanos en el sur de la Florida. Dice JAB en la segunda edición del libro El otro paredón: Asesinato de la reputación “El asesinato de reputación (character assassination) es un proceso deliberado y sostenido dirigido a destruir la credibilidad y reputación de una persona, institución, grupo social o nación. Los promotores del asesinato de reputaciones para lograr sus fines emplean una combinación de métodos abiertos y encubiertos como son la formulación de acusaciones falsas, fomento de rumores y la manipulación de informaciones. El asesinato de reputación persigue la finalidad de anular la capacidad de influencia de la víctima, silenciar su voz y lograr su rechazo por la sociedad. Al transformar a sus víctimas en no-personas las hacen vulnerables a abusos aun mas graves como pueden ser la agresión física, el encarcelamiento, la expropiación de bienes, el destierro, asesinato e incluso genocidio de todo el grupo social al que pertenecen. La propaganda nazi anti semita y el Holocausto que le siguió son el ejemplo más extremo de los peligros asociados con las campañas estatales de asesinato de la reputación. Cuando un gobierno se vale de ese recurso para justificar agresiones y abusos contra sus víctimas puede considerarse a esas campañas como una forma de terrorismo estatal. Por lo general, las masacres, crímenes de lesa humanidad y genocidios son precedidos por una campaña de este corte. En el siglo XXI, con el arribo de las Web2.0 y las redes sociales virtuales, la diseminación de falsedades se realiza de modo mucho más rápido y efectivo. Los prejuicios sociales sembrados contra la víctima terminan por arraigarse gradualmente en la memoria social colectiva y las personas –en especial las nuevas generaciones– los aceptan como la historia verdadera o la biografía real. Con el paso del tiempo, las percepciones falsas que fueron deliberadamente fabricadas y difundidas por diversos medios de comunicación, pueden ser incluso incorporadas a los sistemas de educación, y se convierten en parte de la historia oficial que se acepta socialmente y resultan entonces difíciles de revertir”. Dice la señora Cherubini en Le domande da fare a Montaner (todas sus palabras irán en negritas): 42


Ya han pasado unos días desde que Gordiano Lupi moderó, el pasado viernes, en el marco incomparable de las islas Tremiti, la presentación de un libro de Carlos Alberto Montaner Suris. No pude asistir a este interesante evento, así que encomiendo a continuación a TellusFolio las preguntas que quería hacerle al señor Montaner. 1) ¿Cree usted que es éticamente aceptable que alguien que dice ser periodista reciba pagos regulares del gobierno de EE.UU. a través de la Oficina de Transmisiones a Cuba, para producir noticias negativas contra Cuba, como se descubrió en 2006? Este escándalo llevó a la destitución de tres periodistas del diario The Miami Herald (Pablo Alfonso, Olga Connor, Wilfredo Cancio Isla) y se han puesto al descubierto las conexiones entre la administración de EE.UU. y los periodistas en el sur de Florida, incluyendo a Montaner, destinatario de miles dólares. El Nuevo Herald y The Miami Herald jamás me han pagado por publicar noticias negativas sobre Cuba. Son dos publicaciones serias y objetivas. Yo no hago esa clase de periodismo sectario, semejante al de Granma, que es el órgano de un partido político. Los dos diarios, en inglés y español, como muchos periódicos del mundo, compran y me pagan mi columna semanal. Radio Martí es, como sucedía con Radio Free Europe, una emisora financiada por la sociedad norteamericana para burlar la censura totalitaria de los Castro. Es una reliquia de la Guerra fría, sencillamente porque el gobierno de los Castro es una reliquia de la Guerra fría. Esa entidad, como todos los medios en donde aparecen mis escritos, había contratado mi columna para que la leyera semanalmente. La columna podía ser sobre Cuba, la Unión Europea o sobre cualquier cosa, porque escribo a propósito de múltiples temas, y por esos artículos pagaban el mínimo que autorizan las normas (cien dólares). La razón por la que ellos me ofrecieron ese espacio para reproducir mis columnas, y por la que yo acepté pese a la ridícula remuneración que pagaban, era porque Cuba, mi país, es el único de América Latina en el que no aparecen mis columnas debido a la censura

43


estalinista que allí impera. Era la única forma de compartir mis puntos de vista con mis compatriotas. Tampoco es verdad que los periodistas de The Miami Herald que colaboraban con Radio Martí –como los que en Europa trabajan en otros medios y esporádicamente colaboran con la BBC o con Radio Exterior de España, ambos medios pagados con fondos públicos— resultaran expulsados del periódico. Quienes salieron del diario fueron el presidente de The Miami Herald, Jesús Díaz, como consecuencia del absurdo reportaje publicado, y el periodista autor de la información, Oscar Corral, este último por un penoso delito de carácter sexual en el que incurrió poco después. Olga Connor continúa escribiendo en el periódico semanalmente. Pablo Alfonso y Wilfredo Cancio fueron readmitidos cuando se comprobó la injusticia que habían cometido con ellos, y luego decidieron marcharse. A mí, muy cordialmente, me llamó Humberto Castelló, el director de El Nuevo Herald, para ofrecerme excusas y jamás dejaron de publicar mis columnas. Radio Martí, por cierto, está obligado por la ley a mantener los mismos altos estándares informativos de La Voz de América, entidad que controla sus emisiones. En esos micrófonos no se puede mentir ni difamar, como hacen Granma y los otros voceros del régimen. Por eso, una parte sustancial del pueblo cubano escucha Radio Martí con la misma avidez que en época del Telón de Acero los pueblos sojuzgados por el comunismo escuchaban Radio Free Europe. 2) ¿Cómo se justifican los contactos con el terrorista Juan Felipe de la Cruz, en julio de 1973 en Madrid?Juan Felipe de la Cruz, autor del atentado realizado en Montreal en 1972 contra el diplomático cubano Sergio Pérez Castillo, murió en el Avrain hotel, cerca de París, víctima de la bomba que se prepara para golpear la Embajada de Cuba, pocos días después de la reunión en España con Montaner, quien le dio un coche de alquiler, según lo confirmado por Orlando Bosch en su libro Los años que he vivido. Yo no tengo absolutamente nada que ver con esos hechos. El Dr. Orlando Bosch, en su libro dice lo siguiente: “Acción 44


Cubana recibió de su gente en Cuba informes confidenciales sobre la visita de un alto funcionario castrista a Francia. Se planeó un atentado. La misión fue encomendada a Juan Felipe de la Cruz, quien voló a Madrid y se trasladó a París en auto alquilado que le propició, sin conocimiento de causa, Carlos Alberto Montaner”. ¿Qué fue lo que realmente ocurrió? Algo que sucedía con alguna frecuencia. Muchos cubanos de Miami, como yo tenía cierta popularidad entre los exiliados, vivía en España y mi teléfono estaba en la guía, cuando viajaban a Madrid llamaban para pedir informaciones de cualquier tipo (hoteles, pensiones baratas, restaurantes, médicos, y hasta colegios para sus hijos). Pues bien, hace 40 años, creo recordar, alguien, presumiblemente el señor Felipe de la Cruz, invocando el nombre de un periodista amigo, llamó a mi oficina de Madrid para preguntar qué agencia alquilaba coches a buen precio. Como era habitual, lo atendí cortésmente y le pasé la llamada a mi secretaria, quien le dio los nombres y teléfonos de tres agencias, como solía hacer. Eso fue todo. Por ello el Dr. Bosch aclara que, el alquiler del auto lo “propició, sin conocimiento de causa, Carlos Alberto Montaner”. No tenía la menor idea de nada. Dejémoslo claro: me repugna profundamente el terrorismo. Me parecía abominable cuando lo practicaba abundante y cruelmente el Movimiento 26 de Julio, la organización creada por Fidel Castro durante la lucha contra la dictadura de Batista (hubo noches en las que hicieron estallar cien bombas en La Habana), y me siguió repugnando cuando la oposición, en los primeros tiempos de la dictadura comunista, integrada casi toda por personas que procedían de la revolución, recurrió a ese método de lucha. También, por supuesto, y en mayor medida, me resulta aún más injustificable el terrorismo de Estado practicado por el gobierno de Castro, cuando adiestra, ayuda y alienta a terroristas como el venezolano Carlos Ilich Ramírez, El Chacal, formado en Cuba y preso en Francia por numerosos crímenes, así como en el pasado hizo con los tupamaros uruguayos, los montoneros argentinos y los etarras españoles. Si es condenable que existan organizaciones terroristas, más lo es que existan gobiernos terroristas, como sucede con el de los Castro, que así figura 45


en la lista que compila anualmente el Departamento de Estado norteamericano. Si a la señora Anna Cherubini le interesan los vínculos de Bosch con otras personas que practican el terrorismo, no debe señalarme a mí, sino a Fidel Castro. Además, debe tener en cuenta la afectuosa relación que existió entre Bosch y Fidel Castro desde fines de los años cuarenta. Ambos fueron amigos y ambos militaron en la Unión Insurreccional Revolucionaria (UIR) que dirigía Emilio Tro. Por eso, Orlando Bosch, cuando triunfó la revolución en 1959, se convirtió en el coordinador del Movimiento 26 de Julio en la provincia de Las Villas y Fidel le ofreció el cargo de Ministro de Salubridad, distinción que no aceptó porque era, realmente, anticomunista. De paso, como veo que tiene interés en los hechos de sangre originados en las riñas políticas cubanas, la señora Cherubini debe averiguar y contarles a los lectores italianos por qué en la época en que Fidel y Bosch eran amigos y militaban en la UIR, Castro trató de matar al estudiante Leonel Gómez (lo hirió por la espalda) el 12 de diciembre de 1946. Y por qué asesinó al sargento de la guardia universitaria Oscar Fernández Caral el 4 de Julio de 1948, si éste no mentía al acusarle de dispararle, poco antes de fallecer. Asímismo, podía aclarar, de una vez por todas, la responsabilidad de aquel joven Fidel Castro en el asesinato del líder estudiantil Manolo Castro (no estaban relacionados) el 22 de febrero de 1948, entonces acusado de ser el autor intelectual del crimen. Sin embargo, como italiana que es, o dice ser, o se supone que sea, si de verdad está interesada en el terrorismo y la violencia revolucionarias, acaso le interesa explorar las relaciones entre el aparato subversivo cubano y las Brigadas Rojas, y, sobre todo, el Gruppi di Azione Partigiana fundado por Giangiacomo Feltrinelli, un millonario comunista totalmente deslumbrado por la figura de Fidel Castro, como me contó el periodista italiano Valerio Riva, quien viajó a La Habana en los primeros tiempos de la revolución junto a Feltrinelli. 3) ¿Cómo responde usted a quienes dicen que estaba al tanto de la preparación del asesinato del rector de la Universidad Centroamericana, el jesuita Ignacio Ellacuría, que tuvo 46


lugar en noviembre de 1989 en Salvador? ¿Y cómo se explica el hecho de que, justo una semana antes, en el curso de un programa de Mercedes Mila, amenazó Ignacio Ellacuría? ev noviembre de 2009, el diario español El Mundo informó que, de acuerdo a los documentos desclasificados de inteligencia de EE.UU. y la CIA y el CESID (servicio secreto español), sabían que el sacerdote salvadoreño Ignacio Ellacurrìa y cinco de sus compañeros serían asesinados por escuadrones de la muerte del ejército salvadoreño. Solamente la mala fe y la voluntad de difamar pueden llevar a Anna Cherubini –o sea, a los servicios secretos cubanos—a repetir una infamia que ya he desmentido con pruebas que están al alcance de cualquiera que busque en YouTube por internet. Mi debate con el jesuita Ignacio Ellacuría en el programa de Mercedes Milá ocurrió cinco años antes del monstruoso asesinato de éste y otros sacerdotes y colaboradores. Y fue un debate intenso, pero respetuoso, como correspondía a dos personas decentes. Por supuesto que no existió por ninguna de las dos partes la menor amenaza. Fue un simple intercambio vigoroso de ideas. Es interesante analizar cómo el aparato de difamación del gobierno cubano monta la mentira que ahora repite Anna Cherubini: 1) aparece una información en un diario español que dice que los servicios de inteligencia de ese país sabían que iban a matar a Ellacuría el 16 de noviembre de 1989. 2) Con el mayor descaro, mienten y afirman que una semana antes del asesinato, yo había discutido con el sacerdote en la television y lo había amenazado de muerte. El gobierno cubano oculta que el debate había sucedido cinco años antes, y que en él, por supuesto, no había existido ninguna amenaza. 3) Hacen la afirmación canallesca de que, como yo vivía en España, sabía que los militares salvadoreños iban a matarlo y por eso lo amenacé. Con lo que no contaba el aparato de difamación castrista es que existía una copia del debate que se puede ver en YouTube o en mi www.elblogdemontaner.com No obstante, el gobierno de los Castro continúa repitiendo la mentira, como ahora ha hecho Anna Cherubini. 4) ¿Cómo se definen las actividades dirigidas a bloquear las inversiones extranjeras en Cuba, como las visitas a las ofi47


cinas de las compañías extranjeras que operan en Cuba por los miembros de la PDC (Plataforma Democrática Cubana) y por el propio Montaner? ¿Es verdad que por ese tono amenazante Montaner fue expulsado de las oficinas de Tryp Hoteles? ¿Es cierto que Montaner y el PDC amenazaron con elaborar el “Salón de la Vergüenza”, una lista negra de las compañías extranjeras que operan en Cuba? Jamás en mi vida he estado en las oficinas de Tryp Hoteles, así que es absolutamente falso que fui expulsado de ellas (ni siquiera sé dónde se encuentran). Por el contrario, hace unos años, unos ejecutivos de esa empresa, muy amablemente, me invitaron a cenar en Madrid para conocer mi opinión sobre estas inversiones de los hoteleros españoles o de cualquier nacionalidad en Cuba. Tras escucharlos durante veinte minutos quejarse y burlarse de la realidad política cubana, les dije, y ahora reitero, que por dos razones fundamentales esas inversiones en hoteles pueden tener consecuencias penales, cuando se restablezca en Cuba la democracia. La primera: las múltiples violaciones de las normas establecidas por la Organización Internacional del Trabajo (OIT), institución a la que pertenecen tanto España como Cuba. En esa Isla, el Estado, de común acuerdo con su socio inversor extranjero, les confisca a los trabajadores el 95% del salario mediante un cambio de moneda tramposo, y le prohíbe todos los derechos sindicales, comenzando por el de huelga. Eso constituye delito. La segunda razón: la complicidad entre la gerencia extranjera de esos hoteles y las actividades ilegales de espionaje a que someten a muchos de los huéspedes. La cadena Tryp, Meliá y el resto de los empresarios hoteleros son cómplices en la colocación de cámaras de video y grabadoras de audio en las habitaciones, y saben que entre sus empleados hay policías dedicados a esos menesteres. Incluso aplicando la propia ley cubana actual, esas actividades son ilegales. Téngase en cuenta que no se trata de empresarios que invierten en países controlados por dictadores, sino de empresarios que se asocian con la dictadura para ganar dinero sin im48


portarles los derechos de los trabajadores o la intimidad de las personas que utilizan sus servicios. Si en Madrid o en Roma un hotel oculta micrófonos o cámaras en las habitaciones de los huéspedes, los responsables de ese delito pueden acabar en la cárcel y resultar severamente multados. Lo que entonces les dije a los hoteleros de Tryp, en el tono cordial que suelo utilizar, porque me pidieron mi opinión, es que esa colaboración es profundamente inmoral, y les recordé lo que les sucedió en Alemania a empresas como Bayer, Krupp y Volkswagen por colaborar con la dictadura nazi: además de pedir perdón públicamente por lo que ahora llamaríamos “irresponsabilidad moral coorporativa”, hasta hace unos años estuvieron pagando altas multas por su comportamiento contrario a la ética. 5) ¿Está de acuerdo de haber apoyado, como admitió (... porque nos detuvieron casi en el momento en que planeábamos ayudar a las guerrillas campesinas de las montañas del Escambray... en HavanaJournal, 16 de agosto de 2005), el trabajo de las bandas terroristas que aterrorizaron a la Sierra del Escambray en los años 60 y que cometieron crímenes atroces como el del alfabetizador Manuel Ascunce Domenech? 1960. Situémonos en Cuba. Apenas ha pasado un año de la fuga de Batista y ya se ha constituido una dictadura comunista. La revolución, hecha para restaurar la libertad, ha sido traicionada por Fidel Castro. Todos los periódicos, medios de comunicación y escuelas privadas fueron confiscados por el gobierno en los primeros 18 meses. Sorpresivamente, Fidel entregaba la revolución a la Unión Soviética y calcaba esa manera siniestra de organizar la sociedad. La diversidad, incluso el homosexualismo, se convertía en un crimen. Cualquier crítica se pagaba con la cárcel. En ese momento, ya había unos 19.000 presos politicos en el país y no cesaban los fusilamientos. Ante esa traición, numerosos revolucionarios que habían luchado contra Batista, vuelven a tomar las armas contra la nueva dictadura. En las montañas del Escambray, en el centro de la Isla, se produce una verdadera rebelión campesina dirigida por el comandante Plinio Prieto, el capitán Porfirio Remberto Ra49


mírez, Presidente de los estudiantes de la Universidad de Santa Clara y el comandante Evelio Duque. Todos son oficiales del ejército revolucionario que derrocó a Batista. Quieren y piden democracia. Han visto con horror cómo apresaron y condenaron a 20 años de cárcel al comandante Huber Matos, uno de los héroes de Sierra Maestra, por escribirle una carta privada a Fidel Castro denunciando la entronización del comunismo. El ala democrática del primer gobierno de la revolución, tiene que huir del país o esconderse para volver a la lucha. El Dr. Manuel Urrutia, primer presidente de la revolución, debe buscar refugio en una embajada junto a toda su familia. Se sabe que hay poco tiempo para evitar que la dictadura de corte estalinista arraigue en el país. Todas las universidades se convierten en focos de conspiraciones contra la nueva tiranía. Es en ese contexto en el que yo, a los 17 años, hace más de medio siglo, junto a un grupo de estudiantes, como hicimos miles de muchachos, nos integramos a la Resistencia, como hicieron los franceses o los italianos honorables y patriotas contra los nazis y los fascistas. Fue en ese contexto en el que planeábamos ayudar a las guerrillas campesinas del Escambray para evitar la tiranía que se cernía sobre el país y rescatar la democracia negada por Castro pese a sus previas promesas. Lamentablemente, los cuatro amigos (entre miles de estudiantes que conspiraban) fuimos apresados y condenados a largas penas. A uno de ellos, a Alfredo Carrión Obeso, lo asesinaron los guardias en la cárcel. Yo logré escaparme al poco tiempo de haber sido apresado. No dudo que algún grupo guerrillero antitotalitario haya cometido excesos condenables, pero los fusilamientos en masa de los detenidos los cometía el gobierno. Como me contó un médico, oficial del ejército de Castro que luego desertó en España, mataban inmediatamente a los prisioneros de un tiro en la cabeza, para abrirles rápidamente el estómago y los intestinos con el objeto de averiguar cómo y de qué se alimentaban. En el Escambray, en efecto, hubo crímenes lamentables. De cada cien, noventa y nueve los cometió la dictadura. Esta historia ya le he contado en alguno de mis libros. 50


Estas son las preguntas que me gustaría hacerle al señor Montaner. Una vez dicho esto, me pregunto: ¿le compraría un coche usado a este hombre? ¡Un coche que no lo sé, pero no un libro! Este final de la señora Cherubini sirve para demostrar, con sus palabras, para qué miente y difama, por qué y para qué intenta asesinar mi reputación: su propósito —que es el de la policía política cubana— es intentar impedir que se publiquen o se lean mis libros o los escritos de cualquier demócratas de la oposición. A eso se dedican las dictaduras totalitarias: a censurar, a impedir que las personas se expresen libremente. En eso consiste el “asesinato de la reputación”. Afortunadamente, es inútil. Un día los pueblos derriban los muros. Por último, en vista de que yo he respondido las preguntas de la señora Anna Cherubini —o de quien las haya formulado—, me gustaría que en justa reciprocidad me respondiera las mías. Son muy sencillas: 1. ¿Por qué en Cuba, después de 53 años de dictadura de partido único, no se les pregunta a los cubanos, como proponía Oswaldo Payá, si quieren seguir con ese fallido sistema, o si prefieren un modelo de Estado multipartidista en donde haya diversas opciones, como existe en las 20 naciones más prósperas del planeta y, además, en toda América Latina? ¿Por qué los cubanos no pueden organizarse y reunirse libremente para defender las ideas y los intereses que comparten? ¿Por qué no pueden crear sindicatos que no dependan del Estado-patrón? ¿Por qué no pueden escribir y debatir sus ideas y propuestas con libertad? . ¿Por qué los cubanos no pueden leer los libros y los diarios que desean, o escuchar las emisoras internacionales de radio que les plazca, o tener antenas parabólicas para ver televisión de otros países, o acceder libremente a internet? ¿No han bastado 53 años de adoctrinamiento y pensamiento único, infligidos a tres sucesivas generaciones de cubanos, para convencerlos de las bondades de un sistema que tiene que dedicarse a ocultar la realidad exterior como mecanismo de defensa? ¿Por qué los cubanos no pueden entrar y salir libremente de la Isla, sin necesidad de permisos? ¿Son esclavos o menores de edad? 51


5. ¿Por qué se les niega a los cubanos la posibilidad de enriquecerse con el producto de su esfuerzo, como se autoriza a los extranjeros? ¿Por qué los cubanos talentosos, capaces de crear riqueza si los dejaran, no pueden aspirar a vivir con las comodidades con que viven, por ejemplo, Raúl Castro o Ramiro Valdés? Si Anna Cherubini no desea o no puede responder estas preguntas, tal vez el coronel Rolando Alfonso Borges se anime a hacerlo. Al fin y al cabo, en su condición de Jefe Ideológico del Comité Central del Partido Comunista de Cuba le corresponde no solo la tarea vil de intentar asesinar la reputación ajena. Entre sus funciones está defender la maltrecha reputación de la revolución. Aquí tiene una oportunidad de hacerlo.

52


El arte de las fugas Alexis Romay A millas y años luz de aquel instante, recuerdo la primera vez que escuché una frase que habría de marcar mi adolescencia y que, sin que me resultara obvio hasta hace un par de semanas, estaría presente también en mi vida de adulto. La máxima era atribuida al entonces General de Ejército —hoy heredero de la finca privada que es Cuba— y rezaba: “El deber de todo buen soldado es escaparse. Y el deber de todo buen oficial es atraparlo”. La sentencia me llegó de boca de un capitán de cuyo nombre no quiero acordarme. Y me la dijo una tarde en que me atraparon en el acto de buscar mi salida de emergencia. En aquel entonces, yo no era un soldado —nunca lo fui—, pero me trataban, de hecho, me entrenaban como tal. Esto ocurrió durante mi incursión —breve, pero indeleble— en la vida castrense: era un alumno más de la Escuela Militar “Camilo Cienfuegos” de Capdevila, preuniversitario riguroso donde los hubiera del que, por fin, me expulsarían en el duodécimo grado por “graves problemas disciplinarios”. El motivo de mis constantes escapadas era la Escuela Vocacional “Vladimir Ilich Lenin”, un preuniversitario a una hora de mi escuela, o más, en dependencia del tiempo que tardáramos en conseguir un camión, guagua o chofer particular que tuviera la gentileza de adelantarnos un tramo del camino en aquellas carreteras nocturnas agraciadas con muy poca luz y muchos baches. Iba a la Lenin no por la cercanía, que era relativa, sino por la generosa proporción entre hembras y varones —cinco por uno—, lo que constituía el extremo opuesto de aquel cuartel militar en el que se me iba la vida entre gritos de “firmes” y “rompan filas”. Algunas estudiantes de la Vocacional Lenin tenían cierta vocación por el uniforme verde que vestíamos los “camilitos”. No sé si por caridad, mal gusto o para variar, pero lo cierto es que nos acogían con los brazos abiertos y hacían que valieran la pena y el esfuerzo nuestros meticulosos planes de fuga, que incluían calcular al detalle los horarios de los pases de lista y de las innecesarias e incontables formaciones en la pla53


zoleta central, que evitáramos la pesada luz de los reflectores y cruzáramos, no siempre libres de arañazos, la cerca de alambre de púas que separaba a la jaula pequeña que era la escuela militar de la jaula grande que era el resto de la isla. Los estudiantes de ambas escuelas estábamos confinados a nuestros respectivos recintos en la periferia habanera desde la noche del domingo hasta la tarde del viernes, cuando nos daban el pase para ir a casa a recordar como lucían los rostros de nuestras madres. En medio de aquel encierro continuo y sistemático, los camilitos nos fugábamos a La Lenin por amor... y otros efectos especiales. Perdonen el repentino salto a la primera persona del plural. La circunstancia lo pedía. Regreso a alimentar el ego. En una escuela y un país en donde la delación era y, por desgracia, sigue siendo moneda de cambio, todavía me jacto de jamás haber delatado ni a propios ni a extraños. Esto viene a cuento pues en una ocasión estuve más de un mes castigado, sin pase, por no revelar la identidad del autor intelectual del pelotazo que rompió un ventanal del gimnasio. El noviazgo del balón de fútbol con la patada que lo condujo al futuro cristal roto fue considerado un acto de sabotaje a la institución revolucionaria, en tanto que destruyó la tranquilidad escolar y la propiedad del estado. Me amenazaron con la famosa “mancha en el expediente”; cuando ese recurso no funcionó, me trataron de reclutar a la Unión de Jóvenes Comunistas —por aquello de “si no puedes con tu enemigo, únete a él”—, pero en ambas ocasiones, ay, este hombre dijo “no” y siguió callando. (“Menudo heroísmo”, pienso ahora, pero el diablo siempre ha vivido en los detalles). ¿Y qué hice durante esos fines de semana encerrado en mi escuelacárcel? Pues fugarme para caer por los siempre gratos aquelarres que organizaban mis amigos de La Lenin. Entonces, en medio de los rones y el jolgorio, recordaba la frase jactanciosa del capitán y la subvertía: el deber de un buen soldado es escaparse y que no lo atrapen. Cuando el cúmulo de indisciplinas —fugas incluidas— fue tal que la situación pedía a gritos un escarmiento público, a la jefatura de la escuela no le quedó más remedio que expulsarme de sus gloriosas filas. Fui a parar a los Camilitos del Cotorro, institución que se dignó a acogerme, cumpliendo su papel de 54


vertedero a donde íbamos a dar todos los indeseados de las otras tres escuelas militares de La Habana. Y entonces aquello fue coser y cantar. El gardeo a presión al que me tenían acostumbrado en Capdevila brillaba por su ausencia en el Cotorro, de modo que pasé el resto del curso perfeccionando las mil y una maneras de escurrirme por el hueco de una aguja. Aun así, al final del curso, en un acto público, los jerarcas de la escuela me retiraron el derecho a asistir al acto de graduación, declarándome una “vergüenza al uniforme militar”, dictamen que sigue estando en el hit parade de mis cumplidos. Un poco por llevarles la contraria y un poco por cerrar aquel capítulo bailando, esa noche me colé en aquella fiesta que también era mía; lo que, si se mira bien, constituye una fuga a la inversa, pues crucé también una cerca (en ese caso, de un club de recreo para militares); la diferencia radica en que en esa ocasión lo hacía para entrar. Nada pudo prepararme mejor para casi tres lustros de exilio sin pasaje de regreso que esos tres años envuelto en aquel odioso uniforme verde olivo, periodo en el que aprendí a ser y a estar lejos de mi familia. Nada me pudo preparar mejor para mi gran fuga del país que aquellas escapadas juveniles durante mi etapa de estudiante de una escuela militar. De tal suerte –y vaya suerte—, años más tarde tendría la oportunidad de poner en práctica lo ejercitado en los tiempos en que seguía los pasos de Papillón y aprendía a calcular el vaivén de la séptima ola. En un breve ensayo, mi amigo Enrique del Risco plantea un argumento irrefutable: “de las dictaduras de verdad, uno se va solo una vez”. Sin embargo, tres fueron las veces que salí de Cuba y las tres siguiendo el mismo método, que no expongo aquí por si todavía no ha caducado; pero que, en esencia, consistía en jugarle cabeza a la maquinaria tan represiva como burocrática que se encarga de controlar la entrada y salida de los cubanos a la isla que los vio envilecer. La tercera de mis fugas, que a la larga fue la vencida, se asemejaba a las de mis años mozos en que también venía al encuentro de un vestido y un amor. Y al igual que en mis días de estudiante, tuve que sortear a mis cancerberos para llegar a su encuentro. Al arribar a Estados Unidos, ya sin necesidad de seguirme fugando del sitio en que tan bien estaba, trasladé mi obsesión 55


con las evasiones al mundo de las letras y me lancé a escribir mi primera novela, Salidas de emergencia, que narra las disímiles maneras en que un puñado de compatriotas intenta escapar de circunstancias extremas y, en ocasiones, de la propia isla en peso. En mi segunda novela, la fuga es un elemento clave y constante. No me quedó más remedio: escribir sobre la Cuba contemporánea sin mencionar el ansia de huir del suelo patrio que desde hace décadas corroe tanto a las generaciones más jóvenes como a los entrados en años sería como pedirle a un animal que vive en cautiverio que describiera su vida diaria sin mencionar los barrotes, al margen de la ubicuidad de los mismos. Siempre que me preguntan que cuándo me fui de Cuba, respondo automáticamente que irse de Cuba no es posible para los cubanos, del mismo modo que no era posible para los esclavos irse de los barracones. De un país que te impide la salida no te vas, te fugas. Como leo este texto en Nueva York, ante un público en el que todos los cubanos son, quieran reconocerlo o no, por edicto real, fugitivos, admito que aunque quizá original, nada tiene de extraordinaria mi odisea privada. Solo quería dejar constancia escrita y poner en letra de molde lo verdaderamente indisputable: entre otras tantas cosas, la historia de la segunda mitad del siglo XX cubano ha sido también un tratado, un compendio, un exquisito manual sobre el arte de las fugas. Nueva Jersey, 8 de junio de 2012

56


Ficciones

57


Gato entrometido José Lorenzo Fuentes En la torre de control de tráfico aéreo se escuchó la voz de un piloto que solicitaba permiso para hacer un aterrizaje de emergencia en el aeropuerto José Martí, de La Habana. El controlador, Jacinto Salavarría, miró la pantalla del radar y respondió que, por favor, le confirmara la naturaleza de la emergencia. Cuando el piloto volvió a hablar, el controlador alcanzó a oír con absoluta nitidez el maullido de un gato. No puede ser, es imposible, murmuró mientras oprimía una tecla del panel. Durante los catorce años que llevaba trepado a una torre de control, nunca había tenido la menor sospecha de que un gato ocupara un lugar en la cabina de mando de ninguna aeronave o un asiento contiguo al de algún miembro de una tripulación en pleno vuelo. ¿Sería posible que una azafata lo hubiera introducido de polizón en su bolso de mano? En lugar de hacerse otras preguntas innecesarias, pensó que debía reclamar cuanto antes la presencia en la pista de una o dos ambulancias y solicitar el concurso de un especialista en traumatología, y también de un neurólogo, el personal médico de emergencia que, según los cálculos dictados por su larga experiencia, debían estar disponibles en situaciones como aquella. Mientras decidía los próximos pasos a seguir, pensaba con ahínco en su mujer. Si aceptamos como ciertas las conjeturas apresuradas de Jacinto Salavarría, entre las múltiples asechanzas del destino no existe un motivo de mayor preocupación para cualquier hombre que perder el usufructo de una mujer, lo mismo sea propia o ajena. La que ahora le ardía en la imaginación, devorándole el sosiego, se llamaba Eva Madariaga y era propietaria de atrevidos ojos negros, cuello de cisne, torso cincelado en mármol como el de Afrodita, que era griega hasta la última palpitación de su carne, o tal vez romana, un controlador de tráfico aéreo no tiene necesariamente por qué saberlo a ciencia cierta, y a continuación, descendiendo, muslos y pantorrillas de los que dependía el equilibrio del contoneo que enloquecía, pensaba él, a todos los hombres del vecindario. 58


Durante los primeros meses de casados, a Jacinto Salavarría nunca lo inquietaron demasiado los atributos físicos de su mujer, que desde los tiempos de la otra Eva, la del Edén, tantos conflictos han originado, ni experimentó los celos devoradores que aparecieron más tarde, como tampoco, recordó, en los primeros tiempos de su vida, cuando quiso hacerse piloto, le infundieron miedo las alturas. Sin embargo, después de un par de años de estarlo sometiendo a un riguroso escrutinio dedujo que era un exceso de confianza casi suicida navegar dentro de la vertiginosa cápsula metálica de un avión, aunque dicen que en el cielo ocurren menos accidentes que en las autopistas, y para darle consistencia a las obsesiones colectivas uno debe presumir que las estadísticas no mienten, pero a partir de algún instante inidentificable comenzó a acosarlo el pálpito inexorable de que una turbulencia repentina podía hacer que el avión pilotado por él perdiera el rumbo dentro de una larga noche sideral o se incrustara en el pico de una montaña. Con el tiempo los miedos se exacerban. Por consiguiente, prefirió ocupar la plaza de controlador de tráfico aéreo. Era una ventaja. Desde su puesto de observación podía llegar a conocer a fondo el comportamiento inestable de los aviones, no el de los pilotos, que más o menos saben lo que deben hacer en los momentos de mayor peligro, sino el de los aviones, aparatos enigmáticos que parecen tener un destino particular, a veces aciago, por cualquiera sabe qué oscuros designios de sus constructores. En fin, con el paso del tiempo y de muchas cavilaciones adicionales que desafiaban toda lógica porque carecían de antecedentes, generadoras sin embargo de algunas de sus pesadillas erráticas a media noche, también consideró posible que un avión resentido y malhumorado pudiera descargar su triple ira contra el piloto, la tripulación y los pasajeros, y en un acto de soberbia reducirlos a cenizas. Casi todo depende del tiempo: hasta la felicidad, pensó Jacinto Salavarría retomando el tema de su mujer, recurrente en todos sus insomnios, inmóvil boca arriba en la cama o ladeando poco a poco, sin un vestigio de ruido, su cuerpo de animal en acecho para sorberle los olores a Eva mientras ella dormía ajena a los pormenores de la indagación. Entre sus olores inconfundibles, pensaba Jacinto Salavarría, podían estar trenzados, para 59


identificarlo, los olores del intruso usuario de los sueños desatinados de su mujer. Sin una posible explicación válida, sin ninguna señal que lo inculpara pero también porque nadie, ningún otro hombre, podía ser excluido, sintió repentinos celos del piloto norteamericano que solicitaba permiso para un aterrizaje de emergencia. Reflexionó que de haber sido en una vida anterior, o en ésta, Tom Wilson en lugar de Jacinto Salavarría, él hubiera viajado sin demora en cualquier avión desde Miami o desde Chicago hasta La Habana para encontrarse en la cama con Eva Madariaga. Pero esa posibilidad no existía, no entró en ningún cálculo del destino ni antes ni ahora porque sólo ocupaba un espacio en otro de los tantos delirios provocados por sus rabietas de amor. Después de esa ráfaga de locura perniciosa se burló de sí mismo. Qué desatino. El piloto de seguro residía en Chicago o en Iowa, o en un recóndito rancho de Texas, a millas de distancia del cuerpo de su mujer. Y para mayor tranquilidad nunca había visitado La Habana. ¿O sí? De todos modos experimentó la urgencia de preguntárselo: -¿Has estado alguna vez en La Habana? -A qué viene esa pregunta idiota. Concéntrate en tu trabajo, y apúrate. El avión, que hacía un laxo recorrido entre Nueva York y Caracas, había estado avanzando a velocidad de crucero, y el piloto automático controlaba el vuelo con el mayor sosiego, cuando de pronto Tom Wilson, un aviador de pelo en pecho, como él decía para favorecer su autoestima, con doce años de pericia por encima de las nubes, advirtió que la nave, con el morro hacia abajo, por un motivo para él desconocido, iniciaba una brusca caída en picado. El monitor de la consola parpadeaba sus muchas luces inquietantes en señal de advertencia, y alguien –con qué perversa intención- había desconectado el piloto automático. Cómo que alguien, quién puede ser, masculló Tom Wilson a tiempo que apresaba la palanca de mando tratando de estabilizar el avión. Si nadie estaba a su lado, si el copiloto había abandonado el asiento y ahora andaba por el pasillo para desentumecer sus piernas, qué diablos sucedía en un avión que no estaba amenazado por ninguna turbulencia ni sufrido ningún daño estructural. 60


-Entonces, ¿por qué solicitas permiso para un aterrizaje de emergencia? – preguntó Jacinto Salavaría. -Por qué va a ser. Porque no sé qué diablos está pasando respondió Tom Wilson en perfecto español. – ¿Estás drogado? -Vete al demonio. Tom Wilson nunca se había drogado. Es más, no fumaba y consumía bebidas alcohólicas sólo en muy contadas ocasiones. -El drogado debes ser tú, cubano estúpido. ¿Me estás oyendo, bastardo idiota? - preguntó Tom Wilson con una inflexión desenfrenada. -¿Hay heridos a bordo? -fue la nueva pregunta de Jacinto Salavarría, sin reparar en los insultos desatinados que le caían del cielo. -¿Heridos? No te lo puedo asegurar, aunque creo haber oído decir que una azafata se desmayó. En medio del tumulto de tantas voces, sólo he podido saber que entre los pasajeros ha cundido el pánico, desde aquí únicamente alcanzo a oír un confuso ruido de cristales rotos, de objetos derribados, ¿los oyes, escuchas como yo esos tras,pum,ban,zuum,tan, no oyes los gritos de la gente, sus imprecaciones, llantos y plegarias? Supongo que los pasajeros deben haber salido catapultados de sus asientos, deben haber dado volteretas y rebotado mientras escucho la voz metálica de las alarmas que anuncian la entrada en pérdida, porque el avión continúa descendiendo y descendiendo, ya no volamos en la anaranjada soledad de las nubes fugaces sino casi a ras de tierra, apúrate cubano de mierda, que nos vamos a matar. Dos días atrás, la víspera de su cumpleaños, Tom Wilson entró al cuarto de baño y abrió el grifo de la ducha sin poder omitir las vicisitudes que le trasmitían la pesadilla de la noche anterior. A las pesadillas se las lleva el agua, pensó, escapan por el tragante de la bañera entre las espumas del champú y del jabón. Pero aquella era una pesadilla difícil de derrotar, y si no encontraba el modo de interpolar otras preocupaciones menores, que le empobrecieran el recuerdo inicial, la pesadilla iba a persistir en su memoria, calculó, por lo menos una semana o dos. En vano Tom Wilson inundó las 61


horas siguientes, después del baño reparador, con el rumor de las olas en una playa solitaria donde pudo hacer el amor con una chica accidental, de muslos macizos y trenzas de oro, que sin embargo no figuraba en su agenda entre otros apretados números de teléfonos para una segunda oportunidad. Pero, ah demonios, ahí estaba el gato empecinado, escapando a la mutación y al olvido. Es intolerable aceptar que uno no tiene dominio sobre la voluntad, y por tanto puede hacer de urgencia un sexo sin amor, sólo para descargar el cuerpo, una contingencia que no premeditó y que acaso tampoco deseó, como intolerable resulta, ahora, sentirse mancillado por una pesadilla cuya eternidad nos puede perseguir más allá de la muerte. Tom Wilson había soñado que un gato –verde por más señas- después de hopar en la parte trasera del avión, en silencio, complacido hasta el delirio porque ninguno de los pasajeros podía observarlo, y también después de relamerse como si alguien le hubiera proporcionado una abundante ración de pescado, se instaló de un solo salto elástico en la cabina de mando, a su lado, y para el mayor asombro, contrariedad y desasosiego de Tom Wilson, el maldito gato empezó a tocar todas las teclas, las que accionaban los alerones, el tren de aterrizaje, los timones de profundidad y el timón de dirección. Vamos a tener un accidente, gato entrometido, tú también te puedes matar, le dijo en tono persuasivo. Como si de pronto se agotaran todas las posibilidades, Tom Wilson conjeturó que la lógica le resultaba inservible, porque aquel gato que él ya empezaba a odiar, aquel gato verde que olía a muerte, a trapos húmedos, a guano de murciélago, like cat’s piss, ya cumplida su lúgubre misión, mientras la aeronave descendía en picado, comenzaba a desvanecerse, empezaba a suprimirse, a hacerse invisible a todo lo largo de su pelambre verde, desde la cabeza a la cola, sin transición, hasta que Tom Wilson sólo alcanzó a ver el último vestigio del animal: la pezuña felina de la pata izquierda, que simulaba un gesto de saludo o de despedida, antes de desaparecer. -Apúrate, cubano desgraciado, acaba de dar el permiso para un aterrizaje de emergencia. Mira que ya falta poco, ¿no oyes el presagio de un crujido en el fuselaje del avión? 62


-Me pareció haber oído el maullido de un gato dentro de la cabina de mando de tu avión –dijo Jacinto Salavarría desde la torre de control. -Oh, my God. Entonces era cierto. El gato terminó por ganarme la partida. Al día siguiente apareció la noticia en todos los periódicos: la aeronave se había precipitado a tierra en una abrupta zona de la costa norte de la isla de Cuba, a sólo siete millas al este de La Habana. Nadie logró sobrevivir al accidente. Después de intensas averiguaciones, se supo, sin tanto ruido en las agencias cablegráficas, que el controlador de tráfico aéreo, Jacinto Salavarría, no le había prestado la debida atención a la solicitud de emergencia del piloto y como resultado de aquella negligencia que segó tantas vidas había sido separado del cargo. Seis meses después, Eva Madariaga lo abandonó. Para ponerle punto final a la historia, si en realidad existe final para alguna historia, Jacinto Salavarria se enteró que el nuevo depositario de los sueños desaforados de la que había sido hasta ayer mismo su mujer era un piloto de la Fuerza Aérea, que ostentaba en la solapa el fideo del rango de oficial, Reinaldo Verdecia, treinta y siete años, ojos que verdeaban hasta un fondo marino, tez cetrina, huella azul en las mejillas, casi subliminal, dejada por la barba recién rasurada, y espaldas de remero olímpico. No era que Eva tratara de justificarse, porque además no era necesario y tampoco nadie se lo exigía. Pero el nuevo giro de su vida respondía no a una veleidosa decisión irreflexiva sino a las instancias de su inapelable destino. Desde la adolescencia, los pilotos siempre ejercieron sobre ella una extraña fascinación.

63


64


Blogger Cubano 9