Issuu on Google+

ES6 DE AGOSTO DEL 2011

12

La depilación es hoy una práctica más que extendida entre mujeres y hombres. La aplicación del láser no ha hecho más que multiplicar este boom en detrimento de otros métodos más rudimentarios y menos efectivos, como la cera, la maquinilla o la depilación eléctrica. Los cánones de belleza y la moda actuales no dejan lugar a dudas: cuanto menos pelo, mejor. “La gente se depila desde hace muchos años, diría que desde que existen sistemas para poder hacerlo y por varios motivos: comodidad, estética, por razones profesionales (es el caso de los deportistas) e, incluso, por aspectos médicos”, cuenta la dermatóloga Nerea Landa, codirectora de la clínica Dermitek de Bilbao y de los centros SinPelo de Barcelona y Madrid. Cuando cita los motivos médicos, se refiere a que algunos recientes estudios de investigación que determinan la utilidad de la depilación láser en foliculitis (pelos infectados y enquistados), en tipos de fístulas o en pacientes con hirsutismo facial (exceso de pelo en la cara). Pero el vello corporal ¿cumple alguna función del cuerpo humano? Esta pregunta tan lógica que pueden hacerse personas que duden de someterse a una depilación permanente la responden los especialistas en dermatología: Hoy, el vello corporal ha perdido la función que tenía hace millones de años, cuando servía como sistema de protección contra el frío o el calor. “El hombre de Cro-Magnon empleaba pieles para protegerse del frío, pero millones de años después el pelo no tiene ninguna función”, explica José María Ricart Vayà, jefe del servicio de dermatología Dermilaser del hospital Quirón de Valencia. Otro especialista, Francisco López Gil, coordinador del área de dermatología en el centro médico Teknon de Barcelona, va más allá y afirma que dentro de 300, 500 o 1.000 años el vello corporal ya no existirá en la especie humana. “Hoy es ya un residuo de la evolución del hombre”, dice. Otra cosa es el cabello o pelo que cubre la cabeza, algo que sí que citan como “imprescindible” para el cuerpo por su función protectora contra los rayos solares, según recuerda Juan Ferrando, dermatólogo y vicepresidente de la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV). Javier Bassas Bresca, del centro dermatológico Dr. Javier Bassas, cita también como imprescindible el de las cejas, ya que evita que el sudor de la frente vaya hacia los ojos. “El factor estético ha ido cambiando con el paso de los años, pues en los sesenta el canon


La vanguardia