Page 14

14/15

arte

Vanguardias digitales Muestra “0.1” El título de la muestra, “0.1”, convoca al signo representativo del lenguaje de la electrónica y lo digital con las distintas fases progresistas del firmamento artístico internacional y con un cuestionamiento fundante: ¿cómo hacer del arte digital en Argentina un lenguaje ATP (apto todo público)? Esta muestra pudo verse en la sala de exposiciones del Espacio Cultural Itaú Argentina (esquina Cerrito y Viamonte) hasta hace pocos días. Aquí, un recorrido. Txt: Nico Sobrero. Foto: Gentileza Gabriel Rud.

El arte tecnológico suele estar asociado a la revolución virtual de Internet y el boom puntocom. Se lo asocia con aquello frío y distante. Sin embargo, estas nuevas tecnologías son herramientas prácticas para el cotidiano y plataformas para el despliegue artístico más variado. Si la idea de los dadaístas era unir el arte a la vida real, parece que el sueño se cumplió en el mundo de lo virtual. Pero, ¿cuándo “lo digital” se transforma en arte? ¿Cómo se hace para que lo digital empate a una pintura al óleo, una foto o un video? Estos fueron los planteos de la muestra “0.1”, que estuvo fuertemente focalizada en promover las posibles relaciones entre arte, nuevas tecnologías y espectadores. Gabriel Rud (32) es uno de los 8 artistas visuales seleccionados por el curador Carlos Trilnick para integrar la muestra “0.1” y exhibir sus creaciones digitales. Para él, el piso de la imagen digital es una trama, una cuadrícula o una grilla donde tan solo se ordenan puntos. “Sin embargo, esta forma de representación es incluso anterior a la época de los dispositivos electrónicos. Por ejemplo, en los tejidos de punto precolombinos ya puede percibirse: en un poncho que presenta tramas pixelares”, explica Rud. La instalación que Rud exhibió en “0.1” se titula “Seol” y es una obra que se desprende directamente de “Inmediaciones”, otro proyecto en el que lleva trabajando hace varios años. “Seol” se concibió como una pieza digital que rivaliza con la realidad. Se trata de parcelas tridimensionales de tierra que por la acción de diferentes estímulos (como la incidencia, ángulo y color de la iluminación) reproducen los ciclos de rotación planetaria. Una obra que siendo digital convoca un tema propio de la poesía: el cambio y transformación perpetua. “Seol es una instalación interactiva. La imagen fija de un paisaje compuesto de miles de polígonos impreso en inkjet sobre papel de algodón recibe una proyección digital con información de textura, atmosfera e iluminación. La proyección se ejecuta en tiempo real coordinado con el horario terrestre (GMT-03:00) y la imagen también emula variaciones climáticas y atmosféricas” explica el artista. Pareciera entonces que el error se haya en vincular “lo digital” estrictamente con una cuestión futurista. Rud resume este tema en una explicación que ayuda a despejar la equivocación: “El soporte digital es por naturaleza reproducible, replicable y manipulable. Las obras en formato digital son difíciles de ser conservadas para consumo exclusivo o elitista; a la larga terminan derramándose y siendo accesibles para cualquiera que tenga voluntad de acceder a ellas. Pasa con el software y los videojuegos (piezas digitales) y sigue con obras que nacieron en soportes tangibles o analógicos, que recién cuando se digitalizan se tornan universalmente accesibles. Esto sucede con películas, música, programas, pinturas, literatura, etc.”

BKMag 39  

En esta edición Arthur Russel, el retrato de un genio musical, U2 y su vuelta al país, N.E.R.D., Y además: cine, tendencias, moda, kitesurf...

BKMag 39  

En esta edición Arthur Russel, el retrato de un genio musical, U2 y su vuelta al país, N.E.R.D., Y además: cine, tendencias, moda, kitesurf...

Advertisement