Issuu on Google+

www.buenosdiasflorida.com l VIDA 39

Conocer el cáncer de pulmón puede ayudarnos a dejar de fumar uando se habla de salud personal, cada vez más personas toman mayor conciencia de que las opciones que adoptamos hoy ejercerán un impacto en el futuro. Además de consumir más alimentos sanos, muchas personas están incluyendo la ejercitación en sus rutinas semanales. Un estilo de vida que muchos han intentado adoptar, con grados diversos de éxito, es dejar de fumar. Aunque dejar el hábito es a menudo difícil y afecta los nervios, vale la pena, pues el potencial de consecuencias, sobre todo en lo tocante al cáncer pulmonar, debería ser un factor de motivación, incluso para aquellos que luchan a brazo partido por dejar de fumar para siempre. Según el Instituto Nacional del Cáncer (National Cancer Institute, NCI), se diagnosticarán aproximadamente 220,000 nuevos casos de cáncer de pulmón en el 2009, y más de 159,000 perderán la batalla con la enfermedad ese mismo año. Tales estadísticas son especialmente preocupantes cuando consideramos que muchos fumadores están plenamente conscientes de que incrementan sus riesgos de padecer de cáncer pulmonar, pero siguen fumando. Como a menudo la información referente a la enfermedad es útil para quienes desean dejar el hábito, considere el contenido siguiente si usted o un ser querido está intentando lograr el cambio de estilo de vida que podría salvarle la vida.

C

¿En qué consiste el cáncer de pulmón? Una mayoría significativa (el 99 por ciento aproximadamente) de los casos de cáncer pulmonar se dividen en dos categorías,

clasificadas en dependencia del tamaño del tumor canceroso. • Cáncer pulmonar de células pequeñas (SCLC). El cáncer pulmonar de células pequeñas, está, como sugiere su nombre, vinculado a los cánceres cuyas células son más pequeñas que las células cancerígenas típicas. La ocurrencia del SCLC es menos común, afectando a sólo el 20 por ciento de las personas a que se les diagnostica la enfermedad, pero su estatura comparativamente pequeña no lo hace menos peligroso, pues sus células se reproducen rápidamente, formando en breve tumores más grandes. Como resultado de esa rápida reproducción, el SCLC, generalmente el

resultado de fumar o de la exposición indirecta al humo del tabaco, se propaga con frecuencia a otras partes del cuerpo incluso antes de ser diagnosticado inicialmente. • Cáncer pulmonar de células no pequeñas (NSCLC). Es el tipo más común de cáncer de pulmón, totalizando aproximadamente el 80 por ciento de los casos. Se clasifica en tres categorías diferentes: - carcinoma de células escamosas - adenocarcinoma - carcinoma de células grandes

recubren los conductos respiratorios. Los adenocarcinoma son la forma de cáncer más diagnosticada, y totaliza del 30 al 40 por ciento de los casos. Se produce cuando las células que conforman el revestimiento de los pulmones se vuelven cancerígenas. Los carcinomas de células grandes componen el 10 por ciento el total de casos, y son crecimientos grandes y anormales cuando se examinan en el microscopio.

Los carcinomas de células escamosas se originan en las vías respiratorias, específicamente en las células planas y delgadas que

¿Cuáles son los riesgos del cáncer pulmonar? Según la Alianza del Cáncer de Pulmón (Lung Cancer Al-

liance) organización sin fines de lucro dedicada a dar ayuda y defensa a las personas que padecen o corren el riesgo de un cáncer pulmonar, más del 85 por ciento de los casos son provocados por el hábito de fumar. Dicho de forma simple, los fumadores corren un riesgo mayor e innecesario de contraer cáncer. Entre las más de 4,000 sustancias que contiene el humo el cigarro, la mayoría está vinculada con el cáncer. Y para los que intentan dejar el hábito, varios estudios indican que la persona que deja de fumar, correrá el mismo riesgo que otra que no ha fumado, 15 años después de dejar el hábito. O sea, que un fumador que deja de hacerlo a los 30 años, cuando tenga 45 correrá el mismo riesgo de contraer cáncer pulmonar que otra persona de 45 años que nunca ha fumado. Pero el hábito de fumar no es el único factor que incrementa el riesgo de cáncer pulmonar. Otro riesgo adicional es la exposición al radón, sustancia carcinógena y subproducto del radio, presente en el aire exterior e interior. Esto enfatiza la importancia de inspeccionar la vivienda para detectar la presencia del radón, pues el contacto prolongado con el mismo incrementa el riesgo de cáncer. Otras causas potenciales de cáncer de pulmón son el contacto con el amianto (que puede provocar el mesotelioma, cáncer que afecta el recubrimiento de pulmones y estómago) y el contacto con agentes cancerígenos en el medioambiente. Para obtener más información acerca del cáncer pulmonar, o buscar ayuda para dejar de fumar, visite el sitio Web del Instituto Nacional del Cáncer, www.cancer.gov.


39