Page 1

Ramona, Miguel y el Mar Una historia de amor y aventuras

Nury Pi: texto SGPi: ilustraciones


En su cumpleaños número 21 decidió viajar a la Argentina. País remoto que quedaba en el fin del mundo según el globo terráqueo. Así se lo informó a su padre quién le contestó: "Yo te pago el viaje de ida pero tú deberás costearte tu estadía en el país y pagarte tu viaje de regreso." Y así fue como Miguel a los 21 años y recién recibido de médico,

se embarcó en un buque que cruzaba el océano Atlántico hacia América del Sur.


El viaje era largo y el mar constituía la única entretención. Las olas eran fascinantes para casi todos los pasajeros, o al menos para aquellos que no se sentía enfermos por el movimiento de vaivén. El mar ofrecía un cuadro distinto cada día y a veces cada hora: olas con espuma cuando estaba embravecido, olas enruladas cuando había viento, gigantescas ondas cuando estaba tranquilo.


En el barco conoció a Ramona cuyo cabello ensortijado como las olas del mar caía sobre sus ojos y se enamoró de inmediato. Ella viajaba hacia Argentina a la casa de sus hermanas, las que hacía unos años se habían instalado a vivir en ese país.


Miguel y Ramona eran de origen español pero de estratos sociales diferentes, él era un "burgués" de la gran ciudad y ella una pueblerina sencilla y rústica… pero el amor acunado en esas aguas del Atlántico diluyó las diferencias y fue así que se casaron de inmediato. La idea era llegar casados a Argentina a iniciar una vida juntos. Ramona sorprendida y halagada aceptó la idea. El capitán del barco los casó legalmente en una ceremonia sencilla y muy romántica.


Ni bien llegaron a Argentina viajaron a Peyrano, pueblo rural de vida tranquila donde residían las hermanas de Ramona. La sorpresa y desconcierto de la familia fue tan grande al descubrir que Ramona se había casado en el barco, que no les creyeron hasta no ver el acta de casamiento extendida por el capitán del buque. El mar que los había unido estaba muy lejos, aunque Miguel creía ver en los campos arados reminiscencias de esas olas tranquilas y en las nubes semblanzas de un oleaje embravecido.


Se instalaron en una casa humilde junto del almacĂŠn de Ramos Generales, propiedad de la familia de Ramona.


Miguel comenzó a trabajar como empleado para todo servicio: atendía al público en el mostrador, repartía los pedidos en la camioneta, cargaba bolsas de papas, harina y demás productos que llegaban vía tren por los abastecedores. Si bien Miguel era médico titulado, por amor se hizo changarín, lo que habría horrorizado a sus padres... pero ellos estaban muy lejos con un océano de por medio.


Dos años después de casados nació una hermosa niña a la que llamaron Nury. La vida continuaba rutinariamente con el trabajo en el almacén de Miguel y las tareas del hogar de Ramona, aunque ella tenía un don, sus creativas labores de crochet que la alejaban de la aburrida rutina. Sus diseños llenos de curvas y arabescos alegraban el hogar y, para quien supiera mirarlos, rememoraban el oleaje marino.


La tranquilidad pueblerina, el silencio del campo s贸lo interrumpido por el mugido de alguna vaca no era suficiente para Miguel.


Pasados unos años comenzó a sentir añoranzas de la bullente vida cultural de la ciudad de Barcelona donde había nacido y, por supuesto quiso volver. A Ramona, que se encontraba felíz junto a su familia, no le gustó pero accedió al viaje de ellos tres rumbo a España por amor. El mar los acunó y meció todo el camino recordándoles aquel viaje en que se enamoraron.


En el año 1929 llegaron a Barcelona, para Nury de cuatro años fue verla llena de luces y amarla y lo mismo a su abuelo con quien entabló amistad de inmediato. El mar que fue un involuntario testigo de este romance nunca estuvo lejos del corazón de Miguel y cada año iban de vacaciones a un pueblito de pescadores sólo para observar las olas.


Fin


SGPi producciones Chile - 2015

Ramona miguel mar  

Romance de mis abuelos. Relato de mi madre: Nury Pi

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you