Page 1

Número 33 • Ganado

Foto: Zeljko Radojko

Una revista de

Manejo del estrés calórico A magazine of BIOMIN

¿Qué anda mal con mi ganado? Foto: fotostorm

Foto: COSPV

Pasto para ahorrar

Parte 1: Dificultades para la reproducción

I


Editorial Depresión del verano El verano es la estación favorita de mucha gente, excepto quizás para los que trabajan con vacas lecheras. Como el umbral de temperatura óptimo para la producción de leche es alrededor de 20°C, en mayo empiezan a aparecer los primeros signos de estrés calórico. El año pasado tuvimos el verano más largo y caliente de la historia escrita, por lo que es probable que este año esperemos algo similar. Nunca es demasiado temprano para empezar a prepararse para el calor de verano. El rendimiento de leche más bajo, la reducción de la fertilidad y los trastornos del metabolismo son solo algunos de los diversos síntomas que se pueden dar en temperaturas altas. Y aunque no podemos controlar el clima, podemos ser proactivos para evitar los efectos negativos en la salud de nuestros animales y nuestras carteras. Durante estos días, en los que disminuye el apetito de los animales, es crucial que tengamos materias primas de buena calidad y un excelente manejo. En este número de Science & Solutions, les compartimos nuestras sugerencias sobre un forraje que injustamente pasa desapercibido: el ensilado de pasto. Hablamos sobre el estrés calórico y sus efectos en el hato lechero y damos algunos consejos sobre cómo minimizarlos. Además, estamos lanzando una nueva serie de lineamientos prácticos para productores lecheros con listas de verificación útiles y fáciles de usar, que empiezan con las dificultades para la reproducción. ¡Así que, vaya por una bebida fría y prepárese con nosotros para el verano!

Istvan CSUTORAS Gerente de Producto, Fitógenos

Science & Solutions • Número 33


Contenido

Manejo del estrés calórico en vacas lecheras

2

Maneras de respaldar la producción bajo condiciones cálidas y húmedas. Por Annamaria Boczonadi MSc

Pasto para ahorrar

6

El pasto ensilado adecuadamente puede contribuir a tener hatos lecheros sanos y de alta producción, al mismo tiempo que se reduce el costo del alimento. Por Zanetta Chodorowska Ingeniera jefe

Cut & Keep

Checklist

¿Qué anda mal con mi ganado?

Parte 1: Dificultades para la reproducción

9

Lista práctica para el diagnóstico de síntomas, causas y soluciones.

Science & Solutions es una publicación mensual de BIOMIN Holding GmbH que se distribuye de forma gratuita a nuestros clientes y socios. Cada número de Science & Solutions presenta temas relacionados con los últimos conocimientos científicos en nutrición y salud animal, centrándose en una especie (aves, cerdos o rumiantes) cada trimestre. ISSN: 2309-5954 Para obtener una copia digital y mayor información, visite: http://magazine.biomin.net Por reimpresiones de artículos o para suscribirse a Science & Solutions, contáctenos a través de: magazine@biomin.net Redactor: Ryan Hines Colaboradores: Annamaria Boczonadi, Zanetta Chodorowska, Istvan Csutoras y Bryan Miller Mercadeo: Herbert Kneissl Gráficos: Reinhold Gallbrunner Investigación: Franz Waxenecker, Ursula Hofstetter, Paolo Doncecchi Editor: BIOMIN Holding GmbH Erber Campus 1, 3131 Getzersdorf, Austria Tel: +43 2782 8030 www.biomin.net ©Copyright 2016, BIOMIN Holding GmbH Todos los derechos reservados. Ninguna parte de esta publicación puede ser reproducida de ninguna forma material con fines comerciales sin la autorización escrita del titular de los derechos de autor conforme a las disposiciones de la Ley de Derechos de Autor, Diseños y Patentes de 1998. Todas las fotos aquí incluidas son propiedad de BIOMIN Holding GmbH o utilizadas con licencia.

Una revista de BIOMIN

1


Ilustración: Adriana3d

2

Science & Solutions • Número 33


Manejo del estrés calórico en vacas lecheras Por Annamaria Boczonadi, Gerente de Producto, Microbianos

La disminución de la producción junto con otras consecuencias del estrés calórico pueden comenzar a manifestarse a una temperatura de apenas 22 °C. Presentamos aquí algunas sugerencias de cómo afrontar este desafío.

L

as razas lecheras modernas, como la Holstein Friesian, se desarrollan en países del norte, lo que significa que son tolerantes a las condiciones climáticas frías, pero susceptibles al calor. En muchas partes del mundo, los veranos son cálidos y largos. Esto no solo es un desafío para el ser humano, sino mucho más para las vacas lecheras, pues están ya expuestas al estrés calórico cuando las temperaturas pasan los 22 °C, en especial cuando vienen acompañadas de humedad alta. El Cuadro 1 ilustra los diversos niveles de estrés calórico en vacas lecheras según el índice de temperatura y humedad (ITH).

Efectos del estrés calórico

La temperatura corporal de la vaca aumenta junto con la temperatura del exterior. Esto viene acompañado de un aumento en la frecuencia respiratoria, la salivación y el consumo de agua, lo que indica que hay un malestar evidente. Lo que le sigue es por lo general una caída en el consumo de materia seca (CMS), el rendimiento de la leche y la producción de grasa láctea, así como problemas en el desempeño reproductivo. Las vacas de alta producción y las recién paridas se ven particularmente afectadas; sin embargo, el estrés calórico también ejerce un efecto negativo subestimado en las vacas secas y en las novillas. Hay varios cambios fisiológicos que están relacionados al estrés calórico en las vacas lecheras. Por ejemplo, la alteración de la distribución del flujo sanguíneo hacia los tejidos periféricos ayuda a la vaca a enfrentarse al calor, al aumentar la pérdida de éste. El jadeo es otra forma

Una revista de BIOMIN

de enfriamiento del organismo, el cual es importante para el ganado, pues es limitada su capacidad de sudar. Sin embargo, con el aumento del jadeo, se pueden alterar el equilibrio ácido-base y el pH de la sangre, con lo que hay posibilidades de que haya alcalosis respiratoria. Por otro lado, el giro hacia raciones altas en granos en las dietas de verano puede influir en el rumen y resultar en acidosis ruminal. Como tal, no sorprende que haya la consiguiente caída en el CMS y en el rendimiento de la leche, así como fallas en el desempeño reproductivo.

Enfriamiento

Es necesario minimizar los efectos del estrés calórico mediante una solución integrada de manejo, bienestar de la vaca y nutrición. En el Cuadro 2 se brindan consejos para contrarrestar el estrés calórico. Al hablar del bienestar de la vaca lechera, es importante protegerlas de la exposición directa a los rayos del sol y proporcionarles sombra adecuada. Otro asunto importante, cuando se trata de minimizar los efectos del estrés calórico, es la disponibilidad de agua. Se debe prestar atención para asegurar que el agua sea limpia y de fácil acceso. Por lo tanto, los bebederos deben limpiarse constantemente y se deben colocar en varios lugares en los establos, corrales de retención, pasillos de desplazamiento y zona de alimentación. Las vacas deben contar con agua de fácil acceso inmediatamente después de la ordeña, por lo que quizás sea necesario poner una fuente extra de agua en el camino de regreso de la sala de ordeño. Bajo condiciones climáticas extremas, tal vez se tendrán que ajustar las dietas para maximizar el consumo de alimento. Cuando es fuerte la radiación solar, las vacas pueden rehusarse a comer durante las horas calurosas del día. Es más probable que consuman alimento cuando es moderada la radiación y enfría la temperatura, por ejemplo durante la noche. Por lo tanto, podría ser beneficioso reprogramar las horas de alimentación y dar el 40 % de la ración diaria en la mañana, temprano y 60 % al final de la tarde o en la noche, dando así acceso al alimento fresco a las vacas cuando es más probable que lo consuman.

3


Manejo del estrés calórico en vacas lecheras

Cuadro 1. Estrés calórico e índice de humedad y temperatura (IHT) Temperatura °F 72 73 74 75 76 77 78 79 80 81 82 83 84 85 86 87 88 89 90 91 92 93 94 95 96 97 98 99 100 101 102 103 104 105 106 107 108 109 110 111 112 113 114 115 116 117 118 119 120

°C 22.0 23.0 23.5 24.0 24.5 25.0 25.5 26.0 26.5 27.0 28.0 28.5 29.0 29.5 30.0 30.5 31.0 31.5 32.0 33.0 33.5 34.0 34.5 35.0 35.5 36.0 36.5 37.0 38.0 38.5 39.0 39.5 40.0 40.5 41.0 41.5 42.0 43.0 43.5 44.0 44.5 45.0 45.5 46.0 46.5 47.0 48.0 48.5 49.0

% humedad relativa 0 64 65 65 66 66 67 67 67 68 68 69 69 70 70 71 71 72 72 72 73 73 74 74 75 75 76 76 76 77 77 78 78 79 79 80 80 81 81 81 82 82 83 83 84 84 85 85 85 86

5 65 65 66 66 67 67 68 68 69 69 69 70 70 71 71 72 72 73 73 74 74 75 75 76 76 77 77 78 78 79 79 79 80 80 81 81 82 82 83 83 84 84 85 85 86 86 87 87 88

10 65 66 66 67 67 68 68 69 69 70 70 71 71 72 72 73 73 74 74 75 75 76 76 77 77 78 78 79 79 80 80 81 81 82 82 83 83 84 84 85 85 86 86 87 87 88 88 89 89

15 65 66 67 67 68 68 69 69 70 70 71 71 72 72 73 73 74 75 75 76 76 77 77 78 78 79 80 80 81 81 82 82 83 83 84 84 85 85 86 86 87 87 88 88 89 89 90 90 91

20 66 66 67 68 68 69 69 70 70 71 71 72 73 73 74 74 75 75 76 76 77 78 78 79 79 80 80 81 82 82 83 83 84 84 85 85 86 87 87 88 88 89 89 90 90 91 92 92 93

25 66 67 67 68 69 69 70 70 71 72 72 73 73 74 74 75 76 76 77 77 78 79 79 80 80 81 82 82 83 83 84 84 85 86 87 87 88 89 89 90 90 91 92 92 93 93 94 94 95

30 67 67 68 68 69 70 70 71 72 72 73 73 74 75 75 76 76 77 78 78 79 80 80 81 81 82 83 83 84 84 85 86 86 87 88 88 89 89 90 91 91 92 92 93 94 94 95 96 96

35 67 68 68 69 70 70 71 71 72 73 73 74 75 75 76 77 77 78 79 79 80 80 81 82 82 83 83 84 85 86 86 87 88 88 89 89 90 91 91 92 93 93 94 95 95 96 97 87 98

40 45 50 55 67 68 68 69 68 68 69 69 69 69 70 70 69 70 70 71 70 71 71 72 71 71 72 72 71 72 73 73 72 73 73 74 73 73 74 75 73 74 75 75 74 75 75 76 75 75 76 77 75 76 77 78 76 77 78 78 77 78 78 79 77 78 79 80 78 79 80 81 79 80 80 81 79 80 81 82 80 81 82 83 81 82 83 84 81 82 83 85 82 83 84 86 83 84 85 86 83 85 86 87 84 85 86 87 85 86 87 88 85 87 88 89 86 87 88 90 87 88 89 90 87 89 90 91 88 89 91 92 89 90 91 93 89 91 92 93 90 91 93 94 91 92 94 95 92 93 94 96 92 94 95 96 93 94 96 97 94 95 96 98 94 96 97 99 95 96 98 99 96 97 99 100 96 98 99 101 97 98 100 102 98 99 101 102 98 100 102 103 99 101 102 104 100 101 103 105

n Umbral del estrés La frecuencia respiratoria excede los 60 LPM Empiezan las pérdidas de rendimiento de la leche Pérdidas reproductivas detectables La temperatura rectal excede los 38.5 °C (101.3 °F) n Estrés leve-moderado La frecuencia respiratoria excede los 75 LPM La temperatura rectal excede los 39 °C (102.2 °F)

60 69 70 70 71 72 73 74 74 75 76 77 78 78 79 80 81 81 82 83 84 85 85 86 87 88 88 89 90 91 92 92 93 94 95 95 96 97 98 99 99 100 101 102 102 103 104 105 106 106

65 69 70 71 72 73 73 74 75 76 77 77 78 79 80 81 81 82 83 84 85 85 86 87 88 89 89 90 91 92 93 94 94 95 96 97 98 98 99 100 101 102 102 103 104 105 106 106 107 108

70 70 71 71 72 73 74 75 76 76 77 78 79 80 81 81 82 83 84 85 86 86 87 88 89 90 91 91 92 93 94 95 96 96 97 98 99 100 101 101 102 103 104 105 106 106 107 108 109 110

75 70 71 72 73 74 74 75 76 77 78 79 80 80 81 82 83 84 85 86 86 87 88 89 90 91 92 92 93 94 95 96 97 98 99 99 100 101 102 103 104 105 105 106 107 108 109 110 111 111

80 70 71 72 73 74 75 76 77 78 78 79 80 81 82 83 84 85 86 86 87 88 89 90 91 92 93 93 94 95 96 97 98 99 100 101 102 103 103 104 105 106 107 108 109 110 111 111 112 113

85 71 72 73 74 75 75 76 77 78 79 80 81 82 83 84 85 8 86 87 88 89 90 91 92 93 94 94 95 96 98 98 99 100 101 102 103 104 105 106 107 108 108 109 110 111 112 113 114 115

90 71 72 73 74 75 76 77 78 79 80 81 82 83 84 84 85 86 87 88 89 90 91 92 93 94 95 95 96 98 99 100 101 101 102 103 104 105 106 107 108 109 110 111 112 113 114 115 116 117

95 72 73 74 75 76 76 77 78 79 80 81 82 83 84 85 86 87 88 89 90 91 92 93 94 95 96 96 98 99 100 101 102 103 103 104 106 107 108 109 110 111 111 112 113 114 115 116 117 118

100 72 73 74 75 76 77 78 79 80 81 82 83 84 85 86 87 88 89 90 91 92 93 94 95 96 97 98 99 100 101 102 103 104 105 106 107 108 109 110 111 112 113 114 115 116 117 118 119 120

n Estrés moderado-grave La frecuencia respiratoria excede los 85 LPM La temperatura rectal excede los 40 °C (104 °F)

n Estrés grave Frecuencia respiratoria entre 120 – 140 LPM La temperatura rectal excede los 41 °C (106 °F)

Fuente: Collier et al, 2012, Arkansas University

4

Science & Solutions • Número 33


Annamaria Boczonadi Gerente de Producto, Microbianos

Los aditivos como Levabon® y Digestarom® pueden ser herramientas valiosas que ayuden a respaldar el CMS, aumenten la digestibilidad y el bienestar gastrointestinal, y así minimizar los efectos negativos que vienen con las condiciones calurosas y húmedas del ambiente.

Cuadro 2. Consejos para contrarrestar el estrés calórico Proporcionar sombra suficiente Proporcionar agua limpia y suficiente, en especial después de la ordeña Dividir la ración diaria: 40 % temprano en la mañana y 60 % al final de la tarde Proveer de forraje de buena calidad Usar Levabon® Rumen Utilizar Digestarom®

Las vacas bajo estrés calórico presentan disminución del CMS y al mismo tiempo, tienen requerimientos similares, si no es que ligeramente más altos de diferentes nutrientes. Por lo tanto, quizás se necesite hacer ajustes en la composición de la dieta para poder satisfacer estos requerimientos y prevenir altas pérdidas del rendimiento de la leche. Es un reto escoger la composición adecuada de la dieta bajo estrés calórico. Por otro lado, una menor proporción de forraje a concentrado ayuda el CMS y aumenta la densidad de los nutrientes. Por otro lado, no debe arriesgarse demasiado el contenido de fibra, ya que fácilmente esto puede causar condiciones ácidas en el rumen. Si dura mucho tiempo esta caída del pH, podrá presentarse acidosis ruminal aguda. De esta manera, cuando se presenta estrés calórico, debe suministrarse forraje de la mejor calidad, con fibra de fácil fermentación y alta digestibilidad. Otra herramienta benéfica es añadir levaduras autolisadas, como Levabon® Rumen, a la dieta, con el objeto de estabilizar el pH del rumen y así apoyar el bienestar gastrointestinal. Para satisfacer los requerimientos de energía de las vacas bajo estrés calórico con un menor consumo de alimento, además de aumentar la proporción de concentrado a forraje, hay otras soluciones que pueden ayudar a aumentar la digestibilidad de los nutrientes que también son de utilidad. La suplementación con levaduras autolisadas, Levabon® Rumen, puede resultar beneficiosa, ya que mejora la eficiencia ruminal al obtener más nutrientes de la misma cantidad de alimento. El objetivo es ayudar a la vaca lechera a mantener el bienestar ruminal y digestivo, al igual que a minimizar las pérdidas de consumo de alimento. Levabon® Rumen ayuda a mejorar la digestibilidad en las vacas y así lograr una utilización eficiente del alimento, incluso bajo condiciones ambientales no óptimas. A diferencia de los cultivos de levaduras, las levaduras autolisadas consisten en levaduras puras sin vehículo, que están disponibles

Una revista de BIOMIN

Vaca lechera con estrés calórico

rápidamente para la microflora del rumen, pues las células ya están descompuestas debido al proceso de la autólisis (autodigestión). Esto suministra nutrientes de alta calidad a la microbiota ruminal, tales como vitaminas del complejo B, péptidos, aminoácidos y elementos funcionales como nucleótidos, enzimas y carbohidratos de la pared celular (manano, glucano). Ayudan a mantener el bienestar y la salud ruminal e intestinal, importantes en especial bajo condiciones de estrés calórico. Además, Digestarom®, un aditivo fitógeno, ayuda a mantener el CMS mediante la estimulación del consumo de alimento y la prevención de caídas repentinas en dicho consumo.

Conclusión

Debe aplicarse una solución integrada para minimizar las pérdidas en la producción y rentabilidad que vienen como consecuencia de los efectos del estrés calórico en las vacas lecheras. Esto debe incluir el bienestar de la vaca, al brindarles a los animales un ambiente cómodo y acceso al agua, manejo adaptado de la alimentación y las modificaciones que se necesiten en la dieta. Los aditivos como Levabon® y Digestarom® pueden ser herramientas valiosas que ayuden a respaldar el CMS, aumenten la digestibilidad y el bienestar gastrointestinal, y así minimizar los efectos negativos que vienen con las condiciones calurosas y húmedas del ambiente.

5


Foto: pashapixel

Pasto para ahorrar Por Zanetta Chodorowska, Gerente Técnico, Rumiantes

Con regularidad, se pasa por alto al ensilado de pasto como una alternativa al grano que se compra o al ensilado de maíz, ya que puede mantener hatos lecheros sanos y de alta producción, al mismo tiempo que se reduce el costo del alimento, siempre y cuando se ensile correctamente. Presentamos aquí la manera de cómo usar pasto para ahorrar dinero en la explotación.

E

l ensilado de pasto ha recibido un trato injusto ya que a menudo se le excluye de la ración por tener un contenido demasiado alto de fibra y una baja digestibilidad, que pueden reducir el consumo de alimento y la producción de leche. No obstante, esta mala reputación es en gran medida inmerecida. El pasto es un

6

ingrediente económico e independiente del mercado, que si se maneja adecuadamente, resulta en una buena fuente de proteína. Es apto para crecer en una amplia gama de suelos y climas, además de que cuenta con el beneficio extra de ser resistente a las heladas. Comparados con la alfalfa, los pastos son menos sensibles a las plagas y se secan más rápido. Con

Science & Solutions • Número 33


Cuadro 1. Beneficios de los pastos adecuadamente ensilados para vacas 1. Es un ingrediente de la dieta altamente palatable 2. Mantiene un ambiente ruminal sano a través de la capacidad de rascado 3. Cambia la fermentación ruminal de CNF a FND sin reducir la digestibilidad general de la dieta 4. Mejora la composición de la leche, en especial el contenido de grasa 5. Reduce la incidencia de la acidosis y trastornos metabólicos Fuente: BIOMIN

Cuadro 2. Raciones de 16 explotaciones con alto porcentaje de forraje Hato

A

B

C

D

E

F

G

H

I

J

K

L

M

N

O

P

Leche

36

41

34

41

38

41

43

36

45

36

37

34

43

38

38

38

% forraje

58

58

59

59

67

58

63

58

82

62

57

69

63

57

66

65

0.93

1.06

1.04

0.96

1.16

0.88

0.98

1.04

1

1.02

0.85

1.1

1

1.02

0.94

0.97

Consumo de NDF forrajero por PC Mcal/kg

1.69

1.71

1.7

1.67

1.65

1.67

1.71

1.67

1.69

1.71

1.71

1.62

1.75

1.67

1.69

1.76

PC % MS

17.8

18.0

16.2

18.3

17

18

17.8

17.6

18.2

16.4

18.2

16.8

18.6

16.8

17.7

18.5

39

39

40

37

38

35

38

34

37

37

26

39

39

44

41

36

FND % MS

Prot. sol. % PC

31.2

32

31.4

35

34.5

32

30.6

34.3

32

37

32

36

33

30.4

30.7

30

NDF forrajero % MS

24.8

24.4

27

26.4

26

25

25.4

28

25.8

28

24.6

28

26

24

24.5

25

CNF % MS

41

37

39

35

38

41

42

38

40

40

40.6

38

41

42.8

41.6

41

Almidón % MS

26

25

24

24.8

30.7

Grasa % MS

4

5.5

5.5

5

4.5

3.8

3.9

4.5

4.8

4.1

4.1

4

5.2

29 3.8

26.7 4.4

4.7

Fuente: Departamento de ciencias animales de Cornell University, 2004 – 2005.

frecuencia solo necesitan 24 horas para secarse e incluso menos en los meses calurosos de verano. Asimismo, es una opción más para la aplicación de estiércol. El Cuadro 1 lista los beneficios del pasto bien ensilado para las vacas, entre los que se incluyen una alta palatabilidad, mejor salud intestinal, mejor composición de la leche y menor incidencia de acidosis y trastornos metabólicos. El cambio en la fermentación ruminal de los carbohidratos que no son fibra (CNF) a fibra neutrodetergente (FND) es de particular ventaja cuando se mezcla con ingredientes altos en energía.

Cambio que ahorra costos

El costo del alimento representa entre 55 – 70 % de los gastos de una explotación lechera. Al sustituir el grano comprado con forraje producido en la explotación, puede disminuirse de forma importante el costo de la operación, sin poner en riesgo el consumo, la tasa de paso y la producción de leche. Esto no es hacerse ilusiones. Hay una serie de explotaciones en el mundo que fundamentan su alimento en 60 – 75 % de forraje al mismo tiempo que mantienen una alta producción de leche de 35 a 45 l/día, con un óptimo de 25 – 35 % de fibra neutrodetergente en la ración (Cuadro 2). Es igualmente probable que estas explotaciones usen ensilados de maíz o de pasto.

Una perspectiva de la ración

En la ración, los pastos brindan un contenido de fibra más alto y tienen una buena interacción con el ensilado de maíz, que es más bajo en fibra y más alto en carbohidratos que no son fibra (en la parte del grano). Asimismo, los pastos cuentan con una mayor proporción de fibra digerible

Una revista de BIOMIN

en comparación con el ensilado de maíz o alfalfa pura. Son un forraje alto en energía, que los hace ser una buena alternativa a la ampliamente usada paja. El hecho de que los pastos desaceleren la tasa de paso del alimento en la vaca es beneficioso para aquellas con requerimientos más bajos de nutrientes, como las que están al final de la lactancia, las secas y las novillas. Otra razón para considerar los pastos de cosecha tardía en las raciones para la lactancia final y las vacas secas es el contenido más bajo de potasio del pasto maduro.

Manejo del pasto en la práctica

En la producción de ensilado de pasto de buena calidad se debe tomar en cuenta varios desafíos, tales como la palatabilidad, la digestibilidad de la fibra, la tasa de paso y el

Consejos para ensilar pasto 1. Para las vacas en lactancia temprana a media, los pastos de la dieta se deben cosechar de la fase vegetativa tardía a la de madurez (véase el Cuadro 3). Esto ayuda a garantizar que no se vean afectados la tasa de paso y el consumo. 2. El pasto tiene también que secarse para estar entre 70 – 55 % de humedad. 3. La altura del corte debe ser de 7 a 8 cm y la longitud de 5 cm. 4. Preste especial atención a la contaminación de la tierra. 5. Evite esparcir estiércol antes de la cosecha. 6. Utilice un inoculante para controlar el proceso de fermentación y asegurar una buena palatabilidad.

7


Pasto para ahorrar

Cuadro 3. Etapas de madurez del pasto y composición química Composición química típica

Etapa de madurez

Definición

Pro espigado

Vegetación tardía a espigado temprano

50 % o más de hojas verdes

Espigado temprano

Madurez a espigado temprano

Espigado Posterior a espigado

Descripción física

Proteína cruda

Fibra ácidodetergente

fibra neutrodetergente

>18

<33

<55

40 % o más de hojas verde claras a verdes

13 – 18

33 – 38

55 – 60

Espigado a estado lechoso

30 % o más de hojas verde amarillentas

8 – 12

39 – 41

61– 65

Etapa pastosa a semilla

20 % o más de hojas cafés a verdes

<8

>41

>65

Fuente: Rohweder et al. 1978, RVF Relative fee value

tiempo de cosecha. Es crucial elegir el momento oportuno. La calidad del pasto de primavera justo después del corte es más alta que la de la alfalfa, pero disminuye más rápido. En comparación, los cortes del verano y del otoño maduran más lento. En general, si se retrasa la cosecha por una semana o más, los pastos quedan en desventaja con un contenido de fibra más alto. Si las experiencias anteriores son un indicio de que el alto contenido de fibra podría representar un problema en su explotación, una opción podría ser plantar una variedad de pasto de maduración tardía y tratar de cosecharlo más rápido. Se debe tener precaución: la reducción del consumo se relaciona con cosechas muy tardías.

Ácido butírico

Debe evitarse el forraje contaminado con ácido butírico en vacas previo y posterior al parto, ya que no tienen nada de tolerancia a este químico. Sus organismos convierten el ácido butírico del ensilado en ácido hidroxibutírico, un cuerpo cetónico. Al ensilar las plantas con humedad alta, recolectadas y contaminadas con tierra con humedad alta puede llevar a fermentación clostridiana, que a su vez resulta en alto contenido de ácido butírico y amoniaco, al igual que una reducción de proteína, lo que pone en riesgo la palatabilidad. Cuando en el ensilado aparece el ácido butírico, la situación empeora con el tiempo ya que aumenta de forma constante la cantidad de ácido, lo que reduce aún más la calidad del ensilado. Los Clostridia responsables de la fermentación de ácido butírico están presentes en la tierra y no toleran las condiciones ácidas. Las L. plantarum son la cepa de bacterias productoras de ácido láctico más fuerte que se conoce y se encuentra incluida en la composición de Biomin® BioStabil Plus, un innovador inoculante para ensilado de pasto, alfalfa y heno que cumple con los requisitos de la EFSA (por sus siglas en inglés) para reducir de forma efectiva el contenido de ácido butírico en el ensilado. El manejo adecuado del ensilado, el secado y el uso de un inoculante comprobado es una buena solución para contrarrestar el ácido butírico.

Micotoxinas

En cua lqu ier a limento, la posibi lid ad de contaminación por micotoxinas es real. En el caso de ensilado de pasto, es diferente el riesgo comparado

8

Cuadro 4. Hongos formadores de micotoxinas que afectan el ensilado Hongos

Micotoxinas

Peniciliium roquefortii

roquefortine C patulina ácido micofenólico

Aspergillus fumigatus

gliotoxina otros tipos de alcaloides del ergot

Monascus ruber

citrinina

Fuente: BIOMIN

con otros alimentos o incluso con el ensilado de maíz. Algunas micotoxinas aparecen antes del proceso de ensilaje. En el caso de la ballica inglesa o las festucas altas, estos pueden incluir alcaloides del ergot provenientes de hongos endófitos silvestres que crecen dentro del pasto. En el caso del ensilado de maíz, por lo general hay un mayor riesgo de tricotecenos, como el deoxinivalenol o la toxina T-2: sus concentraciones pueden de hecho aumentar durante el proceso de ensilaje. Se pueden formar más micotoxinas durante y después del ensilaje, lo cual va a depender de la contaminación de hongos indeseables. Los hongos comunes que forman micotoxinas que afectan al ensilado son los que se pueden enfrentar con las condiciones de bajo oxígeno (Cuadro 4 ). Hay una amplia gama de otros hongos que pueden causar problemas si el contenido inicial de humedad es demasiado alto, si se empaca mal o si hay partes del ensilado expuestas al aire. De la misma forma que se incluye un buen inoculante de ensilado que reduce el riesgo de formación de micotoxinas, tiene sentido incluir Mycofix® en la dieta. Mycofix® es el único producto que contrarresta las micotoxinas que está autorizado por la UE, que se ha comprobado que hace frente a una amplia gama de micotoxinas y que respalda al hígado y al sistema inmune al enfrentar los desafíos resultantes por las micotoxinas.

Science & Solutions • Número 33


Cut & Keep

Checklist

¿Qué le pasa a mi ganado? Parte 1: Dificultades para la reproducción

Es importante que las vacas se reproduzcan para que produzcan leche toda la vida, por medio de aumentar el número de días durante la producción temprana y pico. Debido a que ha aumentado la producción de leche, se ha extendido con éxito el período entre el parto y la reproducción. El intervalo entre partos más largo pone más presión en los gerentes para reproducir a las vacas y hacer frente a problemas subyacentes que dificultan el éxito de la reproducción.

E

s crítico que tengan un aparato reproductor y un útero sanos para que puedan dar cabida al feto. Las condiciones de salud y la producción están interrelacionadas. La eficiencia de la reproducción puede verse afectada por la cetosis, distocia y retención de placenta, pero no se relaciona directamente con la paresia puerperal, el desplazamiento del abomaso y la mastitis. Las principales maneras de influir en la reproducción se basan en la energía y la salud específica del útero. A menudo, las vacas de hoy en día no pueden consumir el suficiente alimento para satisfacer sus necesidades energéticas y pueden estar en balance negativo de energía durante varias semanas. Un balance grave negativo de energía provoca una mayor inflamación uterina, lo que da pocas oportunidades de fertilización e implantación. Un mayor nivel de urea circulante, lo que es común en vacas que utilizan el músculo esquelético para proporcionar carbono para la producción de glucosa, reduce la eficiencia de la reproducción. La densidad energética de la dieta y el consumo de materia seca total pueden disminuir la duración del déficit de energía. Reducir la caída del consumo de materia seca en torno al parto tiene el mejor efecto positivo en el consiguiente consumo de alimento y balance de energía. Las vacas que están en balance negativo de energía presentan también menores respuestas inmunitarias y pueden tener más dificultad en prevenir la metritis. Es normal que se dé la involución del útero en los primeros 40 días posteriores al parto. Sin embargo, el no poder expulsar de forma adecuada las membranas fetales y el resto de los líquidos establece las condiciones para el crecimiento microbiano y por consiguiente infección. La mayoría de las vacas estarán limpias a las cinco semanas posteriores al parto; no obstante, un estudio mostró que el 40 % de las vacas presenta evidencia de enfermedad uterina y otro 20 % endometritis subclínica. Los primeros pasos que se necesitan confirmar para maximizar la eficiencia reproductiva son una buena detección del calor y un buen sistema de reproducción. Luego, asegurar que las vacas cuenten con el mejor potencial de calores en los períodos adecuados. Una opción es maximizar el consumo calórico mediante el aumento de la densidad calórica de la dieta al manipular las fuentes de grasa y granos. Una segunda opción es maximizar el consumo de materia seca y la digestión y uso de la fibra del forraje, que incluya el uso de productos de levaduras. Junto con esto, pero más allá del consumo de energía, está la necesidad de que las vacas de desempeñen de la manera más eficiente Una revista de BIOMIN

posible, como es la absorción de nutrientes en el intestino, así como un hígado efectivo que pueda empacar y distribuir nutrientes que necesiten los tejidos.

Los productos fitógenos clave han demostrado que mejoran la salud hepática, respaldan la función inmunitaria adecuada y aumentan el consumo de materia seca.

El hígado es crítico para la producción de glucosa y la redistribución de la grasa que otros tejidos usan, en particular al principio de la lactancia, cuando ambos nutrientes están en gran demanda. El hígado es el primer órgano (después del intestino) expuesto a nutrientes y otros compuestos absorbidos y transportados en la sangre. Las toxinas que disminuyen la función hepática de manera negativa afectan el balance energético de la vaca.

Las micotoxinas en el alimento pueden reducir el consumo, afectar la función inmunitaria y trastornar la eficiencia reproductiva. Es probable que los productos que reducen los efectos de las micotoxinas ayuden a mejorar la eficiencia reproductiva. Además del manejo y suministro de raciones balanceadas adecuadas, el productor puede usar ciertos aditivos para prevenir o reducir los problemas relacionados con las dificultades en la reproducción.

Lista de verificación

Posibles causas

Infecciones uterinas • Mala función inmunitaria

Los problemas con toxinas incluyen: • Posible intoxicación con nitratos, alcaloides (de origen vegetal) • Las micotoxinas incluyen aflatoxinas, deoxinivalenol, toxina T-2, ocratoxina A • Otras exigencias inmunitarias, infecciones generales

• Mala involución uterina

Baja función hepática: • Síndrome del hígado graso, menos nutrientes suministrados • Micotoxinas que afectan al hígado (aflatoxinas, deoxinivalenol, toxina T-2) Efecto directo de las micotoxinas en el útero: la zearalenona causa efectos estrogénicos y puede resultar en infecciones uterinas y vaginitis

Balance energético Función hepática

Menor eficiencia hepática debido a micotoxicosis causada por aflatoxinas, deoxinivalenol, toxina T-2, ocratoxina A

Menor consumo de alimento

Bajo consumo de alimento justo antes y después del parto (programa de alimentación previo al parto) Toxinas de plantas, mohos y hongos (micotoxinas) Formulación que incluya palatabilidad, digestibilidad y densidad de nutrientes Las referencias están disponibles previa petición

Para obtener más información, vea www.mycotoxins.info EXONERACIÓN DE RESPONSABILIDAD: Este cuadro contiene consejos de carácter general sobre los problemas que afectan más comúnmente a los rumiantes y que pudieran relacionarse con la presencia de micotoxinas en el alimento. Las enfermedades y los problemas de los rumiantes incluyen, entre otros, los presentes en este cuadro. BIOMIN no asume responsabilidad u obligación alguna resultante o vinculada de modo alguno con el uso de este cuadro o su contenido. Antes de actuar con base en el contenido de este cuadro, deberá procurarse asesoría directa de su veterinario.

9


Su copia de Science & Solutions

Mycofix 5.0 ®

MYCOFI

X

Protección absoluta

Impulsado por la ciencia para defenderse activamente de múltiples micotoxinas* Con tres estrategias combinadas

ADSORCIÓN BIOTRANSFORMACIÓN BIOPROTECCIÓN

VEA EL NUEVO VIDEO

mycofix.biomin.net Autorizado por las Regulaciones de la UE N° 1115/2014, 1060/2013 y 1016/2013 para la reducción de la contaminación con fumonisinas, aflatoxinas y tricotecenos.

*

Naturalmente adelante

Science & Solutions #33 Ruminantes (Español)  

En esta publicación: Manejo del estrés calórico en vacas lecheras; Pasto para ahorrar; Parte 1: Dificultades para la reproducción