Issuu on Google+

Revista de la Escuela de Biodanza Córdoba -Zona Centro - Vida en Movimiento Sistema Rolando Toro - Año 3 N 1 Direccion Diana Lorenzo - Edición Jorge Tapia

jotaediciones@gmail.com

Agitarse no es moverse,

Un viaje implica un movimiento interno, un desorden que posibilita un nuevo equilibrio; es un dejar y volver renovado; no debiera ser fuga ni mero acopio de anecdotario turístico. Un viaje es despertar, un encuentro con algo esencial; caso contrario es más de lo mismo, agitación, no movimiento.

Enrique Mariscal


Renacimiento


O

bjetivamente , la vida se extiende desde el nacimiento hasta la muerte; pero en la profunda realidad existencial, eso no es verdad: vivimos antes de nacer, en la imaginación, los sentimientos y los deseos de nuestros padres y la intensa etapa intrauterina es impotantísima para la formación del individuo. Hay más aún: creo que todos los seres, a lo largo de sus años, pasan no por uno sino por muchos nacimientos y no por una sino por muchas muertes. nacemos, no solamente cuando nuestra madre nos hecha a la luz, sino que volvemos a nacer cada vez que debemos enfrentar un mundo nuevo, un acontecer distinto, una existencia diferente. Nacemos, cuando nuestros sentidos maduran, cuando nace nuestra conciencia, cuando emergemos desde el mundo de los símbolos, cuando empezamos a ser responsables. Nacemos cada vez que un acontecimiento despierta posibilidades latentes, abre rutas nuevas aviva llamas débiles o hace florecer dormidos capullos.

Morimos cuando se nos muere una ilusión, cuando se nos cierra un camino que vislumbrábamos luminoso, cuando desaparece un ser querido, cuando la realidad mata un anhelo o borra un futuro o fuerza un desencanto. hay seres que mueren cada día, otros que han muerto ya, y siguen caminando; otros en cambio para quienes cada día es un renacimiento. Debemos aprender a superar esas muertes parciales y a promover los nacimientos como auroras,

como aperturas existenciales y como vitales floreceres. Creo que un hombre vale por las muertes a las que ha sobrevivido y por los nacimientos que ha hecho fructificar.

El héroe no es el que desaparece en las batallas diarias, sino el que resucita para seguir viviendo cada vez más alto.

Desearía creer que fui durante mi existencia, partero en muchos renaceres - patrimonio del maestro y del psicoterapeuta -y sí , puedo afirmar que a mi vez he renacido muchas veces con una sonrrisa en los labios y un gusto de vida neonato y un impulso nuevo rotundo y vital.

No hay renacer más pleno que el de un hombre que pudo haber muerto muchas veces en la desilusión y la desesperanza; pero no murió por que siempre tuvo fe en sus amigos y creyó que más alla de las incomprensiones, los malos entendidos y las luchas estériles, si sembramos amor en nuestras vidas , cosecharemos amor y es el amor el que produce nacimientos y es el amor el que infunde nuevo aliento y el que calienta la sangre y fortifica el corazón. Gracias amigos mios, por todo.Gracias por permitirme gozar en la realización de mis más caras convicciones y sobre todo gracias por iluminar con amor un renacimiento que espero , me permita, como homenaje a mis amigos y como continuación de mi mismo, vivir una existencia llena de aspiración hacia lo alto; de maravilla hacia lo bello y de la reverencia ante lo bueno. Carlos Alberto Seguín -1982


BIO D ANZ A U Por Francisco Rivera Feijoo


Una filosofía de vida uando día a día nos enfrentamos a la fricción social, al ruido de la ciudad, a la contaminación ambiental, descubrimos que los grandes desarrollos de la civilización en su afán por controlar y explotar a la naturaleza en la que nos hallamos incluidos la apaga, la intoxica, la extingue. Descubrimos que somos presa fácil de los instrumentos tecnológicos crea-dos por nuestra es-

pecie a menos que busquemos una salida a los males de la civilización,salida que necesariamente emerge de lo esencialmente vital: nuestro organismo, nuestros semejantes y la biósfera completa. Porque la vida tiene tres dimensiones: el individuo, la especie y el entorno. Aquí es donde nace la BIODANZA, sistema de desarrollo personal y grupal, basado en vivencias de expresión inte-

grada con música y movimiento, en grupos de encuentro. Un sistema de calidad terapéutica creado por el antropólogo y psicólogo chileno Rolando Toro. BIODANZA es un espacio seguro donde se vuelve a confiar en el otro, al mismo tiempo que se practica la armonía de los movimientos y el desarrollo de la sensibilidad. Todo ello permite una necesaria revaloración del mundo. Ÿ


DOS ETICAS

tierra que nuestro planeta no nos pertenece sino que nuestro género es parte del mundo que nos aloja y soporta; entonces recuperamos la capaci-dad de c o m u n i c a r n o s c o n l os demás, de sentir la vida u entorno.

M ar i o B u n g e , f i l ó s o f o de vigencia actual ha resumido en cinco puntos la ética de la tecnología moderna, a la que opondremos las convicciones del cazador-recolector, ese estil o de v i da c ad a v e z más escaso, aunque Todo esto se halla en ahora revalorado. l o s s u p u e s t os d e l os que emerge el sistema C u a n d o d e s c u b r i m os B I O D A N Z A . A l l í l a que el hombre no es el música es un estímulo ser privilegiado de la para activar determi-

nadas experiencias tales como la rehabilitac i ón d e l a m a r c h a fisiológica, el reencuentro con el potencial creativo, sexual y el contacto con la naturaleza. Q u i e n e s a s i s t i m os a B I O D A N Z A s a be m o s q u e l o s s o n i do s e s t r i d e n t e s b l oq u e a n t o d a comunicación. Por ello es que muchos jóvenes hostigados por la cultura se impregnan de est r i de n c i a c o m o u n a


TECNOLOGIA MODERNA

1.El hombre está separado de la naturaleza y es más valioso que ésta.

2. El hombre tiene el derecho y acaso también el deber de someter a la naturaleza en su propio beneficio (individual y social). 3. El hombre no es responsable de la naturaleza. 4.La tarea suprema de la tecnología es alcanzar la explotación más completa de los recursos naturales y humanos,al menor costo posible, sin importarle nada más. 5.Los técnicos y los tecnólogos no deben distraerse por escrúpulos estéticos o éticos.

CAZADOR RECOLECTOR:

1.El hombre es parte de la naturaleza y es tan valioso como ella.

2.El hombre debe cuidar a la naturaleza, no extinguirla.

3.El hombre es responsable de la naturaleza por lo que tiene que rotar en la caza y la recolección.

4.Se debe tomar de la naturaleza lo indispensable para la vida, sin acaparar bienes.

5.El valor supremo es la armonía con la co munidad y la naturaleza.


defensa ante el medio que sienten es hostil; y como una defensa ante sus propios diálogos internos, a los que sienten molestos y a los que llegan a bloquear. Esto logra un alivio de lo conflictivo, mas no logra un bienestar con frescor sensorial. Los sonidos estridentes son el equivalente sónico del electroshock cerebral. Mientras que la música, esos sonidos armónicos y melódicos, nos despiertan estados afectivos positivos y nos inducen a la

armonía interna, a la afirmación ante la vida y a la alegría de existir: la poética del encuentro, el lirismo de la vida. El contacto corporal es estimulado a lo largo de todas las sesiones, en una búsqueda de los valores preverbales que la educación digitadora ha reprimido desde los años escolares donde se grababan mandatos como "Note muevas","No te acerques", "No toques", "No te dejes tocar", "No seas


creativo", "No confíes". Toda la experiencia está diseñada para cuidar lo natural en cada participante. BIODANZA realiza todo su trabajo en grupos de encuentro, donde el otro ha dejado de ser un peligro y suele ser el semejante que nos muestra su t e r n u r a , su i d e n t i d a d , su v i t a l i d a d . Empezamos entonces a vernos a los ojos y a dejar mirarnos a través de los nuestros. Luego, al término de la se-

sión cada asistente se ha transformado, de a pocos, en un agente de salud, en un agente ecológico; al mismo tiempo que se va inmunizando contra las enfermedades de la civilización. Por toda esto es que reconocemos en las propuestas del profesor Rolando Toro, una filosofía de vida, una actitud de existencia, que la hemos bosq ue ja d o c o n l o s s e nt im ie nt o s d e admiración que nos despierta.


H

ay un modo de estar ausente con toda nuestra presencia En el acto de no mirar, no escuchar, no tocar al otro lo despojamos

sutilmente de su identidad. No reconocemos en él a una persona; estamos con él, pero lo ignoramos. Al privar a la otra persona de su cuerpo, re-

alizamos un acto de exclusión que tiene todas las características del asesinato en un plano de la conciencia, en que solo resta el espectador. Descali-


La función del vacío Por ROLANDO TORO

ficación que tiene un sentido pavoroso y que involucra una serie de mecanismos patológicos que atañen al ego encerrado en sí mismo, girando en círculos maníacos sobre su propia y desolada motivación, "saborear" la presencia del

otro, celebrarla, exhaltarla en el encanto esencial del encuentro, pleno de humanidad, vendría a ser la cualidad de una presencia que concede presencia, de una identidad que establece, con versatilidad, la trama de resonancia que Lips llama


empatía. La trama de sucesivas identificaciones que hacen posible el trance con el otro - transire - tluír de vida en que la comunicación adquiere el carácter de concreación. En esta doble posibilidad de crear la identidad del otro o de abandonarlo en la ausencia y en la descalificación, que da la mayor parte de la materia que constituiría el tema de las ciencias de la relación humana. No se trata, de modo alguno, de entrar en las simbolizaciones de relación. La mirada de centro a centro, el contacto físico modulado en caricias, besos, en manos cálidas y comunicantes, parecen constituir la materia misma del relacionamiento humano. Paradigma de la comunicación, es el compromiso corporal que genera identidad y no vacío. La función del vacío, que epistemológicamente pretendo desentrañar, sería la incapacidad profunda de exégesis de cualidad y sabor, vale decir, una alteración gravísima de la percepción del gusto, de lo dulce y amargo, de lo salado, de la sal

de la vida. identificaciones que hacen posible el trance con el otro - transire - tluír de vida en que la comunicación adquiere el carácter de concreación. En esta doble posibilidad de crear la identidad del otro o de abandonarlo en la ausencia y en la descalificación, que da la mayor parte de la materia que constituiría el tema de las ciencias de la relación humana. No se trata, de modo alguno, de entrar en las simbolizaciones de relación. La mirada de centro a centro, el contacto físico modulado en caricias, besos, en manos cálidas y comunicantes, parecen constituir la materia misma del relacionamiento humano. Paradigma de la comunicación, es el compromiso corporal que genera identidad y no vacío. La función del vacío, que epistemológicamente pretendo desentrañar, sería la incapacidad profunda de exégesis de cualidad y sabor, vale decir, una alteración gravísima de la percepción del gusto, de lo dulce y amargo, de lo salado, de la sal de la vida.


In v e n c i b l e s Aún sin esperanza tenemos toda la esperanza pues somos más tenaces que el amor contra los arrecifes Aún despedazados tenemos la integridad pues la muerte es el menor de nuestros males y sabemos renacer como las salamandras Aún abandonados, solos y perplejos Tenemos la esperanza absoluta. Nuestros fracasos nos tornan invencibles Rolando Toro

Silvia M Harowitz

De Buena Fe

Cuando me dijo por primera vez que me amaba, le creí; no había por qué no creerle. Nunca había conocido una mujer como yo, dijo, y era verosímil: mujeres como yo no se encuentran todos los días. Cuando me dijo que no se separaba por las nenas, le creí: no era uno de esos desaprensivos capaces de abandonar a sus propios hijos. Cuando dijo que, aunque estaba enamorado de mí, volvia con la mujer porque se sentía culpable, le creí: al fin de cuentas, había que ponerse en el lugar de él. . . Cuando a los quince días me llamó para decirme que no soportaba más y que se separaba, le creí: no tenía por qué mentirme. Cuando veinte días más tarde me dijo que no se separaba, que se arreglaba con la mujer y que no nos veríamos más... bueno, ya no sabía si creerle o no. Al final, le creí. Hice bien, porque era verdad.


La despalabra Por Eduardo Galeano Los pobres se llaman carentes o carenciados. La expulsión de los niños pobres se llama deserción escolar. Los criminales que no son pobres se llaman sicópatas. Los países pobres son países en vía de desarrollo. Para decir ciegos se dice no videntes. Un negro es un hombre de color. En lugar de dictadura se dice proceso y las torturas se llaman apremios ilegales. No se dice muerte, sino desaparición física. Donde dice larga y penosa enfermedad, debe leerse cáncer o sida; repentina dolencia significa infarto. Los muertos por bombardeos ya no son muertos; son daños colaterales. No se dice capitalismo sino economía de mercado. A la ley de la ciudad la llaman ley de la selva.

Prosas Apatridas Julio Ramón Ribeyro

Conocer el cuerpo de una mujer es una tarea tan lenta y tan encomiable como aprender una lengua muerta. Cada noche se añade una nueva comarca a nuestro placer y un nuevo signo a nuestro ya cuantioso vocabulario. Pero siempre quedarán misterios por desvelar. El cuerpo de una mujer, todo cuerpo humano, es por definición infinito. Uno empieza por tener acceso a la mano, ese apéndice utilitario, instrumental del cuerpo, siempre descubierto, siempre dispuesto a entregarse a no importa quién, que trafica con toda fuerza de sociabilidad, un carácter casi impersonal y anodino, como el del funcionario o portero del palacio humano. Pero es lo que primero se conoce: cada dedo se va individualizando, adquiere un nombre de familia, luego cada uña, cada vena, cada arruga, cada imperceptible lunar. Además no es solo la mano la que conoce la mano, también los labios conocen la mano y entonces se añade un sabor un olor, una consistencia, una temperatura, un grado de suavidad o de aspereza, una comestibilidad. Hay manos que se devoran como el ala de un pájaro; otras se atracan en la garganta como un eterno cadalso. ¿Y qué decir del brazo, del hombro, del seno, del muslo, de? Apollinaire habla de las Siete Puertas de cuerpo de una mujer. Apreciación arbitraria. El cuerpo de una mujer no tiene puertas, como el mar.


E

El Proyecto Minotauro

l Proyecto Minotauro es el abordaje terapéutico del sistema Biodanza. Es un camino de acceso a nuestra identidad verdadera que utiliza la poética y la fuerza del mito griego sintetizados en un ritual contemporáneo. El laberinto aparece como metáfora para sentir nuestra propia existencia poblada de dudas y caminos desconocidos. Es entre estos mismos enigmas donde se encuentra también la sabidurÌa milenaria de la vida. Nuestro trayecto por el laberinto es nuestro camino interior en busca de nuestra identidad. Nuestro Minotauro nos ofrece la fuerza de los instintos primordiales y la inocencia de la naturaleza. El proyecto Minotauro restablece el contacto con esa energÌa primordial revalorizando su poder de autorregulación. La llave de nuestro laberinto esta profundamente inscripta en cada uno de nosotros, como un dado divino. Sólo cuando tenemos el coraje de ser fieles a ese dado luminoso, podemos saber, en cada momento hacia dónde mirar y encaminar nuestros pasos. Nuestro desenvolvimiento personal precisa que seamos protagonistas de nuestro propio creci-

miento, de nuestra existencia. EL proyecto Minotauro es un abordaje sorprendente del destino humano, una metodología para descubrir la propia identidad. Se utiliza un mito de la Grecia antigua y un ritual contemporaneo para abrirse al camino interior. El laberinto es una met·fora arquetípica para representar nuestra existencia poblada de dudas y de enigmas.El Minotauro, criatura de cuerpo humano y cabeza de toro, simboliza el aspecto salvaje e instintivo que pulsa en nosotros como fuerza primordial. El objetivo del "proyecto" es restablecer el contacto con esas fuerzas primordiales, revalorizando su belleza y su poder de autoregulacion. En esta experiencia el "desafío" no consiste en matar al Minotauro interior, sino en asumirlo (hacerlo propio). El "árbol de los miedos" nos revela las situaciones que en nuestra vida nos generan temor: miedo de caminar por la vida, miedo del abandono, miedo de perder los límites, miedo al cambio... Para cada miedo se proponen desafíos específicos. Proponemos a cada miembro del grupo, la aventura de avanzar a través de su propia existencia, iluminado por la necesidad de renacer. Diana Lorenzo


Rolando Toro y la Prop Por Silvia Montes

Un zoólogo cometió el saludable atrevimiento de estudiar al hombre sin los prejuicios frecuentes de algunos científicos: aplicó al «mono desnudo" sus métodos usuales de investigación, teniendo en cuenta que el ser humano pertenece al reino animal; también señaló y cuestionó las formas civilizadas de vida. Desmond Morris, de quien estoy hablando, en uno de sus libros, "EI Zoo Humano", califica las grandes urbes como gigantescas celdas de reclusión, verdaderos zoológicos humanos. En los grandes bloques de concreto, los individuos se hallan solos, herméticos, sufrientes; anhelantes de comprensión y de contacto, algunos quizás aún con el deseo de no reprimir más sus impulsos tan llenos de vida y de amor.

R

olando Toro, creador del sistema Biodanza, relató a un grupo de discípulos, su deseo de ingresar a estos gigantescos zoos, esos edificios que son verdaderos guardianes de la soledad, y hacer galerías entre los departamentos, por donde aquellos varones. necesitados de consuelo, puedan trasladarse a donde las chicas de sus desvelos, recluidas ellas por si misma y por los hábitos de la civilización, en sus cuatro paredes; galerías por donde ellas pudieran trasladarse hacia el encuentro de los hombres a quienes de lejos ven y quieren. El deseo de comunicar a la gente entre sí, el deseo de generar amor donde hay represión ; de fomentar el encuentro donde hay aislamiento, es ya una realidad con Biodanza, que es un llamamiento a la

vida, a la alegría, al despertar de la sexualidad dormida, a la creatividad. No es difícil vincular las ideas de Desmond Morris y de otros científicos geniales de nuestra época, a las ideas y praxis de Rolando Toro. Son muchos como Morris quienes han diagnosticado la situación del hombre actual. Así, Konrad Lorenz, premio Nóbel de medicina, en "Los Ocho Pecados Capitales de la Civilización Contemporánea", cuestiona también los ni veles de destructividad en los autodenominados grupos civilizados. Gente así cuestiona la vida tan llena de prejuicios culturales. Rolando Toro asume entonces, ya no sólo una actitud diagnóstica, sino que partiendo de este cono-


puesta de Biodanza

cimiento, de esta comprensión, desarrolla una propuesta de vuelta a la vida, de reencuentro con la propia naturaleza, con los impulsos con la vitalidad y la trascendencia. Estamos asistiendo a una época muy especial, en este sentido, ya que los primeros biodanzantes son evidencia palpitante de una nueva forma de vivir, estilo que es la propuesta de Biodanza. Los orígenes de la biodanza La Biodanza surge en la década del ‘60, cuando el psicólogo chileno Rolando Toro trabajaba en el Centro de Antropología Médica de Santiago de Chile, investigando nuevas terapias sobre expansión de la conciencia, y realizando estudios etológicos sobre comportamientos heredados.

Posteriormente, Toro continúa trabajando en el desarrollo del sistema de Biodanza en Argentina y Brasil. En 1989, se traslada a Milán, Italia; al dirigir desde allí el Movimiento Mundial de Biodanza, logra expandirse a Italia, Alemania, Inglaterra, Suiza, Austria, Bélgica, Francia y España. Actualmente vive en Chile, coordina el Movimiento e impulsa diversos proyectos de investigación y aplicación de extensiones en Biodanza, como

- Educación Biocéntrica (con UNESCO), - Rehabilitación de Enfermos Cardiovasculares - Biodanza y Stress - Biodanza y Enfermedades Psicosomáticas - Biodanza y Enfermedad de Parkinson.


Cuando tenia la edad que no me acuerdo Y la vida era un hilo que unía tu mano y mi cuna Yo iba y venia de tu pecho Presintiendo que el mundo era un lago blanco y dulce Que uno bebía de a sorbitos Hasta quedarse sonriente, casi muerto Tiernamente dormido. Eso era todo...

...Ahora Ahora que estoy cerca de los cuarenta -todo un nene para vosAhora es fácil de saber Que la vida es solo un lago blanco y tierno Que cae de tus ojos. Pecas Soriano


Mi Mi guarida guarida

En En un un rincón rincón del del alma alma donde la noche donde la noche aclara aclara con con una una dulce dulce tibieza tibieza con susurro con susurro de de música música con con un un batir batir de de alas alas allí allí me me escondo escondo del del mundo mundo de la guerra, la incomprende la guerra, la incomprensión, sión, la la violencia violencia yy el el hambre hambre allí la tristeza allí la tristeza no no me me halla halla Me Me siento siento contenida contenida por por mil mil manos manos amigas amigas me me siento siento consolada consolada yy también también adulada. adulada.

Me Me colmo colmo de de sonrisas, sonrisas, de brisas rumorosas; de brisas rumorosas; es es mi mi pequeño pequeño espacio espacio es mi mundo es mi mundo privado. privado.

Es Es mi mi lugar lugar cerrado cerrado protegido, protegido, dorado. dorado. de de pronto pronto me me sorprendo sorprendo me asusto me asusto yy me me agito. agito.

Las Las puertas puertas se se han han abierto abierto puede que todo puede que todo huya, huya, puede puede que que lo lo invadan invadan puede que un puede que un viento viento fuerte fuerte lo inunde y lo destruya. lo inunde y lo destruya. Estoy Estoy paralizada, paralizada, las las puertas puertas se se han han abierto abierto yy yo me siento yo me siento expuesta, expuesta, o o tal tal vez, vez, liberad. liberad.

El El Espejo Espejo

Me Me miro miro en en el el espejo, espejo, me observo me observo yy me me descubro descubro con con mil mil rostros rostros distintos, distintos, con con muchas muchas expresiones. expresiones. Algunos Algunos miran miran tiernos, tiernos, otros otros muy muy distraídos, distraídos, algunos algunos se se me me acercan acercan otros, huyen otros, huyen despavoridos. despavoridos. Hay Hay uno uno muy muy pequeño pequeño que no quiere que no quiere ser ser visto, visto, que sufre y se que sufre y se acongoja, acongoja, se se siente siente no no querido. querido.

Hay Hay rostros rostros que que contienen, contienen, hay otros que hay otros que acunan, acunan, muchos muchos hay hay que que se se ríen, ríen, que bailan, que disfrutan. que bailan, que disfrutan.

Hay Hay uno uno poderoso, poderoso, que miente, que miente, que que engaña, engaña, que odia y quiere que odia y quiere venganza, venganza, Ese, Ese, no no quiero quiero que que sea sea visto. visto. Es Es raro raro que que aquí aquí adentro adentro convivan todos convivan todos juntos, juntos, los los veo veo en en el el espejo espejo yy me cuesta me cuesta creerlo. creerlo.

De De pronto, pronto, los los abrazo, abrazo, les susurro les susurro bajito: bajito: Yo Yo no no puedo puedo negarlos, negarlos, porque porque estén estén dentro dentro mío. mío. Graciela Graciela Enrico Enrico 27/07/03 27/07/03

Antimuerte Antimuerte

¿Reconocés ¿Reconocés ese ese miedo miedo bajo bajo que que te te carcome carcome dentro? dentro? Pánico Pánico desesperado. desesperado. ¿Dónde encontrar ¿Dónde encontrar un un reremanso? manso? Saber qué me esta pasando. Saber qué me esta pasando. Te Te escribo escribo pidiendo pidiendo ayuda. ayuda. Esta miseria Esta miseria te te juro juro ¡no ¡no se se aguanta aguanta hermano! hermano! El El miedo miedo es es más más antiguo antiguo que que las las estrellas. estrellas. El El universo universo se se angustia angustia por su próximo derrrumbe por su próximo derrrumbe ante ante los los Agujeros Agujeros Negros. Negros. Voy a sacar Voy a sacar aa luz luz esta sombra esta sombra Habrá una batalla Habrá una batalla aa muerte. muerte. El frío de las galaxias El frío de las galaxias tomará tomará sus sus armas armas de de hielo. hielo. No No hay hay soles soles que que resistan resistan mucho mucho La La lucha lucha frontal frontal es es imposible imposible Habrá que buscar Habrá que buscar la la forma forma Pronto Pronto La muerte me está buscando La muerte me está buscando desde desde que que nací. nací. No queda No queda mas mas que morir en la lucha que morir en la lucha O O morir morir solamente. solamente. Gustavo Gustavo Carranza Carranza

INFIERNO Tanto tiempo Temí vivir en el infierno Y allí estuve Porque el infierno Es exactamente eso El temor

Gustavo Carranza



Revista de Biodanza