Page 1

TRENES DEL SUR

Magaly Teillier Marta Trecaman Cristian Cayupan

Dafne Meezs Yeries Musiet

Jaime Medina

Javier Aguirre


PRESENTACIÓN Ya no llegan trenes al Sur. Pero aún resuena su memoria. Y aún hay voces que los piden. Que lleguen, que sigan llegando. El recuerdo los trae, y aún suenan. Aún sueñan, entre la humareda de la bruma. Estos poemas son el fruto de un encargo que tampoco llegó a cumplirse, como otro tren más que no llega. Pero hemos querido que parta. Como fuera, con nuestras manos. Dejémonos llevar por sus raíles. A veces la evocación puede generar realidades.


TRENES DEL SUR


TREN A LA FRONTERA El estruendo alerta la frontera. Una amenaza en ciernes cabalga sobre acero escindiendo la tierra en el corazón mismo del morador primero, el híbrido silbido señala al Mapuche el itinerario de engaños sempiternos. La araucaria doblegada y el canelo derrotado gimen su muerte señalada de humo negro; rumorosa de ancestros –torrente en la quebrada– las aguas también sucumbieron… Del sur solo el silencio… Del norte, ¡Ay!… del norte se arrastra un camino incierto de aquellos que osaron desafiar el silencio: Caicaivilu renace en la vía perfilada a ras de suelo, en tanto la geografía alterada del Trentren-Vilu derrama ceniza y fuego al foráneo en señal del largo camino de resistencia y flagelos. La pacificación de la Araucanía inicia en el lustroso acero del tren y su vía, en su carga y vagones colmados de pillaje y de sueños. Magaly Teillier


UNA CIUDAD ES UN SUEÑO QUE SE ASIENTA Una ciudad es un sueño que se asienta donde hombres y mujeres dejan caer de sus hombros su equipaje y el sonido de sus zapatos sus hachas sus cucharas bautizan los lugares de sus derrotas y sus venganzas. Villa Alegre se expandió de madrugada atravesando el río, la nube de niebla y pájaros que baja del Ñielol y el Conun Huenu. Sobre los durmientes, cargamentos insomnes de botellas de muchachos de violines aún madrugan suspendiendo luces en feraces en feroces avenidas. Dafne Meezs


VIA FERREA ¡Qué duro el silencio de los cuerpos dormidos mientras el festejo del tren Valparaíso a Caldera! De allí nacen los atajos hacia los sitios esenciales, testigos indolentes del saqueo a la tierra: plata, salitre, cobre y oro, tesoros ancestrales y nobles maderas transitaron el sinuoso recorrido de durmientes y piedra. Cada ruta con su karma, festejos, duelos y nacimientos aprendió de memoria del sufrimiento obrero, quién vio parir el trueno de vapor y gloria entre promesas y sufrimientos. Trazado tras trazado ocupó la trocha el territorio entero: estaciones, paisajes nuevos y grandes andenes se alzaron majestuosamente, ríos, quebradas, cerros y valles cedieron el paso al gigante de acero; pero ni una sola piedra recuerda a los que murieron.

Magaly Teillier


RAMALES Ramaje de hierro curvado y frío tendido entre riquezas arboladas, cuánta lluvia, cuánto río acompañó tu viaje. El vaho deslizante entre durmientes, invitó a campesinos ancestrales. En sus canastas de granizados frutos acudían aromas, al llamado del humo que enturbiaba el paisaje. Los encuentros acrecentaron los encuentros, gestando amores y amistades perdurantes, subiendo con los trenes que buscaban pontros, digüeñes y piñones, y se regresaban repletos de viaje, en busca de cochayuyos, a bañarse a la playa. Hasta que el óxido los fue aquietando con su profunda voz visionaria. Marta Trecaman


LA MEMORIA DEL METAL Un maquinista me preguntó una vez ¿escucháis el llanto de las viejas locomotoras? Le tienen miedo a la muerte. Y hacen rechinar sus engranajes tratando de escapar. A veces enloquecen y descarrilan, creyendo evitar ese último viaje, por las vías del silencio. Aunque tarde o temprano, enfilan resignadas al purgatorio de viajeros cansados. Más allá, grandes hornos abren sus fauces y los trenes vuelven al fuego, a los moldes, ya sin memoria y sin alma. Sin embargo, unos pocos logran conservar su memoria de metal. Y sus espíritus quedan atesorados en un panteón de mohosos galpones. Y el paisaje se vuelve sepia, para siempre. Yeries Musiet


MEMORIAS Riela la historia bajo la lluvia de siempre allí en la ciclo vía solo rastrojos del tiempo sepultan sus huellas entre cemento y soleras. Se han marchado los andenes y consigo el guardia estación, en silencio merman la memoria por los rieles oxidados. Amuley ta nvtram zungun Minche mawvn mew Ciclo vía pigelu mew Kizu catre ketran reke Simulltukuy minche mapu Tañi reka kechi mapu Amutuy fvtrakechi tren Cuidantukelú ruka Ka amutuy Nochikechi aftuy kvme zugu Wuinalkvlechy funan fierro mew. Cristian Cayupan


LAUTARO, TRENES Y FANTASMAS La vieja estación de Lautaro sigue esperando trenes en la niebla, cuando el poeta errabundo observa desde el ático descolorido cómo se destiñen casas, plazas y kioscos. Se comenta que en este invierno los deshielos arrasarán con ríos y cauces mientras Jorge visita sidrerías vacías en el pueblo donde se alza el nuevo Centro Cultural, pero los trenes no se detienen de día, menos de noche… Jaime Medina


NOCHE SIN FIN (El túnel Las Raíces) Horadar la entraña de la cordillera es hazaña titánica. Su noche no parece tener fin, recorremos el vientre de la montaña, que cobró su paga en sangre. Avanzamos en silencio. Y en el silencio, aún, cuando ya se diría que la noche no acaba, se escucha un tren fantasma que, por fin, amanece. Javier Aguirre


TEMUCO EN LA NEBULOSA Los carretones viajan atestados en busca del flete con sabor a pan cotidiano La estación es un avispero de fantasmas Los andenes son lavados del polvo carbonífero de otras mañanas Afuera, la feria, los gritos y las cantinas nos dicen que Neruda y el Che pisaron estos andenes y calles. Hoy son escondites y cementerios de vagones donde la poesía no deja de llegar. Jaime Medina


Abriendo y cerrando tierras como cremallera, llega el tren resoplando por los poros de su fierro, enfrentando la Frontera.

Javier Aguirre


ยกAh trenes por el cielo de los puentes!


LOS COCHES REFLEJADOS EN MIL ESPEJOS Y de pronto los cabellos revolotean Y se mezclan con las hojas de los bosques Envueltas en neblina menguante Y todos nos miramos extasiados Mientras pasan los meridianos como pórticos solemnes Y las ciudades descorren sus velos de sirena Y el tiempo se rezaga entre las nubes Aguardando el hechizo de vernos partir Desde las estaciones apaciguadas, desde los habitantes nostálgicos ¿Perdonáis entonces, las banderas desplegadas en mi rostro como aves en viaje? Yeries Musiet


TRENES CAMPO A TRAVÉS ¡Oh torre negra en medio del verdor, línea que chilla por la tierra austral!

Esos trenes que atravesaban con su humareda los paisajes, líneas sonoras de esperanza, líneas de la melancolía, por los bosques interminables, con sus ventanas aturdidas, humo que sueña en loco estrépito, trenes, trenes campo a través, líneas locas de inmensidad. Javier Aguirre


Ilustraciones (fotos y 贸leos): Jorge Meezs:

Cristian Cayupan:

MemoriaChilena.cl


TREN A LA FRONTERA  

"Tren trepidante, tren de la Frontera" Pablo Neruda. Magaly Teillier, Dafne Meezs, Marta Trecaman, Yeries Musiet, Cristian Cayupan, Jaime...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you