Page 1


ROMERÍA WIYUZÜN

Traducido por Victor Cifuentes


Los Mapas Rotos de la Sangre en “Romería” de Juan Huenuan Escalona

“Romería” el primer libro de Juan Huenuan Escalona, es la búsqueda, el laberinto del salteador de la memoria, en el cual el escritor va anudando y desarmando hilos de un personaje lírico que se intuye raleo entre la romería. Los vestigios de la memoria indígena fragmentada son relámpagos que se asoman en la sangre del sujeto poético que sospecha del lugar al cual pertenece: He de escuchar quién habla por esta voz que soy. He de encontrarme en esta romería El sujeto poético que crea Huenuan recorre la infancia, habla con los abuelos, rememora a la bisabuela machi, escarba las brasas del pasado ¿Dónde está el hijo para escuchar estos relatos de viejo? La escritura es consciente del valor perdido de la palabra oral y del mundo extraviado con la pérdida del lenguaje indígena que se convierte en espejo de la carencia con la traducción del libro al mapuchezungun. La semilla que duerme dentro de esa palabra, ya no será parte del fuego que se comparte con el hijo dado a la comarca: Él es tajo de mí nunca nacerá del todo,/ mi pecho es el hueco que eterniza el hierro,/que seguirá hiriendo mi semilla y la suya. En el poema “La sucesión del hambre”, nos encontramos más claramente con este mapa genético, Küpan, que constituye, el abuelo, los padres, y los hijos del mismo hablante. Todos carentes de su mapu. Todos carentes de zungün. La falta, la mudez del mapa roto de la sangre son las cicatrices textuales del sujeto poético que se enfrenta a su pasado. Porque la carencia del padre es la carencia del hijo: El hambre de los hijos es un pez oscuro, /devorando la sombra de los dioses.


La responsabilidad en la transmisión de conocimientos ancestrales, que no fueron heredados, sino en su trizadura, se hace presente en el texto: el imperio que no pude regalar. La tragedia de un lenguaje fragmentado a causa de un pasado indígena hilavanado con aguja, es la tragedia de las aguas turbias, en las cuales el sujeto mapuche-mestizo, se vislumbra sólo cuando emerge el sol del mediodía, pero la sangre lleva un ojo ensañado en las renuncias, dice el poeta.

He ahí, la sospecha y la escritura de los versos.

“Romerías” transita en sus mapas de ruta por distintos escenarios que van desde la infancia hasta la paternidad, pasando, derivando, al mundo de los parias, los cuatreros, los exiliados de sus círculos. Puentes entre la cultura originaria, el sincretismo religioso y la vida del campesinado, son parte de los signos que componen el mapa, pero también está presente el otro, las lecturas que hipnotizan a nuestras serpientes de agua y tierra, nuestros sistemas cognitivos deslumbrados ante el retuerzo del lenguaje, en

guiños que el hablante hace a Henri Michaux, Vicente

Huidobro, José Emilio Pacheco, y seguramente, Homero y

Kavafis

“porque llegar hasta allí es tu destino”. Islas de la sangre que son voces de conciencia que susurran en el texto aunadas a las voces de los otros porque el libro pretende ser plural, oral, dialógico. Juan Huenuan Escalona nos entrega un texto poético en el cual se agitan luces de su conciencia de etnicidad traspasada por el lenguaje y la cultura dominante: Soy espejo que refleja la otra orilla y el amor de los plantaron en la cumbre de la tierra.


El sujeto lĂ­rico construido es un sujeto que se sabe de dos aguas, el texto se transforma en el orden perenne de sus bestias y tragedias.

Roxana Miranda Rupailaf Agosto, 2010


A Francisco, Sonia, Kiyen y Alejandra: mis salteadores de la memoria y del futuro

Amúlelafin ta Francisco, Sonia, Kiyen ka Alejandra llemay: tañi pu katrürüpükonümpafe ka tüyechi küpálechi pu antü.


Romería Wiyuzün


Ralea Zill端n


“En el canto de mi cólera hay un huevo, Y en ese huevo esta mi madre, mi padre y mis hijos, Y en todo eso hay alegría y tristeza mezcladas, y vida.” Henri Michaux

"Tañi illkun ñi ül mew nga kiñe kuram ta müley, fey nga üyechi küram mew mülí tañi ñuke, tañi chaw ka tañi puke yall ngatey, fey üfimu zeyúkawküley nga ayüwün engün weñangkün züngu, ka mongén llemay." Henri Michaux


Apunte 1

¿Mi obstinación?, mojarme. Seguir duro vuelta a vuelta, hinchado de estas calles, hogares que no defiendo como propios. Soy una rueda anciana. Icé esta madera al viaje sospechoso. Mi círculo de hierro girando desde “andén nacimiento”, me llevó a estaciones con mujeres sosteniendo la última palabra de una carta, es decir, luto. Bajo la ceniza hay voces que me hablan, ecos me cuentan la memoria como la niñez de un río y sus preguntas: ¿Qué hay en la visión de una rendija hacia la noche?, ¿mi obstinación?, ¿mi pasión por los caballos ausentes? Soy una rueda anciana. El fuego que revivo en mi nostalgia sometida, la derrota de los viejos que llevaron mi nombre, destreza inexplicable al subir el árbol, tendencia hacia la fuga y el canto, me encontró el guitarreo al dejarlo mi abuelo, como el cuchillo tallando maderas en las manos del hermano de mi padre. He de escuchar quién habla por esta


Wirintükun I

¿Tañi reyékünu züngu kay?, kuchumuwal. Tañi yafülnewal kake tuwaymew llenga, nüngáyelkanelimew wüme nga fachi puke kurarüpü, fachi puke rukáche iñche ñi ruka trokíkenolu iñche. Wera kuyfi tüngkülwe nga iñche. Witrámpüramfin nga fachi mamüll az manélfalnuchi nampülkan püle. Tañi pañillwe chüngkür nga "tüngwe choyün" ta áf waychüflay, yeenew kaynga tüyechi puke tüngwe püle chew wüpáwemum zomo fey nütrüyawelwelu nga iñche kiñe wirín ñi wechun nemül, layéluwün züngu llenga tey. Müñche trufken kaynga müléyey ta kafkün züngúketew ta iñche, awkiñko nga tukúlpalelkenew ta züngu chumngechi ñi felen reke nga kiñe we lewfü tañi puke rantun engün: ¿Chemam nga müley kiñe wechoz ñi ngülánmew ta pun püle?, ¿tañi reyékünu züngu am?, ¿tañi fentre ayükefiel chi müléyenuchi puke kawell chenga ti? Wera kuyfi tüngkülwe nga iñche. Tüfichi kütral mazóngtükumekefilu nga iñche tañi nünengechi weñangkün mew, müñchenarümngemum üyechi pu kuyfikeche yem iñche tañi güy yenekelu engün, kimfálnuchi yewmen ngati zewma pürángeyüm chi anümka, elúwkülelu ta lefmawal ka ül püle tripáyal ngatey, topántükugenew nga tringtringkantun élkünutulu nga ñi laku, tüyechi püylawe reke nga mayáfnentumekelu mamüll tañi chaw ñi peñi ñi puke kuwü mew. Müléy ñi allkütuafiel iñiey tañi züngumeken tüfachi iñchengechi züngún mew. Fey nga rangíñkonkülen fachi nampülkan mew.


ÚLTIMAS BRASAS

Y preguntó: ¿Dónde está el hijo para escuchar estos relatos de viejo? Revolvió el caldo /cuchareó tres veces y sintió alivio de ver que aún no le sabía a ceniza. Atizó las brasas que chispearon los nudillos. El padre come los restos de sus días en los cercos afirmado. Oeste abajo, caen sus llamas como sombras al barranco. Llena su boca de chicha, la noche no está del todo en su copa. Y pregunta nuevamente: ¿Dónde está el hijo para escuchar estos relatos de viejo? Aún mis manos trenzan la muerte en el cuello del gallo y tocan las tetas de las chinas. Aún guardo silbidos para llamar a los perros tras los cerros. Atizó así las últimas brasas y sintió alivio al ver que el caldo no era ceniza en su boca.


ELLA ÜLÉMÜLEMNGEWECHI AYLEN

Fey nga rantúy: ¿Chéw am nga müley chi fochüm allkütupayalu kiñe fücha ngañi puke epew? Ziwillüy korü / küláchi ofültükuy fey nga kümézuami kimlú ta petu trufken ñi iymékenon. Mazóngtükuy aylen pütéypalu ta troy changüllkuwü püle llenga. Ti chaw kaynga iymékey tañi niéwechi puke antü rekülüwküyawün ta malal mew. Narpüle nga, lílmew ta ütrünarkülepuy tañi pu kewlun llawféñ reke ngatey. Kolkántükuy ta müshki, pun kaynga petu kom witrúkonlay tañi karu mew. Fey nga kawüño rantúy: ¿Chéw am nga müley chi fochüm allkütupayalu kiñe fücha ngañi puke epew? Tañi puke kuwü nga petu ta traytúnefi püllomeñ ta alka achawall ñi pélmew ka nüymakefi llenga pu china ñi puke moyo. Petu nga küme ellkáneñmun ta wishkeñ ngütrümafiel puke trewa nométu wingkul. Femngechi nga mazóngtükufi ti kiñekelewechi aylen fey kümézuami nga kimlú ta trufkénküchilenon chi korü tañi wün mew.


DESTETE

Y a esta comarca le di un hijo, abismo que prepara su guarida sin olor a mis pechos. El que montado en su ira da brincos y ondea su hedor seminal hacia la única raíz que no pude revelarle. Y así lo veo arrojado al camino que orillé entre las barbas de la noche, donde sin temor me hice a la faena de darle hermanos sin rostro. Y manaron de mí sus hermanos. Y manaron de mí los hermanos de tantos, tantos que ahora son sus propios enemigos, porque yo desaté las jaulas rodando entre humedales y amamanté al barranco que de mí aún brota y brota. Él es tajo que apañé, hasta que estiró su hueso y carne, me obsequiara un mal decir en la mirada y buscara lana sin mi olor para su escondrijo. Él es tajo que de mí nunca nacerá del todo, mi pecho es el hueco que eterniza el hierro que seguirá hiriendo mi semilla y la suya.


WICHULÜN

Elúfin nga kiñe fochüm fachi mapu, Fütra líl llengatey pepíkamekelu ñi chellkom fey tüshpu niéwümenon tañi puke moyo ñi nümün. Tüye nga rüngkükawküyawlu kawellutunefiel ñi illkun fey ka künáyküyawi ngañi ñizónümün ingküwütunefiel üyechi kiñen folil llenga ta pepi pengelelnogetew ta iñche. Fey femngechi nga lelíwülnefin tranáwülkülen ta rüpü mew iñche ta püypüytulu ngati pun ñi rangi payun püle, chew ngenóllükan kaynga küzáweluwlu ta iñche elúgafiel ngeno angengechi pu peñi. Fey iñchému nga tripáyey ñi puke peñi. Fey iñchému nga tripáyey werache ñi puke peñi, fentren llekaynga tüfa ta kizu engün ñi pu kayñengetuyngün, iñché llenga neykümyefin ümülümülngen chi puke raküm rangi puke chishañmapu püle ka moyólfin ngachi líl iñchému ta petu chanchankülelu ngatey. Tüye llenga chi chüngar fültükulu ta iñché, norümlu wüla nga ñi pu foromayew ilo, fey wele azkintugenew nga ka kintuy kalwüfisa iñché tañi nümün ta niénolu tukual ñi zañe mew ngatey. Kizu nga üyechi chüngar ngati iñchému ta chumkáwnurume kom küme choyütripanugalu, tañi ruku tüfichi lolo llenga rüngálnefilu ta pañillwe fey allfünerpugalu iñchémayew kizu ñi fün llemay.


HIJA SOÑANDO a Kiyen

Abrí los ojos, encontré un espejo en el cielo. Mis piernas eran cortas, gordas. Mis palabras sonidos guturales. Vestía una pequeña falda con lunares y andaba descalza entre paisajes de cipreses que sabía plantados por mi padre. Al fondo un platillo con leche salada (bebí hasta que los grumos volaron como pelusas). Un hombre me llamaba. Me arropó y cantó hasta que dormí en sus brazos.


PEWMAMEKEY ÑAWE Kiyen ñi zuam üfa Ngülánentun tañi puke nge, pen kiñe komütuwe ta wenu püle. Püchükerkey tañi chang, motrirkey. Tañi pu nemül ta zafzaf züngun llenga. Kutrukalechi kiñe püchü pollera ta tukuyawülürken ka tritrangnamunküyawürken púrangi ciprentu mew kimfal-lu nga tañi chaw ñi anümkael. Üyüw nga ngüyokon kiñe püchü rali kotrülichi (pütókokawün kaynga püntéfpüntefngewelu kal reke ngachi lliz lichi fentékünun) Kiñe wentru ta ngütrümmekerkenew. Küme impolenew may fey ñüküfnari ñi ülkantun wümáwnarlu wüla nga ñi pu lipángmew ta iñché.


Apunte II

Cuando el último semen hile su arruga y el ovario agote sus exploradores del tiempo, un sillón vacío aguardará en mis cofres, y ahí, contemplando la mala cosecha, temblarán extendidas las manos llenas con escombros del imperio que no pude regalar.


WIRINTÜKUN II

Füwle ngañi nünokawün chi kiñen fine ka chi küchez nga áfnarümle ñi pu ngafüll antüfe, kiñe wellin wangku ta üngümküleayka tañi eltukawe mew, fey üye mew nga, lelíwülnefiel chi weza püllün, mülmülüyeay nga norümkülen chi pu kuwü meñólen ta poz mew iñché ñi pepi wülnochi werawaria ñi poz mew llengati.


LA SUCESIÓN DEL HAMBRE

El hambre de los hijos es un pez oscuro, devorando. Ella quiebra los ángulos de la comarca. El hambre de los hijos es de piedra con ojos. Con ojos indagando en los huesos del mundo. El hambre de los hijos es un canto que apaga luciérnagas. Un pez oscuro es el hambre de los hijos. No se asusta en las llamas del croar de la noche. No sabe de espíritus o demonios convocados. Su ignorancia es de un metal sin época. Cofre embarrado que arrastra la edad de los padres. Fauces estiradas al cuero antiguo de corceles como barrigas que reclaman uno a uno sus bocados o jinete montando la sombra de un dios hambriento. El hambre de los hijos es un pez oscuro, devorando la sombra de los dioses.


WELÚKONÜN TA NGÜÑÜN

Pu fochüm yem ñi ngüñün kaynga kiñe zumíñ challwaküchiley, lümüyawlu. Tüye nga wetróymakefi ta lofmapu ñi puke az. Pu fochüm yem ñi ngüñün kaynga lelílechi kura llengati. Wallmapu ñi pu foro mew ta lelíkonküyawchi puke nge. Pu fochüm yem ñi ngüñün kaynga chongümnarüm küzewallüngkechi ül llenga. Kiñe zumíñ challwaküchiley kaynga pu fochüm yem ñi ngüñün. Llükákelay kümkümkülechi pun ñi wakakün mew. Tüshpu kimláy ngütrümnengel ta allwe kam weküfü. Kizu ñi ongüll kimün ta kiñe antüngenochi pañillwe küchiley. Ünunkülechi eltukawe ngatey wingüznerpulu pu chaw ñi fentetremün. Itul amulechi puke pel ta kuyfike kawell ñi trülke püle ta fentren pütraküchiley llenga kiñékiñe ta pipíyelu ñi iyael engün kam pu kawellutufe chinga engkólkülelu engün kiñe entrín weya allwe ñi llawféñ mew. Pu fochüm yem ñi ngüñün kaynga kiñe zumíñ challwaküchiley, lümüneñmafilu pu allwe ñi llawféñ ngatey.


BARBA BLANCA

De baratijas venías cargado, con tu equino exhumando harapos. Un salar colgaba de tu sombra y del año mil novecientos uno. ¡Viejo barba blanca! Margarita insulta cariñosa, mujer que cantó hasta la tumba y te dio una paz de menta atardecida. ¡Ay hombre, hombre! se fue mojando tu palabra en la frontera, pero la sangre lleva un ojo ensañado en las renuncias. ¡Ay hombre! barba blanca fuiste el triste abuelo de un muchacho que buscó tu sombra en el desierto.


PACHÓF PAYUN Re pekanke yewün mew nga lemúwün ta küpálekefuymi, tami kawell engüka wünwün-nerpan ñi pellonera. Kiñe mapu chazi may pültrüwkülekefuy tami llawféñ mew fey tuwmelu nga ta kiñe warangka aylla pataka kiñe tripantü püle. ¡Pachóf payun fücha! Margarita nga ñochíkechi llazkütuy, üyechi zomo ta lalú wüla fente ülkantulu ngati fey zumzúm ilfawenküchilechi tüngkülen nga elúgeymew. ¡Chawkünu anay, chawkünu! kuchúnarkülerpuy nga mi pu nemül ta trawümen püle, welu mollfüñ nga kiñe nge ta yeniey illkulelu ta tranákünuye züngú mew. ¡Chawkünu anay! pachóf payun kiñe weche ñi ngümán laku yem nga eymí ta afkéntu kintuymafetew tami llawféñ ta paytre püle llengati.


SOLO ESTABAS DE PASO EN EL TECHO DE SU AFECTO

Tragaste la noche como el agua turbia de los rezagados. La tortilla quemada era el día que comías, pues del animal perdiste la cría más gorda y en lo siguiente, la vergüenza. Toleraste la paga con semillas roídas. Nada dijiste cuando de tu animal predilecto hicieron cazuela o que al lacear a tu hembra rompieran la tregua de la cena a la hora del mote agusanado de palabra o huevo podrido que el azadón encuentra en vez de papa. Pero cuando dijeron: La mitad del pantano para tu hermano y sus hijos pensaste en la culebra que con piel alimentaste, en la cueva que ahora tendrías que buscar para tus diálogos cubiertos de nalcas y helechos. De tu bolsillo sacaste el último bocado para la criatura y te fuiste al galope mascando una hoja de eucaliptus.


RE PÜCHÜ RUPARKEYMI KIZU ÑI POYEN ÑI SENCHUYE MEW

Rulméfimi ngachi pun üyechi pu püntü ñi pozko reke. Lüpüm kofkeküchilekey ngachi antü tami iymekekel, tichi kulliñ ñi zoy motrín koñi ñangümüñmafilu kamta eymí fey may, yewénngefuy fachi züngu. Elúwimi nga tami kullíngeal rükün weya fün mew. Chem wüme feypílaymi nga korüymangelu tami zoy zullín kulliñ kam traríymangepalu tami zomo eymí ta malókontufemngeymi nga petu pun püchü yafütufulu em ta eymí puwfulu em ipánentuwal nemülmu ta funálechi kako ngati kam ükamkuramchi rüngánentulu ta zafkawe chew ta poñü ñi tripáyafumum em. Welu feypíwümengelu kaynga: Rangiñ menoko tami peñi ñi pu fotüm engün ta nüymuay rakizuamimi tichi filu mew nga ta trawa iltúkefilu ta eymí, tüyechi lolo mew nga tüfa ta kintullegalu ta eymí tami küme amúlnetugafel mi puke ngütram ta impólkalen ngalka mew ka külkül mew llengati. Tami follchiku mew ta nentuymi chi tüykülewechi iyael elúgafiel nga üyechi püñeñ fey ella wirafkülen nga amútuymi changáfnerputuel kiñe tapül kaliwtu.


VASIJA DEL ESPÍRITU a la Machi Margarita Carmona Curín, mi bisabuela.

Estoy en el centro. La viuda acechada de instrumentos rústicos, en fuego y tierra dispuesta, soy espejo que refleja la otra orilla. Larga como el nacimiento de un profeta, pinté de blanco mi rostro y bailé el rito de la sanación. Soy la vasija del espíritu que ve entre las astillas y los cueros y persisto al mastín que me desprecia: tiempo e ignorancia ensañados con el credo que pretende mis ofrendas. Soy espejo que refleja la otra orilla y el amor de los que plantaron en la cumbre de la tierra.


PÜLLÜ MESHENG chi Machi Margarita Carmona Curín ñi zuam nga tüfa, tañi yomchuchu Mutu rangiñ mew nga mülen. Chi lantúzomo nga itro lloftúnetew fentrenke zuampeye, kütral mew ka mapu mew ta elúwküley llengati, komütuwe nga iñché aywíñnelu ta nome üpül. Wífkülelu ta kiñe kimélzüngufe ñi llegün reke ngati, mallotun ñi ange fey pürukutewün llenga ta lawentun züngu mew. Püllü mesheng llenga iñché pekelu rangi pu wükan mamüll ka pu trülke llengati fey nga traytúnefin tüyechi illámnetew chi trewa: antümayew paytrekimün ta wümeñma illkúnefilu tüfichi züngu ngati ta zuámtuneñmatew tañi pu wipüll iñché. Komütuwe nga iñché aywíñnelu ta nome üpül ka üye engün ta wechumapu anümkalu llenga ñi piwkeyewün ta iñché.


Apunte III

Solo ojos abiertos quedaron en mi espalda, arena de la lucha donde otros trazaron su oficio, ese dolor amordazado de niebla que no leyó la plegaria de mi estaca y no supo de la soledad que salía a mi encuentro, cuando entré viril en la respiración del mundo y quemé los cerros bajo los huesos, ya nunca más agua acorralada, ni comer las espinas de sus motivos.


WIRINTÜKU III

Re lelílewechi puke nge müléwepüzay tañi furimew, nalmum chi kuyüm ngatey chew kakelu ñi wirikünumum ñi küzaw, üfichi kutrantun kaynga trarínetew ta trokür chillkatuñmanogetew tañi üngko ñi pipingewefel ka tüshpu uwámnofilu wüme tüyechi üwe ta trafyénetew ta iñché, konalelu nga iñché konlu ta mapu ñi neyün mew fey lüpümfin ngachi pu wingkul müñche yalólforo, chumkáwnorume nga kimwelayafin chi katrütukanengechi ko, ka iymáwümeymalayafin wüme nga tüfíy ñi zuam ñi puke pülliñ.


VOZ ANCIANA

No te alejes de la tierra, seguridad tienes en su entraña. No voltees a los ruidos extranjeros, señal abrupta de fronteras. Lo que existe tus ojos van tallando: el orden perenne de sus bestias y tragedias. Como cualquier animal caza su comida, eres el hombre que aún juega en estos bosques.


TREMCHE ZÜNGUN

Müte alütripakilnge mapu mew, küme montuleymi tañi pütra mew tatey. Wüñókintukifilnge chi kake ngoyngoy, mutu tüfimu nga trawümen ta mülékey. Chem tañi mülen tami puke nge ta mayáfnentunerpuy: tañi laymaw wifkülen ñi pu kulliñ ka ñi pu wezafemün. Chuchi kulliñ reke nga nüfakelu ñi iyagel, üfichi wentru llenga eymí ta petu awkantuyawlu fachi pu mawüza mew.


Romería Wiyuzün


“He entrado en vidas que permanecerán inescrutables. Me iré mañana para no volver nunca. La casa que estaba en pie antes de mi nacimiento seguirá envejeciendo después de mi muerte” José Emilio Pacheco

"Konken kaynga tüshpu izángenogachi puke mongen mew. Wüle nga amutugan ta chungkáwnorume wüñowenogal. Witralewüyekechi ruka ta iñché petu llegngenolu nga amúlerpuay may ñi kuyfin kamapungetuli ta iñché" José Emilio Pacheco


BIENVENIDA

Tu llegada silbaste de una cuesta y siete colas agitaron la espesura. En tu honor, los trucos predilectos. A単os esperando aquel sonido, un solo palmoteo vence a la orfandad. Mansos, a tu esqueleto entraron y te lamieron los ojos para que vieras el tiempo doloroso de su fe como una escarpia encendida iluminando la osamenta de lo que una vez amaste


LLOWÜN

Kiñe waywáymew nga wishkéñ amulpaymi tami akun fey rügle külen nga mewüfkütey trongé lowlow. Eymí mi zuam, zoy ayünke paraka kuzen. Fentren tripantü nga üngümnengel tüfichi züngun, kiñe kultráfünkuwü müten nga katrürumefi chi kuñüfall ruka. Ñómkülen, koningün tami kalül mew fey küllmáymaymu engün mi puke nge tami lelíwültugafiel kizu engün ñi fentre kutrángkawmeken ñi feyéntun züngu mew kiñe üykülechi wayun reke küzetuneñmafilu ñi yalólforo tüfichi yewün em kiñe wüpa ta poyéfulu ta eymí.


SERES DISTRAÍDOS

Sonaron las campanas del siglo las ánimas olvidan nuestra voz, del cielo y reino bajo ya no hablan, solo migas comen de la mesa. El miedo es la respuesta a su llamado, cuando apartados del humo hacemos el camino y nombramos a los hijos. Entonces, ya vaciado de intuición el círculo y silentes las tejedoras del destino, nosotros, seres distraídos, apagamos el fuego de las casas y de las puertas la herradura descolgamos.


NGOYMÁZUAM PU MONGEN

Triníwyey nga fantepa pu triníwkawe pu allwe ta ngoyüymayiñmew taiñ züngún, wenumayew narmapu tüshpu tukúlpawelayngün, re ngülünkofke ta iymekeyngün ta renukünuwe mew. Llükánzüngu kaynga ta wüñoakuy ñi ngütrüm mew, fey may kiñéñpülenefiel chi pitrun zewmáfiyiñ nga chi rüpü ka üytufiyiñ pu fochüm. Femlu fey, niéwenulu chumngechi ñi uwámal chi trokiñ ka ñüküfkülewelu ngachi pu mongen füwfe, iñchiñ may, ngoymázuam pu mongen, chongümnarümkeyiñ puke ruka ñi kütral ka puke wüllngíñmew tachi pañillwewili pültrünakümkefiyiñ llenga.


APUNTE IV

La noche mea las estacas del cerco, apartada, como la borracha que nadie quiere a la hora del brindis. Pero cuando ella habla, zarpan cuellos en busca sus lazos, llegan los proscritos a comer de su fritanga, y el oro sangra como cualquier pariente de broncas pretĂŠritas.


WIRINTÜKUN IV

Pun kaynga willíñmayawüli üngko ta malaltüku mew, püntütripalen, üfichi ngollínzomo reke iñieynurume ta zuamnulu ñall llagüwalu ta che. Welu zünguyüm nga kizu, nüyeyngün pel ta kintupelu ñi mawell engün, akúyey nga pu kechanentu iypayal ta yiwíñmaka, fey nga milla kay mollfüy ta chuchi parentewen reke ta kuyfi yafkawnewlu.


ROMERÍA

I Se quebró el mapa en las patas de la bestia y el galope se deshizo al sueño del corral que contuvo tu vejez. La única puerta de ceniza que el caballo huele, es la salida a la comarca que maldice y que perdona en el mismo canto. Entonces llegaste con la huella del río, como peregrino que esconde su lepra y ve acercarse y alejarse las naciones y ve que sus catres nunca hospedarán tu ira.

II Y la panza de la noche abriste con guadaña, vaciándose de pueblos semejantes al silencio. Sus hombres te vieron como un santo desgranando rosarios para darles la carne del milagro. Así bebiste con ellos hasta la preparación del lecho, bellos cueros manchados por el canto de sus hijas, viejo tajo que se adora cada vez que el plato se rompe por el calor de la sangre, pulso innato que reconoces como gotera en la caverna de tu estirpe.


WIYUZÜN

I Wetróy ngachi mapuwirin üfichi kulliñ ñi puke namun mew fey ti wirafün püntezüy nga üfichi pewmatun raküm mew katrütuymatew tami füchan ta eymí. Tüfichi kiñeñ trufken wüllngiñ ta kawellu nga nümünümütulu, tripáwpuy nga tüfichi lofmew ngüchatukelu ka kuñülkelu kiñe ülmew kamüten. Femngechi may akúymi lewfü ñi rüpü püle, namuntufe reke ellkayawül-lu ñi funánkutran fey penielu fülkonpan ka lefmawtripan chi puke lofmapu ka penielu tañi pu kawitu chumkáwnurume wümañelnual tami illkun züngu.

II Fey wazaña mu nga ngüláymafimi ñi pütra pun, femlu tripáyey nga fentren ñüküfküchileyechi pu kara. Kizu ñi puke wentru nga peymú engün kiñe santo reke lülüyawül-lu ta rosario elugafiel engün wengeytun ilo. Femngechi llenga putuymi tüfichi che engün puwlú wüla nga pepíkangeal ta ngütantu, itro kümeke trülke kaynga kangkeñkalelu ñi pu ñawe engün ñi ülmew, kuyfi püylan nga wüme püramtungekelu amfe zewma trafoyüm nga rali mollfüñ ñi are mew, yewmén kuwü nga tey kimkünufemlu nga eymí lüykün reke tami welúnülküw mongen ñi lolo mew.


AJÍ AL FUEGO

Colgada está la guitarra en la pared de la rancha. El hombre talla el madero, mientras se ahúma de la cara los surcos. El mosco verde entona la copla de los muertos zumbando en la boca del instrumento. Afuera pasó el jinete a romancear la memoria del ganado. El hombre deja a un lado el madero y arroja un ají al fuego para alejar las malas presencias, dice.


TRAPI KÜTRAL MEW

Tráfruka pültrüley nga chi tringtríngkawe. Chi wentru illkóykameki mamüll, petu ñi pitrúnelkameken ñi wirikan ange. Chi karü pülü nga amúlkantumeki pu la em ñi ül fürfürkantumeken chi amúlwe ñi wün mew. Wekun nga rupáy chi kawellutun fey ülkantukünurpay kulliñ ñi ül yem. Fey ngachi wentru kiñéñpülekünufi chi mamüll fey ütrüftükuy nga kiñe trapi ta kütral mew wemünentugafiel chi wezake temküm tati, feypí.


BOCA ADENTRO DEL CERRO

Boca adentro del cerro el pulmón del lodo sopla su canto. La vértebra de la miseria apaga su antorcha en los ojos de la niña y los zaguanes con sus piedras y las rendijas de la tabla custodian sus sueños como a los huesos del cielo.


PUNWÍ WINGKUL

Punwí wingkul fotra ñi ponon pimúneymayew ñi ül. Chi liftra püllün ngañi üngko chongüm-mekey ñi küze chi püchü malen ñi puke nge mew fey ti pu tukúwtuwe ruka ñi puke kura engün ka ti trafla ñi puke wechoz lliwátuneñmafingün ñi pu pewma ta wenu ñi puke foro reke llenga.


EXILIO DE LAS SOMBRAS

Hay sombras que roen su destierro mirando el artificio de la industria. Envejecen su lumbre como fiebres impuras. Beben su miedo pasado de mate en mate, sentadas en la agonía de los troncos. Y hacen concilio en el gemido de perros, aquellas que lucían el alma tragada de seres, como insignias del pacto oscuro, abierto el pestillo de las temporadas. Y su ira se hizo espesura de ejército. Las mandíbulas crujiendo, como tonada que al combate las llama. Ellas, que consumen los relatos de la noche, por alógeno serán vencidas, hasta que las púas ardan y toda luz se apague, como en el caos fundador de la materia y los miedos.


KÁÑPÜLEKÜNUWÜN TA LLAWFEÑ

Müley nga llawfeñ mongólmekelu ñi pültripan lelíwülnefiel ta wenche áztükulechi pu wingka ngünén. Füchayey nga ñi kümküm engün ta itro weyake alíng reke ngati. Pütókoyngün ñi llükan engün wüpan wiféntu matelu llenga, anüanülen engün ta áfnarkülerpuchi mutrung mew. Fey nga zeyúyngün ta pu trewa ñi kingingkün engün, tüfíy engün ta kimfalkefulu ñi am ta epéfill lümüneel, ellka ránkuwün mew elngechi chülküntüku reke, tranátripaley nga küyen ñi chafküntükuwe. Fey ñi illkun engün ta wera kechan soltáwkünuwi kaynga. Kikürüy nga traltri, ülkantukalu reke fey ngütrümnetew engün ta kewayal. Kizu engün, ta iykelu pun ñi puke epew llenga, wilüfküze nga wewáyew engün, lüfle wüla ta pu wayun ka fill küze chóngnarle ngati, chumngechi ñi ziwíllkawkülen nga tripamum ta pülli engün llükan.


CULEBRA EN LA NOCHE

Una noche del río salió una culebra enorme. Su cabeza era un guijarro con voz humana, ojos como un par de chispas eléctricas. Solía aspirar la ceniza extinta de doncellas y frecuentar bares donde el fuego se atiza con cruces. Allí su tacho llenaba con el temblor de los puritanos, quienes en vano trataban de matarla, pues soltaban sus palos y sus pólvoras cuando ésta les cantaba sus salmos enterrados exclamando: “Nos vestimos con la hebra antigua del entendimiento que nos daba el tacto el oído y el olfato. Girábamos con estrellas y calendarios que trazaban nuestros ojos. En las manos una dureza templada en los soplos del mundo. Temporadas amigables era el sonido de los pies sobre la tierra. Ahora, solo una danza de muertos sus capitales. Ahora, para hurgar en su mollera dolorosa y despertar un rugido en sus huesos, he venido.” Y como lengua que el viento sostiene, se dormía en el árbol torcido de una iglesia.


PUN MÜÑAWCHI FILU

Kiñe pun lewfü mu nga tripáwümey kiñe fütra filu. Mongkólkuraley nga ñi longko che reke ta züngulu, tañi nge kay epu pitrel pütey reke feley llenga. Kiñeke mew ta neyüntükuyawülkey pu üllcha ñi ngewénuchi trufken ka kónküyawkey kollétuwe mew ngati chew welulmamüll mew nga mazóngtükungekemum ta kütral. Tüyemu nga meñólkey ñi karu petu ñi mülmülmülmülngen pu zafzáfpiwke, Tüye engün meképüzafulu em langümafiel ta tüfíy, tranánarümketuyngün llenga ñi mamüll ka ñi tropümwe engün tüfa ta nentúlnelyetew ñi puke rüngal züngu ta feypilen: "Tukútuwküleyiñ nga wera kuyfi rakizuam ñi füw mew elúketew nga iñchíñ ta izawe ta allkütuwe ka nümütuwe llenga. Tuwáykefuyiñ ta wangkülen engün ka üfichi rakíantüwe engün taiñ puke nge ta ázkünukefulu em. Kuwü mew nga yafü kufíñkangelu ta mapu ñi pu pimún püle. Kümeke antü felyem nga lütrüngün ta namun mapu mew. Tüfa nga, re kiñe la pürunküchiletuy nga ñi pu fütrake waria. Tüfa llenoam, malüymayafiel ñi kutran longko fey trepépüramüymayafiel kiñe nawnáwün ngañi pu foro mew, fey nga küpan." Fey kewün reke nga kürüf ta nünetew, wümáwnarkey nga kiñe trüfülkalechi anümka mew ta kiñe wakéñwe ruka mew ngati.


CUANDO LLEGUE LA MAÑANA

Cuando llegue la mañana, mi cortada oreja besa. Lame este signo ajado en el cuero, que a un patriarca ató mi suerte. Lame mi sangre antes que la tierra o el mineral hecho punta del sacrificio, antes del hervor en las costrosas ollas, que de su fortuna no seré costal laceado, ni a su prole calaré el ardor de mi marcha. Cuando llegue la mañana, solo el cebo de tu ojo pido para mi ojo. Mi única victoria es el atajo de tu vista, para hablar el eco desgarrado de la nieve y comer las hierbas que nunca conoció mi raza. Cuando llegue la mañana, seré el regalo a tu paciencia de roca. Saltaré del cuchillo a la vigilia amorosa de tu hambre, pues tus fauces traerán mi epopeya, mi fuga del alambre y de los nudos. ¡Que dialogue el vaho de saliva y vísceras! como póstuma tregua celebrada por infantes.


AKÚLE NGA PULIWEN

Akúle nga puliwen, tañi katrün pilun mechítuñman. Küllmátufe fachi chüllkü wenche lapántükulelu ta trülke mew, ta kiñe kimche mew ta traríntükuymatew tañi püllün. Küllmátuñman tañi mollfüñ wüne ta mapu mew kam tüfichi kura ta kutrángkawün ñi wechúnkünungelu llenga, petu ñi fáypüranon ngachi pu pitrúkawkülechi challa mew, tüfíy ñi küme püllün mew nga iñché ta traríntüku meñshingelayan, tüfíy ñi trokiñ mew norume ükáftükulayan tañi trekan ñi kufíñtripan. Akúle nga puliwen, eymí tami puke nge ñi yiwiñ müten nga züngúñpenefun tañi nge mew konafel. Tañi kiñechi wall wewel kaynga tüfíy tami puke nge ñi ingkürüpü ürkellenoam, züngugam llenga piren ñi kafírkafirngewechi kengzülla ka iyafiel nga tüfichi pu lawen ta chumkáwnurume kimnolu tañi pu wallmapuche. Akúle nga puliwen, mañumtu reke nga felegan tami kura tüngzuam mew. Püylawe mew nga rüngkütripayan anüpuwam tami ngüñün ñi allush wünman mew, tami pel llekaynga küpálelatew kam tañi wíf wewpin, tañi lefmáwfiel nga chi pu püpümpañillwe ka chi pu püron llemayngati. ¡Ngütrámkape nga kewün yengün pütra ñi würwán! ta inálechi tüngnarün reke ngati pürámtulu ta püchüke che.


Apunte V

No canté Sensemayá esa noche de Junio (no quise importunar), pero ¿son lobos o culebras sordas? Se me esconden y aún no he llegado a morada alguna.


WIRINTÜKUN V

Sensemayá nga ülkantulan tüfichi Junio küyen pun mew (küpa rangínkonlan ngati), welu nga ¿awkátrewa am engün kam piluke filu chinga ti? Ellkáwküyawülenew engün fey petu am pütshü puwlán wüme nga chem ruka mew nurume.


SEDIENTOS I A la primera trompeta de la noche, la sed dibujaba calendarios sobre tablones. Una copa por cada pena sería como el ángulo sagrado de un hormiguero. Cuando hablan los sedientos, una mancha es territorio fundado en la premura y la sangre es parida de la misma teta que el vino. Cuando hablan los sedientos.

II Al cuchillo e s t i r ó la mano, separando las monedas de las migas. Luego agregó: No maté al hombre, no lo hice. Lo tomé de sus axilas y lo puse de pie. Lo sacudí y lo senté en mi mesa. Le di de beber y lo contemplé largo rato, como quién codicia entender el fraseo del fuego y se quema el cerebro con su idioma de brasas. No mate al hombre, le digo. No lo hice.

III Los vi salir entonces. Cerré la puerta luego. Miré las copas caídas. Miré las manchas del piso y pensé que tal vez, una de estas noches, podría ver como embriagarme en el espacio leve de estas rendijas.


WÜYWÜNCHE

I We züngúfemkay nga kullkull ta pun mew, wüywün nga rakíantüwe ta wirikamekey wente alürumeyechi trafla mew. Kiñe ayku nga kake weñangkün mew ta kiñe lolókollalla ñi lliwatun wechunküchilegafuy ngati. Züngúyüm nga pu wüywünche, kiñe püti nga lef witramngechi liláküchiley fey mollfüñ ta koñínentunengey ka tüfichi moyomew kamüten chew tripalemum ta pülku. Züngúyüm nga pu wüywünche.

II Püylawe püle nga winümi ñi kuwü, wichúmnentukünufiel ti pu chawcha chi lülünkofke engün. Fey nga feypí: Langümlafin ngachi wentru, femlan apuwen. Ñi punpuya püle nga nüfín fey witrámpüramfin. Mütrórmütrortufin nga fey anünarümfin iñché tañi mizawpemum. Pütókolfin ngati fey alüñma ta lelíwülnewefin, chumngechi ta iñiey itro küpa kímtükuniefulu em kütral ñi rarákün fey lüpüm-mekey ñi müllo tüfíy ñi aylén züngun mew. Langümlafin chi wentru, feypipeyu nga anay. Türpu femlan.

III Fey may pefín tripaletun engün. Femlu fey rakümkünutufin chi wüllngíñ. Azkintufin ngachi pu tranárupalewechi ayku. Azkintufin nga pozkalen chi pünówtuwe ruka fey rakizuamün kaynga, fachi kiñe pun chinga nay, kintugafun chumngechi ñi ngolligafel fachi pu wechoz ñi püchüke ella rumen mew.


AJUSTICIADO

Un lamento amordaza las se単ales del aire. El caldo materno borda las coplas del gallo. En su acuarela, el sol se levanta espeso. Con un ojo sangrante en su espalda, el cuerpo ahora bebe la eternidad de esta comarca.


NAKÜMELNGECHI CHE

Kiñe ngüman nga trarínarümney kürüf ñi puke zichún. Chi keziñ korü ñimikamekey alka ñi ül. Tañi afüngkan mew nga, müzálen ta witrapüray antü. Pipífpipifngen kaynga kiñe triran nge tañi furi mew, chi kalül nga tüfa wayómpüram-meketuy fachi mapu ñi ünífkülen.


EL MAPA ROTO DE LA SANGRE

Cuando la queja madura cada tarde, de vuelta al catre y a su signo polvoriento, las piedras de tus ríos se cubren azarosas en las rutas que escarban tu morada: Canto que tu mano va sellando, ya quebrado el acertijo de la infancia. Solo el viento te siguió como perro, en esas tardes sin fogón ni caldo tibio, en su hocico portando el recado de la trilla y tu sueño en ancas del muelle de paja. Hecho está el mapa roto de la sangre.


WICHÁFKALETUCHI MOLLFÜÑ ÑI WIRINTÜKU

Zewma puwyüm nga llazkün ta kake narantü, ka wiñokay em ta che kawitu mew ka tüfíy ngañi púrangi ella trufür mew, wenche ñámñamküley nga mi pu lewfü ñi puke kura tüfichi pu rüpü mew kaypütuneñmatew tami ruka ta eymí: Eymí tami kuwü ta zewmánerpuchi ül, zew wüzalelu nga püchükechengekefulu nga iñchíñ taiñ pu konew em llenga. Kürüf müten nga trewa reke ta inaymew, üfichi puke narantü mew ngenolu nga kütral ta llakon korü nurume ngati, tañi wün mew nga ünánielu ta püramuwün werkünzüngu ka tami pewma mañkázkülen ta montron pinu mew. Feletuy nga mollfüñ ñi wicháfkalechi wirintüku.


TRAVESÍA

Algo espera en el ojo de aquellos cuyas manos empuñan tierra. Una cruz que sentencia son los brazos cerrados en un lenguaje de madera. Quien cierra la cortina se ilumina: seis mensajes en su ojo le aguardan, como seis campanas ardiendo en el pacto del hombre. El ojo no se apaga. Pero el ojo no se apaga en las manos empuñando tierra; baja a la costa y bebe el lomo de un balsero, porque cada sorbo desata la mudez y el canto por venir. La travesía, el pacto del hombre.


MULKE KÜRÜF

Müley nga üngümkülelu tüfíy engün ñi puke nge mew chuchi nününeyelu pele tañi puke kuwü mew llengati. Zewmázüngukechi welúlmamüll ta üyechi puke lipáng ngati trapümkülelu ta mamüll anüm mew. Chuchi penchúntukünulu nga azkintutripawe ta antüñmakey: kayu werkünzüngu tañi nge mew nga lliwátuneyew, kayu trilingküwe reke ngati üymekelu ta che ñi ránkuwün mew. Chóngnarwümelay ta nge. Welu chóngnarwümelay chi nge üfichi puke kuwü mew nünielu ta pele ngati; nari ta lafken püle fey pütókoymafi kiñe nontufe ñi furi, ta kake kolka kam neykümkerkelay amta ketron ürkenogam ka tüfichi küpáyachi ül llengati. Chi mulke kürüf, che ñi ránkuwün llemaynga.


Apunte VI

Un sol angustioso me despierta cuchillas, rito en llamas que barajo manso, confesión de un polvo que era hombre, animal sabedor del lenguaje molesto. Concluyo: Hay ruinas en mi barba y destella un panteón en la sangre, bote sigiloso llamando al escozor del tiempo. Concluyo: Tengo un quejido en la columna y mis pieles migran hacia aquel vacío. Como silencios ligados en pentagramas, aprendí a hablar por la noche y los ladridos, pero sé callar como el pájaro muerto en la cruz de la tarde. ¿Ya te vas, ¡oh salteador de la memoria!? dijeron a quienes perturbé con el rastrillo. Para mí, suficiente apodo. Mi viaje está sellado.

*************************


WIRINTÜKUN VI

Kiñe weñángkün-ngechi antü ta trepélenew püylawe, kümkümkümkümngechi lukutun ta ñómkechi tüngnarümnielu ta iñché, kiñe trufür ñi rakítun züngu tatey fey wentru ürke ngatey, tüye chi kulliñ itro kímniefilu chi nüngáyelchekakechi züngu. Fey ngünéngünetugafin ta züngu: Müli nga paytre tañi payun mew ka aychüfmekey kiñe eltun ta mollfüñ mew, kuñuwtufe wampu kaynga ngütrüm-mekelu ta antü ñi llazkün. Ka ngünéngünetugafin ta züngu: Kiñe kikürün nga nien ta kuzíforo mew fey tañi puke trawa ta ingküwütufingün tüfichi wellín. Kechuwirin mew ta nülkünülküleyechi ñüküf reke nga, kí mzüngun nga pun mew ka rangi wawakün llemaynga, welu kim ñüküfnarken üyechi lá üñüm reke ta nagantü welul mew. ¿Amúwüyetugaymi am, ¡eymí konümpa ta katrürüpükefilu ngati!? feypíngün nga tüye engün chuchi ngantríkafilu nga iñché ta kaypütuwe mew. Fey iñché mew, itro küme üytun llenga tüfíy. Fentépuy may ñi nampülkan.

********************

Romería  

Peregrinación del poeta Wenuan Escalona a la raíz de la sangre.

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you