Page 1

LLAMEKÁN


LLAMEKAN ¿Qué es lo que pasó por encima de mi cabeza a media noche y en la madrugada habrá sido una mosca zumbadora que me pasó por encima. ¿Moriré tal vez? ¿No habría de morir hablándose tanto de mí? ¿Chem chey nga ruparkey nga ñi senchuye mew rangipun nga, epewün? Püllomeñ ürke chey, Rupay nga senchu mew. ¿Alwe ngeturkean chey? Alwetullelayafun Dünguyepeyel nga iñche?


YAPINILKE MAPU Yapinilke mapu lle nga Ütrünarmeki Pütrün rünge piren Arken malliñ mu; Lliwmeki anay Welu iñchu femlayu Llamngen. Chadi ngefuliyu, Kiñe runantükungefuliyu Faykomu, anay Lliwafuyu shi llamngen Kochü kurangefuliyu, Fey ütrüftükulüwfuliyu areko mu Lliwafuyu shi ¡llamngen! TIERRA YAPINILKE Tierra de yapinilke… Está cayendo Mucho granizo grueso En las lagunas secas; Se derrite… Así no sucede con nosotros (dos), Hermana. Si fuésemos sal, Si fuésemos un puñado puesto En agua hirviendo, Nos derretiríamos… Si fuésemos azúcar, Y nos echáramos en agua caliente Nos derretiríamos, ¡hermana! Carmen Nahueltripay, 1959 Alto Ñorquinco, Chubut en Fernández César, Cuentan los Mapuche, 1999. Traducción al mapunchedungun Víctor Cifuentes 2004


PINGKOYA TA ÜLKANTULELNGEKEL Ayütuafiñ ta Chaw Trokiñ may Ta oüng fücha may chey Ta fücha katrüwe mo Ta mongen oüng fücha. Fey ta elutuan ta poyen mo Kom kellun ta duamtu may Rotra poñi ta poñilltun may Ngillatuñmaye may Feyta pu peñi, feyta pu lamngen Fürenemuayiñ, piayiñ, Feyta ayütuafiyüm ta pu peñi Kam pu lamngen may Wüñotuam Ta wentrungetuam Danake kufümo may Pu peñi may. LLAMADO A LA MARINA Me volveré a Chaw Trokiñ Al anciano mayor En la bahía inconmensurable Al anciano que vive. Entonces dame en el amor Toda la ayuda necesaria Un manojo de papas para sustentarnos Bendecido Entonces hermano, entonces hermana Ayúdanos, diremos Para que protejan a los hermanos O las hermanas Para que el hombre Vuelva a ser hombre En los fértiles llanos,


Ahí los hermanos. DOMITILA CUYUL, Compu, Chiloé WÜNELFE ÜL Wünelfe, Wentru fel eymi Yepaen. Fentre weñangkawkülen. Kuñüfal ta iñche Fey wünelfemu ngean Wentrungelu lle. Yepaen. Eluen tami piwke iñche tañi niel eymingeay ka. Alüwüyen tati. Wenu püramen. Itro rakiduamneyu. Tüfa küpan Eymi tami Fentre üytupen mew. Iñche ta yetuayu Ka Ngünechen mu. ROMANCEADA DEL LUCERO Wünelfe usted que es hombre Venga a buscarme. Es mucho mi sufrir. Yo soy huérfana Y soy para el lucero Que es hombre. Venga a buscarme.


Déme su corazón Que yo le daré el mío. Ya soy grande. Lléveme al cielo. Yo pienso mucho en usted. Vengo ahora Porque usted Tantísimas veces me ha nombrado. La voy a llevar conmigo Y con Ngünechen. Virginia Victoria Tripan CANTO DE LA VIUDA Murió el marido de una mujer; tantísimo se entristeció. Salió a otra tierra, a orillas del verde lago andaba siempre, lloró y cantó: “Úi! úi! me hace penas mi matrimonio, hay de mí! Úi! úi! murió mi pobre marido, hay de mí! Al paso caminé por la orilla del verde lago. Por qué siempre tanto estoy llorando yo? Eso parece que fuera traro? por llorarlo tanto siempre, hay de mí! anduve yo diciendo a la orilla del verde lago. Uán! uán! dijo ahí ese perro. Habrá acaso un perro? me dije yo pues; al paso caminé por la orilla del verde lago. Poco después salieron dos jóvenes, tusa dorada tuvo el caballo, cola dorada tuvo el caballo. úi! úi! buenos días, mamita! me dijeron, pues, esos dos jóvenes hombres;


¿Por qué andando estás por aquí? me dijeron pues esos dos jóvenes hombres. Quería atacarte un perro bravo? me dijeron, pues, esos dos jóvenes hombres.. Entonces en ancas me trajeron, cerca de mi casa me fueron a dejar” CANTO DE UNA MUJER Siendo casada esa mujer se la fue a llevar un hombre a muy lejana tierra: fue llevada a Huinfali. En la llegada cantó. Así dijo ella su canto: iVengo de lejana tierra, azul, azul está la tierra, pasé acá siempre llorando siempre con lágrimas. Vengo (dijo esa mujer) de muy lejana tierra: dejé a mi buen amigo, ¡ hay de mí! AYENIEFAL-LAY NGULUCHE Ayeniefal-lay nguluche, lamngen em, Ayeniengen mew ayüngen pikarkelu kay llamngen em. Karü müshki mew rulpayafiñ, Pirkellefulu kay, llamngen em! NO SE PUEDE REIR DE LOS CHILENOS No se puede reir uno de los chilenos, hermano Si se ríe de ellos, sin embargo dicen: “soy amado”. “Con una manzana verde la conquistaré”, pensaba él también, hermano mío! María Francisca Painemilla de Wapi


WEDA WECHE WENTRU Kurengean pirkefulu kay, lamngen em, Müna kom düngu pipingerkefuy kurengean pilu kay. Kallfü makuñngen pipingerkelu Weda weche wentru anay, Kallfü makuñ pipiyerkefilu Ñi weda müchaytun weda makuñ. Pañu chumpirungen pikerkefulu kay Weda weche wentru: Pañu chumpiru pirkefilu ñi Müñawpeyüm fillkuñ. Pañu kason-ngen, pipingerkelu kay Weda weche wentru: Pañu kason pipingerkefilu ñi Kerka wesha kason. Finu sheda pañungen, pipingerkelu kay, Lamngen em, Finu sheda pañu pipiyerkefilu ñi Kerker wesha pañu. EL JOVEN EMBUSTERO Al decir que quería casarse, hermano, El que dijo “ me casaré”. Tengo manta azul, decía también El mal hombre joven, Llamando manta azul Su mala manta mal teñida con michay. Tengo sombrero de paño decía también El mal hombre joven: Llamando sombrero de paño Su paseo de lagartija. “Pantalones de paño tengo”, decía también el mal hombre joven: llamando pantalones de paño sus pantalones de hilado grueso.


“Tengo pañuelo de seda fina”, dijo también hermana, llamando pañuelo de seda fina su mal pañuelo de tejido ordinario. María Francisca Painemilla de Wapi ILLAMPEYE Illameyu, piaen ka, llamngeñ em! Rakileyu piaen ka, llamngeñ em! ¿Chew kam ta peaymi shera fina? ¿Chew kam ta peaymi chalon küme püñeñ, llamngeñ em? Pelafiñ may wente finu pünolu, Lamngeñ em! LA DESPRECIADA Dime no más, hermano: “desprecié”. Dime no más, hermano: “te he reparado”. ¿Dónde hallarás seda fina? ¿Dónde hallarás niña de mejor familia, hermano? No he visto, pues, quien pise sobre la fineza, Hermano! María Francisca Painemilla de Wapi


LLAMEKÁN DE MAGDALENA TRIPAIANTÜ Será el pobre hermano, digo, Que anda llamando Al otro lado, a orillas del lago. No me había dicho que iría allá. Siempre anda llorando Del otro lado, que pasara allí No me lo había dicho mi pobre hermano. Embromas mucho en ensillar. De esta manera se nos entrará la luna. Ensilla tu caballo. Embromas mucho para ensillar Aún no hemos balseado A nuestro pobre hermano. Ya se nos ha subido alto la luna Para ir a encontrar a nuestro pobre hermano. LLAMEKÁN DE TERESA WEITRA Ojalá que te volvieras gente, palomo lindo Y me llevarás no más de aquí. Tengo mucho motivo que llorar, Mucho motivo de afligirme. Si al instante te volvieras gente, palomo lindo Y me llevaras lejos, palomo lindo!


LLAMEKÁN DE MASHAL TRIPAIANTÜ Qué es lo que pasó Por encima de mi cabeza A media noche y en la madrugada Habrá sido una mosca zumbadora Que me pasó por encima. ¿Moriré tal vez? ¿No habría de morir hablándose tanto de mí?

LLAMEKÁN DE MASHAL TRIPAIANTÜ ¿Por dónde, pues, podría pasar yo? Donde iba a pasar Levantándose nubes de plumas de cóndor; Donde iba a pasar. Levantáronse nubes de plumas de avestruz. ¿Cómo he entrado aquí a esta fiesta? ¡oh, qué grande es mi sentimiento! Es mucho mi llanto.


LLAMEKÁN DE MARÍA LIENLAF Me ha ofendido mi hermano querido, Me ha despreciado. Encontraría a otra niña mejor que yo: Ahora a mí me tiene en menos. Yo también sabré de ti. Ahora me desprecias a mí Yo sabré de ti. Si tienes una niña mejor. Ahora me reparas. A mí me llamas mala. Mas tú eres gente igual a mí: No eres tú de mejor familia que yo. Nos fijaremos bien el uno en el otro, No eres tú de mejor familia. Me tienes despreciada. Ahora me voy a fijar Si tienes a una niña mejor que yo.


POETAS MUJERES MAPUCHES CONTEMPORÁNEAS


Faumelisa Manquepillán Kalfuleo Nació en Puquiñe, comunidad ubicada en la comuna de Lanco, Valdivia, Región de los Ríos, Chile. Es una artista mapuche que rescata cantos de la gente de la tierra, esculpe en piedra, madera cerámica y materiales vegetales, sus sueños de mujer. Además ha realizado talleres de Educación Intercultural Bilingüe, en Puerto Varas a pedido del Ministerio de Educación Ha participado en la asamblea de Naciones Unidas que se llevó a cabo en Nueva York. El año 2000, publica en bilingüe el libro Sueños de mujer; Pewma zomo y aparece en el libro de ensayo, poesía y documentación Futawillimapu. Ha participado en varias ferias de Artesanía, la más importante fue su exhibición de artesanía y cultura mapuche el año 2001 en Washington, EE.UU. En la actualidad trabaja en su taller de Artesanía en la comunidad indígena de Pukiñe, en Lanco. También fue antologada en 20 poetas mapuche contemporáneos, Lom Ediciones, Hilando en la Memoria, Cuarto Propio y La Memoria Iluminada: poesía mapuche Contemporánea, Màlaga, España, 2007. ESCRIBIR Por qué? Desde niña pensé en lo que en el campo le dicen el romanceo, escuché siempre muy atenta a los abuelos era muy común en mis tiempos de niñez eso de ir romanceando por la vida, como no entendía mucho lo dicho en mapudugun mi madre se encargaba de explicarme de interpretar esos versos de contar de donde venían o para donde se dirigía él o la relatora; o también, contaban en esos versos las desdichas o las alegrías, agradecimientos también escuché en aquellos largos relatos maravillosos. Creo en la herencia en la trasmisión de saberes; mi familia los Manquepillán y los Calfuleo en la sociedad Mapuche fueron y son gentes muy sabia.


ENSUEÑO Los sapos cantan su melodía de ensueños, un pájaro blanco quiebra un rayo de luna, entre su pecho. Y yo te espero, porque quizá vengas, a posarte en mis sueños. PROPUESTA Escóndeme bajo la quila, y en tu abrazo, y te aseguro que nos verá sólo el chucao. DISTANCIA Mis palabras… Como cabras salvajes, En galope cruel te llaman. Tu yo se escapa, Miel derramada por la ausencia Sólo dejas, Bosques talados y extensiones de soledad. Donde estarán tus vacíos silencios Me pregunto. Hay tanta distancia entre mi pupila


Y tu horizonte, Y mi garganta se desangra gota a gota. TE REGALO Flor de hulmo te regalo Agua pura en mi quebrada Te regalo, te regalo, te regalo, Mis gargales y mis puiques Te regalo te regalo Mis canciones entre el viento Y mis versos te regalo, te regalo Te regalo te regalo. Con sabores a mieles y digüeñes Aguaceros te regalo para que te acaricien Te regalo te regalo.te regalo, te regalo. Mi cuerpo al sol y al viento te regalo te regalo. Flor de notro te regalo te regalo Anunciador de primaveras Roja flor como el copihue. Los canelos y los hualles Medicina para el alma te regalo te regalo te regalo Te regalo. La neblina en la mañana Nube blanca abrasadora Pa’que te escondas conmigo entre el silencio Pues también pues también Mis silencios te regalo.


DESPEDIDA (A Mario Compayante) Tu manta crió alas y en un momento tu aliento se condujo al wenumapu Todos te dijimos vete, Pero nos quedamos tristes Aferrándonos a tus buenas obras, A tu recuerdo de risas y amistad. Las pifilkas lloraron, Como pájaros abandonados, Desprotegidos. Y los hombres con sus mantas mojadas Sobre sus caballos, te despedían. Muday, can can, mültrün, Myllokyn, curam. Todo te llevaste. Vete… Que allí sean tus soles más brillantes, Que tus madrugadas sean Cual veranos de este mundo. Allá iremos un día nosotros A tu mundo nuestro mundo May , may , may may… Lenguas secretas Te acercas viajando entre nubes Yo te intuyo impaciente y seguro Te anuncian los treiles de noche


Los guardianes de nuestros senderos Y esa luna que miras y miro Mis metawes están todos llenos Tan servidos sabrosos y dignos Nuestra historia vamos construyendo Que las oscuridades nocturnas. Nos regalen silencios que griten Y que vaya desapareciendo La distancia entre luces y sombras Háblame con mil lenguas secretas Y ábreme muy despacio las puertas Cuéntame cuanto tiempo ha pasado Desde que te fuiste de mi lado Abrázame y que el tiempo nos funda.

ELIANA PULQUILLANCA Nació el año 1963 en la comunidad mapuche Piutril, ubicada en la comuna San José de la Mariquina, Región de los Ríos. Desde el año 1981 reside en la Región Metropolitana, donde se vincula a grupos culturales, organizaciones mapuche, sociales, grupos literarios, allí comienza a desarrollar un arduo trabajo de difusión sobre la problemática de su pueblo y cuya herramienta principal es la poesía. Dentro de su trayectoria artística en el ámbito del arte de la palabra y de apoyo a la difusión de la cultura indígena, se destacan numerosas presentaciones en encuentros poéticos de la Región Metropolitana, norte y sur del país, presentación en el foro social mundial 2005 Brasil.. Monitora de danza y de cultura mapuche, presentaciones con artistas connotados tales como Joe Vasconcellos, y las distinciones en concursos poéticos de carácter nacional. La autora ha publicado su obra en antologías poéticas, y el año 2004 publicó su primer libro titulado “Raíces de Canelo”.


ES MI PALABRA Mis palabras son simples, No llevan serpentinas. Mis poemas son réplica de un pueblo valiente, Mi palabra es camino pedregoso. Yo canto el dolor de los árboles cortados. Mi canto florece como foye; Es agua que fluye del Lafkenche. Mis palabras es sol, es lluvia, tormenta Es sendero de invierno. Es tierra… simplemente. Mi palabra es surco, Es semilla que se para en el cemento, Es trueno que hiere al racista, Es lágrima que se une al Bío-Bío. Yo hablo de la lucha, De la fuerza, De la rabia retenida, De la paciencia colmada.


SMOG Este no es el humo de mi canelo, este no es humo de fogón que abrigaron mis pies, no es humo sereno y libre que danzaba en mi ruka no es humo de leña de ulmo. ¿Dónde están las brasas? Este no es el humo que llenó de aroma mi infancia, no es humo que acunó en mi kupulwe, no es humo que besó mi rostro cuando yo callaba. Este no es humo que bebí en cada mate de yerbas hermanas, No es el humo de la machi, no es humo Lafkenche, no es humo Huilliche, este no es humo Pikunche, no es humo Pehuenche. ¡Este es humo del veneno, es humo fabricado, es humo hambriento que corrompe mentes, este es humo intoxicado de las ruedas, es humo exportado de los gobernantes, es humo encendido de maldad, es humo irritado, marcado en patentes, humo fétido, humo hiriente, humo ajeno embalsamado. Este es humo que no abraza. es humo acumulado, humo enfermo, humo que hace llorar, humo que hace la muerte. Este es humo de la conquista, de la colonización, humo de la independencia, este es el humo que arrastró Pedro de Valdivia, es humo del atropello.


Este no es el humo que defendió Michimalonko! No es el humo del altiplano, no es el humo de las llanuras, de Los Andes, de las montañas, de los canales australes. No es humo no es agua no es tierra no es fuego no es aire no es humo…

NACÍ Nací en la tierra el mar en la cumbre de una montaña donde se respiraba el pulso de las vertientes azulinas que brotaron de las venas ancestrales. Nací del pasto firme que subió a mis sienes y cobijo el alma de nuestro suelo. Y fui niña danzando en lakutun. Mis manos amoldaron el trigo, el huso, la rueka, el telar abrigaron mi cuerpo. Y con las hebras del foqui cogí una estrella para volar.


PLANTA MADRE Voy navegando en el orgasmo azul fecundado hace milenios. Fluído de manantial que posee los saberes. Voy transitando en capas subterráneas es tronco de vida follaje que alza la resistencia revolución que despierta el dormido sueño de la conciencia. Mensajera del paso futuro gran presentadora de imágenes. Sonidos, colores, formas, luz. Soy hombre, mujer sangre, latido. Es la planta madre sabia magia alucinante la experiencia visual el vuelo, viaje sublime.


SUSURRO DE LAS CANOAS Enhebrado el cantar del junco en el hilvanar ventiscoso de años silenciados. Las canoas son espejismos en la historia. Los pintados cuerpos habitan estampados en el horizonte. Voces, voces de sol y de luna ondas que viajan. Voces del canto kawaskar sonidos emergen… Voces de agua y de sal. Voces de tierra Yagan rugen del subsuelo danzan en su mar. Voces que a la muerte resistieron Escucho el cantar de Lola Kiepchap Rosa Yagán, las hermanas Calderón y al anciano Carlos Renche cuando a santiago vino contemplé en su silencio hablar la raíz hermana. Y compartimos el mate allegados al mismo fogón...


GRACIELA HUINAO Nace en Chaurakawin (Actual provincia de Osorno). En 1987 publica su primer poema “La Loika”. Y el año 1994 fue publicada en EE.UU. Ül: Four mapuche poets (Antología). El año 2001 publica Walinto poesía en mapudungun–español. El 2003 publica La nieta del brujo, seis relatos williche. El año 2006 publicó una coedición de poesía Hilando en la memoria. 7 mujeres poetas mapuche. Este año publica Walinto trilingüe: español – mapudungun - inglés. Ha sido antologada en: Francia, Polonia, Argentina, México, España, EE.UU. Su trabajo literario la ha llevado a ser invitada a: Argentina, Brasil, Paraguay, Perú, Ecuador, México, EE.UU y China. Actualmente sobrevive de la literatura, afortunadamente, preparando su primera novela Desde el fogón de una casa de putas williche.

Reflexión del porqué escribo Apretar el puño para que broten palabras es la fuerza más grande que me heredaron mis antepasados. Y al interpretar esta señal, creo que tiene un objetivo esencial: dar a conocer el atropello que ha sufrido mi pueblo en manos de dos naciones. Chile y Argentina han engendrado el virus más putrefacto que guarda el cerebro del ser humano: discriminación, y los pueblos originarios debieron de aprender a sobrevivir en medio de estas sociedades infectadas.


El medio me enseñó a defenderme con la única arma que he aprendido a utilizar: la palabra. También con ella doy a conocer las virtudes y defectos, los triunfos y las derrotas de mi pueblo milenario; una nación que ha resistido muchas guerras por la defensa de su tierra, y que sin embargo hoy, permanece con toda su herencia cultural a los pies de la Cruz del Sur.

SALMO 1492 NUNCA FUIMOS EL PUEBLO SEÑALADO PERO NOS MATAN EN SEÑAL DE LA CRUZ.

LA LAGARTIJA ANTE MÍ ENTIBIA SU CARNE CON MI SOL DE CADA DÍA. LA VOZ DE MI PADRE EN LENGUAJE INDÓMITO NACEN MIS VERSOS DE LA PROLONGADA NOCHE DEL EXTERMINIO.


SALMO WARANKA, MELI PATAKA, AILLA MARI EPU TURPU NGÜNEL TROKIÑCHENOFEL IÑCHIÑ WELU LANGÜMNGEKEIÑ KÜRUZ ÑI DUAM MEU. CHI FILLKUÑ TRAF IÑCHE PETU EÑUMALUWI TA ÑI ANTÜ MEU FILLKE ANTÜ. TA ÑI CHAU ÑI DUNGUN ÑOMUMNGENOCHI DUNGUN MEU ENTUKEN ÑI DUNGUN ALUÑMALECHI PUN MEU APUMNIENGEAM.


LUTO INFANTIL Sostengo en la mirada un luto infantil. De una eterna lejanía que no impide el aroma, el sabor cuando era la única habitante en tus brazos Madre.

KURÜ TUKULUWÜN PICHIKALU Petu lelinien kiñe kurü tukuluwün pichikalu. Kiñe rumelngechi katrütunulu chi würwan, chi küme würwan kisungekefulu ta mi epu lipang meu Ñuke.


AL FILO DE HACHA Los rayos del sol amenazaban la montaña con abrazarla lentamente. En ese juego estaban mientras seguía la huella el camino por donde iba mi padre. El rocío caía bajo su tranco firme y aunque ciertas gotas eran tibias él siempre cuidaba mi paso. Llevaba al hombro un hacha y de la mano que siempre me sujetaba ahora iba enrollado un lazo. Antes que el sol nos diera llegamos a la pradera del bajo. Allí estaba con sus brazos apuntando al cielo con su música de hojas tan propia cuando se rebela. Di una vuelta alrededor de su tronco. Y mi padre estaba allí con una rodilla en el suelo a dos manos apretaba el viejo sombrero. Me asusté nunca había visto a mi padre tan pequeño. Dijo una oración en Mapudungun que no entendí. Sin embargo, me trasmitió la pena de ese árbol que vio nacer todas las generaciones que corren por mis venas. El sol le dio primero al árbol y bajó por sus hojas como por una lenta escalera a su pie estaban nuestras mejillas llorosas y lentamente calentó el filo del hacha sobre la hierba.


YUNGUM TOKI MEU Chi pu alin antü añeltumekei chi mawida wingkul ñochikechi pangkoafilu. Feychi aukantun meu mülefuingün iñche inanielu chi rüpü cheu ñi amulemum ta ñi chau. Chi ilwen naüyepai ñi newen trekan meu kiñeke müte atreüngelafui fei rumel kuñiutukuniekefeneu. Yeniefui falke meu kiñe toki ka kuwü meu rumel tuniekefeteu feula kiñe def wallke amulei. Petu chi antü yu elunoeteo puwiyu chi nangüeltu külleü meu. Üye meu mülepui Ta ñi epu lipang meu küllüküllütuniei chi wenu mapu ñi tapülke ülkatun meu chaftualu reke. Kiñe wallkunun chi mutrung meu. Ka ñi chau mülei feyti meu kiñe ñi luku püllü meu epu kuwü meu üküfmekey ñi fücha chumpiru. Llükan turpu pekelafun ta ñi chau ñi fente pichikan. Feypi kiñe ngillatun mapudungun meu ñi komnoel Welu kimün, ñi weñangkülen feychi anümka ñi pefiel ñi choyün kom chi küpal rupalelu ñi mollfünwe meu. Chi antü wüne elufi chi aliwen ka naüpai ñi pu tapül meu kiñe ñochi pürapürawe meu reke ñi namun meu mülefuy ta yu ngümanke ange ka ñochikechi añumali chi yungüm toki wente kachu.


JUANA GUAIQUIL LIPICHEO Hija de Mª Florinda Lipicheo Hueichan y Ambrosio Guaiquil Runguián, nace en 1972 en la comunidad indígena de Panguimapu Alto, comuna de San Juan de la Costa, de la provincia de Osorno. Trás realizar sus primeros estudios entre San Juan de la costa y Osorno. Ingresa a la Universidad de los lagos y se gradúa como Educadora de Párvulos. Al egresar de la universidad trabaja en la Junta Nacional de Jardines Infantiles en la región de Los Lagos, en un programa de Jardín de infancia para comunidades indígenas, en la Isla Grande de Chiloé, con las comunidades de Cucao, Chanquín y Huentemó de la Junta de Caciques “Butawapichilwe”. En el año 2000 expone en el simposio Mundial de Educación Preescolar, realizado en Santiago de Chile. En el 2001 viaja a España y se radica en la ciudad de Sevilla, donde estudia el Postgrado de Investigación Acción Participativa en la Universidad Pablo Olavide, paralelamente trabaja con menores gitanos; también ha trabajado como educadora social en Medio Multicultural en la Fundación Sevilla Acoge y en noviembre del 2007 crea en conjunto con jóvenes inmigrantes y profesionales del ámbito educativo-social, una asociación Cultural Juvenil llamada “Kallpa weche” cuyo nombre deriva de dos lenguas amerindias: Aymara y mapudungun. Actualmente trabaja en dos Institutos de Educación Secundaria de Sevilla, llevando los programas de Apoyo a la Cultura de origen para el alumnado inmigrante y Apoyo Lingüístico para alumnos no hispanohablantes. Ha colaborado en la recopilación de Leyendas, cuentos y poesías mapuches, para una educación Intercultural, donde se ha publicado su poema “500 años” editada por Junji. 1999. Chile. En 2008 obtiene el primer Accésit en la categoría de Poemas con “Grafiteando la Inmigración” en la 1ª edición del “Concurso Literario de relatos cortos y poesía sobre Inmigración, interculturalidad y convivencia ciudadana 2008” organizado por el Gobierno de España, Ministerio de Cultura y el Consorcio de Entidades para la Acción Integral con Migrantes-CEPAIM, Madrid. España. Poema que además, se ha publicado en las siguientes revistas: “Militante Mundo Rural” Sevilla, 2008. Revista cultural del mundo latino “Turista”, Madrid, 2008. “La cagá del palomo”, Publicación independiente creada y distribuida por el Mercadillo Cultural del Pumarejo, Sevilla, Andalucía.


PORQUÉ ESCRIBIR Escribo para cristalizar mis ideas, para tranquilizar mi espíritu y extender otra parte de mí. Para mantener vivas a las personas y a la realidad que extraño, Chile, el sur de Chile, mis amigos y familia. Para confrontar el racismo de algunas personas, aquí en Europa y decir: “aquí estamos, te guste o no”. Intento que sea una escritura de compromiso social.

NOCHE EN UYUNI La montaña nos llama, nos invita a escalarla y, cuando llegamos a la cima, nos presenta a la esperanza, porque… siempre habrá otra, más alta que ella… con nuevos horizontes, nuevos pasos, nuevos caminos.


SOLA EN MACHU PICHU ¿Sola? ¡No! Voy con los Apus, los espíritus de las montañas. Voy con los rostros de mis hermanos indios, con mi universo, con el kürüf, con Lika, Carlos, los querós, mis padres, Voy con las trabajadoras mujeres…. ¡que trabajadoras! ¿Qué sería de ti América, sin nosotras? Voy acompañada de la vida de los caminos. Tus ritmos invitan a hacer míos tus sentires, sufrimientos y alegrías. A LIPICHEO ¿Dónde estás? ¿Acaso haz encontrado al Taita Wentiao? Te han visto paseando con la Pincoya, conversando con el Trauko, narrando leyendas en Panguimapu. Te han visto, navegando con Juan Millalobo. pescando con la Huenchula, merendando en Quicaví. Que Taita Wentiao te guíe, y que nuestros ancestros te acompañen, madre.


A GUAIQUIL Te observé desde la pampa, y solo vi tu casa sola, flotando en medio del silencio. Busqué un camino, que me llevara más rápido a ti, padre. Por un instante me dejé llevar… y volví a ser niña… Reviví esa noche oscura cuando volvíamos de paseo, tú enseñándome el camino… ¡Sigue la huella blanca, hija! ¡Sigue la huella blanca! Yo, tomada de tu mano, caminaba con los ojos cerrados y tropezaba… ¡Sigue la huella blanca, hija! ¡Ése es el camino! Buscaba tu presencia, en algún lugar de nuestra tierra. Bajando por una cuesta, vi tus huellas en zig-zag conversando con los hualles, con el camino, con las aves y la tierra. Me parece oír tu voz, a lo lejos, tus quejidos de hombre pobre.


CAMINO DE LĂ GRIMAS Se han vaciado mis penas. Formaron un estero cristalino, atravesaron bosques de pitrantos, campos de margaritas y amapolas. Pero, los tamarugales afilaron sus espinas, para acompaĂąarme hasta Bolivia.


ROXANA MIRANDA RUPAILAF Nació en Osorno, Chile, en 1982. Su poesía explora temas relativos a una cierta ontología de lo femenino asociada a la sexualidad, el cuerpo, en un diálogo polémico con las imágenes y alegorías heredadas de los grandes relatos judeo-cristianos. “Su conciencia de género, además, está informada por una conciencia de etnicidad, dada su condición de poeta mapuche-huilliche”(Sergio Mansilla Torres) Ha publicado "Las tentaciones de Eva". Puerto Montt: Colección Premios Luis Oyarzún, 2003. Además sus textos aparecen en antologías de poesía mapuche publicadas en Chile, Argentina, España y en la muestra de poesía mapuche/aborigen “Espejo de Tierra” publicado en Australia. Su último libro: “La Seducción de los Venenos” apareció en el año 2008, por editorial Lom. ESCRIBO… “Escribo sin aliento distrayéndome en las vacas que atraviesan este puente, en donde ya no se oyen los mugidos, sino gritos, de una lanza clavada en la costilla que señala con sangre las muertes que seguirme. Escribo masacrándome, Mostrando, Abriendo llagas en que llorar Y golpear en tantos pechos.


Plegaria en los murmullos. Escribo con velas en los ojos” CANTO AL NIÑO PEZ Cuando las serpientes de la tierra y el agua entraron en guerra, vinieron las inundaciones. Los mapuche huyeron a los cerros con cantaritos de greda en la cabeza, los que no alcanzaron cima se transformaron en peces, algas, lobos marinos y Shumpalles que les dicen a las mujeres y hombres encantados que habitan el mar. CANTO I DE LA INVOCACIÓN EN LA PRIMERA OLA El Shumpall cabellos largos y de plata acostumbraba a aparecerse en las orillas hipnotizando de amor a las jóvenes indígenas. Una vez que ellas los veían, cuentan, se afiebraban de sueños en que ardían. 1 Cuando llegaste el océano detuvo sus oleajes. Los peces comenzaron a mirarme. Y allí, en el lugar donde aparecen y desaparecen los náufragos surgiste como un faro y alumbraste hacia atrás las noches del círculo en espera. Yo comencé a correr por las orillas y me arrojé a las sales para buscar tu cuerpo plateado entre las algas.


El mar se ha convertido en un jardín de estrellas sudadas de encenderse con el roce. Voy a hundirme en esta ola que es tu nombre. Voy a hundirme en esta ola que es tu nombre-te dijey nos llenamos, desbordados, atorados de luciérnagas. 2 Él vino hacia mí en la tercera ola. Vestido de las flores marinas que navegan en el vientre de la madre. Pez de plata me trajo entre las manos. Fue de ofrenda la trizadura que hicimos en el vientre. Una estrella de sal hice en el agua. Fue de sacrificio. Él llegó hasta aquí en la tercera ola y dibujo su arco-iris en el cielo. Nunca pude borrarlo de mi sueño.


3 Abiertas las lunas sobre el barco de las fiestas. Blanco es el niño en el círculo que lo devuelve al llanto y a la inocencia de verse repetido en los ojos de la madre. Él sabe que son tres los arco-iris que pasan por mi sangre. El sabe y lo repite con su oleaje. Para él abro este mar Para que pasen sus caballos por la sal y no se ahogue. Blanco, transparente, es el niño que gira diez veces en círculo a la izquierda Repite el mismo movimiento Y yo extasiada comienzo a morderle en cuatro lenguas. Y son tres los arco-iris que él me sabe Y son cuatro los colores que hay adentro


Y él todo lo sabe por presagio por sueño venido y repetido. Vaticinio de lunas cayendo en las almohadas del niño atravesado por los peces. 4 Regreso al mar. A la roca dura donde las olas rompen su corazón contra la Niebla. Le pregunto a la piedra si ha visto tu cuerpo flotar en el agua. La piedra señala mis ojos y el sueño en que me afiebro. Diez son las noches en que sacudes la sal. La espuma blanca de tus líquidos yo bebo y trizo el agua. Los peces que tú llevas adentro conocen mis olores y el aire derramado por los cuerpos del naufragio. Diez son las noches en que tú sudas la sal Yo soplo y aspiro el aliento en los espejos.


MARÍA ELISA HUINAO ALARCÓN Nació en Osorno de 1946. Su primera infancia la vivió en casa de sus abuelos en Hualinto; a la edad de 9 años regresó a la casa de sus padres, en la ciudad. Aquí fue cuando nacieron sus primeros versos junto a su madre, En 1967 , se radicó en Santiago. En el año 1988 se fue Iquique, arrancando de la cesantía y de las ollas comunes. En el año 1990, decidió radicarse en Alto Hospicio, en donde vive desde entonces.. En el año 2001, participó en el Foro Latinoamericano por la Tolerancia y la No Discriminación . Ha participado activamente con el Taller Literario Víctor Domingo Silva de Alto Hospicio, del cual es una de sus fundadoras. Ha sido antologada en el libro KALLFU MAPU (Tierra Azul), del autor argentino NESTOR BARRON, publicada por Ediciones Continente. ARTE POÉTICA El sol copulaba con la tierra; hay que estampar en signos el acto. “Nuestro pan de día por medio”, dijo un hombre bueno; nunca será para los perros. Un mensaje por cosas que no entiendo, solo quería enviar cuando logre llegar a la zeta. Lloré porque me faltaron letras, compongo signos que ya fueron hechos, por mandato de la tierra que culpa al sol, por tener hijos blancos, hijos negros; las letras caen llorando y están demandando por aquellos que no lograron nacer. No me gusta la justicia por razones que yo entiendo, madres aumentan los caudales, secos quedaron sus pechos, vulneraron sus derechos. Enmudecí y me aproveche de la tinta, oí hablar al Viento. Intenté lanzar un discurso a los 4 vientos entonces recordé que el norte me queda lejos y ya se que el sol no alumbra parejo. Si al hambre le pongo una tajada


de metáfora, no satisface pero sabe mejor. Yo llamo a la comparación que es prima hermana del compromiso, que ayer éramos esclavos y hoy somos esclavistas. Avanzamos como el viento y se introduce bajo mis ropas sin mi permiso. Entonces voy acomodando letras y mi puño que obedece, hunde el lápiz con más fuerza en el vientre del cuaderno. Hay una comunión entre ellos que otros llaman complicidad. El celo me corroe y el deseo pone en mi boca hiel. Un amante milenario llamado Mar besa noche y día a la tierra hasta hacerla explotar. ¿Importa si ella es menor?. Él será siempre un señor. No estampo cosas que los mayores no se atreven a estampar. Engendraron hijos sin pasión ni amor, lo leí en algún libro. Ahora urgente tiro letras al papel. En el bosque hoy se casan la Araucaría con el Pellín; la Luma con el Coigüe (estos ya eran amantes), un tiempo más adelante araucaritas y pellincitos tendrán; coiguecitos con lumitas nacerán, inevitablemente se transformarán gracias al sol y a la tierra otro destino tendrán, serán elementos útiles, no quiero decir que son inútiles y a lo mejor hasta se atrevan a hablar. De mi masa gris caen pensamientos grises, con hojas algo añejas. Urgente remítase al destinatario. Dije todo lo que dije, no he nombrado a ningún mandatario! LA OLGA ¿Porqué rogaba la Olga si era más pura y cristalina que agua de manantial? En las crudas noches de invierno, sentada junto al fogón


cantaba en lengua nativa, su canto que era un dolor: “ Huinca tregua… huinca pillo me robaron mi potrillo, mi rucahua tañi ternero…” Sentada en su corredor rodeada de flores bellas, contemplando el firmamento una estrella fugaz se le escapó. Reía el madero herido dejando escapar sus chispas; juguetonas y danzarinas, para aplaudir la canción. Un día le cantó el mal agüero. Rodeada de margaritas, pensamientos y no me olvides, Zorzales y mariposas, de madreselvas y jazmín en flor. Sus veintisiete primaveras, maduras como frutas con toda su miel. Olvidó cerrar la puerta y abrió su corazón como pétalos de … Perturbada y embriagada de … la Olga sucumbió. El Huinca era peón de fundo, conocido como el picaflor, ojos azules almendrados. Era el galán, que ni en sueños la Olga había imaginado. Bien entrada ya la noche el hijo de la Olga nació. El corazón se le fue marchitando y sus ojos …


Una tarde pálida y fría la mapuche se quedó dormida; dormida para no despertar jamás. Hoy en tardes otoñales, gotas de lagrimas frías se desprenden de los árboles y el viento frío y violento susurra el lamento de la Olga hecho canción : “Huinca tregua, huinca pillo…” LAMENTO En las hojas muertas y los árboles caídos, descansa la raíz de mi pueblo el dolor aún lo trae el viento de aquellos que a golpes fueron sometidos. El huinca escupía fuego, mis ancestros casi extinguidos La Manuelita y José el pequeño junto al fogón de la Ruka dejaban oír su ruego. Pregúntale a la Araucaria ¿cuál era el pecado de mi pueblo?, Ser los dueños de esta tierra libre y no animales de caza. Lloraron, hasta quedar sin lágrimas


los árboles perdidos El invasor miserable y cruel implacable en la conquista, no respetaba la vida; eran fieras insaciables. Sus manos las traían repletas de artimañas y mentiras. Infectados de codicias, podridos por la avaricia. Las aguas lloran por siglos y mancharon los esteros; infectando los vientos y el corazón de la loica se desangró por entero. Cada 12 de Octubre lloran las avecillas. El maki se vistió de luto y la mapu madre revuelve su vientre, para abrigar y no olvidar, el dolor y la afrenta de sus hijos perdidos.


EL MOLINERO. ¿Profesión u oficio del Padre? La maestra preguntó; con aroma de capullo en flor jornalero contesté. Encorvado de espaldas era mi Padre, obediente , alegre y manso; embriagado en la guitarra, su fiel amante y compañera, acariciaba el madero del vientre hasta la cabeza. Tantas veces se lamentó por tener tan poco estudio. Pensaba y miraba al horizonte. Suspiraba y decía; mañana tal vez mis hijos serán mi orgullo. Yo soy un jornalero decía con labios de papel y las palabras parecían no salir de él. Su canto cargado de ilusión por logros nunca alcanzados dolores escapados de su alma por ser un hombre postergado. “Un sueldo miserable una casa pequeña.


12 horas de trabajo, quedarse siempre abajo. Callar lo que se siente morir en cualquier frente.” Jornalero repetí y aunque mi boca se puso amarga casi ni lo noté. Mi padre cantaba como un gorrión, era rico de alma y ancho de corazón. 12 horas de trabajo no eran motivo de canto, más bien era de desencanto. Ahora tus frustraciones y cansancios escondidos bajo tu manta. Jornalero continúa tocando que yo abro este surco que tú araste con sudor. Una tosecilla añeja lo acompañó hasta su muerte. Era el precio recibido como premio al Molinero que carraspeaba a su mala suerte. Hoy para ti no hay distancias, en una blanca nube y montado en tu alazán recorres todos los espacios Jornalero no dejes de sembrar cantando, destroza sin piedad el grano, desgranado


hasta transformarlo en pan. Molinero de ropas y de alma albas, canta cantares de esperanza sudando con el favor de tus manos que hoy más seres vas alimentar. A MI VIEJA MADRE. (dedicado a mi abuela Almerinda Loi Catrilef) Cabellos de algodón, manos de seda sonrisa transparente, mirar sereno. Así era mi vieja madre, con sus pechos morenos como manantial. No fui yo tu semilla, no fui yo tu carne coseché tu dulzura y tejí en tu alma. Cinco susurros tuyos hoy corren por mi sangre, siete son los caminos para buscarte y uno sólo el deseo para adorarte.


SONIA CAICHEO Apuntes para escampar la lluvia. -A manera de BiografíaLa autora nació en Nercón, Castro, Isla Grande de Chiloé un junio en vísperas de San Juan. Hija de Darío y María Esmerinda. Ha dirigido el Taller de Creación Literaria Rondazul de Niños, entre 1989 y 2003. Sus primeros cuentos fueron publicados como premios de concursos, en Revista Confidencias de editora Zig Zag y Boletín Unión de Profesores de Chile, Santiago, entre 1970 y 1973, “¿Te acuerdas?, “La máquina de escribir”, “El sueño encontrado”, entre otros. Ha asistido en sus inicios al Taller Literario “Aumen”, de Castro. Parte de sus obras han sido publicadas en nuestro país y en el extranjero: Buenos Aires, Chubut, Villa Regina, (en Argentina), Charleston, South Carolina (En EEUU). Recientemente en España, en antología bilingüe “La Memoria Iluminada” de los autores Jaime Huenún y Víctor Cifuentes. Entre sus obras cabe mencionar: *Horas de Lluvia Poesía. 1977. *Los que no deben morir O. Dramática para Niños. 1980. *Posdata, Cuento. Concepción 1981. Premio Concurso Nacional de Cuento para Profesores. *Recortando Sombras Poesía. Santiago, 1984, Mención Iberoamericana de Poesía, Nivel Nacional, Valparaíso, 1983. *Rabeles en el Viento” Poesía. Ancud 1991. Mención Poesía del Sur. Futrono, Prov. de Valdivia con la sección “La niebla es un chal que tapa el día.” *Albricias, setenta adivinanzas del Archipiélago. En coautoría con Marcela Zabaleta. Recopilación. Valdivia, 1998. *Salve Dolorosa. Poesía. Valdivia, 1999. *Las Mariposas de Antonia. O. Dramática p. Niños. Valdivia, 2002. Con Beca de Creación para Escritores, del Consejo Nacional del Libro y la Lectura, año 2001. *Peque Reyes Poesía. Valdivia, año 2005. Con aportes del programa de Difusión de la Creatividad Artística del obierno Regional de Los Lagos a través de su Dep. de Cultura y Universidades. Parte de su poesía ha sido antologada en: “Poesía X Región”, Dep.


Humanidades y Arte, U de Chile, Osorno, 1977. “3er Encuentro de Poetas del Sur” Inst. Profesional de Osorno. *Entre junio 2006 y agosto 2007 asesora taller literario “Quetroazul” integrado por once mujeres residentes en Chiloé. Completando ciclo con la publicación de la antología de Poesíay Narrativa Breve, “Travesías de Agualuna” en abril de 2008 *De abril a septiembre 2007 escribe en sección Cultura, de los viernes, en periódico El Insular. Como una forma de vivir, escribo… Como una forma de vivir, escribo, para estrujar el zumo de los días y beber sus cuajos agridulces, en sorbos que a veces duelen y atragantan; en sorbos que a veces endulzan y suavizan hasta el resquicio más abrupto. Escribo… para confirmar que estoy aquí, en este lugar del mundo, en estos días, porque es urgente alumbrar las palabras que rondan y dan vuelo a esta historia de islas y de barcos; de mujeres que rezan su Salve Dolorosa entre miradores de alerce, papas corahílas y cerros a punto de ser barridos por la lluvia. Para silabear refajo, justán, ciprés de Las Guaitecas, soberado y compartir con lumbre o frío los sagrados hallazgos que atraviesan el mundo con sus señales conmovedoras. Escribo. Para vivir despierta las veinticinco horas del día y hurguetear… las siete orillas de esta marea rompiente que es la vida. También por amor, porque te quiero tanto como el mundo, como el infinito del mar, como el millar de estrellas que desparrama el viento sur en las noches de verano: Ignacio, Antonia, Marcela, Juan Francisco. Y a ti lector, que recreas, recitas, cantas y amplías conmovedoramente las señales de mis libros. Para ser cauquilera, adivina, bruja y en noche de martes soplar fuerte “los vine como la pinda” que secretean las mujeres cuando el corazón ya está en vuelo, escribo.


MALOS SUEÑOS Porque ese día Escrito estaba Te embarcarías a toda vela destino a las Guaitecas En la frente bandadas de gaviotas giraron sin destino El mismo viento dio vueltas inútiles Qué diremos ahora, de ese día Pañuelo blanco danzando tres compases Y los ojos con duelo Qué diremos Tu corazón se destapó en la primera embestida Mariposas con frío saltaron de sus aguas Sin guirnalda de sueños Qué diremos Y estos cuervos


Tironeando las horas. SORTERA Pude ser gitana Para coger monedas de tu suerte Y hacerme la olvidadiza con los malos sueños Caminar descalza sobre el miedo Pero astillaban bosques Cuando Gibrán dijiste Y dijiste pan. Y casa Y miramos un árbol Ni la cigarra de la canción fue más hermosa Ni la vertiente Rauco De otro invierno. Agosto puro Tú de lluvia Yo de tierra Naceremos.


PILLUNTOS Los cipresales los talan con motosierra y en los mares se multiplican las balsas Nadie debe tirar sus redes. Nadie su anzuelo Prohibido cruzar las aguas El progreso llegó a la isla. El progreso ¿Por qué estaremos, cada día, más tristes? * Entre marea y marea los niños tristes de Juana Millapani desgranan quilmahues en la orilla del puente. CUANDO LOS TURISTAS TOMAN FOTOS EN COLORES Los hijos del frío Juegan en bordemar Mientras la casa navega Recogen carminco y quilmahues Huiros Recogen botellas tarros vacíos Miren chicos lo que hallé Manos partidas lienza Cabello boca. Todo huele a jurel a llanto empozado de costanera sur


Una mujer iza banderas tristes en los cordeles de invierno “Santo Santo Santo…”* Difícil que alumbre sol A pura lluvia Ha de fondear los ojos Y en silencio Amarrar otro rosario en las lumillas.

LA NIEBLA ES UN CHAL QUE TAPA EL DÍA (PARA QUE ASÍ NO DIGAS) Nueve jinetes rondan bordemar Ellos dibujan luto Con paldes y cuchillos Algas en las ventanas Larvas de miedo Traucos Niño descalzo en las colpas busca un día Rosario valsea “corazón de escarcha” Otro hielo gotea del soberado Lincomán afirmado en pura noche enumera ceniza de los bosques La niebla es un chal que tapa el día


Fusta de cochayuyos. Viento norte Dale caballo ¡Arre! Ningún dolor subirá por tu vergüenza: Ni árboles astillados Ni ojos de pez abiertos como estrellas azotándose en las balsas Ninguna marea roja El progreso es Suzuky Levi’s Microonda Un vale de ropa americana De otra historia cauquil justán ¡Catay! La mirada de los huilliche en los esteros de Compu Porque “el ventisquero y los años malos”… Cantemos nomás Rosario Que sigan los inviernos.

ESTE CHAL Lana chilota pura cinco tramas Tejido a medialumbre Invierno desnudo galopando en los cerros Y los bramidos del viento sobre el mar. Tiznes de zarzamora barba de palo. Maqui Colores naturales secreteados por Dios en las raíces


Áspero manto cardado de relámpagos Resguardo de otro tiempo Sin cantos de neón y sin resabios. (Pocos saben cómo se teje en quelgo Pocos lo que hablan las casas de madera cuando despiertan los husos en noches de invierno) Sin llanto nos abrigaron al nacer Con su textura firme Para que no les llegue frío Nos dijeron Nos arroparon con un beso Fue rebozo frazada. Compañero En su trama los nombres del amor La espera Con apenas un vals entre los sueños Candil de querosene y pan fragante Huele a rescoldo a tepa A carta de Argentina A encomienda Lo hallarás en Dalcahue Llingua En cualquier isla Por los fríos de Castro. En esta casa Con él arroparán mis rodillas y mi pecho Cuando sea la hora.


MIRIAM LUZ TORRES MILLÁN Nació en la Queilen, Chiloé, entre 1986-1990 integró el Taller Literario Liceo Politécnico de Castro-Chiloé a cargo del poeta Carlos Trujillo y Mario García. También fue Integrante Taller Literario AUMEN en los periodos1987-1990. Ha publicado en las revistas “Primeros Escritos” del Liceo Politécnico de Castro. AUMEN: Antología Poética Ediciones Aumen, año 2001. Publicación en Antología, LA MEMORIA ILUMINADA: Poesía Mapuche Contemporánea, edición Jaime Huenun, Málaga, España. Año 2007. Ha obtenido la Mención Honrosa Concurso Nacional de Poesía Joven, Concepción, Chile, 1989 PORQUÉ ESCRIBO Comienzo a escribir el año 84 o tal vez antes, cuando teníamos clases de Williche con el lonco José Santos Lincomán, de Chiloé, luego que él fallece veo la angustia de mis padres – abuelos (grandes amigos), para seguir con la defensa de los territorios, en ese entonces con la empresa Golden Spring en el territorio del Fundo Coiwin de Compu. Los textos en general son de protesta, reivindicación territorial y cultural de nuestro pueblo mapunche. Era el aporte que yo podía hacer, en ese entonces, ya han pasado los años y seguí registrando la historia de mi historia en mis escritos, desde lo cultural, pasando por mis afectos, y un componente de género crítico a mis pares. Sin duda en los 20 años que llevo escribiendo me he fortalecido y me ha dado un canal diferente para comunicarme y compartir con mis lamuen o hermanos.


AYĂœN Dibujo camawuetos para ti para tus ojos verdes lo siento mi pincel los dibujo en el aire *** En tiempos de aguas turbias busco tu vertiente alimento tus mallines te doy permiso para humedecer este desierto

**** DĂŠjame leer tu vientre revivir tus aletargados pezones subir tus mareas en este cambio de luna *** En esta noche Ăąuke alen nos muestra sus pechos abultados


quizás al amanecer vea la espalda del chauanti mientras recorto tu sombra con dedos de madre *** MEMORIAS gracias a chau dios recuerdo a cada hombre que besé en algún lugar poco vistoso entre cementos y maderas no recuerdo ningún suspiro entrecortado o tu sonrisa nerviosa olvidé algún rose indiscreto de media mañana creo que algunos lunes de nubes gordas me sorprendí frente a un vidrio con mi respiración a-gi-ta-da *** No puedo faltar a cada reparto de tu mirada créeme los grillos no entran en mi casa por equivocación saben que mis ojos están ahí... también buscándote.


*** CUADRO En este punto mi boca se detiene lenta en tu pared mientras desfilan imágenes turbulentas ahí estan negras empapadas de luz ocultando cada desnivel profundo de tu cuerpo jugando con la imaginación nocturna de un exitado espectador *** Te envío estas gotas de lluvia en un sobre mojado CHAHUANTI En el fogón mi abuela Cuece una tortilla de historias La esconde en arena caliente Tapándola con apellidos: Millán, Guenteo, Lincomán, Inaicheo Afuera el trineo Suspira en el barro ***


Nos quedamos casi mudos Cuando dos lunas Nos cerraron los ojos Mientras chawuanti Se lavaba las manos

*** Mañana sembraremos papas Sobre tumbas vacías Florecerán huesos para entonces Y en el wenumapu Gotas de sangre culminarán el acto *** Tus arrugas no las alisaron nuestras manos Abuelo Pero aún quedan Raínes y Chiguay Y Güenteos y muchos Millaloncos y Panichines Tu pueblo, de nuevo, brillará Un grito de fuerza Nacerá en medio del silencio Cuando la noche muera En mano de Chawuanti *** Lincomán Se quedó tu suspiro en el cerro, Chin Chín, la cárcel de los déspotas,


Te comió los pulmones Los lobos, sin embargo, te recuerdan Las gaviotas buscan tus versos perdidos Tú susurras un romance En los oídos de tu pueblo. KARLA PATRICIA GUAQUÍN BARRIENTOS Nació en 1981 en la Comuna de Puqueldón , Isla de Lemuy, Chiloé. Ha Participado en el Taller literario “ Rondazul” Ha Publicado en la Antología “Primeras Cosechas “. Ha Participado en el Taller Literario que dirige el profesor y Poeta Mario García en el Liceo Politécnico de Castro. Entre el 2006-2008, se dedica a organizar diferentes actividades referentes al pueblo mapuche, como el primer encuentro de poetas mapunche en Chiloé. También ha presentado sus poemas en la 1ra.Muestra Artística en la cárcel de Castro. Sus textos poéticos han aparecido en el poemario “Voz de Mujer” del Colectivo We Newen-Temuco. PUEDES DESPERTAR “Abre los ojos busca la claridad Rompiendo el espejismo de esta falsa realidad” (Los Muertos de Cristo) Lamngen cánsate y abúrrete de sentarte todos los días a desayunar silencio almorzar inercia Lamngen crece su alteza la vergüenza


coronada de reina en los campos y las calles de esta isla y cuando la noche cae sobre sus mejillas va de fiesta en fiesta Lamngen no seas cómplice del asesinato de tu conciencia y no calles cuando tu vecino se intoxique de sobredosis de CONADE Lamngen despierta! despierta! despierta! un jote te está succionando las neuronas. TREPÉTRIPATUNGE “Lelíwülnge tami puke nge kintúfe chi pelóng Wechárnentugafiel fachi llümllümümekechi koyla mongén …Los Muertos de Cristo” Lamngen Ürküngemayew aféluwnge Fente tami fillántü anükünuwmeken Iyal ta ñüküf Re felen ta korütual Lamngen Zoyürpuy nga Yewén ñi wechúñ Zullínzomongekalu reke ta wechímapu püle ka fachi wapi ñi puke rüpü püle Fey naryüm nga pun tañi angé mew Wiféntu trawünkey llenga


Lamngen Kenükonkilnge Tami ngünén ñi langümkütemekengen mew Ka ñüküfnarkilnge Püñpázküyawele nga tami kárukatu Fentre conaditule kaynga Lamngen Trepénge! Trepénge! Trepénge! Kiñe kanin nga Petu fochízmaymu tami ñizófün. A ESOS HIJOS I. Sus voces suenan menos que sus bolsillos regresan cada vez que el señor peso los visita en su cuenta de ahorro. II. Son felices y comen perdices con una ensalada de palabras bien surtidas bien adornadas que les llene el estómago. III.


A la vuelta de la esquina se prostituyen en la cama de la injusticia donde suelen ir a sepultar los ideales Que vendieron sus almas Al sistema Que estranguló su historia. TA TÜFICHI PU PÜÑEÑ EM.. I. Tañi puke züngún engün Zoy püchü llawlláwüy Ñi follchíku mew engün Wüñókeyngün llenga Zewma witráñmagetew ligen engün Tañi puke ngülümligenwe mew. II. Ayüwchengeyngün ka petu zillótukeyngün Itrófillmalechi Nemül zaláw engün Itro kümélkalelu Wezálkalatew engün llenga. III. Furí ngüñun rüpü kaynga Ñuáwmekeyngün ta pünónarüm züngu ñi


ngütantu mew Chew tañi Rüngáltükupukemum ta rakizuam engün Wülmátew ñi puke am engün Ta tüfichi ngünén mew Rotrárüymatew ñi ngütrám engün.

WENTRU I. Te vas y vuelves después de cada luna menguante donde esos clandestinos se perdieron tras correr a robarle un beso al amanecer II. En la rutina del territorio de los sueños irrumpe un melodioso trompe que solitario baila y canta entre los harapos del anciano amor. III.


Los buenos vientos del sur trajeron en sus miradas fuegos de espinillos quemando las palabras y las flores. " la ciudad despertó.. … y los sueños se fueron al cajón y colorín colorado este cuento se ha acabao…” (Reincidentes) WENTRU I. Amútuymi nga Fey wüñókeymi Rupáyüm nga pürküyen Chew ta tüfichi pu llúmkeche Ñampúmum llenga Inántükufilu engün weñéymayafiel Kiñe truyüw ta epéwün II. Ta pu pewma ñi mapu Ñi ngünénmew kaynga Lefkoni Kiñe ngüñúngüñungechi türompe Ta kizúkechi pürúmekelu ka ülkántumekelu llenga Wirúkalechi fücha poyén Ñi púrangi mew. III. Waywén kümeke kürüf nga


Küpályey tañi lelíwülün mew Püllíñ kütral llenga Fey lüpümpüramfi Chi pu nemülmayew rayén. “trepépüray nga chi waría.. …fey ti pu pewma kay kakóntükungetuy Fey kelü üñüm Afí nga fachi epew…” (Ka wüño femfe)

WE LIWEN Los dormidos de siempre Despertarán Sus dioses Al imperio del olvido Desterrados serán Miles de cadenas Los cercarán Nada Ni nadie Se las podrán quitar Desde lejos Avanza el fin Viene caminando descalzo y haciendo dedo Lo acompaña La libertad De los dormidos de siempre.


WE LIWEN Tüfi engün rumel ta wümáwkülekelu Trepétripayayngün llenga Tañi puke dioses kay Tüfichi ngoyünentungekemum chi mapu püle Ütrüfnentungegayngün llenga Chunte warángka keltaw chi Rakümnarümayew engün Chemnúrume Iñínurume Pepi nentúñmalayayew engün Chewchí mapu püle Küpáli ta wechún mongen Tritrángnamunkülen trekalepay Ka püchüketu maychümeken Kompáñneyew kaynga Ta tüfichi pu rumel wümáwkülekelu Ñi meñal.


ADRIANA PAREDES PINDA Poeta, mapuche-williche y profesora de Estado en Castellano. Su poesía ha sido publicada en la revista Pentukun del Instituto de Estudios Indígenas de la Universidad de la Frontera de Temuco. En 1998, obtiene el primer lugar en el Primer concurso de Poesía en Lenguas Nativas para el sector urbano. El año 2002, recibió la Beca para Escritores Noveles del Consejo Nacional del Libro y la Lectura. Fue también antologada en el libro 20 poetas mapuche Contemporáneos. El año 2005 publica su primer libro ÜI, Lom Ediciones. De porqué escribo… Por qué escribo, se me ha preguntado, y los truenos caen como montañas; escribo porque tal vez es cierto que tengo dos corazones, tal cual señaló la machi Rosa Coñoemanque… Escribo porque seguro no puedo cantar; si cantara sólo tendría un piuke, me habitaría uno un aliento, una sangre, entonces no me atormentaría la semántica, ni la cognición ni los enfoques interpretativos, etc. Las estrellas han enmudecido de un repente, por eso escribo y los truenos caen como montañas… Escribo porque no entiendo, solo la sombra de la sombra de un cometa de la cola de un cometa rozando el hueco de mi mollera vacía, rozando rozando…escribo porque nunca seré robada por ningún pangui ni los truenos caen como montañas” RELÁMPAGO Heme aquí atravesada por el Relámpago. Muge el toro del amanecer sus presagios tibios. “Meli pu pillan meli pu pillan” -dice la dueña de mi furia y de mi nieve. Muchos escaparon al silabario de la estirpe Enterraron sus cabellos en casas extranjeras. Hora que viene El mar Montado en las blancas caderas de la luna


A pedir niños febriles, cerros vírgenes ¿Dónde iremos, kai - kai filu, Para no ahogarnos en tu rito de miedo y espesura? Mi abuela me dio de comer Cuando todo estaba enterrado Sorbió mi corazón Quiso sembrarlo junto al suyo. Los volcanes hambrientos de luciérnagas Amamantan Niños que se resisten a morir. Desmigajando Sueñan el pan de las primeras estrellas. Dormidos Nos hablaron. Tantas lunas que anduvimos perdidos Ustedes con sus toros, sus pumas, sus culebras. El tatuaje del miedo Quemadura en el ojo mendigo del tiempo. Yo, Oreja de Treile, No sabía del bosque incendiado por los durmientes. Fue tomando nuestro árbol Bajamos entonces con metawe. Abrieron Sus gallos balbuceantes Las vertientes. “Traigan mvrke, muzay, traigan. Prepárenme una cazuela, una conversación Buenas palabras. Son muchas las lunas Que nos separan”. Dime ahora Relámpago perdido entre pluma y pewma Si el último mate fue cebado por la noche Dime Si no tiene cueros mi alma Y a punto de ponerse el sol entrego Mis cabellos. ¿Cómo tejo la flor del yuyo en estas montañas


que obligadas fueron a perderse sin sus pájaros? La tierra arde Tranamil “nos vamos A hundir en juego o agua”. Ya no Hay bosque que empujen las vertientes. El trapial pide su monte, sorbe Desde Icalma Llvfken su semilla ciega. Somos Un Rewe abrazado por la furia. Foye Newen Kusé foye Newen Fvchá Fuego de Kultrúng Al amanecer mis ojos sueñan. Veo A mi padre montado en su lanza Es un niño verde en las frutas del copihue. “Kvlapang” es quien viene – me cuenta amanece la Puigua montada en sus tres pumas Ralüm noctámbulo alumbra Sus pálidas torcazas. La rabia está anunciando Torva Sus párpados ríos nupciales. Venga A danzar –me dice- venga Y mientras ardemos Vuelva a reunirse con su padre enmontañado por el “Trueno”. DEL EXILIO Untada a mi cordón sin estrella vine al mundo. Parí mis brotes no tuve siete venas ni chaiwe se me negó deshojar canelos junto a mis hermanas. Sabiendo que una exiliada no merece el poder. Me di.


A mi madre no le dijo la comdrona que en su tripa de los sueños habían doce nudos. No la atendió la méica por chiñurra. Y a pesar de Doralisa Huenuleo alumbró a sus doce “la mala yerba” como venía escrito con semen williche en el cordón nupcial de los amaneceres. Ya no sueño mamita desde la última vez que me vi untada y me vino la enfermedad. Ya no huelo la espesura ni me invitan a ver la nieve. Yo quería subir al cerro como mi abuela pero ni una vkvlla me dejaron. ¿Y ahora me pides que vuelva? Te dijo que amor en williche se dice Lemunantu. Lemünantu, el olvido está primero que la muerte. Lemünantu. MEMORIAS Yo soy la de cabellos trasnochados húmeda y turgente en la lluvia de perdidos nguillatunes. Las cenizas desentierran la lumbre de mi entraña soba su encarnadura la tigresa de los montes calientes. Recía me aullo para galopar en la última estrella de mi sangre


sobre la palma del mundo. Arde luna perdida me vine a la montaña a sorber tu corazón. No me iré en la blancura de tu aliento. Soy la que vuela con tres dedos canta fuego por boca de su kona. Bien me han nombrado Kanvkvmv la otra raíz. Doce nudos tiene la culebra de los partos Tiembla wuinkul. Y fueron doce los sueños para tus doce pezones. Alumbradores los presagios del kultrúng en tu cuerpo. Tus piernas extendidas hasta los lechos del Bío-Bío el llamado de los que saben la resistencia. Se abandonó de nieve la hembra oscura mitad ánima mitad carnal vuelta hacia delante de la muerte para tejer el metawe del origen que se cantó en azul. La piel del mapuche tiene la escritura. Me fueron dadas las palabras Como volcán que arde y sangra. Memoria de alfabetos no aprendidos. Desovaron los pezones del tiempo fértiles fueron las tierras hasta el amanecer cuando supe que no era mi mano la escritura.


PARÍAS Yolanda Antia Silva, mi abuela Materna Precipitándose del sol al silvido de los colibríes antv fvcha antv kvse decía en su lengua árbol resplandor del sonido que atrapa la cascada. sabía tostar trigo al roce de los cóndores curaba el ojo de su mal y su asombro tibieza del mollu ella tan diminuta fuera capaz de algo así. (otra parte dice:) vinieron de un repente las ballenas azules fueron tres vendrá de ti cuerpo mío incesante tumulto de la piedra que contempla su vanidad acallada ah, calla sí este cántaro que hace 100 años mordiera la boca de dos florecimientos de Filipa Huenuleo mi bisabuela


- ríos de altura gorgoteando por el éxtasis de los pezones Kallfvllanka - piedra que cayó piedra de este foye mutilada cuerpo mío la que cantó en la hoguera de las brujas de los cueros del kultrung estiro mi ombligo hacia el remanso de las crines kultrung tranay ñi dungu iñche fillke dugu tranay coñiwe mew todas las lengua se besan en mí soy entonces la loba que se abre al resplandor.


Jaqueline Caniguán Nació en 1970 en Puerto Saavedra, novena región de Chile. Se tituló como Profesora de Estado en Castellano en la Universidad de la Frontera de Temuco y es Magíster en Lingüística por la UNAM, México. Poemas suyos se han publicado en las revistas Pewma, literatura y arte (1993-1995), Pentukun (2000) y en la antología 25 ańos, 25 poetas editada por la Dirección de Bibliotecas, Archivos y Museos (Dibam) en 1997 y en las antologías de poesía mapuche: 20 poetas mapuche Contemporáneos, Lom ediciones 2003 y La Memoria Iluminada, Malaga 2008. Mis palabras corren para buscarte “Mis palabras corren para buscarte en aquella montaña tan tuya, la de neblinas, hualles y canelos allá donde vivo, me dices” (Fragmento) Mongen Neyüken Tañi mapu ñi ellka küruf Pewmaken Ta lif ko ñom trayen mew Trekaken Kuyfi purun wellgüñ mew Mongeleken tüfachi traf antü Fillantü ñi mülen mew


He respirado Aire sagrado de mi tierra He soñado En la cascada pura y perdida He caminado En el sitio de la bailes antiguos He vivido en estas horas Todos los días de mi vida. Mangeluwün Ayen tapül apoleyiñ Rangipun ka pu liwenmew ñi wüney Poyeyu, Kimnieymi. Küpange, Trawuküleiñ We anümka, we rayen niey. Estamos llenos de hojas alegres, Amigo de medianoches y amaneceres. Es tuyo mi amor, Ahora lo sabes. Ven a reunirte En éste, nuestro árbol de flores nuevas.


Akuy We Tripantü Trayengko mew,amuyu Küllaytuayiñ rangi meli wingkul mew Amuyu, amuyu deya, Aku,akuy ti antü Witrange, lamgen Akuy we tripantü, Akuy we mongen, Ka kiñe Wiñoy tripan antü

Vamos al estero, hija. Entre los cuatro cerros Nos bañaremos No demores el tiempo Mira que el sol ya viene. Despierta niña, Que llega la vida nueva.


Euskal Herría. Euskal Herría ka mapu müten Kom pu che dunguley euskeradungun, Trekaley ti pu che, Kallemew, mawidantumew ka Wingkulmew Pewmatuley ti euskaldunche, Marichiwew! Pingün ti pu vaskoche. Iñchiñ kafey Wallmapumew. Ka mapa müleiñ Marichiwew waglüy ti kompu che, Welu petu mongeleiñ. Üllkantuayiñ kiñe pichi ül, Üllkantuayiñ kiñe pichi ül, Üllkantuayiñ we fütra ül Welu petu mongeleiñ Ñi pelma, ñi dungu. Pelaymün kiñe pichikeche we ulkantulufeyti plaza mew?


En Euskal Herría estoy, Donde la gente habla euskera, En las calles, en los cerros y la montañas. Sueñan los euskaldunes, Diciendo “diez veces venceremos” Diez veces venceremos gritan, Porque todavía estamos vivos.

Cantaremos un cantito, Cantaremos un cantito, Una gran canción cantaremos. Todavía vive, Todavía canta, Nuestros sueños, Nuestro hablar.


Así cantó Margarita Caniguan cuando la invitaron a Santiago, la Capital de Chile. Amulayan, amulayan, Amulayan, amulayan, Chumale kisukünoafiñ Ñi weza lepün, Kütrangillanafun Ka waria mew ka, Ka waria mew ka, Willilongkoafun, Willilongkoafun, Che anay reke, Chengewetulan, Faliwetulan, Faliwetulan. (16 de noviembre de 1996) No iré, no iré, No iré, no iré. ¿Como dejar mi patio abandonado? Andaré sufriendo tal vez, En una tierra que no es mía, Una patria que no es mía, En la ciudad se marea mi cabeza, En la ciudad se pierden mis pensares, Ahora no valgo nada, Ahora no parezco gente, Ahora no vale mi pensamiento.


Regreso He vuelto A mirarme en nuevos sueños De círculo y mate caliente; Canto Lejano; Tus ojos de profundidad eterna Parecen venir, Buscando, buscando. Wüñoy ñi we pewmamew, Ñi pewma ka areko matengey. Nome ülkantun. Tami nge niey müna küme aflayay ponwitu, Küpay, küpay reke, Kintuley, kintuley.


Tarareo-düm-düm-düm-düm Y vamos por este sendero azul, Y vamos cantando bajito. Tememos parir nuevos sueños Tenemos miedo a unir nuestras voces. Debemos buscar un nuevo cielo. Amuyu ti kallfü rüpumew, Ullkantuyu pichi ül, We pewma Llekatuyu Llekatuyu trawuntuiñ ñi dungun, Kintukünuyu ka küme wenumapumew.

El Wekufü A las dos de la madrugada, me voy, Dice Margarita. Ya me voy Francisca Ya tu niño duerme. Anda hermana, Buen andar te digo. A las dos de la madrugada, Camina la señora, El rocío moja los pies dormidos,


Silenciosos acompañan los árboles. Unos pasos se sienten, Avanzan desde el vacío, Acercándose entre la bruma, ¡Cómo se hielan mis huesos! Pero Antonio, ¿Cómo sales de nuevo? ¿Dejando a tu mujer solitaria? ¿acaso no tienes voz, Antonio, Que sólo irradias frío? Antonio no es Antonio, Es algo, sin forma, sin luz, No quiero mirar, Se paraliza mi cuerpo Con esta oscuridad blanca Que acompaña mi caminar. Hija, hija. ¿Qué pasa en tu mirada? Ha pasado un hombre, madre, Aquel sólo era blanco, Sin sonrisa, sin calor, Era hielo el que desprendía. La nada surgía con él. Es el wekufü, ñawe, Dice Seferino desde el fogón.


Ladran los perros, Canta el chucao, Antonio llega llorando Mi niño se ha ido, A las dos de la madrugada. El frío cala los huesos, Seferino se asoma Alumbrado en la sabiduría de su rostro. Mueve lentamente la cabeza. El emisario de la muerte, Ha cumplido su tarea. Dakeluwün Ül Es la noche, la compañera del mate y la conversación. Recordó la señora Marga el romance de un joven enamorado que impedido de vivir su amor, Con mirada brillante, con ojos ardiendo, cantando entregaba su corazón… así es el canto que entona Margarita: Amuy pemealu ñi weku ñi ñawe, Fütangealu pingey Amuley inaltulafken Rumey temuntuku mew Zugungey chukao Puwi rukamew Leliweli ñi ñuke Wile witrakengealu ragniche Feimu küpan Wile epewün, amuayu (Lefnentugeayu epewun). Desde lejos soñando tu camino


Soñando en tu luna nueva, Que te casarás me dicen, Por la orilla del mar iremos, Entre los temus y los mañíos, Canto mientras sueño. Y en medio de la gente, Vendrás conmigo. Y juntos nos iremos, Veloces por la orilla del mar, Soñando nuestra nueva luna, Que te casarás me dicen, Mientras mis ojos Te dicen te amo. Dedito con la Luna ¡Küpange ñuke, Küpange! Küyen mew, Küyen Pimuntuy ti Leliantü Wenumapumew Leliantü sonríe A su luna amiga, Sus deditos van hacia el cielo. Sopla, fffffbbbbbiüüü La luna responde Aumentando su brillo La noche siguiente.


MARIBEL MORA CURRIAO Nació en Panguipulli en 1970, Profesora de Estado en Castellano. Es coautora del libro El pozo negro y otros relatos mapuches(Pewma Ediciones, Temuco, 2001). Poemas suyos se han publicado en las revistas Pewma, Literatura y Arte(Temuco, 1994), Pentukún(Instituto de Estudios Indígenas, UFRO, 2000) Y LAS ANTOLOGÍAS Sur Fugitivo: poesía joven de la novena y décima región(Temuco, 2003), Epu mari ülkantufe ta fachantü/20 poetas mapuches contemporáneos(Lom ediciones, 2003), Hilando en la Memoria(Editorial Cuarto Propios, 2006), Antología Mapuche Trilingüe. Versiones en Mapuchezungun, inglés y español(Editorial Five Island Press, Australia, 2007) y La Memoria Iluminada: poesía mapuche comtemporánea(Ed.Cedma, Málaga, España, 2007). KUPALME IÑCHE Me habita el delirio. Encendido el corazón bajo la luna, he debido cobijarme en mi kupalme. Vacío de alma. Tierras sin espesura. Lo demás se pierde en el parpadeo de la historia. Pero los abuelos aún nos sueñan desde las montañas. Por eso escribo estas palabras. También por los hijos y los hijos de los hijos. Mañana serán del mundo. Afuera los días pasan, la escritura nos detiene. Puro anhelo estas palabras, leves, mustias, átonas, nostalgia de praderas y de preces. ¡Ah! la poesía - esa vieja y desesperada paciencia- no me empuja ni me levanta, no me sueña ni me busca. Las visiones sí, las voces perdidas, kvtralwe encendido para espantar el miedo. Manuela Colipe, abuela mía, madre de mis sueños. Manuel Curriao, voces oscuras de linaje extraviado. María Luisa Benavente en el cruce de las sangres. Juan Colipe Ñancuvil, Bartola Gineo, José Ignacio y Belarmino Chiguay, Margarita Curriao y tantos otros y tantas otras en esas palabras-bosque. Aún podemos escucharlos ¿Aún nos sueñan? ¿Todavía las vertientes acuden a su llamada? ¿Todavía las montañas? He visto tu corazón pintado en las estrellas, latiendo inconfundible en la corola de las flores. ¿Si no estuvieras?


Ah!, si no estuvieras madre-abuela: ¿cómo respiraría el mundo? Nos nombraron brujos, indios, nada. Siervos, trofeos, vencidos en guerra, bajo el yugo de la espada y la palabra. ¡Ya no hay Treng Treng para huir de Kai Kai Vilu, el mundo entero es una sola planicie! El likan hipnótico me quema por dentro, posesa, perdida, sin el corazón, sin aliento. Por eso debimos ocultarnos en el monte de la palabra poética: maraña y espesura, delirio sin retorno, pérdida, pálpito agónico, canto, corazón y aire... Abuela Madre Sólo mi abuela es digna de un pedazo de cielo Mi abuela que era todo el universo de sus cabellos colgaban las estrellas y de sus sienes nacían todos los sueños. Su abrazo era ese espacio ancho de interminables jardines su vientre luna llena sus pechos manantiales. Mediodía en la pradera sus ojos mariposas juguetones sus besos sus palabras. Las caricias abrigo las miradas la ternura compañera inseparable. Mi abuela bajó de las estrellas al silbido de los árboles al sonido de cascadas y del trigo en las praderas. Al roce de las nubes su asombro


su tibieza. ¡Ella tan alegre pariendo madrugadas! En su origen kopiwe foye y madreselvas se hermanó al galope del sol danzante al ondular del mar al canto de ballenas. Su cuerpo madre hermana compañera ¡la placenta bendecida de su estirpe! Cántaros de mil años los pechos de mi abuela. Sus pezones abundancia polen destellos. Gemidos de luna sus once partos en tinieblas Al sonido del kullkull esquivando los cuatro vientos. Bajo las ramas de los ulmos esperando la llovizna, loika encinta a la sombra de los boldos danzando para amainar el tiempo.


II ¡Ah, mi abuela niña!: A los diez años los sueños reduccionados. La Bastilla, aunque francesa, no fue para ella más que lenguas nuevas llanuras hasta el infinito. ¡Un fundo como tantos, cercando el horizonte! La Estrella el fin de los juegos. Desde entonces manteles interminables murallas que limpiar plaqué abrillantado tardes encierros miradas furtivas atisbando el secreto detrás de las ventanas. Y detrás de esas ventanas comenzaba el mundo, mi abuela lo supo al mirar a mi abuelo, se aferró a su abrazo, no pudieron apartarla (ni en sesenta años, wekufes y kalkus)


Pero el mal acecha en estancias ajenas ellos lo sabían y emprendieron la marcha una y otra vez emprendieron la marcha con los hijos a cuesta y los males en el equipaje. Mi abuela fue dejando sus sueños de fundo en fundo y poblados en ciernes promesas de ciudades en la Frontera. Más al norte hasta Pichidangui, más al sur la esperó el fundo El Carmen. Rukañanko hubiera sido un valle más si la tierra no se hubiera obstinado en detenerla. La casa nueva tardó demasiados años se adelantaron enfermedades y duelos. Mas mi abuela incansable vendía esas mañanas los frutos exiguos de sembrados medieros Lavó con lejía las manchas tenaces en sábanas blancas en casas ajenas crió hijos curtió cuero cocinó y planchó por amor por sustento.


Mil veces al día Mil veces mi abuela hizo todo olvidó nada. III Mi abuela cantó nuestros cantos mil veces rezó nuestras plegarias, para que no nos falte el alma y nos acompañe su Dios bendito si acaso el wekufe asomara en el silencio si acaso el wekufe asomara en nuestros sueños si acaso el wekufe asomara en las palabras. ¡Ah, las palabras! ¡Las palabras madre abuela! coronadas de Ave Marías y otros rezos las palabras letanías las palabras danza frutos de tu vientre las palabras el augurio de la sangre que no cesa. Las culebras Las palabras Las visiones Las palabras El sueño Las palabras


Y las flores Las palabras El aroma de tu espíritu Las palabras. IV Ah! Mi abuela abuela Perdida su lengua cantó en lengua nueva el kultrung calló para escucharla. Era entonces la voz que nacía resplandor hacia la hondura de nueva patria. Pero se apresuraron las balsas de la muerte ondulándose en sus ojos dos vellones de plata los infantes sin tiempo se despidieron de sus besos. Por un camino sin huellas la vieron alejarse. Madre abuela Abuela madre Si el prodigio me devolviera tu abrazo al gozo no callaría el universo. Ülkantunes, oraciones, cantos nuevos la tierra toda una sola plegaria. Las palabras que olvidaste un día brotarían entonces limpiaplata


foye y madreselvas ¡los bosques todos! en esa lengua madre. Doliente azucena seré mientras tanto mutilo el aire la espesura de estos días. Resuena el trueno se despide la luna el cielo cierra los ojos ¡la vida toda esperando el milagro! Poyewün ül I De otras tierras venías huyendo de malos presagios. Peregrino de los bosques buscabas manantiales flores blancas hierba fresca Para aliviar tus pies descalzos. Pero violeta era entonces la tarde y larga y oscura aún la noche se anunciaba.


II Regresa al sol te dije abandona la luz de anchimallenes y kudemallu que pierden los caminos. Vuelve en ti regresa a las palabras. El canelo florece sobre tus sienes y la machi desangra el cordero elegido. III Acuné tu corazón, entre hojas de laureles caliente y sangrante aún, la cavidad vacía. Mi aliento mis palabras se agolparon en mis sienes. Manantiales desbocados los cantos y oraciones. Agotada del rito dormí profundamente durante días durante noches durmió el mundo


soñándonos despiertos. Al séptimo día tu corazón aún estaba tibio y el sol alumbraba vertical sobre la aldea. Vuelve en ti te dije vuelve en ti. Me miraste te miré entonces callamos. El cielo era azul como en otros sueños y nuestra desnudez como el primer día. La noche sobre la hierba en mapudungun nos persignaba y cantaban las estrellas un himno ya perdido. IV Serás de mí seré de ti alcancé a decir en un susurro. Nuestros cuerpos doblegaron al silencio. Mujer del bosque dijiste kurrimalen, piel oscura salvajes tus cabellos


tus deseos. Sales de aguas puras aguas buenas envuelven tu mirada. Las estrellas anidan en tus sienes. Oscuridad de selvas y quebradas abriéndose al abismo el cáliz embriagante de tus besos. Nawel de las montañas respondí a tomarme vienes a tenerme caminante de las nubes. A tientas la noche la extensa colina nuestros miedos no supieron de palabras. Eras mío era tuya Tú nawel puro aliento puma desbocado tras la presa. Fuego y sueño tu piel sobre mis huesos. De mi luna de mi sangre tus semillas.


Florecieron los cerezos desde entonces brotaron los dihueñes en los campos. Como locas las abejas derramaron mieles volaron loicas y perdices hacia el monte. Ocultas las vertientes endulzando aquel rocío se abrieron paso entre las flores y tu abrazo. williche amor pewenche en nuestras venas sin tregua la tierra toda en nuestros cuerpos. Desnudo florecía el bosque entero la montaña repetía las plegarias. Los cantos las estrellas persignaban las sombras la luna la noche en llamaradas. Me envuelven tus cabellos negros me enredan


me atan a tu piel enardecida. Cada latido de tus aguas profundas enredados sobre campos amarillos. Cardos blancos iluminando la tarde la montaña augurando en el silencio. ¡Que salga el witranalwe, ahora no tememos!. ¡Que salga anchimallen! ¡Que oigan los kalku! Que nada los detenga en este sueño Genechen nos cobija en su mirada. V A tu paso mujer florecen los valles verdecen los campos y los bosques. Avecillas de tu danza y de tus juegos brotan mariposas de tus manos. Desde el suelo los abuelos nos hablaban las hojas las montañas y los mares.


Lejos del mundo el wenumapu a raudales su luz sobre los prados y quebradas. Un temblor oscuro despertó a la tierra y un resplandor en los huesos y en el alma. Cuando vimos las praderas nuestros sueños comprendimos la voz de los augurios. Pichikeche corrían entre los coigües bajo notros persiguiendo mariposas. Los maquis florecían y los foyes los ulmos endulzaban en silencio. Los walles abundaban de diweñes y los lingues despertaban los kopiwes. keltewes anunciaban nuevos soles y torcazas anidaban en los bosques. Los niños nuestros niños a esa hora corriendo sudorosos bajo el cielo guardaban en sus ojos los presagios el amanecer del sol y las montañas.


María Teresa Panchillo Poeta y comunicadora social mapuche nacida el 7 el febrero de 1958, en la comunidad de Kuyimko, Chol-Chol, a los 17 años deja su casa, familia y comunidad para irse a Santiago a terminar sus estudios de enseñanza media. Su juventud la vivió trabajando, estudiando y buscando participar en Organizaciones Mapuches al mismo tiempo que comenzaba a escribir sus primeras poesías en denuncia de los momentos críticos he injustos que sometía tanto al pueblo chileno como el pueblo mapuche, la dictadura de Augusto Pinochett, en los años ochenta. En su larga trayectoria de participación como poeta en 1999 logró publicar junto con Jimena Ancamil su primer libro ¨Amulepe Taiñ Mogen¨. Mientras se especializa en hacer clases de mapudugun en las distintas organizaciones e instituciones. Y como comunicadora a parir de 1993 comienza a descubrir su talento de locutora bilingüe en promoción de la recuperación cultural y defensa de la naturaleza. En los años 2001-2004 dirige la edición de la revista informativa TOKI en la Asociación Indígena Ñankucheo de Lumaco, donde participa desde su fundación al regresar de Santiago. Fue ganadora del Primer Lugar en el segundo Concurso de Poesía en mapudugun, Aymara y Rapa Nui en Santiago 2002. En el año 2005 en Temuco integra el equipo fundador de la Escuela Filosofía, Espiritualidad y Sabiduría Ancestral Mapuche dirigido por Armando Marileo. En el mismo año integra también el equipo de promoción de Soberanía Alimentaría cultivo y recuperación de Kinua en las comunidades del Territorio Nag-Che donde vive actualmente con su familia conformada por sus hijas Janekew y Ayenray y su marido el dirigente Galvarino Reiman. Desde el año 2006 como miembro de la Escuela De Filosofía trabaja como monitora en las distintas escuelas de verano de niños y niñas en comunidades Mapuches. En este mismo año participa también en la Antropología de siete mujeres Mapuches ¨Hilando en la Memoria¨. Finalmente en el año 2008 participa en antología de la poesía Mapuche Contemporanea ¨Kallfv Mapu¨, tierra azul, edición bilingüe en Buenos Aires, Argentina.


ESCRIBO PORQUE… Mi Historia es parte de la Historia de mi pueblo. Mi primer apellido dicen mis hermanas que fue un vyvmkan de nuestro yom epunchi yom laku de parte de su primer amigo winka que recibió en la comunidad. Ese yom Laku se llamaba Reumay que significa ¨pernoctar¨, su amigo huésped le puso Panchillo por sobre nombre no sabemos porque. En cambio el apellido de mi madre ese era el nombre de su padre mi cheche yem (abuelo materno) se llamaba Nekulwal `wal o wala` son avecitas acuaticas que se movilizan muy velozmente por el agua en caso de peligro. De esos Reumay Panchillo Nekulwal proviene mi origen en la comunidad de Kuyvmko, Kopinche y Anka Pvllv cerca de la ciudad de Chol Chol. Rios, lagunas, cerros y bosques nativos me dieron la vida a través de mis padres, me criaron las ovejas por los cerros y quebradas jugando al palin con otros niños en ese pequeño infinito universo. Pero con la fuerza del poder de la colonización las comunidades de mi origen se fueron sometiendo a la mentalidad winka y al estudiar winka kimvn yo opte por ser poeta y no wixalfe o tejedora como por ejemplo mis hermanas que son profesionales en tejido. Entonces para que valga la pena el esfuerzo de haber aprendido a escribir organizo los versos en la poesía a ser parte en la lucha justa de los mapuches y todos los seres de la naturaleza que de verdad luchan contra la maldad de destruir todo tipo de equilibrio de la vida. Ese mismo equilibrio que nos permite con privilegio vivir en la naturaleza y que la gente no entienda eso, como por ejemplo Chaiten. La naturaleza cuando se enoja se enoja de verdad. El mar o los volcanes no se moverán de su lugar,son las gente las que tienen que correrse si no se entienden con los seres que están ahí, tampoco le es posible entender los peumas (sueños) porque creen que interpretarlo es superstición Nota: epunchi yom laku: “tatarabuelo paterno.”


Winka kimvn: “conocimiento occidental” P E U M A (SUEÑOS) Soy… Poesía En estrella Súper nova Buscando entrar a tu casa En las noches de tus Sueños Tierna y luminosa Estoy ahí… Un poco más arriba Que las estacas de tu cerco Sobre la neblina. Soy… átomo en resistencia debajo de las hojas secas en medio de los bosques y en las plantaciones de eucaliptos. Podría transformarme En llamas de infierno… Y consumir mata por mata Las forestales en expansión Hasta llegar al extremos de tu casa a reducirte en escombro y cenizas. De la humadera más espesas Escapar en MEWLEN DE MEDIO DIA Recorrer tus cerros Encontrarte por los caminos Arrollarte como viento huracanado Meterme por tu falda hasta la cabeza entre tu pelo amestizado


y… borrarte en polvo En polvo de tierra de tu entierro. Soy… Un piño de animales negros Y bueyes overos Con cuernos enroscados. Caballos que vuelan En dirección al sur Y KONAS JINETES De tu sueños de invierno Que podrían descender de las nubes Y correr por tus venas A una velocidad máxima En truenos y relámpagos Retumbar en tu ventana Sin un ´NOE` presente Ni milagro ni santos… NI UN CERRO XEG XEG EN TU DESESPERACION. SOY Y ESTOY D E S P U É S.

ANTE Y

Soy… La misma intensidad De tu universo azul al amanecer Rojizo al atardecer Tierna puesta de Sol amarillo En primavera y verano Siempre fotografiada En las playas de tus vacaciones


QUE PODRIA… En un inmenso diminuto instante Aplacar la tierra En un temblor de grado cinco… Ocho, diez, diez , diez , diez De una ira feroz Y de tu miedo aún convaleciente Desintegrar tu universo auto construido. Soy… Volcán que estalla En arenas y lodos Desde la más exótica Y minúscula isla De cualquier continente Y PODRIA… Salir del océano más profundo En olas gigantes y blancas Esa misma de Indonesia Que también son de tus sueños Olas blancas enfurecidas En grados infinito Devorar tu carrera inútil Arrasar y sacudir tu planeta Mar adentro… Y DE UNA VEZ EN MIEDO, EN MIEDO DELIRANTE RESOLVER TU DESTINO. SOY PUES… Fuerza contra tu fuerza Estrellas tiernas en neutrón positivo y negativo En amaneceres y atardeceres perfecto Soy el átomo más pequeño


Insignificante Para tu ciencia intachablemente occidental. SOY Y ESTOY… ANTE Y DESPUES Y PODRIA… CON…IRAS PODRIA REODENAR EL PLANETA


Antologia de mujeres mapuches  

Mapuche pu domo ulkantufe

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you