Page 1

Capítulo

III

FONOLOGÍA

EL SISTEMA DE TRANSCRIPCIÓN C o m o el mapuche es una lengua de carácter estrictamente oral, para poder exponer su sistema fonológico y representar por escrito enunciados en ella, es necesario recurrir a algún procedimiento estandarizado de transcripción. Aquí se usa el llamado «alfabeto mapuche unificado», de amplio uso en los círculos académicos chilenos.

VOCALES, SEMICONSONANTES Y CONSONANTES En mapuche hay seis vocales: a, e, i, o, u, ü; tres semiconsonantes: y, w, g, y dieciocho consonantes: ch, d,f, k, 1,1,11, m, n, n, ñ, ng, p, r, s, t,t, tr. La pronunciación de las vocales es la siguiente: a, e, i, o y u son similares a la pronunciación castellana en palabras c o m o "paso", "peso", "piso", " p o z o " y "puso". Ejemplos: kachu kechu kiñe korü kura

pasto cinco un, uno sopa piedra

La sexta vocal (ü) es desconocida en castellano. Se pronuncia (1) como una u, pero con los labios puestos en la posición de la i, o (2) como una especie de e m u y breve y poco audible, articulada con el dorso de la lengua (no el ápice) ligeramente arqueado hacia arriba. En posición inicial absoluta, debe preferirse (1); en posición final absoluta, sirven (1) y (2). En posición interna entre dos consonantes, ocurre sólo (2). Ejemplos:


64

EL MAPUCHE O ARAUCANO üllcha tromü küllche

muchacha nube tripa(s)

En posición inicial absoluta, la articulación (1) se inicia, especialmente en el habla deliberada, con la lengua muy cercana al velo del paladar (pero sin tocarlo) y luego se la va bajando a medida que se pronuncia la vocal en sí, lo que produce al oído la impresión de una g brevísima y muy poco audible antes de la vocal misma. En posición final absoluta, la articulación descrita en (1) puede terminar con esta g breve y poco audible: ¡üllcha tramite

muchacha nube

En habla rápida o casual, en posición interna entre dos consonantes, la articulación descrita en (2) es particularmente breve, lo que produce al oído la impresión de que no hay vocal entre las dos consonantes. En habla lenta o deliberada, la vocal recupera su nivel normal de audibilidad: №llche

tripa(s)

En pronunciación muy enfática o cuidadosa, las vocales i, u, en posición inicial absoluta, presentan también desarrollos consonanticos precedentes. Así, la vocal i puede estar precedida de una breve y, como en Hwiñ

grasa

Por su parte, la vocal u puede estar precedida de una breve w, como en "ule

mañana

La semiconsonante y es similar a la combinación hi castellana en palabras como "hiél"; ésta es la pronunciación de norma en la posición prevocálica, como en yall

prole de un hombre

En posición postvocálica se pronuncia como la i castellana en palabras como "aire". Ejemplo: eymi

tú, usted


Fonología

65

La semiconsonante w se articula como la combinación hu castellana en palabras como "hueso": ésta es la pronunciación de norma en la posición prevocálica, como en wili

garra, uña

En posición posrvocálica se pronuncia como la u en el castellano "causa". Ejemplo: Jewfü

río

La semiconsonante g se articula como una g castellana, pero (1) con los labios transversalmente estirados, y (2) acercando el postdorso lingual muy ligeramente al velo del paladar, de modo que entre ellos quede una apertura muy amplia, produciéndose un sonido breve, laxo y poco audible. La semiconsonante g no debe ser confundida con el desarrollo consonantico g que a veces precede a la sexta vocal, ü, en posición inicial, o que a veces la sigue en posición final. Articulatoriamente ambos sonidos son idénticos, pero hay una importante diferencia funcional entre ellos: el desarrollo consonantico que precede o sigue a la sexta vocal es predecible, y por lo tanto no necesita ser representado en la transcripción —cada vez que aparezca una vocal ü en posición inicial podrá estar precedida de g; cada vez que aparezca una vocal ü en posición final, podrá estar seguida de g. La presencia o ausencia del desarrollo consonantico no afecta la identidad de la palabra: üy o süy kolü o kolü&

nombre pardo rojizo

En cambio, la semiconsonante g aparece impredeciblemente en el contexto de otras vocales, y por lo tanto debe ser representada en la transcripción: kug

mano

ya que (1) no puede omitirse: *ku no existe (lo que está representado por el asterisco); y (2) la g no puede añadirse a cualquier palabra terminada en u: mapu nunca *may№ o *mapug.

tierra, país


66

EL MAPUCHE O ARAUCANO

L a semiconsonante g n o h a sido atestiguada e n posición inicial absoluta. O c a s i o n a l m e n t e aparece e n posición inicial de sílaba interna, c o m o e n na-gan-tü

ocaso

(los guiones separan las sílabas). S u distribución m á s frecuente es e n posición final d e sílaba, c o m o e n lig

blanco, limpio

L a pronunciación de las consonantes es la siguiente: — ch c o m o e n castellano " c h a p a " challa

olla

— m c o m o en castellano " m a p a " makuñ

manta de uso masculino

— ñ c o m o e n castellano " ñ a t o " ñachi

guiso preparado con sangre de cordero

— p c o m o e n castellano " p a s a " pangi

puma, león americano

L a consonante d es desconocida e n el castellano chileno. Se articula soplando s u a v e m e n t e mientras se m a n t i e n e el ápice lingual a p o y a d o entre las dos hileras de incisivos ligeramente separadas, sobresaliendo u n p o c o entre ellas. Se parece a la pronunciación q u e algunos españoles dan a la letra z ( c o m o e n "zapato") o a la letra c ante e, i (como e n " c e b r a " , " c i n c o " ) , o a la th del inglés e n thing " c o s a " y thumb "pulgar". Ejemplo: dañe

nido

L a / s e p r o n u n c i a (1) c o m o e n castellano "faro"; o (2) s o p l a n d o con los labios ligeramente entreabiertos, sin r e d o n d e a m i e n t o ante a, e, i, ü; y con r e d o n d e a m i e n t o ante o, u. L a s pronunciaciones alternan libremente entre sí. Ejemplo: fao

aquí


Fonología

67

La k se pronuncia (1) como la c castellana en casa; o (2) como la qu castellana en "queso", "quizás". Ocurre (1) ante las vocales a, o, u, ü; ocurre (2) ante las vocales e, i. Ejemplos: kadi kona kudi küdaw kelü kisu

costilla mozo, sirviente mortero trabajo colorado, rojo él mismo, ella misma

La l se pronuncia como la l castellana en "lana", es decir, durante su articulación el ápice lingual está apoyado en los alvéolos superiores («/ alveolar»). En posición final de sílaba iniciada por tr (o sea, en el grupo fr-vocal-Z), se pronuncia con el ápice lingual fuertemente arqueado hacia el fondo de la boca («Z retrofleja»). Ejemplos: laf tralka

plano, liso trueno

La consonante l se articula como la l en castellano, pero con el ápice lingual apoyado entre las dos hileras de incisivos ligeramente separadas, asomando un poco entre ellas («/ interdental»). Ejemplo: lafken

mar, lago

L a consonante 11 es similar a la pronunciación que algunos españoles dan a la 11 en palabras como "llano", "lleno", *fiuvia". Ejemplo: llalla

suegra (de un hombre), yerno (de una mujer)

La consonante n es igual a la n en castellano "nada", o sea, durante su articulación el ápice lingual está apoyado en los alvéolos superiores («n alveolar»). En posición final de sílaba iniciada por tr (es decir, en el grupo fr-vocal-n), se articula arqueando fuertemente el ápice lingual hacia el fondo de la boca («w retrofleja»). Ejemplos: narki trintrü

gato crespo

La consonante n se pronuncia como una n castellana, pero con el ápice lingual apoyado entre las dos hileras de incisivos ligera-


68

EL MAPUCHE O ARAUCANO

m e n t e separadas, a s o m a n d o u n p o c o entre ellas («n interdental»). Ejemplo: r¡ar¡üng

suegra (de una mujer), nuera (de una mujer)

L a consonante ng se pronuncia c o m o la n castellana e n " m a n ga", "angustia". E s m u y similar a la ng del inglés en palabras c o m o bring "traer" o sing "cantar". P u e d e describirse c o m o u n a n p r o n u n c i a d a c o n la l e n g u a e n posición de la g («n velar» o «nasal v e lar»). Esta e s la pronunciación d e n o r m a ante a, o, u, ü, c o m o e n ngapin ngollife ngulu ngütanto

novia, desposada por rapto ebrio occidente catre, cama

A n t e las v o c a l e s e, i se pronuncia c o m o la n en el castellano chileno " m a n g u e r a " , " m a n g u i t o " , "ángel", o sea, c o n la l e n g u a a p o y a d a e n la z o n a postpalatal («n postpalatal» o «nasal p o s t p a l a tal»). Ejemplo: nge ngillatun

ojo(s) ceremonial de rogativa

C u a n d o aparece entre u n a m y u n a e, p u e d e pronunciarse c o m o u n a u, c o m o e n lamngen ~ lamuen

hermana y prima paterna de un hombre, hermano o hermana de una mujer

L a consonante r se p r o n u n c i a c o m o la r castellana en posición inicial ("rama", "rezar", "risa", " r o s a " , " r u m a " ) , p e r o (1) m a n t e n i e n d o e l ápice lingual inmóvil, sin h a c e r l o vibrar, a p o y a d o e n los alvéolos superiores («r fricativa»); o (2) arqueando fuertemente el ápice lingual h a c i a el fondo d e la b o c a («r retrofleja»). E n posición n o inicial suele p r o n u n c i a r s e sin v o z («áfona»), e s decir, c o m o u n s i m p l e soplo c o n el á p i c e lingual e n la posición (1) o e n la p o s i c i ó n (2). Ejemplos: rayen mará trufür

flor liebre polvo


Fonología

69

La consonante s se pronuncia como la s del castellano en "sal", "seco", "silla", "sopa", "suyo", pero apoyando el ápice lingual en los alvéolos superiores («s ápico-alveolar»), como en sañi

chingue, zorrino

La consonante f es parecida a la í del castellano en "tapa", "tenue", "tipo", "topo", "tubo", pero pronunciada con el ápice lingual apoyado en los alvéolos superiores («í alveolar»). Ejemplo: takun

vestuario

La consonante/ también es muy parecida a la f del castellano, pero se articula con el ápice lingual entre las dos hileras de incisivos ligeramente separadas y asomando un poco entre ellas («í interdental»). Ejemplo: tapül

hoja de árbol

La consonante tr se pronuncia (1) como la ir del inglés tree "árbol"; o (2) como una f castellana, pero articulada con el ápice lingual fuertemente arqueado hacia el fondo de la boca («f retrofleja»). Las articulaciones (1) y (2) son intercambiables entre sí, pero (1) es más frecuente. Ejemplo: trama

piel, cuero

LA SÍLABA La sílaba mapuche puede estar compuesta por una de las seis vocales, como en la primera sílaba de: a-pon e-ñum i-lo o-ko-ri u-mag ü-ñüm

lleno cediente carne peuco sueño pájaro, ave

La vocal puede estar precedida de una de las dieciocho consonantes, como en la primera sílaba de:


70

EL MAPUCHE O ARAUCANO

cha-pad do-mo fo-ro kü-rüf lu-ku la-wen lla-lla mu-pü na-wel na-mun ñi-dol ngü-rü po-ñi ru-ka sa-ñi to-ki ta-pül tra-pi

barro mujer, hembra hueso, diente viento rodilla remedio, medicina suegra (de un hombre), yerno (de una mujer) ala, pluma jaguar, tigre americano pie, pata jefe, caudillo zorro papa casa chingue, zorrino hacha hoja de árbol ají

La vocal p u e d e estar seguida de u n a consonante, excluidas ch, k, p, t, t, tr. L a articulación de estas consonantes requiere u n cierre total entre los ó r g a n o s articuladores, que corta la salida del aire. C u a n d o el cierre se abre, el aire retenido sale todo de u n a v e z («oclusiva» c o m o k, p, t, t) o sale lentamente, constreñido entre los articuladores l e v e m e n t e separados («africada» c o m o ch, tr). L a s e g u n d a sílaba de las siguientes palabras ilustra las posibilidades de consonante codal: cha-pad kü-rüf kü-tral ku-yul ma-müll pe-lom tra-wün lu-kun ro-kiñ kul-trung pü-trar a-llus

barro viento fuego carbón palo, tronco, leña luz reunión corteza cocaví tambor de uso ritual piojo del cuerpo tibio


Fonología

71

L a v o c a l p u e d e estar p r e c e d i d a d e u n a s e m i c o n s o n a n t e , c o m o en wa yu na-gan-tü

maíz neaiz ocaso

o p u e d e estar s e g u i d a d e u n a s e m i c o n s o n a n t e , c o m o e n aw-ka ay-lla reg-le

yegua nueve siete

El siguiente e s q u e m a representa las posibilidades estructura­ les d e la sílaba m a p u c h e . L a v o c a l o b l i g a t o r i a e s el foco o c i m a silá­ b i c a . L o s s e g m e n t o s o p c i o n a l e s q u e la p r e c e d e n s o n e l frontis, p r e m a r g e n o m a r g e n anterior, y l o s s e g m e n t o s o p c i o n a l e s q u e l a s i g u e n son la c o d a , p o s t m a r g e n o m a r g e n posterior: (Frontis) Consonante o semiconsonante

Foco Vocal

(Coda) Consonante, excluidas las oclusivas y las africadas o semiconsonante

C o m o el frontis y la c o d a s o n e n t r e sí i n d e p e n d i e n t e s , las p o s i ­ bilidades silábicas son: — v o c a l sola, c o m o e n i-lo

carne

— c o n s o n a n t e - v o c a l , c o m o en do-mo

mujer, hembra

— semiconsonante-vocal, como en wa

maíz

— vocal-consonante, como en an-tíi

sol, día

— vocal-semiconsonante, como en aw-ka

yegua


72

EL MAPUCHE O ARAUCANO

consonante-vocal-consonante, c o m o en moll-füñ

sangre

— consonante-vocal-semiconsonante, c o m o en koy-la

mentira

— semiconsonante-vocal-consonante, c o m o en lluvia

ma-wun

— semiconsonante-vocal-semiconsonante, como en chi-way

neblina

El s i l a b e o p u e d e e x p r e s a r s e así: ( 1 ) c a d a c o n s o n a n t e f o r m a síl a b a c o n la v o c a l q u e la s i g u e , p o r e j e m p l o , fo-ro " h u e s o , d i e n t e " ; (2) d o s c o n s o n a n t e s c o n t i g u a s f o r m a n p a r t e d e s í l a b a s diferentes, p o r e j e m p l o , luf-ken " m a r , l a g o " ; (3) d o s v o c a l e s c o n t i g u a s f o r m a n s í l a b a s diferentes, al m e n o s e n h a b l a l e n t a y d e l i b e r a d a , p o r e j e m p l o , tra-pi-al " p u m a , l e ó n a m e r i c a n o " ! Ü n e m b a r g o , e n h a b l a r á p i d a y casual tienen lugar diversos procesos antihiáticos (o sea, tendientes a l a p r o n u n c i a c i ó n d e l a s d o s v o c a l e s c o n t i g u a s e n u n a sola emisión de voz), c o m o resultado de los cuales una de las dos vocales d e la s e c u e n c i a p i e r d e s u a u t o n o m í a silábica y s e a p o y a e n l a otra; d e a q u í r e s u l t a n a l t e r n a n c i a s c o m o tra-pi-al - tra-p'al pu-ej ~ p"ej

puma, león americano oriente

L a s s e c u e n c i a s m á s a f e c t a d a s p o r la r e d u c c i ó n silábica s o n l a s q u e s e e n c u e n t r a n e n p o s i c i ó n final, c o m o e n wa-ri-a ~ wa-ri°

ciudad

E n particular, si l a ú l t i m a v o c a l e s o, é s t a p u e d e l l e g a r a p r o n u n ciarse c o m o u n a s e m i c o n s o n a n t e w, c o m o e n cha-o ~ cha" e-pe-o - e-pe?

chavo epew

padre cuento

E n f o r m a s m u y frecuentes, l a s e c u e n c i a final eo p u e d e l l e g a r a r e d u c i r s e a u n a u, c o m o e n fey-me-o ~fey-me° fey-mew ~fey-mu

entonces


Fonología

73

L a s semiconsonantes, aun c u a n d o p o r su naturaleza articulatoria son vocálicas, están pautadas c o m o consonantes, por ejemplo: ka-yu "seis", a-war "habas", na-gart-tü " o c a s o " , ay-lla " n u e v e " , lewfü "TÍO" y nag-pay "bajó hacia a c á " . L a s letras dobles o « d i g r a m a s » transcriben sonidos c o n s o n a n ticos simples e n m a p u c h e , y p o r lo tanto, n o h a y separación silábica entre ellas: pi-chi "pequeño", pü-llü "tierra", a-nge " c a r a " , wentru " h o m b r e , m a c h o " . L a m a y o r parte de las palabras simples p u e d e n constar d e u n a sílaba, c o m o def " s o g a " ; de d o s sílabas, c o m o ku-ra "piedra", o de tres sílabas, c o m o pill-may-keñ "golondrina". P o r lo general, las palabras de cuatro o m á s sílabas c o r r e s p o n d e n a sustantivos c o m puestos, sustantivos y adjetivos derivados, y a formas verbales conjugadas. D a d a la índole de la lengua, son m u y frecuentes las palabras largas, generalmente, formas verbales de compleja constitución interna, c o m o pü-nan-tu-ku-lel-nge-ker-key dicen que eso le es puesto adherido a él que consta de o c h o unidades silábicas.

E L ACENTO E n m a p u c h e , el acento n o es contrastivo, es decir, n o h a y parejas de palabras q u e contrasten entre sí (o sea, que tengan significados diferentes) p o r la posición del acento, c o m o en castellano "secretaria" y "secretaría". D e h e c h o , dentro de ciertos límites, el acento p u e d e desplazarse al interior de u n a m i s m a palabra, sin q u e se produzcan c a m b i o s de significado o distorsión de la pronunciación, c o m o en rúka ~ ruká

casa

E n habla lenta y deliberada, las palabras de dos süabas termin a d a s en vocal p u e d e n pronunciarse graves o agudas (rú-ka o ruká), y las terminadas en consonante tienden a ser agudas, c o m o truf-kén

ceniza


74

EL MAPUCHE O A R A U C A N O

L a s p a l a b r a s trisilábicas t e r m i n a d a s e n v o c a l t i e n d e n a s e r graves, como ma-wí-da

montaña

y las terminadas en consonante tienden a ser agudas, con u n seg u n d o a c e n t o , m e n o s i n t e n s o ( a c e n t o s e c u n d a r i o ) e n la p r i m e r a sílaba, c o m o

a-cha-wáll

gallina

L a s p a l a b r a s d e c u a t r o o m á s s í l a b a s l l e v a n a c e n t o e n la p e n ú l t i m a o e n la ú l t i m a sílaba, si t e r m i n a n e n v o c a l , o e n l a ú l t i m a sílab a si t e r m i n a n e n c o n s o n a n t e . Si s o n a g u d a s , l l e v a n a d e m á s u n a c e n t o s e c u n d a r i o e n la p r i m e r a o s e g u n d a sílaba, si é s t a t e r m i n a en vocal, c o m o en ká-ma-pu-léy o , »* . , ka-ma-pu-uy

,, . esta leíos

o e n la s e g u n d a sílaba, si é s t a t e r m i n a e n c o n s o n a n t e , c o m o e n we-yúl-kü-léy

está nadando

E n la p a l a b r a s l a r g a s d e c i n c o o m á s s í l a b a s h a y s i e m p r e u n acento secundario en alguna d e las dos primeras sílabas; en la seg u n d a , si ésta t e r m i n a e n c o n s o n a n t e , o e n l a p r i m e r a o s e g u n d a , si é s t a tenrtína e n v o c a l , c o m o e n pü-nán-tu-ku-lel-nge-ker-kéy dicen que eso le es puesto adherido a él VM-su-tu-ku-yaio-ker-kéy o loa-sú-tu-ku-yaw-ker-kéy dicen que anda vestido con traje de huaso E n las f o r m a s v e r b a l e s h a y u n a t e n d e n c i a r e l a t i v a m e n t e clara a dejar la sílaba fi p r e f e r e n t e m e n t e e n p o s i c i ó n tónica, así lé-li-fí-mi

tú lo miraste

e s m á s frecuente q u e lé-li-fi-mí ~ le-li-fi-mí L a s p o s i c i o n e s a c e n t u a l e s e x p u e s t a s tienen el c a r á c t e r d e m e ras tendencias, de m o d o que n o es imposible que ocurran contraejemplos aislados.


Fonología

75

Los monosílabos llevan acento cuando aparecen como palabra principal en una frase, como en kom che ta chi wá kó meo re pún ta ñi yú

toda la gente ese maíz en el agua; con agua sólo de noche mi nariz

La altura de tono está fijamente asociada con el acento. La sílaba con acento primario lleva tono alto, la sílaba con acento secundario lleva tono medio y la sílaba átona lleva tono bajo. Hay además un tono extra-alto o enfático, que va sobre la sílaba que tiene acento primario en la palabra que lleva la información focal del enunciado.

P A U S A S E INFLEXIONES

Hay dos longitudes de pausa: (1) mayor, larga o externa (//); y (2) menor, breve o interna (/). En cada punto de pausa aparece alguna de las tres inflexiones tonales siguientes: (1) descendente ( i ) ; (2) ascendente ( | ) y (3) tensa sostenida (—>). La inflexión descendente ocurre típicamente al final de enunciados aseverativos e imperativos, como en rume mülerkey filia ¡ //

mucho hubo, dicen hambruna Cuentan que hubo una gran hambruna

tripange l II

¡sal!

Aparece también al final de enunciados interrogativos que contienen una palabra interrogativa, como en chem küpalimi J //

¿qué trajiste?

Los enunciados interrogativos que no contienen palabra interrogativa suelen terminar en inflexión ascendente, como en kümelkaleymi peni f //

¿estás bien, hermano?

Normalmente, las pausas breves aparecen en el interior de enunciados largos, separando sus componentes gramaticales principales, mientras la pausa larga aparece al final de un enunciado


76

EL MAPUCHE O ARAUCANO

completo. Las pausas breves suelen llevar inflexión ascendente, pero las que preceden a cita directa suelen llevar inflexión tensa sostenida. Ejemplo: fey chi ngürü t / ése el zorro puwürkey cheo ta ñi mülemum ta kiñe chinge l // llegó, cuentan donde su residir un zorrino feymeo feypurkefi -»/ montulen chinge \ // entonces así le dijo allá, dicen sálvame zorrino Cuentan que el zorro llegó donde vivía un zorrino y le dijo: «¡Sálvame, zorrino!»

VARIACIÓN FONOLÓGICA DIALECTAL El sistema fonológico expuesto es el más típico de La Araucanía central, o sea, de la población de la costa, llano central y cordillera de un área demarcada, por el norte, por una línea imaginaria que corta transversalmente el territorio a la altura de la ciudad de Victoria (provincia de Malleco, IX Región) y que llega, por el sur, hasta una línea imaginaria que corta transversalmente el territorio a la altura de la ciudad de Valdivia (X Región). En la costa y llano central, entre el río Bío-Bío y la ciudad de Victoria, son conspicuos los dos siguientes rasgos de pronunciación: » la d se articula como la d del castellano "hada", pero con el ápice lingual apoyado entre las dos hileras de incisivos ligeramente separadas y asomando un poco entre ellas, parecida a la articulación de la th inglesa en they "ellos, ellas" o then "entonces"; » la / se pronuncia como la v del inglés valué "valor", la v del francés vie "vida" o la w del alemán Wein "vino". La articulación nortina de d y / p u e d e ser descrita como sonora, en oposición a la pronunciación central, que puede ser descrita como sorda o áfona. Los pehuenches del alto Bío-Bío pronuncian sonoras la d y l a / igual que la población nortina de la costa y del llano centríS» pero además carecen de las interdentales/ n,l, al menos como unidades


Fonología

77

contrastivas sistemáticamente opuestas a las alveolares t, n, l (véase Sánchez 1989:292-293). Las mayores divergencias de pronunciación aparecen en el huilliche de la provincia de Osorno (X Región). Entre las más notorias están las siguientes: — ch se pronuncia igual que en mapuche central, pero además tiene una variante ts, como en che ~ tse

gente

— / se pronuncia sonora, al igual que en mapuche nortino, o sorda, al igual que en mapuche central, pero además tiene otras dos variantes: (1) como h aspirada, como en kofke ~ kohke

pan

(2) como la j en castellano jarro, como en /osw - josu

diente, hueso

— Z: además de la pronunciación central aparece una variante articulada con el ápice lingual fuertemente arqueado hacia el fondo de la boca («Z retrofleja»), como en wili ~ wili

uña, garra

la que puede estar en contraste con la Z alveolar: küla

tres

frente a küla

quila

— la ausencia de n interdental del mapuche central que es pronunciada siempre alveolar en huilliche: mapuche central huilliche

külen külen

cola, rabo

— al mapuche central r corresponde en huilliche una s articulada con el ápice lingual fuertemente arqueado hacia el fondo de la boca («s retrofleja»): mapuche central huilliche

kuram kusam

huevo


78

EL MAPUCHE O ARAUCANO

— esta s retrofleja se mantiene c o m o u n s o n i d o distinto de la s ápico-alveolar e n mansun

buey

— e n m a p u c h e central h a y contraste entre t alveolar y / i n t e r d e n t a l ; e n huilliche a m b o s sonidos son intercambiables, con p r e d o m i n i o del s o n i d o alveolar: mapuche central huilliche

muta muta ~ muta

cuerno

— e n huilliche tr se pronuncia igual q u e e n m a p u c h e central, p e r o a d e m á s aparece u n a variante retrofleja fs, c o m o e n mapuche central huilliche

trema trema ~ tierna

perro

L A FLUCTUACIÓN DE FONEMAS E n m a p u c h e es m u y frecuente la l l a m a d a fluctuación de fon e m a s . Simplificadamente, ésta p u e d e ser descrita así: e n u n a palabra dada, p o r ejemplo, poní "papa", u n o de los sonidos constituyentes, sea i, p u e d e ser sustituido por otro sonido, fonéticamente parecido, sea ü: poñü. L a sustitución es c o m p l e t a m e n t e aleatoria, en el sentido de q u e (1) ocurre sólo en algunas palabras, n o en todas, y (2) la sustitución n o está asociada a los parámetros n o r m a l e s d e variación lingüística, sean geográficos o socioculturales, contextúales o situacionales. El m i s m a h a b l a n t e , e n el m i s m o acto d e habla, utiliza indistintamente poñi o poñü, y el o y e n t e acepta a m b o s c o n naturalidad. Sin e m b a r g o , en otra palabra, sea tromü "nube", la sustitución n o ocurre: *tromu n o es aceptable (lo que está simboliz a d o p o r el asterisco). N ó t e s e que la sustitución tiene lugar entre sonidos diferentes, n o entre variantes d e pronunciación del m i s m o sonido. L o s casos m á s p r o m i n e n t e s de fluctuación de fonemas son: i ~ü e ~ü o ~u t ~t í — ir

como en kori o korü sopa; como en weney o wenüy amigo; como en wentro o wentru hombre; como en wente o wente encima; como enjuta o futra grande;


Fonología

t~ch tr m ch ng ~ m n~n n~ñ ng ~ ñ l~ll U n caso de

79

como en futa o jucha grande; como en futra ofücha grande; como en ngolife o molife ebrio; como en mawün o mawün lluvia; como en weni o weñi amigo; como en wingka o wiñka chileno; como en ngolife o ngollife ebrio. fluctuación

q u e m e r e c e c o n s i d e r a c i ó n a p a r t e es

s ~ d, c o m o e n kisu o kidu " é l m i s m o , él s o l o " . E n a l g u n o s c a s o s , n o e n t o d o s , la s u s t i t u c i ó n está a s o c i a d a a v a l o r e s afectivos: kuse "anc i a n a ( n e u t r o ) " frente a kude " a n c i a n a ( d e s p e c t i v o ) " o weswes " l o c o ( n e u t r o ) " frente a wedwed " l o c o ( d e s p e c t i v o ) " . E n m a p u c h e e s frecuente la p r o n u n c i a c i ó n « p a l a t a l » d e s, c o m o la sh i n g l e s a e n shadow " s o m b r a " o cash " a l c o n t a d o y e n efectiv o " , que, s i n constituir u n c a s o d e v e r d a d e r a

fluctuación

d e fone-

m a s , tiene m u c h a s v e c e s el efecto c o n t r a r i o a la a l t e r n a n c i a s ~ d: la p a l a b r a a d q u i e r e u n m a t i z c a r i ñ o s o , s i m i l a r al del d i m i n u t i v o c a s tellano, c o m o e n kushe weshwesh

ancianita loquito

a u n c u a n d o e n o c a s i o n e s el v a l o r afectivo n o e s o b v i o , c o m o e n allus allush pañus pañush

tibio tibio/nbiecito

(?) suave, liso suave, liso/suavecito, lisito (?)

y en c o n s e c u e n c i a , p o d r í a tratarse de u n a m e r a v a r i a c i ó n a c c i d e n tal d e p r o n u n c i a c i ó n y n o d e u n r e c u r s o d e l i b e r a d o de e x p r e s i ó n d e afectividad. O c a s i o n a l m e n t e , sh c o n v a l o r a f e c t i v o r e e m p l a z a n o a s, s i n o a o t r o s s o n i d o s , p o r e j e m p l o , a r, c o m o e n narki nashki

gato gatito, cuchito

L a a l t e r n a n c i a a t e s t i g u a d a e n t r e l y 11, c o m o e n paju pallu

tía paterna (de un hombre) tiíta


80

EL MAPUCHE O ARAUCANO

parece estar sistemáticamente asociada a valores afectivos. N o deb e ser casual q u e 11 sea palatal —en oposición al interdental—, de d o n d e podría inferirse q u e la palatalización es u n recurso fonológico disponible, dentro d e ciertos límites, p a r a la expresión d e la afectividad, y n o fluctuación gratuita y aleatoria d e fonemas, o simple variación de pronunciación.

FLUCTUACIÓN DE FONEMAS Y VARIACIÓN FONOLÓGICA DIALECTAL E n huilliche es d o n d e aparecen m á s casos de fluctuación de fonemas. A d e m á s de las fluctuaciones generales e n m a p u c h e , apar e c e n otras que son m á s específicas de este subgrupo, c o m o las siguientes: ü ~u p ~f l ~l \ ~ 11

como en mollfu%$> mollfuñ sangre; como en pitrun ofitrun humo; como en longko o longko cabeza; como en mamü\ o mamüll leña.

A p a r e c e t a m b i é n la fluctuación s ~ d, sin asociación c o n valores afectivos, c o m o e n dimun ~ simún ofida ~ ofisa

arado oveja

M u c h a s palabras q u e e n huilliche tienen s presentan d e n m a p u c h e central, c o m o e n mapuche central huilliche

kudi kusi

mortero

S e podría hipotetizar que las fluctuaciones huilliches actuales (tipo dimun ~ simún "arado") son residuales y que e n m u c h a s parej a s la fluctuación e n este dialecto se h a resuelto a lo largo del tiemp o a favor de s. U n a explicación similar podría servir p a r a la situación de n y ñ: m u c h a s palabras q u e e n m a p u c h e central tienen ñ presentan n e n huilliche, c o m o e n mapuche central huilliche

iwiñ iwin

grasa


Fonología

81

situación que se extiende también a la pareja ylll, como en kulliñ kuyin

mapuche central huilliche

animal

El asentamiento de s, n, y frente a d, ñ, 11 podría eventualmente deberse a un proceso de desmapuchización o castellanización del huilliche, producido por el definitivo predominio del castellano en la vida interna del grupo. Es más bien obvio que para un hablante de castellano chileno los sonidos mapuches representados por d, ñ, 11 son desconocidos (d, 11) o distribución almente extraños (en castellano hay ñ, pero sólo ocurre en posición inicial de sílaba). Sonidos así son proclives a ser reemplazados por otros, articulatoria y distribucionalmente más familiares, como s, n, y, respectivamente. Una interpretación así queda apoyada por otros hechos que evidencian desmantelamiento del sistema fonológico, típico de un dialecto cuya vitalidad está severamente comprometida: — alternancias entre sonidos que no tienen entre sí mayor similitud fonética, como f~w,

como enfitrun ~ witrun humo

— variantes del mismo sonido que no tienen entre sí mayor similitud fonética; por ejemplo, pronunciación de la w mapuche como la b castellana en barco: wün ~ bün

boca

— hispanización de la w mapuche, que llega a pronunciarse igual que la gu castellana en guata: wentru ~ guentru

hombre

que pueden ser considerados más que como rasgos del sistema fonológico del huilliche, como inconsistencias causadas por un conocimiento lingüístico individual imperfecto y disminuido; y como interferencias de la lengua dominante de un individuo dado (el castellano) sobre su lengua subordinada (el huilliche). Lo anterior puede generalizarse para todo el mapuche —no sólo el huilliche— en el siguiente sentido: en los individuos en los que predomina el castellano, la disminución de la competencia en mapuche se refleja en inseguridad y vacilación en la pronunciación: el hablante no recuerda si la palabra para "frente" es tol, tol,


82

EL MAPUCHE O ARAUCANO

tol o tol, y produce erráticamente cualquiera de las cuatro formas. Si el desequilibrio e n el bilingüismo es m u y m a r c a d o , dirá única­ m e n t e tol, r e e m p l a z a n d o totalmente los sonidos m á s « m a p u c h e s » p o r los sonidos castellanos m á s parecidos.

L A UNIDAD FONOLÓGICA DEL MAPUCHE P a r a resumir, la observación d e l sistema fonológico m a p u c h e confirma la notable u n i d a d de la lengua a través de t o d o s u vasto territorio. Confirma también al huilliche c o m o el s u b g r u p o m a p u ­ che lingüísticamente m á s diferenciado. N o se aprecian divergen­ cias d e pronunciación q u e aconsejen s e p a r a r entre el p e h u e n c h e y el m o l u c h e . L a diversificación entre el m o l u c h e - p e h u e n c h e y el p i c u n c h e se vincula c o n la preferencia p o r u n a u otra variante de pronunciación de los sonidos d yf. Moluche-pehuenche

Picunche

d sorda como la th inglesa en thing "cosa"

d sonora como la th inglesa en then "entonces"

/

/ sonora como la v inglesa en voice "voz"

sorda como l a / d e l castellano faro

pero es m á s cuestión de tendencia relativa q u e de exclusión abso­ luta. El p e h u e n c h e del alto Bío-Bío se diferencia (1) del m o l u c h e p e h u e n c h e en que su d y s u / s o n sonoras, c o m o en picunche, y (2) del moluche-pehuenche-picunche e n q u e n o tiene consistentemen­ te las interdentales / l, M. E n este sentido, el p e h u e n c h e del alto Bío-Bío aparece c o m o u n a especie de isla lingüística dentro del te­ rritorio m a p u c h e .


Capítulo EL

IV

NOMBRE

E L SUSTANTIVO L o s s u s t a n t i v o s m a p u c h e s tienen u n a estructura i n t e r n a m u y s i m p l e . N o e s t á n afectos a v a r i a c i ó n f o r m a l d e t e r m i n a d a p o r l a s c a t e g o r í a s g r a m a t i c a l e s típicas d e los s u s t a n t i v o s , tales c o m o g é n e r o ( m a s c u l i n o , f e m e n i n o , n e u t r o ) o n ú m e r o (singular, dual, p l u r a l ) o c a s o ( n o m i n a t i v o , a c u s a t i v o , dativo, etc.). E n realidad, c a d a sust a n t i v o p r e s e n t a s i e m p r e u n a y la m i s m a f o r m a . P o r e j e m p l o , e n —

kiñe un

perkefi él lo vio, dicen

ngürü

ngürü zorro

lef velozmente kiñe un

tripay J / / salió

ngürü i // zorro

" z o r r o " e s sujeto e n el p r i m e r e n u n c i a d o y c o m p l e m e n t o

d i r e c t o e n e l s e g u n d o , p e r o s u f o r m a e s la m i s m a . T a m p o c o h a y v a r i a c i ó n p o r n ú m e r o ; el s u s t a n t i v o c o n s e r v a la m i s m a f o r m a c u a l q u i e r a sea la c a n t i d a d de s u referente: kiñe trewa epu trewa fentren trewa

un perro dos perros muchos perros

T a m p o c o el s e x o del referente afecta la f o r m a d e los sustantivos, y a que, c u a n d o s e trata d e s e r e s a n i m a d o s , la p a l a b r a e n sí imp l i c a u n s e x o d a d o y e x c l u y e al otro: fotüm ñawe pangi pangküll

hijo de un hombre hija de un hombre puma (macho) puma (hembra)

o incluye ambos sexos, como en


84

EL MAPUCHE O ARAUCANO

punen trewa

hijo/hija de una mujer perro/perra

p e r o e n estos casos, d e ser absolutamente necesario, el sexo p u e d e especificarse por m e d i o de las palabras wentru " h o m b r e , m a c h o " y domo "mujer, h e m b r a " : wentru püñeñ domo püñeñ wentru trewa domo trewa

hijo de una mujer hija de una mujer perro perra

sin q u e se p r o d u z c a n c a m b i o s en la forma del sustantivo. El n ú m e r o p u e d e ser expresado formalmente fuera del sustantivo, p o r m e d i o de la partícula Ubre pu, q u e indica pluralización, c o m o en pu trewa

perros o perras

q u e típica, pero n o exclusivamente, se aplica a sustantivos q u e e x presan seres a n i m a d o s . Es de destacar q u e h a y otra partícula pu q u e significa "dentro de, e n el interior de"; el contexto indica de q u é pu se trata e n u n e n u n c i a d o dado. S ó l o p u e d e ser pluralizador en fütake che ella leliwulkefi müten ta chi adultas personas apenas ellas los miran no más los pu kuram afümafümyeel ta chi pichike che \¡¡ plural huevos que están cociendo las pequeñas personas los adultos ni miran los huevos que están cociendo los niños E n cambio, e n pu ruka müley kütralwe i// dentro casa está fogón dentro de la casa está el fogón pu sólo p u e d e ser entendido c o m o "dentro de, en el interior de". Cantidades precisas se indican p o r m e d i o de los n u m e r a l e s cardinales kanin kechu kanin

jote o jotes cinco jotes


El nombre

85

en tanto que cantidades vagas o imprecisas se indican p o r otros m e d i o s léxicos, c o m o fentren

" m u c h o s " , müfün

"unos cuantos" y

otros similares.

L O S ARTÍCULOS H a y d o s c l a s e s d e artículos: d e f i n i d o e m d e f i n i d o . E l a r t í c u l o d e f i n i d o e s chi, m u c h a s v e c e s r e f o r z a d o p o r l a p a r t í c u l a v a c í a ta, y / o p o r la p a r t í c u l a d e m o s t r a t i v a fey " é s t e , é s e " . E l a r t í c u l o indefin i d o es kiñe: —

kiñe un

wentru hombre

feymeo entonces

chi el

lanturkey i // enviudó, dicen wentru hombre

feyentuy | // creyó eso

Tal como quedó dicho, los sustantivos mapuches n o tienen asignado un género gramatical que los agrupe en clases genéricas q u e t e n g a n i n c i d e n c i a e n la sintaxis, p o r e j e m p l o , e n la s e l e c c i ó n d e u n a f o r m a d a d a d e l a r t í c u l o o d e l adjetivo. L o s a r t í c u l o s d e f i n i d o (chi) e i n d e f i n i d o (kiñe) t i e n e n u n a s o l a f o r m a , q u e a p a r e c e e n t o d o s los usos en singular: chi mansun kiñe mansun chi waka kiñe waka

el buey un buey la vaca una vaca

p e r o e n plural kiñe t o m a e l sufijo -ke, c o m o e n chi pu mansun kiñe-ke mansun

los bueyes unos bueyes

E L ADJETIVO E n c o n s o n a n c i a c o n la falta d e c l a s e s g e n é r i c a s e n l o s s u s t a n t i v o s , los adjetivos t i e n e n u n a sola f o r m a , aplicable sin v a r i a c i ó n a c u a l q u i e r s u s t a n t i v o d e la l e n g u a : kiñe chod alka kiñe chod achawall

un amarillo gallo una amarilla gallina


86

EL MAPUCHE O A R A U C A N O

p e r o l l e v a n m a r c a d o el p l u r a l p o r m e d i o d e l sufijo -ke, c o m o e n kiñe küme mansun epu küme-ke mansun

un buen buey dos buenos bueyes

SUSTANTIVOS DERIVADOS L a l e n g u a p r o d u c e c o n facilidad a l g u n o s s u s t a n t i v o s d e r i v a d o s . A s í , el sufijo -we " l u g a r l l e n o d e . . . " p r o d u c e u n s u s t a n t i v o nuevo, como en milla milla-we

oro yacimiento aurífero

O t r o sufijo, -rúo, q u e s e u n e a n o m b r e s d e p l a n t a s y d e a l g u n o s elementos de la naturaleza, forma n u e v o s sustantivos e n los que e s t á p r e s e n t e la i d e a d e " g r a n d e s a c u m u l a c i o n e s d e . c o m o e n küla küla-nto kura kura-nto kuyüm kuyüm-ü-nto

quila matorral de quilas piedra pedregal arena arenal

El sufijo -wen se u n e a s u s t a n t i v o s q u e e x p r e s a n a l g ú n tipo d e r e l a c i ó n s o c i a l y e l r e s u l t a n t e p a s a a i n d i c a r el c o n j u n t o d e p e r s o n a s u n i d a s p o r e s a r e l a c i ó n social, c o m o e n kayñe

enemigo, rival

kayñe-wen

conjunto formado por dos o más personas que son entre sí enemigos o rivales

S e p u e d e n f o r m a r s u s t a n t i v o s a p a r t i r d e u n a raíz v e r b a l , p o r m e d i o d e sufijos c o m o -fe " a g e n t e o e j e c u t o r d e . . . " , c o m o e n zueñe weñe-fe

robar ladrón

o c o m o -we " i n s t r u m e n t o p a r a . c o m o e n lepü kpü-we

barrer escoba


El nombre

87

LOS DEMOSTRATIVOS H a y demostrativos de dos grados: tufa "éste" (cercano al hablante y al oyente) y üye o tiye "aquél" (alejado del hablante y del oyente). U n tercer demostrativo, fey, es de campo amplio o general, en el sentido de que no está asociado con la posición de los participantes en el diálogo. Los demostrativos pueden usarse directamente como pronombres, c o m o en tufa éste

akuy l // llegó

o p u e d e n usarse c o m o adjetivos demostrativos, en concurrencia con el artículo chi, como en tufa éste

chi el

wentru akuy ¡, II hombre llegó (o sea, este hombre llegó)

El demostrativo fey puede reforzar a los demostrativos pronominales o adjetivales, con la idea de " m i s m o " , como en — fey tufa akuy \ II mismo éste llegó (es decir, éste mismo —del que hablábamos— llegó) — fey mismo

tufa éste

wentru hombre

akuy J II llegó

Emparentada con los demostrativos está la palabra kisu o kidu, que refuerza la identidad: significa "el ya mencionado, el susodicho", como en kisu el susodicho

treperkey i // despertó, dicen

cuando se usa c o m o refuerzo de adjetivos demostrativos, c o m o ocurre con el artículo chi, como en kisu la susodicha

chi la

domo mujer

kudekerkey l II corría por apuestas, dicen

En otros contextos significa "solo, sin compañía", como en


88

EL MAPUCHE O ARAUCANO kisu solo

chi el

wentru hombre

amuy i // se fue (es decir, el hombre se fue solo)

Los demostrativos pronominales suelen aparecer con las partículas libres engu y engün, que significan respectivamente "dual de tercera persona" y "plural de tercera persona", como en tufa engu tufa engün

éstos dos (dual) éstos varios (plural)

LOS PRONOMBRES PERSONALES Hay pronombres personales para la primera y la segunda persona. Para cada una de las personas, hay distinciones de singular, dual y plural:

Primera persona Segunda persona

Singular iñche eymi

Dual iñchiu o iñchu eymu

Plural iñchiñ eymün

No hay un verdadero pronombre personal para la tercera persona, pero de ser necesaria su expresión, se recurre a algún pronombre demostrativo, normalmente/ey, como en fey tripay 4 //

él/ella salió

Bajo muy restringidas condiciones, éste puede aparecer aglutinado con las partículas libres engu y engün, dual y plural de tercera persona, respectivamente: fey-engu tripay l II fey-engün tripay l II

ellos/ellas dual salieron ellos/ellas salieron

Nótese que la forma verbal (tripay) permanece invariable, aun cuando su sujeto sea singular, dual o plural. Muy ocasionalmente, las formas engu y engün se aglutinan al verbo —no al pronombre sujeto—, pero entonces tienen lugar dos procesos de acomodación fonológica importante: (1) la semiconsonante y del verbo se transforma en la vocal i (tripay —> tripai), y (2) las formas engu y engün pierden la e inicial, de donde resultan las formas «cortas» ngu y ngün, que se fusionan fonológicamente con el verbo:


El nombre

fey fey

89

tripaingu tripaingün

ellos (dual) salieron ellos (plural) salieron

L a f u n c i ó n m á s t í p i c a d e l o s p r o n o m b r e s p e r s o n a l e s e s la d e s u j e t o o p c i o n a l e n las o r a c i o n e s s i m p l e s y e n l a o r a c i ó n

subordi-

nante en un período oracional complejo, c o m o en (iñche) (yo) (eymi) (tú) ta mi tu

amuan iré

wingkul cerro

kimimi sabes

chem qué

meo i II a (o sea, al cerro) ilo can e

ta

mi tu

akuleltueteo haberte sido traída

UallaU/ yerno ¿sabes qué carne te ha traído tu yerno? R e l a c i o n a d a c o n l o s p r o n o m b r e s p e r s o n a l e s e s t á la s e r i e d e l o s grupalizadores. Estos son los siguientes: Primera persona Dual

iñchiu o iñchu

Segunda persona emú

engu

Plural

iñchiñ

emün

engün

Tercera persona

El funcionamiento de los grupalizadores p u e d e apreciarse en los siguientes ejemplos: iñche yo

amuan iré

temuko Temuco

ñi mi

chao padre

iñchu J, // nosotros dos

yo iré a Temuco con mi padre iñche amuan temuko ñi yo iré Temuco mi karukato iñchiñ i // vecino nosotros varios y o iré a Temuco con mis vecinos

pu plural

eymi amuaymi temuko mi tú irás Temuco tu tú irás a Temuco con tu padre

chao padre

eymi amuaymi temuko mi tú irás Temuco tu karukato emün | // vecino ustedes varios tú irás a Temuco con tus vecinos

pu plural

emú \ II ustedes dos


90

EL MAPUCHE O ARAUCANO

antonio amuay temuko ñi chao Antonio irá Temuco su padre Antonio irá con su padre a Temuco —

antonio amuay temuko ñi Antonio irá Temuco su karukato engün | // vecino ellos varios Antonio irá con sus vecinos a Temuco

engu l II ellos dos

pu plural

L O S POSESIVOS El s i s t e m a d e l o s p o s e s i v o s c o n s t a d e f o r m a s p a r a l a p r i m e r a p e r s o n a s i n g u l a r (ñi " m i " ) , d u a l (yw " n u e s t r o — d e d o s " ) y p l u r a l (iñ " n u e s t r o — d e v a r i o s " ) , y p a r a la s e g u n d a p e r s o n a s i n g u l a r (mi " t u " ) , d u a l (mu " v u e s t r o — d e d o s " ) y p l u r a l (mün " v u e s t r o — d e v a r i o s " ) . H a y u n a s o l a f o r m a p a r a la t e r c e r a p e r s o n a : ñi. T o d o s se c o m p o r t a n c o m o adjetivos: ñi ruka yu ruka

mi casa nuestra casa (de una pareja)

N o r m a l m e n t e a p a r e c e n r e f o r z a d o s p o r l a p a r t í c u l a v a c í a fa, c o m o en ¡a iñ rnapu ja mi rokiñ

nuestra tierra tu cocaví

A d i d o n a l m e n t e p u e d e n reforzarse c o n el r e s p e c t i v o p r o n o m b r e p e r s o n a l , r e s u l t a n d o u n a c o n s t r u c c i ó n m á s b i e n enfática, c o m o en eymi tú

ta

mi tu

kawellu caballo

tu caballo (no el mío)

E v e n t u a l m e n t e , e s t e refuerzo r e s o l v e r í a la a m b i g ü e d a d d e ñi "mi" y " s u (de é l ) " : —

iñche

ni

yo

mi

fey ése, él

ni su

kawello caballo

mi caballo

kawello caballo

su caballo (de él)


El nombre

91

Poseedores individualizados por un nombre propio o categorial pueden ocupar el lugar de fey, como en —

füyan Francisco chi el

ni

makuñ

su

manta

karukato vecmo

ñi su

la manta de Francisco

kulliñ animal

el animal del vecino

LOS NUMERALES

El sistema numeral mapuche es decimal estricto, con palabras para las unidades: 1 kiñe; 2 epu; 3 küla; 4 meli; 5 kechu; 6 kayu; 7 regle; 8 pura; y 9 aylla. El sistema básico tenía una sola palabra de decena: mari "diez". Posteriormente, por préstamo del quechua, se añadieron 100 pataka y 1.000 warangka. Los numerales de decena se obtienen multiplicando las unidades por diez: Unidad

x

kiñe epu küla

Diez

Decena 10 20 30

mari

aylla

90

(en realidad, para 10 basta mari). Los numerales de centena se obtienen multiplicando las unidades por cien: Unidad kiñe epu küla aylla

x

Cien pataka

=

Centena 100 200 300 900

(en realidad, para 100 basta pataka). El mismo procedimiento permite formar los numerales de mil:


92

EL MAPUCHE O ARAUCANO

Unidad

Mil

X

kiñe

Millar

warangka

1.000

epu

2.000

küla

3.000

aylla

9.000

(en realidad, para 1.000 basta warangka). Las u n i d a d e s se a ñ a d e n a los n u m e r a l e s así formados, p o r ejemplo epu mari aylla küla pataka küla

(2x10) +9 (3x100)+3

= t

29 303

D e c e n a s , centenas, millares y u n i d a d e s p u e d e n c o m b i n a r s e entre sí: aylla pataka pura mari (9 x 100) + (8 x 10)

=

980

regle warangka meli pataka (7x1.000) + (4x100)

=

7.400

epu warangka kayu pataka meli mari (2 x 1.000) + (6 x 100) + (4 x 10)

=

2.640

kechu warangka meli pataka epu mari küla (5x1.000) + (4x100) + (2x10) +3

=

5.423

D e este m o d o , el sistema p u e d e recurrir hasta agotarse 9.999: aylla warangka aylla pataka aylla mari aylla (9 x 1.000) + (9 x 100) + (9 x 10) + 9

=

en

9.999

L o s n u m e r a l e s formados s e g ú n las pautas expuestas funcion a n c o m o adjetivos cardinales junto a sustantivos concretos (materiales o ideales) n o m a s i v o s , c o m o en —

epu dos

ruka casa

küla tres

pun noche

mülefuy hubo (ahora no hay) umapuy i II pernoctó allá

fao J // aquí


El nombre

93

El numeral para "uno" (kiñe) coincide con el artículo indefinido —desde luego, están históricamente vinculados: el artículo procede del numeral—, de modo que en un enunciado dado, como kiñe una

ruka casa

mülefuy hubo (ahora no hay)

fao i II aquí

el valor de kiñe es ambiguo; puede ser el artículo indefinido o el numeral uno. La sociedad mapuche actual utiliza este sistema para satisfacer la necesidad práctica de contar objetos manipulables real o idealmente, tales como vacas, cuadras, sacos, meses y dinero, en cantidades más bien reducidas. En las condiciones socioculturales presentes, estas necesidades, en contextos tradicionales, parecen quedar bien suplidas dentro del límite actual de 9.999. No se han observado subsistemas más elaborados, tales como ordinales, fraccionarios, partitivos, etc. Muy limitadamente aparecen algunos distributivos, formados por medio del sufijo -ke, como en kiñe kiñe-ke meli meli-ke

uno cada uno cuatro cada cuatro

Con el sufijo -chi añadido a los numerales se obtiene el significado del número de ocurrencias de una acción: mari mari-chi

diez diez veces

Con el sufijo -we añadido a los numerales se obtiene el significado de "dentro de... días": epu epu-we

dos dentro de dos días

NEXOS: POSTPOSICIONES Y PREPOSICIONES En mapuche hay dos palabras, meo y pule, de función similar a la de las preposiciones castellanas, pero que aparecen postpuestas a un sustantivo o frase sustantiva. Meo tiene sentido locativo, como en


94

EL MAPUCHE O ARAUCANO

ruka meo

en la casa [está]

direccional, c o m o e n wingkul meo

al cerro [se fue]

instrumental, c o m o e n kü tral meo

con fuego [ahuecan el tronco]

causal, c o m o e n ta ñi lladkün meo

por su estar enojado [se fue]

temporal, c o m o e n epu mari antü meo

en veinte días

E n la práctica, el contexto especifica p a r a u n e n u n c i a d o d a d o cuál e s el sentido p r e c i s o e n q u e meo está usado. P o r ejemplo, la frase ruka meo sólo p u e d e ser locativa e n mülekay sigue estando

ruka casa

meo i // en

y direccional e n amutunge ¡regresa

ruka casa

meo i II a!

E n la oración kafnapukefingiifo. toki meo l II le dan forma a eso allá hacha con allá le dan forma [a un tronco] con un hacha la frase toki meo sólo p u e d e interpretarse c o m o i n s t r u m e n t ó (para u n análisis n o traduccional, m á s refinado, véase H a r m e l i n k 1987a). Pule indica la dirección general de u n m o v i m i e n t o de traslado: amuan waria pule i // significa "voy e n dirección a la c i u d a d " e n oposición a amuan waria meo \ II q u e significa " v o y a la ciudad".


El nombre

95 i•

A l g u n a s partículas funcionan de u n m o d o m á s parecido a las p r e p o s i c i o n e s c a s t e l l a n a s , e n t r e o t r a s , ina como en

ina lewfü

a orillas d e l r í o

pu " d e n t r o d e , e n e l i n t e r i o r d e " , c o m o e n pu ruka wente

"encima de", c o m o en

wente mesa müñche

e n c i m a d e la m e s a

"debajo de", c o m o en

münche mesa furi

d e n t r o d e la c a s a

d e b a j o d e la m e s a

"detrás de", c o m o en

furi ruka itrotripa

d e t r á s d e la c a s a

"frente a", c o m o e n

itrotripa ruka

frente a la c a s a

"cerca de, a orillas

de",


Capítulo

V

EL VERBO FINITO

F O R M A S VERBALES FINITAS Y N O FINITAS El v e r b o m a p u c h e e s m u y c o m p l e j o . E n su c o n j u g a c i ó n (o «par a d i g m a » ) p r e s e n t a formas finitas o p e r s o n a l e s y f o r m a s n o finitas o n o p e r s o n a l e s , q u e difieren entre sí estructural y f u n c i o n a l m e n t e . E n su estructura interna, las f o r m a s finitas de un m i s m o v e r b o , s e a amu "ir", v a r í a n (o « c o n t r a s t a n » ) p o r m o d o , p e r s o n a focal y número, como en —

amu-nge ir-modo imperativo, segunda persona singular ¡anda!

amu-iñ ir-modo indicativo, primera persona plural fuimos (varios)

amu-le ir-modo subjuntivo, tercera persona (sin número expreso) si él/ella va; si ellos/ellas van

Estas f o r m a s a p a r e c e n e n el p r e d i c a d o d e las o r a c i o n e s i n d e p e n d i e n t e s . A s í , la f o r m a v e r b a l finita tripan (tripa "salir", -n " m o d o indicativo, p r i m e r a p e r s o n a s i n g u l a r " ) " s a l í " es la p a l a b r a p r i n c i p a l d e la o r a c i ó n i n d e p e n d i e n t e tripan salí

ruka casa

meo J, // de

salí de la casa

A p a r e c e n t a m b i é n c o m o p a l a b r a p r i n c i p a l d e c a d a u n o d e los p r e d i c a d o s de o r a c i o n e s c o o r d i n a d a s , c o m o e n el siguiente p e r í o d o coordinativo condicional ngenofuli iñche \ / ngelaafuy si no hubiera existido yo no hubiera existido si yo no hubiera existido, no existiría el pan

kofke i II pan


98

EL MAPUCHE O ARAUCANO

Las formas verbales finitas aparecen también como palabra principal del predicado de la oración subordinante en un período subordinativo, como amuymi fuiste

ngillamealu a comprar allá

pulko i II vino

Por su parte, las formas verbales no finitas aparecen siempre en el predicado de la oración subordinada en un período subordinativo, como amuymi fuiste

ngillamealu a comprar allá

pulko i II vino

donde la forma no finita ngillamealu no contiene expresión de modo ni de persona focal, ni de número, y aparece como palabra principal de la oración subordinada de finalidad ngillamealu pulko "a comprar allá vino". Compárense los siguientes ejemplos que muestran la invariabilidad de la forma verbal no finita ngillamealu en relación con las categorías gramaticales de modo, persona focal y número: — amunge ¡anda

ngillamealu a comprar allá

pulko ili vino!

— amulmi si vas

ngillamealu a comprar allá

pulko MI vino...

— amun fui

ngillamealu a comprar allá

pulko MI vino

— amule si va(n)

ngillamealu a comprar allá

pulko MI vino...

Las distintas formas verbales no finitas de un mismo verbo marcan diferentes clases de oraciones subordinadas: sustantivas, adjetivas, adverbiales, temporales, locativas, etc.

MODO, PERSONA FOCAL Y NÚMERO Las distinciones de modo se vinculan con la consistencia que el hablante atribuye a su enunciado. Así, las afirmaciones factuales se expresan en modo indicativo o real:


El verbo finito

99

akun llegar, modo real, primera persona singular llegué (afirmación de hecho) En cambio, las suposiciones o hipótesis se expresan en m o d o subjuntivo o hipotético: akuli llegar, modo hipotético, primera persona singular si llego / dado que llegue / cuando llegue / mientras llego / aunque llegue, etc. En m o d o imperativo o volitivo se expresa el deseo o la esperanza: lape morir, modo volitivo, tercera persona (sin número expreso) ¡que muera(n)! o el ruego o la decisión: tripachi salir, modo volitivo, primera persona singular ¡dejen que yo salga! o ¡ya! ¡voy a salir! o la orden o el mandato: tripange salir, modo volitivo, segunda persona singular ¡sal! Las distinciones de persona focal corresponden a la relación entre el tópico o t e m a y la composición del diálogo: tópico y hablante (primera persona); tópico y oyente (segunda persona). Si el tópico está fuera de la situación dialógica, es de tercera persona. Si la primera persona (hablante) y la segunda persona (oyente) dialogan como individuos, el n ú m e r o gramatical es singular. Si dialogan como representantes de un grupo, real o simbólico, de dos personas, el número gramatical es dual. Si dialogan como representantes de un grupo, real o simbólico, de más de dos personas, el número gramatical es plural. En mapuche, entonces, el n ú m e r o es propiedad de los participantes en el diálogo. L a tercera persona, correspondiente al universo extradialógico, o residual, n o está numerada en el verbo.


100

EL MAPUCHE O ARAUCANO

H a y tres m o d o s : indicativo o real, c o m o e n tripaymi trekaymi

saliste caminaste

subjuntivo o hipotético, c o m o e n tripalmi trekalmi

sisales,... si caminas,...

e imperativo o volitivo, c o m o e n tripange trekange

¡sal! ¡camina!

•Hay tres personas focales: primera, s e g u n d a y tercera, c o m o e n la siguiente serie: tripón trekan tripaymi trekaymi tripay trekay

salí caminé saliste caminaste salió o salieron caminó o caminaron

L a s dos primeras personas están m a r c a d a s por n ú m e r o : singul a r d u a l y plural, c o m o e n tripali tripaliu tripaliñ tripalmi tripalmu tripalmün

si salgo,... si salimos (dual),... si salimos (plural),... si sales,... si salen ustedes (dual),... si salen ustedes (plural), ...

L a tercera p e r s o n a n o está afectada p o r las distinciones d e número: tripay trekay

salió o salieron caminó o caminaron

PARADIGMAS VERBALES FINITOS Estas formas aparecen organizadas e n los siguientes paradigmas:


El verbo finito

101

Modo indicativo Singular

Dual

Plural

Primera

trekan

caminé

Segunda

trekaymi

caminaste

Primera

trekayu

caminamos (dos)

Segunda

trekaymu

caminaron ustedes (dos)

Primera

trekaiñ

caminamos (varios)

Segunda

trekaymün

caminaron ustedes (varios)

Sin expresión de número Tercera

trekay

Primera

trekali

si camino

Segunda

trekalmi

si caminas

caminó o caminaron

Modo subjuntivo Singular

Dual

Plural

Primera

írekaliu

si caminamos (dos)

Segunda

trekalmu

si caminan ustedes (dos)

Primera

trekaliñ

si caminamos (varios)

trekalmün

si caminan ustedes (varios)

Segunda

Sin expresión de número Tercera

trekale

si camina o si caminan

El m o d o i m p e r a t i v o e s d e f e c t i v o , e n el s e n t i d o d e q u e le faltan algunas formas (esto es sólo parcialmente cierto: u n análisis m á s refinado mostraría que en realidad el p a r a d i g m a imperativo está completo):

Modo imperativo Singular

Primera

trekachi

¡déjenme caminar!

Segunda

trekange

¡camina!

Dual

Segunda

trekamu

¡caminen ustedes (dos)!

Plural

Segunda

trekamün

¡caminen ustedes (varios)!

Sin expresión de número Tercera

trekape

¡que camine! o ¡que caminen!

La lengua tiene estrategias para expresar enunciados volitivos en primera persona dual y plural. Así, las exhortaciones c o m o


102

EL MAPUCHE O ARAUCANO

"caminemos" (en dual y plural) se expresan por formas similares a las del modo real: trekayu trekaiñ

¡caminemos (dos)! ¡caminemos (varios)!

L A FLEXIÓN VERBAL OBLIGATORIA FINITA El examen de estos paradigmas revela que en las formas verbales finitas hay una parte que se mantiene constante, treka, que lleva la idea de "caminar", y otra que varía en cada forma en consonancia cújgt las distinciones de modo, persona focal y número. La parte consonante es el «tema verbal» y la parte variable es la «flexión verbal» que expresa los contrastes por modo, persona focal y número. Como el tema nunca ocurre solo, sino siempre en concurrencia con la flexión verbal, ésta se llama «flexión verbal obligatoria». Ahora, como la flexión verbal obligatoria expresa los contrastes típicos de las formas verbales finitas (modo, persona focal y número), se llama «flexión verbal obligatoria finita». Cada forma verbal finita consta, entonces, de un tema y una flexión verbal obligatoria finita; por ejemplo, una forma como trekange "¡camina!" está construida así:

tema

flexión

verbal obligatoria finita

treka caminar

-nge imperativo, segunda persona singular

Hay diversos grados de complejidad interna en la estructura de la flexión verbal obligatoria finita. En algunas formas consta de un solo sufijo (como en treka-nge); en otras consta de dos sufijos, como en

tema treka caminar

flexión verbal obligatoria finita -/

-e

subjuntivo

tercera persona

y en otras consta de tres sufijos, como en


El verbo finito

103

tema treka caminar

flexión verbal obligatoria finita -y indicativo

-m segunda persona

-i singular

Hay que destacar que en m o d o indicativo, la tercera persona tiene marca formal, lo que puede ser representado por medio del símbolo 0 "cero": tema treka caminar

flexión verbal obligatoria finita -y indicativo

-0

tercera persona

o sea, en el contexto del indicativo, la ausencia de un sufijo mani­ fiesto de persona significa tercera persona, en contraste con la ter­ cera persona del modo subjuntivo marcada formalmente por el sufijo -e, como se aprecia en el siguiente esquema: tema treka caminar

flexión verbal obli$jatoria finita -0

-y indicativa 1

j

subjuntivo

tercera persona -e tercera persona

Dentro del paradigma verbal ocurren algunos fenómenos su­ perficiales de acomodación fonética. Por ejemplo, la -y en formas como trekaymi "caminaste", trekaymu "caminaron ustedes (dos)", trekaymün "caminaron ustedes (varios)" trekay "caminó, camina­ ron" aparece como -i después de consonante, como en las siguien­ tes formas del tema lef "correr": lefjmi lefimu lefimün lefi

corriste corrieron ustedes (dos) corrieron ustedes (varios) corrió, corrieron

Otra acomodación sistemática es la inserción de una ü vacua que rompe secuencias consonanticas imposibles, como en


104

EL MAPUCHE O ARAUCANO

tema

flexión verbal obligatoria finita

lef correr

-n indicativo, primera persona singular

n o e s *lefn, s i n o lefün; e s t o o c u r r e s i s t e m á t i c a m e n t e e n l a s s e g u n d a s p e r s o n a s del subjuntivo: *leflmi -» *lefltnu -* *leflmün -*

lefiilmi lefülmu lefiilmün

si corres si corren ustedes (dos) si corren ustedes (varios)

p e r o e n las f o r m a s s i g u i e n t e s lefli lefliu lefliñ lefle

si corro si corremos (dos) si corremos (varios) si corre o si corren

la s e c u e n c i a c o n s o n a n t i c a e s a c e p t a b l e p a r a l a e s t r u c t u r a s i l á b i c a d e l a l e n g u a , y p o r l o t a n t o n o h a y i n s e r c i ó n d e ü. O t r a a c o m o d a c i ó n s i s t e m á t i c a e s la p é r d i d a o c a í d a d e -y tras i e n la m i s m a sílaba. A s í , la f o r m a p a r a " s a l u d a s t e " tiene la s i g u i e n t e estructura: tema chali saludar

flexión verbal obligatoria finita -m segund a persona

indicativo

-i singular

n o e s *chaliymi, s i n o chalimi; y e n tema chali saludar

flexión

verbal obligatoria finita -y indicativo

-0 tercera persona

n o es *chaliy, sino chali " s a l u d ó , s a l u d a r o n " ; p e r o si h a y frontera silábica entre la i y l a y, l a s e c u e n c i a e s a c e p t a b l e , c o m o e n tema lef correr

flexión verbal obligatoria finita -i indicativo

-y primera persona

-u dual


El verbo finito

105

silabeada le-fi-yu, de modo que no hay caída de y: i e y están en sílabas distintas. Las formas más inestables son (1) las del modo indicativo, primera persona dual: tras consonante la flexión es -iyu, como en lefiyu "corrimos (dos)", pero tras vocal, es de norma la caída de i: trekayu "caminamos (dos)" es más frecuente que trekaiyu; y (2) las de modo indicativo, primera persona plural: tras consonante la flexión es -iiñ, y tras vocal, hay reducción obligatoria a -iñ: tema lef correr treka caminar

flexión verbal obligatoria finita indicativo

m

-i primera persona

-ñ plural

indicativo

Así, se tienen: lefiiñ trekaiñ

corrimos (varios) caminamos (varios)

Todos los verbos mapuches tienen la misma flexión, y a lo largo de todas las formas del mismo verbo el tema permanece constante. Esto significa que hay una sola conjugación, universal para todos los verbos de la lengua, y que no hay verbos como los llamados irregulares y anómalos del castellano.

PRONOMBRES PERSONALES Y FORMAS VERBALES FINITAS Como cada forma verbal del paradigma está claramente marcada por la persona focal, con su número si ésta es primera o segunda, no es obligatoria la concurrencia de un pronombre personal junto a cada forma verbal. En realidad, el pronombre personal puede aparecer bajo condiciones de estilo, por ejemplo, de énfasis en la persona sobre la acción misma, como en une konnge primero entra ¡entra tú primero!

eymi í ¡I tú


106

EL M A P U C H E O A R A U C A N O

o de contraposición entre personas, como en ta

ñi

kure

rume mucho mujer iñche ka rume también mucho yo mi mujer tenía mucha hambre, hambre mi

ngüñey 11 tenía hambre ngüñelen J, // estoy teniendo hambre yo por mi parte también tengo mucha

Quedó dicho que en tercera persona no hay distinción de número, pero, de ser necesario, éste puede precisarse por medio de las partículas libres engu "dos de tercera persona" o "dual de tercera persona" y engün "varios de tercera persona" o "plural de tercera persona", las cuales no forman parte de la estructura interna del verbo, como puede apreciarse en —

tripay ruka meo í // salió/salieron casa de salió o salieron de la casa

tripay ruka meo engu | // salieron casa de dual de tercera persona salieron (dos) de la casa

tripay ruka meo engün i // salieron casa de plural de tercera persona salieron (varios) de la casa

Las palabras engu y engün pueden ocurrir contiguas a la forma verbal y fusionarse fonéticamente con ésta. En estas condiciones, se reducen a ngu y ngün respectivamente y aparecen como seudosufijos de número en tercera persona: —

koni ruka meo i // entró/entraron casa a entró o entraron a la casa

koni-ngu entraron-dual de tercera persona entraron (dos) a la casa koni-ngün entraron-plural de tercera persona entraron (varios) a la casa

ruka

meo l //

casa

a

ruka casa

meo l // a


107

El verbo finito

Engu y engün (y sus fomas fusionadas ngu y ngün) n o son necesarias si la cantidad del sujeto viene especificada por otro medio, c o m o en —

kiñe un

soltao carabinero

akuy l II llegó

epu dos

soltao carabineros

akuy i II llegaron

pu soltao akuy i II plural carabineros llegaron los carabineros llegaron

Nótese q u e la forma verbal akuy en los dos últimos enunciados n o viene c o m p l e m e n t a d a con las palabras engu (o ngu) o engün (o ngün) p o r q u e la cantidad está e x p r e s a d a e n la frase sustantiva del sujeto por m e d i o del n u m e r a l epu " d o s " — e n el segundo enunciad o — y del pluralizador pu —en el tercer enunciado. La fusión fonética n o tiene lugar e n la tercera persona del subj u n t i v o y del imperativo; e n estos c a s o s las palabras engu y engün, aun cuando ocurran contiguas al verbo, conservan entera s u forma, como en lale Jale engu lale engün lape lape engu lape engün

si muere él/ella, si mueren ellos/ellas si mueren ellos/ellas (dos) si mueren ellos/ellas (varios) ¡que muera! (él/ella) / ¡que mueran! (ellos/ellas) ¡que mueran! (ellos/ellas dos) ¡que mueran! (ellos/ellas, varios, varias)

Eventualmente aparece una y vacua entre la e final del v e r b o y la e inicial de engu y engun, c o m ò en lape-y-engu lape-y-engun


Capítulo VI LOS SUFIJOS DE P E R S O N A

P E R S O N A FOCAL Y PERSONA SATÉLITE

Uno de los rasgos más prominentes del verbo mapuche es su capacidad para expresar internamente varias personas interactuantes entre sí, como puede apreciarse en leli-n leli-e-n

miré me miraste

Ambas formas están conjugadas en primera persona singular, lo que está formalmente marcado por el sufijo -n. Esta primera persona singular es la persona focal en las dos formas verbales. En leli-n "miré", la persona focal primera singular es el agente y no hay otra persona interactuando con ella. En cambio, en leli-e-n "me miraste" hay, además, una segunda persona singular, comportándose como agente, marcada por el sufijo -e. Esta es la persona satélite de la forma verbal. Como ésta está específicamente marcada como agente, la persona focal corresponde al paciente de la interacción: leli -e -n

mirar persona satélite segunda singular, agente persona focal primera singular, paciente "tú me miraste"

La traducción castellana es engañosa: en tú me miraste la persona principal es tú, que aparece como sujeto, y me es la persona secundaria, que aparece como complementario acusativo. En lelien, la persona principal es la primera, expresada como focal en la forma verbal, en tanto que la segunda persona es secundaria, expresada como satélite de la primera persona. Una traducción más exacta, pero menos idiomàtica, es "yo fui mirado por ti".


110

EL MAPUCHE O ARAUCANO

En oposición a los sufijos de persona focal, que son obligato­ rios —forman parte de la flexión verbal obligatoria finita—, los sufijos de persona satélite son opcionales. Su presencia en una forma verbal dada no está estructuralmente requerida, sino que depende de que el hablante los necesite o no los necesite en su mensaje. Los sufijos que tienen este comportamiento forman la llamada flexión verbal opcional finita. La comparación entre las dos formas siguientes leli-n leli-nge-n

miré alguien me miró

revela la operación de otro sufijo de persona satélite, -nge, que sig­ nifica "persona satélite tercera indeterminada agente", en cuyo contexto la persona focal —en este caso, -n "primera persona sin­ gular"— pasa a corresponder al paciente de la interacción. La comparación entre las dos formas siguientes leli-n leli-e-n-eo

miré él/ella me rniró, ellos/ellas me miraron

pone de manifiesto la operación de otro sufijo, discontinuo, -e...eo, que significa "persona satélite tercera determinada agente*g e n cu­ yo contexto la persona focal —en este caso, -n "primera persona singular"— pasa a corresponder al paciente de la interacción. Nó­ tese que la marca de persona focal primera singular, -n, queda si­ tuada entre las dos partes del sufijo discontinuo -e...eo * VB c-n-eo I I Asimismo, el agente, por ser de tercera persona, n o está marcado por número, de modo que puede ser uno, dos o más de dos. El sufijo -e...eo aparece también con persona focal tercera, como en leli-e-y-eo I |

lo, la rniró o miraron (a él, a ella), los, las rniró o miraron (a ellos, a ellas)

En las demás personas aparece la variante -e...meo, como en leliyu leli-e-yu-meo I |

miramos (dos) nos miró o miraron (a dos)


Los sufijos de persona

III

En la segunda persona singular,

lelimi

miraste

*leli-e-ymi-meo I I

te miró o te miraron

la f o r m a r e g u l a r *lelieymimeo

se r e d u c e a lelieymeo, o s e a , h a y c a í d a

d e la s í l a b a -mi-. Las otras formas de segunda persona son regulares: lelimu leli-e-ymu-meo

ustedes (dos) miraron los miró o los miraron a ustedes (dos)

lelimün

ustedes (varios) miraron

leli-e-ymün-meo

los miró o los miraron a ustedes (varios)

H a y q u e t e n e r p r e s e n t e q u e el c o n t r a s t e e n t r e l o s s u f i j o s -nge y ~e...eo/-e...meo

es de agente tercera persona indeterminada en opo-

s i c i ó n a a g e n t e t e r c e r a p e r s o n a d e t e r m i n a d a : lelingen s i g n i f i c a " a l g u i e n m e m i r ó " ; e n c a m b i o , lelieneo s i g n i f i c a "él o e l l a o e l l o s o e l l a s (una persona, o personas, contextual o situacionalmente individualizables) m e m i r ó o m e miraron", c o m o en

fey

ta

chi

ese el el perro m e miró

th

pu

trewa

lelieneo l II

perro

me miró

karukato

lelieneo i II

mi plural vecinos me miraron mis vecinos m e miraron A efectos de considerar determinada u n a persona, basta con q u e s e la p u e d a m e n c i o n a r , i n c l u s o p o r m e d i o d e u n a p a l a b r a d e sentido indefinido:

kiñe-ke

che

lelieneo J, //

una-plural personas me miraron algunas personas m e miraron N i n g u n a m e n c i ó n d e a g e n t e es p o s i b l e c o n el sufijo -nge. A s í ,

*kiñe-ke che lelingen


112

EL MAPUCHE O ARAUCANO

es imposible. Éste es un buen argumento para desestimar la interpretación tradicional del -nge como marca de voz pasiva —como en Félix de Augusta (1903:58-59). Otro sufijo de persona satélite aparece en leli-fíM

yo lo/los, la/las miré

donde -ñ es una variante contextual de -n "modo indicativo, persona focal primera singular". El sufijo de persona satélite es -fi "persona satélite tercera determinada paciente" y, por lo tanto, la persona focal es agente. Nótese que como el paciente es de tercera persona, no eSJS marcado por número, de modo que puede ser uno, dos, o varios. Se desprende, entonces, que las formas verbales mapuches llevan siempre una persona focal (primera singular, dual, plural; segunda singular, dual, plural* if tercera, sin número marcado). Si en la forma verbal sólo aparece la persona focal, ésta puede corresponder, según el significado del tema, a —

un agente, como en pe-n kiñe filo J // vi una culebra

un participador, como en mawma-n llover, yo participé me llovió, fui afectado por la lluvia

un experimentador, como en lladk-ün estoy triste, experimento la tristeza

un sujeto lógico, como en mapuchenge-n mapuche soy, estoy dentro de la extensión lógica de «mapuche»

La relación semántica entre el tema y la persona focal es amplia y abstracta y puede ser caracterizada como adscripción a persona o «personalización». El rasgo semántico concreto de la personalización no es predecible a priori, ya que depende de qué nociones sean las relevantes para un tema dado. Si el tema verbal implica interacción (como mirar, golpear, saludar, etc.), las formas verbales de ese tema pueden contener una persona satélite en


Los sufijos de persona

113

interacción con la persona focal. Los sufijos opcionales que expresan la persona satélite indican mínimamente de qué persona se trata (segunda, tercera determinada, tercera mdeterrrúnada) y su papel como agente o paciente en la interacción. Si la persona satélite viene marcada como agente, la persona focal corresponde al paciente; si la persona satélite viene marcada como paciente, la persona focal corresponde al agente. Si se comparan ahora las siguientes formas leli-n leli-e-n leli-mu-n

miré me miraste me miraron ustedes

se podría concluir que -e significa "persona satélite segunda singular agente" y que -mu significa "persona satélite segunda ©rural", pero el examen de otras formas revelaría que no es exactamente ésta la situación: leli-mu-yu leli-mu-iñ

tú nos miraste (a dos), ustedes nos miraron (a dos) tú nos miraste (a varios), ustedes nos miraron (a varios)

En lelimuyu la persona focal es primera dual paciente; en lelimuiñ la persona focal es primera plural paciente. El sufijo -mu indica que la persona satélite es segunda y es agente, pero su número es enigmático: es únicamente plural en lelimun "ustedes me miraron", pero en lelimuyu y lelimuiñ puede ser singular o plural (tú o ustedes). En realidad, el significado del sufijo -e es "persona satélite segunda agente en diálogo mínimo —un oyente, un hablante", y el significado de -mu es "persona satélite segunda agente en diálogo expandido —o sea, hay más de dos participantes—". Así, se tiene que leli-e-n sólo puede ser entendido como "tú m e miraste", y a que la persona focal paciente es singular (-n), y -e indica que la persona satélite es segunda agente, pero que el diálogo es mínimo, un oyente (segunda persona) y un hablante (primera persona); como el hablante paciente es uno • (primera singular -n), por lo tanto, el agente de segunda persona sólo puede ser uno (segunda singular). Por su parte, lelimun sólo puede ser entendido como "ustedes me miraron", ya que la persona focal paciente es primera singular (-n), y -mu indica que la persona satélite es segunda agente en


114

EL MAPUCHE O ARAUCANO

diálogo expandido, es decir, compuesto de más de dos personas; entonces, como el hablante paciente es uno (singular), el agente de segunda persona sólo puede ser plural. En lelimuyu y lelimuiñ, la persona focal paciente es primera dual o primera plural respectivamente, y por lo tanto el diálogo es expandido —por parte de la persona focal sola, ya hay más de dos personas participando— y por lo tanto, el único sufijo de persona satélite segunda agente que puede ocurrir es -mu "persona satélite segunda agente en diálogo expandido", y la cantidad real del agente es trivial: que sea uno o varios, n o incide mayormente en la composición del diálogo. De aquí que lelimuyu signifique "tú nos miraste (a dos)* * O "ustedes nos miraron (a dos)", y que lelimuiñ signifique "tú nos miraste (a varios)" o "ustedes nos miraron (a varios)". Para el mapuche, más que la cantidad real del agente, es importante la composición de la situación dialógica, en el sentido de que participen personas individuales (yo y tú) o personas agrupadas en conjuntos de individuos (yo y ustedes, nosotros y tú, nosotros y ustedes). 1

Si se comparan ahora las siguientes formas, leliyu leliiñ leli-e-yu leli-w-iiñ

miramos (dos) miramos (varios) te miré los miré (a ustedes), te miramos, los miramos (a ustedes)

en las cuatro formas, la persona focal es primera, dual en dos de ellas (-yu) y plural en las otras dos (-iñ). En leliyu y leliiñ, la persona focal es agente. En lélieyu y leliwiiñ, la persona focal primera dual o primera plural, también es agente, pero además hay persona satélite segunda paciente, marcada por los sufijos -e y -w. En lelieyu, la persona focal primera dual incluye al hablante agente y al oyente paciente; como el número es dual f¿jft¿), necesariamente el hablante agente y el oyente paciente han de ser uno cada uno ("yo te rniré"). En leliwiiñ, la persona focal primera plural incluye hablante(s) agente(s) y oyente(s) paciente(s), de modo que la cantidad individual de cada participante es trivial; lo que importa es que el total de los participantes sean más de dos, o sea, plural. Esto explica que leliwiiñ signifique "yo los miré a ustedes, nosotros te miramos, nosotros los miramos a ustedes". El número dual de lelieyu se debe a


Los sufijos de persona

115

que en la interacción hay dos participantes; el plural de leliwiiñ se debe a que en la interacción participan más de dos personas.

L A JERARQUÍA INTERPERSONAL D E FOCALIZACIÓN EN MAPUCHE CENTRAL Y HUILLICHE

La coocurrencia entre una persona focal dada y una persona satélite dada está gobernada por una ordenación jerárquica de las personas gramaticales, y no por el papel de agente o paciente de cada persona implicada en la interacción. Así, por ejemplo, dada una interacción entre la primera y la segunda persona, la primera persona aparecerá siempre como focal y la segunda persona aparecerá siempre como satélite, independientemente del papel de cada una de estas personas en términos de agente o paciente. Se trata, entonces, de una jerarquía de focalización que puede ser expresada así: primera -» segunda -» tercera determinada ~* tercera indeterminada Esta jerarquía de focalización opera así: dada una interacción, será focal la persona situada más alta —más a la izquierda en el esquema—, y será satélite la persona situada más baja —más a la derecha en el esquema—. Así, entre la primera persona y la segunda persona será focal la primera y satélite la segunda, y así sucesivamente. Esto implica que la primera persona será siempre focal y la tercera persona indeterminada será siempre satélite. Entre la segunda persona y la tercera persona determinada, es focal la segunda y satélite la tercera determinada. Así, "ustedes (dos) vieron al forastero" será pe-fi-mu lo vieron ustedes (dos)

ta

chi el

witran | // forastero

con persona focal segunda dual (agente), -mu, y persona satélite tercera determinada (paciente), -fi; y "el forastero los vio a ustedes (dos)" es pe-e-y-mu-meo ustedes (dos) fueron vistos por él

ta

chi el

witran j // forastero

con persona focal segunda dual (paciente), -mu, y persona satélite tercera determinada (agente), -e...meo.


116

EL MAPUCHE O ARAUCANO

En interacciones entre dos entidades determinadas de tercera persona, se expresa como focal a la persona de quien se h a estado hablando, y como satélite a la persona nueva introducida en el discurso. Por ejemplo, la siguiente oración está en un párrafo en el que se habla de la puma: welu feypirke-e-y-eo pero ella fue hablada así por él, cuentan pero el zorro le dijo [a la puma]:...

chi el

ngürü -»// zorro

La forma verbal feypirkeeyeo tiene persona focal tercera determinada paciente, correspondiente a la puma —de quien se ha venido hablando; la persona satélite es tercera determinada agente (-e...eo), correspondiente al zorro, que es el personaje nuevo introducido en el párrafo. La traducción idiomática "el zorro le dijo [a la p u m a ] " es engañosa porque habla del zorro; el I n u n d a d o mapuche habla de la puma, y presenta al zorro como un actor secundario del evento. Si en la misma historia la puma hubiese hablado al zorro, el enunciado hubiera sido algo así: welu feypirke-fi pero ella le habló así a él, cuentan pero (la puma) le dijo al zorro:...

chi el

ngürü -»// zorro

con persona focal tercera agente, correspondiente a la puma, y persona satélite tercera paciente (-fí), correspondiente al zorro. Nótese que es trivial cómo se comporte cada persona en términos de agente o paciente: cualquiera que sea su papel, la puma queda expresada como focal, porque ella es la persona central del párrafo; cualquiera que sea el papel del zorro, queda expresado como satélite porque es un personaje secundario en la serie de eventos. De la jerarquía de focalización se desprende que los únicos sufijos de personas satélites que pueden ocurrir en todo el paradigma son los de tercera persona: -fi -e.. .eo I -e.. .meo -nge

tercera persona determinada paciente tercera persona determinada agente tercera persona indeterminada agente

Por su parte, los sufijos de persona satélite segunda sólo pueden concurrir con sufijos de persona focal primera:


Los sufijos de persona

117

Persona satélite

Persona focal

-e

segunda agente en diálogo mínimo

-n

primera singular

-mu

segunda agente en diálogo expandido

-n -yu -iñ

primera singular primera dual primera plural

-e

segunda paciente con su número incluido en la persona focal dual

[-yu

-va

segunda paciente con su número incluido en la persona focal plural

-iñ

primera dual (agente + paciente = dos)

primera plural (agente + paciente = más de dos)

H a y q u e insistir en que, d a d o el funcionamiento de la jerarquía d e focalización, primera -* segunda -* tercera determinada -* tercera indeterminada n o h a y sufijos d e p e r s o n a satélite primera, ni sufijos de p e r s o n a focal tercera indeterminada: s i e m p r e q u e aparezca la p r i m e r a persona, será focal y la tercera i n d e t e r m i n a d a será siempre satélite. Para facilitar la descripción de u n aspecto tan c o m p l e j o de la estructura verbal, se h a n p r e s e n t a d o solamente ejemplos e n m o d o indicativo. E n realidad, los sufijos d e p e r s o n a satélite aparecen t a m b i é n en m o d o subjuntivo y en m o d o imperativo: leli-fi-ñ lelí-fi-li leli-mu-n leli-mu-chi

lo, la miré (a él, a ella), los, las miré (a ellos, a ellas) si lo, la miro (a él, a ella), si los, las miro (a ellos, a ellas) me miraron ustedes ¡mírenme ustedes!

H a y q u e destacar que e n m o d o imperativo h a y dos particularidades: > la forma «regular» o expectable para " ¡ m í r a m e ! " sería leliechi (leli "mirar"; -e "persona satélite segunda agente en diálogo m í n i m o " ; -chi " m o d o imperativo, persona focal p r i m e r a singular"), p e r o esta forma, a u n q u e comprensible, n o es usada; e n su lugar a p a r e c e sistemáticamente la forma correspondiente del m o d o indicativo: leli-e-n;


118

EL MAPUCHE O ARAUCANO

• la forma regular lelifinge (Mi "mirar"; -fi " p e r s o n a satélite tercera determinada paciente"; -nge " m o d o imperativo, p e r s o n a focal segunda a g e n t e " ) "¡míralo(s) / mírala(s)!" tiene u n a variante sincopada m u y frecuente: lelife. L a diferencia estructural m á s dramática entre el huilliche y el sistema expuesto, correspondiente al m a p u c h e central (el m o l u c h e p e h u e n c h e - p i c h u n c h e de Lenz), se vincula con la expresión de interacciones entre la primera persona agente y la s e g u n d a p e r s o n a paciente, del tipo leli-e-yu leli-w-iiñ

te miré te miramos, los miré a ustedes, los miramos a ustedes

E n huilliche, este tipo de interacciones se expresa (¿o expresab a ? ) e n la siguiente serie (reconstruida 1903:84): leli-e-ymi leli-e-ymu leli-e-ymün

a partir

de

Augusta

te miré, te miramos los miré a ustedes (dos), los miramos a ustedes (dos) los miré a ustedes (varios), los miramos a ustedes (varios)

e n la que p u e d e apreciarse q u e la p e r s o n a focal s e g u n d a e n singular, dual y plural corresponde al paciente, y que la persona satélite, m a r c a d a por el sufijo -e, es primera agente, sin especialización de n ú m e r o . En otras palabras, el agente p u e d e ser uno, dos o m á s de dos, p e r o en c a m b i o , el n ú m e r o del paciente queda

claramente

m a r c a d o e n la terminación verbal, c o m o n ú m e r o de la persona focal. L a serie e x a m i n a d a revela que, a diferencia de la variedad central, en huilliche se focaliza a la segunda persona sobre la primera c u a n d o ésta es agente. C o m o las formas siguientes leli-e-n leli-mu-n leli-mu-yu leli-mu-iñ

me miraste me miraron ustedes nos miraste (a dos), nos miraron ustedes (a dos) nos miraste (a varios), nos miraron ustedes (a varios)

(por lo demás, del t o d o coincidentes con las formas del m a p u c h e central) también están focalizadas e n el paciente —esta v e z de prim e r a persona— c o n su n ú m e r o claramente especificado, se p u e d e concluir que, d a d a u n a interacción entre la primera y la s e g u n d a


Los sufijos de persona

119

persona, en huilliche se focaliza siempre al paciente, sea de primera o segunda persona. En estas mismas condiciones, en mapuche se focaliza siempre a la primera persona, sea agente o paciente, y la segunda persona, sea agente o paciente, aparece como satélite, de acuerdo a una jerarquía de focalización en la cual la primera persona está más arriba que la segunda. La jerarquía huilliche, en cambio, no coloca a la primera persona sobre la segunda. Se aprecia también que el huilliche no es tan consistente como el mapuche en la expresión de la composición del diálogo (mínimo en oposición a expandido), ya que ésta sólo aparece en interacciones de primera persona paciente, Diálogo mínimo

Diálogo expandido

lelien

lelimun lelimuyu lelimuiñ

pero no en interacciones de segunda persona paciente; así, lelieymi puede hacer referencia a situaciones dialógicas mínimas ("te miré") o expandidas ("te miramos"). En mapuche, en cambio, toda interacción entre la primera y la segunda persona lleva marcada la composición del diálogo, en términos de la distinción mínimo/expandido. FORMAS REFLEJAS, RECÍPROCAS Y CUASI-REFLEJAS El mapuche dispone de un sufijo -w (o la variante -uw, tras consonante) de sentido reflejo-recíproco, cuyo funcionamiento puede apreciarse en leli-n leli-w-ün lelimi leli-w-imi

miré me miré miraste te miraste

En estas formas, el sentido es claramente reflejo, pero en las formas en dual y plural leli-w-iyu leli-w-imu leli-w-iiñ leli-w-imün

nos miramos (dos) ustedes (dos) se miraron nos miramos (varios) ustedes (varios) se miraron


120

EL MAPUCHE O ARAUCANO

el sentido puede ser reflejo o recíproco: leliwiyu "nos miramos (dos)" puede ser entendido como "cada uno de nosotros dos se miró a sí mismo" o como "nosotros dos nos miramos el uno al otro". En la lengua hay verbos «cuasi-reflejos», o sea, verbos que en toda su conjugación llevan obligatoriamente el sufijo reflejorecíproco -w —o su variante -uw, tras consonante— como elemento vacío, es decir, sin que signifique que el agente efectúa la acción sobre sí mismo o que la ejecuta y recibe simultáneamente. Así, la serie cuasi-refleja aye-w-ün aye-w-imi aye-w-i

me alegré te alegraste se alegró, se alegraron

difiere de la serie leli-w-ün léli-w-imi léli-w-i

me miré te miraste se miró, se miraron

en que esta última es verdaderamente reflejo-recíproca: el agente efectúa su acción sobre sí mismo, tal como puede efectuarla sobre otro u otros. En esta serie, la persona focal se comporta simultáneamente como agente y paciente. En la serie cuasi-refleja, la persona focal corresponde más bien a un experimentador. La forma leliwüñ "nos miramos (varios)" muestra que hay un traslapo parcial entre el subsistema reflejo-recíproco y el subsistema de persona satélite, ya que leliwüñ siginifica también "los miré (a ustedes), te miramos, los miramos (a ustedes)". El traslapo afecta solamente a la forma plural, porque en la forma dual contrastan lelieyu leliwiyu

te miré nos miramos (dos)

Así, mientras el sufijo -e distribuye el dual entre un agente (yo) y un paciente (tú), el sufijo -w indica que las personas incluidas en el número dual se comportan simultáneamente como agente y paciente. En leliwüñ, se ha neutralizado la distinción entre distribución y simultaneidad de papeles de las personas incluidas en la primera persona plural.


Los sufijos de persona

121

LOS INDIRECTIZANTES Si una forma verbal cualquiera contiene un paciente, ya sea en la persona focal, como en lelien

me miraste

o en la persona satélite, como en lelifiñ

lo, la, los, las miré (a él/ella/ellos/ellas)

éste es paciente directo. Sin embargo, por medio de un tipo de sufijos llamados «indirectizantes», el paciente directo puede transformarse en paciente indirecto (o «ético»): leli-e-n leli-ñma-e-n

me miraste me miraste eso

como se puede apreciar en leli-ñma-e-n ñi me miraste eso mi me miraste mi hija

ñawe i // hija

El sufijo -ñma indica que el paciente —en este caso, la persona focal primera singular (-n)— es paciente «indirecto» de la acción de mirar (leli) realizada por la persona satélite segunda singular (-e). El paciente directo de la acción es una entidad —persona, animal o cosa— perteneciente al paciente indirecto, o situada dentro de su esfera personal: ñi ñawe "mi hija". En el siguiente ejemplo leli-ñma-fi-ñ kuan yo le miré eso a él Juan le miré la hija a Juan

ñi su

ñawe J, // hija

(compárese con lelifiñ kuan "miré a Juan"), el agente es la persona focal primera singular, marcada por -ñ, una variante contextual de -n; el paciente es la persona satélite tercera, marcada por -fi. En la oración, corresponde a kuan "Juan". Es paciente indirecto, lo que está marcado por -ñma. El paciente directo es ñi ñawe "su hija" (de Juan, el paciente indirecto). Nótese, incidentalmente, que el funcionamiento de los sufijos de persona satélite y del indirectizante indican, con toda precisión, qué valor tiene en una oración en particular el posesivo ñi: (1) posesivo de la primera persona singular:


122

EL MAPUCHE O ARAUCANO

" m i " ) y (2) posesivo de tercera persona: "su". Si el sufijo de paciente indirecto es d e primera persona, ñi s ó l o p u e d e ser p o s e s i v o d e p r i m e r a persona, c o m o e n leliñmaen ñi tú me miraste eso mi tú me miraste mi hija

ñawe J, // hija

p e r o si el sufijo d e paciente indirecto es de tercera persona, ñi sólo p u e d e ser posesivo de tercera persona, c o m o e n leliñmafiñ ñi yo le miré eso a él su yo le miré su hija (a él)

ñawe i II hija .

El sistema tiene una complejidad adicional. Si la acción implica separar al paciente directo del paciente indirecto se u s a el sufijo -ñma; p e r o si i m p l i c a a c e r c a m i e n t o d e l p a c i e n t e directo h a c i a e l paciente indirecto, se u s a el sufijo -leí, c o m o p u e d e apreciarse e n —

kintu-e-n me buscaste (a mí)

kintu-ñma-e-n tú me buscaste eso

mamüll \ II leña

kintu-lel-e-n tú me buscaste eso

mamüll ¿ // leña

L a diferencia entre los dos últimos e n u n c i a d o s es la siguiente: el sufijo -ñma es separativo e indica q u e la leña era del hablante y q u e el oyente la b u s c ó para sí; el sufijo -leí es aproximativo e indica q u e el oyente b u s c ó leña para llevársela al hablante. En los siguient e s ejemplos —

ngilla-ñma-fi-ñ antonio ñi yo le compré eso a él Antonio su yo le compré su caballo a Antonio

kawello í II caballo

ngilla-lel-fi-ñ antonio ñi yo le compré eso a él Antonio su yo le compré su caballo a Antonio

kawello J, II caballo

l a forma verbal ngillañmafiñ indica p o r m e d i o d e l | n d i r e c t i z a n t e separativo q u e el caballo era de A n t o n i o , quien lo v e n d i ó al hablante. L a forma verbal ngillalelfiñ indica p o r m e d i o del indirec-


Los sufijos de persona

123

tizante aproximativo que el hablante c o m p r ó u n caballo y se lo dio a Antonio. El castellano le compré un caballo a Antonio es a m b i g u o porque tiene dos interpretaciones posibles (Antonio m e v e n d i ó un caballo/compré u n caballo para Antonio); en m a p u c h e n o h a y ambigüedad, porque cada una de las dos interpretaciones posibles tiene su propia expresión. Con m u c h a frecuencia, la construcción separativa alude a una situación de perjuicio para el paciente indirecto. A la inversa, con m u c h a frecuencia, la construcción a próxima ti va p u e d e ser interpretada c o m o beneficiosa para el paciente indirecto. Sin embargo, el contraste perjuicio/beneficio es secundario y accidental. Así, la siguiente construcción aproximativa difícilmente p u e d e ser considerada beneficiosa para el participante indirecto (tras consonante el aproximativo es -el, no -leí): —

mütrüm-nge-n yo fui llamado

mütrüm-el-nge-n yo fui llamado eso hacia mí me azuzaron el perro

ta

chi el

trewa i II perro

Del m i s m o m o d o , la siguiente construcción separativa difícilm e n t e p u e d e ser considerada perjudicial para el participante indirecto: kom ngilla-ñma-nge-n ñi toda yo fui comprado eso alejándomelo mi kareta karfon J, // carreta carbón me compraron toda mi carreta llena de carbón

apon llena

En m u c h o s contextos, las nociones m i s m a s de perjuicio / b e n e ficio son inaplicables, c o m o en los siguientes ejemplos: —

miyaye rüngün-üñma-nge-ke-y ñi ütrar J, // miyaye él es molido siempre eso su pepita al miyaye siempre se le muelen las pepitas fey tuku-lel-nge-ke-y fiirkü ko j // eso él es puesto siempre eso hacia él fría agua se le pone siempre agua fría

Es posible expresar u n s e g u n d o grado de indirección del paciente añadiendo en la forma verbal u n segundo sufijo indirecti-


124

EL MAPUCHE O ARAUCANO

zante: -ñma (si el p r i m e r indirectizante e s separativo) o -ma (si el p r i m e r indirectizante es aproximativo). L o s siguientes ejemplos ilustran esta posibilidad: —

weñe-ñma-nge-y-m-i tú fuisterobadoeso te robaron la vaca

ta

mi tu

waka | // vaca

weñe-ñma-ñma-nge-y-m-i waka ja tú fuiste robado eso a él vaca te le robaron la vaca a tu hijo

küpa-lel-nge-y-m-i tú fuiste traído eso hacia ti te trajeron huevos

küpa-lel-ma-nge-y-m'-i tú fuiste traído eso hacia ti a ella te le trajeron huevos a tu madre

mi tu

fotiim i II hijo

kuram l II huevos

kuram huevos

ta

mi tu

ñuke l II madre

L a s traducciones al castellano estándar " l e robaron la v a c a a tu hijo" y "le trajeron h u e v o s a tu m a d r e " ocultan el h e c h o b á s i c o de q u e e n m a p u c h e las formas verbales weñeñmañmangeymi y küpalelmangeymi están conjugadas con p e r s o n a focal segunda singular. El sujeto de las oraciones m a p u c h e s es eymi "tú".

IMPLICACIONES COGNITTVAS El aspecto m á s sobresaliente de este sistema son sus implicaciones cognitivas, o sea, e n cuanto a la m a n e r a específicamente m a p u c h e de internalizar la realidad. Q u e d ó dicho que e n m a p u c h e opera u n a jerarquía de focalización que, d a d a u n a interacción, prescribe qué persona se expresará c o m o focal y qué persona se expresará c o m o satélite: primera -* segunda -> tercera determinada -» tercera indeterminada lo que significa q u e la primera persona será siempre focal y la tercera indeterminada será s i e m p r e satélite. En interacciones entre la s e g u n d a persona y la tercera persona determinada, se focaliza a la s e g u n d a persona. Esta jerarquía de focalización tiene u n m a r c a d o carácter egocéntrico y está organizada c o m o u n c a m p o deíctico


IIS

Los sufijos de persona

—las entidades se subordinan unas a otras en términos de su distancia relativa a ego. Esto, unido a la ausencia de marcas de número en la tercera persona y a la cuidadosa expresión de la composición del acto de habla (diálogo mínimo y diálogo expandido), revela que el egocentrismo y el dialogismo son los principios de organización básicos en la expresión mapuche de las interacciones. Si se examina, en términos de esta jerarquía, la situación factual expresada en el siguiente enunciado castellano mataron a mi hijo se aprecia que hay tres interactuantes: el o los asesinos, indeterminados o «fuera de escena», la víctima real (el hijo de ego) y ego, vinculado indirectamente al acontecimiento a través de su hijo. En mapuche, esta situación se verbaliza así: langüm-üñma-nge-n ñifotüm III La forma verbal puede ser analizada así: langüm -üñma -nge -n

matar el paciente expresado en el verbo es indirecto/hay un paciente directo vinculado con él el agente es una tercera persona indeterminada el paciente (indirecto) es la primera persona singular (ego)

Esta forma verbal está focalizada en la primera persona singular: ya que ego está implicado en la interacción —aunque sea indirectamente—, la persona focal del verbo debe ser la primera singular, de acuerdo con la jerarquía de focalización. En mapuche, éste es un enunciado gramaticalmente estructurado alrededor de la primera persona, marcada en el verbo como persona focal (~n). El agente es una tercera persona indeterminada, la cual, de acuerdo con la jerarquía de focalización, sólo puede ser expresada como persona satélite: -nge. Ego no es la víctima real, sino que está involucrado indirectamente en el acontecimiento por ser su hijo la víctima; esta circunstancia está formalmente marcada en el verbo por medio del indirectizante -üñma (la ü inicial del indirectizante es una acomodación sistemática que tiene lugar tras consonante). En castellano idiomático, la única manera de expresar la implicación de ego en el evento es a través del llamado «dativo ético»:


126

EL MAPUCHE O A R A U C A N O

me mataron a mi hijo m u y distante d e la estructura m a p u c h e . El siguiente e j e m p l o p u e d e a y u d a r a e n t e n d e r este m o d o tan peculiar de organizar l a s interacciones. E n u n c u e n t o tradicional, u n a cachorrita d e p u m a se queja a m a r g a m e n t e así:

langümüñmaeneo

kom ja

ñi

pu

yo he sido matada eso por él

todas

mis

plural

lamngen

pichi-ke pequeñas

ta ngürü i II

hermanas zorro el zorro me ha matado a todas mis hermanitas L a traducción p a r t e del zorro c o m o c o m p o n e n t e central (o «sujeto»), e n tanto q u e el hablante —la cachorrita— está e x p r e s a d o c o m o c o m p o n e n t e periférico a través del dativo ético (o « d a t i v o superfluo») me. E n m a p u c h e , el sujeto e s el hablante, la cachorrita, y p o r l o tanto, el v e r b o lleva c o m o p e r s o n a focal a la p r i m e r a p e r s o n a singular, p a c i e n t e —porque el sufijo d e p e r s o n a satélite -e...eo está marcado

como

agente—

indirectizada

por

acción del

sufijo

-üñma: langüm

matar

-üñma

el paciente expresado en el verbo es indirecto / hay un paciente directo vinculado con él el agente es una tercera persona determinada (el zorro)

-e...eo -n

el paciente (indirecto) es la primera persona singular (la cachorrita que está hablando)

El p a c i e n t e directo, c u y a p r e s e n c i a e n l a oración está a n u n c i a d a dentro del verbo p o r el indirectízante -üñma, e s kom ta ñi pu pichike lamngen "todas m i s h e r m a n i t a s " .

EL AUTO-BENEF ACTIVO

E n v i n c u l a c i ó n c o n las distinciones d e persona, p u e d e aparecer e n la forma v e r b a l el sufijo -ñmu, c u y o significado p u e d e d e s p r e n d e r s e de los siguientes ejemplos:

kudu-nge

¡acuéstate!

kudu-ñmu-nge

¡por tu bien, acuéstate!


127

Los sufijos de persona

Este sufijo destaca que la acción redunda en beneficio personal para su agente. Este significado se aprecia m u y bien en i-ñmu-a-n comeré para mi propio gusto me comeré toda esta perdiz

kom toda

tufa esta

chi la

füdü l // perdiz

EL PARTICIPATIVO Cuando el tema significa fenómeno meteorológico (como maw "llover"), es m u y frecuente el sufijo -ma que indica que hay implicación o participación personal en el proceso, como en mawi maw-ma-n

llovió me llovió

La traducción castellana ("me llovió") no refleja bien la estructura mapuche ya que la persona que participa en el evento de llover está expresada marginalmente por medio del dativo ético o superfluo (me); en mapuche, en cambio, aparece expresada como persona focal del verbo, o sea, como componente central de todo el enunciado: maw -ma -n

llover la persona focal está involucrada en el proceso persona focal primera singular


Capítulo VII SUFIJOS ADVERBIALES

Las formas verbales mapuches se llaman «mínimas» cuando están constituidas solamente por el tema verbal y la flexión verbal obligatoria finita, es decir, el o los sufijos de modo (indicativo, sub­ juntiva imperativo), persona focal (primerife segunda, tercera) y número de la persona focal (singular, dual, plural) si ésta es prime­ ra o segunda. Si la forma verbal contiene además uno o más sufijos opcionales —por ejemplo, un sufijo de persona satélite, o un sufijo de persona satélite y uno o dos sufijos indirectizantes— se llama «expandida». Una forma verbal puede contener uno o más sufijos «adver­ biales», llamados así porque modifican el significado básico del tema verbal, como en küpa-n küpa-pe-n

vine vine recién (acabo de llegar)

TIEMPO Hay tres sufijos opcionales de tiempo: -fu, -a y -afu. En ausen­ cia de uno de estos sufijos, la forma verbal tiene un valor que oscila entre pretérito y presente, dependiendo en alguna medida del sig­ nificado básico del tema verbal. Ad| en la mayor parte de los te­ mas, el valor en términos de distinciones de tiempo es de pretérito, como en — —

chi

weda

ngürü

lay j //

el

malvado

zorro

murió

llituy empezó

ta

chi

ngillatun i II

la

rogativa

pero en temas que significan estado de cosas, el valor temporal es de presente, como en


130

EL MAPUCHE O ARAUCANO

nien

kiñe

tralka i //

tengo

una

escopeta

La inserción del sufijo -fu (nie-n/nie-fu-n) indica pérdida de vigencia, como en nie-fu-n

kiñe

tralka | tf

tenía, ahora no

una

escopeta

El sufijo -fu indica no vigencia en el momento del habla. Así, chi

weda

ngürü

lay \ //

el

malvado

zorro

murió

es un enunciado realista normal, pero chi

weda

ngürü

Jn-fu-y i II

el

malvado

zorro

murió

implica (1) que el zorro murió y resucitó, o (2) que inmediatamente después de su muerte ocurrió algo que trivializó el acontecimiento. En el siguiente ejemplo, es muy claro que -fu expresa no vigencia: una cachorrita de puma describe así a sus hermanas asesinadas por el zorro: kiñe

ta

kangelu lügnamunngefuy 1 /

kurünamunngefuy J /

una

negras patas tenía

la otra

blancas patas tenía

kangelu karünamunngefuy i II la otra

verdes patas tenía

El sufijo -fu es explicable porque las hermanitas están muertas. Describiendo a sus hermanas vivas, la cachorrita habría dicho kiñe

kurünamunngey 4 /

una

negras patas tiene

kangelu lügnamunngey J / la otra

blancas patas tiene

kangelu karünamunngey \ II la otra

verdes patas tiene

sin el sufijo -fu, lo que prolonga la vigencia del atributo hasta el momento del habla. Como -fu significa acción pretérita, no vigente en el momento del habla, un enunciado como katrün

ñi

wili l //

corté mi(s) uña(s) me corté las uñas


Sufijos adverbiales

131

sólo es posible si las uñas están todavía cortas. En cambio, katrü-fu-n corté

ñi wüi \ // mi(s) uña(s)

sólo es posible si las uñas han vuelto a crecer, o sea, si la acción ya no tiene efectos válidos. En el discurso normal, es muy frecuente que las formas verbales con el sufijo -fu coocurran en un período coordinativo —usualmente del tipo adversativo— con formas sin -fu que expresan una acción posterior, pero todavía anterior al momento del habla, que suspendió su validez o vigencia, como en kuyda-fu-n ñi pu waka -»/ cuidé mis plural vacas cuidé mis vacas, pero me las robaron

welu pero

weñe-ñma-ngen j // • fui robado eso

Este uso explica razonablemente el significado de contraexpectación que repetidas veces ha sido señalado para el sufijo -fu (Croese 1984, Fernández Garay 1981, Harmelink 1988). Pero éste, no parece ser el significado básico, sino más bien un derivado estadístico del significado de pérdida de vigencia —es más fácil explicar la contraexpectación a partir de la pérdida de vigencia, que a la inversa. Así, nada hay de contraexpectativo en lay ta püllokülleñ em\ I murió colita torcidita finada es püllokülleñ pinge-fu-y tatey ta chi domo em ¡, // colita torcidita era llamada así pues la mujer finada murió Colita Torcidita; Colita Torcidita se llamaba la mujer que murió donde se dice pingefuy "se llamaba" porque ya murió, en oposición a pingey "se llama (todavía hoy)". Otro sufijo vinculado al tiempo es -a, que tiene valor de futuro, como en langüm-a-n ñi mataré mi mataré a mi mujer

kure 1 // mujer

Este sufijo es muy usado para dar órdenes suavizadas; así, amu-a-ymi pürümkechi J, // irás estando con prisa ¡anda de prisa!


132

EL MAPUCHE O ARAUCANO

contiene u n a o r d e n m e n o s apremiante q u e la del i m p e r a t i v o c o rrespondiente amu-nge pürümkechi j, II vete estando con prisa ¡vete de prisa! O r d e n e s de ejecución diferida se expresan m á s p o r el futuro de indicativo q u e p o r el imperativo, c o m o se aprecia e n ule puliwen witra-a-ymi J // mañana madrugada te levantarás ¡mañana levántate de madrugada! (en formas c o m o witraaymi, d o n d e ocurren d o s a, e s n o r m a l la inserción de u n a y q u e r o m p e la secuencia vocálica aa —i aya). Situaciones planteadas c o m o fuerte requisito p a r a q u e algo ocurra, se e x p r e s a n n o r m a l m e n t e p o r m e d i o del futuro, c o m o e n welu müle-a-y alün che l // pero habrá muchas personas pero es preciso que haya muchos testigos (para que yo acepte tener una competencia de carreras contigo) P a r a la futuridad m a p u c h e , e s fundamental q u e la acción quede c o m p l e t a e n u n m o m e n t o posterior al acto d e habla. Así, s e e x p r e s a n e n futuro a c c i o n e s e n desarrollo presente, pero q u e alcanzarán validez o v i g e n c i a en el futuro, c o m o queda ilustrado e n el siguiente diálogo — t o m a d o de u n cuento tradicional— entre u n h o m b r e y u n zorro q u e se e n c u e n t r a n c a m i n a n d o e n direcciones opuestas: —

cheo amu-a-ymi adonde irás ¿adonde vas, zorro?

üye meo amu-a-n \ II allá a iré voy para allá

am interrogativo

noy pues

ngürü J // zorro

Los verbos están e n futuro p o r q u e la acción de ir estará completa o perfecta e n el futuro, c u a n d o se llegue al p u n t o de m e t a . Así, el tiempo verbal m a p u c h e parece vincularse m á s c o n la vali-


Sufijos adverbiales

133

d e z o v i g e n c i a de la a c c i ó n q u e c o n la u b i c a c i ó n d e ésta e n u n p u n to del devenir temporal. El ú l t i m o sufijo d e t i e m p o e s -afu, q u e e x p r e s a

normalmente

a c c i o n e s futuras d e r e a l i z a c i ó n c o n d i c i o n a d a , c o m o e n

kullingeíi

kudu-me-afu-n J, //

si soy pagado iré/iría a acostarme si me pagan, me acostaría C o n este valor, es m u y u s a d o e n la apódosis de u n período coordinativo condicional, cuya prótasis está en m o d o subjuntivo,

indi-

c a n d o s u v a l o r de h i p ó t e s i s o s u p o s i c i ó n . L a s f o r m a s v e r b a l e s c o n el sufijo -afu s e u s a n a u n q u e la c o n d i c i o n a n t e n o e s t é e x p r e s a d a p o r s e r d e s c o n o c i d a y o b j e t o d e interrogación, c o m o en

chumngechi

chey

ka

de qué manera

interrogativo

otra vez

ta

ñi

petu-afu-n volveré/volvería a ver

kure l //

mi mujer ¿cómo podría yo volver a ver a mi mujer? L a s f o r m a s c o n el sufijo -afu e x p r e s a n t a m b i é n u n a c o n s e c u e n c i a p o s i b l e d e u n h e c h o actual, c o m o e n

münatuwimi

di-la-af(u)-e-yu \ II

eres muy veloz

yo no podría alcanzarte

(la c a í d a d e l a u de -afu e s n o r m a l a n t e la v o c a l e) tal v e z a t r a v é s d e u n a c o n d i c i ó n i m p l í c i t a : " e r e s m u y v e l o z [si te p o n e s a c o r r e r ] y o no podría alcanzarte". L a s a c c i o n e s c o n d i c i o n a d a s o c o n c o n s e c u e n c i a s futuras

son,

d e s u y o , virtuales. A partir d e e s t e r a s g o , s o n p o s i b l e s a l g u n o s u s o s translaticios d e l sufijo -afu. A s í , e n

wikeñelpetu-af(u)-e-n-eo

am

chi wesa

habrá estado él silbándome interrogativo el ¿me habrá estado silbando el malvado huillín? expresa acción dudosa. En

di-affu)-e-n-eo -*/ podría alcanzarme

nü-af(u)-e-n-eo | // podría agarrarme

e x p r e s a la p o s i b i l i d a d . E n

malvado

williñ \, II huillín


134

EL MAPUCHE O ARAUCANO

cheo ta wew-af(u)-e-n eytni wedakonangen [ II dónde podrías ganarme tú despreciable sirviente siendo ¿de dónde podrías ganarme tú, pobre hombre? expresa u n a posibilidad q u e de absurda es inconcebible. L a s formas con -afu son m u y usadas p a r a h a c e r peticiones corteses o sugerencias, frente a las cuales existe la fuerte posibilidad d e u n a respuesta negativa, c o m o e n kurewen awkantu-afu-yu T / / matrimonio jugaríamos los dos ¿querrías que jugáramos al matrimonio? N o h a n de confundirse las acciones posibles futuras expresadas p o r m e d i o del sufijo -afu c o n las a c c i o n e s planteadas c o m o hipótesis, p a r a las cuales se utiliza sistemáticamente e l m o d o subj u n t i v o . L a s p r i m e r a s s o n acciones de realidad condicionada, insegura o dudosa, las segundas tienen existencia en el nivel de las m e ras suposiciones, c o m o se p u e d e apreciar en el siguiente ejemplo, t o m a d o de u n cuento tradicional, idotu-e-li f / leftu-afu-ymi \ II si tú me fornicas escaparías después de eso si me fornicas, escaparías después q u e tiene u n a estructura de contenido e n la q u e h a y u n a suposición (idotueli "si tú m e fornicas") y u n a consecuencia real posible (leftuafuymi). E s sencillo y realista considerar q u e el t i e m p o gramatical m a p u c h e está e x p r e s a d o p o r u n a forma b á s i c a o n o m a r c a d a , e n la cual se p u e d e incluir u n o de los tres sufijos: -fu, -a y -afu. L a forma n o m a r c a d a y las formas resultantes de la sufijación, p a r e c e n vincularse m á s c o n la vigencia o validez t e m p o r a l del p r e d i c a d o q u e c o n l a u b i c a c i ó n d e é s t e e n u n p u n t o o á r e a d a d a del d e v e n i r temporal. D o s son los t i e m p o s m á s u s a d o s en m o d o subjuntivo o hipotético: la forma básica (o sea, sin ningún sufijo de tiempo) y el pretérito r e m o t o o n o v i g e n t t . U n verbo subjuntivo e n la forma b á s i c a indica hipótesis vigente, c o m o e n iñche yo

weweliu t / si te gano

eymi tú

fa

eluaen seré dado eso por ti


Sufijos adverbiales

135

jte

mi trülke kay i // tu pellejo por tu parte si te gano, tú me darás tu piel L a s f o r m a s subjuntivas

en pretérito

remoto

(-fu)

expresan

h i p ó t e s i s q u e n o fueron c u m p l i d a s e n e l p a s a d o , c o m o e n dungu-fu-li f /

allkütungeafun i //

si yo hubiera hablado [pero no hablé]

yo habría sido escuchado

Expresan también hipótesis contrafactuales, c o m o en pichimapunge-fu-le t /

küpaleluwkeafuiñ

itrofill

si cercana tierra fuera yo les traería ustedes variadas mülelu kampu meo —> / welu pütremapuleiñ l // cosas que hay campo pero lejana tierra estamos si mi tierra quedara cerca, yo les traería muchas cosas del campo, pero queda muy lejos o problemáticas, como en tuchi rume quien sea ngerkelaafuy no habrá

pe-fu-(f)ile kiñe domo si la viere ,;. una mujer ta ñi üñfituafiel \ II su hacerle daño

felele \ / estando así

si alguien viere a una mujer en esas condiciones [sin su cabeza] no deberá hacerle daño (la c a í d a d e l a / d e l sufijo -fi e s n o r m a l tras la v o c a l u: *pefu-fi-le —• pefu-i-le, c o n h i a t o e n t r e l a u y l a i). L a s f o r m a s v e r b a l e s c o n sufijo -fu e n el m o d o s u b j u n t i v o s o n m u y u s a d a s e n p e t i c i o n e s e x t r e m a d a m e n t e h u m i l d e s , c o m o la siguientü fürenemu-fu-liñ may \ II si tú nos favorecieses ciertamente ¿podrías eventualmente ayudarnos? L a s f o r m a s d e m o d o i m p e r a t i v o tienen, d e s u y o , e l r a s g o d e futuridad i n m i n e n t e , l o q u e e x c l u y e , p o r superfluo, al sufijo d e fut u r o -a, y, p o r i n c o m p a t i b l e s , a los sufijos -fu d e pretérito r e m o t o y -afu d e futuro c o n d i c i o n a d o .


136

EL MAPUCHE O ARAUCANO

SENTIDO Las formas verbales sin sufijos negativos tienen sentido afirmativo. En modo indicativo se niegan por medio del sufijo -la, com o en tripa-n tripa-la-n

salí no salí

H a y dos tipos de subjuntivo: el subjuntivo hipotético, que expresa suposiciones, y el subjuntivo volitivo negativo, que expresa órdenes negativas. El subjuntivo hipotético, marcado por el sufijo -l, es afirmativo en pi-l-mi si quieres

mi ruka tu casa

lif limpia

nieael f / tener

Estas formas se niegan por medio del sufijo -no (pronunciado a veces -nu), como se aprecia en pi-no-lmi si no quieres

mi ruka tu casa

lif limpia

nieael t / tener

El subjuntivo volitivo es siempre negativo, y está marcado por el sufijo -ki, como en kon-ki-liñ

¡no entremos (plural)!

(compárese konliñ "si entramos" y kon-no-liñ "si n o entramos"). Las formas en subjuntivo volitivo pueden reforzarse opcionalmente con el sufijo -no, que es, c o m o ya se vio, el sufijo negativo del m o d o subjuntivo hipotético kon-ki-no-liñ

¡no entremos (plural)!

El sufijo -ki puede describirse como sufijo de volición negativa y ocurre siempre e n el contexto del m o d o subjuntivo, m u c h a s veces reforzado por el sufijo negativo -no, característico de las formas subjuntivas. El sufijo -ki, opcionalmente reforzado por -no, y en concurrencia obligatoria con el sufijo -l de subjuntivo, funciona como negación del imperativo, c o m o se ve en


Sufijos adverbiales

kon-nge kon-kil-nge kon-kinol-nge kon-pe kon-kil-pe kon-kinol-pe

137 ¡entra! ¡no entres! ¡no entres! ¡que entre(n)! ¡que no entre(n)! ¡que no entre(n)!

En una forma en subjuntivo volitivo o en imperativo negativo, los segmentos ki (o kinó) y l se pueden «abrir» y recibir en su interior a algunos de los sufijos de persona satélite, como en leli-e-li leli-ki(no)-e-li leli-fi-nge leli-ki(no)-fi-l-nge leli-e-li-meo leli-ki(no)-e-li-meo leli-e-chi-meo leli-ki(no)-e-l-chi-meo leli-ki(no)-fi-l-pe

si me miras ¡no me mires! ¡míralo(s)! / ¡mírala(s)! ¡no lo(s) mires! / ¡no la(s) mires! ¡que me mire(n)! ¡que no me mire(n)! ¡que me mire(n)! ¡que no me mire(n)! ¡que no lo(s) / la(s) mire(n)!

Puede observarse que el sufijo -e "persona satélite segunda agente en diálogo mínimo", el sufijo -e...meo "persona satélite tercera determinada agente" y el sufijo -fi "persona satélite tercera determinada paciente" han quedado insertos en el interior del seudosufijo negativo -kil o -kinol, el que quedaría mejor tratado como discontinuo. Para resumir, en mapuche, las formas verbales se niegan por medios morfológicos, o sea, por medio de sufijación al verbo. Los sufijos negativos son: (1) -la para el modo indicativo; y (2) -no (o -nu) para el subjuntivo propiamente hipotético. El subjuntivo volitivo es siempre negativo y está marcado por el sufijo -ki o -kino. Las formas del modo imperativo se niegan por medio del sufijo discontinuo -ki..1 o -kino...l, vinculado históricamente con las formas del subjuntivo vohtivo, aparentemente por permutación de las terminaciones personales y numéricas del subjuntivo, por las del imperativo (para un análisis ligeramente diferente, véase Harmelink 1987b). Hay un sufijo -lie que enfatiza al indicativo y al imperativo, como se puede apreciar en los siguientes ejemplos:


138

EL MAPUCHE O ARAUCANO

tripa-n tripa-lle-n tripa-nge tripa-lle-nge

salí sí que salí ¡sal! ¡sal de una buena vez!

M u c h a s veces el sufijo -ü? significa q u e h a y expectativas de c o n s e cuencias negativas, c o m o en üllkatu-lle-nge i II q u e se p u e d e traducir c o m o "¡canta, atrévete!", o m e j o r c o m o "¡canta y verás lo que te ocurrirá!". En m o d o subjuntivo hipotético, el sufijo -lie sirve p a r a reforzar la hipótesis, especialmente c u a n d o ésta aparece en p e r í o d o s coordinativeit adversativos, c o m o e n tripa-lle-l-mi f / iney aunque salgas alguien aunque salgas, nadie te verá

rume siquiera

pelaaeymeo ¿ II no te verá

El sufijo -lie es incompatible e n la m i s m a forma verbal c o n los sufijos de negación, l o q u e sugiere q u e pertenecen a u n a sola clase, l l a m a d a «sentido d e la acción» y c u y o s m i e m b r o s s o n -la "negativo (en indicativo)", -no o *№u "negativo (en subjuntivo h i p o t é t i c o ) " , -M...I

o -kino...l

"negativo (en i m p e r a t i v o ) " y -lie

"afirmativo

enfático". El sufijo -ki "volitivo n e g a t i v o " ( q u e siempre ocurre e n formas de subjuntivo) p e r t e n e c e a otra clase, d e u n s o l o m i e m b r o , y p u e d e ocurrir reforzado c o n -no o -nu " n e g a t i v o (del subjuntivo)". N o h a y restricción para la aparición de los sufijos de sentido de la acción en concurrencia con los sufijos de

tiempo.

O T R O S SUFIJOS ADVERBIALES Q u e d ó dicho e n las secciones anteriores que las formas verba­ les m a p u c h e s se l l a m a n « m í n i m a s » si están constituidas s o l a m e n t e por el t e m a verbal y el o los sufijos de m o d o , persona focal y n ú ­ m e r o de la persona focal, si ésta es primera o segunda. Estos sufijos o agrupaciones de sufijos constituyen la llamada «flexión verbal obligatoria finita». Así, las formas m í n i m a s están constituidas por el t e m a verbal y la flexión verbal obligatoria finita.


Sufijos adverbiales

139

Una forma verbal es «expandida» si además contiene otro u otros sufijos opcionales, los que forman la llamada «flexión verbal opcional», ya que pueden aparecer o no aparecer en una forma verbal dada. Como se ha visto, la flexión verbal opcional contiene sufijos de persona satélite y sufijos adverbiales, de los cuales se han presentado algunos en los capítulos anteriores. El verbo mapuche es muy rico en la expresión de detalles físicos y espirituales de la acción, expresados por medio de variados sufijos adverbiales. Por medio del sufijo -rke (-ürke, tras consonante, con inserción de ü), el hablante puede indicar que la información es nueva para él, como en kewaymi

peleaste

kewa-rke-ymi

peleaste (ahora que me lo dices lo sé)

o que el acontecimiento había pasado inadvertido para él, como en ngolimi te embriagaste ngoli-rke-ymi te embriagaste (ahora recién me doy cuenta) A este uso, que se puede llamar «perceptivo», se añade otro que indica que la información procede de relato o narración («reportativo»): akuy aku-rke-y

llegó dicen que llegó, cuentan que llegó

El sufijo -rke tiene la particularidad de poder unirse a sustantivos, indicando estado de cosas sorpresivo o previamente inadvertido, como en fey esa

ti

chi la

domo mujer

kalko-rke i II bruja resultó ser

o sea, la mujer era bruja y hasta este momento ello no había sido advertido. El sufijo -ke indica acción habitual, frecuente^ sistemática o característica, como en ngoli ngoli-ke-y

se embriagó siempre se embriaga


140

EL M A P U C H E O A R A U C A N O

En el contexto de la forma básica, indica hábito o costumbre vigente; en el contexto del sufijo -fu, indica hábito o costumbre no vigente, como en ngoli-ke-fu-y

siempre se embriagaba (ahora no)

El sufijo -tu indica que la acción se repite revirtiendo a un es­ tado originario de cosas («repetitivo-inversivo»): küpay küpa-tu-y

vino volvió (vino de vuelta)

Otras veces indica simple inversión, como en kansan kansa-tu-u

me cansé descansé

Otras veces indica simple repetición, como en wewngeymi wewnge-tu-ymi

fuiste vencido nuevamente fuiste vencido

Otras veces indica que la acción empieza a originarse como conse­ cuencia de un evento anterior: wikürüy wikürü-tu-y

se desgarró se desgarró (después de eso, como consecuen­ cia de eso)

El sufijo -pe aproxima la acción al momento del hablas lefitni lef-pe-ymi

corriste recién corriste

Si el tema es prolongable —la acción puede seguir en curso una vez alcanzada su perfección—> la aproximación puede llegar hasta el momento mismo del habla. ákun aku-pe-n

llegué he llegado (llegué y estoy aquí)

El sufijo -ka indica que la acción continúa, como en —

müley ruka está casa está en casa

meo l II en


Sufijos adverbiales

141

müle-ka-y sigue estando sigue en casa

ruka casa

meo J / / en

c o n t i e n e a l g o d e la i d e a d e q u e y a n o d e b e r í a e s t a r e n c a s a , d e d o n d e m u c h a s v e c e s e s t e sufijo i n d i c a p e r t i n a c i a u o b s t i n a c i ó n : dunguymi dungu-ka-ymi

hablaste de todas maneras hablaste

H a y u n sufijo, -uye, q u e i n d i c a a c c i ó n c o m p l e t a , q u e h a alcanz a d o s u perfección («perfectivo») e n u n m o m e n t o a n t e r i o r a otro tiempo establecido: ule mañana

aku-uye-ay \ II ya habrá llegado

( c o m p á r e s e c o n el futuro a b s o l u t o akuay " l l e g a r á " ) . E n el c o n t e x t o d e l a f o r m a b á s i c a — s i n sufijos d e tiempo—> -uye significa a c c i ó n perfecta o c o m p l e t a e n el m o m e n t o d e l h a b l a : pe-uye-y ya vio

ñi su

pillata i II dinero

H a y u n sufijo -püda (y variantes fonéticas c o m o -pura y -püsa) que indica acción ejecutada contra toda esperanza, a sabiendas de q u e n o v a a t e n e r n i n g ú n resultado, c o m o e n küpaymi küpa-püda-ymi

viniste por no dejar no más viniste

E n a l g u n o s c a s o s , la c o m b i n a c i ó n d e dos sufijos a d q u i e r e

un

significado c o m p l e t a m e n t e n u e v o , c o m o o c u r r e c o n la c o m b i n a c i ó n d e l sufijo -pe y d e l n e g a t i v o -la, q u e p r o d u c e u n a f o r m a

verbal

interrogativo-dubitativa, c o m o e n koni kon-pe-la-y t //

entró ¿entrará tal vez?

(nótese la inflexión a s c e n d e n t e ) . O c a s i o n a l m e n t e , el v a l o r i n t e r r o g a t i v o - d u b i t a t i v o se p r o d u c e s o l a m e n t e p o r m e d i o d e l sufijo -pe y l a inflexión a s c e n d e n t e , c o m o e n lay la-pe-y T //

murió ¿habrá muerto?


142

EL MAPUCHE O ARAUCANO

L a inclusión del sufijo -pe e n futuro indicativo p r o d u c e tamb i é n significado dubitativo: kintu-a-y kintu-pe-a-y \ II

buscará ¿estará buscando?

(nótese la inflexión ascendente). P o r m e d i o de la c o m b i n a c i ó n de los sufijos -pe, -rke y -la se obtiene el significado de " e s obvio, es claro, es evidente": trüri trür-pe-rke-la-y

se parece es obvio que se parece

m u y u s a d o para indicar u n a conclusión a la q u e se llega d e s p u é s de conocer u n evento dado, c o m o en sumpall fa che trürperkelay l II sumpall gente es obvio que se parece es obvio que los sumpall se parecen a la gente El m a p u c h e d i s p o n e d e u n a serie m u y c o m p l e t a d e sufijos locativos, es decir, q u e sitúan la acción e n u n p u n t o d a d o del espacio. U n o de ellos, -pu, es translocativo —sitúa la acción e n u n p u n t o alejado d e l l u g a r del habla: lefimi lef-pu-ymi

corriste corriste al llegar allá

El sufijo -pa es cislocativo, o sea, localiza la acción en el lugar del habla, c o m o e n lef-pa-ymi

corriste al llegar acá

El sufijo -me, a d e m á s de indicar alejamiento desde el lugar del diálogo, tiene u n m a t i z d e finalidad o propósito, c o m o e n küdawimi küdaw-me-ymi

trabajaste fuiste allá a trabajar

H a y d o s sufijos d e m a n e r a : -yékü "acción constante y gradual", q u e siempre aparece j u n t o al cislocativo -pa o al translocativo propositivo -me; y -r (-ür tras consonante, con inserción de u), que indica acción p u n t u a l y s i e m p r e aparece j u n t o al cislocativo -pa o al translocativo simple -pu. El sufijo -yekü indica q u e la acción


Sufijos adverbiales

143

e s t á e n e j e c u c i ó n d u r a n t e t o d o el t r a y e c t o i n d i c a d o p o r el l o c a t i v o c o n el c u a l c o o c u r r e : ülkatuymi ülkatu-yekü-pa-ymi ülkatu-yekü-me-ymi

cantaste viniste cantando fuiste cantando

El sufijo -r e x p r e s a q u e la a c c i ó n o c u r r i ó u n a v e z , d u r a n t e el t r a y e c ­ to i n d i c a d o p o r el l o c a t i v o c o n e l c u a l c o o c u r r e : ülkatu-r-pa-ymi ülkatu-r-pu-ymi

al venir hacia acá pasaste a cantar al ir hacia allá pasaste a cantar

El sufijo -rume i n d i c a r e a l i z a c i ó n r e p e n t i n a : akuy aku-rume-y

llegó de repente llegó

U n a c o m b i n a c i ó n del sufijo -we y el sufijo n e g a t i v o t i e n e signi­ ficado cesativo, e s decir, i n d i c a q u e la e j e c u c i ó n d e la a c c i ó n q u e d a definitivamente suspendida, c o m o en ngoli ngqli-we-la-y

se embriagó nunca más se embriagó

E n la l e n g u a e l a b o r a d a de c u e n t o s y n a r r a c i o n e s , se a p r e c i a u n a t e n d e n c i a a h a c e r c o n c u r r i r h a s t a d o s sufijos d e la flexión ver­ b a l adverbial, c o m o p o r e j e m p l o : küpa-tu-rke-y venir-inversivo-reportatívo-modo real, tercera persona cuentan que regresó H a y e j e m p l o s d e h a s t a tres sufijos d e la flexión a d v e r b i a l e n una sola forma verbal, pero son minoritarios: ürarü-rume-ke-rke-y gritar-repentino-habitual-reportativo-modo real, tercera persona cuentan que suele gritar de repente

E L ORDEN RELATIVO DE LOS CONSTITUYENTES VERBALES U n o o m á s sufijos d e la flexión v e r b a l o p c i o n a l p u e d e n o c u r r i r e n una f o r m a v e r b a l e x p a n d i d a . C u a n d o aparece sólo u n o , éste


144

EL MAPUCHE O ARAUCANO

viene después del tema y antes de la flexión verbal obligatoria; así,

akurumeymi

llegaste de repente

aparece el tema aku "llegar"; en concurrencia con un sufijo de la flexión verbal adverbial (-rume "de repente") y tres sufijos de la flexión verbal obligatoria finita: -y " m o d o real", -m "persona focal segunda", -i "número singular". Cuando aparecen dos o más sufijos de la flexión verbal opcio­ nal, éstos se suceden entre sí e n un orden fijo, entre el tema y la flexiQft'yerbal obligatoria. Los siguientes sufijos de persona satélite aparecen en la posi­ ción inmediatamente anterior a la flexión verbal obligatoria: -e -e -e.. .eol-e.. .meo -fi

persona satélite segunda agente, en diálogo mínimo persona satélite segunda paciente, con su nú­ mero incluido en la persona focal primera dual persona satélite tercera determinada agente persona satélite tercera determinada paciente

E n el caso del sufijo discontinuo -e„,eo/-e...meo, su primer segmento (-é) ocurre antes de la flexión obligatoria, y el resto i iSMol...meo) inmediatamente después, al final de toda la forma verbal. Para mayor claridad, en los siguientes ejemplos, la flexión verbal obligatoria viene escrita en mayúsculas: 6

ültre-e-N ültre-e-YU ültre-e-N-eo . ültre-fi-^f

me empujaste te empujé me empujó (él/ella), me empujaron (ellos/ellas) lo/la empujé (a él/a ella), los/las empujé (a ellos/a ellas)

Este grupo de sufijos de persona satélite se llama «persona satélite, grupo II». Los sufijos de tiempo (-fu, -a, -afu) ocurren inmediatamente an­ tes de los sufijos de persona satélite, grupo II, como se aprecia en: ültre-a-e-n ültre-a-e-yu

me empujarás te empujaré

Los sufijos negativos ocurren inmediatamente antes de los su­ fijos de tiempo, c o m o se ve en:


Sufijos adverbiales

tripa-la-a-n tripa-la-fu-ymi nge-no-fu-li

145

no saldré no saliste (esa vez) si yo no hubiera existido

L o s sufijos d e p e r s o n a satélite, g r u p o II, a p a r e c e n e n t r e l a s d o s p a r t e s d e l sufijo d i s c o n t i n u o -ki...ll-ki...no

" n e g a t i v o (del i m p e r a t i -

v o ) " . E l sufijo -ki " v o l i t i v o n e g a t i v o " — q u e s i e m p r e o c u r r e e n el c o n t e x t o del m o d o s u b j u n t i v o — a p a r e c e t a m b i é n p r e c e d i e n d o inm e d i a t a m e n t e a l o s sufijos d e p e r s o n a satélite, g r u p o II, c o m o e n langüm-ki-fi-l-nge dungu-ki-e-li

¡no lo(s)/la(s) mates (a él, ella, ellos, ellas)! ¡no me hables!

El sufijo h a b i t u a t i v o -ke a p a r e c e a n t e s d e los sufijos d e n e g a ción: küdaw-ke-la-y

nunca trabaja(n)

E l sufijo -rke ( p e r c e p t i v o y r e p o r t a t i v o ) o c u r r e a n t e s d e l o s sufijos de negación nge-rke-la-fu-y

no había en ese tiempo, cuentan

p e r o d e s p u é s d e l h a b i t u a t i v o -ke: tripa-ke-rke-fu-y

salía(n) habitualmente en ese tiempo, cuentan

E l sufijo r e p e t i t i v o - i n v e r s i v o -tu o c u r r e a n t e s d e l sufijo h a b i tuativo -ke: amu-tu-ke-n

siempre regreso

El sufijo -pe " a c c i ó n r e c i e n t e " o c u r r e a n t e s d e l sufijo r e p e t i t i v o i n v e r s i v o -tu: chali-pe-tu-n

recién saludé de nuevo (o sea, me despedí)

El sufijo c o n t i n u a t i v o - o b s t i n a t i v o -ka o c u r r e antes del sufijo -pe " a c c i ó n r e c i e n t e " : dungu-ka-pe-n

de todas maneras hablé recién

El sufijo -püda " a c c i ó n i n n e c e s a r i a o p r e d e c i b l e m e n t e i n ú t i l " o c u r r e antes d e l sufijo c o n t i n u a t i v o - o b s t i n a t i v o -ka: dungu-püda-ka-n

de todas maneras hablé por no dejar no más


146

EL MAPUCHE O ARAUCANO

El sufijo -uye "acción perfecta o completa" aparece antes del sufijo -püda, dungu-uye-püda-n

de todas maneras ya hablé por no dejar no más

aunque eventualmente es posible la inversión: dungu-püda-uye-n Los sufijos locativos (-pu, -me y -pa) ocurren antes de -püda: weñe-pa-püda-y-mi

sin saber por qué robaste al llegar acá

El perfectivo -uye puede ocurrir: (1) antes de los locativos; ( 2 ) antes de -püda; o (3) después de -püda; así, son posibles: weñe-uye-me-püda-ymi weñe-me-uye-püda-ym i weñe-me-püda-uye-ymi

sin haber necesidad fuiste allá a robar

Ya se dijo que los sufijos de manera (-yekü "continuo y/o gradual; -r "puntual") ocurren siempre directamente aglutinados con los locativos (-yeküme / -yeküpa / -rpu / -rpa). Ningún sufijo puede darse separando los sufijos de manera, de los sufijos locativos. El sufijo -rume "repentinamente" ocurre antes de los sufijos de manera: dungu-rume-yekü-me-n

de repente me fui hacia allá a hablar

El sufijo cesativo -we —que siempre aparece en una forma verbal negativa— ocurre antes del sufijo -rume, chali-^-rume-la-ymi

de repente no saludaste más

aunque es posible la inversión: chali-rume-we-la-ymi El sufijo -ma de participación personal en un evento meteorológico, ocurre antes del cesativo -we (siempre en una forma verbal negativa), como en maw-ma-we-la-a-y ta ñi de repente no le lloverá más mi de repente no le lloverá más a mi amigo

weni \ // amigo

Los siguientes sufijos de persona satélite:


Sufijos adverbiales

-nge -mu -w

147

persona satélite tercera indeterminada agente persona satélite segunda agente, en diálogo expandido persona satélite segunda paciente, con su número incluido en la persona focal primera plural

forman el conjunto «persona satélite, g r u p o I». Este ocurre i n m e diatamente antes del sufijo cesativo -we: chali-nge-we-rume-la-n kuyda-mu-we-rume-la-n

de repente ya no fui más saludado de repente ustedes dejaron de cuidarme

A u n q u e son posibles formas con inversión posicional entre -we y -rume, la posición d e los sufijos d e p e r s o n a satélite, g r u p o I, n o cambia: chali-nge-rume-we-la-n kuyda-mu-rume-we-la-n L o s sufijos indirectizantes de p r i m e r grado ocurren inmediat a m e n t e antes d e los sufijos de p e r s o n a satélite, g r u p o I, c o m o e n kuyda-lel-mu-n ta ñi ustedes me cuidaron eso mi ustedes me cuidaron mis animales

pu plural

kulliñ l II animales

Los sufijos indirectizantes de s e g u n d o grado ocurren inmediat a m e n t e después d e l o s indirectizantes de p r i m e r grado: weñe-ñma-ñma-nge-ymi waka ta tú fuiste robado eso a él vaca te le robaron la vaca a tu hijo

mi fotüm j, // tu hijo

L o s sufijos indirectizantes d e p r i m e r grado aparecen i n m e d i a tamente después del t e m a verbal. S e g u i d o s o n o por los indirectizantes de s e g u n d o grado, preceden a todos los d e m á s sufijos verbales. I n m e d i a t a m e n t e después de los sufijos indirectizantes —de p r i m e r grado o de p r i m e r y segundo grado—, v i e n e n los sufijos d e p e r s o n a satélite, g r u p o I. A continuación, v i e n e n los sufijos de la flexión verbal adverbial, en su propio orden de sucesión: cesativo —> repentino —• m a n e r a —> locativo —•» innecesario —» obstinativo —• reciente —• repetitivo-inversivo —s> habituativo

—» perceptivo-

reportativo. S i g u e el sufijo d e volición negativa. L u e g o v i e n e n los


148

EL MAPUCHE O A R A U C A N O

sufijos del sentido de la acción. Después, los sufijos de tiempo. Siguen los sufijos de persona satélite, grupo n. Finalizando la cadena, vienen el o los sufijos de la flexión verbal obligatoria finita, con sus distinciones de modo, persona focal y número de la persona focal cuando ésta es primera o segunda. El lugar estructural ocupado por los indirectizantes puede estar ocupado por otros tres sufijos que relacionan el tema con su persona focal: -w "reflejo-recíproco" y "cuasi-reflejo", -ñmu "autobenefactivo" y -ma "participación o implicación personal en el evento". Las condiciones de coocurrencia de los diferentes sufijos opcionales n o están bien estudiadas. Aparentemente, n o hay restricción, en principio, para la aparición de los sufijos de tiempo y de sentido de la acción. El sufijo de volición negativa -ki coocurre muy frecuentemente con el sufijo negativo del modo subjuntivo, -no o -nu, de modo que puede presentarse en las variantes alternantes -ki o -kino o -kinu. En lo que respecta a los sufijos de la flexión adverbial, hay algunos que son semánticamente incompatibles entre sí, como por ejemplo, el perfectivo -uye y el habituativo -ke, o el sufijo -pe "reciente" y el habituativo -ke. Entre los que son semánticamente compatibles entre sí, hay una tendencia a disponer hasta dos (excepcionalmente tres) en una sola forma verbal. También hay restricciones que vienen desde el tema. Por ejemplo, los sufijos de persona satélite sólo pueden aparecer con temas que signifiquen acción que acepte la relación agente/paciente. La misma restricción opera para el reflejo-recíproco. El cuasi-reflejo ocurre sólo con algunos temas, los que n o pueden aparecer sin él: los llamados temas «pronominales» o «cuasireflejos». El auto-benefactivo sólo puede ocurrir con temas que no sean contradictorios con la idea de acción deliberadamente provechosa para su agente. El sufijo de participación o implicación personal tiende a aparecer sólo con temas que indican evento meteorológico. En las páginas anteriores se ha presentado la compleja constitución interna de las formas verbales finitas o personales, solamente lo que respecta a su flexión obligatoria y opcional.


Capítulo Vili EL VERBO N O FINITO

L A FLEXIÓN VERBAL OBLIGATORIA N O FINITA

Los verbos mapuches presentan un conjunto de ocho formas verbales, llamadas no finitas o no personales, más o menos correspondientes al modo infinitivo de los verbos castellanos (infinitivo, gerundio y participio), mediante las cuales se pueden expresar finas relaciones de subordinación. Cada una de estas ocho formas verbales está marcada por un sufijo propio (por ejemplo, -lu o -el), que constituye la llamada flexión verbal obligatoria no finita. Así, toda forma no finita consta del tema verbal y una flexión verbal obligatoria no finita. Por ejemplo, dado un tema verbal, sea kintu "buscar", la flexión no finita puede estar manifestada por uno de los siguientes sufijos: -lu, -yüm, -urna, -el, -eteo, -n, -am, -mum, lo que produce para ese tema el siguiente conjunto de formas no finitas: kintu-lu kintu-yüm kintu-unta kintu-el

kintu-eteo kintu-n kintu-am kintu-mum

Las formas verbales no finitas aparecen en el predicado de oraciones subordinadas, cada una de ellas en un diferente tipo de subordinación. Por ejemplo, las formas que tienen el sufijo -lu, combinado con el sufijo -a de futuro (-a-lu), aparecen en la oración subordinada final, o sea, aquella que expresa la finalidad o el propósito de la acción enunciada por medio de una forma verbal finita en la oración principal, como en tufa chi kulliñ pun este el animal de noche este animal sale de noche a robar

tripakey sale siempre

weñe-a-lu l // a robar


150

EL MAPUCHE O ARAUCANO

P o r s u parte, las formas q u e tienen e l sufijo -yüm aparecen e n la oración subordinada temporal, c o m o e n feymeo \ / entonces

küymi-yüm estando en trance

ta

chi eJ

machi -> / machi

wemüwekufükey kom pule pu ruka l II persigue a los demonios todas direcciones dentro de casa cuando el machi está en trance, persigue a los demonios por todas par­ tes dentro de la casa Así, en principio, c a d a forma verbal n o finita aparece e n u n ti­ p o diferente de subordinación. Sin e m b a r g o , h a y u n g r a d o de cruce y traslapo e n e l sentido d e q u e u n a m i s m a forma v e r b a l p u e d e aparecer en m á s de u n tipo de subordinación, y el m i s m o tipo de subordinación p u e d e estar e x p r e s a d o p o r m á s de u n a forma ver­ bal. P o r ejemplo, las formas verbales c o n sufijo -lu p u e d e n aparecer t a m b i é n en oraciones subordinadas adjetivas, c o m o : palin meo $rartukukey kom che chueca en se pone a gritar toda gente müle-lu ina paliwe \ // que está a orillas cancha de chueca en los partidos de chueca se pone a gritar toda la gente que está a orillas de la cancha Entonces, las formas verbales n o finitas c o n sufijo -lu aparecen e n oraciones subordinadas de finalidad, adjetivas, y otras. A la in­ versa, u n tipo d a d o de subordinación, p o r ejemplo, las oraciones subordinadas de finalidad, p u e d e manifestarse p o r m á s de u n a clase de formas verbales n o finitas; p a r a las oraciones subordina­ d a s finales, éstas p u e d e n llevar el sufijo -lu, c o m b i n a d o c o n el sufi­ j o -a de futuro (-a-lu), c o m o en kuyfi fentreken che traumkey antiguamente de a mucha gente solía reunirse wemümara-a-lu | // liebres a corretear antiguamente se reunían grandes grupos de gente a cazar liebres o p u e d e n llevar forma verbal c o n el sufijo -el, c o m b i n a d o c o n el sufijo de futuro (-a-el), c o m o e n


El verbo no finito

151

konkeingün

paliwe

entran siempre ellos plural

cancha de chueca

ta

ñi pali-a-el

engün l ¡I

su

ellos plural

jugar a la chueca

meo a

ellos entran a la cancha para jugar a la chueca Las formas verbales no finitas llevan una flexióniferbal opcional muy similar a la de las formas verbales finitas. Aceptan los tres sufijos de tiempo (-fu, -a, -afu) y se niegan por medio del sufijo -no; sin embargo, la aparición de otros sufijos adverbiales parece más restringida que en las formas verbales finitas.

L A S F O R M A S -LU

Como ya quedó dicho, las formas verbales no finitas que presentan el sufijo -lu combinado con el sufijo -a de futuro (-arfu) aparecen como palabra principal del predicado de oraciones subordinadas adverbiales de finalidad, o sea, que detenrdnan un verbo añadiendo información que responde a la pregunta ¿chumael? "¿para qué?", como se aprecia en mará

tripakey

pun

üta-a-lu

kacho

well

liebre

sale siempre

de noche

a pastar

pasto

o

kachilla

we

tremkülelu l //

trigo

nuevo

que está creciendo

las liebres salen de noche a comer pasto o trigo recién brotado La oración subordinada ütaalu kacho well kachilla we tremkülelu "a comer pasto o trigo recién brotado" indica la finalidad del acto de salir (tripakey "salen siempre"), respondiendo a la pregunta ¿chumael tripakey? "¿a qué salen?". Las oraciones subordinadas de finalidad de este tipo cumplen dos condiciones: (1) su sujeto es el mismo de la oración subordinante, y (2) están adscritas a un verbo de traslado (como tripa "salir"), o que implica traslado (como wicha "visitar" o trawu "reunirse"). Estas formas verbales aparecen también como palabra principal del predicado de oraciones subordinadas causales, es decir, que entregan información que responde a a la pregunta ¿che(m)meo? "¿por qué?", como en el siguiente ejemplo:


152

EL MAPUCHE O ARAUCANO

tufa

chi

kulliñ

weñefeachawallngey

este

el

animal

ladrón de gallinas es

am

Üo ¡ II

porque

carne

ike-lu come siempre

este animal es ladrón de gallinas porque se alimenta de carne L a oración subordinada ikelu am üo " p o r q u e se alimenta de c a r n e " indica la causa de ser ladrón de gallinas (weñefeachawallngey "es ladrón de gallinas"), respondiendo a la pregunta ¿che(m)meo weñefeachawallngey? "¿por q u é es ladrón de gallinas?". Este tipo de oraciones subordinadas está m a r c a d o p o r el n e x o causal am "porque", que ocupa el s e g u n d o lugar entre sus constituyentes internos. Las formas verbales n o finitas con sufijo -lu aparecen t a m b i é n c o m o palabra principal del predicado de oraciones subordinadas de tiempo, o sea, aquellas q u e llevan información q u e r e s p o n d e a la pregunta ¿chumül? " ¿ c u á n d o ? " , c o m o e n

dewma

ella

trafia-lu f /

kom che

ya

apenas

ha anochecido

toda

gente

amutukey

kisuke

ñi

ruka

meo | //

siempre va de vuelta

cada uno

su

casa

a

cuando recién ha anochecido, la gente regresa cada uno a su casa La oración subordinada dewma ella trafialu " c u a n d o recién h a anochecido", responde a la pregunta ¿chumül kom che amutukey kisuke ñi ruka meo? " ¿ c u á n d o regresa la gente cada u n o a s u c a s a ? " . Este tipo de suboraciones determina al total de la oración principal (kom che amutukey kisuke ñi ruka meo), y n o a la sola forma verbal principal (amutukey). Estas formas verbales aparecen t a m b i é n c o m o palabra principal del predicado de oraciones subordinadas adjetivas activas. E s tas p u e d e n ser restrictivas (especificativas, determinativas) o n o restrictivas (explicativas, incidentales). Las primeras llevan inform a c i ó n que limita el alcance o extensión del sustantivo al q u e están adscritas, p o r e j e m p l o e n palin

meo

ürartukulekey

kom

partido de chueca

en

se pone a estar gritando

toda

müle-lu

ina

paliwe \ II

que está

a orillas de

cancha de chueca

che gente

en los partidos de chueca grita toda la gente que está a orillas de la cancha


El verbo no finito

153

L a o r a c i ó n s u b o r d i n a d a adjetiva mülelu iría paliive " q u e e s t á a orillas d e la c a n c h a " limita la e x t e n s i ó n d e l s u s t a n t i v o che " g e n t e " : n o es t o d a la gente, sino sólo la q u e e s t á a orillas de la c a n c h a . E n c a m b i o , e n el e j e m p l o siguiente

akukeingün

fey fey

llegan siempre ellos plural

esa

ta

ñi

mülemum

ta

chi

ta

chi ruka

cheo

la

donde

la

casa

wampontukule-lu i II

difunto su estar el di en la canoa estando dentro llegan a la casa donde está el difunto dentro de la canoa {pampo

e s " c a n o a " , p e r o t a m b i é n "ataúd",

e n c o n s o n a n c i a c o n la

antigua costumbre mapuche de sepultar a los hombres adultos en u n a c a n o a ) ; la o r a c i ó n s u b o r d i n a d a wampontukulelu

"que está den-

tro de la c a n o a " n o restringe el a l c a n c e del s u s t a n t i v ó l a

"difunto",

s i n o m á s b i e n e x p r e s a la c i r c u n s t a n c i a e n q u e éste se e n c u e n t r a . E l v a l o r b á s i c o d e l a f o r m a s v e r b a l e s n o finitas q u e t i e n e n sufij o -lu e s a c t i v o , p e r o si en la f o r m a v e r b a l a p a r e c e el sufijo -rige " p e r s o n a satélite tercera i n d e t e r m i n a d a a g e n t e " , el s e n t i d o total d e la f o r m a v e r b a l resulta p a s i v o , e n el s e n t i d o d e q u e la p e r s o n a focal d e l p á r r a f o e s p a c i e n t e d e la a c c i ó n e x p r e s a d a e n l a f o r m a v e r b a l -lu, c o m o e n tufa chi futra kulliñ lion pi-nge-lu este el gran animal león que es dicho katrükerkefui che rume j, / / la interceptaba siempre, cuentan gente incluso este gran animal, llamado «león», atacaba incluso a la gente L a o r a c i ó n s u b o r d i n a d a adjetiva p u e d e a p a r e c e r s u s t a n t i v a d a , como en tufa kom che küpakeingün esta toda gente vienen siempre ellos plural pentukupaalu chi weñangküle-lu l II a hacer la visita de pésame los que están tristes toda esta gente viene a dar el pésame a los dolientes L a s f o r m a s v e r b a l e s n o finitas c o n sufijo -lu e n la s u b o r a c i ó n adjetiva t i e n e n u n a f o r m a «larga»,

m a r c a d a p o r el sufijo -chi (-lu-

chi), c o n s e r v a d a í n t e g r a e n p e h u e n c h e , p e r o q u e e n las o t r a s á r e a s h a p e r d i d o la s í l a b a -lu-. P o r e j e m p l o , d e l t e m a tuw " p r o c e d e r " se f o r m a tuw-lu " q u e p r o c e d e " , q u e c o n el sufijo -chi q u e d a

tuw-lu-chi


154

EL MAPUCHE O ARAUCANO

( e n p e h u e n c h e ) y tuw-chi ( e n l a s o t r a s r e g i o n e s ) , a m b a s c o n e l m i s m o significado d e la forma básica: " q u e procede". L a forma l a r g a , t e n n i n a d a e n -(lu-)chi a p a r e c e c o m o p a l a b r a p r i n c i p a l d e l p r e d i c a d o d e o r a c i o n e s s u b o r d i n a d a s adjetivas a n t e p u e s t a s a l s u s tantivo al q u e determinan:

ka

küpakey

kom pule

tuw-chi

che i II

también viene siempre toda dirección que procede también viene gente que procede de todas partes

gente

d o n d e s e a p r e c i a la o r a c i ó n s u b o r d i n a d a adjetiva kom pule tuwchi " q u e p r o c e d e d e t o d a s p a r t e s " , a n t e p u e s t a a s u s u s t a n t i v o che " g e n t e " . E s t e tipo d e s u b o r a c i ó n e s d e l t o d o e q u i v a l e n t e a l a m á s normal:

che

kom püM ,

tuw-lu | II

gente toda dilección que procede gente que procede de todas partes P o r lo g e n e r a l , l a s o r a c i o n e s s u b o r d i n a d a s adjetivas a n t e p u e s tas, c o n v e r b o e n -(lu-)chi, s o n m í n i m a s , o s e a , c o n s t a n s ó l o d e l a f o r m a verbal, c o m o e n

fey

ichi

yewülküle-chi

domo

esa

la

que está llevando el canto

mujer

dungulkey hace sonar siempre

kadkawilla i II cascabel la mujer que está acompañando el canto hace sonar cascabeles E n l a l e n g u a relajada d e l a c o n v e r s a c i ó n i n f o r m a l , e s f r e c u e n t e e l u s o d e l a s f o r m a s n o finitas c o n sufijo -lu s u s t i t u y e n d o a l a s form a s finitas n o r m a l e s e n e l p r e d i c a d o d e l a s o r a c i o n e s i n d e p e d i e n tes. Así, a la pregunta

chumad

amta

doami

para qué interrogativo necesita ¿para qué necesita una casa tu hijo? una respuesta normal es

kurengeay

ñt

fotüm

se casará mi hijo porque se va a casar mi hijo

am l // causal

ruka ¡a

mi

fotüm | //

casa

tu

hijo


El verbo no finito

155

c o n v e r b o finito kurengeay " s e c a s a r á " m a r c a d o p o r m o d o real o indicativo (-y) y p e r s o n a focal t e r c e r a ( - 0 ) ; alternativamente, la r e s p u e s t a p u e d e ser

kurengealu ñifotüm am \ II c o n v e r b o n o finito en -lu (kurengealu), sin m a r c a d e m o d o ni de p e r s o n a focal, a l g o así c o m o si e n castellano se respondiera estando por casarse mi hijo, por eso

L A S F O R M A S -YÜM Las formas verbales n o finitas q u e tienen sufijo -yüm, a p a r e c e n c o m o p a l a b r a p r i n c i p a l del p r e d i c a d o de oraciones s u b o r d i n a d a s d e tiempo, c o m o e n

ngüñüle-yüm

[fii/a

kulliñ] f /

pasando hambre

[este

animal]

che

rume

gente

siquiera

yamkelafi | // no la respetaba cuando [este animal] estaba hambriento ni a la gente respetaba S u v a l o r n o r m a l es activo, p e r o si aparece el sufijo -nge "pers o n a satélite tercera, i n d e t e r m i n a d a agente", el sentido total d e la forma v e r b a l e s pasivo, c o m o en

tu-nge-yüm

\fey

ch$

ngürü]

chumngechi rume f /

siendo tomado

[ese

el

zorro]

como

re

entuñmangekey

trülke

sea

fendeaél ¿ //

sólo piel él es sacado eso para vender cuando lo toman [al zorro] como sea, sólo le sacan la piel para venderla E n la oración s u b o r d i n a d a d e t i e m p o alternan con m u c h a facilidad las formas c o n s u $ ¡ p -lu y con sufijo -yüm

deo

ikunu-yüm (o ikunu-lu)

ya

quedando comidos

ellos plural

engün t /

ka

llitukeingün

tufa

ngillatun \ //

otra vez empiezan ellos plural esta rogativa cuando ya han comido, empiezan nuevamente la rogativa


156

EL MAPUCHE O ARAUCANO

L A S FORMAS -UMA L a s f o r m a s v e r b a l e s n o finitas c o n sufijo -uma a p a r e c e n e n el predicado de oraciones subordinadas

adjetivas, e x p r e s a n d o u n a

acción pasada y completa en el m o m e n t o de la acción expresada en la o r a c i ó n principal, c o m o e n l o s d o s e j e m p l o s siguientes: —

feymeo pepikangekey entonces son preparadas katrükunu-uma que han sido dejadas cortadas

epu dos

angken fara secas varas kuyfi l II tiempo atrás

entonces se preparan dos varas secas que han sido cortadas mucho tiempo antes —

akutulu ñi futa wentru mia-uma llegando de vuelta su marido hombre que antes andaba lelfün meo f / elukefi mate kofke engu i // campo en le da eso mate pan juntos los dos cuando llega su marido que andaba en el campo, le sirve mate con pan

L A S FORMAS -EL L a s f o r m a s v e r b a l e s n o finitas q u e l l e v a n sufijo -el a p a r e c e n c o m o p r e d i c a d o e n o r a c i o n e s s u b o r d i n a d a s s u s t a n t i v a s subjetivas, es decir, q u e f u n c i o n a n c o m o sujeto d e la o r a c i ó n s u b o r d i n a n t e . El sujeto d e l a o r a c i ó n s u b o r d i n a d a e s t á m a r c a d o p o r m e d i o d e u n posesivo. puwlu ñi fentekunua-el llegando su estar por dejar hasta ahí no más ñi palin engün \ // su partido de chueca ellos plural cuando llega el momento de terminar ellos su partido,... T o d o e l t r o z o c i t a d o es u n a o r a c i ó n s u b o r d i n a d a d e t i e m p o , c u y o v e r b o p r i n c i p a l e s puwlu " l l e g a n d o , a l llegar, c u a n d o l l e g a " ; s u sujeto e s l a o r a c i ó n s u b o r d i n a d a s u s t a n t i v a ñi fentekunuael ñi palin engün " s u e s t a r p o r dejar h a s t a a h í n o m á s s u p a r t i d o d e c h u e c a e l l o s " ; c u y o v e r b o e s fentekunuael " e s t a r p o r dejar h a s t a a h í


El verbo no finito

157

n o m á s " y c u y o c o m p l e m e n t o directo e s ñi palin " s u p a r t i d o de c h u e c a " ; el sujeto e s t á m a r c a d o p o r ñi ( e n ñi fentekunuael) t e r c e r a p e r s o n a ) " , d e t a l l a d o c o m o p l u r a l p o r engün

" s u (de

" p l u r a l d e ter-

c e r a p e r s o n a " , o sea, " e l l o s " . M á s frecuentes son los casos e n q u e la o r a c i ó n

subordinada

s u s t a n t i v a e s objetiva, e s decir, f u n c i o n a c o m o c o m p l e m e n t o directo de la oración subordinante, c o m o en kimuwkeingu ta ñi rüf se dan a saber uno al otro ellos dos su efectivamente palia-el engu müten J, / / ir a jugar a la chueca ellos dos no más ellos dos se hacen saber uno al otro que efectivamente van a jugar a la chueca d o n d e la o r a c i ó n s u b o r d i n a d a ta ñi rüfpaliael engu müten " q u e efect i v a m e n t e v a n a j u g a r a la c h u e c a e l l o s d o s " e s c o m p l e m e n t o direct o d e la f o r m a v e r b a l kimuwkeingu

" s e d a n a s a b e r u n o al o t r o ellos

dos". E l v a l o r b á s i c o d e l a s f o r m a s v e r b a l e s c o n e l sufijo -el e s activo, p e r o si a p a r e c e e n ellas el sufijo -nge " p e r s o n a satélite t e r c e r a i n d e t e r m i n a d a a g e n t e " , el s e n t i d o total r e s u l t a p a s i v o , c o m o e n feymeo f / pelu ' ñi tralkatu-nge-a-el -»/ entonces viendo su estar por ser disparado fey chi trapial ngümakerkefuy i // ese el puma lloraba siempre, cuentan viendo que iban a dispararle, el puma lloraba —según se cuenta— Estas formas verbales aparecen también en oraciones subordin a d a s c o m p l e t i v a s d e müley " e s n e c e s a r i o , e s p r e c i s o " , c o m o e n feymeo \ I chi machi müley entonces el machi es necesario entonces, el machi debe caer en trance

ñi su

küymia-el J, // caer en trance

y e n o r a c i o n e s s u b o r d i n a d a s c o m p l e t i v a s d e pingey " e s l l a m a d o , e s dicho", como en lawentun kutran pingey ñi ngawtuafi-él J / / medicinar enfermo es dicho su ponerle una lavativa medicinar al enfermo es ponerle una lavativa


158

EL M A P U C H E O A R A U C A N O

Las oraciones subordinadas con verbo sufíjado en -el, pueden aparecer como completamente circunstancial de causa, con su forma verbal seguida por el nexo causal meo, como en pichi kuyfi newe mülewekélay mará -* / poco tiempo atrás casi ya no quedaban liebres ngewekenofel meo mawidanto kom pule i II no seguir habiendo por matorrales todas direcciones hace poco tiempo casi n o quedaban liebres porque ya no había matorrales por ninguna parte Las formas verbales no finitas con sufijo -el, aparecen también como palabra principal del predicado de oraciones subordinadas consecutivas o consecuenciales, dependientes de los nexos consecutivos féymeo "así, en consecuencia" yfamngechi "de esta manera", como en ngeykurewekey ka machi ta ñi hace movida de rehue también machi su llowtuael doy newen püllü -*/ recibir después de eso más forzudo espíritu ka Jeymeo ñi doy küme dakutrantua-el J // y así su más bien curar enfermos después de eso el machi hace cambio de rehue también para recibir un espíritu más poderoso y así sanar mejor a los enfermos En el siguiente ejemplo, el nexo consecutivo

esfamngechi:

iney no rume doampiyewekélay ka alguien no siquiera no sigue haciendo más lo necesario y famngechi ta ñi wemümaraafel [ II de esta manera su posible correteo de liebres nadie se preocupa y a m á s de hacer lo necesario de modo que haya cacería de liebres El sentido básico de estas formas es activo, pero si ocurren con el sufijo -nge "persona satélite tercera indeterminada agente", el sentido total es pasivo, como en fey chi machi müley ñi nieael kiñe reme ese el machi es necesario su tener un rehue feymeo ñi kim-nge-a-el cheo $a ñi mülen l II así que su ser sabido donde su estar el machi debe tener un rehue y que así se sepa dónde vive él


El verbo no finito

159

L a s f o r m a s v e r b a l e s n o finitas c o n sufijo -el c o m b i n a d o c o n el sufijo -a d e futuro, a p a r e c e n c o m o p a l a b r a p r i n c i p a l d e l p r e d i c a d o de o r a c i o n e s s u b o r d i n a d a s d e finalidad, c o m o e n konkeingün paliwe entran siempre ellos plural cancha de chueca ta ñi pali-a-el engün [ II su jugar a la chueca ellos plural entran a la cancha de chueca a jugar A diferencia d e l a s o r a c i o n e s s u b o r d i n a d a s

meo a

finales

c o n sufijo

-lu, l a s q u e l l e v a n f o r m a v e r b a l c o n sufijo -el o c u r r e n t í p i c a m e n t e d e t e r m i n a n d o al total d e la o r a c i ó n s u b o r d i n a n t e , c o m o e n fey chi ngüchalmachife llowkey chem ese el alentador de machi recibe siempre eso machi ta ñi ngütrameltu-a-fi-el rupan machi su relatarle eso después de eso después küymile J // que esté en trance

pin decir

el ayudante de machi recibe lo que éste dice para relatárselo después de que vuelva del trance a u n q u e n o faltan c a s o s e n q u e a p a r e c e n c o m o l o s d e t e r m i n a n t e s d e la f o r m a v e r b a l d e la o r a c i ó n principal, c o m o e n tufa chi pu tralkatumarafe estos los plural disparadores de liebre mangelkunuwkefuingün ñi tripa-a-el | // se dejaban invitados irnos a otros plural su salir los cazadores de liebres se invitaban unos a otros a salir S i n e m b a r g o , c a s o s c o m o éste p u e d e n ser i n t e r p r e t a d o s m á s c o m o oraciones subordinadas completivas, que c o m o oraciones subordin a d a s finales. L a s f o r m a s v e r b a l e s n o finitas c o n sufijo -el, a p a r e c e n t a m b i é n e n o r a c i o n e s s u b o r d i n a d a s d e tipo adjetival, o sea, q u e m o d i f i c a n a u n sustantivo, d e p e n d i e n t e s d e l a d v e r b i o relativo cheo " e n (el lug a r ) d o n d e " , c o m o e n el e j e m p l o s i g u i e n t e : kom pu palife todos plural jugadores de chueca ñi amuael paliwe meo su ir cancha de chueca a

eluwkeingün se preparan ellos plural cheo ta ñi donde su


160

EL MAPUCHE O ARAUCANO

pali-a-el engün i II estar por jugar a la chueca ellos plural todos los jugadores de chueca se preparan para ir a la cancha en la que habrán de jugar A p a r e n t e m e n t e , la condición para q u e las formas t e r m i n a d a s e n el sufijo -él aparezcan e n este tipo de o r a c i o n e s subordinadas, e s q u e el e v e n t o e x p r e s a d o e n ellas sea posterior al expresado e n la oración principal o subordinante — l o q u e de alguna m a n e r a se m a n i fiesta e n el sufijo -a de futuro q u e aparece e n ellas (pali-a-el)—. Si esta relación de posterioridad n o s e da, e s d e n o r m a e l u s o de otra forma verbal

(-mum).

U n u s o c o m p l e t a m e n t e diferente de las formas n o finitas c o n sufijo -el es el de la palabra principal del predicado de oraciones subordinadas adjetivas d e significado p a s i v o pasado. Así, d a d o e l t e m a verbal transitivo wicha "invitar", la forma wicha-el significa "(alguien) que h a sido invitado", c o m o se aprecia e n chi epu kinete wicha-el los dos jinetes que han sido invitados fill antü ñi lepümafiel kisuke todos días su hacerlos correr cada uno epu kawellu J / / dos caballos los dos jinetes que han sido invitados deben hacer sus dos caballos (cada uno su propio caballo)

müley es necesario chi los

correr todos los días

Este tipo de oraciones subordinadas llevan m a r c a d a la p e r s o n a del agente por m e d i o de u n posesivo; así, e n el ejemplo siguiente, la forma verbal üytukunoel "(algo) q u e h a sido d e s i g n a d o " está referida a antü "día"; e l p o s e s i v o ñi " s u " , c o m p l e m e n t a d o c o n engu " d u a l de tercera p e r s o n a se refiere a los dos agentes de la acción de designar: "el día q u e h a sido designado por ellos dos". üngemkülekey müten están esperando nada más ñi üytukunoel su que ha sido designado engün J, II ellos plural solamente quedan esperando jugar a la chueca

fey chi ' ese el engu ta ellos dos

antü día ñi paliad su jugar a la chueca

el día que ellos dos han designado para


El verbo no finito

161

E n o r a c i o n e s s u b o r d i n a d a s d e e s t e tipo, el s u s t a n t i v o al c u a l e s t á adscrita la s u b o r d i n a d a , p u e d e o b v i a r l e (si e s t á s u f i c i e n t e m e n t e c l a r o e n el c o n t e x t o ) , c o n l o c u a l l a o r a c i ó n s u b o r d i n a d a adjetiva queda sustantivada, como en ngeykurewekey machi anümelngetuael hace movida de rehue machi para su serle plantado después eso kiñe we rewe -»/ wesañamawle ta ñi niel i II un nuevo rehue si se le estropea su ser tenido el machi hace cambio de rehue para que se le plante un nuevo rehue, si se le estropea el que tiene S u s t a n t i v o s d e a m p l i a área s e m á n t i c a , c o m o dungu

"palabra,

discurso, t e m a " o chemkün " c o s a , c u e s t i ó n " , s u e l e n o b v i a r s e sistem á t i c a m e n t e e n este c o n t e x t o , c o m o e n fey chi ngüchalmachife nütrameltukefi ta ese el alentador de machi le conversa después de eso chi machi kom ta ñi feypiel küymilelu j // el machi todo su así decir estando en trance el ayudante de machi le repite todo lo que él ha dicho cuando estaba en trance C u a n d o el sufijo -el v i e n e c o m b i n a d o c o n el sufijo -a d e futuro, el significado total e s p a s i v o futuro; así, d a d o el t e m a ¿-"comer", la f o r m a v e r b a l n o finita i-a-el significa " ( a l g o ) q u e h a d e s e r c o m i d o " , c o n claro s e n t i d o d e finalidad: " ( a l g o ) q u e e s o sirve p a r a ser c o m i d o " , c o m o e n el s i g u i e n t e e j e m p l o , e n el q u e está tácito el sustanti-

v o chemkün " c o s a s " : amukeingün waria meo ngillameael van siempre ellos plural ciudad a a comprar allá pulko ka itrofill [chemkün] iael i II vino y variadas [cosas] para ser comidas van a la ciudad a comprar vino y otras cosas para comer L a f o r m a iael h a l l e g a d o a l e x i c a l i z a r s e c o n e l significado d e " c o m i d a , a l i m e n t o " , c o m o se p u e d e a p r e c i a r e n el s i g u i e n t e e j e m plo: kom che ikey ilo ka itrofill toda gente come carne y variadas toda la gente come carne y otras comidas

iael i II comidas


162

EL MAPUCHE O ARAUCANO

L a o r a c i ó n s u b o r d i n a d a adjetiva p u e d e estar r e m o v i d a o distanciada de su sustantivo, c o m o ocurre en ngürü tungeyüm | / re trülke müten zorro siendo tomado solamente piel nada más entuñamangekey fendeael waria meo j // él es sacado eso para ser vendida ciudad en cuando cazan al zorro sólo le sacan la piel para venderla en las ciudades L a s f o r m a s v e r b a l e s c o n sufijo p a s i v o -el, t i e n e n u n a

forma

« l a r g a » alternante, m a r c a d a p o r el sufijo -chi (-el-chi), q u e a p a r e c e como palabra principal del predicado de oraciones

subordinadas

adjetivas a n t e p u e s t a s a s u s u s t a n t i v o . T i e n e n significado p a s i v o ; así, del t e m a machitu " h a c e r m a c h i t ú n " , sale la f o r m a v e r b a l machituel d e significado p a s i v o p a s a d o : " ( e n f e r m o ) al q u e se h a h e c h o m a c h i t ú n " . L a a d i c i ó n d e -chi p r o d u c e la f o r m a machituelchi

tam-

b i é n d e significado p a s i v o p a s a d o , la q u e se a n t e p o n e a s u sustantivo, c o m o se a p r e c i a e n ka y ta

kiñeke meo mongekelay algunas veces en no sana siempre chi machitu-el-chi kutran \ II el que se le ha hecho machitún enfermo y algunas veces no sana el enfermo al que se le ha hecho machitún Normalmente, este tipo de oraciones subordinadas son mínim a s , e s decir, c o n s t a n d e la s o l a f o r m a v e r b a l , a v e c e s c o n u n p o s e s i v o q u e m a r c a al a g e n t e , c o m o e n trapial lefmawkerkey tranakunun ta ñi puma huía, dicen dejando caído su yene-el-chi chem kulliñ rume J II que estaba llevando cualquier animal que fuera el puma huía —según cuentan— dejando botado el animal que llevaba, cualquiera que éste fuera

L A S FORMAS

-ETEO

Las f o r m a s v e r b a l e s n o finitas q u e tienen sufijo -eteo, t i e n e n la m i s m a g a m a de u s o q u e las f o r m a s c o n s t r u i d a s c o n el sufijo -el,


El verbo no finito

163

p e r o c o n u n a i m p o r t a n t e diferencia d e s i g n i f i c a d o : la p e r s o n a focal d e l a o r a c i ó n s u b o r d i n a n t e e s p a c i e n t e d e l a a c c i ó n e x p r e s a d a e n la f o r m a v e r b a l n o finita e n -eteo. E l a g e n t e e s s i e m p r e u n a t e r c e r a persona determinada, presentada c o m o interactuante secundario, c o m o se a p r e c i a e n datukutranalu machi t / cuando va a hacer curación de enfermo machi müley ñi kellua-eteo fentren che i // es necesario su ser ayudado él mucha gente ... fey chi pu cfafafe müley esos los plural ayudantes del rito es necesario ñi ürarüla-eteo ka palolea-eteo su serle dados los gritos rituales y serle hecho sonar eso wiño | // bastones de chueca cuando el machi va a hacer curación a un enfermo, debe ser ayudado por mucha gente... los ayudantes deben lanzarle los gritos rituales y hacerle sonar sus bastones de chueca E n la e s t r u c t u r a m a p u c h e , l a p e r s o n a focal (o «sujeto») e s machi * e l m a c h i " , q u e es p a c i e n t e e n l a s tres f o r m a s v e r b a l e s : kelluaeteo, ürarülaeteo y paloleaeteo. E n particular, la t r a d u c c i ó n c a s t e l l a n a d e l a s e g u n d a p a r t e del e n u n c i a d o tiene el i n c o n v e n i e n t e d e p r e s e n t a r a los a y u d a n t e s d e l rito c o m o a c t u a n t e focal, e n c i r c u n s t a n -

cias e n q u e la o r a c i ó n m a p u c h e fey chi pu afafufe müley ñi ürarülaeteo ka paloleaeteo ñi wiño e s u n a p r e d i c a c i ó n s o b r e el machi (paciente), n o s o b r e l o s afafafe ( a g e n t e s ) . E n e l s i g u i e n t e e j e m p l o , la f o r m a -eteo a p a r e c e e n e l p r e d i c a d o d e u n a o r a c i ó n s u b o r d i n a d a s u s t a n t i v a q u e funciona c o m o c o m p l e m e n t o d i r e c t o d e l v e r b o principal: trawün niekey pu rogativa tienen plural ñi elua-eteo küme su ser dada eso buena la gente hace rogativa para cosecha

che ngillatuafiel chao ngünechen gente para rogarle padre dios kosecha ¿ // cosecha pedirle a dios padre que les dé buena

La siguiente es u n a oración subordinada consecutiva, introduc i d a p o r el n e x o c o n s e c u t i v o fey meo " y así, y d e e s t e m o d o " . E s t á t o m a d a d e u n t e x t o c u y a p e r s o n a focal e s machi " e l m a c h i " :


164

EL M A P U C H E O A R A U C A N O

fey ti chi dungumachife ese el intérprete de machi fülküyawael - / feytneo fey ñi cerca andar y así ese su kom dungu ta ñi chem toda palabra su aquello

müley

ñi rume

es necesario

su

mucho

llowneñma-eteo estar siéndole recibido eso a él

pipingen l II

estar diciendo el intérprete de machi debe andar m u y cerca (del machi) y así poder recibirle cualquier cosa que él esté diciendo E n e l e j e m p l o s i g u i e n t e , l a f o r m a v e r b a l n o finita c o n sufijo

-eteo a p a r e c e e n u n a o r a c i ó n s u b o r d i n a d a d e t i e m p o — d e l t i p o d e e x t e n s i ó n t e m p o r a l — m a r c a d a p o r ula " h a s t a " . mará inakeeyeo trewa fente tu-eteo ula | / hasta ahí liebre es seguida ella por él perro hasta ser tomada well ñamum-eteo ula i // o ser perdida hasta ahí la liebre es perseguida por el perro hasta que la atrapa o la pierde

L A S FORMAS -N E l sufijo -n a p l i c a d o a t e m a s v e r b a l e s , f o r m a e l s u s t a n t i v o v e r b a l c o r r e s p o n d i e n t e ; p o r e j e m p l o , d a d o e l s u s t a n t i v o n o r m a l kullkull " c u e r n o d e c a z a " , s e p u e d e f o r m a r p o r m e d i o d e l sufijo -tu " v e r b a l i z a d o r d e s u s t a n t i v o " , e l t e m a v e r b a l kullkulltu " t o c a r e l c u e r n o d e c a z a " . A h o r a , p o r m e d i o d e l sufijo -n, se f o r m a e l s u s t a n t i v o v e r b a l kullkulltun " t o q u e d e kullkull, a c c i ó n y e f e c t o d e t o c a r e l

kullkull", c o m o e n tufa

chi

kullkulltu-n

este

el

toque de cuerno de caza

kimuwkeingu

meo con

ta

se hacen saber uno al otro ellos dos

ñi rüf su

paliael

engu

müten l II

jugar a la chueca

ellos dos

no más

efectivamente

con este toque de cuerno ellos dos se hacen saber mutuamente que efectivamente van a jugar a la chueca L o s sustantivos así formados se comportan c o m o cualquier otro sustantivo de la lengua, pero además su carácter verbal permi-


El verbo no finito

165

te que se puedan expandir hasta formar verdaderas oraciones subordinadas sustantivas, como en fey fa chi ürarü-n epu trókiñ che -»/ ese el gritar dos grupos personas futra kamapu allküngey i // grande lejos es escuchado el griterío de los dos grupos de personas se escucha desde lejos fey ta chi ürarün epu trokiñ che es una oración subordinada sustantiva que funciona como sujeto de la oración subordinante. L a forma verbal del predicado subordinado es ürarün

"gritar", y su sujeto es

la frase sustantiva epu trokiñ che. Estas oraciones subordinadas pueden ser objetivas, es decir, funcionar como complemento directo de la forma verbal principal, como en fao pengelan chumnge-n aquí mostraré cómo ser aquí mostraré cómo es el rehue

rewe l // rehue

El sujeto está marcado por medio de un posesivo cuando coincide con el sujeto o el complemento directo de la oración principal. En el siguiente ejemplo, el sujeto de la oración subordinada es el mismo de la oración subordinante: fey chi ñidol trawulkey kom pu wentru ese el jefe reúne todos plural hombres ta ffl ngütramélafiel ñi rakidoamküle-n nieael ngillatun ¿ // su conversarles su estar pensando tener rogativa el jefe reúne a todos los hombres para contarles que está pensando hacer una rogativa En el siguiente ejemplo, el sujeto de la oración subordinada es correferencial con e | complemento directo de la oración subordinante. deo langümfilu ta ya habiéndolo matado ta ñi marangeno-n t / su no ser liebre ta chi wentru J / / el hombre

chi ngürü ka ngünedoamfilu el zorro y habiéndolo observado rume weñangkülewekefuy mucho triste estando resultaba

cuando ya había matado al zorro y advertido que n o era liebre, el hombre se entristecía mucho


166

EL MAPUCHE O ARAUCANO

L a s f o r m a s v e r b a l e s n o finitas c o n sufijo -n a p a r e c e n e n e l p r e dicado de oraciones subordinadas

d e m o d o , e s decir, q u e l l e v a n

i n f o r m a c i ó n q u e r e s p o n d e a l a p r e g u n t a ¿chumngechi? " ¿ c ó m o ? " : fey dewma punlu wiñomekefuingün entonces ya anochecido volviendo estaban ellos plural küpalnetu-n fentren trülke mará j // trayendo después de eso muchas pieles liebre cuando ya había anochecido, regresaban trayendo muchas pieles de liebre E v e n t u a l m e n t e , e l sujeto d e l a o r a c i ó n s u b o r d i n a d a p u e d e e s tar marcado p o r u n posesivo: chi weya pichi wentru witralewerkey müten [ / el pobre pequeño hombre de pie quedó, dicen no más ñi dunguno-n ka ñi trekaweno-n pichi rume \ // su no hablar y su no caminar ya más poco siquiera el pobre niño se quedó parado (así lo cuentan), sin hablar y sin poder dar un solo paso E n este caso, las oraciones subordinadas modales quedan m u y sep a r a d a s d e l r e s t o d e l e n u n c i a d o — c a s i c o m o u n detalle m a r g i n a l — , r a z ó n p o r l a c u a l fue n e c e s a r i o replicar e l sujeto (chi weya pichi wentru " e l p o b r e n i ñ o " ) p o r m e d i o d e l p o s e s i v o d e tercera p e r s o n a ñi. El sufijo -n a p l i c a d o a u n t e m a v e r b a l transitivo f o r m a e l participio p a s i v o p a s a d o c o r r e s p o n d i e n t e . P o r e j e m p l o , del t e m a trana " m a c h a c a r " , r e s u l t a tranan " m a c h a c a d o " . E s t e participio

pasivo

p a s a d o funciona c o m o u n adjetivo. fey chi machi dewmafalkey kiñe foso lawen J / ese el machi ordena preparar un vaso medicina trana-n foye J, // machacado canelo el machi ordena preparar un vaso de medicina: canelo machacado El s u s t a n t i v o p u e d e e s t a r elíptico p o r c u e s t i o n e s p u r a m e n t e ocasionales, como en tufa ngillatuwe ta kiñe trokiñ trari-n foye -»/ este lugar de rogativa un manojo amarrado canelo katrii-n [foye] -* II cortado [canelo] el lugar para la rogativa [está marcado por] un manojo de canelo amarrado... cortado


El verbo no finito

Katrün

167

" q u e h a s i d o c o r t a d o " e s i n f o r m a c i ó n o l v i d a d a e n el m o -

m e n t o o p o r t u n o y a ñ a d i d a e n e l ú l t i m o m i n u t o , c u a n d o y a la e s tructura del enunciado estaba completa.

LAS FORMAS -AM L a s f o r m a s v e r b a l e s n o finitas q u e l l e v a n e l sufijo -am a p a r e c e n e n el predicado de oraciones subordinadas de

finalidad,

normal-

m e n t e p r e c e d i d a s d e u n p o s e s i v o q u e e x p r e s a al sujeto. S i el sujeto d e la o r a c i ó n s u b o r d i n a d a e s el m i s m o d e la o r a c i ó n s u b o r d i n a n t e , b a s t a el p o s e s i v o , chi machi küymikey ¿ / feymeo ñi küme el machi cae en trance entonces su bien küymi-am t / palolelngekey fentren para caer en trance le son hechos sonar muchos wiño ka karoti \H bastones de chueca y garrotes el machi debe caer en trance, entonces, para que caiga bien en trance le hacen sonar muchos bastones de chueca y garrotes p e r o si el sujeto d e la o r a c i ó n s u b o r d i n a d a es diferente al d e la oración subordinante, debe venir expresado por el posesivo corresp o n d i e n t e y p o r u n a frase sustantiva, p o s t p u e s t a a l a f o r m a v e r b a l : feymeo ñi küymi-am chi machi f / kom entonces su para caer en trance el machi todos chi pu wentru ürarkeingün ka los plural hombres gritan ellos plural y palolelkeingün Ai wiño i II hacen sonar ellos plural sus bastones de chueca entonces, para que el machi caiga en trance, todos los hombres gritan y hacen sonar sus bastones de chueca Cuando estas oraciones subordinadas aparecen iniciadas por fey o feymeo " d e m o d o q u e " , s e p a r e c e n m u c h o a l a s o r a c i o n e s s u bordinadas consecutivas: chi pu wentru trawulelu los plural hombres que están reunidos eldungukeingün lañe antü ta ñí trawael dejan señalado ellos plural un día su reunirse engün -* I feymeo ñi trürümu-am engün %n ellos plural de este modo su prepararse ellos plural los hombres reunidos fijan un día para reunirse y así prepararse


168

EL MAPUCHE O ARAUCANO

Estas formas verbales aparecen también en oraciones subordin a d a s d e finalidad d e tipo adjetival, e s decir, d e t e r m i n a n t e s d e sustantivo, c o m o en feymeo f / akulu chi antü nie-am ngillatun f / entonces llegando el día para tener rogativa kom che pepikawküley itrofill me meo i // toda gente está completamente dispuesta variadas [cosas] en cuando llega el día que habrá rogativa, toda la gente está completamente preparada en todo E n a l g u n o s c a s o s e s difícil distinguir e n t r e u n a o r a c i ó n s u b o r d i n a d a de t i p o a d v e r b i a l ( d e t e r m i n a n t e d e l v e r b o o d e la frase v e r b a l ) , y u n a d e l t i p o adjetival ( d e t e r m i n a n t e d e s u s t a n t i v o o d e frase s u s t a n t i v a ) ; es l o q u e o c u r r e e n üytukunukeingu kiñe antü ta dejan nombrado ellos dos un día engu l II ellos dos ellos dos fijan un día para tener la carrera

ñi su

kude-am para tener carrera

L a s f o r m a s v e r b a l e s n o finitas con sufijo -am a p a r e c e n t a m b i é n e n el p r e d i c a d o d e o r a c i o n e s s u b o r d i n a d a s d e a d v e r b i o r e l a t i v o cheo " ( l u g a r ) d o n d e " , c u y o a n t e c e d e n t e p u e d e estar e x p r e s o o tácito, y e n las q u e el e v e n t o e x p r e s a d o e s posterior al e v e n t o d e la o r a c i ó n principal, c o m o e n fey chi wentru mülelu cheo ñi llitu-am ese el hombre que está donde su haber de empezar ñi lefün chi epu kawellu lef ürarürumékey l II su correr los dos caballos rápidamente grita de repente el hombre que está en el lugar donde van a empezar a correr los dos caballos, lanza de repente un grito S u significado d e b a s e e s a c t i v o , p e r o si e s t á p r e s e n t e e l sufijo -rige " p e r s o n a satélite t e r c e r a i n d e t e r m i n a d a a g e n t e " , e l s i g n i f i c a d o total e s p a s i v o , c o m o e n el s i g u i e n t e e j e m p l o : fey chi rigen la pepikakey kalla -* / ese el dueño difunto prepara siempre chuzos asaon -» / pikota -* / pala l / ñi rüngamean azadones picotas palas su para hacer excavación allá eltun meo cheo ñi rüngálngeme-am cementerio en donde su haber de ser sepultada allá


El verbo no finito

169

ta

chi wampo la j // la canoa difunto el deudo responsable prepara chuzos, azadones, picotas y palas para ir a hacer allá en el cementerio la excavación donde ha de ser sepultada la canoa de difunto (o sea, la canoa que sirve de ataúd) D e b e ( J e t a r s e , a d e m á s , q u e e n e s t e e j e m p l o está e x p r e s o el antecedente de la oración subordinada de adverbio relativo

(eltun

"cementerio"). Este tipo de oraciones subordinadas se asemeja m u c h o a las o r a c i o n e s i n t e r r o g a t i v a s d e l u g a r i n t r o d u c i d a s p o r el p r o n o m b r e i n t e r r o g a t i v o ¿cheo? " ¿ d ó n d e ? " . V é a s e el s i g u i e n t e e j e m p l o d e p r e g u n t a retórica: cheo ñi umawtu-am ta chi mora 11 dónde su haber de dormir la liebre dewmakey kiñe vichi lolo i II hace siempre una pequeña cueva ¿dónde duerme la liebre? hace una pequeña cueva

LAS FORMAS

-MUM

L a s f o r m a s v e r b a l e s n o finitas q u e l l e v a n sufijo -mum o c u r r e n e n el p r e d i c a d o d e o r a c i o n e s s u b o r d i n a d a s intransitivas d e a d v e r b i o r e l a t i v o cheo " ( l u g a r ) d o n d e " , d e p e n d i e n t e s d e u n s u s t a n t i v o d e l u g a r q u e le sirve d e a n t e c e d e n t e , e l c u a l p u e d e e s t a r e x p r e s o o tácito. E l e v e n t o q u e e x p r e s a n d e b e s e r a n t e r i o r o s i m u l t á n e o al e v e n t o e x p r e s a d o e n l a o r a c i ó n s u b o r d i n a n t e . Si s u sujeto e s el m i s m o d e la o r a c i ó n p r e c e d e n t e , é s t e v a m a r c a d o e n la s u b o r d i n a d a p o r m e d i o d e u n p o s e s i v o ; si s u sujeto e s diferente, v a m a r c a d o p o r u n p o s # | i v o y e x p r e s a d o e n u n a frase s u s t a n t i v a p o s t p u e s t a a la f o r m a v e r b a l . E n el s i g u i e n t e e j e m p l o , l a o r a c i ó n s u b o r d i n a n t e y la s u b o r d i n a d a t i e n e n sujetos diferentes: fey ti chi rewe anümtukulekey itrotripa ruka ese el rehue está puesto plantado frente a casa cheo ta ñi müle-mum kiñe machi l II donde su residir un machi el rehue está plantado frente a la casa donde vive un machi


170

EL MAPUCHE O ARAUCANO

E n el e j e m p l o siguiente, el sujeto e s el m i s m o d e la o r a c i ó n precedente: kimngekelay cheo ta ñi rúen ta chi ngürü no es sabido eso donde su tener el zorro ta ñi ruka ka ta ñi koñike-mum J // su casa y su criar no se sabe dónde vive el zorro ni dónde tiene sus crías E n el p r i m e r e j e m p l o , el a n t e c e d e n t e e s t á e x p r e s o (ruka " c a s a " ) ; e n el s e g u n d o , está tácito. E n e l s i g u i e n t e e j e m p l o , t a m b i é n está tácito: kimngekey [ruka] cheo ta ñi tnüle-mum kiñe es sabido eso [casa] donde su residir un pengeyüm kiñe reme anülelu itrotripa cuando es visto un rehue que está plantado frente a se sabe dónde vive un machi cuando se ve un rehue plantado la casa

machi machi ruka i // casa frente a

E n las p á g i n a s anteriores s e h a descrito, e n líneas g e n e r a l e s , el a s p e c t o m á s p r o m i n e n t e de las f o r m a s v e r b a l e s n o finitas: s u dist r i b u c i ó n e n distintos t i p o s d e o r a c i o n e s s u b o r d i n a d a s . P o r m e d i o d e estas f o r m a s , e l p á r r a f o m a p u c h e p u e d e e x p r e s a r u n a serie d e e v e n t o s v i n c u l a d o s e n t r e sí e n u n a i n t r i c a d a r e d d e r e l a c i o n e s d e ordenación mutua.


Capítulo IX LOS TEMAS VERBALES

T E M A S VERBALES SIMPLES Y COMPLEJOS En lo que respecta a su constitución interna, los temas verbales mapuches van desde los más simples, manifestados por una (y sólo una) raíz verbal, hasta los más complejos, formados por una raíz o por una agrupación de raíces, seguida de vino o más sufijos deriva­ tivos o temáticos. Así, en una forma verbal como lauyey

ya murió, ya murieron

se distinguen el tema verbal Ja- 'morir', flexión verbal opcional, manifestada por el sufijo perfectivo -uye, y la flexión verbal obliga­ toria finita, manifestada por el sufijo -y de modo indicativo o real; la ausencia de otros sufijos flexionales indica que la persona focal es tercera (sin indicación de número). tema verbal flexión opcional flexión obligatoria finita: — modo — persona focal

raíz la "morir" sufijo -uye "perfectivo" sufijo -y "modo indicativo" sufijo - 0 "tercera persona"

El tema verbal J a "morir" no es divisible en unidades significa­ tivas menores, situación que se expresa diciendo que es una raíz verbal. En cambio en una forma verbal como nampitriparkey

se dice qe salió (o salieron) sin rumbo fijo

se distinguen el tema nampüripa "salir sin rumbo fijo"; la flexión opcional, manifestada por el reportativo -rke, y la flexión verbal obligatoria finita, manifestada por el sufijo de modo indicativo -y;


172

EL MAPUCHE O ARAUCANO

la ausencia de otros sufijios flexionales indica que la persona focal es tercera (sin indicación de número). tema verbal flexión opcional flexión obligatoria finita: — modo — persona focal

nampitripa "salir sin rumbo fijo" sufijo -rke "reportativo" sufijo -y "modo indicativo" sufijo - 0 "tercera persona"

El tema verbal nampitripa "salir sin rumbo fijo" está compuesto de dos raíces verbales seriadas entre sí: nampi "andar sin r u m b o fijo" y tripa "salir". Éste es u n tema verbal complejo.

TRANSITIVADORES Y CAUSATIVOS Las raíces verbales pueden ser intransitivas (sólo llevan perso­ na agente) o transitivas (llevan persona agente y paciente). L a raíz küpa "venir" es intransitiva (como en küpan "yo vine"); la raíz kintu "buscar" es transitiva (como en kintuen "tú me buscaste"). U n sufi­ jo transitivador transforma una raíz intransitiva en u n tema transi­ tivo, como en trepe "despertarse", frente a trepel (trepe combinado con el transitivador -/) "despertar (a alguien)"; o pura "subirse", frente a püram (pura combinado con el transitivador -m) "subir (a una persona, a una cosa)"; o ngüma "llorar", frente a ngümaye (ngüma combinado con el transitivador -ye) "llorar (a alguien)". Entre una raíz terminada en consonante y los transitivadores -l y -m, se intercala una ü vacua, que sirve sólo para los efectos de aco­ modación a la pauta silábica de la lengua: wangk es "ladrar" y wangk-ü-l es "ladrarle (a alguien)"; lliw es "derretirse" y lliw-ü-m es "derretir (algo)". D e frecuencia más restringida es el transitivador -Ika, como en llüka "asustarse" en oposición a llüka-lka "asustar (a alguien)" o yewe "avergonzarse" en oposición yewe-lka "avergonzar (a alguien)". En general, los transitivadores se parecen mucho a los causati­ vos. Así, illku es "enojarse", con transitivador queda illkul "hacer enojarse (a alguien)". Algunos verbos toman dos transitivadores, u n o causativo (-/), y otro n o causativo (-ye): ngüma es "llorar", ngümal es "hacer llorar (a alguien)" y ngümaye es "llorar (a al­ guien)"; dungu es "hablar", dungul es "hacer hablar (a alguien)" y


Los temas verhalt

173

dunguye es "aludir (a alguien)". Otros verbos, como tripa "salir", tienen transitivador causativo -l, de donde tripal "hacer salir (a alguien)"; y transitivador no causativo -tu, de donde tripatu "salirle al paso (a alguien)"; igualmente de rüngkü "saltar" se forma rüngkütu "saltarle (a alguien) encima". La asignación de un transitivador dado a una raíz dada es arbitraria, de modo que cada raíz debe aprenderse con el transitivador correspondiente. Sin embargo, las raíces terminadas e n / t o m a n siempre el transitivador -üm, previo cambio de la / en p, como en lüf "quemarse, arder", del que se forma lüp-üm "quemar o incendiar (algo)"; af "terminarse (algo)" y ap-üm es "terminar (algo), acabar (con algo)", como en afi pulko apümi pulko

se acabó el vino acabó (o acabaron) con el vino (o sea, se lo bebió o bebieron todo)

Lefes "correr" y lep-üm es "poner a correr, hacer correr", como en lefi kawello lepümi kawello

corrió el caballo hizo correr al caballo

A L G U N O S TEMAS VERBALES COMPLEJOS

A partir de una raíz intransitiva puede formarse un tema verbal durativo o progresivo, mediante el sufijo -le (si la raíz termina en vocal) o -küle (si la raíz termina en consonante). Así: mollfü kudu ngeyküf ürar

"sangrar" "acostarse" "tiritar" "gritar"

mollfüle kudule ngeyküfküle ürarküle

"estar sangrando" "estar acostado" "estar tiritando" "estar gritando"

Si la raíz es transitiva o transitivizada (por efecto de un transitivador), el tema durativo o progresivo se forma por medio del sufijo -ne o -nie, probablemente una gramaticalización de la raíz verbal nie "tener". Así: ye ngüñül

"llevar" "hacer pasar hambre a alguien"

yene ngüñülne

"estar llevando" "estar haciendo pasar hambre a alguien"


174

EL MAPUCHE O ARAUCANO

(ngüñul está formado sobre la raíz ngüñü "estar hambriento" combinada con el transitivador causativo - / ) . La reduplicación de la raíz y la adición del sufijo -ne, forman un tema durativo permanente, como en pültre pültrene pültrepültrene

colgar (intransitivo) tener colgado (algo) llevar algo colgado permanentemente (por ejemplo, un collar)

Un tema durativo o progresivo con sufijo -le o -küle, al que se le añade el sufijo temático -we, se transforma en un tema resultativo, como en ¡cansa kansale kansalewe afdoam afdoamküle afdoamkülewe

cansarse estar cansado quedar o resultar cansado (después de algo) sorprenderse estar sorprendido quedar o resultar sorprendido (después de algo)

Los temas iterativos se forman mediante la reduplicación de la raíz y la adición del sufijo temático -nge, como en pi pipinge

decir decir una y otra vez

Otros temas iterativos se forman mediante la reduplicación de la raíz y la adición del sufijo temático -tu, como en rüngkü rüngkürüngkütu

saltar dar saltos

Los temas iterativos del tipo raíz reduplicada combinada con el sufijo -nge son intransitivos. Los temas iterativos del tipo raíz reduplicada con el sufijo -tu son también intransitivos, pero pueden transitivizarse mediante el transitivador -l, como en rüngkürüngkütu rüngkürüngkütul

dar saltos hacer dar saltos (a alguien, a algo)

Una raíz reduplicada más el sufijo temático -ye, forman un tema cuyo valor oscila entre la duración y la reiteración. Así, küpal (de küpa "venir" y -l "transitivador") produce küpalküpalye "estar


Los temas verbales

175

t r a y e n d o c o n t i n u a m e n t e , estar t r a y e n d o u n a y otra v e z " . Si la raíz d e b a s e e s intransitiva ( c o m o kanta durativo-iterativo

(kantakantaye

" c a n t a r " ) , el t e m a r e d u p l i c a d o

"estar cantando

continuamente,

estar c a n t a n d o u n a y otra v e z " ) p u e d e t o m a r el t r a n s i t i v a d o r -l: kantakantayel

"estar c a n t á n d o l e a a l g u i e n u n a y otra v e z " .

L a d u r a c i ó n t a m b i é n p u e d e e x p r e s a r s e p o r m e d i o d e la raíz v e r b a l meke " o c u p a r t i e m p o e n u n a a c t i v i d a d d a d a " , c o m o e n awkantu awkantumeke

jugar ocupar tiempo jugando

Es p o s i b l e partir d e u n t e m a c o m p l e j o y unirlo a la raíz meke: lüpef lüpeflüpeftu lüpeflüpeftumeke

cerrar y abrir los ojos cerrar y abrir los ojos una y otra vez pasar un buen rato cerrando y abriendo los ojos

Incluso, v a r i a s raíces seriadas p u e d e n construirse c o n meke; así witra " l e v a n t a r s e " , lef " c o r r e r " , tripa "salir", se p u e d e n u n i r entre sí y f o r m a r el t e m a witraleftripa

" l e v a n t a r s e y salir c o r r i e n d o " , al cual

meke a ñ a d e el m a t i z de estar e n e s o d u r a n t e u n t i e m p o : pameke

witraleftri-

"estar u n b u e n rato l e v a n t á n d o s e y s a l i e n d o a la carrera".

U n significado m u y similar al d u r a t i v o se o b t i e n e a partir de u n a raíz v e r b a l —o de u n t e m a c o m p l e j o — a ñ a d i é n d o l e el sufijo t e m á t i c o -yaw " a n d a r h a c i e n d o e s o " , c o m o en ngüma ngümayaw

llorar andar llorando

El sufijo -yaw se p u e d e a ñ a d i r a u n t e m a c o m p l e j o c o m o trekatrekatu

" c a m i n a r u n a y otra v e z " (de treka " c a m i n a r " ) , d e d o n d e

sale trekatrekatuyaw

"andar camina que camina".

U n t e m a v e r b a l s i m p l e o c o m p l e j o p u e d e u n i r s e al sufijo t e m á tico -fem " i n m e d i a t a m e n t e " , c o m o en ramtu ramtufem nengüm nengümnengümtu nengümnengümtufem kon rüngkü

preguntar preguntar inmediatamente sacudir sacudir una y otra vez, dar sacudones sacudir inmediatamente una y otra vez entrar saltar


176

EL MAPUCHE O ARAUCANO

rüngkükon rüngkükonfem

saltar adentro, entrar de un salto entrar de un salto inmediatamente

O t r a formación t e m á t i c a m u y frecuente s e p r o d u c e c o n el sufi­ j o -kaw, c o m o e n ngolli ngollikaw

embriagarse embriagarse completamente, embriagarse mu­ chas veces

El t e m a así formado p u e d e h a c e r s e durativo por m e d i o de

meke, ngollikawmeke

estar durante un tiempo embriagándose com­ pletamente o muchas veces

o p o r m e d i o de -küle, c o m o e n kutran kutrankaw kutrankawküle

sufrir, tener dolor sufrir mucho dolor estar sufriendo mucho dolor

U n a raíz verbal o u n t e m a verbal y a complejo, p u e d e n t o m a r el sufijo -kunu o -kiinu: anü anükunu sera serakunu putu putukaiv putukawkunu

sentarse dejar sentado cerrar dejar cerrado beber beber mucho, beber muchas veces • dejar o quedar bien satisfecho de bebida

La construcción resultante p u e d e t o m a r el sufijo -fem " i n m e ­ diatamente": llow llowkunu llowkunufem

recibir dejar recibido dejar recibido inmediatamente

M u y similar al anterior es el sufijo temático -tuku: lüpüm lüpümtuku anüm anümtuku

incendiar dejar (algo) incendiado plantar dejar (algo) plantado


Los temas verbales

177

A l g u n a s r a í c e s se u n e n al sufijo -tuku c o n u n a n i n t e r p u e s t a : ültre e s " e m p u j a r " y ültre-n-tuku e s " d e j a r e m p u j a d o " . U n t e m a c o n s t r u i d o c o n -tuku, p u e d e h a c e r s e d u r a t i v o p o r m e d i o d e l sufijo

-ne: pültre pültrentuku pültrentukune

colgar dejar o poner colgado estar poniendo colgado, estar llevando colgado

El sufijo t e m á t i c o -ka u n i d o a u n a raíz transitiva f o r m a u n tem a intransitivo iterativo: katrü katrüka ngilla ngillaka ramtu ramtúka

cortar hacer varios cortes comprar hacer varias compras preguntar hacer varias preguntas

El sufijo -fal u n i d o a u n a raíz v e r b a l significa " d e j a r o m a n d a r hacer eso", como en dewma dewmafal kim

hacer, preparar mandar hacer, mandar preparar saber

kimfal

dejar saber, hacer saber

E s t e m i s m o sufijo, p e r o u s a d o e n c o n s t r u c c i ó n refleja — c o n el sufijo reflexivo -uw— significa " f i n g i r ( s e ) " , c o m o e n kutran kutranfaluw la lafaluw

enfermarse fingirse enfermo morir hacerse el muerto

M u y c a r a c t e r í s t i c o s s o n los t e m a s c o m p u e s t o s d e d o s — o c a s i o n a l m e n t e tres— r a í c e s seriadas, c o m o witra "tirar" y entu " s a c a r " , d e d o n d e witraentu " s a c a r t i r a n d o " ; ültre " e m p u j a r " y entu " s a c a r " s e c o m b i n a n e n ültreentu " s a c a r e m p u j a n d o , e m p u j a r h a c i a afuera"; wef " a s o m a r " y tripa " s a l i r " p r o d u c e n weftripa " s a l i r a s o m a n d o " ; meñkuñ " l l e v a r al h o m b r o " y püram "Subir ( a l g o ) " s e c o m b i n a n e n meñkuñpüram " l e v a n t a r a l g o p a r a p o n e r l o e n el h o m bro", rjlsentido durativo de estos compuestos se logra por m e d i o


178

EL M A P U C H E O A R A U C A N O

de la raíz meke "ocupar tiempo h a c i e n d o a l g o " , c o m o rvitraentumeke "estar tirando algo h a c i a afuera s a c á n d o l a . A l g u n a s r a í c e s verbales se fijan y gramaticalizan c o n significa­ d o adverbial; así, pura "subir" se adverbializa c o m o "hacia arriba": rüngkü rüngküpüra

saltar saltar hacia arriba

L a raíz kon "entrar" se adverbializa c o m o "dentro": fraw trankon

caer(se) caer(se) dentro

LOS MODALES

H a y tres m o d a l e s : kim- "saber", küpa- " q u e r e r " y pepi- " p o d e r " . Estos se prefijan a u n a raíz verbal o a u n t e m a y a complejo, c o m o en rüngkü kimrüngkü ülkatu küpaülkatu nengüm pepinengüm

saltar saber saltar cantar querer cantar moverse poder moverse

E n pepitrepel " p o d e r despertar (a a l g u i e n ) ^ e l m o d a l pepi- se u n e al t e m a trepel "despertar (a alguien)", de trepe "despertar" y -l "transitivador". A l g r u p o de los m o d a l e s p u e d e asimilarse el prefi­ j o temático kall^ c u y o significado y operación p u e d e n apreciarse en kutrankaway kallikutrankaway

sufrirá mucho deja / dejen / déjese que sufra mucho

L A VERBALIZACIÓN D E PALABRAS

C o n m u c h a facilidad, la l e n g u a verbaliza cualquier parte de la oración. Así, u n sustantivo, por ejemplo, pun " n o c h e " , p u e d e utili­ zarse directamente c o m o raíz verbal c o n el significado de " a n o c h e ­ cer", c o m o en puní " a n o c h e c i ó " . U n adjetivo, c o m o fceZi$ "rojo",


Los temas verbales

179

puede aparecer como raíz verbal "rojear", como en kelü-y ñi mollfüñ "le rojeaba su sangre". El pronombre interrogativo chum "¿qué?" se verbaliza con el significado de "¿qué hacer?", como en chum-a-n "¿qué voy a hacer?". Cualquier parte de la oración que se verbalice, puede integrar alguna de las construcciones de tema complejo presentadas en la sección anterior. Así, teltong "trote" aparece junto al durativo -küle en teltongküle "ir al trote"; lig "blanco" entra en su construcción resultativa (-küle-we): ligkülewe "quedar blanco". Kisu "solo (adjetivo)" se combina con -kunu "dejar o poner así" en kisukunu "dejar (a alguien) solo" o kom "todo" combinado con -küle, significa "estar todo". Kawitu es "cama", kawitu-kunu es "disponer algo como cama"; penad es "gavilla" y peñad-kunu es "engavillar". El adverbio de modo de payla "de espaldas" aparece en los temas payla-le "estar de espaldas" y payla-kunu "dejar a alguien de espaldas"; el adverbio de cantidad pichi aparece formando el tema resultativo pichilewe "quedar poco". El pronombre interrogativo chum "¿qué?", vernalizado en "¿qué hacer?", puede aparecer construido con meke "ocupar tiempo haciendo eso"; chum-meke, cuyo significado puede desprederse del siguiente ejemplo: pemenge chummekepun ta mi ñuke "¡anda a ver lo que está haciendo allá tu madre!". El mismo chum construido con -le, forma el tema chumle "¿cómo estar?", como en chumleymi "¿cómo estás?". Algunos sustantivos requieren de un sufijo temático que los verbalice. Así, weni es "amigo", y con el sufijo -ka queda weni-ka "hacer amigos a alguien", como en wenikafi ta chi pu mapuche ¡ II los hizo amigos él a ellos los plural mapuches [el diablo] hizo que los mapuches fueran amigos suyos Otros sustantivos toman otros verbalizadores: los que indican relación social toman el sufijo -ye; así, kona es "mozo, sirviente" y kona-ye es "tener a alguien por mozo o sirviente"; choküm es "tío materno / sobrino por la hermana; suegro / yerno", choküm-ye es "considerar o tener a alguien por tal pariente". Con el sufijo -nge, el sustantivo toma valor verbal atributivo: kalku es "brujo, hechicero", y kalku-nge es "ser brujo o hechicero". Malen es "muchacha", malennge es "ser muchacha" o "hacer de muchacha (un hombre en el acto sexual)". Futa es "marido", füta-nge es "ser con marido (o sea,


180

EL MAPUCHE O ARAUCANO

m u j e r c a s a d a ) " ; kure e s "mujer", kure-nge e s " s e r c o n m u j e r (es decir, h o m b r e c a s a d o ) " . Newen e s " f u e r z a " y newen-nge e s " s e r c o n fuerza, ser f o r z u d o " . A l g u n o s s u s t a n t i v o s t o m a n v a l o r e x i s t e n c i a l c o n -nge: mafün e s e l " p a g o d e l p r e c i o d e la n o v i a " y mafun-nge es " h a b e r o t e n e r l u g a r el p a g o d e l p r e c i o d e l a n o v i a " , c o m o e n mafünngelleay

sin lugar a dudas habrá pago del precio de la novia

E l sufijo -uwl-w u n i d o a s u s t a n t i v o s i n d i c a " t r a n s f o r m a r s e

en

e s o " ; así, trukür e s " n i e b l a " y trukür-uw e s " t r a n s f o r m a r s e e n n i e bla", como en fey chi epéko iruküruwi \ II ese el espejo se transformó en niebla el espejo se transformó en niebla Kura e s " p i e d r a " y kura-w e s " t r a n s f o r m a r s e e n p i e d r a " . El verbalizador de sustantivo m á s productivo

—y de valor

s e m á n t i c o m á s general— e s -tu. S u significado e s a l g o así c o m o "ejecutar la a c c i ó n a p r o p i a d a a tal s u s t a n t i v o " . E j e m p l o s : kofke koyla trafkiñ kawello toki rüpü kütral mamüll

"pan" "mentira" "trueque" "caballo" "hacha" "camino" "fuego" "leña"

kofketu koylatu trafkiñtu kawellotu tokitu rüpütu kütraltu mamülltu

"comer pan" "mentir" "trocar" "cabalgar" "golpear con el hacha "hacer el camino" "hacer fuego" "recoger leña"

E n a l g u n o s c a s o s e s t e v e r b a l i z a d o r tiene u n significado m á s e s p e c í fico: lawen lawentu küllkay küllkaytu namun namuntu

"remedio, medicina" "servir como medicina" "aro, zarcillo" "poner o usar algo como aro" "pie" "andar a pie"

C o n a l g u n o s sustantivos, el v e r b a l i z a d o r p r o d u c e d o s signific a d o s : ilo e s " c a r n e " , ilo-tu e s " c o m e r c a r n e " y " m a t a r u n a n i m a l para comer su carne".


Los temas verbales

181

L A INCORPORACIÓN DEL OBJETO

U n a construcción m u y productiva de temas verbales es la llam a d a «incorporación del c o m p l e m e n t o directo» o «incorporación del objeto»: el tema verbal (simple o complejo) se aglutina con el sustantivo que le sirve de objeto, y a la u n i d a d resultante se le añade directamente la flexión verbal. Así, ina es "perseguir", y mará es "liebre", aglutinadas forman el tema inamara "perseguir la liebre", c o m o en inamaraley ta chi están persiguiendo liebres los los perros están persiguiendo liebres

vu plural

trewa j // perros

Entu es "sacar", y soyüm es "camarón", aglutinadas forman el tema entusoyüm "sacar camarones", c o m o en entusoyümyawülekey

anda(n) siempre sacando camarones

Kintu es "buscar", waka es " v a c a " y kintuwaka cas", c o m o en

es "buscar va-

ñi chao kintuwakaley i II mi padre buscando vacas está mi padre está buscando las vacas Entre los m a p u c h e s , esta construcción es tenida por m u y elegante. Se la considera m u c h o m á s « m a p u c h e » que su equivalente sin incorporación: ñi chao kintuley mi padre está buscando mi padre está buscando las vacas

ta

chi las

pu plural

waka | // vacas

al que —muy razonablemente— los hablantes m á s tradicionalistas estiman motivado en la influencia del castellano. A veces es posible la incorporación aun cuando el sustantivo no esté en relación de c o m p l e m e n t o directo con el tema verbal; por ejemplo, kutran es "enfermarse", foro es "diente(s)" y kutranforo es "enfermarse de los dientes", c o m o en kutranforolefun

yo estaba enfermo de los dientes


182

EL MAPUCHE O ARAUCANO

L A VERBALIZACIÓN D E FRASES

H a s t a frases sustantivas enteras p u e d e n verbalizarse. Así, la frase futra wentru " h o m b r e adulto" p u e d e aglutinarse y t o m a r flexión verbal: antonio fütrawentruy l // Antonio adulto hombre se hizo Antonio se hizo hombre adulto (o sea, creció) L a resultante de la aglutinación de frase se c o m p o r t a c o m o cualquier otro tema verbal de la l e n g u a y, p o r ejemplo, p u e d e tom a r sujetos temáticos: küme es —entre otros significados— "solvente", domo es "mujer"; küme domo es "mujer solvente"; si se aglutina y s e le a ñ a d e el transitivador -l, q u e d a kümedomol "tener o considerar q u e e s mujer s o l v e n t e " c o m o e n kümedomolfiñ

yo la tengo por mujer solvente

Müna es " m u y , m u c h o " , ñuwa es "picaro", entonces müna ñuwa e s " m u y p i c a r o " ; esta frase p u e d e u n i r s e directamente al sufijo temático duratfeo -le, y q u e d a el t e m a verbal münañuwale "estar c o m p o r t á n d o s e c o m o m u y picaro"; la m i s m a construcción se aprecia e n münawedwedküle "estar c o m p o r t á n d o s e m u y a l o c a d a m e n t e " : wedwed es " l o c o " y el durativo es -küle (y n o -le) p o r q u e wedwed termina e n consonante. P o r m e d i o del sufijo temático -rige, toda u n a frase sustantiva t o m a sentido atributivo. Así, de weda " m a l o , pobre, despreciable" y kona " m o z o , sirviente", sale la frase weda kona "despreciable sirviente", q u e aglutinada y unida al sufijo temático -nge, forma e n t e m a wedakonange "ser un despreciable sirviente, ser u n p o b r e h o m b r e " , c o m o en wedakonangeymi

eres un pobre hombre

L a s construcciones de este tipo p u e d e n llegar a ser m u y c o m plejas. Por ejemplo, la frase rumeküme wentru " h o m b r e m u y rico" se p u e d e aglutinar y t o m a r dos sufijos temáticos: el atributivo -nge " s e r " y -tu "transformarse e n f , d e d o n d e resulta e l t e m a wentrungetu

rumeküme-

"transformarse e n u n h o m b r e m u y rico", c o m o en


Los temas verbales

183

rumekümewentrungeturkeingu J // muy ricos hombres eran por transformación, se cuenta, ellos dos

ellos dos se transformaron en hombres muy ricos, según se cuenta U n sustantivo o frase sustantiva o u n adjetivo o frase adjetiva pueden aglutinarse y tomar el sufijo -feye, posiblemente vinculado con la raíz verbal feyentu "creer", y el transitivador -l; la construcción temática total tiene el sentido de "creer que alguien o algo e s . . . " , como en kurüwentrufeyel "creer o considerar que u n hombre es m o r e n o " (kurü es "negro, moreno"); o en rumewesafeyel "creer o considerar que alguien es m u y m a l o " (rume "mucho, demasiado"; wesa "malo, malvado").

L A FORMA DENOMINATIVA D E LOS TEMAS VERBALES

Los temas verbales, sean simples (raíces) o compuestos, no tienen autonomía en el sentido de que nunca ocurren solos, sino que siempre aparecen con flexión verbal obligatoria, finita o n o finita, y pueden tomar, además, uno o dos —ocasionalmente tres— sufijos de la flexión verbal opcional. Sin embargo, en la tradición gramatical de los capuchinos, se ha hecho habitual añadir al tema el seudosufijo -n, y utilizar la resultante como «forma denominativa», algo así c o m o el infinitivo castellano (amar en cuanto infinitivo es sistemáticamente utilizado por gramáticos y lingüistas para referirse a todas las formas conjugadas de la raíz am: amo, amarás, amad, amado, etc.); así, la raíz tripa "salir", combinada con el seudosufijo -n, sirve como nombre genérico de todas las formas conjugadas de dicha raíz, producidas por la sufijación de la flexión verbal obligatoria (finita y no finita) y de la flexión verbal opcional. Cuando la raíz termina en consonante, como kon "entrar", se intercala una ü vacía, que acomoda la forma a las pautas silábicas de la lengua: kon-ü-n. Formas como tripan y konün aparecen en los diccionarios y gramáticas traducidas por los infinitivos castellanos correspondientes: "salir" y "entrar" respectivamente. Aunque este procedimiento n o tiene u n brillante respaldo analítico, tiene muchas ventajas prácticas que lo hacen altamente recomendable. D e hecho, se ha transformado en el procedimiento más habitual de presentación de los verbos en obras gramaticales y lexicográficas.


184

EL MAPUCHE O ARAUCANO

LECTURAS SUGERIDAS: FONOLOGÍA

Una presentación preliminar del alfabeto mapuche unificado aparece en Sociedad Chilena de Lingüística (1986), al cuidado de Arturo Hernández. La presentación detallada definitiva está en Sociedad Chilena de Lingüística (1988:23-34), preparada por Raúl Caamaño y Arturo Hernández. El libro trae, además, un capítulo redactado por Andrés Gallardo (páginas 37-60) en el que se estudia el desarrollo de la escritura en las lenguas vernáculas chilenas —no sólo en mapuche— en el contexto de un proceso de planificación lingüística (para el concepto de planificación lingüística, véanse Gallardo 1984, 1986a y 1990), dentro del marco de referencia de la teoría del idioma estándar (véase Gallardo 1978). En las páginas 63-110 presento yo una fundamentación detallada del alfabeto propuesto. El libro concluye con un «Apéndice» en el que Arturo Hernández describe un programa que permite digitar directamente el alfabeto mapuche unificado en un computador Macintosh 512 Apple (páginas 113-123). El surgimiento de un acuerdo en torno al alfabeto mapuche unificado anuló las proposiciones anteriores de Croese, Salas & Sepúlveda (1978), la mía de 1981 (véase Huisca et ál. 1981:7-20), la del Instituto Lingüístico de Verano (véase Cayulao et ál. 1983) y la de Catrileo (1984). El folleto Liso del Alfabeto Mapuche Unificado (Sociedad Chilena de Lingüística 1989, con contribuciones de Eduardo Miranda, María Catrileo y Timothy Sandvig) es repetitivo y superfluo. La primera descripción fonética profesional fue presentada por Rodolfo Lenz (véase 1940:234-244, especialmente 241-244), hoy de valor puramente histórico. El lingüista argentino Jorge A. Suárez fue el iniciador de los estudios modernos de fonología mapuche. Su artículo de 1959 contiene una descripción fonética y una interpretación fonémica del dialecto pehuenche, registrado por Lenz en sus Estudios Araucanos (1895-1897 V-XI). El gran aporte de Suárez fue (1) haber vaciado las observaciones de Lenz a un sistema coherente de descripción articulatoria; y (2) haber aplicado al material los principios del análisis fonémico establecidos por el descriptivismo norteamericano. Es un trabajo especializado, dirigido a los círculos profesionales, que debe ser consultado después de haber estudiado detenidamente a Echeverría (1964) y a Lagos (1981).


Los temas verbales

185

La primera descripción fonológica preparada sobre la base de materiales orales, recogidos directamente por el analista, fue elaborada por Max Sergio Echeverría (1964) dentro del marco metodológico de Kenneth L. Pike (1947). La presentación de Echeverría es muy prolija, especialmente en la descripción articulatoria de los sonidos y en la fundamentación metodológica del análisis fonémico propuesto. Es un trabajo académicamente sólido, muy realista, cuyos resultados han sido confirmados por todas las descripciones posteriores (por ejemplo, Lagos 1981), con excepción de algunos detalles en la realización fonética y algunas diferencias menores de análisis (véase también la reseña de Jorge A. Suárez 1964). Por el formato expositivo paso a paso, y por la claridad y sencillez del análisis, la descripción de Echeverría es recomendable como lectura de iniciación para estudiantes de lingüística. Estudiantes avanzados de lingüística —para los cuales podría ser superfluo el detalle metodológico de Echeverría (1964)—, pueden recurrir directamente a la versión de 1965, de Heles Contreras y Max Sergio Echeverría, sustantivamente idéntica a Echeverría (1964), pero presentada en un formato más conciso y especializado, de fácil consulta. En 1981 apareció una descripción de los fonemas segméntales del mapuche, preparada por Daniel Lagos (Lagos 1981). Presenta los fonemas en términos de sus rasgos relevantes, de su realización fonética y de su distribución en (1) la posición inicial o final de silaba o de palabra; y (2) en los contextos intervocálico e interconsonántico. La descripción está complementada por un estudio de la frecuencia de los fonemas en una muestra de algo menos de 20.000 realizaciones. Para la descripción del fonema AV alto-posterior-no redondeado (« en el alfabeto mapuche unificado), Lagos recurrió a la observación de espectrogramas. Hay que destacar que Lagos es el primero que incluyó entre sus informantes a gente de los subgrupos pichunche (de Collipuíli, IX Región) y pehuenche (de Lonquimay, IX Región). Las divergencias con la descripción de Echeverría son menores: detalles de la realización alofónica y diferencias de análisis en sonidos de estado dudoso. El artículo está presentado en lenguaje técnico, en el formato conciso de las descripciones especializadas, que puede ser provechosamente leído por un estudiante graduado de lingüística.


186

EL MAPUCHE O ARAUCANO

Se lo recomiendo como segunda lectura, después de Echeverría (1964). Yo hice un intento de presentar la fonología del mapuche en términos accesibles al lector no especializado en lingüística, pero el artículo apareció tan mal impreso, que no tiene ninguna utilidad práctica (Salas 1976). Mi trabajo de 1978 es una presentación en la que se comparan los sistemas fonológicos del castellano y del mapuche, en busca de una explicación para los rasgos más notorios y sistemáticos de la pronunciación castellana de personas cuya lengua dorninante es el mapuche. Mi presentación es ligeramente diferente a las anteriores (Suárez 1959,1964; Echeverría 1964; Contreras & Echeverría 1965), tanto en detalles de pronunciadqgl como en el análisis de segmentos de situación dudosa. Una presentación resumida, orientada más a servir de guía de la observación de los datos fonéticos, que a la exposición elegante de un sistema fonológico en términos de parámetros abstractos de contraste, viene en mi libro de 1984a:14-17. En todas las proposiciones de alfabetos fonémicos para el mapuche vienen descripciones fonológicas resumidas, que no añaden nada a las obras mayores citadas (Sociedad Chilena de Lingüística 1986, 1988; Croese et ál. 1978; Catrileo 1984). La presentación resumida de Key (1978a:284, 1978b:47) incluye algunas restricciones de distribución cuya validez debe ser revisada. Todos los trabajos fonológicos citados están enmarcados en los enfoques metodológicos clásicos: análisis distribucional de segmentos (Suárez 1959; Echeverría 1964; Contreras & Echeverría 1965; Salas 1978a) o en la abstracción en nivel intermedio de rasgos relevantes —mejores parámetros articulatorios de contraste (Lagos 1981). Emilio Rivano (1990) presenta una primera descripción del vocalismo mapuche, formulada en términos de rasgos distintivos, organizados en matrices fonológicas y procesos o reglas fonológicas. En su recolección de textos orales en el territorio de La Araucanía, Lenz hace breves observaciones sobre el fonetismo del huilliche (1895-1897 1:362-363), del picunche (111:197-198) y del moluche-pehuenche (V:509-513; 515-516); en general, sus observaciones se resienten de la falta de un buen modelo de fonética articulatoria y de su experiencia personal restringida a las lenguas indoeuropeas. Hoy son útiles solamente para el especialista avanzado en


Los temas verbales

187

lingüística descriptiva. Sólo el talento, la preparación técnica y la capacidad de trabajo de Jorge A. Suárez, pudieron producir una interpretación sistemática útil de los datos pehuenches de Lenz. El dialecto huilliche de San Juan de la Costa (Osorno, X Re­ gión) ha sido descrito por Pilar Álvarez-Santullano (1986a) —y una presentación más concisa y resumida, contrastada con la fonología del castellano, viene en Álvarez-Santullano (1986b). Los dos traba­ jos deben ser leídos una vez conocida la fonología del mapuche central, especialmente a través de Echeverría (1964); Salas (1978a) y Lagos (1981), ya que ésta se utilizó como marco de referencia para la observación del huilliche osornino. En una colección de cuentos pehuenches del alto Bío-Bío (VIH Región), Gilberto Sánchez trae una breve descripción del sistema fonológico del mapuche del área (1989:291-293). El inventario de fonemas es, en lo fundamental, el mismo que aparece en mapuche central, con la sola excepción de la ausencia de las interdentales t, n,l, sistemáticamente contrapuestas a las contrapartidas alveolares f, n, l. Golbert (1975:177-180) describe la fonología segmental del pehuenche argentino de Neuquén, y A n a Fernández Garay y Lucía Golluscio (1978) comprueban la existencia del mismo sistema fono­ lógico en Río Negro. Una descripción resumida de la fonología de este dialecto viene en Fernández Garay (1979:142-143). En 1984, Daniel Lagos presentó una breve descripción del sis­ tema fonológico del mapuche hablado en la comuna de Victoria (provincia de Malleco, IX Región). Interpretando —a mi juicio de­ masiado literalmente— a Lenz, Lagos considera que el habla de Victoria es una transición entre el picunche y el moluche. Yo lo considero simplemente picunche, especialmente a partir del pre­ dominio de la pronunciación sonora de d y f, y me explico la alta concordancia con los dialectos centrales (moluche-pehuenche) co­ m o una demostración más del modelo de continuum o graduatum que muestran todos los dialectos mapuches, con la sola excepción del huilliche. He oído hablar a gente de Collipulli y me parece que hablan exactamente igual que los sujetos de Victoria encuestados por Lagos. En 1988, Ana Fernández Garay publicó una descripción del llamado ranquel (del mapuche rangküll "carrizo, carrizal"), que es el enclave más septentrional del mapuche en Argentina —aproxima-


188

EL MAPUCHE O ARAUCANO

damente a la altura de la provincia chilena de Nuble, VIII Región. Si se compara la fonología del ranquel con la de los dialectos argentinos meridionales (de Neuquén, por Golbert 1975: 177-180; de Río Negro, por Fernández Garay & Golluscio 1978 y Fernández Garay 1979), surge como conclusión que las diferencias son comparables a las que en Chile separan al picunche del moluchepehuenche, es decir, mientras el ranquel se parece al picunche, los dialectos argentinos sureños se parecen al moluche-pehuenche. Adicionalmente, el ranquel descrito por Fernández Garay se parece más al pehuenche chileno nortino del alto Bío-Bío, que al picunche del llano central, ya que no presenta contraste entre interdentales (f, n,l) y alveolares (f, n, V). La fluctuación de fonemas en mapuche aparece descrita en Key (1976:140-142) y Key (1978a:284-285). Las fluctuaciones en huilliche osornino están entresacadas de Alvarez-Santullano (1986a). La distinción que establece Croese entre fonemas estables y fonemas inestables (1980:12-14), vinculándola a la variacióa, dialectal, debe ser considerada juiciosamente a la vista de hechos que desaconsejan su reduccionismo geográfico, tales como: » la fluctuación de fonemas, como en wampo o wampu "canoa"; í la palatalización afectiva, como en kuse o kushe "anciana"; < la hisparuzadón del fonetismo mapuche, en bilingües con predominio del castellano, como en kultrung (forma tradicional) o kultrun (forma hispanizada) "tambor ritual del machi"; velocidad y deliberación del habla, como en wangülen (lento y deliberado) o wanglen (rápido e informal) "estrella"; ya que, cual más, cual menos, todos estos fenómenos han sido detectados en diversos puntos de La Araucanía, y hasta en el habla del mismo individuo, por lo que difícilmente pueden ser considerados indicadores de variadón dialectal. Lo que es más enigmático en Croese es su tajante negadón de la existencia de consonantes interdentales (t, n, l) opuestas a las alveolares correspondientes (í, n, l), punto en el que coinciden todos los observadores, menos él. Convengo en que hay áreas periféricas e individuos aislados en que las interdentales no se dan consistentemente, pero de ahí a dedr que «las (inter)dentales están prácticamente perdidas» (1980:14), hay un largo trecho. Para mí, la incapacidad de Croese para discriminar auditivamente las inter-


Los temas verbales

189

dentales, arroja una sombra de duda sobre la finura de toda su transcripción.

L E C T U R A S SUGERIDAS: MORFOSINTAXIS

La mejor gramática completa del mapuche fue publicada en 1903 por el padre Félix José Kathan de Augusta (Augusta 1903). Es una obra de orientación pedagógica, preparada según el modelo de la gramática escolar tradicional del castellano. La Gramática Araucana del padre Félix está estructurada en cuatro partes, de las cuales la I y I I contienen el material gramatical propiamente tal; la III parte contiene diez lecturas para ejercitación, y la I V parte es un breve diccionario castellano-araucano y arauca­ no-castellano. La I parte (Lecciones I-LVIH) presenta las partes de la oración, entre las cuales, por la índole de la lengua, se presta es­ pecial atención al verbo, particularmente a su estructura interna. La II parte (Lecciones 1-XIX) presenta diversas clases de derivación y de formación de temas verbales complejos; contiene también problemas especiales de traducción del castellano al mapuche y un cuadro-resumen de los sufijos verbales y de su posición relativa u ordenación interna dentro del verbo. Cada lección típica contiene reglas y explicaciones, paradig­ mas, vocabulario ordenado según criterios gramaticales, y muchos ejemplos artificiales, preparados ad hoc para mostrar y reforzar las reglas y explicaciones. Las características tipológicas de la lengua llevaron a fray Félix a dedicar la mayor parte de su libro a la presentación de la morfo­ logía, reduciendo la sintaxis a observaciones sobre la distribución de las formas verbales en distintos tipos de oraciones simples y compuestas por coordinación y subordinación. Es una obra realista y fiable, que puede ser provechosamente consultada por interesados que tengan preparación en gramática escolar del castellano. Fray Félix tuvo grandes aciertos, especial­ mente en la segmentación de los componentes internos de las for­ mas verbales, en la determinación de sus variantes y de su pauta de concurrencia en un orden fijo dentro de la palabra. Tiene sus limitaciones, mayormente motivadas por el método de referencia al castellano, y que afectan principalmente a la descripción del


190

EL MAPUCHE O ARAUCANO

significado de las formas verbales y de sus constituyentes. Una presentación in extenso del aporte de fray Félix a los estudios de la lengua y la cultura de los mapuches en los comienzos del siglo XX, viene en Salas (1985). En 1962, estuvo terminado Idioma Mapuche del padre Ernesto Wilhelm de Moesbach, co-hermano y discípulo de fray Félix (Moesbach 1963), obra sin mayor valor descriptivo y muy pobre desde el punto de vista de la explicación gramatical. Nada se pier­ de con prescindir de su consulta. Durante los siglos XVII y XVIII, los misioneros jesuítas del rei­ no de Chile escribieron las primeras gramáticas del mapuche: Luis de Valdivia (1606), Andrés Febrés (1765) y Bernardo Havestadt (1777). Para Rodolfo Lenz (1895-1897 XVI, XXXIII-XLIV), la obra del padre Bernardo, aunque publicada al iniciarse 1777, en latín, fue escrita en castellano mucho antes —la gramática estuvo termi­ nada, después de varias versiones preliminares, quizás en 1754, y la obra entera, en 1765—, y pudo haber servido de modelo al padre Andrés. Las tres gramáticas mencionadas tienen en común el haber si­ do preparadas con el enfoque latino-escolástico característico de las obras gramaticales de la época: el mapuche se describe en términos de las nociones gramaticales desarrolladas, desde la Antigüedad, para el estudio del latín. Para Rodolfo Lenz «los tratados gramati­ cales [de los misioneros] se atenían forzosamente al molde de la gramática latina y, por consiguiente, falsificaban completamente el sistema gramatical de los naturales» (1944:16); crítica a todas luces excesiva: las obras de los misioneros no falsifican la realidad lin­ güística del mapuche, sino tal vez, la distorsionen algo al presen­ tarla con un modelo inadecuado, lo que quiere decir que manipu­ ladas con procedimientos interpretacionales apropiados, se puede extraer de ellas información fiable sobre la lengua mapuche de la época. En mi artículo de «Language Change in South American Indian Languages» (Salas 1991), he utilizado productivamente los datos del padre Luis de Valdivia (1606) para examinar el desarrollo histórico del paradigma finito mínimo. De muy dudosa utilidad es Mapudunguyu. Curso de Lengua Mapuche, de María Catrileo (1987). Aparentemente, fue concebido como libro de texto para un curso introductorio de lengua mapu­ che en el aula, con instructor mapuche-hablante entrenado en


Los temas verbales

191

enseñanza de lenguas extranjeras. Está fuera de discusión que en Chile no hay gran necesidad de un libro así —no son muchos los cursos institucionalizados de mapuche que se impartenj ,ni hay muchos hablantes nativos de mapuche con entrenamiento formal mínimo en enseñanza de lenguas extranjeras, como para emplearlo provechosamente—. Por su diseño mismo, el libro no permite el uso auto-instruccional —lo que hubiera sido una posibilidad atractiva e interesante—. Tampoco puede ser usado como texto de referencia: la cantidad y la calidad de la explicación gramatical n o resiste la comparación con la Gramática Araucana del padre Félix; no hay un índice temático que oriente al lector en la disposición, más bien arbitraria, de los contenidos ni hay referencias bibliográficas que permitan la exploración de mejores alternativas para el limitado análisis gramatical presentado en el libro. No hay un buen manual auto-instruccional para el estudio de la lengua mapuche. En estas circunstancias, el interesado puede recurrir al llamado «aprendizaje con informante nativo» o «aprendizaje de terreno». Este viene descrito, en líneas generales, en Nida (1957:58-199). También puede ser útil Gudschinsky (1967). U n programa muy completo y detallado viene en Healey (1975). Estudiantes de post-grado en lingüística pueden utilizar Kibrik (1977), complementado con los cuestionarios de Comrie & Smith (1977). En 1984, apareció mi libro Textos Orales en Mapuche o Araucano del Centro-Sur de Chile. En una Introducción (páginas 11-19), se presentan en un formato muy esquemático, las líneas generales de la fonología y la morfología verbal del mapuche. Las páginas 21-109 contienen material mapuche, presentado en transcripción fonémica, consistente en dos listas léxicas, paradigmas verbales, dos cuentos tradicionales, un relato histórico, y tres adivinanzas, con traducción literal e idiomática. Todo el material mapuche —con excepción de las tres adivinanzas— viene grabado en una cassette de 60 minutos, en la voz de Manuel Loncomil. Este diseño permite al lector formarse por sí mismo, en contacto directo con la lengua —con un mínimo de intervención mía—, una idea sucinta de los rasgos más prominentes de la fonología y la morfosintaxis de la lengua. Aunque n o es un trabajo gramatical, Harmelink (1990) debe ser citado en el contexto de una bibliografía de iniciación a la lengua mapuche. Contiene vocabulario básico, agrupado en esferas


192

EL MAPUCHE O ARAUCANO

conceptuales (por ejemplo, la naturaleza, flora, animales domésti­ cos, etc.) y fraseología, agrupada según criterios de situación de interacción y contenido (por ejemplo, la salud, el campo, la siembra y la cosecha, preguntas útiles, etc.). El material viene complemen­ tado con índices alfabéticos en castellano y mapudungu, e ilustrado con buenos dibujos lineales. Las visiones panorámicas de Lenz (1895-1897 XIII-XXXI) y Englert (1936:83-94) tienen hoy solamente valor histórico. Noggler (1973:85-88) no contiene aporte sustantivo valioso. El sistema verbal del huilliche de San Juan de la Costa (Osorno, X Región) está descrito en sus líneas generales en Contreras & Alvarez-Santullano (1989a, 1989b). Se trata de un sistema verbal desmantelado e inconsistente en el que se han perdido hasta con­ trastes que en mapuche central son básicos, como singular/ dual/plural, reduciéndose a un sistema más simple (y más parecido al castellano) de singular/plural. Se aprecian sólo residuos del rico sistema mapuche de expresión de interacciones por medio de sufi­ jos verbales. También la flexión verbal adverbial aparece drástica­ mente disminuida. La posibilidad del verbo mapuche d e expresar por medio de sus componentes internos varias personas interactuantes entre sí, ha sido tratada de diversas maneras a lo largo de toda la tradición de estudios de esta lengua. En el análisis gramatical latino-escolástico de los misioneros jesuítas y capuchinos de La Araucanía, desde Luis de Valdivia (1606) hasta Félix de Augusta (1903) y Ernesto de Moesbach (1963), se hizo uso del concepto de «transición» o paso de la acción de la persona X (agente) a la persona Y (paciente), complementado con el concepto de voz pasiva. Todavía en Catrileo (1987) se sigue este modelo, en términos de voz pasiva y disimulando el concepto de transición bajo el nombre de «relacionador sujeto-objeto». El mejor tratamiento dentro de esta línea analítica e&isl de fray Félix, orga­ nizado en voz pasiva, modificaciones radicales del verbo y cinco transiciones (Augusta 1903:63-86; una exposición detallada en Salas 1979a:202-240; y resumida en Salas 1978b). Rodolfo Lenz expuso fragmentariamente su posición con res­ pecto a este punto, en pasajes dispersos a través de su tratado La Oración y sus Partes (1944). Para él, el mapuche es una lengua que presenta «conjugación objetiva», esto es, sus verbos expresan «no


Los temas verbales

193

sólo la presencia de un sujeto, sino también la de uno o dos com­ plementos, agregándole sílabas [o sea, sufijos] de valor pronomi­ nal, parecidas en su significado a los casos complementarios de los pronombres personales del castellano» (1944:88); procedimiento por el cual la lengua puede «unir cuatro personas gramaticales a un solo verbo» (1944:92): el sujeto y tres clases de «complementos directos e indirectos de la conjugación objetiva» (1944:360). En otra parte, he mostrado que esta base interpretativa produce un análisis inconsistente de los marcadores verbales de persona (Salas 1979a: 241-273). Tan tempranamente como en 1943, Grete Mostny publicó un breve y sugerente artículo que representó un primer intento para salir del tratamiento tradicional en transiciones y terminaciones, de la esterilidad del análisis de Lenz en términos de sujeto y comple­ mento (Mostny 1943). En 1967, María Beatriz Fontanella de Weinberg publicó una re­ interpretación a fondo del sistema entero de marcadores de perso­ na en el verbo mapuche, con la metodología del análisis componencial (Fontanella 1967; una presentación detallada en Salas 1979a:274-306). El análisis más reciente de los sufijos de persona en el verbo mapuche ha sido preparado por Joseph E. Grimes (1985, 1986). Aun sin tener la seguridad de estar entendiéndolo correctamente, me parece que el análisis de Grimes, con toda su elegancia formal y su referencia al tópico del discurso, no es sustantivamente más in­ tuitivo o más fiel a los datos que mi sencillo análisis morfológico, basado en las nociones de persona focal y persona satélite, entre­ mezcladas con las nociones de agente y paciente, y organizada en una jerarquía de focalización, válida para la organización de los componentes en el interior de la forma verbal (es decir, en la mor­ fología) —sin que esto signifique necesariamente que se niegue su incidencia en la sintaxis de la oración o del párrafo. Últimamente, Emilio Rivano ha publicado dos artículos (1987, 1988) en los que estudia las pautas que regulan la co-referencia en­ tre los sufijos personales del verbo —persona focal o axial y perso­ na satélite— y las frases sustantivas de la cláusula. En un tercer artículo (1989), explora las implicaciones cognitivas de la organiza­ ción mapuche de las interacciones, basada en la proximi­ dad/distancia con respecto a ego de las personas implicadas, en


194

EL MAPUCHE O ARAUCANO ¡¡ -

oposición a la organización indoeuropea en términos de «flujo de energía». En 1991, Rivano publicó su libro Topology and Dynamics of Interactions—with special Reference to Spanish and Mapudungu, el cual, obviamente, no pudo ser incluido en esta revisión bibliográfica. Tampoco podré referirme aquí a la tesis doctoral de Ineke Smeets (1989), a la que no he podido tener acceso. Las formas verbales no finitas han sido muy poco estudiadas: Sepúlveda (1976) es de mínima importancia empírica; en cambio, el análisis de Harmelink (1986), sobre las formas -am y -ael, apunta en la dirección que estimo correcta: el análisis del significado de las respectivas formas, combinado con la determinación de los contextos sintácticos en que estas formas ocurren. Sobre la estructura de los temas verbales en mapuche argentino, puede consultarse Fernández Garay (1979); las diferencias entre su tratamiento y el que yo he presentado aquí son más de enfoque analítico que de realidad lingüística. El trabajo de Fernández Garay confirma en este punto concreto la unidad de la lengua mapuche de Chile y de Argentina. Una discusión detallada sobre el número en la tercera persona de los verbos finitos, viene en mi artículo de 1979b. En mi artículo de 1981, trato en detalle los morfemas grupalizadores en la expresión de la circunstancia de compañía. En el artículo de 1980-1981 he presentado la estructura interna de la flexión verbal obligatoria finita.

Adalberto salas 2006 fonologia gramatica  

Salas Fonología Mapuche

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you