Page 1


s m o t s

más o c o es –p truyó. n o i s men e se cons uenos i d s a b o si l e en el qu ierra de s r e p s, t raj ller s la é a a a t d g n e l e n n n aj de u ible en e a del Pe o s e r s b e nom o dispon ilafranc mpoco l rro. l e s pe aci nV oe , ta p p e n o o s t h a e 2 s r i l C t v e : 2x os- d e encuen y por lo mo esta n e o m toms s va, s co a o c t o s n e u m Fin K inos y bu v

Texto y fotos> Paulino Arroyo

u K n i de F

62 BIKER ZONE


Miguel Mellado es empresario en el sector de la fundición. Un loco por las motos de todo tipo que en la actualidad dispone, entre otras, de una Sportster y de una Road King. Pero ni siquiera la pequeña de la familia H-D era suficientemente ágil y divertida para el día a día. Y confió este trabajo a Eloi, el cual está muy agradecido a Miguel por permitirle hacer las cosas bien, con tiempo, sin prisas... No es la primera vez y seguramente no será la última. Los

motores que originalmente mueven motocicletas tan polivalentes como las trail de 600 cc, tienen en ocasiones posibilidad de demostrar de lo que son capaces, por potencia, escalonamiento de sus relaciones de cambio, par... máxime cuando se elimina en el proceso un montón de peso “sobrante”. En este caso se trata de un propulsor Suzuki de 650 cc de un solo cilindro que entrega 45 cv y que mantiene su bastidor, aunque modificado en el subchasis, para adecuarlo al nuevo uso. Inevitable no recordar al verla el excelente trabajo de Territorio Motero, la Friki, con una Suzuki Savage también de 650 construida hace un par de años. A diferencia de aquella, una custom nipona ya desaparecida, injustamente, del catálogo, aquí el trabajo es muy distinto, y el resultado también. Con la Chopperro se pasa de unas geometrías típicamente “de campo” a las de un Chopper al gusto exclusivo de su conductor (que no propietaria que es su mujer), y de quien la ha hecho posible, Eloi. De aquí y de allá La aportación de ideas conlleva la búsqueda de piezas que encajen aquí y allá. Todo tiene una función práctica, un origen y un destino, desde la palanca de puesta en marcha, la adaptación de un pedal de bicicleta -de marca nacional por supuesto- al bidón de metal –de una tienda de “los chinos”- que contie-

ne (no el aceite, no, que esto es un motor japonés y se encuentra en el cárter), y sí la batería y algo más del apartado eléctrico. Otro detalle que conviene mencionar es que la Chopperro conserva sus medidas originales. Es decir que aunque en la ITV pongan caras raras cuando intenten descubrir ante que moto se encuentran, altura, distancia entre ejes, anchura del manillar, son fieles a la Ficha Técnica original de la DR 650. Bastaría pues para superar la prueba de esfuerzo mental de los responsables de las Ins-

pecciones Técnicas de Vehículos, instalar un piloto trasero con la E preceptiva, el delantero es de Drag Star, la matrícula de nuevo sobre la rueda trasera, convenientemente iluminada y... dejar boquiabiertos a los encargados de velar por nuestra seguridad técnica. La llanta trasera puede parecer pequeña, de 16 pulgadas, y lo es, pero el efecto es aún mayor si la comparamos con la delantera, la original de 21”. Como reseña mencionar que el cambio de 17 a 16 pulgadas está motivado por la posibilidad de montar una goma Avon con flanco blanco. El cambio de diámetro no afecta al desarrollo pues también cambia la altura del flanco, superior en la goma inglesa al que monta de origen la DR. En este caso se conserva la llanta delantera, desmontándola, pintándola en negro (junto al buje) y volviendo a radiarla previa limpieza de los radios originales, atacados por el óxido. No olvidemos que es la delantera (sin aceite cerca) y que su origen es el de una moto

BIKER ZONE

63


64 BIKER ZONE


“de campo” del año 89 (acaba de cumplir los 20 años de edad), que había permanecido parada un año entero, o tal vez más. La trasera conserva su buje, también recuperado, y radiado a un aro de 17”. Es decir que en algunos aspectos más que una transformación puede hablarse de una restauración, como en el caso del motor. Nacido para rodar rápido por caminos, y ex-

puesta a los elementos, las caídas, las pérdidas de aceite, el barro... el estado de las aletas de refrigeración, por poner un ejemplo, era lamentable. Devolverles su aspecto no fue fácil, y en esta tarea, Eloi, junto a su padre –y principalmente este último-, ambos pintores (y debido a la falta de trabajo en los tiempos que corren), se aplicaron de manera casi hipnótica, obsesiva, en el proyecto que había puesto en sus manos Miguel Mellado. Un poco del cómo El depósito de combustible es el Peanut de las Sportster, el pequeño de sólo 8 litros. Pues nada... ahora caben sólo 7 litros pues el trabajo de adaptación de este al tubo su-

perior del chasis obligó a transformar el canal central... y en el camino se ha perdido capacidad. Para conseguir que encajara bien sobre el chasis, se ha cogido la parte baja del original de la DR, el puente, y se ha adaptado al Peanut, de otro modo quedaba excesivamente alto y antiestético. Para compensar un poco la pérdida de capacidad, se ha eliminado la boca de llenado central típica de estos recipientes y ha sido sustituida por un tubo soldado y un tapón adquirido en ferretería. El resultado no puede ser mejor: al haberlo colocado en el lado derecho, y la moto inclinarse a la izquierda en el apoyo lateral el depósito puede llenarse un poco más. Otro aspecto que llama la atención es la sustitución del mono amortiguador trasero por una pareja de amortiguadores de Sportster. Lo que parecía una maniobra fácil, conllevó algunos ajustes de importancia. De entrada se eliminaron los anclajes presentes en el basculante, se soldaron sendos tornillos en los lugares estratégicos y se

BIKER ZONE

65


anclaron los nuevos amortiguadores pero... en un recorrido rutinario al afrontar un bache, hicieron tope y hubo que insertar un casquillo de un centímetro que comprimiera los muelles. La horquilla delantera es la original, con un recorrido “muuuuy” largo previsto para afrontar los baches presentes en pistas y caminos. Este recorrido se ha reducido al recortar los muelles, introducir casquillos, y endurecer de este modo su comportamiento con un aceite más denso que el previsto para el uso “campero”. La circulación de este fluido se facilita en la moto de serie con grandes orificios que hacen de la suspensión excesivamente blanda para un chopper como este. De ahí los obligados cambios en este apartado. Por supuesto, ya hemos mencionado la nueva ubicación de la

66 BIKER ZONE

batería, algo a lo que obligó el cambio en el subchasis trasero, para eliminar el aire off road de la máquina original. Pero más cosas sufrieron cambios debido a ese punto como ocurrió con la caja del filtro del aire muy bien protegida al tratarse de una trail con un alto compromiso lejos del asfalto. Gracias a ello ahora respira a través de un filtro K&N de pura competición. La puesta a punto de carburación, imprescindible con tantos cambios, la hizo Bruno Performance (www. brunoperformance.es) del vecino pueblo de Santa Margarida i els Monjos. Este taller es especialista en este tipo de puestas a punto de carburación (cambios de chicles, pulidos de admisión y escape, etc) y su experiencia pasa por motos de competición como la ganadora

de las 24 Horas Motociclistas del Circuit de Catalunya. Tras sangrar frenos y, por supuesto, la pintura, trabajo también de Eloi, acudió a su primera cita... A ratos, después de la jornada laboral, en ocasiones días enteros cuando falta el trabajo de pintor, los fines de semana... todo era poco para conseguir acabarla a tiempo. El primer destino fue la VI Festa de la Moto en Masquefa, a unos 30 km de Vilafranca, que organiza Siscu Castillo y un grupo de incondicionales con el apoyo del ayuntamiento. Allí llegó la Chopperro en furgoneta, y como homenaje por vencer el Bike Show en categoría Chopper, regresó a

casa en marcha. También el primer premio en la categoría Custom fue a manos de Eloi, con otro de sus trabajos, y seguro que le seguirán otros muchos... De entrada la Chopperro participó en el Bike Show de Faro y si bien no consiguió ningún premio si que pasó el filtro del AMD y estuvo junto a las mejores. Desde allí Miguel vivió la experiencia lamentando que Eloi, al fin y al cabo el artífice de la moto no estuviera presente. ¿Los veremos en la reunión de El Grao, los días del 18 al 20 de septiembre? Eso esperamos.

Agradecimientos Eloi nos conmina a agradecer el apoyo prestado en esta moto. A Miguel por su confianza plena y disfrutar con él del lento proceso de cambio sobre la moto, a su padre por esas horas compartidas principalmente trabajando sobre el metal del motor y a su abuela por prestarle el espacio en el garaje.

El Chopperro  

El Chopperro by Fin Customs artículo publicado en la revista Biker Zone.

Advertisement