Issuu on Google+


ueño lúcido.


“Ni celeste, ni terrestre te hicimos, ni mortal ni inmortal, para que tú mismo, como modelador y escultor de ti mismo, más a tu gusto y honra, te forjes la forma que prefieras para ti.”


Bibliografía:

“La Genealogía de la Moral” “Del sentimiento trágico de la Vida” “Are You a Transhuman?: Monitoring and Stimulating Your Personal Rate of Growth in a Rapidly Changing World”


Ave imperator, morituri te salutant!


Proemio epistemol贸gico.


A.1.1. Retórica y propiedad.

La retórica (como metalenguaje) nació de los litigios La sobre la propiedad. Alrededor del año 485 dos retórica tiranos de Sicilia, Gelón y Hierón, llevaron a cabo deportaciones, y ordenaron (como emigraciones y expropiaciones para metalenguaje) nació de los litigios sobre la propiedad.


poblar Siracusa y distribuir porciones de tierra entre los mercenarios; cuando fueron derrocados por una sublevación democrática y se quiso volver a la situación ante qua, hubo innumerables procesos porque los derechos de propiedad habían caído en la confusión. Estos procesos eran de un tipo nuevo: movilizaban jurados populares con gran número de miembros, antes los cuales, para convencer, había que ser "elocuente". Esta elocuencia participaba a la vez de la democracia y de la demogagia, de lo judicial y de lo político (lo que luego se llamó lo deliberativo[2]) y se constituyó rápidamente en objeto de enseñanza. Los primeros profesores de esta nueva disciplina fueron Empédocles de Agrigento, Córax, su alumno, de Siracusa (el primero que se hizo pagar por sus lecciones) y Tisias. Esta enseñanza pasó no menos rápidamente al Atica (después de las Guerras Médicas), merced a los pleitos comerciantes, que litigaban conjuntamente en Siracusa y en Atenas: la retórica es ya, en parte, ateniense desde mediados del siglo V. (…) A.1.3. La palabra fingida. Resulta curioso comprobar que el arte de la palabra está ligada originariamente a la reivindicación de la propiedad, como si el lenguaje, en cuanto objeto de una transformación, condición de una práctica, se hubiera determinado no a partir de una sutil mediación ideológica (como le ha sucedido a tantas formas de arte), sino a partir de la socialidad en su máximo grado de desnudez, afirmada en su brutalidad fundamental, la de posesión de la tierra: se comenzó – entre nosotros – a reflexionar sobre el lenguaje para defender las posesiones. En el nivel del conflicto social es donde nace un primer esbozo teórico de la palabra fingida (diferente de la palabra ficticia, la de los poetas: la poesía era entonces la única forma de literatura; la prosa sólo posteriormente accede a este estatuto).[3]


[Tanto, tan torpe: torpe, torpe] [selenetanblanca y el port贸ntanoscuro y el bosquetanespeso]


[siseos]

[paraellery invisible]

[envolviómimundounafonéticaorgánicamuchomássincera] [Piensoaselene y pienso en los abetos repletos de capullos de terciopelo]


[Nunca supe lo que ellerysembr贸 all铆]


necesitamos necesitamos “al

menos

en

fragmentos”

Antes que nosotros lo dijeron mucho mejor

es imposible, la experiencia siempre escapará al lenguaje; siempre mantendremos la misma distancia entre uno y otro; hay un abismo insalvable que se mantendrá hasta la eternidad. el lenguaje es un territorio siempre en expansión, en campaña; eventualmente conquistará el terreno de la experiencia, será absoluto.


desterritorializados


Duración -devenir y espacio-segmento.

El universo dura. Cuanto más profundicemos en la naturaleza del tiempo, más comprenderemos que duración significa inveción, creación de formas, elaboración continua de lo absolutamente nuevo.[1]

Yo soy un imbécil, por supresión de pensamiento, por mala formación de pensamiento, estoy vacío por estupefacción de mi lengua. Mala formación, mala aglomeración de un cierto número de corpúsculos vidriosos, de los que haces un uso tan desconsiderado. Un uso que no conoces, al que jamás has asistido.


Todos los términos que elijo para pensar son para mí TÉRMINOS en el sentido mismo de la palabra, verdaderas terminaciones, pertenencias de mis * mentales, de todos los estados a los que he sometido mi pensamiento. Estoy verdaderamnte LOCALIZADO por mis términos, y si digo que estoy LOCALIZADO por mis términos es porque no los reconozco como válidos en mi pensamiento. Estoy verdaderamente paralizado por mis términos, una serie de terminaciones. Y EN CUALQUIER PARTE que esté en esos momentos mi pensamiento, no puedo más que hacerlo pasar por esos términos, tan contradictorios a él mismo, tan paralelos y tan equívocos como pueden ser, bajo pena de detener mi pensamiento.


Corte-perspectiva y devenir-duraci贸n. Instalarse fuera de la (propia) duraci贸n luego, un hedor a encierro y miembros cortados.


Para una ciencia que sitúe todos los instantes del tiempo en el mismo rango, que no admita momento esencial, punto culminante o apogeo, el cambio no es más una disminución de la esencia, ni la duración una disolución de la eternidad. El flujo del tiempo deviene aquí la realidad misma, y lo que se estudia son las cosas que fluyen. [8]


A manera de cierre.


LA

PSICOLOGÍA HA PRETENDIDO SUSTUTUIR LA

ORGANIZACIÓN INTERIOR Y REAL DE NOSOTROS MISMOS POR UNA RECONSTITUCIÓN EXTERIOR Y ESQUEMÁTICA. INTENTO TAN FRUCTÍFERO COMO QUERER CAPTAR EL SENTIDO DE UN POEMA ANALIZANDO SUS LETRAS POR SEPARADO


Treintakil贸metrossobresegundo


BÓLEV Un abandono en silencio. Nadie es visible sobre la tierra Sólo la música de la sangre asegura residencia en un lugar tan abierto Alejandra Pizarnik


Anotaciones de origen incierto acerca del reino reptil


Tentacles & chainsaws


Alberto Álvarez Alejo Andros Saldaña Alberto Álvarez Alejo Josué Castillo Alberto Álvarez Alejo Antonio Durán Benazir Valdivia Alberto Álvarez Alejo Alberto Álvarez Alejo Antonio Miranda, Bólev Alberto Álvarez Alejo Alberto Álvarez Alejo



Rizoma. Número 1, marzo 2011.