Page 1

www.catedraldesanisidro.org

CatedraldeSanIsidro catedraldesanisidro

CATEDRAL DE SAN ISIDRO - SANTA MARÍA DE LA CABEZA NUESTRA SEÑORA DE LA RIBERA - STELLA MARIS

Año 15

Septiembre 2018 n 144

Distribución gratuita

El “nosotros conyugal” Sobre las decisiones importantes

La casa es chica, pero el corazón es grande


INFO

CAPILLAS

Párroco

Nuestra Señora de la Ribera Elcano 172, Acassuso Tel. 4742 7198 Horarios de misa:

P. Carlos Avellaneda

Párroco emérito P. Pedro Oeyen

sábados 18 h domingos 19 h

Vicarios parroquiales

Horarios de secretaría:

P. Juan Manuel Bianchi Jazhal P. Gonzalo Rebollo

jueves 15 a 17 h sábados 17 a 19 h

Diáconos permanentes

Santa María de la Cabeza

Wenceslao Gómez Caride José Hamed

33 Orientales 1301, Beccar Horario de misa:

Horarios de misa

domingos 11 h

Stella Maris

Lunes a viernes 8, 10 y 19 h Sábados y feriados 10 y 19 h Domingos 9.30, 12.30, 19 y 20.30 h

España 1016, Beccar Horarios de misa:

sábados 19 h (de niños) domingos 11 h

Confesiones Diarias: media hora antes de la misa de 19 h Dominicales: media hora antes de cada misa

Distribución gratuita Tirada: 3.500 ejemplares 1era edición: año 2004

Secretaría parroquial De lunes a viernes de 8.30 a 12 y de 16 a 20 h Adrián Beccar Varela 530 Tel.: 4743 0291/4990

Cáritas Atiende en Anchorena 469

Si querés anunciar en Bienaventurados, escribí a publicidadbienaventurados@ catedraldesanisidro.org Para hacernos llegar un comentario, escribí a bienaventurados@catedraldesanisidro.org

23 de septiembre

Día mundial de la sonrisa “La raza humana tiene un arma verdaderamente eficaz: la risa” Samuel Langhorne Clemens, conocido por el seudónimo de Mark Twain Escritor, orador y humorista estadounidense (1835-1910)

STAFF Director Padre Pedro Oeyen Dirección y coordinación Mechi Ruiz Luque Diseñadora Mechi Brousson mercedesdesign@gmail.com Correctora Sofi Costa fb e inst: Lantia Traducciones Ilustradoras Ana Ugarte ugarteana@outlook.com Paula Martínez reynartallerdecuentos@gmail.com Redactores Cata Beccar Varela Mechi Ruiz Luque Juanjo Mayer Felipe Dondo


CARTA DEL PÁRROCO

3

El “nosotros conyugal” Todos reconocemos la crisis por la que, desde hace un tiempo, atraviesa el matrimonio tradicional. Actualmente, la duración de una pareja depende más de la calidad relacional que de los mandatos y juramentos. Vivimos tiempos en los que a los esposos les cuesta pasar de las primeras etapas del amor romántico y apasionado a las siguientes, más necesitadas de trabajo y dedicación para enriquecer la relación. Todos parecen anhelar un vínculo amoroso que, sin embargo, no siempre son capaces de construir. Los cónyuges suelen concentrarse cada uno en sus propias necesidades y expectativas, lo cual les impide unirse en una dinámica amorosa en favor del “nosotros conyugal”. En la actual cultura centrada en el propio “yo”, los proyectos personales son vividos como impostergables, y por eso se hace difícil conjugarlos con el proyecto matrimonial o familiar. Podríamos decir que muchos hombres y mujeres zigzaguean entre la búsqueda de compañía y el deseo de independencia, entre su necesidad de amor y su temor a amar. Y mientras cada vez son más las mujeres que luchan por lograr en su relación una síntesis de intimidad e independencia, muchos hombres siguen buscando la dependencia que es una forma de acomodar su miedo a la intimidad. No está siendo fácil conciliar los anhelos de compañía con los de autonomía personal. Las personas desean ser ellas mismas y serlo con otro, pero no al costo de dejar de ser ellas mismas por estar con él. Si siempre causó temor quedarse solo en la vida, hoy sigue vigente este temor, pero es superado por el de vivir una relación amorosa que obligue a postergar las propias aspiraciones y sea fuente de renuncias o sacrificios. El amor se convierte así en una poderosa fuente de ansiedad: da miedo no vivirlo y vivirlo, quedarse solo y estar acompañado por alguien en una relación conflictiva. Como se ve, las relaciones amorosas –siempre atrayentes– se han convertido en riesgosas a causa de su imprevisibilidad e inestabilidad. Las jóvenes generaciones que se abrieron paso

La duración de una pareja depende de su calidad relacional. en medio de tantas tempestades matrimoniales son las más precavidas a la hora de asumir compromisos. Por eso se viene generalizando la postergación de la celebración del matrimonio, sea civil o religioso. Evitando un compromiso intenso, se busca alejar la posibilidad de sentirse vulnerable. Hoy en día, las personas parecen unirse amorosamente por el mismo motivo que se separan: para evitar el sufrimiento. Pero unirse a otro para no sentirse solo no alcanza para construir una relación gratificante. Una relación entre dos es inviable cuando ambos piensan solo en sí mismos. Si el otro solo existe como algo útil o funcional a las propias necesidades, desaparece como otro, como él o ella misma. Y, ¿cómo lograr una relación “de a dos” si el otro se difumina porque no es reconocido como “otro”, cuando es tratado como lo que yo espero o necesito? Hace muchos años dedico buena parte de mi ministerio pastoral a acompañar a los esposos, ayudándolos a desarrollar algunas habilidades imprescindibles del amor: el diálogo, la empatía, el compañerismo, la entrega generosa al otro, pero no devastadora de sí mismos. Invito a quienes deseen unirse a la pastoral matrimonial y familiar de la parroquia a que se animen a participar de algún grupo de matrimonios. La experiencia de los que ya lo hacen es sumamente positiva. Les dejo mi cariño. Padre Carlos


4

PADRE GONZALO

Nuestra Señora de la Ribera de fiesta El pasado 5 de agosto celebramos las fiestas patronales de la capilla Nuestra Señora de la Ribera. Este año nos preparamos de un modo distinto. Decidimos invitar a alguna persona que hubiera sido parte importante de la historia de la comunidad para que nos compartiera su experiencia y testimonio. Así fue que los fines de semana previos Andreina nos vino a visitar. Primero un sábado, en la misa de niños, y después en la misa del domingo. Me animo a decir que su testimonio nos habla de una comunidad que vivió fuertemente el milagro de la multiplicación del pan, que nos relata el capítulo 6 de Juan. La pregunta de Jesús a los discípulos (“¿Dónde compraremos pan para darles de comer?”) resonó en el corazón de muchos y muchas que se sintieron llamados a un compromiso concreto con las diversas necesidades que se han ido presentando a lo largo de tantos años. Es difícil enumerar la cantidad de iniciativas y servicios que se ha ofrecido a los vecinos. Esto nos habla, por un lado, de una identidad misionera de la comunidad ya desde sus tempranos comienzos. Por otro lado, de la fidelidad de Jesús, que alimentó la vida de las personas del barrio. Por eso lo primero en las fiestas patronales fue agradecer. En el Evangelio que compartimos ese día, muchos, frente al milagro de Jesús, pedían un signo: “Nuestros padres comieron el maná en el desierto, ¿qué signo realizas tú?”. La memoria de las maravillas que Dios había realizado en su historia les impedía abrirse a lo nuevo que Jesús les regalaba. Aquí nosotros descubrimos la invitación a estar atentos

para no caer en la fácil nostalgia de que todo tiempo pasado fue mejor. Con esta fecunda historia de la comunidad, muchas veces es fácil quedarse añorando épocas en que la capilla estaba más llena, cuando se realizaban miles de cosas, y perdernos el regalo de lo que hoy Jesús quiere seguir regalándonos. El pasado es un don, pero la salvación siempre acontece en el hoy, en el ahora. El ahora del barrio y de la comunidad desde donde Dios nos llama e interpela. Y en nuestro presente hay signos muy llamativos. La experiencia misionera del 8 de diciembre del año pasado y del Viernes Santo de este año, en las que encontramos buena acogida por parte de muchos vecinos. Los procesos de cambio y renovación del jardín maternal, desde donde buscamos acompañar cada día mejor las necesidades de quienes se acercan. La gran presencia de familias paraguayas en la catequesis, que nos enriquecen con una religiosidad fuerte y comprometida. Los jóvenes que se han confirmado y han perseverado en Post Confirmación, así como unos cuantos adultos que están comenzando ahora ese camino. En estas huellas, hoy Dios nos llama a seguir comprometiéndonos, recordando que el único pan que de verdad alimenta no es el que se come, sino el que se da. Menos pendientes de que la gente venga, y más dispuestos a salir, a entregar nuestros dones y tiempo. Así celebramos nuestras fiestas patronales en las que, además de la misa, pudimos compartir un almuerzo y una tarde al ritmo de un bingo organizado por personas de la comunidad.


SOCIEDAD Felipe Dondo

4 de septiembre

Día Nacional del Inmigrante

5

felipejmdondo@gmail.com

La casa es chica, pero el corazón es grande Suele decirse que en nuestro país siempre hay lugar para un plato más en la mesa. La familia ya se sentó a comer, pero suena el timbre: llegó uno más de sorpresa. Nadie lo esperaba, pero lo reciben sin vueltas y con alegría. Se aprietan un poco más las sillas, buscan otra en la cocina, la madre hace magia con las cantidades y de la fuente sirve lo justo para un plato más, siempre tratando de hacer una porción más abundante para el invitado. Vi esta escena miles de veces, en mi casa y en otras. A veces como anfitrión, a veces como el invitado que no avisó y llegó de repente. La hospitalidad es ley en Argentina desde 1812. El Primer Triunvirato ofreció “inmediata protección a los individuos de todas las naciones y a sus familias que deseen fijar su domicilio en el territorio”. Todos sabemos, porque lo llevamos en la sangre, que desde entonces Argentina fue tierra de acogida para una inmensa cantidad de inmigrantes. Así nació esta nación hecha de muchos colores, idiomas, costumbres y religiones. El 4 de septiembre de 1949, el presidente Perón firmó un decreto para homenajear “al inmigrante de todas las épocas, que sumó sus esperanzas a la de los argentinos, que regó la tierra con su sudor honrado, que ennobleció las artes, mejoró las industrias…”. Desde entonces usamos esa fecha para celebrar la venida de nuestros abuelos y hermanos de otras nacionalidades. En las últimas décadas, los invitados vinieron de más cerca: paraguayos, bolivianos, peruanos. Hoy se suman los venezolanos en cantidades enormes. Hubo debates sobre qué hacer con algunos servicios básicos como la salud y la educación. Pero el papa Francisco lo deja bien claro

en su exhortación Gaudete et exsultate, de marzo de este año: a un cristiano “solo le cabe la actitud de ponerse en los zapatos de ese hermano que arriesga su vida para dar un futuro a sus hijos. ¿Podemos reconocer que es precisamente eso lo que nos reclama Jesucristo cuando nos dice que a Él mismo lo recibimos en cada forastero?” (102). Pero hay muchas formas de inmigración en esta vida. El que viene de las provincias a estudiar a la Capital y se pierde entre subtes y colectivos; el que se mudó a un barrio nuevo donde no conoce a nadie; el nuevo compañero de trabajo a quien hay que explicarle todo; el “nuevo” del curso que tiene miedo de que sus compañeros de clase no lo acepten; el nuevo integrante de la familia que tiene que ganarse a los suegros y demostrarles que es buena gente; el que acaba de volver a la vida de fe y quiere participar en la comunidad parroquial pero no sabe cómo; el amigo nuevo en el grupo “de toda la vida”, ese que no compartió nuestra infancia pero lo conocemos de grandes... Y el nuevo más nuevo de todos: el bebé que ya existe y quiere nacer. Todos fuimos “el nuevo” alguna vez. Seamos siempre tierra de acogida con todos.


6

ESPIRITUALIDAD

Mechi Ruiz Luque

mechiruizluque@gmail.com

@mechiruizluque

Sobre las decisiones importantes en la vida

Vení, matearemos despacito juntos. Me hablarás de lucha, te hablaré de fe, y al final del día nos daremos cuenta de que en igual senda andamos tal vez.

Fragmento de la canción Los yuyos de mi tierra, de Mamerto Menapace.


ESPIRITUALIDAD 7

Tuve la gracia de visitar el mar durante las vacaciones de invierno. Si bien me tocaron varios días de lluvia, cada vez que pude salí a caminar por la playa. Mientras caminaba, pensaba en cuestiones actuales de mi vida. Así me acordé de tantos otros dilemas que pasé a lo largo de los años y de tantas decisiones que tuve que tomar. Y de cómo cada una de estas decisiones me llevaron a vivir distintas situaciones que con el tiempo hicieron que fuera quien soy hoy; que forjaron mi personalidad, afianzaron mi identidad y que son parte de mi historia. Me puse a pensar en la importancia de algunas elecciones que hacemos: por ejemplo, en cuanto a qué estudiar, dónde vivir, de qué trabajar. Son opciones que nos alientan a comprometernos cada vez más con nuestra vida, que marcan nuestra existencia y nos abren mundos de posibilidades. Y que, por lo tanto, no pueden tomarse a la ligera. I. Ponerse en manos de Dios Si tuviera que recomendar(me) qué hacer ante una situación así, lo primero que sugeriría sería ponerla en oración. La vida nos presenta muchos caminos posibles para transitar. Todos buscamos ser felices, pero cada persona tiene sus búsquedas, sus tiempos y sus procesos personales. El discernimiento implica buscar la voluntad de Dios (que es el primero que desea nuestra felicidad) en lo que nos toca vivir. Solo así podremos experimentar una vida plena: es Dios quien pone dentro de nosotros el anhelo de felicidad y, por lo tanto, solo Él puede saciarnos. Con Dios, no hace falta elabo-

rar largos discursos ni explicaciones. Simplemente, decir con palabras propias: “Dios, tengo que elegir/decidir tal cosa. Te pido que me guíes y me ayudes a tomar la mejor decisión”. Si lo hacen de corazón, les aseguro que sentirán un consuelo y una tranquilidad enormes. Porque no hay nada como dejarse sostener por las manos de Dios y confiarle nuestra vida y todos nuestros cuestionamientos. Al pedirle que nos ilumine con su luz y nos aclare los pensamientos, podremos ir descubriendo su voluntad y lo que es mejor para cada uno de nosotros. II. Abrir el corazón Cada uno de nosotros será feliz si sigue el camino de su propia vocación. Pero ese camino no lo podemos recorrer solos: necesitamos de los demás. Poner en palabras y compartir con alguien lo que nos pasa siempre va a ayudarnos a ordenar y aclarar las ideas. Ante un momento de incertidumbre, lo peor que podemos hacer es aislarnos: por más de que la decisión sea completamente personal, siempre va a ser mejor contar con otro punto de vista. Por supuesto, no vamos a andar exponiéndole nuestros dilemas existenciales a cualquier persona con la que nos crucemos. Pero contar con un amigo o familiar con el que tengamos mucha confianza puede ser de gran ayuda. Seguramente, de este diálogo puedan surgir muchas cosas nuevas y revitalizadoras (ideas, soluciones, alternativas).

III. Contar con un acompañante espiritual Sin embargo, recomiendo dar un paso más en estas búsquedas de respuestas: dejarnos guiar por un acompañante espiritual. Alguien que, a la luz de la fe, nos oriente en nuestro caminar. Alguien con quien poder compartir la vida, que nos inspire a superar lo que nos ata y a ver de otra manera las cosas que parecen confusas. Alguien que nos aliente a pensar, que nos haga descubrir las verdaderas preguntas y que nos ayude a ver las crisis personales como oportunidades para revisar nuestras propias motivaciones. Como seres humanos, estamos en constante movimiento, crecimiento y desarrollo. Cada uno lleva dentro de sí el sentido de su vida, pero a veces somos incapaces de reconocerlo y trabajarlo por nuestra propia cuenta. Es por eso que, si nos dejamos acompañar por alguien, con su ayuda y con el soplo del Espíritu Santo podremos ir descubriendo nuestros sentimientos y deseos más profundos para poder encauzar nuestras decisiones. Para terminar, comparto esta cita de André Louf sobre el acompañamiento espiritual: “se trata de dos seres que se enfrentan, llamados a hacer juntos un trozo de camino y entre los que tiene que ocurrir un hecho importante. Una chispa de vida brotará de uno hacia otro. No una vida cualquiera, sino la vida misma de Dios, la luz y la fuerza de su Espíritu” (Louf, 2017:101)*. * Louf, Andreu. A merced de su gracia: Propuestas de oración. 2017. Buenos Aires: Editorial Ágape.


8 JÓVENES

Fin de la misión en Fátima Después de tres años de viajar 49,5 kilómetros hasta Fátima, San Francisco (el grupo misionero de invierno) terminó su ciclo en este lugar. Esta vez, los jóvenes nos dejan la ficha técnica de su misión.

OBJETIVO

El objetivo de la misión fue crear grupos de jóvenes y adultos dentro de la comunidad de Fátima y acercarlos a la parroquia, que había quedado separada del pueblo al construirse la ruta 8 y barrios privados a su alrededor. Esto provocó que el pueblo dejara de ir a misa. Durante los primeros años, costó demasiado; pero pudimos cerrar la misión bastante satisfechos y sorprendidos por el cambio de actitud de la comunidad, y con esperanza, gracias al padre Claudio, quien nos mostró su interés por participar de las actividades. Los jóvenes, muy entusiastas, se propusieron armar un grupo misionero de Fátima en la parroquia, y a los adultos se les encomendaron dos imágenes de la Virgen para que vayan pasando de casa en casa, a fin de que perseveren en la oración. Por mi parte, pude recibir más de lo que di. Llegué al encuentro de gente con un corazón gigante; personas que me abrieron sus puertas con una sonrisa, creando un vínculo de amistad fuerte, dándome ganas de volver algún día a reencontrarme con ellos y tomar unos mates. (Joaco Sammartino)

ACTIVIDADES

Durante la semana de misión, llevamos a cabo tres actividades que se dividen en: niños, jóvenes y adultos. En primer lugar, en el grupo de niños se invita a todos los chicos y chicas del pueblo a pasar las tardes en los encuentros que los misioneros preparamos para ellos. Realizamos distintos juegos y dinámicas con el fin de enseñarles acerca del amor de Jesús y María en un ámbito de diversión y alegría. Llegaron a asistir alrededor de 30 chicas y chicos a los encuentros. En segundo lugar, un grupo de misioneros estuvo a cargo de los tres encuentros y una convivencia para los jóvenes de Fátima. La idea era ayudarlos a profundizar en su fe y generar nuevos vínculos, para que así descubrieran que no están solos. Hoy, el grupo de 15 jóvenes de Fátima quiere formar su propio grupo de misión. Por último, al igual que con el grupo de jóvenes, hicimos tres encuentros de adultos en donde se habló de temas como la soledad, la entrega y la comunidad. Personalmente, es la actividad que más disfruto. Desde que misiono, participo de los encuentros de adultos porque me llena de alegría escuchar lo que tienen para contar: todas las historias de Eva, los problemas de Lore, el día a día de Fer… Con tan sólo una escucha atenta, recibís mucho más de lo que das. En los encuentros abren su corazón de par en par y te confían sus vivencias más personales. Hace un año ya que el grupo de 10 adultos se reúne por su cuenta y este año tienen una Virgen viajera que pasa por todas sus casas. (Cata Sola)

EXPERIENCIA DE GRUPO

En SanFran se vive un clima con mucha buena onda, todos se tratan bien y se llevan bien. Por más de que seas nuevo, te integran rapidísimo. Durante la misión todos se ayudan en todo; por más de que a tu grupo no le toque lavar o cocinar, siempre das una mano para que al otro no se le haga tan tedioso. Es un grupo muy lindo, y más para misionar. Ojalá se sume más gente. (Mati Serodio)


JÓVENES 9


10

REFLEXIONES

Cata Beccar Varela

catalinabeccarvarela@gmail.com

Para que sepas lo mucho que te quiero “Estas líneas las escribo para quien se las quiera adueñar, para que este a su vez las regale a quien las pueda necesitar”


REFLEXIONES Juanjo Mayer

¡Pasa, entra!

“Aquí hace menos frío que en la calle, hay leña para un fuego. No mucha, pero bueno, un poco de calor no viene mal. Aquí hay una canción que nos descansa, un hueco para el alma, sentirse como en casa, un alto en el camino nada más…”. Así comienza la canción de Pedro Guerra “PASA”. Esta letra me trajo la idea de casa, de hogar y me hizo detenerme, pensar. ¿Qué significa casa, hogar? ¡Algo tan común y tan distinto para cada persona! Una casa tiene todo lo nuestro, lo material, y a su vez es testigo de lo más íntimo: familia, recuerdos, historias, mesas compartidas en festejos y encuentros. Es el lugar al que llegás y te sacás los zapatos, ese lugar cálido en donde descansás. La cotidianeidad nos acostumbra, y nos hace olvidar de que tenemos un lugar donde dormir y comer, donde estar abrigados, donde pasar el tiempo. Para algunas personas es un desafío estar en casa y tienen que hacer de su hogar otro lugar, para evitar peleas, para no estar solos o porque están de paso. En nuestra casa, allí donde nos sentimos seguros, salen las emociones a flor de piel; a veces con actitud adolescente nos queremos ir, y otras veces simplemente alcanza con una caminata para despejar la mente. No nos olvidemos de las personas que perdieron sus casas, o fueron rechazadas de ellas; ni de aquellos

otros que nunca tuvieron un techo, y la calle es su casa. Hay casas grandes, casas chicas, departamentos, ordenadas y desordenadas, con movimiento o tranquilas, con olor a comida casera o delivery; sea cual sea, que siempre esté abierta para recibir y hacer a los demás sentirse COMO EN CASA. Que nuestra casa se transforme en hogar depende de nosotros, pero claro, no se trata de darle la llave a cualquiera. Se trata de tener un corazón abierto, paciente, dispuesto a compartir lo que tenemos; se trata de recibir a quien necesita hogar. Ya está terminando el invierno. Es un buen momento para valorar y agradecer el trabajo de nuestros padres o reconocer el esfuerzo propio que implica tener una casa, un techo donde estar, un lugar a donde volver, una casa en donde permanecer. «Entonces el Rey dirá a los que tenga a su derecha: “Vengan, benditos de mi Padre, y reciban en herencia el Reino que les fue preparado desde el comienzo del mundo, porque tuve hambre, y ustedes me dieron de comer; tuve sed, y me dieron de beber; estaba de paso, y me alojaron…” (…) Y el Rey les responderá: “Les aseguro que cada vez que lo hicieron con el más pequeño de mis hermanos, lo hicieron conmigo”». Mateo 25, 34-40

11

juanjomayer@gmail.com

Pasa Pedro Guerra Aquí hace menos frío que en la calle, hay leña para un fuego, no mucha, pero bueno, un poco de calor no viene mal. Aquí hay una canción que nos descansa, un hueco para el alma, sentirse como en casa, un alto en el camino nada más. Pasa, entra y siente que hay quien duda como tú y no se descubre nada, nada de las cosas que ha escuchado y desespera. Pasa, entra y siente que hay quien duda como tú pero se abraza a lo que tiene y se levanta con la fuerza que le queda. Pasa, entra y siente que hay quien duda como tú pero no tiene más canción que la que sabe y la cantó y si no la sabe tararea.


Día de la Primavera

21 de septiembre

Pablo Neruda, poeta chileno (1904 - 1973) Premio Nobel de literatura de 1971

“Podrán cortar las flores pero no podrán detener la primavera”


RECOMENDADOS El staff de Bienaventurados selecciona sus preferidos y te los comparte. ¡No te los pierdas!

Libros EL ALMACÉN DE LAS PALABRAS TERRIBLES

ELIA BARCELÓ Edelvives

Talia tiene doce años y Pablo, veinte. Ambos dijeron algo que ahora les gustaría no haber dicho. Juntos aprenderán que las palabras pueden ser flores o cuchillos. Una novela juvenil sobre el valor de las palabras, la amistad y la familia.

Películas Los niños del cielo (Irán, 1997) En un descuido, Ali pierde los zapatos de su hermana pequeña Zhore. Como sus padres no pueden permitirse comprar unos zapatos nuevos, deciden ocultarles lo ocurrido y compartir las zapatillas deportivas de Ali. Pero el plan tiene sus inconvenientes... Una película de esas que hacen bien al alma.

La invención de Hugo Cabret (EE. UU., 2011) París, años 30. Hugo es un niño huérfano, relojero y ladrón que vive entre los muros de una ajetreada estación de trenes parisina. Nadie sabe de su existencia hasta que lo descubre una excéntrica niña junto a la que vivirá una increíble aventura. Basada en la novela homónima de Brian Selznick. Un homenaje al cine y a la infancia.

Salidas Pequeña Holanda

LA AVENTURA MATRIMONIAL

DE CARLOS AVELLANEDA Agape Un libro que invita a los esposos a ser un lugar de contención recíproca. Pretende ser un aporte para el crecimiento espiritual y personal del matrimonio como entidad y de cada uno de sus miembros.

Una granja para llevar a los chicos y pasar un lindo día al aire libre. Es un poco lejos (Escobar), pero vale la pena porque el lugar es lindísimo y la variedad de actividades es enorme. Hay presupuestos de todos los tamaños según lo que quieran hacer. Más información en www.pequenaholanda.com.ar.

Palacio Barolo

Recorrer este edificio del barrio de Montserrat es como caminar por los versos de la Divina Comedia de Dante. Inaugurado en 1923, fue en ese entonces el edificio más alto de Sudamérica (hasta que se construyó el Kavanagh en 1935). Sus visitas guiadas realmente valen la pena para conocer mejor los secretos de nuestra ciudad, que por lo general pasamos por alto. Horarios de atención: 9 a 20 h. Más información en www.palaciobarolotours.com.ar.


AVISOS LUNES 3 DE SEPTIEMBRE

FIESTAS PATRONALES

19 h: Misa de inicio grupos de Confirmación.

MARTES 4 DE SEPTIEMBRE DÍA DE LA SECRETARIA

Saludemos a estas tan importantes colaboradoras nuestras.

SÁBADO 8 DE SEPTIEMBRE CAPILLA STELLA MARIS Misa a las 19 h, y luego encuentro comunitario.

MARTES 4 DE SEPTIEMBRE DOMINGO 23 DE SEPTIEMBRE Cumpleaños del padre Juan Manuel (Turco) CAPILLA SANTA MARÍA DE LA Los invitamos a compartir juntos la misa de 19 h en CABEZA la Catedral. Luego, haremos un festejo en la casa parroquial (Anchorena 469).

VIERNES 7 DE SEPTIEMBRE 19 h: Misa por la vida consagrada. Preside Mons. Fassi.

LUNES 10 DE SEPTIEMBRE 19 h: Misa de inicio grupos de Caminar (Post Confirmación).

MARTES 11 DE SEPTIEMBRE 19 h: Misa por la Jornada Mundial del Cuidado de la Creación. Preside Mons. Ojea.

SÁBADO 22 Y DOMINGO 23 DE SEPTIEMBRE “La armonía en la pareja” (RETIRO PARA NOVIOS) Acompaña Pbro. Carlos Avellaneda. Dónde: Colegio Marín (Av. Libertador 17115, Beccar). Inscripciones: 4723-7007 y 15-6164-8557 (dejar mensaje) – consultasescuelaparalavida@gmail.com.

Misa a las 11 h, y luego encuentro comunitario.


Bienaventurados, septiembre 2018  

Revista de la Catedral de San Isidro, del mes de septiembre del año 2018.

Bienaventurados, septiembre 2018  

Revista de la Catedral de San Isidro, del mes de septiembre del año 2018.

Advertisement