Page 1

Revista de la Izquierda Abertzale Febrero 2010 La situación de ilegalidad antidemocrática a la que nos somete el Estado español desde hace ya siete años no ha conseguido que cedamos en nuestro empeño y en nuestro derecho a trabajar por un Aoiz mejor. De hecho, hemos acudido a todos y cada uno de los plenos que desde entonces se han celebrado y seguimos haciendo seguimiento exhaustivo de cuantas cuestiones atañen de una otra forma a nuestro pue-

blo. Pese a nuestra precaria situación como grupo municipal, y en función de nuestras posibilidades, no nos falta ilusión para intentar evitar y denunciar todas las tropelías que por cansancio, agotamiento, falta de ideas y dinamismo, negligencia, incompetencia, totalitarismo y partidismo, AIA comete. Y el tema de Casa Diaz es una de ellas, un asunto que tiene peor solución cada día que pasa.

Casa Díaz: el coliseo de la vergüenza

R

esulta difícil situar en el tiempo cuándo cayó la gota que colmó el vaso. Tan difícil o más resulta encontrar en Navarra ejemplo similar al que poder acercarse a modo de referen-

cia. Un ejemplo flagrante de inoperancia municipal. Una total falta de sensibilidad para con el Casco Viejo. Día a día se alimenta así el hartazgo de todos y en especial el de los vecinos de alre-

dedor de Casa Díaz. En las siguientes líneas, vamos a tratar de explicar los porqués de tan grotesca situación, por qué se ha llegado hasta aquí y cuáles son los diferentes ejes de la solución.


Historia de una casa

Una casa señorial, La primera finca registrada en Aoiz con fachada de sillería y de incuestionable valor estético, siendo junto con el Palacio de Argamasilla el mejor elemento civil arquitectónico–patrimonial que tenemos en Aoiz

Adquisición por donación, herencia, usufructo, testamento de hermandad, herencia en partes indivisas, por mitades iguales… Al igual que el de cualquier otra casa, éste ha sido más o menos el devenir, a lo largo de varios siglos, de Casa Recari (Euskaltzaindia: ERREKARI = ERREKA + IRI “muga con la regata”), más conocida como Casa Díaz. A modo de anécdota podemos decir que es la primera finca registrada en Aoiz, y que, por su estructura pentagonal, se puede pensar que es ella la que dio forma y dirección a las calles de su alrededor, que las calles se adecuaron a ella y no al revés. Según la inscripción tallada en la piedra clave del portal que aún se conserva en su fachada, data de 1733 (AVE MARIA GRACIA PLENA DOMINIS LECUM AÑO 1733). Estamos ante una casa de personas pudientes, una casa señorial, con fachada de sillería y de incuestionable valor estético, siendo junto con el Palacio de Argamasilla el mejor elemento civil arquitectónico–patrimonial que tenemos en Aoiz.

Cambios de titularidad

A principios de los 80 dos jóvenes (uno arquitecto y el otro industrial, con sus respectivas mujeres) la compran. Desconocemos si tienen algún tipo de parentesco o relación afectiva con los anteriores dueños. Mas nos inclinamos a pensar que la adquisición fue motivada por oportunidad de negocio. Con el paso de los años, ambos –y suponemos que por diversos avatares empresariales– tienen que hacer fren-

te a serias providencias de apremio y embargos. Es decir, en la ruina, o por lo menos muy, pero que muy lejos de poder hacer frente a la rehabilitación de la casa. Esto se quedaría en lo meramente anecdótico si no fuera porque a los dirigentes municipales se les presentaba delante de sus narices una evidente prueba y una razón más que suficiente para actuar desde sus cargos de responsabilidad.

El hotel con encanto

En el año 2004, AIA vendía la posibilidad de una salida “digna” para la casa. De hecho, se decía en “El alcalde informa” de que existía un proyecto para construir un “hotel con encanto”.

La compra de una promotora

Entre 2006 y 2007 la adquiere una empresa que mantiene, al parecer, la idea de implantar un hotel con “encanto”. Luego, y como consecuencia de la muerte de una de las anteriores dueñas, un hijo lo reclama (derecho de retracto) y la justicia le da la razón, por lo que la mencionada empresa se queda sin una mitad, y la otra la vende a un tercero. Más recientemente irrumpe en escena una segunda empresa (Fondo Patrimonial de Navarra SL), que resulta ser de los mismos. En fin, un culebrón mediano en el que ni queremos ni debemos entrar, pero que ha sido utilizado por el Ayuntamiento para seguir tirando balones fuera, y así intentar evitar y “camaleonizar” su incuestionable responsabilidad..


Casa Díaz y el Ayuntamiento Repasaremos aquí los pasos dados por el ayuntamiento en la gestión de Casa Díaz.

La catalogacion

Un momento clave en la historia de Casa Díaz es su catalogación como de uso dotacional, es decir, los propietarios no podían venderla más que al Ayuntamiento. La primera actuación del Ayuntamiento de Aoiz sobre Casa Díaz, data de la legislatura 1987-1991. En el año 1990 a propuesta de los concejales de Herri Batasuna titulares de la Comisión de Patrimonio del Ayuntamiento, se acuerda vender a VINSA las parcelas que el Ayuntamiento poseía en San Miguel para la construcción de las viviendas sociales, y con los 15.000.000 de pesetas que obtiene el Ayuntamiento fruto de la venta, comprar la casa. Se mantienen por parte de los concejales de la Comisión de Patrimonio diversas reuniones con uno de sus titulares, pero la pretensión de éste en cuanto al precio no hace posible su adquisición. En ese período se procede a modificar el planeamiento urbanístico de la Villa (Normas Subsidiarias) y se cataloga con el carácter de dotacional. La última reunión se celebra con la asistencia de diversos técnicos, y se intenta convencer al propietario que el carácter dotacional a atribuir al inmueble acabaría con sus pretensiones especulativas; en esta última reunión se hace una propuesta de compra de 18.000.000 millones de pesetas que es desestimada por su titular, quien habla de unos 25.000.000 millones de pesetas. Al margen de las conversaciones, el Ayuntamiento en los años 1990 y 1991 solicita a Principe de Viana las ayudas que esta entidad anualmente ofrece a los ayuntamientos, pero el expediente no prospera.

La proteccion integral

Durante la legislatura 1987-1991 además se declaraba la Protección Integral de Grado 1 para la fachada, la cubierta y las escaleras del interior, por lo que cualquier actuación que se llevase a cabo debería respetar esos tres elementos. Según establecía el planeamiento urbanístico vigente : “Con independencia de su estado de conservación por su valores objetivos de carácter arquitectónico, histórico o artístico, se considera se debe mantener en su integridad, con especial respeto de sus características singulares y de los elementos o partes concretas que lo componen, estableciéndose por el Ayuntamiento de Aoiz el objetivo real de su recuperación funcional y monumental por todos los medios técnicos disponibles” La irrupción de AIA en la vida municipal en el año 1.991 que logra la Alcaldía supone dejar en el olvido la pretensión del Ayuntamiento de adquirir dicha casa.

Esparza y la descatalogacion

En noviembre de 1999, llega un momento clave para el futuro del edificio. AIA, con Javier Esparza a la cabeza, descataloga su uso dotacional. Esto en la práctica supone dar libertad al propietario para hacer con ella lo que más le interese, incluyendo su venta. En ese momento, en un Boletín Informativo editado por la Izquierda Abertzale en febrero de 2000, se proponía al ayuntamiento comprar Casa Díaz por 13 millones de pesetas y dar los pasos necesarios (a través de subvenciones etc.) para convertirla en Casa de Cultura. También se pronosticaba que de no hacerlo así, el futuro de la casa no era otro que su hundimiento y desaparición. Lamentablemente, el tiempo nos está dando la razón.

En noviembre de 1999, llega un momento clave para el futuro del edificio.

AIA, con Javier 2004: Colocación de plataforma por Esparza a la cabeza, debajo del alero En el 2004 y a requerimiento de la Izquierda Abertzale, ante el evidente estado peligroso del alero, el Ayuntamiento exige a los dueños la colocación de una plataforma por debajo del mismo para evitar su caída a la calle. Dicha estructura costó 17.504,28 euros, según se comunica a la Hacienda Foral en escrito de fecha 22 de Septiembre de 2005, y según consta en el anuncio de subasta de la Hacienda Foral, de fecha 3 de Julio de 2.006, BON 79. Finalmente la factura es abonada por el Ayuntamiento, claro está con el dinero de todos.

2006: Colocación de andamiaje

Debido a la protección institucional de la misma, las paredes no se pueden derribar, por lo que colocan un andamiaje de sujeción que como todos sufrimos y conocemos más que de sobra, no es cuestión de extenderse en explicacines. Comentar que, por lo menos, y siempre en función de informaciones contrastadas con diversos técnicos, se podría haber dado solución al problema sin necesidad de provocar semejante afección social.

Caída de la fachada

Además de los andamios y los inmensos bloques de hormigón, y después de derrumbarse por sí misma en varias fases, el único movimiento que se hace es el vaciado interior de la casa. Dicho movimiento es provocado por la caída de parte de la fachada a la calle en Enero de 2009. Si esto se produce unos días antes, concretamente el día del Olentzero, podría haber habido incluso víctimas mortales.

descataloga su uso dotacional


La clave Y para esto hay pla- Si algo se puede tener claro es que, si esa vada apueste por un negocio con la que está casa no se rehabilitó a iniciativa empresarial

cayendo en el sector inmobiliario? ¿Cómo

en tiempos de crisis, como tantos y tantos

dos? Un ayuntamiento tiene los mecanismos legales suficientes para que no ocurra justo lo que ha pasado. Existen leyes y normativas por las que se puede obligar a los dueños de cualquier edificio a ejecutar cuantas medidas correctoras sean necesarias. Y para esto están el concejal de Urbanismo, y el técnico municipal. Y para esto hay plazos. Si esto no se cumple en un plazo determinado, puede darse incluso la expropiación forzosa y el edificio pasa a ser propiedad municipal. Esto es justo lo que AIA lleva evitando desde hace por lo menos 15 años. Esta es la clave de todo el asunto.

zos. Si esto no se en momentos de bonanza económica, ahora, es posible que sigan con los brazos cruzacumple en un determi- negocios inmobiliarios que se han quedado congelados, tiene peor solución. Mucho nos

nado plazo, puede tememos que si no se adoptan soluciones

serias, lo poco que queda de la casa acabará

darse incluso la expro- por caerse y las calles seguirán cortadas piación forzosa y el edificio pasa a ser propiedad municipal. Esto es justo lo que AIA lleva evitando desde

durante muchos años más. Retomando una cuestión anteriormente comentada: ¿Cómo es posible que un ayuntamiento como el de Aoiz haya depositado tantas esperanzas en la iniciativa privada, a sabiendas de la situación económica de sus dueños? ¿Cómo es posible semejante dejación durante tantos años? ¿Cómo es posible que sigan confiando en que la iniciativa pri-

hace por lo menos 15 años

Afecciones Además del hundimiento de la casa, los agoiscos sabemos de primera mano qué otros perjuicios está generando la gestión municipal de Casa Díaz. Entre otros, son los siguientes: – Calle del Trinkete I (tramo desde la casa hasta la calle Nueva): más de tres años totalmente cortada. Resulta imposible acceder a ella.

– Calle del Trinkete II (tramo desde la Plaza del Mercado hasta la plaza Mendiburua): más de tres años cortada al tráfico y reduciéndose a la mínima expresión el paso peatonal, entre bloques de hormigón llenos de suciedad. – Insalubridad: acumulación de porquería, basura, voluminosos, etc.


La sombra de Itoiz Es incuestionable que la sombra de Itoiz ha estado presente en muchas de las actuaciones municipales llevadas a cabo en Aoiz en el periodo 1991–2010 durante las legislaturas de Gárriz, Esparza y Enguita. Es incuestionable que en la gestión de estos alcaldes ha primado mirar hacia fuera y apuntalar los impulsos de Gobierno de Navarra–CHE en relación con el pantano. No seremos nosotros quienes digamos en dónde hay que invertir los dineros compensatorios de Itoiz, con los que han pretendido obnubilarnos para que nos olvidemos de las afecciones negativas del pantano. Pero es significativo que, de las cantidades ingentes de dinero que ha gestionado el Ayuntamiento de una forma u otra durante estos últimos años (2.500 millones de pesetas en el periodo 1.999–2003 a través de la Fundación Itoiz–Canal de Navarra, por ejemplo, según se decía en «El alcalde informa»), no haya reper-

cutido un duro en el Casco Viejo. Itoiz, pues, ha sido quien, indirectamente, ha condenado a nuestro casco histórico a la mayor de las dejaciones: el olvido. Aoiz ha sido un pueblo promocionado desde altas instancias a golpe de infraestructura porque en el fondo estaba Itoiz. Los sucesivos alcaldes han colaborado apostando por infraestructuras para un pueblo de 5.000 habitantes. Ahora está por ver cómo lo mantienen si sólo vivimos 2.000 y pocos más. Ahora veremos cómo se las ingenian sin contar con ingresos previstos por el crecimiento urbanístico sin control para mantenerlas: piscina cubierta, casa de cultura, spa,… En este contexto de infraestructuras sin criterio alguno y de crecimiento urbanístico sin control, poco les importaba en el Gobierno de Navarra y en la CHE si el Casco Viejo de Aoiz se caía a pedazos. Poco les ha importado a Gárriz, Esparza y Enguita si el Casco Viejo se ha ido cayendo a pedazos.

– Acumulación de coches: la plaza se ha convertido en un callejón sin salida.

– Instalación eléctrica deplorable: se

– Peligrosidad: peligro real de caída de piedras y otros materiales sueltos a la calle. – Robos en casas particulares: apro-

vechando los andamios para poder acceder por los tejados a otras casas, se han producido varios robos, provocando miedo e inseguridad.

– Establecimientos hosteleros afectados

– Comercios afectados: algunos incluso en posición de poder demostrar la disminución de ingresos desde que se cerraron las calles.

perdió una oportunidad de oro para soterrar todos lo cables cuando se acometió la renovación de las calles. Ahora se redunda en la falta de previsión dejando escapar la oportunidad por segunda vez, al no aprovechar la apertura de zanjas por todo el pueblo para sanear el deficitario alumbrado público. Se están colocando los tubos del alumbrado justo encima de los de Iberdrola. AIA condena al Casco Viejo a tener que mantener, quizás para siempre, los cables en las fachadas.

Los sucesivos alcaldes han colaborado apostando por infraestructuras para un pueblo de 5.000 habitantes. Ahora está por ver cómo lo mantienen si sólo vivimos 2.000 y pocos más.


Nuestra propuesta Nuestro objetivo es salvar la casa, que el Ayuntamiento la adquiera en propiedad. Como paso previo, y sin más demora ni excusas: liberar las calles. Técnica y jurídicamente es posible.

En nuestro esfuerzo por contrarrestar la total falta de sensibilidad y capacidad resolutiva municipal, nuestro objetivo es salvar la casa –o mejor dicho, lo que de ella queda–, y para ello una vez más proponemos que el Ayuntamiento la adquiera en propiedad. Insistimos en ello. No es la mejor salida, pero es la única: – Para que no pase con la fachada lo que ya ha pasado con el tejado y la escalera interior. – Porque después de 15 años mareando la perdiz y no hacer absolutamente nada, supondrá salir del impasse perpetuo y crónico en el que se está. – Es la única manera de evitar la especulación privada. – La mejor forma de garantizar la conservación de los elementos arquitectónicos existentes y que los de nueva construcción estén en sintonía estética con los originales. – La única forma de atajar el deterioro degenerativo de la casa y su entorno. Lógicamente, para ello habrá que articular y gestionar cuantas subvenciones y ayudas se

puedan recibir desde el Gobierno de Navarra, Príncipe de Viana, etc. Tal y como se hace con este tipo de casas en otros pueblos, ni más ni menos. De hecho, la casa ya está dotada con 600.000 euros (100 millones de las antiguas pesetas) de subvención por Príncipe de Viana. Creemos que con dicha cantidad sería posible ejecutar una primera fase (elaboración de proyecto, estructura, tejado, cerramiento del edificio) de la rehabilitación, y de paso, subsanar las afecciones en su entorno. Frente a la crisis, articular que los diferentes gremios de Aoiz hagan un esfuerzo por ser competitivos, dándoles prioridad, de manera que el dinero invertido en la ejecución de la obra revierta en el pueblo. Claro que para la realización del proyecto, se tiene que saber para qué va a ser. A lo largo del tiempo hemos propuesto que fuera Casa de Cultura, Ayuntamiento,… Igual no es el momento de entrar en ello, pero tenemos claro que debe revertir en el pueblo, que sea de uso social. Como paso previo a lo anteriormente

Plan integral para Como existe en tantos y tantos pueblos de Navarra. Un plan conservacionista consensuado y basado en el sentido común y en los valores estéticos del mismo. Un plan que regule las actividades constructivas y urbanísticas que puedan realizarse. Catalogación de todas y cada una de las casas del casco viejo, así como de todos sus elementos arquitectónicos a proteger ó restaurar. De una vez por todas unificar criterios para poder regular el uso de los materiales, rechazando por completo los que empobrezcan la estética y conservación del estilo arquitectónico tradicional. Que la normativa sea clara y no dé pie a interpretaciones interesadas y evite agravios comparativos, que lo que vale para unos valga para los demás y viceversa. También unidad de criterio para que se preserve la homogeneidad. En definitiva actuar con ecuanimidad siempre actuando con el objetivo fundamental de conservar lo poco que nos queda, e ir entre todos consiguiendo un casco viejo cada vez más atractivo, más saludable y más digno y del que todos estemos orgullosos. Estudiar la posibilidad de fijar zonas del casco viejo donde se restrinja el aparcamiento y sólo sea para residentes, o incluso se prohíba sin impedir su circulación.

En varias calles emblemáticas, estas medidas serían muy positivas.

Instalación eléctrica y telefónica Los cables para nuestra desgracia, ya forman parte inherente del paisaje urbano de nuestro pueblo. Así lo demuestra la fotografía ganadora del último certamen de fotografía “Villa de Aoiz”, titulada “Entre cables”. La fuente de inspiración ha sido uno de los tantos y tantos bucles de cables que cuelgan por cualquier esquina del Casco Viejo. Como anécdota también, el primer día de fiestas de 2009 al pasar la procesión por la calle Arriba en intersección con la Calle Virreina, los gigantes se tuvieron que escorar a un lado, e incluso agacharse para poder pasar sin pegar a los cables que cuelgan. En dicha procesión participaron diferentes invitados institucionales, entre otros la Alcaldesa de Pamplona Yolanda Barcina y la presidenta del Parlamento Elena Torres. Desconocemos si algún edil anfitrión se sonrojó… Deplorable. Los diferentes cableados que recorren el Casco Viejo son tercermundistas. Marañas de cables por doquier, que, además de peligrosidad, aportan a las calles una decoración vergonzosa y transmiten una sensación de absoluta dejadez.


comentado, y sin más demora ni excusas: liberar las calles. Técnicamente es posible. Para ello es necesario:

1º. Acabar de construir el zuncho de hormigón (estructura de hormigón armado de coronación de las paredes en el que asienta el tejado) que dejaron a medias. 2º. Colocación de todo el andamiaje en el interior de la casa. Ambas actuaciones pueden ser costosas ¿Pero cuánto vale tener las calles en la misma situación otros cinco años más? ¿Y otros diez? Si el Ayuntamiento no quiere ó no es capaz de ejecutar estas dos actuaciones, tendrá que ser la iniciativa vecinal la que tome medidas, sin descartar el acudir a los juzgados. 3º. Adopción de medidas correctoras, en principio provisionales, que subsanen el deterioro día a día sufrido por el entorno de Casa Diaz y el antiguo Estanco: plaza del Mercado y calle del Trinkete.

el Casco Viejo Dicha precariedad se ve agudizada aún más si cabe, cuando se producen derribos de casas, como es el caso de Casa Diaz y el antiguo Estanco en la Plaza del Mercado, ya que todos los cables que pasaban por las mismas, han quedado colgando. Por fin el Ayuntamiento se pone manos a la obra, y a través del Plan de Infraestructuras Locales 2005–2008 del Gobierno de Navarra, consigue una subvención del 70% con la que sufragar los gastos para mejorar el alumbrado público. ¡Bienvenido sea, que buena falta hacía! Sin embargo, lejos de ser una actuación integral, se está abriendo una zanja por todo el casco viejo para canalizar de forma subterránea sólo dos cables y ninguno más. Sólo los que, según Enguita en declaraciones al «Diario de Navarra», son “cables de nuestra competencia” (es decir, alumbrado y megafonía). “Hay otros cables pertenecientes a Iberdrola y Telefónica que no se van a tocar”. Al parecer, los que somos clientes de dichas compañías y vecinos de Aoiz no somos de su competencia. Sabido es que si a Iberdrola y Telefónica se les facilita dicha canalización, los quitan de las fachadas y los pasan por los tubos subterráneos de forma gratuita. Es el ayuntamiento (o un particular) el que debe hacer dicha canalización.

Es el ayuntamiento el que debe cuidar la estética del pueblo, y no las citadas compañías. Como se está haciendo en otros pueblos y como la lógica invita a pensar: ya que se hace una zanja para meter dos cables (a 40 cmts), ¿por qué no se profundiza más (80 cmts) y se aprovecha para meter los tubos para el resto?. ¿Por qué no se articulan soluciones con los vecinos para liberar de cables las fachadas del pueblo? Algún vecino incluso llegó a ofrecerse para costear y realizar la obra, recibiendo como respuesta el tapado de la zanja con la consiguiente imposibilidad de hacerlo. A la hora de hacer la zanja lo que más cuesta con diferencia es picar la capa de hormigón de 14–15 cm de espesor que está bajo el adoquín. El resto es tierra suelta y, por tanto, menos laborioso y de fácil extracción.

Se está abriendo una zanja por todo el Casco Viejo sólo para canalizar 2 cables: alumbrado y megafonía


En definitiva, la falta de previsión clama el cielo, y no es un problema económico sino de voluntad y sentido común. Siguiendo con el artículo de prensa: “la idea es dar un primer paso de adecentamiento nosotros, para después poder exigir a ambas compañías una actuación acorde, si bien sabemos que no será fácil. De hecho será más costoso que nuestra obra, pues tendrán que soterrar los cables a una profundidad superior a la que hemos podido hacerlo nosotros (20 cm) y además habría problemas porque se encontrarían con las tuberías”. 1º Si es un primer paso para el adecentamiento, se reconoce que lo actual es indecente. 2º No hay nada, absolutamente nada, que se pueda exigir a las compañías citadas si previamente no se les facilita la canali-

zación correspondiente. 3º Por supuesto que será más caro, ya que, de querer hacerlo, habrá que quitar primero lo que en estos momentos está ejecutado el Ayuntamiento. La nueva canalización va justo encima de la de Iberdrola. El txandrio ya no tiene remedio, AIA condena al Casco Viejo a tener que mantener quizás para siempre los cables en las fachadas. 4º Lo de las tuberías es simplemente una majadería, suponemos que por desconocimiento. Siempre se rompe algún tubo, como está ocurriendo con su zanja, independientemente de la profundidad. “Al menos intentaremos que éstos sean apuntalados y pintados para que pasen más desapercibidos”

Casco viejo e inteligencia emocional

C

asco viejo, Casco antiguo, Centro Histórico, son las diferentes maneras de calificar a la parte antigua de pueblos y ciudades. Resulta curioso comprobar cómo todo el mundo siente como suyo el casco viejo, aunque se viva fuera de él. No es casualidad que en los mismos se concentre el comercio, los establecimientos hosteleros, las Sociedades, las fiestas, etc. Es el núcleo inicial desde el que el pueblo ha ido creciendo a su alrededor. Si entendemos la arquitectura como una proyección más del ser humano, el Casco Viejo tiene un gran componente identitario, de pertenencia a una colectividad más o menos homogénea, un reflejo de la manera de entender la vida, de su gusto estético (valores estéticos), su interacción en el medio, la utilización de materiales específicos y característicos de su entorno más inmediato, sus necesidades y por lo tanto el reparto espacial de la casa y de las calles. Transmisión de valores y gusto estéticos generación tras generación, aportados por los diferentes gremios tradicionales del valle. Un legado de nuestros antepasados que a modo de herencia ha ido conformando físicamente el pueblo, algo identitario, que no nos hace ni mejores ni peores, ni más ricos ni más pobres, sino que nos diferencia, singulariza y personaliza respecto a otros pueblos. En definitiva, forma parte de nuestro patrimonio. Es justo la parte que da personalidad y carácter al pueblo, y en consecuencia, todos debemos preservar y conservar, debiendo ser una de las labores fundamentales del ayuntamiento. No hace falta ir muy lejos para contemplar y disfrutar de Cascos Antiguos dignamente rehabilitados.Que Aoiz sea

feo o bonito a los menos les dará igual, pero que una mayoría puestos a elegir preferirá que sea bonito, está claro. A lo mejor no es una prioridad del Ayuntamiento y esto es una pérdida de tiempo. A lo mejor como esto del gusto es tan subjetivo, y para gustos están los colores, se debe dejar que cada uno haga lo que le venga en gana,… Cada vez que se permite derribar una casa (y al parecer se hace sin garantías de que vuelva a ser construida), a parte de tirar parte de nuestra historia al cubo de la basura, si se alarga en el tiempo, el solar derruido provoca podredumbre, desolación, incomodi-

dad, insalubridad e imagen de dejación. Esto, para los vecinos afectados (ademàs de tener que soportar las cargas de aglomeración y todo lo que esto conlleva, fundamentalmente fines de semana y fiestas) puede llegar a ser una auténtica falta de respeto. El que visita nuestro pueblo es evidente que no viene a pasear entre adosados, y, después de disfrutar del Puente, Argamasilla y La Iglesia ¿qué puede pensar si se da un paseo por el resto del Casco Viejo? ¿Qué sensaciones le invadirán cuando llegue a la Plaza del Mercado y tenga ó quiera pasar por la calle del Trinkete?

Casa Díaz: El coliseo de la vergüenza  

Casco viejo, Casco antiguo, Centro Histórico, son las diferentes maneras de calificar a la parte antigua de pueblos y ciudades.