Page 1

Nombre de la materia: Desarrollo y gestiรณn local del turismo. Clase Nยบ: 1 Docente: Alejandro Villar Fecha: 25 de junio de 2009 Unidad Nยบ: 1

1


Tema de la clase: El desarrollo local y el turismo. Objetivos de la clase: Comprender la relación del turismo con el desarrollo local. Enmarcar conceptualmente el curso.

Lecturas obligatorias de la clase Villar, A. (2007) Políticas municipales de desarrollo económico social. Revisando el desarrollo local. Ed. Ciccus, Cap 1. Arroyo, D. (2003). “Los ejes centrales del desarrollo local en Argentina”. En: Jefatura de Gabinete de Ministros (2003), Desarrollo Local. JGM, Buenos Aires. Wallingre Noemí (2007) “Limitaciones o beneficios del desarrollo local en el turismo”. En Revista Tiempo de Gestión Nro 3. Abril. Wallingre Noemí (2005) “El turismo como factor de reconversión productiva local en la ciudad de Federación, Argentina” En Aportes y Transferencia. Año 9 Vol 1. Mar del Plata. Niding, Marina (2001), “Turismo sostenible, comunidad local y competencias para el desarrollo”, en Lebian Avellan, Amelio (coord.), Turismo cultural y desarrollo sostenible. Análisis de áreas patrimoniales, Murcia: Universidad de Murcia, pag. 101127. Galliccho, Enrique (2006) “El desarrollo local: cómo combinar gobernabilidad, desarrollo económico y capital social en el territorio” Rofman, A y Villar A. (2006) (Comp.) Desarrollo Local. Una revisión crítica del debate. Ed. Espacio. Buenos Aires

Lecturas recomendadas de la clase Alburquerque Francisco (2004a). “Desarrollo económico local y descentralización en América Latina”. En Revista de la CEPAL Nº 86, abril, Santiago de Chile. Alburquerque, Francisco (2004b). “El enfoque del desarrollo económico local”. Cuadernos DEL Nº 1, Serie Desarrollo Económico Local y Empleabilidad. Programa AREA–OIT Argentina Italia Lavoro, octubre, Buenos Aires.

2


Arnaiz Burne, Stella M.; Fernández Rodríguez, Jeffrey S.; y César Dachary, Alfredo (2001). Desarrollo Sostenible y Turismo. Universidad de Guadalajara, Centro Universitario de la Costa, Puerto Vallarta. Arocena, José (1995). El desarrollo local: un desafío contemporáneo, CLAEH, Universidad Católica del Uruguay. Artesi, Liliana (2003). “Desarrollo turístico en Ushuaia”. Documento Nº 18, Serie Estudios y Perspectivas, CEPAL, Buenos Aires. Bertoncello, Rodolfo (2002). “Turismo y territorio, Otras prácticas, otras miradas”. Aportes y Transferencia, Tiempo Libre, Turismo y Recreación, Año 6, Volumen 2, Mar del Plata. Boisier, Sergio (2005). “¿Hay espacio para el desarrollo local en la globalización?”. En: Revista de la CEPAL Nº 86, Agosto, Santiago de Chile. Dachary, César; Orozco, Alfredo; Alvarado, Javier; y Arnaiz Burne, Stella M. (editores) (2005). Desarrollo Rural y Turismo. Universidad de Guadalajara y Universidad de Buenos Aires. México. Molina, Sergio (2000) El posturismo. De los centros turísticos industriales a las ludópolis. Editorial tesis Económicas Profesionales, México. Silva Lira, I. (2005). “Desarrollo económico local y competitividad territorial”. En Revista de la CEPAL Nº 85, abril, Santiago de Chile. Vázquez Barquero, Antonio y Madoery, Oscar (editores) (2001). Transformaciones globales, instituciones y políticas de desarrollo local. Homo Sapiens. Rosario, Argentina. [Capítulos disponibles en: http//cedet.edu.ar/biblioteca]

3


Introducción A lo largo de este curso trabajaremos con el fin de dotar a los participantes de herramientas para actuar y transformar la realidad. En efecto, el centro de nuestra preocupación se pude resumir en aquello de que “al desarrollo hay que ayudarlo”. Pero no se trata de plantear un curso solamente herramental. No nos interesan las herramientas en sí, como meros instrumentos para cualquier fin. Buscamos conectar una forma de entender el desarrollo, y el lugar del turismo en éste, con el la adquisición de capacidades para pensar estratégicamente, planificar y actuar para transformar la realidad en un determinado sentido. Con estos objetivos comenzamos con esta primera clase en la que presentaremos y encuadraremos nuestro enfoque sobre el desarrollo local y su relación con el turismo, que será el marco general del curso.

Desarrollo de la clase 1. El concepto de desarrollo local 1.1. Desarrollo económico y crecimiento económico. En sus orígenes, después de la segunda posguerra, la problemática del desarrollo en América Latina se centró en la cuestión del camino que conduciría del subdesarrollo al desarrollo, con una clara hegemonía del pensamiento económico. El objetivo central era lograr incrementos sostenidos en el volumen de bienes y servicios generados por las economías de los países. El crecimiento del producto interior bruto (PIB) per capita era el instrumento privilegiado de evaluación de los avances de los países en términos de bienestar. En esta hipótesis se asociaba la mayor producción de bienes a mayores ingresos y, por consiguiente, a una mayor utilidad o bienestar económico. La mayoría de los debates sobre las estrategias de desarrollo se orientaban a explicar la manera de acelerar el crecimiento de la producción de bienes y servicios. Una lógica consecuencia de estas teorías era la convicción de que incrementos en el PIB per capita sostenibles eran suficientes para disminuir la pobreza. Pero, a fines de la década de los sesenta, se constató que, generalmente, el crecimiento de la economía no daba lugar a mejoras de importancia en las condiciones sociales de la mayoría de la población. Por esto, alentada a nivel mundial por Naciones Unidas y en América Latina por la CEPAL, se planteó una revisión de la concepción del desarrollo, en la que comenzaron a adquirir centralidad las cuestiones de las “condiciones” para lograrlo y los “efectos” que generaba. De esta forma comienza a revelarse el carácter complejo y multidimensional del desarrollo. Así, ligada a “las condiciones” se incorporó el análisis de las variables sociales, que tendrá dos líneas de trabajo. Por un lado, las cuestiones cualitativas sobre las condiciones sociales y culturales para que se produzca desarrollo y, junto a esto, el 4


surgimiento de los indicadores aplicados a las variables sociales, referidos, por ejemplo, al nivel educativo, la tasa de ocupación, la calidad de la infraestructura habitacional, etc. LEER ATENTO De esta forma, la sociedad, con sus fortalezas y debilidades, pasa de ser “objeto” del desarrollo (el desarrollo modernizará la sociedad y la política), para convertirse en “sujeto” de su propio desarrollo. Esta perspectiva dará lugar a la revalorización de las “potencialidades locales” para el desarrollo, savia indispensable que alimentará los conceptos de desarrollo endógeno, desarrollo territorial y desarrollo local. ------------------Ahora bien, los resultados sociales del crecimiento económico mostraban una baja equidad en el reparto de la riqueza generada, lo que producía constantes problemas sociales y políticos. A partir de esta constatación se planteó a la equidad como uno de los objetivos deseables del desarrollo. Así, con esta incorporación se avanza en la concepción del “desarrollo integral”, que plantea conciliar los objetivos económicos de crecimiento y los sociales de equidad, para obtener un desarrollo económico que atenúe las disparidades. 1.2. Definiendo el desarrollo local Este tema ha sido ampliamente tratado en otras materias, particularmente en Teorías del desarrollo. Además, hemos incorporado en la bibliografía de esta clase algunos textos, particularmente Villar (2007) y Arroyo (2003), que nos resultan particularmente apropiados para ser trabajados aquí. De esta manera, siguiendo el planteamiento del Capítulo 1 de Villar (2007) podemos plantear que: “Entendemos el desarrollo local como la capacidad de llevar adelante un proyecto de desarrollo sustentable en el que se aprovechen las capacidades de la sociedad local, enmarcado por uno nacional y regional que, poseyendo una estrategia consensuada, incorpora las acciones de los tres niveles del Estado y la asociación público-privada”.

2. Definiendo el turismo sustentable Teniendo en cuenta que este tema también ha sido ampliamente abordado a la largo de la Maestría no limitaremos a seguir el planteamiento de la OMT porque nos resulta claro y funcional para el desarrollo de esta clase. Así, se plantea que “El concepto de sustentibilidad está ligado a tres hechos importantes: calidad, continuidad y equilibrio. De una forma u otra el turismo sustentable es definido como un modelo de desarrollo económico diseñado para:

5


• Mejorar la calidad de vida de la población local, es decir, de la gente que vive y trabaja en el destino turístico. • Proveer mayor calidad de experiencia para el visitante. • Mantener la calidad del medio ambiente del que la población local y los visitantes dependen. • La consecución de mayores niveles de rentabilidad económica de la actividad turística para los residentes locales. • Asegurar la obtención de beneficios por parte de los empresarios turísticos. Es decir, ha de procurarse que el negocio turístico sustentable sea rentable, de lo contrario los empresarios olvidarán el compromiso de sustentabilidad y alterarán el equilibrio. Si una comunidad tiene recursos, el desarrollo del turismo puede conseguir importantes beneficios para la comunidad y para sus residentes. Para que tenga éxito, el turismo ha de ser planeado y llevado a cabo para mejorar la calidad de vida de los residentes y para proteger el entorno local, natural y cultural. La protección del medio ambiente, de los pobladores locales y el éxito en el desarrollo del turismo son elementos inseparables.” (OMT, Introducción al Turismo: pág. 262) Consecuentemente, la sustentabilidad de un destino turístico depende de: “Sustentabilidad económica: asegura un crecimiento turístico eficiente. Es decir, asegura el empleo y los niveles satisfactorios de renta, junto con un control sobre los costes y beneficios de los recursos, que garantiza la continuidad para generaciones futuras (McIntyre, 1993). Sustentabilidad ecológica: asegura que el desarrollo turístico es compatible con el mantenimiento de los procesos biológicos. Sustentabilidad sociocultural: garantiza un desarrollo turístico compatible con la cultura y valores de las poblaciones locales, preservando la identidad de la comunidad”. (OMT, Introducción al Turismo: pág. 264) LEER ATENTO Ahora bien, estas definiciones nos conducen a preguntarnos si toda actividad turística genera desarrollo y si éste es sustentable o estamos solo ante un proceso de crecimiento económico de un centro o destino turístico -------------------

REFLEXIONAR El análisis de las estadísticas sobre el turismo internacional nos permiten valorar y ponderar el crecimiento de esta actividad en distintos países se América Latina y el sudeste asiático. Ahora bien ¿estos datos no se parecen bastante a los “indicadores económicos” a los que nos hemos referido anteriormente? ¿El crecimiento del turismo en estos países ha generado desarrollo o solo crecimiento de este sector en el PBI?

-------------------

Asimismo, ¿todos los modelos de turismo pueden ser sustentables en los términos aquí planteados? Posiblemente se pueda contestar afirmativamente a esta pregunta pero, 6


también creemos conveniente plantear que el nuevo turismo o turismo alternativo posee mayores condiciones para esto. Como se ha planteado “... las diferentes formas que puede perfilar el turismo sostenible (agroturismo, ecoturismo, turismo de aventura, turismo científico, observación de flora y fauna, turismo de estancias, turismo cultural, etc.) ofrecen interesantes y positivos impactos socioeconómicos, ya que su impulso supone: − Favorecer el desarrollo y el equilibrio del territorio. − Mejorar la renta agraria y las condiciones de vida. − Favorecer la permanencia de la población en las zonas rurales. − Potenciar la revalorización de los productos tradicionales. − Promover las iniciativas culturales locales. − Establecer un flujo de relaciones entre el campo, el pueblo y la ciudad”. (Niding, 2001) Por último, resulta necesario recordar la vulnerabilidad del turismo. En efecto, como es ampliamente reconocido, las variables que inciden en la sustentabilidad y competitividad son numerosas y, en muchos casos escapan a la capacidad local de operar. Las cuestiones más comunes son de tipo económicas (cómo una devaluación o apreciación de la moneda local) ambientales (el tsunami, los derrames petroleros o los incendios forestales) de seguridad (aquí más que las estadísticas tienen relevancia los casos resonantes como por ejemplo el impacto del asesinato de Cabezas para el balneario de Pinamar. En este sentido, las percepciones de los residentes y los turistas pueden ser diferentes. Por ejemplo, en la ciudad de Buenos Aires se vive en un clima de inseguridad con relación a su historia, pero los turistas extranjeros la mencionan como uno de los motivos por la que la seleccionan para viajar), los conflictos de gran intensidad (las guerras o revoluciones), sanitarios (recodemos el impacto de Hanta virus para El Bolsón o la actual epidemia de fiebre amarilla para Iguazú). Como se podrá observar son problemas sobre los que los niveles locales tienen poca incidencia.

3. Turismo y desarrollo local. El turismo se ha convertido en las últimas décadas en una estrategia de desarrollo en numerosos países subdesarrollados y emergentes. El impacto de esta actividad ha sido relevante en las cuentas nacionales y en el posicionamiento de estos países en el entramado del turismo internacional. Pero, corresponde preguntarnos si ha generado una verdadera estrategia de desarrollo en los términos planteados en esta clase. La respuesta, en general, es negativa. Como ha sido advertido “… en los países poco desarrollados el turismo llega como última opción, como una desesperada apuesta ante el fracaso de los modelos anteriores. Si a lo anterior le sumamos la falta de ética de las empresas del mundo desarrollado que aprovechan al máximo un lugar con muchas bellezas naturales, mano de obra barata, y una falta de legislación que proteja esta riqueza, nos encontramos frente a lo otra cara del turismo, que es la de una verdadera actividad “minera””. (Dachary y Arnaiz Burne, 2002: 84)

7


Este tipo de turismo, más emparentado con la economía de enclave, atenta contra la sustentabilidad ambiental, social y cultural. Tiende a desentenderse de los impactos ambientales mientras que los impactos sociales y culturales se vuelven negativos al crecer la delincuencia, la prostitución y la venta de drogas como producto de una desigualdad creciente y cada vez más expuesta ente la población residente. LEER ATENTO Podemos decir, entonces, que este modelo no general desarrollo y, por lo tanto, no es el indicado para estrategias nacionales o locales de turismo. Para que aquella genere un auténtico desarrollo, en términos aquí planteados, es necesario tener en cuenta una serie de variables que se entrelazan en forma dinámica y compleja. -------------------

Así, por razones pedagógicas, presentaremos las cuatro variables centrales que, desde nuestra perspectiva, son la dimensión económica, la ambiental, la social (y cultural) y la política del desarrollo.

3.1.

La dimensión económica

En este caso consideramos necesario desagregar esta variable en tres. Primero, repasaremos brevemente las principales contribuciones del turismo a la economía. Luego, revisaremos los principales modelos de análisis de los entornos locales de la economía a la luz del turismo. Finalmente, abordaremos la relación entre el turismo y el desarrollo endógeno.

La contribución del turismo a la economía El turismo contribuye en forma directa, indirecta e inducida a una serie de áreas de las economías como son las siguientes: -

-

-

8

Participación del turismo en la generación del Producto Bruto Interna Nacional (PBI). Generación de empleo. Que puede ser directo (en las empresas directamente relacionadas con el turismo ej. hoteles), indirecto (en las empresas indirectamente relacionadas con el turismo ej. comercios) e inducido (por la expansión de la economía producto del turismo). Fuente de inversión en: a. infraestructura general (carreteras), específica (centros recreativos) y de soporte (transporte, comunicaciones); b. de la oferta turística (como la hotelera), Ésta puede ser tanto pública como privada; de capital, local, nacional o extranjera. La participación en el sector externo en forma de exportaciones e importaciones en la medida que el turismo es considerado un servicio que constituye una exportación, en el caso del turismo internacional.


-

Contribución al ingreso del sector público. Puede ser a través de: a) Los impuestos generados directamente por el turismo nacional e internacional. Se trata, entre otros, de los ingresos por concepto de visas o tarjetas de turistas, los derechos de aeropuertos o de amarre para los cruceros. b) Los impuestos directos e indirectos que están relacionados con la dinámica y crecimiento de la economía que genera la actividad turística. c) Las contribuciones de los empelados que trabajan en el sector turismo. Por ejemplo a las jubilaciones, seguros de salud, etc.) A todo esto corresponde restarle los subsidios o exenciones impositivas.

Los impactos del turismo en la economía local A los mencionados de generación de empleo e inversiones varias se puede agregar: a) Lo gastos directos de los turistas. Se trata del gasto que producen los turistas en la economía local, que van desde el hospedaje, la gastronomía y las diversiones hasta el comercio y el transporte local. REFLEXIONAR En este aspecto, es preciso preguntarnos sobre el destino de estos gastos y el impacto en la economía local cuando se trata de Destinos Turísticos en los que tiene gran relevancia los paquetes turísticos que suelen incluir el transporte, el alojamiento, gran parte de los alimentos y bebidas, los tours y el entretenimiento y que suelen quedar a cargo de empresas multinacionales. -------------------

b) El impacto que genera la dinámica de la cadena de compras y gastos (en bienes y servicios) que realizan las empresas turísticas a otras que los proveen a partir de su propia producción. Los ejemplos pueden ir desde las empresas textiles que producen toallas y ropa de cama hasta los astilleros que aportan maderas para la construcción, el mobiliario o incluso materia prima para los artesanos locales. c) El impacto dinamizador de la economía que producen los gastos que originan los empleados y empresarios turísticos locales. Estos gastos tienden a generar otras actividades. En este punto resulta interesante incorporar el concepto de “efecto multiplicador”1 que, para el turismo se suele componer de: Multiplicador de producto. Es el proceso por el cual a partir del gasto del turista se produce una cadena de ventas activada por ese ingreso a la economía local. 1

Versión aplicada al turismo del concepto keynesiano que establece una fórmula por la que se analiza cómo la variación del consuma conduce a la variación de la renta nacional. Sin ánimo de comenzar una clase de economía del turismo nos limitamos a señalar su importancia en relación a la capacidad dinamizadora del turismo sobre la economía local, más allá de la del propio sector.

9


Por ejemplo, si un turista gasta su dinero en un hotel permite un gasto en la segunda rotación, cuando un empleado del hotel gasta parte de su salario en un CD de música, lo que genera una tercera rotación cuando el dueño de la casa de música realiza un gasto en alimentos o vestimenta, etc. Multiplicador de ingresos. En este caso se trata de valorar el ingreso local limpio que genera el turismo. Para esto es necesario descontar de los ingresos totales generados por el turismo a aquellas “fugas” que esta actividad genera. Por ejemplo, las remesas de las ganancias que las empresas extra-locales remite fuera de la región, las compras que se deben hacer fuera de la economía local, etc. Multiplicador de empleos. Se trata de ponderar la creación de empleo (directo e indirecto) que genera el turismo. Esto es poder valorar los nuevos empleos creados por la actividad turística en forma directa (en las empresas de la oferta turística) como de los que se producen en las industrias y servicios tanto de las empresas proveedoras de las turísticas como de los consumos de los turistas así como de aquellos que se crean como respuesta al crecimiento de la demanda de bienes y servicios que los nuevos empleos generan en la economía local. Multiplicador de ingresos estatales. Es el incremento de los ingresos del sector público local que se produce de forma directa (nuevas habilitaciones de hoteles) o indirecta (mejor capacidad de pago general de los empresarios locales). Es esto hay que restarle la inversión (a veces muy importante) que tiene que hacer el estado local, particularmente en infraestructura. Este aspecto lo retomaremos en la siguiente clase.

El turismo, economía y territorio. En primer lugar nos referiremos a la cadena productiva en tanto es el primer y más lineal de los abordajes. Luego, revisaremos los principales conceptos y elementos del enfoque de los entornos territoriales.

La cadena productiva LEER ATENTO Las cadenas productivas que articulan y relacionan a las empresas turísticas entre sí y con las proveedoras o clientes se pueden analizar desde dos perspectivas; en forma lineal (cliente – proveedor) o en un concepto de red, como el que se propone a través de los entornos territoriales. -------------------

En forma lineal se pueden observar los siguientes puntos: a. Diferenciar entre los prestadoras de bienes y servicios turísticos (las empresas o personas) que proporcionan un servicio directamente al turista y las proveedoras de aquellas que proporcionan bienes y servicios a las anteriores. 10


La cadena conformada por los prestadores y proveedores se caracteriza por la agregación de valor que se añade tanto dentro de las fronteras nacionales como internacionalmente. b. Esta cadena puede tener una integración vertical u horizontal. En el primer caso se puede encontrar entre empresas que adquieren productos o prestan servicios para agregar valor. Se basan, entonces, en relaciones de necesidad ya que una empresa adquiere o contrata un servicio que no puede brindar por si misma y le agrega valor o competitividad en el mercado. Se puede mencionar, por ejemplo, la provisión de bienes de empresas alimenticias a los restaurantes o de los productos de limpieza a los hoteles. Pero, también, de servicios de una agencia de turismo a un hotel (para organizar una excursión) o de la agencia al hotel (cuando lo contrata para un tour organizado por la primera). En esta cadena se pueden incorporar personas que prestan servicios de guías o alquiler de caballos, etc. En los últimos años se asiste a un proceso en el que las empresas de las nuevas tecnologías de la comunicación y la información se han convertido en importantes proveedores de hoteles y empresas aeronáuticas. Por ejemplo, para mejorar y maximizar los servicios de reservas o para la promoción de sus productos y la venta on line. A su vez, esta integración puede ser más o menos concentrada. De esta graduación depende, también, la sustentabilidad económica y la potencia y derrame en la economía local de la actividad turística. En efecto, cuanto mas desconcentrada sea esta integración mayor dinámica económica se generará en el Destino Turístico. Los casos más concentrados se dan cuando una empresa controla la adquisición de los segmentos de la cadena a través de la ventas al público en agencias de viajes, habitualmente en los países de origen, de productos que incluyen el manejo del transporte (en particular el aéreo y generalmente a partir de vuelos chárters), del alojamiento, de las agencias receptivas y las empresas de transporte turístico en el lugar de destino. Se trata de los llamados “touroperadores”. Por su parte, la integración horizontal se refiere, por un lado a la presencia y comportamiento de las cadenas hoteleras o de restaurantes que se expanden en diferentes países. Pero, también, hace referencia al entramado de empresas y actores económicos que se relacionan con un determinado producto turístico, como por ejemplo el de tipo ecológico, agroturismo, aventura, rural, etc. En este punto adquieren importancia las relaciones cliente – proveedor pero también las de competencia y colaboración.

11


Los entornos territoriales y el turismo LEER ATENTO El comportamiento de las cadenas de valor es relevante para comprender cierto comportamiento básico de la economía local y el papel del turismo en ésta. Pero el enfoque basado en los entornos territoriales son más complejos y útiles para comprender el funcionamiento de la economía de un territorio. Este enfoque se centra en las relaciones y dinámicas que se generan tanto entre las empresas como con el entramado de actores sociales, culturales, e institucionales (generalmente referidos al estado y sus instituciones). -------------------

Sintéticamente, podemos señalar que los distintos conceptos que revisaremos brevemente provienen del “distrito industrial” marshalliano que recupera una visión territorial de la economía señalando el valor del espacio en el que se desenvuelven las empresas que tienden a conformar un área de especialización que les otorga competitividad. Ésta, entonces, se relaciona con la sinergia que se genera en un territorio determinado en términos de tecnología, mercado de trabajo, servicios, relaciones industriales, apoyos del sector público, entre otros. A partir de esta mirada se elaboraron tres conceptos en torno a la competitividad territorial y que, aunque en ocasiones se los trata como sinónimos, tienen algunas diferencias en algunos de los elementos que privilegian. El Sistema Productivo Local (SPL) orienta más su mirada al comportamiento del entramado de Pymes locales en términos de tamaño, densidad, organización sistémica, formas de redes y relaciones de colaboración y competencias. Es un concepto ligado al de desarrollo endógeno, sobre el que volveremos. El de “milleu o milleux” pone el acento en las capacidades innovativas del entorno local. No hace referencia solo a esta capacidad que puedan tener las empresas sino que se centra en las del territorio, poniendo la mirada en los actores e instituciones locales. El concepto de cluster se popularizó a partir de los trabajos de Michael Porter en relación a los clusters industriales en su libro Ventajas Competitivas de las Naciones (1991). Para Porter un cluster es “un grupo geográficamente denso de empresas e instituciones conexas, pertenecientes a un campo concreto, unidas por rasgos comunes y complementarias entre sí” (Porter, Op. Cit.). Sus dos características principales son, por un lado, el hecho de posibilitar el surgimiento de actitudes empresariales que permiten competir y cooperar en forma simultánea, y, por otro, permitir a cada miembro del cluster beneficiarse como si él mismo operase a una escala mayor o como si se hubiese 12


asociado con otros sin sacrificar su flexibilidad. Se podría argumentar que la principal diferencia con el SPL es el lugar que este concepto le otorga a la gran empresa en tanto actor dinámico del territorio. LEER ATENTO Así, más allá de estas diferencias, lo que nos interesa es la visión que estos enfoques le otorgan al territorio con todas sus características. De esta manera adquieren relevancia la disponibilidad y calidad de los factores (incluyendo los recursos naturales, culturales, etc.) de un territorio junto a la diversidad e intensidad de las relaciones funcionales entre empresas, el contexto de competencia interna y externa en el cual se mueven, la exigencia de los consumidores y la complementariedad o no de las políticas públicas. -------------------

Así, para entender el papel del turismo en la economía local se cuenta con un marco dinámico y adaptado que permite captar tanto la multiplicidad de encadenamientos horizontales y verticales como las relaciones, directas o indirectas, de los factores que interactúan para conformar el conjunto de las actividades turísticas. Permite una comprensión de la dinámica del turismo y de los impactos positivos y negativos que se generan. En este sentido, merecen particular atención las formas y dinámicas de los entornos para lo que es conveniente analizar el sistema de redes que opera en el territorio. Para esto se requiere analizar el tamaño, la extensión territorial, el comportamiento de los actores económicos en términos de competencia o cooperación, las formas de articulación en cuanto a las redes de intercambios (con sus distintas formas de integración) las redes de comunicación en el territorio y las formas en que las empresas se relacionan con las organizaciones sociales. Siguiendo este enfoque y cualquiera de los conceptos vistos se pueden encontrar encadenamientos productivos relacionados con el turismo en, por ejemplo, entramados ligados a: - La construcción (planificadores urbanos, agrimensores, arquitectos, diseñadores de interiores, paisajista, constructores, corralones de materiales, etc.) - El negocio inmobiliario (bancos que financian, empresas inmobiliarias, escribanos, agrimensores) - Los equipamiento (muebles, textiles, alfombras, equipos informáticos, de audio, de refrigeración y calefacción, vajillas, etc.) - El entramado de la agricultura, ganadería, pesca, la avicultura y la industria alimenticia y de bebidas. - Sistemas informáticos de diversos tipos (PC, Internet, redes, etc.) - Insumos (papel, productos de limpieza. - Servicios personales (limpieza, mantenimiento, refacción, guías) 13


LEER ATENTO Ahora bien, relacionado con el concepto de sustentabilidad que venimos trabajando se puede plantear que el entorno del entramado de empresas, actores e instituciones en pos de la competitividad, apoyada en la innovación, tienden a generar una economía sustentable. -------------------

El desarrollo endógeno Como se recordará de otros cursos, el desarrollo endógeno se trata de un proceso en que aquel se genera a partir de las fuerzas y recursos locales antes que de las inversiones extralocales. De tal manera, se vuelve relevante el territorio y los recursos locales. Así, éstos generan complejos de producción territorial. Este enfoque nos conduce, en nuestro caso particular, a preguntarnos por los “recursos” con que cuentan los Centros Turísticos y en esta dimensión en particular nos obliga a inventariar y analizar no solo los recursos turísticos clásicos sino, también, al mapa de actores e instituciones, particularmente los que tienen incidencia en la actividad económica, que se articulan dinámicamente en un territorio y que pueden tener, por acción u omisión, suma relevancia en la suerte de ese Centro Turístico. Recordemos, también, que esta concepción de desarrollo “endógeno” se diferencia de la de desarrollo “exógeno” en la medida en que esta última se centra en la capacidad de las ciudades o regiones, los Centros Turísticos en nuestro caso, para atraer inversiones externas que generen empleo y, en el mejor de los casos, se articulen con empresas locales, generando así una sinergia productiva. REFLEXIONAR Así, para el caso del turismo debemos preguntarnos por las externalidades positivas que puede generar la radicación de grandes hoteles y la participación en el mercado local de los grandes operadores turísticos. El desafío es combinar estas presencias con una estrategia local de desarrollo del DT y procurar la articulación de estas empresas con las de tipo local que pueden proveer servicios de distinto tipo. -------------------

De esta forma, es preciso insistir en que no se trata de pensar que siempre se trata de modelos antitéticos que resultan en un suma cero. Por el contrario, es posible pensar en estrategias que alienten la inversión extralocal pero que se enmarquen en la estrategia local de desarrollo y no solo en la estrategia del crecimiento y control del mercado de la gran empresa. Por lo tanto, lo relevante no es tanto el peso de la inversión extralocal sino más bien su involucramiento en el sistema productivo local. 14


REFLEXIONAR Pensemos en un ejemplo. Un centro turístico al que se le presenta el proyecto de instalación de un casino con capital extralocal. Si bien se podría argumentar que se trata de un nuevo recurso turístico para esa localidad y que generará fuentes de trabajo, tanto directas como indirectas. Sin embargo, también habría que preguntarse si no impactará negativamente en la imagen del centro turístico o si producirá efectos no deseados en su entorno (prostitución y delitos ligados habitualmente a la existencia de dinero en efectivo). Pero, además, desde el punto de vista del desarrollo endógeno, deberíamos evaluar la fuga de recursos económicos locales que significará la transferencia de las ganancias del casino a las cuentas extralocales de los inversores. Evidentemente es un tema debatible -------------------

Fortalezas y debilidades del desarrollo endógeno para el turismo. Algunas de las fortalezas del desarrollo endógeno para que el turismo se convierta en factor de desarrollo a escala local se pueden enumerar de la siguiente manera: - Genera una masa crítica de empresarios (del hospedaje, gastronómicos, del espectáculo, del entretenimiento, etc.) y emprendedores de diverso tipo (artesanos, guías, artistas, etc.) que van constituyendo un entramado productivo de base local que tiende a gastar y reinvertir los excedentes obtenidos en el propio territorio. - El contacto entre estos empresarios tanto entre sí como con los demás actores se suele producir en una relación mas de “cara a cara” lo que posibilita y facilita acciones “en red” que generen sinergia y mejoren el perfil del Centro Turístico. - Genera empleos que dinamizan el mercado laboral local. Entre las debilidades de este enfoque se pueden mencionar a: -

Problemas de escala para la comercialización y el acceso tanto a la información actualizada, las nuevas tecnologías y la asistencia y asesoramiento técnico especializado Menor experiencia y recursos para acceder a los mercados externos. Dificultad en el acceso a créditos Margen de ganancia relativamente estrechos La generación de empleo se encuentra muy dependiente de la estacionalidad. Problemas en la formación de los trabajadores del sector Problemas de gestión y calidad en los servicios. 15


Para afrontar y morigerar estas debilidades se deben establecer estrategias locales y las consecuentes políticas turísticas. LEER ATENTO Recordando que hay que tener en cuenta que no se trata de desalentar la atracción de las grandes cadenas hoteleras y la articulación con los grandes operadores del mercado turístico sino, fundamentalmente, de hacerlo en base a una estrategia local de desarrollo del Centro Turístico se puede plantear que el desarrollo endógeno es la perspectiva más idónea para que el turismo se convierta en un factor de desarrollo local. -------------------

3.2. La dimensión ambiental Si, como dijimos, los territorios son la base donde el turismo puede contribuir a generar desarrollo, los recursos naturales de éstos constituyen uno de los principales atractivos que le otorgan competitividad a ese territorio. Pero, a su vez, estos recursos naturales son sumamente vulnerables frente a la presencia y acción del hombre, situación que se agrava en la medida que crece la actividad en ambientes frágiles, como islas pequeñas, bosques o sitios de características particulares (como por ejemplo La Antártida o los glaciares). De esta manera, resulta importante tener en cuenta el impacto actual y potencial que el turismo genera en el medio ambiente. Esto significa examinar el entorno físico con el objetivo de estimar su elasticidad y adaptabilidad frente a las nuevas condiciones que se generan. Las variables más comunes son las del suelo, vegetación, relieve, paisaje, fauna y clima, que, a su vez, deben ser analizadas en su relación dinámica. En este sentido, es pertinente recordar que sostener la sustentabilidad de un destino turístico requiere hacer frente a algunos problemas como los que plantea la OMT: -

-

16

El turismo depende de los numerosos atributos de un entorno: estáticos, de fauna, de acceso a la línea de playa y de la capacidad de soportar usos tan activos como la práctica de deportes. Cada atributo tiene su propia respuesta a sus diversos responsables de uso. El impacto de la actividad humana en un sistema puede ser gradual y afectar a diferentes partes del sistema en grados diversos. Todos los entornos turísticos son de uso múltiple; existen otros usos que deben considerarse al determinar el nivel correcto de uso turístico. En un lugar, por ejemplo, puede no tener importancia la desviación de un río, pero si en otro lugar la población que habita más abajo del curso del río depende de este


-

-

último para el abastecimiento de agua o alimentos, el impacto puede tener una importancia crítica. Tipos diferentes de uso ejercen impactos diferentes. El impacto de cien personas caminando es diferente al de cien bicicletas de montaña, de la misma manera que diez fotógrafos ejercen un impacto diferente al de diez cazadores. Diferentes culturas tienen distintos niveles de sensibilidad a los impactos del turismo. (OMT, 1998: 270 a 271)

Por su parte, es necesario tener muy presente los impactos negativos que deben afrontarse con políticas públicas orientadas al desarrollo, entre los que se pueden mencionar: - Desequilibrios ecológicos en la fauna y flora local. - Contaminación visual (arquitectónica, publicidad) - Contaminación acústica. - Polución del aire - Fragmentación urbana y regional y segregación de la población local. - Problemas en los tratamientos de residuos (sólidos y líquidos) Pero, también, es necesario señalar que la relación entre turismo y ambiente ha generado la proliferación y fortalecimiento de políticas de protección de especies o territorios (como los Parques Naturales) así como una asignación de parte de los recursos que genera el turismo para tareas de preservación y protección. LEER ATENTO De esta manera, se puede plantar que la competitividad y la sustentabilidad de un centro turístico se encuentran estrechamente ligadas y dependen de como se vaya resolviendo la tensión que mantenga el equilibrio entre “conservacionismo y explotación” de esos recursos naturales. Entonces, las políticas, iniciativas, programas y proyectos, así como la gestión de los centros turísticos demandan enfoques y acciones que prevean, contemplen y operen sobre este equilibrio, de modo de garantizar la sustentabilidad ambiental de los modelos de desarrollo local en los que interviene el turismo. -------------------

3.3. La dimensión social y cultural. Un modelo, a escala local, en el que el turismo se convierta en factor de desarrollo y no solo de mero crecimiento económico le otorga a la sociedad y cultura local un papel relevante. A su vez, esta dimensión tiene una triple función para la sustentablidad de un Centro Turístico. Por un lado, tenemos las características sociales y culturales de los residentes y como éstas impactan en la relación con los visitantes. Por 17


otro, se trata de las condiciones que se requieren para que el entramado de actores locales genere un modelo de desarrollo local que se asiente o incorpore al turismo. Finalmente, se debe tener en cuenta la cuestión de la equidad social y la inclusión de los sectores más desfavorecidos de la sociedad. Veamos cada uno. a. La relación de la sociedad residente con el turismo. Una de las características del nuevo tipo de turismo es la búsqueda por parte de los turistas de un mayor contacto con la población y la cultural local. Este nuevo tipo de turista, que se ha expandido notablemente en los últimos años, genera nuevas interacciones con la población residente que, a su vez, producen distintas relaciones y reacciones. LEER ATENTO En este sentido, se trata de analizar los impactos que genera el encuentro de dos culturas, que en muchas ocasiones no se conocen entre sí o que poseen una visión simplista y estereotipada de la otra. -------------------

Los principales impactos pueden ser positivos y negativos, a saber: Los impactos positivos: El hecho que algunas personas se trasladan de su lugar de residencia (a veces a grandes distancias) para conocer una cultura local tiende a producir una revalorización de las tradiciones, costumbres y del patrimonio histórico de ésta última, en tanto se constituyen en un valor para los turistas. Esto contribuye a: -

Ayudar a los residentes a revalorizar la imagen de su propia cultura. La preservación y/o revitalización de las costumbres locales (artesanía, folklore, festivales, gastronomía, etc.) Destinar mayores esfuerzos para sostener el patrimonio cultural local.

Además, el contacto directo con personas que poseen otras pautas culturales (que muchas veces son muy diferentes en lo relativo a cuestiones como vestimenta, trato personal, o sexuales) puede generar un proceso comprensión y respeto a las diferencias en un marco de apertura y tolerancia de la población local. Los impactos negativos: Desculturización en la medida que se abandonan las costumbres y tradiciones locales para abrazar las de los turistas que son consideradas más modernas y avanzadas. 18


Mercantilización de la cultura local que se manifiesta en modificaciones a las tradiciones locales para adecuarlas a las expectativas de los turistas. Pensemos en el ejemplo del tango en Buenos Aires. Xenofobia. No siempre el contacto entre culturas genera apertura, pluralismo y aprendizajes. En muchas ocasiones se generan actitudes intransigentes e intolerantes, llegando al extremo del odio al extranjero. Una mención aparte merece el llamado “efecto demostración” que supone que la presencia de turistas proveniente de países desarrollados en los que no lo son generan impactos culturales positivos en la medida que parte de la población los va aceptando y adoptando. Si bien se podría coincidir en lo positivo de aspectos como democratización, libertades o igualdad de género; también se detectan pautas de consumo que son difíciles de sostener con los ingresos los habitantes de estos países. En estos casos se generan frustraciones en la población local que suelen impactar negativamente en la relación con los turistas. Sin duda este aspecto merece un amplio debate que excede los límites de esta clase. b. Condiciones sociales para que el turismo genere desarrollo en centros turísticos. El comportamiento de los actores locales ocupa un lugar central con relación a la necesidad de incorporar el trabajo “en red” entre aquellos y de generar asociación público-privada en las políticas públicas. Esto hace referencia no solo a los actores económicos y sociales sino también a los estatales, tema que se aborda en la dimensión política. Al hablar del comportamiento de actores debemos referirnos al capital social. Este concepto, originado en el trabajo de Robert Putnam (1993) sobre el desempeño institucional de las regiones italianas, es utilizado para designar ciertos rasgos de la organización social, como la confianza, las normas y las redes, que pueden mejorar la eficiencia de la sociedad facilitando las acciones coordinadas. Ahora bien, Putnam concibe este tipo particular de capital como un “stock” que las sociedades acumulan a través de períodos históricos largos, y de los cuales dependen sus posibilidades de desarrollo actuales. De esta forma el desarrollo se reservaría sólo para aquellas sociedades que han logrado generar esta suerte de “acumulación originaria” de capital social, lo que deja a América Latina prácticamente fuera de toda consideración. Por esto, en esta región se tiende, en general, a entender al capital social como un recurso construíble en el mediano y largo plazo, aún en contextos adversos. De esta manera es necesario poseer un adecuado diagnóstico de las formas de relación social y, del capital social en particular. Siguiendo el texto de Gallicchio (2006) de la bibliografía obigatoria ... “Como señala Barreiro: “si la cooperación y la asociación son un factor clave para el éxito del desarrollo local, debemos averiguar cómo funciona, como se genera y porqué determinados territorios son proclives a que sus agentes 19


colaboren y otros, en cambio, son débiles en las acciones cooperativas, que son las que, finalmente, activan y combinan los recursos existentes de una manera adecuada. Esto es, que producen desarrollo para el territorio. La pregunta es si estos procesos pueden estimularse y promoverse, y la respuesta es sí. Es hacia allí que es necesario caminar: “el capital social –sigue Barreiro- se diferencia de otros factores de desarrollo en que es el único que es relacional, se encuentra en al estructura de las relaciones. Para poseer capital social una persona o una organización debe relacionarse con otra. No es propiedad de ninguno de los actores que se benefician de él. Sólo existe cuando se comparte” Gallicchio (2006: 69) LEER ATENTO De esta forma, también es un espacio para que los poderes públicos intervengan con acciones tendientes a construir o consolidar, según los casos, el capital social. -------------------

c. La búsqueda de la equidad y la inclusión social. El concepto de desarrollo local, en los términos aquí tratados, demanda incorporar la visión social del desarrollo. En efecto, reconociendo que resulta poco razonable pretender una distribución del ingreso local sin un marco nacional que se oriente en ese dirección, es imprescindible que las estrategias locales de desarrollo se planteen desde el comienzo y explícitamente orientadas a la inclusión de los sectores más perjudicados de la pirámide social, procurando alcanzar mayor equidad a través de la inclusión social. En este aspecto se destaca el papel de las políticas laborales y las de tipo socioproductivas. Las primeras se pueden dividir en dos líneas. Por un lado, las que se orientan a la regulación laboral del trabajo no registrado (llamado “en negro”) que en el caso particular del turismo, registra una importante presencia en la oferta turística durante la temporada alta. La segunda línea es la destinada a la formación y capacitación de los recursos humanos que se desempeñan en esta actividad. Este aspecto es sumamente relevante porque esta asociado a las capacidades de los trabajadores locales y, consecuentemente, a sus ingresos. En este punto es pertinente reconocer que el modelo turístico concentrado suele generar una demanda laboral local de baja calificación ya que los niveles directivos son reclutados y provistos por las grandes empresas en sus lugares de origen, generalmente de los países más desarrollados.

20


LEER ATENTO De esta forma se puede plantear que para que el turismo genere un auténtico desarrollo se debe procurar conformar un mercado laboral dinámico que genere puestos de trabajo cada vez más sofisticados y mejor remunerados a la población local. -------------------

A su vez, el turismo suele generar impactos no deseados en el mercado laboral puesto que se han constatado experiencias en donde la demanda de mano de obra de esta actividad produjo un proceso de migración interna campo – ciudad (que impactó negativamente en la producción agrícola) o entre las ciudades de la región y el centro turístico, generando hacinamiento, nuevas demandas de servicios públicos, entro otros problemas. Estos procesos, entonces, demandan políticas específicas para atender los nuevos problemas. Por su parte las políticas socioproductivas son importantes en tanto procuran una salida productiva para los problemas de desempleo y exclusión buscando la incorporación de los sectores menos favorecidos de la sociedad en el entramado productivo desde la perspectiva de la economía social. En el plano concreto, se trata de los programas de promoción socioproductiva, que asocian el desarrollo local con la economía social y consideran a la generación de microemprendimientos económicos como actividades propias del sector informal que forman parte del proceso de desarrollo endógeno, particularmente en los territorios atravesados por condiciones de crisis económica, pobreza y desocupación. Por ejemplo: El desarrollo de la economía social como forma de incorporación al mercado a través del trabajo productivo a través de las cooperativas y otras formas asociativas que prestan servicios a los turistas. La incorporación de los microemprendimienos y las iniciativas de la economía social en los circuitos de la economía local. Se trata de los vendedores ambulantes (que ofrecen desde hamaca hasta empanadas) y demás ofertas de servicios y productos que se orientan a la demanda turística. LEER ATENTO En síntesis, la dimensión social del desarrollo contempla tanto a los impactos que genera el contacto de la cultura de los turistas con la local, los tipos de relaciones de los actores relevantes para el desarrollo y la equidad e inclusión social. -------------------

21


3.4. La dimensión política. Por último, debemos hacer referencia a esta dimensión que es la principal generadora de las políticas turísticas. Sus principales variables son: a. La visión estratégica que posea la dirigencia que pone en marcha un proyecto que integre al turismo en el desarrollo local y la capacidad de sumar a los actores relevantes. En efecto, cualquiera sea el camino escogido, el desarrollo local requiere que se posea una dirección hacia donde dirigir el Centro Turístico. Esto demanda, a su vez, una visión integral de las políticas locales que se exprese en la articulación que necesitan las acciones emprendidas por las distintas áreas del gobierno local. En otras palabras, se trata de reorganizar la agenda y articular las políticas con un sentido definido. Volveremos sobre este tema en la tercer clase. b. La cuestión del conflicto. Efectivamente, se debe tener en cuenta que la implementación de un proyecto de desarrollo turístico local demanda resolver los conflictos que genera. Los conflictos más comunes se relacionan con: - Por el mercado inmobiliario y de tierras (compras, expropiaciones, asentamientos, etc.). - Por la zonificación de las zonas turísticas (que impactan en el valor de las propiedades). - Por los recursos naturales (su utilización, comercialización, conservación, etc.). - Por la radicación de determinadas empresas (Casinos, grandes hoteles). - Venta ambulante o callejera. - Impacto de otras actividades sobre la del turismo (industrias que pueden contaminar, transportes, etc.) c. El desarrollo local como proceso político El desarrollo local es un proceso de permanente cambio en el que las distintas condiciones (económicas, culturales, sociales, ambientales, políticas) se afectan mutuamente y que demandan la articulación y coordinación de la acción colectiva, la que se obtiene a partir de un permanente proceso de toma de decisiones de los distintos actores involucrados. Efectivamente, en términos procesuales, se trata de un permanente y masivo proceso de toma de decisiones de los actores locales. Por ejemplo, los empresarios de la oferta turística decidirán invertir (o no hacerlo) según sus propios análisis de prospección de crecimiento y competitividad del Centro Turístico donde tienen sus inversiones. Pero en estas decisiones intervienen tanto las perspectivas empresariales como el marco general de aquel y los estímulos de cualquier tipo que proponga el sector público. De esta manera, una adecuada estrategia de posicionamiento del Centro Turístico tenderá a 22


estimular la inversión privada y una escasa inversión privada afectará el crecimiento del DT y su posicionamiento y competitividad. Etc. LEER ATENTO Ahora bien, este permanente proceso de decisiones nos remite a la dimensión política del desarrollo en tanto aquellas se pueden tomar como meras reacciones a determinadas situaciones o como parte de una estrategia local para el Centro Turístico. Estos procesos generan y consolidan liderazgos que resultan indispensables para la elaboración de un estrategia, a su vez nos conduce a volver la mirada al papel del estado, en este caso local. Así, el desarrollo de un Centro Turístico en marco de una de tipo local es una construcción política en donde el estado cumplirá un rol central en tanto es el único que ha demostrado capacidad de proponer una estrategia local y, a su vez, liderar ese proceso a través de la articulación de esas decisiones de tal manera de otorgarles un sentido y dirección. -------------------

Pero, en este proceso de toma de decisiones no se debe olvidar la desigual distribución de poder que tienen los actores intervinientes. La articulación, en sentido político, significa catalizar, coordinar y mediar para resolver las tensiones y conflictos que la interacción públicoprivada y la dinámica del entramado de las instituciones y los actores locales generan. En efecto, el perfil y la orientación de un Centro Turístico no debe ser el resultado de los intereses de un actor o sector en particular sea local o extra-local. El riesgo es que aquellos sean establecidos por los empresarios turísticos sin tener en cuenta las condiciones de equidad y sustentabilidad, afectando la capacidad de carga, el perfil social o cultural de la localidad o la estructura de tenencias de la tierra o el mercado inmobiliario, entre otras variables sensibles a la inversión turística. LEER ATENTO Se deberá gobernar, también, la tensión que la desigual distribución de poder produce en la definición del rumbo y la distribución de cargas y beneficios que genera el desarrollo de un centro turístico. -------------------

Conclusión En esta clase hemos visto la complejidad y multidisciplinaridad de los procesos de desarrollo local que involucran al turismo. La presentación análitica solo tiene fines didácticos puesto que todas estas variables se entrecruzan de una manera dinámica y particular para cada centro turístico. Aí, la adecuada lectura de cada realidad demanda una mirada integral con el fin no solo comprensivos sino con el objetivo de conocer para

23


transformarla. Este curso procura dotarlos de los instrumentos necesarios para este propósito.

Bibliografía citada: - Organización Mundial del Turismo (OMT) (1998) Introducción al Turismo. Madrid. - Dachary, Alfredo y Arnaiz Burne, Stella Maris (2002) Globalización, Turismo y Sustentabilidad. Universidad de Guadalajara, México. - Vázquez Barquero, A. (1998). “Desarrollo Económico Local y Descentralización: Aproximación a un Marco Conceptual”. Proyecto CEPAL / GTZ, “Desarrollo Económico Local y Descentralización”, Santiago de Chile.

24

Desarrollo Local y Turismo_Clase 1  

Clase 1_profesor Villar

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you