Issuu on Google+

LA LOTERÍA Tan solo le quedaba una última cosa por hacer: llamar a su mujer, y rogar para que esta vez estuviera en casa. Así es que sacó el móvil y marcó muy despacio para no equivocarse; respiró profundamente e intentó concentrarse en las palabras exactas que debía decir. Pasaron los segundos más largos y angustiosos de su vida. “Vamos, cógelo, por favor, cógelo”. Nadie respondió. Lo que nunca llegaría a imaginar es que su mujer había escuchado el teléfono, pero no pudo contestar la llamada. Unas croquetas, unas malditas croquetas en el fuego, se lo habían impedido. Tuvo que dejar el mensaje en el contestador; de haber podido hablar personalmente con ella, toda su vida hubiera cambiado por completo.

Ese mismo día, unas horas antes de esa fatídica llamada, había entrado en la sucursal del Banco. Esperó paciente más de media hora a que el Director le recibiera. Estaba convencido de que lo habían dejado ―olvidado‖ con la esperanza de que se cansara y se marchara. Pero en esta ocasión hubiera sido capaz de esperar diez horas si era necesario. “Buenos días, señor Fernández”. El saludo del responsable de la oficina bancaria fue correcto, pero el tono y sus gestos no dejaban lugar a dudas: la suya era una visita incómoda. “Vengo por lo del piso” contestó escuetamente sin llegar a saludar. “Bueno, ya lo hemos hablado otras veces, se ha hecho todo lo que estaba en nuestras manos para no llegar a esta situación. Pero ya sabe que no depende de nosotros, es la central la que decide, aquí sólo cumplimos órdenes”. Era la parrafada de siempre, y la soltó casi de carrerilla. Lo que habían hecho con su vivienda era lo habitual en estos casos: se habían incumplido varios plazos de la hipoteca, renegociado las condiciones, y conseguidas

1


nuevas cuotas más pequeñas. Pero tras nuevos incumplimientos por falta de pago, finalmente, después de varias prórrogas, se había producido la demanda judicial y el posterior embargo de la finca por parte del Juzgado. En tres semanas aproximadamente, si nadie lo remediaba, se procedería a la ejecución, y el piso saldría a subasta. El Director de la oficina observó entonces cómo el rostro de Manuel Fernández no era el de siempre. Aquella cara sin vida, triste y de resignación de otras ocasiones, era hoy completamente diferente: ¡Estaba sonriendo! Quedó perplejo. Manuel le había dejado hablar, daba la sensación de que en esta ocasión disfrutaba escuchándolo. El señor Oriol no entendía nada, así es que, antes de que pudiera empezar a hacer conjeturas, lo quiso sacar de dudas. Metió la mano en el bolsillo, y de la cartera extrajo varios billetes de lotería. El Director tardó unos segundos en reaccionar. —¡Vaya, no me diga que le ha tocado algún premio! —exclamó finalmente con un cierto tono de incredulidad. —El primer premio —respondió sin dejar el menor resquicio a la duda. Seguro que le iba a costar creerlo pese a estar delante de él, orgulloso y sonriente, con el brazo levantado y mostrándole los números premiados. Todas las semanas hay decenas de personas agraciadas por todo tipo de loterías, muchas de ellas con hipotecas, pero era probable que el responsable de la oficina nunca hubiera conocido a una personalmente. —¡Enhorabuena, no sabe cómo me alegro! ¡Esto puede solucionar todos los problemas! —Estaba realmente excitado— ¡Venga, señor Fernández! Siéntese y hablemos de negocios. ¿Supongo que ingresará aquí el dinero? Será lo mejor para acelerar el procedimiento con el juzgado y disminuir costes por transferencias o cheques. Hablaba deprisa y ya empezaba a mover papeles; había reaccionado con rapidez, como un buen profesional. Era increíble: el miserable Manuel, al que iban a quitarle el piso para dejarlo en la puñetera calle, se había convertido para ellos en un instante en el 2


capitalista e inversor señor Fernández. El dinero nunca se le hubiera ocurrido ingresarlo en ese Banco, eso sería lo último que hubiera hecho en su vida ¡Después de lo que le habían hecho pasar! El Director de la sucursal no encajó bien el golpe, e insistió una y otra vez con mil y un argumentos; pero Manuel lo tenía muy claro. Lo dejó hablar todo el tiempo que pudo; estaba disfrutando como hacía mucho tiempo que no lo hacía. Aquella persona trajeada, con una buena posición y un buen sueldo, le estaba pidiendo, rogando, casi suplicando, a él, a Manuel. Eso no pasaba todos los días. Pero las sorpresas para el señor Oriol no habían acabado porque... ¡No pensaba cancelar la hipoteca! “Esa mierda de piso de cincuenta metros ya no la necesito para nada. Os la podéis meter donde os quepa”. Cuantas veces había soñado con poder decir algo así. Era lo peor que podía hacerle al banco: que tuviera que llegar hasta la subasta. Eso significaba más horas de papeleo, gestiones extra con el juzgado y dilatar el cobro en el tiempo; costes en muchos casos que no podrían repercutir sobre el importe a cobrar. Para entonces ya había quedado claro que su visita no era precisamente de cortesía. Les había costado un buen rato darse cuenta de que no había venido en son de paz. Antes de marchar sacó un papel doblado del bolsillo y lo puso encima de la mesa, donde pudo, porque no había ningún espacio libre. Era un escrito firmado por él, que resumió para que no les quedase ninguna duda. “Esto es para que el dinero que sobre de la subasta, después de cancelar la hipoteca, y en lo que se refiere a mi mitad, lo ingreséis en esta cuenta. Porque no pienso volver por aquí”. La cuenta iba a nombre de su hermana, y serviría para devolverle el dinero que le había prestado en varias ocasiones, cuando su situación era más dramática. Había tenido que hacer un gran esfuerzo, porque ella ya tenía sus propios problemas económicos. Ahora, ante la perspectiva de dormir en la calle, sin trabajo y sin dinero, su 3


hermana le había propuesto que se quedara de forma provisional con ellos, hasta que encontrara un empleo y pudiera pagarse un alquiler. Ella vivía en un pequeño piso de tan sólo dos habitaciones, con su marido y sus tres hijos. Rechazó la oferta y le dijo que ya buscaría otra solución. Salió del banco eufórico, había sido mucho mejor de lo que se podía imaginar, nunca olvidaría la cara del Director. Se hubiera puesto a gritar en medio de la calle: “¡Me ha tocado la lotería! ¡Me ha tocado la lotería!”, aunque era la manera más fácil de que le pegaran un navajazo y le robaran los décimos. No lo hizo. Pero no dejaba de explicar, a todos los conocidos con los que se tropezaba, cómo había cambiado su suerte. La dueña de la panadería alucinaba, y el quiosquero se tiraba de los pelos: ya conocía a varios en el barrio que también llevaban participaciones del número premiado. Pero aún no estaba del todo satisfecho. Había alguien a quien tenía especial interés en decírselo personalmente, no deseaba que se enterara por terceros. Llegó andando en veinte minutos. Era una carpintería de aluminio industrial donde trabajaban unas ocho personas. No quiso pasar por el taller, así es que subió directamente al piso de arriba, donde estaban las oficinas. Se dirigió al despacho del dueño, que ya había sido informado de su llegada, y este, a través de las separaciones de vidrio, le hizo un gesto para que entrara. —Hola, Manuel. ¿Qué te trae por aquí? —le preguntó realmente sorprendido— Ya te puedes imaginar que sigo sin tener faena, si no ya sabes que te hubiera avisado, pero es que esto está cada vez peor —intentó justificar sospechando que ese era el motivo de su visita. —Sí, sí, tranquilo, ya no necesito trabajo. Sólo he venido a enseñarte algo. Y volvió a sacar su precioso tesoro de la cartera. —El 29, tu número de la suerte, ya lo sé ¿Qué le pasa? —quiso saber. 4


Manuel le respondió con una enorme sonrisa. —¡Hostia! ¿No te habrá tocado? —Mira, si tienes el periódico puedes comprobarlo tú mismo. Dejó encima de la mesa, de cualquier manera, unos presupuestos que estaba elaborando y, sin dudarlo un momento, cogió el diario de la mesita auxiliar. Sabía perfectamente en qué página salían los premios, así es que no le costó encontrarlos. Efectivamente, allí estaba: ―00029‖. —¡Joder! —gritó— ¡Si es el primer premio! ¿No me digas que después de tantos años al final ha salido? —Pues sí, ha costado, pero el que la sigue la consigue. Más de diez años jugando al mismo número, estaba claro que algún día tenía que salir —dijo como si fuera la cosa más natural del mundo. — ¡Vaya, qué suerte! ¿Y qué te vas a pagar? —Pues para los amigos algo caerá, pero me da la impresión de que tú no vas a estar incluido —respondió con toda la ironía que pudo y sin intentar disimular. La cara de su ex-jefe cambió de repente. Acababa de descubrir cual era el motivo de la visita: había venido a restregarle el premio por las narices. Después de más de veinte años trabajando en la carpintería, no habían tenido ningún inconveniente en echarlo a la calle, cuando las cosas empezaron a ir mal. Era uno de los más antiguos y por tanto de los que más cobraba; con su sueldo podían pagar casi a dos chavales, aunque no supieran distinguir el aluminio del hierro galvanizado. En todo este tiempo había subsistido como había podido: a base de algún trabajo temporal, el subsidio de desempleo y de cuatro chapuzas. Ya hacía algún tiempo que se le había terminado el paro, coincidiendo precisamente con la crisis de la construcción y, por efecto dominó, la de las carpinterías: “No hay pisos, no hay ventanas”, como solían decir para justificar la falta de encargos. A sus cincuenta años ganarse la vida se había 5


convertido casi en una misión imposible. Salió sin hacer demasiado ruido. Su antiguo jefe quedó sentado en el despacho. Seguro que ahora pensaba: “Qué suerte ha tenido el cabrón”. Es lo que pretendía. Tenía claro que una alegría, si no se comparte con los amigos y provoca la envidia de los enemigos, no es una alegría completa. No quiso saludar a sus antiguos compañeros, no habían acabado precisamente de muy buen rollo; además, el responsable de la empresa ya se encargaría de informarles puntualmente. Ahora tenía otras prioridades, aunque lo primero que quería hacer era hablar con su mujer, o mejor dicho ex-mujer. Hacía varios meses que había marchado de casa para juntarse con otro tipo; además se había llevado lo poco de valor que quedaba en el piso. En otras palabras, lo había dejado en la más absoluta miseria, tanto económica como moral. Veinticinco años de matrimonio tirados a la basura. Suerte que no habían tenido hijos. No sabía donde vivía, aunque sí que tenía su teléfono, así es que la llamó. Saltó el contestador automático y prefirió colgar, ya lo volvería a intentar después, antes de marchar. Todavía tenía muchas cosas que hacer, por lo que se dirigió a casa. Nada más llegar buscó la maleta y la dejó abierta encima de la cama. Cogió lo imprescindible del armario y lo metió dentro, de cualquier manera, todo arrugado. Luego dio un repaso a los cajones por si había algo que valía la pena conservar: nada. Quería salir de allí y olvidar todo aquello cuanto antes. Había pasado muy buenos momentos en aquel lugar, pero los últimos meses habían sido una pesadilla, ahora sólo anhelaba dejar todo eso atrás. Antes de abandonar su hogar cogió el tarro de los antidepresivos con intención de guardarlo en el bolsillo, lo miró durante unos instantes, y finalmente lo tiró a la papelera: ya no los iba a necesitar. Recordó entonces que dentro de una semana tenía hora con el psiquiatra, y sonrió imaginando qué es lo que pensaría el especialista al ver que no se 6


presentaba. Tarde o temprano seguro que acababa enterándose y se alegraba de su suerte. En el rellano de la escalera tropezó con Javier, su vecino. Debía ser de los pocos que todavía no sabían que tenía un número premiado. “¡Hombre, Manuel, pues no sabes lo que me alegro!” le dijo sinceramente. “Ya era hora de que tuvieras un poco de suerte, macho”. Qué razón tenía. “Sí, ya lo creo, a partir de ahora todo va a ser diferente”. Por personas como Javier era por lo único que le dolía marchar de aquel lugar. En la calle, al ir con equipaje, cada vez que tropezaba con un conocido tenía que dar explicaciones; tuvo que relatar varias veces su historia antes de llegar al coche; eso a él le estaba resultando fascinante. En unos días todo el mundo sabría que la Lotería Nacional había repartido mucho dinero en el barrio, y que él era uno de los agraciados. Intentó arrancar. Era un trasto viejo de casi veinte años que no servía ni para guardar trapos sucios; finalmente lo consiguió. Antes de salir de la ciudad paró en un lugar apartado, sacó las maletas, y cuando estuvo seguro de que nadie le observaba, las tiró a un contenedor. Cogió la carretera rumbo al Aeropuerto. A medida que se aproximaba podía ver con más detalle los aviones en sus maniobras de despegue y de aproximación a la pista. Nunca había subido en uno de ellos y se imaginaba que podía ser algo realmente excitante. Empezó a ver los distintos carteles anunciando las diferentes terminales. Era la primera vez que estaba en aquel lugar –de hecho había estado en muy pocos lugares– y pensó que acabaría perdiéndose; además, odiaba conducir. Por suerte el aparcamiento estaba bien señalizado y no tuvo ningún problema, aunque al volante siempre acababa estresado. Cogió el ticket obligatorio para abrir la barrera, y antes de cerrar la ventanilla, lo arrugó y lo tiró al suelo. No tenía intención de volver nunca a recoger el coche; así, cuando lo descubrieran abandonado en aquel lugar, al cabo de un tiempo, nadie tendría la más mínima duda de que realmente había salido del país. 7


Se guardó las llaves de recuerdo y se dirigió a la Terminal, pero no llegó a entrar. Fue directamente a la parada de taxis. Cualquiera que lo hubiera observado, dejando el coche y cogiendo un taxi, le hubiera parecido cuando menos extraño, pero esa era ahora mismo la menor de sus preocupaciones. Le dio al taxista una dirección aproximada y salieron del Aeropuerto. Sentado en el asiento de atrás, sin tener que preocuparse por nada, se dedicó a hacer volar la imaginación. Bajó la ventanilla y dejó que el viento le diera de lleno en la cara. El taxímetro avanzaba imparable, y calculó que a ese ritmo no tendría dinero suficiente para pagar la carrera. No tuvo más remedio que pedir al taxista que parara donde pudiera. “¿Aquí le parece bien?” “Sí, aquí mismo, gracias”. En todo el trayecto eran las únicas palabras que habían cruzado, quizás porque el conductor lo había visto serio, concentrado, y no había querido molestarlo. Pagó con el dinero que le quedaba y se bajó. Una vez que el vehículo se hubo alejado empezó a caminar, con ritmo pausado, pero firme; no tenía ninguna prisa pero deseaba llegar cuanto antes. Tardó casi una hora en alcanzar su destino. Ya sólo le faltaba una última cosa por hacer: llamar a su mujer, y rogar para que esta vez estuviera en casa. Tenía la intención de restregarle el premio por la cara, que se muriera de rabia, que pagara por todo lo que le había hecho sufrir. Quería explicarle lo que pensaba hacer con el dinero que le había tocado, lo que iba a comprar, dónde iba a irse de viaje, qué lugares visitaría, qué negocios iba a montar. Así es que cogió el móvil y marcó muy despacio para no equivocarse. Pasaron los segundos más largos y angustiosos de su vida, hasta que finalmente saltó el contestador: “Hola, ahora no estoy en casa o no puedo ponerme. Oye, si quieres, me dejas un mensaje, y ya te llamaré”. Volver a oír su voz, aunque fuera grabada, le hizo sentir algo que creía olvidado, y se dio cuenta de que todavía la quería; de hecho ella había sido la única mujer de su 8


vida. Después de todo a lo mejor había tenido suerte de que no estuviera en casa, de esta manera le sería más fácil decirle lo que sentía. No resulta sencillo hablar con un contestador, pero no tenía alternativa. Así es que le explico que había salido el 29, el número que siempre habían jugado. Que se marchaba, que iba a coger un avión para irse muy lejos, pero que no le guardaba rencor. Le confesó que la echaba de menos, que aún sentía algo por ella, y que por eso no podía soportar la idea de quedarse en el mismo lugar y verla con otro hombre. Fue como si se hubiera quitado un gran peso de encima, y respiró aliviado. Ahora todo el mundo lo recordaría durante mucho tiempo, pero no como un desgraciado muerto de hambre, sino como una persona afortunada que era feliz en alguna parte del planeta. Sus amigos, los de verdad, estarían felices, y el resto se moriría de envidia. Objetivo cumplido. Resonaban todavía en su cabeza las últimas palabras que acababa de pronunciar: “Haz tu vida María, yo me marcho a un lugar mejor. A partir de ahora se acabaron para siempre las penas, desde hoy todo va a ser diferente”. Se dio cuenta de que el tono con el que las había pronunciado tenía una gran carga de nostalgia, de melancolía, e incluso de desánimo. Temía que ella pudiera sospechar algo, pero ya estaba hecho. Volvió a sacar los décimos de la cartera, los miró por última vez, y los rompió en mil pedazos que se llevó el viento. Cogió aire, y sin la más mínima vacilación, saltó del puente. Una gran piedra atada a la cintura lo acompañaba en la caída.

Nadie se había molestado en mirar con detenimiento los billetes, y comprobar que, aunque coincidían con el número agraciado, en realidad se trataba de billetes antiguos, de los muchos que había acumulado en los últimos años con esa misma numeración. Su situación económica le había obligado, hacía algunos meses, a dejar de comprar su número de la suerte. Él, de todas maneras, había seguido mirando cada semana el 9


resultado del sorteo, rezando para que no saliera, como así había ocurrido finalmente, el ―00029‖.

Durante la caída todavía tuvo tiempo de escuchar el sonido del móvil. Hizo el acto reflejo de ir a sacarlo del bolsillo, justo antes de impactar contra el agua, y hundirse para siempre. Era su mujer. Saltó el contestador. ―Manuel, estoy aquí, oye, que no he podido coger el teléfono porque estaba con la comida, que se me quemaban las croquetas. Oye, que acabo de oír tu mensaje, casi se me saltan las lágrimas. No te lo vas a creer pero hace un montón que quería llamarte, te lo prometo. Oye, que ya no estoy con Sergio, te lo juro, que hace más de un mes que lo dejamos, y yo también te hecho de menos, de verdad. Oye, tenemos que volver a intentarlo, por favor, no te vayas, no me dejes sola. Oye, te he llamado lo más rápido que he podido. ¡Dios, espero que no estés ya en el avión! ¡Joder, todo por la mierda de las croquetas! Oye, llámame en cuanto puedas, no me dejes así, dime algo. ¡Ah! y oye, que no te vayas a pensar que lo que quiero es el dinero, vale, bueno, oye, que te lo explico en cuanto me llames. Venga, un beso”.

Tenía razón, ahora ya no necesitaba su dinero. María estaba convencida de que Manuel seguía jugando regularmente a la lotería. Por eso ella, desde la separación, por si acaso, compraba todas las semanas el ―00029‖.

Ricard Olalla i Jiménez Certamen Literari Francesc Candel 2012 Relat Curt Adult

10


Adult guanyadora