Page 1


A

l

N E . d e la V e r a — la fértil co m a rca natural

d e la p rovin cia de C á c e r e s — , en un llano de la falda de la S ierra d e G re d o s , en los c o n ­ fines d e la Alta E xtrem adu ra con A v ila y T o le d o , está situada la localid ad de Villanueva d e la V era, que, si g o za d e p re stig io p or sus en ca n ta d ores paisa jes y s o rp re n ­ den tes cascadas d e sus «ga rga n tas», es fa­ m osa en m uchas legu as a la red on d a p o r su im p resion a n te fiesta del «P e r o - P a lo », típica, señ era y a leg re, si las hay, qu e se co n serva intacta, en la qu e participa toda la p oblación , sin distinción de s e x o ni ed ad es, y en la que se m anifiesta o s te n sib lem en te la en em ig a

D e p ó s it o L e g a l CC-2-1965

I m p r e s o e n I m p r e n t a P A D I L L A . - T e l é f . 1 188,-P l a s e n c ia

contra los ju díos qu e v iv ie r o n en la villa. La tradicional co stu m b re se halla in je r­ tada en los v illa n o v e n s e s d e tal m o d o , que


no h ay año qu e n o se ve rifiq u e , y si alguno d ejara d e efectu arse, se co n sid eraría co m o un añ o p le n o d e ca la m id ad es. P o r e llo , el auto d e fe se v ie n e re p itie n d o a través de to d o s los tiem p os, c u m p lié n d o s e la sen ten ­ cia — c o m o se hacía en el m e d io e v o , si­ g lo x h i — contra un crim inal ju dío en p re ­ sencia d e tod o el vecin d ario.

ORIGEN El o rig en y antigü edad d e la fiesta del «P e r o - P a lo » se d e s c o n o c e , aunque, p o s ib le ­ m ente, tenga su fu ndam en to en las sigu ien ­ tes h ip ótesis: P r im e r a .— P u d iera tratarse d e un g u e rri­ lle r o d e la é p o c a de la R econ qu ista, que, h ech o p rision ero, fuera ajusticiado desp u és d e ser s o m e tid o a d iv e rs o s su plicios durante v a rio s días. Segu n d a.— Q u e un m a lh ech or — p r o c e ­ d en te de los m on tes d e A stu ria s— hu yendo d e la justicia se refu giara en las es trib a c io ­

nes d e la Sierra d e G r e d o s y h ech o p ris io ­ n e ro cu ando m e ro d e a b a p o r lo s a lre d e d o re s del p u eb lo, éste le co n den ara a m orir por los p ro c e d im ie n to s usuales d e la Santa In­ quisición. T e r c e r a .— Q u e el pú b lico fin giera r e p r o ­ ducir los p ro c e s o s habituales d e la Inquisi­ ció n para con los re o s d e aqu el tiem p o. A u n q u e confu sos, los p rim ero s a n te c e ­ d en tes qu e se co n o ce n son los co n cern ien tes a qu e la c e le b ra c ió n de la fiesta del «P e r o P a lo » fu e au torizada p o r el Tribunal de la Santa Inquisición, q u e radicaba en L le re n a (B a d a jo z), d esp u és d e se r rea liza d a su p r e ­ sencia con m o tivo del p ro c e s o q u e sigu ió a los qu e la ejecu taban en V illa n u eva de la V era en virtud de denu ncia form u lad a contra éstos. Segú n version es, e s te Tribunal no só lo a u to rizó la c e le b ra c ió n d e la fiesta, sin o que r e g a ló tam b ores, b a n d eras y alabardas. M as v a y a m o s d irecta m en te al festejo.

-

5 -


DESARROLLO S e inicia la fiesta d e una fo rm a sim p le en la tarde del sábado, vísp era d el D o m in ­ g o d e Q u in cu agésim a, en la qu e el gru p o de «p e r o -p a le r o s » se p reocu p a d e c o lo c a r la aguja o p ed estal en qu e ha d e e x h ib irs e el «P e r o - P a lo » en los días d e du ración del fe s ­ tejo. L a aguja se co n serva en la Casa A yu n ­ tam iento. A l a n och ecer, estos m ism os «p erop a lero s », p rovistos d e sus tam b o res, hacen un re c o rrid o p o r las ca lles d el p u eb lo, a tro ­ nando con sus red o b le s, y en cu yos m o m en ­ tos acu erdan el sitio d ó n d e han d e h a cer el ♦m uñeco», lo qu e se m an tien e en se c re to hasta el tiem p o d e e m p e z a r su form ato. A v e rig u a d o el local, los jó v e n e s qu e q u ie­ ran p resen cia r el a cto solicitan p e rm is o de las au toridades «p e ro -p a le ra s » para asistir al m ism o, p u d ié n d o se contar de antem ano con q u e han de ser adm itid os, si bien con la seria a d ve rte n cia d e qu e allí no han sid o lla m a d o s y qu e si no guardan el m a y o r silen ­ c io serán ex p u lsa d os e incluso a p a lea d o s si p re c is o fuera. C on stitu id o el gru p o d e «p ero -

p a le ro s » con gran n ú m ero d e acom pañantes, p reparan una m esa d o n d e dep osita n los restos del «P e r o - P a lo » d el a ñ o an terior, c o m e n za n d o los trabajos con la rep ara ción d el traje, q u e van c o s ie n d o y relle n a n d o de h en o con ritm o len to, a la par qu e recitan unas co p la s con v o z im p e rc e p tib le , lam en to filiar y toqu e su ave d e tam bor. (Es cre en c ia g en e ra l qu e tanto los qu e co sen el «P e r o P a lo » c o m o los qu e asisten a los actos d e su fo rm a ción , se verán fa v o re c id o s p o r la su er­ te en el transcu rso del año.) C o m p u es to el « p e l e l e » , se inicia una orgía con libertad para b eb er, hablar y can ­ tar d iv ersa s co p la s alusivas al toqu e de tam bor. ¡H a n acid o el «P e r o - P a lo »! A n te s de a lb o re a r el día — D o m in g o de Q u in c u a g é s im a — e m p ie z a n a dim an ar ó r ­ d e n es d e los «p e r o -p a le r o s » hasta fo rm a rse la co m itiva , q u e s a l e de la casa d o n d e recon stru yero n el m u ñ eco al e x te rio r, in i­ cia n d o un re c o rrid o p o r las ca lles d el p u eb lo con el «P e r o -P a lo », q u e es p o rta d o a h om ­ bros p o r lo s acom p a ñ a n tes qu e se su ceden en co rto s trayectos. T o d a vía en penu m bra


el itin era rio se h ace con el m a y o r silen cio y un q u e jid o la stim o so qu e em ite uno d e los «p e r o -p a le r o s » al final d e cada una d e las co p le ta s que éstos han recita d o rela tiva al acto. A l term in ar la ronda se c o lo c a el «P e ro P a lo » en la aguja — ya p rep a ra d a d e a n tem a­ n o — , en cu yos m o m en to s los q u e jid o s son lo m ás im p resion a n te qu e im agin arse pueda. C o lo c a d o

el

«p e le le »,

se inicia

un fu erte

re p iq u e te o d e ta m b o res y una e s p e c ie d e danzas a saltos a lre d e d o r de la aguja, en la qu e in tervien en los a com pañ an tes, p a sá n d o­ se a contin u ación a bailar una jota con la m úsica del tam b or en el cen tro d e la típica

con siste en fo rm a r unas filas d o b les , en tre­ cru zadas, en las q u e se sitúan los «p ero p a le ro s » con ta m b o res y acom p a ñ a n tes; e n ­ tre la p rim era es p a s e a d o el «p e le le » con la ca b e za inclinada hacia el su elo y m o v im ie n ­ tos ráp idos, co n clu y en d o con una danza que m u eve ve rtig in o s a m e n te al m uñ eco. A l final d e cada ronda es c o lo c a d o el «P e r o - P a lo » en la aguja, term in an d o con la clásica danza d e los acom p a ñ a n tes en torno a ésta.

El martes de Carnaval

plaza. L a m añana del m artes d e C arn a va l y d esp u és d e h a b er p a se a d o al « P e r o - P a lo » p o r las ca lles d el p u eb lo, se con stitu ye en el

LA «JUD1Á» D u rante el d o m in g o y lunes sigu ientes, el «P e r o - P a lo » es rep etid a s v e c e s p a sea d o a h om b ro s d e sus sim p atizan tes, lo m ism o h o m b re s qu e m u jeres, r e c o rrie n d o las d iv e r­ sas ca lles d el p u eb lo, y al lle g a r al cen tro de la pla za se p r o c e d e a h a ce rle la «ju d iá », qu e -

8

portal d e la Casa A yu n ta m ien to el gru p o de «p e r o -p a le r o s » para d esig n a r la justicia o tri­ bunal en ca rg a d o d e co n d en a r a éste. N o m ­ b ra d o el tribunal, se anuncia al v e c in d a rio p o r m e d io d e un jin ete d is fra za d o y en v u e l­ to en una sábana o en un tr o z o d e a rp illera q u e m onta una cabalgadura, un bu rro lo m ás n e rv io s o p o sib le ; el jin e te lle v a a su

-

-

9 -


esp a ld a un cartel gran d e con los n om b res — su pu estos y ab su rd os— d e los qu e c o m ­ p o n en esta justicia. D e l cu ello d el asno se su jeta un ron za l d e bastante longitud, que s irv e para qu e la juventud y ch iqu illería en p le n o con du zcan al p o llin o p o r las ca lles del p u eb lo. El ron zal — sie m p re ten so p o r las p erson a s qu e d e él tiran— es rep etid a s v e c e s cortado, origin a n d o las c o rre s p o n ­ d ien tes caídas, con el natural r e g o c ijo d e los q u e p resen cia n el acto.

Correr las «elecciones» L a co m itiva e s e s p e ra d a e n diversa s ca lles p o r los e s c o p e te r o s qu e form a n parte d e la justicia, los cu ales disparan rep etid a s «salvas*. Este a cto es c o n o c id o p o r el n o m ­ b re d e c o rre r las «e le c c io n e s ». M ie n tra s se c o rre n las «e le c c io n e s », los «p e r o -p a le r o s » c o lo c a n so b re la esp a ld a del m u ñ eco otro cartel anunciando la sen ten cia: «c o n d e n a d o a m u erte p o r el Tribunal P o p u la r p o r d elito d e alta traición ». S egu id a m en te los «p e ro -

10

-

p a lero s », p ro v is to s de sus ta m b o res y a c o m ­ pañ ados p o r gran m asa d e p ú blico y p o r el «cap itá n » — p rim era au toridad de la lo c a li­ dad en es te d ía — d el «P e r o -p a lo », se trasla­ dan a la casa pa rroqu ia l, en la qu e re c o g e n las alab ardas q u e en ella se cu stodian y c o la s q u e m archan a casa del je fe d e los «p e r o -p a le r o s » a p o r la bandera, q u e es p o r­ tada p o r el «c a p itá n » y p ro teg id a p o r los a lab ard eros, d a n d o una vu elta a la red on d a a la p la za en m e d io d el r e d o b le d e ta m b o ­ res. D e s p u é s se v u e lv e a p a se a r al «P e r o P a lo », ju ntam ente con b a n d eras y alabardas, y c o lo c a d o éste n u evam en te en la aguja con el ce re m o n ia l antes dicho, es p ortada la ban d era al d o m ic ilio d el «capitán», situán­ d o se en uno d e los b a lco n es d e la casa, d o n d e es iza d a al ex te rio r.

EL «OFERTORIO» S o b re las tres d e la tarde se inicia el «o fe r to r io », q u e p re sid e e l A lc a ld e a c o m p a ­ ñado d e va rio s c o n c e ja le s y S e c re ta rio del -

11

-


A yu n tam ien to. (A n tig u a m e n te tam bién fo r ­ m aba parte d e la p re s id e n c ia el p á rro c o d e

rio», q u e su ele h a ce rs e en gru p o d e d o s o tres o m ás person a s, o a isladam en te. En el m om en to d e la en trada nada se les hace,

la loca lid a d .) Estas au toridades son a c o m ­ pañadas p o r uno d e los «p e ro -p a le ro s » — con m úsica y ta m b o r— hasta el sitio destin a d o

p e ro al iniciar la salida y hasta co n segu ir v e r s e fu era d e las filas son a p o rre a d o s con

para el acto, d o n d e p re v ia m e n te hay c o lo ­ cada una m esa con bandeja. A contin uación otro de los «p e r o -p a le r o s » con d u ce a lo s q u e form an la justicia del «P e r o - P a lo », qu e cru ­ zan el tra y ec to d e sd e la C asa A yu n ta m ien to

justicia. L o v e rd a d e ra m e n te i m p r e s i o n a n t e es

al lugar del «o fe r to r io », h a cien d o figuras grotesca s con d isfra ces absu rdos y p o rta n d o la rgos p a lo s d e los q u e p en d en sendas ca la ­ bazas, de las llam adas d e agua, qu e utilizan para a p o rre a r a los «o fe re n te s ». El s e c re ta rio d e la justicia es p o rta d o r d e un c o rc h o q u e m a d o y un cu ern o d e gran d es d im en sion es, tin tero y plum a, con los qu e han d e firm ar los fo ra steros. La justicia se sitúa en ba n cos fo rm a n d o dos filas q u e hacen una ca lleja p o r la qu e n e ces a ria m en te se ha d e transitar para e n ­ trar y o fre ce r. Tan p ro n to c o m o están situa­ das las p re sid e n cia s y la justicia del «P e r o Palo*, la juventud en m asa inicia el «o fe r t o ­ -

12

-

las ca la b a za s p o r

los

qu e

com ponen

la

cu ando se con sigu e qu e en tre a o fr e c e r un fo ra stero , ya qu e éste — a la s a lid a — es su­ jeta d o para qu e d é su filia ción y es ta m p e su firm a s o b re un p a p el d e p e rió d ic o s co n el cu ern o q u e sirv e d e plum a. A l intentar arti­ cular palabra, le son a rro ja d o s sa lva d o s a la boca y, una v e z q u e ha h e ch o el sim u lacro d e la firm a, ha de salir en tre las filas que form a la justicia, sie n d o a sim ism o g o lp e a d o con las calabazas. El m ie d o qu e cu nde en tre lo s fo ra stero s es tal qu e procuran evita r v e r s e o b lig a d o s a o fre c e r, p e r o su so rp resa es gran d e al co m p ro b a r q u e no se les causa daño, p o r lo qu e en la m a y o ría d e los casos rep ite n va rias v e c e s la oferta . L a s p erson a s qu e in tervie n en en este acto, a com pañ adas p o r señ oras o niños, son resp eta d a s y no


tienen qu e so p o rta r los g o lp e s d e las ca la ­ bazas.

tana», así c o m o las d el resto del pu eblo,

D e la recau d a ción qu e se o b tie n e se destinan cincuenta p eseta s para su fragar una misa de ánim as, otra cantidad igual se en trega a los «p e r o -p a le r o s » y el resto se in v ierte en lim osn as con destin o a los p o ­ b res d e la localid ad .

lucen sus m e jo r e s galas, visten el p r e c io s o y lla m a tiv o traje típico, fo rm a d o p o r guarda p iés d e d iv e rs o s c o lo r e s y e n o rm e s c e n e ­ fas, pañu elos, m antón d e M a n ila y a d e re zo s , gargantillas de cuentas d e o r o y la rg os p e n ­

EL «PASEO»

v a lo r y un so rp ren d en te c o lo rid o . Es tra d i­ cional qu e cu ando el «p a s e o » cru za p o r la plaza, algún sim p atiza n te en tre a o fre c e r, porta n d o el «P e r o - P a lo » so b re sus h om b ro s.

D urante la ce leb ra ció n d el «o fe r to r io » se inicia lo qu e se c o n o c e p o r «p a s e o », que con siste en dar vu eltas p o r las ca lles y p la ­ zas del p u eb lo con el «P e r o - P a lo », a co m p a ­ ñado del «cap itán », qu e porta la bandera p rotegid a p o r las alabardas, y d e la «ca p ita ­ na», qu e es p o rta d ora d e una gru esa vara d e za rza sin h ojas y en un e x tre m o su jeto un c h o rizo . L o s a la b a rd e ro s y «cap itá n » llevan c o m o indum entaria un pañ u elo a la c a b e za , e s p e c ie d e turbante, y otro d e los co n o cid o s d e sed a en plan d e ban d olera . L a s m u jeres qu e acom pañ an a la «cap i-

14 -

d ien tes tam bién d e o ro , to d o e llo de m ucho

A l con clu ir el «o fe r to r io » se da tam bién p o r co n clu id o el «p a s e o ». S e p o n e térm in o al a cto con la oferta d e los «c a p ita n es », d ep o s ita n d o la «cap ita n a » el c h o rizo d e qu e era porta d ora , qu e se destina a algún p o b re d e la localidad.

«JURA DE BANDERA» D es p u és d e l «o fe r to r io » y «p a s e o » se p r o c e d e a la «jura d e ban d era», q u e p re sid e el «P e r o - P a lo » a co m p a ñ a d o d e los «c a p ita ­ nes». Pa ra e llo se fo rm a un gran red o n d e l


en la plaza pú blica — con sus b a lco n es r e ­ bosantes d e g en tes— , en el cen tro d el cual

EL ENTIERRO

se p ro c e d e a la jura, qu e con siste en r e c o g e r la bandera d e m an os d el «capitán», y lu eg o d e en trar con ella hasta e l lu gar en q u e está situada la p re sid en cia para d e p o s ita r la ca n ­

S egu id a m en te el «P e r o - P a lo » es lle v a d o a la casa del je fe d e l gru p o de «p e ro -p a le ­

tidad q u e d e a n tem an o se fija para la jura, se p r o c e d e a blandir la m ism a a iro sa m en te durante unos segu ndos al ritm o d e la m ú­ sica d e tam bor. Si el que jura o b tie n e é x ito , es la n za d o a lo s a ires p o r sus am ista d es y se disparan «s a lv a s » en su h on or, y si, p o r el con trario, no con sigu e el é x ito p o r lia rse la ban d era al asta, es abu cheado. Term in ad a la jura, n u evam en te un «p e ro p a le r o » r e c o g e a la autoridad y v u e lv e a trasladarla a la C asa A yu n tam ien to , p o rta n ­ d o e l p rod u cto d el «o fe r to r io » para su d is­ tribución en la form a antes indicada, y otro d e lo s «p e r o -p a le r o s - a com p a ñ a a la justicia d el «P e r o -P a lo », qu e desfila con el m ism o ce re m o n ia l d e su ida.

ros», d o n d e es d eca p ita d o y su c u e rp o d e ­ p o sita d o s o b re una an garilla o parigü élas, y se p ro c e d e a la c e le b ra c ió n del en tierro, a cto qu e se a com p a ñ a con son id os lúgu bres del tam bor. A es to s actos con cu rre el p u e ­ blo en m asa y m ientras se p r o c e d e a la d e ­ ca p ita ción y en tie rro se form a n n u m eroso s gru p os qu e discuten a ira d a m en te s i el « P e ­ r o -P a lo » d e b e o no m orir, asistien d o varias p erson a s d e a m b os s e x o s y a va n za d a ed ad a rrop ad as con capas y sayas n egra s y sim u ­ lan do fu erte llanto en señal de du elo. L le g a ­ da la c o m itiva a la p la za — d e sp u é s d e gran d es trabajos p o r la m asa d e pú b lico qu e se a rrem o lin a s o b r e l o s p o rta d o res de! «P e r o - P a lo »— se p r o c e d e al m an teo y tiro te o d e éste rep etid a s v e c e s hasta qu e — a fu erza de v o la r p o r los a ire s — se qu eda sin heno. A s í m u e re e l «P e r o -P a lo ». F in a liza d a s estas ce rem o n ia s, las au tori­ dad es «p ero -p a lera s», justicia d el «P e r o - P a lo »

-

16

-


y gran n ú m ero d e in vitados se trasladan al d o m ic ilio d e l o s «c a p ita n e s », d o n d e son ob seq u iad os.

d era fe, e x is tie n d o la crenncia — ya un p o c o v a g a — d e qu e tien e influencia en la su cesión fam iliar. y

En la ce leb ra ció n d e esta fiesta se recitan cantan m ú ltiples c o p l a s alusivas a la

Indumentaria del «Pero-Palo»

m ism a.

Es in teresan te la d e sc rip ció n d el «P e ro P a lo ». C on siste en un m u ñ eco d e tam año natural, con c a b e za d e m ad era, so b re la que

IMPRESIONES

se co lo ca un s o m b re ro d e lo s d en om in a d os de púa y un tra je d e ca lzó n y ch aqueta corta — to d o en una p ie z a — d e pa ñ o n egro, con una faja liada so b re su vien tre, d en tro de la cual llev a escon d id a la m an o izqu ierd a . La d erech a va cu bierta con guante blanco, con el b ra zo c a íd o fo rm a n d o un ángulo con el cu erp o. S o b re el p e c h o y esp a ld a el «P e ro P a lo » lle v a c o lo c a d o un pañ u elo d e p ico con lunares y en la boca un ciga rro . Es su jeto p o r una horca d e m ad era q u e se introdu ce en tre las piern as, s o b re s a lie n d o d el cu erp o para e m p o tra r la ca b eza . L o s «c a p ita n es » su elen o fre c e rs e vo lu n ­ tariam ente de un año para otro, con v e r d a ­ -

18

-

L a im p resión q u e se tien e d el «P e r o -P a lo » es q u e en un p rin c ip io el p u eb lo d e Villanueva d e la V era estaba d iv id id o en d o s bandos — ju díos o «ra b iq u e s » y «p e r o -p a le ­ r o s »— en tre los qu e ex istía un o d io e n c o ­ nado, hasta el e x tr e m o d e q u e no se p e r m i­ tía m atrim on ios en q u e los co n tra yen tes p e rte n e c ie ra n a distintos bandos, y si en el transcurso del tie m p o se lle g ó a c e le b ra r alguno, sus có n y u g es se separab an en los días d e du ración d e la fiesta. L a ban d era qu e se utiliza durante los ac­ tos d e la fiesta es d e o rig en árabe: en su cen tro lle v a esta m p a d a la m ed ia luna. A q u í qu eda re fle ja d o lo m ás sa lien te de la costu m b re verata d el •'P ero-P alo ».

Fiestas del Peropalo de Villanueva de la Vera por Valeriano Gutiérrez Macías (1965)  
Advertisement