Page 95

172

173

cado y largo, pues si no puede decirse que am bas partes

guistas (pues antes n o hubiera sido ju rídicam ente posible),

íen ían razón, si que es ev id en te que cada una de ellas tenía

dió la Carta de P oblación de C áceres y le señaló por Fuero

su razón.

el mismo que había con ced id o a d icha C iudad Episcopal ha­

Don A lfonso, pend iente la reclam ación santiaguista, dejó

cia el año 1210, com o se razonará en su lugar co rresp o n d ien ­

Cáceres en co n d icio n es de defensa y em prendió el regreso

te. D ió descanso a sus tropas, repartió recom pensas y se re­

al Norte del Tajo. A l pasar por G alisteo el pleito se zanjó

tiró a G alicia don d e pasó el v eran o ocupado en organizar

im poniénd ose el buen sentido. Reunidos co n el R ey el

el final de la cam paña. En octubre estaba en Lugo y en n o ­

M aestre de la O rd en y sus caballeros, acuerdan una a v e ­

viem bre pasaba por Ponferrada, desde d on d e por M ayorga,

n en cia de beneplácito parcium, por lo cual el Soberano, con el

B enavente y Toro, se d irigió a A lb a de Torm es. A llí se en ­

con sen tim ien to de sus hijas las Infantas D oña Sancha y

contraba el últim o día del año 1229. Los dos prim eros m eses

D oña Dulce, dona a la O rd en por juro de heredad, V illafá-

de 1230, los em plea en reunir sus fuerzas en las que ya se

fila, Castrotoraf y una com pen sación de dos m il maravedís,

d istinguen las m ilicias co n ce jile s ju n to a las de las O rd en es

ren u n cian d o la O rd en a cuantos derechos pudieran pertene-

M ilitares. Entre aquéllas form aban en prim era lín ea las za-

cerle en C áceres y su térm ino1. A dem ás el R ey se o b ligaba

m oranas y destacaban entre las segundas los lu cid os y n u ­

a entregar al Maestre, cuando fueran conquistados, los cas­

m erosos co n tin g en tes de la O rd en de A lcántara. Las co n ­

tillos de Tru jillo, Santa Cruz, M ontánchez y M edellín.

cen tró entre Coria, A lconétar, A lcántara y C áceres y a c o ­

A sí term inó esta cuestión que hubiera, sin duda alguna,

m ienzos de marzo del año 1230 se en cam in ó con ellas a las

podido producir serias perturbaciones en la marcha de la

sierras de la divisoria. Tom ó en prim er lugar M ontánchez

cam paña, y, sobre todo, com prom eter el p orven ir de la n a ­

y sin grandes esfuerzos lleg ó hasta las in m ediacion es de

cien te V illa.

Mérida. A ben hu t, llam ado el R ey del V alor, salió a su en ­ cuentro,- pero fué derrotado en los cam pos de A lan je, tras

El 16 de m ayo el R ey estaba pues en C oria, donde, co n

cuya victoria M érida apenas si resiste el asedio u nos cu an ­

toda seguridad y una vez resuelto el pleito co n los Santia-

tos días, cay en d o en poder de los cristianos en la primera decena de marzo. Los leon eses siguieron a Badajoz, del cual se apoderaron por las fiestas del Espíritu Santo.

1 Este docum ento lleva fecha del mes de mayo de 1229, pero sin pre­ sión de día (J. González, Alfonso IX , t. II. pg. 693, número 597). El señor González lo coloca m uy acertadam ente antes del día 16 de d icho mes, fecha en la cual el monarca y a se encontraba en Coria, suponiendo con toda lógica que al retirarse de Cáceres subió hasta Galisteo por la Guinea y desde allí tomó el cam ino transversal que conducía a Coria, desde d ond e , después de perm anecer algunos días, tom ó por la Dalm acia para ir a Ciu­ dad-Rodrigo, sitio en el que se encontraba ya el día 18.

A sí term inó la conquista leonesa. El fo co de irradiación de los av ances occid entales se traslada desde el T ajo a las orillas del G uadiana, y la tom a de Cáceres fué el h ech o que co n d icio n ó la posibilid ad de este avance. En adelante nues­ tra V illa com enzará a v iv ir su vida ciudadana, representan-

Profile for Biblioteca Virtual Extremeña

Estudios de historia de Cáceres (1) por Antonio Floriano Cumbreño  

Estudios de historia de Cáceres (1) por Antonio Floriano Cumbreño

Estudios de historia de Cáceres (1) por Antonio Floriano Cumbreño  

Estudios de historia de Cáceres (1) por Antonio Floriano Cumbreño

Advertisement