Page 67

— 122 —

— 123 —

íarlo, y al retirarse de Badajoz, se in tern ó por la parte o c c i­

asolados. El guerrillero m erodeaba en torno, apoderándose

d ental de las sierras y ocu pó el castillo de A lburquerque,

de todas las provisiones co n las que se in ten taba abastecer

que aun cuand o a la sazón n o era froterizo con Portugal, es­

la plaza. Los m oros acudieron en dem anda de au x ilio al C a­

taba situado en la articu lación de las Sierras de San Pedro y

lifa A bu Y a ’q u b (pues y a se habían olvid ad o del vasallaje

San Mamed, sobre una em inen cia que dom inaba todos los

prom etido a Fern an do II) y éste en v ió desde Sevilla un c o n ­

accesos y cam inos desde el v e c in o reino a Badajoz. Desde

v o y form ado por más de 5.000 acém ilas cargadas de víveres,

A lburquerque se d irigió a Cáceres, d ecid id o tam bién a ocu ­

forrajes y armas, c o n v o y que iba protegid o por una nutrida

parla. Seguram ente la fortaleza n o resistió, pues el R ey la to ­

tropa al m ando del hafiz Zakariya ben ’Alí. N o pudo llegar

m ó en m uy corto espacio de tiem po, siguien do después h as­ ta el N orte del Tajo, d on d e ocupó prim ero el C astillo de

este co n v o y a su destino, pues G eraldo le salió al encuentro

Portezuelo, y más tarde los de C abeza del Esparragal y G a­ ta, entregánd olos a la O rd en d el Tem ple.

Zakariya perdió la vida, y se apoderó de toda la carga.

co n su gen te, derrotó a la escolta en un com bate en el que Este n u evo é x ito del fronteiro sacó a A lfo n so H enriques de su aparente pasividad, y a fines del añ o 1170 intenta otra

4.°

Fin de Geraldo Sempavor

vez apoderarse de Badajoz con la ayuda de Geraldo,- pero Fern an do II, al ver nuevam ente la plaza en p eligro de caer

¿Q u é fué de G erald o Sem pavor?

en m anos de los portugueses, acudió co n su ejército, y éstos

Sigu ió su d estino a im pulsos de su tem peram ento, pues

hubieron de desistir de sus propósitos, retirándose p recipi­

apenas co n sig u ió la libertad, v o lv ió a las andadas. R eclutó

tadam ente. G eraldo se refugió en el castillo de Urumeña

g en tes de Santarem y m ozárabes de todas las procedencias,

hasta el cual llegaron los m oros en su persecución, y h ubo

lleg a n d o a con v ertir su partida en un ejército considerable. A lfonso H enriques le dejaba hacer, lim itándose a cubrir las

de salvarse apelando a la fuga. La estrella del aventurero com en zó en ton ces a declinar.

apariencias, y el guerrillero corría los cam pos a su placer,

A lfo n so H enriques le retiró su favor, o, a lo m enos, se puso

destrozando cosechas, roband o ganados, p on ien d o a las

al m argen de sus actividades. A un an d u v o en razias

ciudades y poblados m oros en gravísim os aprietos, e, in clu ­

m erodeos por toda la cuenca del Guadiana entre 1171 y 1173;

so, secuestrando a varios personajes alm ohades que h u b ie­

pero ya su audacia estaba frenada,- prim ero, por la in d iferen ­

y

ron de pagar por su libertad elevadísim os rescates. Todo

cia de su Rey, lu ego, por la con stan te v ig ila n cia del leonés,

ello, naturalm ente, a lo largo del Guadiana, pues ya no se atrevió a pasar a la vertiente d el Tajo.

de cuyas reaccio n es tuvo, m uy a su pesar, tan claras m ues­

H acia fines de abril de 1170 G eraldo puso a Badajoz al

deseos de v en g ar sus pasados desastres. Entonces, acorrala­

borde del ham bre. La p ob lación qued ó encerrada dentro de

d o por todas partes, y aban d o n ad o por la casi totalidad de

sus muros, y todos los alrededores, en m uchas leguas, fueron

sus partidarios (pues apenas si le qu ed aban fieles u nos 350

tras, y, por últim o, por la furia de A bu Y a ’qub, que ardía en

Profile for Biblioteca Virtual Extremeña

Estudios de historia de Cáceres (1) por Antonio Floriano Cumbreño  

Estudios de historia de Cáceres (1) por Antonio Floriano Cumbreño

Estudios de historia de Cáceres (1) por Antonio Floriano Cumbreño  

Estudios de historia de Cáceres (1) por Antonio Floriano Cumbreño

Advertisement