Page 47

— 86 —

— 8 7 j—

bajas del ejército del Emir fué enorm e y el propio Hashim

Guadiana (por M edellín) fué a parar a un m onte llam ado

qued ó p risionero1. Ben M arw an, sabiendo que era una b u e­

O xiferiu m donde tom ó co n tacto co n las tropas om eyas a las

na presa para rescate, en recon o cim ien to al m onarca asturia­

que derrotó m atando a q u in ce de sus jefes principales y re­

n o y en un refinam iento de su venganza, lo en v ió cautivo

gresando a O v ied o cargado de un cuantioso b o tín 1.

a la corte de A lfo n so III A llí aju stó su libertad en la elev a­ da cantidad de cien m il dinares de oro, y com o n o los pudo

Hasta el reinado de O rd o ñ o II n o v u elv en a encontrarse

pagar de una sola vez, tuvo que dejar en rehenes a sus dos herm anos y a un sobrino.

otras n oticias relativas a ex p ed icio n es de m onarcas cristia­

Ben M arw an con tin u ó su rebeldía, con v irtién d ose en un

todavía R ey vasallo de G alicia (913) realizó una afortunada

verdadero señor ind ep endiente de Badajoz y de casi toda la

incursión por el A lem tejo asediando a la ciudad de Evora,

ribera del Guadiana,- pero dos años más tarde, sorprendido,

la que asaltó e incen d ió, en tregán d ola al saqueo y la m a­

en el mismo Badajoz, fué tan estrepitosam ente derrotado que

tanza y regresando a G alicia con 4.000 cautivos, m ujeres y

tuvo que huir hacia la Marca, v iv ien d o com o pudo en el te­

n iñ o s2, y cuatro años más tarde, y siguiendo el m ism o ca­

rritorio de Cáceres hasta que acosado, hubo de refugiarse en

m ino que sus antecesores b a jó hasta las riberas del Tajo. Era

la corte de su am igo A lfonso III. A llí se dedicó a in stigar al

su o b jetiv o apoderarse prim ero de M érida y de Badajoz des­

m onarca cristiano contra el Emir presentando el p ro yecto de

pués, y com o operación preparatoria una vez cruzada la d i­

una ex p ed ició n contra los m usulm anes con tan halagüeñas

visoria del Guadiana puso sitio al C astillo de A la n je 3. Lo

nos a la parte O ccid en tal de la Marca. Este príncipe, siendo

perspectivas, que el R ey astur, a pesar de ten er concertadas treguas con M oham ed I, en el año 880 se puso personam ente al frente de los ejércitos y siguien d o la V ía Lata b a jó has­ ta las sierras de la divisoria septentrional. Las traspuso por la parte del Puerto de Béjar,- pero allí se v ió detenido en su av an ce por los beréberes de la tribu de Nefza que, ahora fieles al Emir, estaban establecidos al Sur de la vertiente. Lu­ ch ó co n ellos v en cién d oles y saqueando sus cam pam entos después de lo cual, atravesando el T ajo por A lconetar, se d irigió a Mérida, alcanzand o el décim o m iliario de la V ía Rom ana antes de la ciudad, esto es, el Puerto de las H erre­ rías. A llí se d esvió a la izquierda, y después de cruzar el 1 Alb. (I/i.)

1 Esta es, es nuestro sentir, la interpretación correcta del paisaje del Jlbeldense (1/3) en el que se reseña la hazaña. No hay duda de que descen­ dió por la V ía Lata pues la m ención del X miliario ab Emerilam lo acredita,y en cuanto a la tribu de Nefza no podía estar establecida entre Trujillo y el Guadiana com o supone Barrau-Dihigo (Kecherches, pg. 193) pues bien.claro se nos dice que A lfonso III la dostrozó saqueando sus campam entos an­ tes de pasar el Tajo. El monte O xiferium no ha sido identificado. La opi, nión de Am ador de los Ríos (H istoria Crítica de la Literatura Española, IIpg. 146), de que fuera Sierra M orena no tiene ningún fundam ento. V id . aparte la versión de Barrau-Dihigo, Codera,- Los Benimerines... pg. 32,- Cotarelo, Alfonso III el M agno, Madrid (1933), 151 a 154,- Levi Provengal, Ob. cit. pg. 207 y Pérez de U rbel, Ob. cit., pg. 86. * Levi Provengal, O b. cit., pg. 280. * Esta fortaleza, de la que ya hem os hecho otras m enciones, fué con s­ truida por lo s árabes en los primeros avances, com o atalaya de toda la ri­ bera del Guadiana, pues desde ella se dom inaba por el Norte la entrada

Profile for Biblioteca Virtual Extremeña

Estudios de historia de Cáceres (1) por Antonio Floriano Cumbreño  

Estudios de historia de Cáceres (1) por Antonio Floriano Cumbreño

Estudios de historia de Cáceres (1) por Antonio Floriano Cumbreño  

Estudios de historia de Cáceres (1) por Antonio Floriano Cumbreño

Advertisement