Page 20

— 38 —

— 39 -

m anos fueron derrotados, quedando el Legado sobre el cam ­

fal carrera, cu y o relato n o es de este lugar, hasta que la e n ­

po de batalla. M elello entre tanto, había penetrado en la Lusitania por

vidia, la perfidia y la traición, lo mismo que había ocurrido

el Sur. C om enzó por acercarse al Guadiana, y sigu ien d o su

filos del puñal de un asesino.

en el caso de Viriato, term inaron con ella y co n su vida, a

curso por la orilla derecha, estableció su cuartel general en un recod o del río, en freníand o los pasos de la Sierra de

4.°

M ontánchez. En este m ism o añ o o en el siguiente, según lo

La Colonia Norbensis Caesarina

conjetura m uy acertadam ente Schulten, tom ó desde este lu ­

En Cádiz, y durante el transcurso de los sucesos que d e­

gar, que en su h on or se d en om in ó !MeteIlitium (M edellin), el

jam os relatados, v iv ía una antigua fam ilia indígena, de gran

cam ino del Norte, aprovech an d o tam bién la ex p lan ació n de

prestigio por su nobleza y opulencia, que, desde los prim e­

Servilio, y cruzó el T ajo su bien do hasta la articulación de

ros con tactos co n los Rom anos, se sintió atraída por su cu l­

Gredos con Gata. Pero Sertorio estaba a la sazón muy lejos.

tura y su civilización. M erced a esta familia, Cádiz se m an­

Los Rom anos fueron establecien d o p osiciones fortifica­

tuvo al m argen en los alzam ientos de la Ulterior, y, tam bién

das a lo largo de la vía, con el propósito de partir en dos la

por su influencia, perm aneció al lado de Rom a durante las

Lusitania M eridional y al m ism o tiem po incom u n icar por es-

guerras Sertorianas. Tal fué la fam ilia de los Balbos1, quizá

la parte el A lem tejo y la región de Cáceres con la cuenca

los prim eros entre todos los bispani en incorporarse a la R o­

media del Tajo, que era el paso ob lig ad o de los su blev a­

m anización.

dos hacia la Citerior. D icen los historiadores que M etello

En el añ o 80, era su representante más destacado Lucio

hizo destruir todas las aldeas lusitanas próxim as a la vía y

C orn elio Balbo, jo v en que a la sazón apenas si contaría 25

que fué en esta ocasión cuand o constru yó al N orte de C á­

años, y que, am igo de M etello y de Pom peyo, peleó ju n to

ceres, com o base de una operación hacia las sierras septen ­

al prim ero en las guerras Sertorianas, dando pruebas de un

trionales, el gran cam pam ento de Castra Caecilia, capaz para

indom able valor. H om bre riquísim o, h abía cifrado todas sus

una le g ió n entera con sus auxiliares, y que ocupaba el pu n­

aspiraciones y colocad o la meta de sus deseos, en con v ertir­

to m edio entre !Metellinum y el Yicus Caecilius (hacia Baños

se en un rom ano, en crearse una p osición en la M etrópoli,

de M ontem ayor), punto este el más septentrional de aquella penetración de M etello por la Lusitania. Sertorio se había corrido hacia el Suroeste, donde en L acóbricia (Lagos) burló y v en ció a M etello, con harto v ilip en ­ dio para éste. Después, y no obstan te todas las precauciones que los Rom anos tom aron para evitarlo, con sig u ió pasar a! Este, lanzándose a la conquista de la Citerior, en una triun­

1 La familia de los Balbos está por estudiar,- lo que no deja de ser ex­ traño, pues fueron de los personajes que más influjo ejercieron en los acontecim ientos políticos de su tiempo, influjo que fué decisivo en el sec­ tor de las relaciones hispano-romanas. La biografía que bosquejam os está recogida de las fuentes latinas: Tácito, A nn, XII,•60, Gellio,- XV-I1I, 9¡ Dion Cassio, X L V III, 32,2,- César, Bell. Gall. L.VIII,- Cicerón, A d Fam. IX .6,1.— C apitolino, Hist. Aug. X X I, t. 3; Plinio, N. H X X X I , 60

Profile for Biblioteca Virtual Extremeña

Estudios de historia de Cáceres (1) por Antonio Floriano Cumbreño  

Estudios de historia de Cáceres (1) por Antonio Floriano Cumbreño

Estudios de historia de Cáceres (1) por Antonio Floriano Cumbreño  

Estudios de historia de Cáceres (1) por Antonio Floriano Cumbreño

Advertisement