Page 18

— 34 -

-

35 —

im presionante el trato brutal e inhum ano que se daba en las

lió n contra Sila, llega al N orte de Africa, donde, lu ch and o

m inas a los in felices esclavos españoles. A esto se u nían otras v ejacio n es: Verdaderas bandadas

con los príncipes in d ígen as afectos al dictador, con sigu e un resonante triunfo con la tom a de Tánger. La fama de estas

de Cuestores se repartían por toda la tierra ocupada, con el fin

hazañas lleg ó pronto a la Península, y los Lusitanos, que

de cobrar los tributos, cada vez más frecuentes y cuantiosos,

a pesar de su pretendida sum isión no pensaban en otra cosa

y u na n u b e de n egociantes, traficantes y usureros, v en id os

sino en v en g ar la perfidia com etida en la persona de V iriato

desde todas las partes d el M undo Rom ano, cay ó sobre Espa­

y en librarse del om inoso y u g o de las ex accio n es, enviaron

ña, estrujando m aterialm ente a los naturales, hasta llevarlos

una em bajada al fugitivo, in v itán d ole a v en ir a su país, para

a los bordes de la miseria. El fisco procedía, sobre todo, de

ponerse al frente de la insu rrección que preparaban contra

una m anera im placable, alzándose co n los ganados y las c o ­

el Pretor de la España Ulterior, Tufidio, en v iad o por Sila pa­

sechas de los que no pod ían pagar, e in clu so reduciendo a

ra sujetarlos.

la esclavitud a los m orosos; y si para salir de este estado de

Sertorio llega a Lusitania el año 80. Era el héroe soñado

cosas se producían rebelion es, éstas eran rápidas y san grien ­

por los españoles: Ben ign o, com prensivo, prudente, dotado

tam ente sofocadas, com o la producida en el año 99 en la

de una arrolladora sim patía personal y de una adm irable c a ­

C eltiberia, reprim ida por el C ónsul T ito D idio en mortífera

pacidad organizadora, im presionó vivam en te a los naturales

cam paña rem atada con una traición an áloga a la de Galba,

del país1.

o la de los mismos Lusitanos del año 94, a la que dió fin por

Nuestra tierra, Cáceres, juntam ente con la parte portu­

an álo g o proced im iento el Pro-Cónsul Publio Licinio Craso.

guesa com prendida entre el T ajo y el Guadiana, fué el tea­ tro de las prim eras luchas de este caudillo contra los m e jo ­

Entre tanto en Roma, la rivalidad entre los partidos aris­

res generales de Roma. Si querem os precisar el territorio de

tocrático y popular, preparaba la Guerra C ivil. Sila era el je ­ fe de los patricios y M ario el caud illo del partido popular. La lucha entre estos dos personajes, en san gren taba frecuen­ tem ente el suelo de la M etrópoli y de otras ciudades de la República, hasta que en el añ o 81 con sigu e Sila apoderarse de Rom a e im plantar la dictadura. Su triunfo fué un período de tiranías y crueldades inauditas. Las ejecu cio n es se co n ta ­ ban por cien tos y las proscripciones por m illares. Q u in to Sertorio, u no de los más in teligen tes y valerosos generales del partido de M ario, tuvo que huir de Roma,- y después de vagar por distintas com arcas tratando de levantar una reb e­

1 Sobre la personalidad de Sertorio, su carácter, idea política y cam ­ pañas, existe abundante bibliografía basada en las inform aciones de Plu­ tarco, Salustio, Livio, Diodoro y Appiano. No podemos detenernos en estos porm enores que caen fuera del ob jeto del presente estudio, rem itien­ do al lector a la m agnífica m onografía del Prof. Schulten (Serlorius, Dielerich'sche V erlagsbuchhandlung. Leipzig, 1926. Ed. Española, Barcelona 1949) donde se hace un docum entado estudio y una revisión de este per­ sonaje, uno de los más grandes de la Historia de Rom a. En el trabajo de Schulten apunta una cierta parcialidad y se expresan algunos juicios poco justos acerca de España y de los Españoles, pues el gran investigador ale­ mán no siempre correspondió, com o debiera, a las atenciones y ayudas de que fué ob jeto en nuestra patria, a la que, al fin y al cabo, debe lo más saliente de su justa fama.

Profile for Biblioteca Virtual Extremeña

Estudios de historia de Cáceres (1) por Antonio Floriano Cumbreño  

Estudios de historia de Cáceres (1) por Antonio Floriano Cumbreño

Estudios de historia de Cáceres (1) por Antonio Floriano Cumbreño  

Estudios de historia de Cáceres (1) por Antonio Floriano Cumbreño

Advertisement