Page 13

24

Península en los com ienzos de la Historia, se ven aún oscu ­ recidos por una multitud de interrogantes a las que la in v es­ tigación v a con testan do con in evitable parsim onia, dad as las dificultades a superar. Sin em bargo, lo s m odernos estu­ d io s1 han con seguido, au n q u e sin pretender una absoluta precisión, localizar de una m anera bastante apro xim ad a m u­ chas de estas tribus, e identificar, interpretando datos epi­ gráficos y de los autores an tigu os, m uchas de las p o b lac io ­ nes prim itivas con las de la Epoca Romana, e in clu so rela­ cion ar los nom bres de éstas con los que llevan en la actua­ lidad. Según estas inform aciones se colige, qu e lo que lla­ m am os Cáceres, es decir, el territorio entre las d o s sierras que d iv id e el T ajo en su curso, aparece com o un esp acio de co n ­ v ergen cia de tres de los p u eb lo s que habitaron en los pri­ m eros tiem pos el O cciden te Peninsular,- pero al m ism o tiem ­ p o nos ofrece el síntom a de una casi segu ra despob lació n de toda su parte central, lo qu e y a sospech ábam os a la vista de la estructura geo g ráfica qu e m ás arriba dejam os reseñada. Sabem os pues, que en las m ontañas del Norte, G redos y Gata, habitab an los V elon es, que llegab an por el Norte h as­ ta las m árgen es del Duero, alcan zan do por el Sur hasta las del Tajo, pero, al parecer, n o pasaron este río sin o por a lg u ­ n os lu gares aislados, sien d o su establecim iento m ás m eridio­ n al el de Eberóbriga, en las p roxim id ades del actual pu eblo de Talaván. Los Celtici, asen tados en el án g u lo Suroeste d e la Penín­ sula, o cu p an d o el A lg arb e y el Alem tejo, se ex tien den al 1 Sch ulten, Wispania, B arcelon a (1920),- B osch y G im pera, Etnología de la Península Ibérica, B arcelon a (1934),- el m ism o, El poblamiento y la formación de los pueblos de España, M é x ico (1945),- M a lu q u e r de M ontes, Pueblos Celtas, H. M. P. t. I. M ad rid (1954), p g s. 6-194.

25

Este hasta Segeda (cerca de Zafra) y Contributa Ju lia (Fuente de Cantos). A u nqu e sin localizacion es de ciudades, se c o n ­ sidera, m ás o m enos hipotéticam ente, com o territorio célti­ co, toda la vertiente norte del G uadiana, y no parece que pasaran la divisoria del Tajo. El centro de los Lusitanos estaba en las fragosidades de la Sierra de la Estrella (3fons 'Herminias). Estos llegab an por el Norte al Duero, y al T ajo por el Sur. Caurium (Coria), R u s ticiana (Galisteo) y Túrmulus (Alconetar) eran las av an zad as de lo s Lusitanos hacia el país de los V elon es sus constantes aliados. N o se con ocen localizacion es lu sitan as en nuestro territorio con anterioridad a la Epoca Romana,- sin em bargo, fueron estas tribus las qu e ejercieron una m ayor influencia, com o lo dem uestra el hecho de que en la Rom anización to ­ da la com arca fuera con siderad a com o una parte de la Lusitania. C áceres pues, aparece en esta distribución com o una zo ­ na neutra, com o una tierra de nadie, som etida a las alterna­ tivas influencias de los tres p u eb lo s m encionados, sin p red o­ m inio ab so lu to por parte de n in g u n o de ellos, aunque acu ­ san d o una relación m ás estrecha con los Lusitanos, por ser éstos, de los tres n om brados, los qu e tuvieron una m ayor tendencia ex p a n siv a hacia el Sur y el O este. De esta relación hem os de ver m uy claras m uestras en el perío do de la R o­ m anización. N o obstan te ser la com arca de C áceres un p aís interior llegaro n hasta ella testim onios de las prim eras colon izacio­ nes. Son estos testim onios ob jeto s del com ercio fenicio, p ro ­ cedentes de las factorías del litoral, sin d u d a alg u n a de Gades, y qu e p o r codicia, tem or al robo o cualquier otra cir.

Profile for Biblioteca Virtual Extremeña

Estudios de historia de Cáceres (1) por Antonio Floriano Cumbreño  

Estudios de historia de Cáceres (1) por Antonio Floriano Cumbreño

Estudios de historia de Cáceres (1) por Antonio Floriano Cumbreño  

Estudios de historia de Cáceres (1) por Antonio Floriano Cumbreño

Advertisement