Page 1

Las B i b l i o t e c a s :

- “María Elena Walsh” (Centro Avellaneda) - “Alfonsina Storni” (Centro Bolívar) biblioteca.avellaneda@schweitzer.edu.ar

Lunes y miércoles de 8 a 12 hs. Martes de 8 a 12 y de 13.25 a 15.25 hs. Miércoles y viernes de 8 a 12 y de 13.15 a 17.15 hs.

biblioteca.bolivar@schweitzer.edu.ar

Lunes de 11 a 15 hs. Martes y jueves de 13.30 a 17.30 hs. Miércoles y viernes de 8 a 12 hs.

Recomendaciones literarias: en la escuela En la escuela el mes de septiembre es un mes de festejos: el día del maestro, del bibliotecario, del profesor, del preceptor, del director, de las bibliotecas populares, de los estudiantes, la llegada de la primavera, la participación en la Maratón Nacional de Lectura… Acompañando estos festejos, compartimos las siguientes recomendaciones:  Primeros lectores…

Federico va a la escuela. Graciela Montes, ed. Sudamericana. La mochila de Uki. Silvia Schujer, ed. SM. Vamos a jugar al cole. Ana María Machado, ed. Alfaguara.  Para los que ya leen solos…

Escuela de monstruos. El Bruno, ed. Pictus. Chistes en la escuela. Carlos Silveyra, ed. Altea. La escuela es puro cuento (y también un poco de teatro). María Inés Falconi, ed. Norma.  Lectores en carrera…

La aventura de los tres estudiantes. Arthur Conan Doyle, ed. La Estación. El terror de Sexto “B”. Yolanda Reyes, ed. Alfaguara. El misterio del colegio embrujado. Ulises Cabal, ed. Edelvives.

Hasta el próximo número …. Marianela, Ana y Melisa

La casa de las palabras, el boletín de las Bibliotecas

Rincón literario… “ Primavera ”

Liliana Cinetto

En una esquina del calendario teje suspiros de enamorados. Y flores nuevas trenza enseguida pétalo a pétalo con manos tibias. El aire entero se vuelve aroma cuando en septiembre ella se asoma. Fuente: Por esta ventana y otros poemas. Ed. Norma

EN ESTE NÚMERO ● Rincón literario: “Primavera”, Liliana Cinetto ● Recetas para el fomento de la lectura ● Recomendaciones literarias: en la escuela Agradecemos la colaboración de Mirna Roldán, practicante bibliotecaria y mamá de Nivel Inicial - Bolívar, por su contribución en la redacción de este número :)

Institución Educativa Dr. A. Schweitzer Septiembre 2016


Recetas para el fomento de la lectura Hoy en día se vive de afán. No hay tiempo para detenerse, para desconectar del teléfono celular, de la tablet, de la computadora o del televisor, pero leer es abrir una puerta a la imaginación y adentrarse en el mundo que nos abre una buena lectura. Leer es apasionante pero el lector no nace, se hace. Desde muy temprano, tenemos que inculcar en los niños que la lectura puede ser una fuente inagotable de satisfacción. Contagiar el deseo de leer es como contagiar cualquier convicción profunda: sólo se puede conseguir por seducción. La mejor forma de seducción es el contacto, el ejemplo, y siempre se necesitan dos agentes: el seductor y el seducido, porque el placer de la lectura sólo se produce cuando el lector encuentra nuevos caminos por donde transitar. La atracción por la lectura es un compromiso íntimo y cada lector tiene una reacción personal ante un libro. Gustavo Adolfo Bécquer (1836-1870) decía que “El recuerdo que deja un libro es más importante que el libro mismo”. Y... ¿cómo contagiar el deseo de adentrarse en un libro? Aunque no siempre funcionan por igual las recetas, es bueno tener a mano un buen ramillete de propuestas para encontrar un camino:  Si leemos, podremos contagiar nuestro placer.  Leamos en voz alta, en familia, en la escuela, entre amigos… Steiner dice que sólo se comprende bien un texto cuando se lee en voz alta. Si la lectura es torpe y no la entendemos muy bien, no nos “enganchará”. La poesía y el teatro son buenos aliados para la lectura en voz alta.  Rompamos el tiempo ante la respuesta “no tengo tiempo de leer”. El problema no está en si se tiene tiempo o no (tiempo que nadie, además, nos dará), sino en si nos regalamos o no la dicha de ser lectores. El tiempo para leer es siempre tiempo robado al deber de vivir, pero tenemos que ser capaces de transmitir que la lectura también dilata ese tiempo de vivir. Propongámonos leer un poco cada día.  Creemos un clima adecuado. Busquemos el momento y el tiempo para “la hora de la lectura”.  Reconciliémonos con la dinámica de la lectura. No pidamos nada a cambio: ni resumen, ni juicio de valor, ni vocabulario…; pero sí hablemos sobre lo leído. Una curiosidad no se fuerza, se despierta.  Propongámonos una vida llena de preguntas y respuestas, “porque las personas que no leen se quedarán sin respuestas y muy pronto sin preguntas” (Pennac).

 Aliémonos con el mundo de la imagen. Aprovechemos el cine, la televisión o los dibujos animados para hablar de las obras en las que se basan. Nunca una adaptación será comparable con leer las palabras que un autor ha escrito para sus lectores.  Escribamos. Un diario, la crónica de un viaje, de un curso escolar, de una experiencia vivida durante un fin de semana… Seremos creadores, querremos imitar los relatos o los estilos leídos.  Regalemos libros.  Degustemos los libros como si fueran sabores. Entrar en una biblioteca es como entrar en un restaurante en donde hay miles de sabores para probar: abre un libro y prueba las primeras páginas; si no te gusta, ciérralo y abre otro.  Busquemos el libro adecuado. Todo libro ha de tener algo que nos interese, que tenga relación con nuestro mundo, que nos permita poder dialogar con él; de lo contrario, pronto perderá interés y se nos caerá de las manos.  Asistamos a sesiones de cuentacuentos.  Naveguemos por Internet en busca de recursos digitales que nos motivarán.  Participemos en un club de lectura. Nos enriquecerán las aportaciones de los compañeros. Descubriremos cosas que tal vez no habíamos sabido ver.

Reglas para odiar la lectura Gianni Rodari, en clave de humor, nos dice que el método más eficaz para conseguir que los niños aprendan a odiar los libros es ordenar leer. Es seguro al cien por cien y facilísimo de aplicar. Pero también hay otras reglas que nos llevarán a este mismo fin:         

Destacarles sus errores. Imponerles nuestros gustos. Compararlos con otros de su edad. Pedirles resúmenes. Relacionar los libros con los deberes. Castigarlos sin televisión si no leen. Criticar o censurar lo que leen. Recordarles continuamente las ventajas de leer. Exigirles lecturas inadecuadas.

Fuente: Leer, toda una aventura. Mario Máñez Aracil y Pilar Martínez Martínez, Generalitat Valenciana. Disponible en línea, en: http://bivaldi.gva.es/es/catalogo_imagenes/grupo.cmd?path=1017144

La casa de las palabras - Septiembre 2016  
La casa de las palabras - Septiembre 2016  

Boletín de las bibliotecas de la Institución Educativa Dr. Alberto Schweitzer

Advertisement