Page 1

Número II. Octubre de 2010

LA HOJA POÉTICA Pub

IES Hermanos Machado (Montequinto, Sevilla)

lica ció sin n irreg crit u erio lar y

Miguel Hernández comienza su obra poética en una posición cercana al Vanguardismo que pronto abandona para rehumanizar sus poemas. Ya en 1934 escribe uno de sus libros fundamentales, El Rayo que no cesa, centrado en el dolor provocado, esencialmente, por la ausencia amorosa y el conflicto entre la realidad y el deseo. A este período pertenece también uno de sus poemas más conocidos, la Elegía a Ramón Sijé, escrito a raíz de la temprana muerte de su amigo Ramón. Las necesidades históricas derivadas de la Guerra Civil Española le llevan a pensar que es indispensable convertir el arte en arma de combate para así conseguir mantener la moral del soldado, adoctrinarle en la causa por la que lucha y educarle estéticamente. A esta triple intención responden Viento del pueblo y El hombre acecha, un libro más personal y menos politizado en el que se centra en el dolor provocado por la muerte colectiva. El Cancionero y romancero de ausencias es su último poemario y, quizás, más personal. Se trata de un libro comenzado a raíz de la muerte de su primer hijo en 1938 que amplía con poemas compuestos ya en prisión, después del fin de la guerra. Los temas centrales del librogiran en torno al amor y la ausencia de todo aquello que puede darle un sentido a su vida: la libertad, el contacto con la naturaleza y el contacto con los seres queridos.

Miguel Hernández... ...Después de cien años

“Tristes armas si no son las palabras. Tristes. Tristes.”

tlhermanosmachado@gmail.com


LA HOJA POÉTICA!

PÁGINA

2

Cancionero y romancero de ausencias Ausencia en todo veo: tus ojos la reflejan. Ausencia en todo escucho: tu voz a tiempo suena. Ausencia en todo aspiro: tu aliento huele a hierba. Ausencia en todo toco: tu cuerpo se despuebla. Ausencia en todo pruebo: tu boca me destierra. Ausencia en todo siento: ausencia, ausencia, ausencia.

El sol, la rosa y el niño flores de un día nacieron. Los de cada día son soles, flores, niños nuevos.

Llegó con tres heridas: la del amor, la de la muerte, la de la vida. Con tres heridas viene: la de la vida, la del amor, la de la muerte. Con tres heridas yo: la de la vida, la de la muerte, la del amor.

Mañana no seré yo: otro será el verdadero. Y no seré más allá de quien quiera su recuerdo. Flor de un día es lo más grande al pie de lo más pequeño. Flor de la luz el relámpago, y flor del instante el tiempo. Entre las flores te fuiste. Entre las flores me quedo.

PARA SEGUIR LEYENDO Miguel Hernández durante la Guerra Civil

M. Hernández: El hombre y su poesía. Madrid, Cátedra M. Hernández: Antología poética. Madrid, Espasa Calpe. M. Hernández: Obra poética completa. Madrid, Alianza.

tlhermanosmachado@gmail.com

La Hoja Poética octubre de 2010  

Número dedicado a Miguel Hernández

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you