Page 8

antalla, telón, hoja en blanco: toda va (2005). Mientras tanto, la mayoría de las prosuperficie es escribible. Antes y desducciones locales reciclan los contenidos cómicos pués del espejo: la palabra. "Al printelevisivos, aunque a veces se presenten propuestas significativas para leernos, como Pasaje de ida cipio fue el Verbo", dice la Biblia. Toda imagen en la pantalla es la trascripción de (1988) o las dos Nueba Yol (1995-1997). un tiempo, de un sujeto, de una historia. En las líneas siguientes repasaremos las imáPalabra e imagen son unidad inseparable. En genes de "lo dominicano" en el cine a partir de ese espacio en blanco frente al cual estamos, (nos) tres estrategias: lo que nos da de frente, lo de al buscamos, (nos) perfilamos un lado del ser, dibulado y lo del fondo. Es decir, los momentos en que lo nacional es tratado ya sea de manera directa, jándose alguna línea del espejo que todos tendremos enfrente. circunstancial, o cuando se es simple elemento Asistimos a un proceso de volatilización de del decorado. Nos orienta la propuesta de pensar la imagen al ritmo de los parámetros siempre la manera en que nuestras localizaciones en la cambiantes de las industrias culturales y los paimagen cinematográfica son formas de concepradigmas del consumo. La isla dominicana - que tuamos, ubicándonos en un pasaje propio y defifísicamente es solo media isla- rebota en el Priniéndonos en tanto referentes simbólicos. mer Mundo gracias al peso de la migración hacia Por ahora definimos "lo dominicano" como Estados Unidos y Europa, a esa capacidad tan la puesta en escena de nuestros sujetos sociales, el grande de síntesis que tenemos en lo cultural y a tratamiento de la realidad histórica insular, dentro las necesidades siempre nuevas de contar con "lo o fuera de la isla, y la apelación a simples elemennuevo" en las grandes metrópolis. Lo dominicano es tan propio de Madrid como la Cibeles; de Nueva York como el río Hudson. Las imágeLa presencia dOlDinicana se irá nes de la dominicanidad van, vienen, extendiendo en los años noventa se procesan, se reciclan en algún momento dentro de esta Babel donde, por el Mediterráneo. sin embargo, siempre habrá pasadizos para el intercambio. Los dominicanos ya están en el cine. Paradójicamente, se filma lo nacional en el tos simbólicos de la cultura que operan de fondo afuera de lo insular y en el aquí de la isla, trasundentro de lo casual. Será tan importante la tratándose otras realidades. bajadora dominicana en Flores de otro mundo (1999) El país se está convirtiendo en una importancomo la bandera y los afiches turísticos dominicate plataforma de producciones cinematográficas, nos en la cafetería central de Broken jlowers (2005). aunque por lo general sólo se sea metáfora de otras realidades, como si se tratase de remachar El dominicano de frente nuestra condición tercermundista. La presencia de los dominicanos en España se Comenzamos siendo un~ recreación de La oficializa con Flores de otro mundo (1999), dirigida Habana con El Padrino JI (1974), Y por ahí seguipor lcíar Bollaín, quien además escribe el guión mos con Havanna (1990), Crisis in Havanna (2002) junto a Julio Llamazares. Esta película describe y The Lost Ciry (2005), entre otras producciones. las condiciones de vida en un pueblo de CastillaSomos algún lugar de Haití o África en Miami La Mancha y la carencia de mujeres "desposaVice o en The Good Shepherd, ambas de 2006. Al bies". La llegada de sendos autobuses cargados de fin fuimos la misma isla, pero la de finales de los "latinas", y en especial de dominicanas, viene a años sesenta, con la puesta en escena de la novela paliar esta sensible falta. Lo dominicano es carne del peruano Mario Vargas Llosa, La fiesta del chiy hueso: Lissete M ejía - en el papel de Patricia-

P

6 GLOBAL

0019  
0019  

Énfasis Carlos Dore Cabral

Advertisement