Page 62

y el conocimiento a través de patentes, marcas, copyrights y todo tipo de contratos. Lo más interesante de este nuevo espíritu es que no abandona del todo los mecanismos del capitalismo, lo que lo convierte en una corriente contracultural de la que no puede apartarse el mercantilismo, pues forma parte de él. Al calor de la cultura del código abierto surgen iniciativas de todo tipo animadas por la liberación de conocimiento frente a la liberalización de los contenidos que propugnan los intereses comerciales, así como por las ventajas de los nuevos soportes digitales para alcanzar la supremacía del valor de uso sobre el valor de cambio. Alternativas heterodoxas como el Copyleft, Creative Commons o la G eneral Public License (epL) "protegen" producciones colectivas como Linux de su apropiación por parte de intereses comerciales, sometiendo cualquier pieza que se le añada a las condiciones de apertura, transparencia y publicidad. Quizá la más extendida y significativa de todas las fórmulas comunicativas que han surgido

con la digitalización sea la de los weblogs, diarios personales o colectivos que recogen noticias, comentarios o reflexiones acerca de cualquier asunto, que van acumulándose en orden cronológicamente inverso. La eclosión de este modelo de expresión llegó en 2002, en una situación especialmente agitada por la escalada de tensión ante la invasión de Iraq y, por tanto, muy propicia para la acción contrainformativa y la movilización social. Desde entonces, los blogs no han dejado de proliferar. Según los datos del observatorio y registro de blogs Technorati, actualmente hay más de 60 millones de bitácoras alojadas en servidores de todo el mundo, cuando a comienzos del 2000 sólo se contaban 29,000. No obstante, mientras los buscadores no ofrezcan métodos de rastreo más sofisticados, es difícil hacer un censo fiable o aproximarse a una cifra real, dado que muchos weblogs no están alojados en servidores públicos y gratuitos. Además, como advierte la consultora Perseus 1 en otro estudio, más del 66% de las bitácoras dejan de actualizarse durante dos meses

El periodismo público surge como respuesta al creciente vacío entre los ciudadanos y los gobiernos y el fracaso de los medios como promotores del debate y la participación públicos.

60 GLOBAL

0019  
0019  

Énfasis Carlos Dore Cabral

Advertisement