Page 20

de la poesía erótica de tendencia cursilona y se desentierran una serie de temáticas vedadas e inéditas en la poesía de nuestra lengua. Una de las características que distingue la poesía erótica de Manuel del Cabral es la manera en que esta razona y juega. En ocasiones, su poesía erótica se torna humorística y hasta sarcástica, apartándose de ese ambiente de seriedad y solemnidad al que nos han acostumbrado un montón de poetas modernos. Donde estos poetas se dejan arrastrar por la pasión y la retórica, Manuel del Cabral es puro seso y humor. En Égloga del 2000, escrito a finales de los sesenta, el poeta muta en hombre nuclear. Se trata de un libro compuesto de 12 poemas en el que el poeta dominicano reacciona ante el mundo digital y deshumanizado que se perfila en el horizonte. Reflexiona sobre la contaminación, la bomba atómica, la muerte de Neruda, el rechazo de Sartre al premio Nóbel y la manipulación genética. Con el poema que cierra Égloga del 2000 y Obra completa de Manuel del Cabral, el poeta vuelve a preguntarse sobre su voz y esta después de mutar una y otra vez retorna a sí y repite: He venido a ser eterno. (De qué me agarro, de qué? Otra voz grita más fuerte, otra voz en mí... (De quién? Tal vez mi cráneo es la piedra, la piedra que, sin edad, lanzó un hondero sin tiempo ... y la piedra al hondero volverá ... IO

Los hombres no saben morirse La mejor manera de celebrar el centenario de un poeta es leyendo su obra. En los últimos años, los homenajes, los recitales y las conferencias no resultan lo suficientemente estimulantes para difundir la obra de un poeta. Ponerle a las calles nombres de poetas o levantarles estatuas y colocarlas en un parque me parece torpe y de mal gusto. Pensemos que el poeta pertenece a todas partes y si lo petrificamos o lo ubicamos en un lugar determinado de la ciudad, de alguna manera lo estamos apresando, y peor aún, oficializándo, que es quizás uno de los peores crímenes que

18 GLOBAL

se pueden cometer contra su memoria. Porque cuando el poeta desaparece lo que nos lega no es su figura, sino su voz. Si hay un homenaje que se le puede hacer a un poeta, es leer su obra con detenimiento, como si habláramos con un pariente que recién conocemos. Si algo tiene de particular Manuel del Cabral es que posee una obra tan vasta y tan rica que es imposible soslayarla. A pesar de sus 100 años, Manuel del Cabral no envejece y en su obra sigue siendo el desconocido, el excéntrico, el juguetón, el ególatra y la figura explosiva que fue en vida. Su obra nos atañe más que nunca. Entre ediciones viejas con hojas amarillentas y rotas, en pasillos de bibliotecas, en estantes de librerías poco frecuentadas, en las bibliotecas personales de nuestros padres o nuestros abuelos, sus libros aguardan a ser leídos. Pensemos con emoción que cada vez que alguien abre uno de sus libros, Manuel del Cabral vuelve a la vida. Frank Báez es poeta, narrador y psicólogo. Ha publicado los libros jarrón y otros poemas (2004) y Pága-

les tú a los psicoanalistas (2007). Es editor de la revista de poesía Ping Pongo Coordina el Instituto de Opinión Pública (INOP) de Funglode.

Notas Del Cabral, Manuel. Obra comjlleta de A1anuel del Cabral.

I

Editora Alfa Omega. Santo Domingo, 1976, pág. 187. Del Cabra], Manuel. Historia de mi voz. Ediciones Taller.

2

Santo Domingo, 1974, pág. 99. 3

Ibíd., Pág. 100.

Ibíd., Pág. ]29.

5

Del Cabral, Manuel. Obra completa de Manuel del Cabral.

Editora Alfa Omega. Santo Domingo, 1976, pág. 321. Del Cabra], Manuel. Historia de mi voz. Ediciones Taller.

6

Santo Domingo, ]974, pág. ]]5. 7

Del Cabra], Manuel. Historia de mi voz. Ediciones Taller.

Santo Domingo, 1974, pág. 2] O. 8

Manuel del Cabraf.y su obra: comentariosy criticas. Comisión

Permanente de ]a Feria del Libro. Santo Domingo, 200], pág. 125 y 126. 9

De] Cabral, Manuel. Historia de mi voz. Ediciones Taller.

Santo Domingo, 1974, pág. 235. 10

Del Cabra], Manuel. Obra completa de Manuel del Cabra!'

Editora Alfa Omega. Santo Domingo, 1976, pág. 590.

0019  
0019  

Énfasis Carlos Dore Cabral

Advertisement